Hoy hubo elecciones en Argentina, sabían?

julio 23, 2017

chaco

El título es un poco irónico, pero si los medios masivos crean una burbuja, es porque bastantes argentinos se sienten cómodos viviendo allí.

Hay que reconocer que es Ámbito, con sesgo pro empresario y vocación oficialista, el que da la noticia (aunque con números un poquito menos actualizados que el blog de Abel):

“Chaco: el peronismo vence a Cambiemos en comicios provinciales

El peronista Frente Chaco Merece Más, que lideran el gobernador Domingo Peppo (peronista herbívoro, diría Julio Burdman) y el intendente Jorge Capitanich (peronista K), se imponía esta noche por más de 9 puntos de ventaja contra la alianza Cambiemos en las elecciones para diputados provinciales.

Con el 49,7 % de mesas las escrutadas, Chaco Merece Más, que encabeza el PJ con partidos aliados, obtenía el 44,6 % contra el 35,3 % que alcanzaba Cambiemos.

En tercer lugar se posicionaba el Partido del Obrero con el 6,1 % de los sufragios”. (Detrás, una serie de voluntariosas expresiones locales, de las que ninguna alcanzaba el 4 %).

Felicitaciones a @AdanDeUcea y el resto de los compañeros chaqueños. En cuanto al título del posteo… no me parece que estos números muestran un cuadro muy distinto de la realidad de toda la Argentina.

 


Ideas para la campaña. De Lula

julio 23, 2017

De las campañas locales, estamos todos enterados. Los que quieren estarlo. Y aún los que no, de aquí al 22 de octubre pueden llegar a estar saturados. Pero este spot brasileño, que envió por wasap una apreciada amiga, me parece interesante y quiero compartirlo con ustedes.

Además, una de los protagonistas es una compatriota nuestra! No, si las noticias sobre la muerte del proceso de cuestionamiento a la pulsión globalizadora que comenzó este siglo en América del Sur, como las de la muerte de Mark Twain, pueden haber sido exageradas.


Cristina y los peronistas que gobiernan

julio 23, 2017

cfk pichetto

Ya es la segunda vez que reemplazo -por exceso de trabajo o falta de ganas- mi acostumbrado sermón dominical con un análisis de Pablo Papini (Y probablemente lo haré otras veces). No es sólo que son piezas lúcidas y originales. Es que encuentro una especie de simetría en nuestros enfoques.

Papini es un peronista joven, y, como la inmensa mayoría de los peronistas de su generación, es kirchnerista. Natural: los gobiernos de Néstor y Cristina son el peronismo que conocieron en la realidad. Que pesa más que los libros o los relatos. Curiosamente, es también uno de los que mejor entiende la lógica de los otros peronismos: los que se expresan en el Congreso o en las provincias que gobiernan (Ayuda, seguramente, que trabaja en el Senado).

Por mi parte, como un peronista veterano que nunca se sintió tentado por las autocríticas -el FREPASO o ¡Dios me libre! el ARI- necesariamente veo a la experiencia kirchnerista como una etapa más de las que el movimiento atravesó en los años desde el ´45. Igual, tengo claro que la militancia K es una parte fundamental del peronismo “realmente existente”.

Bueno, basta de introducción. Le dejo este pantallazo de lo que el crecimiento de la candidatura de CFK ya provoca en la relación de fuerzas entre los gobernadores y Macri. Bien antes de octubre.

A principios de 2016, Mauricio Macri armó su gobernabilidad legislativa articulando todas las piezas del tablero político argentino según las relaciones de fuerza dibujadas por las elecciones del año anterior. Un esquema complejísimo que entra en crisis si uno sólo de esos elementos se desordena. Veamos.
.
Cambiemos, coalición de fuerzas no-peronistas, ayudada por la ruptura del espacio pan-peronista liderada por Sergio Massa en 2013, provoca situación de balotaje presidencial. Y en dicha instancia derrota al peronismo porque, se insiste, los herederos del general tres veces presidente de la nación están divididos, a diferencia del actual oficialismo. Esa caída en segunda vuelta derivó automáticamente en que varios segmentos justicialistas dejaran, de inmediato, de reconocer la conducción de Cristina Fernández. A la fecha, nadie ha sumado los méritos suficientes para reemplazarla, pero casi ninguno de quienes la abandonaron ha decidido pegar la vuelta. A comienzos del mandato de Macri, pues, lo que teníamos era un oficialismo consolidado menos por virtudes propias que por la incapacidad ajena de formar mayoría.
.
Esto generó, en principio, la ventana de oportunidad necesaria para que el Presidente y los gobernadores decidieran entenderse. El primero pidió apoyo parlamentario, que controlan los segundos (el peronismo es mayoría en el Congreso nacional), a cambio de fondos para las provincias. Así funcionó el artefacto CEOcrático hasta, aproximadamente, octubre último.
.
No fue ningún peronista sino Elisa Carrió, uno de los fundamentos básicos de Cambiemos, quien expuso el punto débil de la alianza por cuyo triunfo tanto trabajó.
.
Sencillo: cuando rechazó convalidar el proyecto de reforma a la ley del Ministerio Público Fiscal (que en criollo era el despido de la procuradora general Alejandra Gils Carbó sin someterla al juicio político por el que constitucionalmente corresponde desplazarla), el justicialismo no-kirchnerista sintió por primera vez que tenía margen para negarle respaldo a una iniciativa macrista. ¿Cómo podría el jefe de Estado reprochar a adversarios que le nieguen un soporte que, antes, no quiso prestarle una de sus socias clave? Como casi en simultáneo se discutía la ley de voto electrónico, que preocupaba a los mandatarios locales mucho más que ninguna otra, aprovecharon la ocasión de tener entrampado al gobierno nacional por primera vez desde su asunción. 2 por 1, negocio. Como en el truco.
.
Si Carrió retira su aporte a Cambiemos, la hipótesis de balotaje se nubla, y por consiguiente el peronismo recobra viabilidad de Balcarce 50, aún en estado de disgregación. Esto robustece la posición de los jefes de Estado locales para negociar la gobernabilidad legislativa; por ende, la encarece. Y resulta que el programa económico macrista, de tan dogmático que se lo diseñó en términos fiscales, no puede permitirse ya ninguna concesión extra de ese tipo. De ahí en más, pues, el Congreso se detuvo casi por completo.
.
Hace pocas semanas, mientras celebraba su éxito en los comicios locales, el jefe del peronismo riojano y diputado nacional Luis Beder Herrera alertó al Presidente: “Hemos votado leyes muy difíciles de acompañar para cualquier justicialista a cambio de promesas que no han sido cumplidas.” Nadie antes había sido tan claro en cuanto al estado de situación de estos días. Dicho de otro modo, le está avisando, probablemente en nombre de unos cuantos de sus colegas, que hay que por lo menos revisar el pacto que los ligó durante un tiempo bastante extenso en el cual se hicieron cosas que cuestan caro en materia de popularidad para todo dirigente que deba validarse a través de las urnas.
.
Súmese que Cristina Fernández demostró resiliencia electoral en PBA, como para acordar con casi todos los intendentes justicialistas locales su postulación senatorial. Un eventual triunfo fortalecería su rol en el peronismo como síntesis de aquellos alcaldes, máxima institucionalidad que le quedó a ese espacio en la más grande de las provincias. Que ése es otro déficit de la oposición en esta época: el PJ, que ha perdido vértebra nacional, regentea un consorcio numeroso de territorios pero todos pequeños, porque la mayor que administra alguno de sus hombres (Córdoba) juega como localismo hace ya varios años.
.
Por otra parte, si CFK derrotara a Macri en la única elección nacionalizable de las veinticuatro distritales que se celebrarán en 2017, más todavía podrían avanzar los gobernadores en sus negociaciones con Olivos, porque se los necesitaría aún más que al comienzo de esta historia. Pero, ¿insistirán en sostener una política repudiada por la ciudadanía? ¿No correrían, entonces sí, el riesgo de la culpa compartida cuando Cambiemos anuncia que sólo le queda endurecimiento por ofrecer? Al mismo tiempo, no quieren volver a obedecer, sin más, a la ex presidenta mandato. Todo a charlarse, pero la sola posibilidad de semejantes reconfiguraciones ya están impactando en la dinámica del bloque de senadores del Frente para la Victoria-PJ, último reducto donde la convivencia entre kirchneristas y delegados provinciales subsiste.
.
En cuanto a Carrió respecta, por si ya no fuera suficiente (para Macri), le pidieron que desistiera de enfrentar a la líder de Unión Ciudadana en PBA y salvara el territorio porteño. Tampoco eso fue gratis: Lilita, casi con seguridad, verá duplicarse la cantidad de diputados que le responden. Y será peor si la esposa de Néstor Kirchner vence en agosto próximo. La diputada chaqueña podrá decir entonces que el pasado está cerca de volver por no habérsele hecho caso a ella, que proponía apresarla; y sí al ala PRO puro, que optó por utilizar a la anterior primera mandataria para intentar crecer por efecto contraste.
.
Pretendiendo que puede desconocer un contexto que se le complica crecientemente, Macri ataca posiciones asignadas constitucionalmente a los Estados federales. Hablamos de las maniobras para desplazar, por fuera de la ley, al senador sanjuanino Ruperto Godoy del Consejo de la Magistratura. Casi a la misma hora en que esto estaba por concretarse, Carrió volvió a salvar el pellejo de Gils Carbó, a quien el ex alcalde de CABA no quería ahora echar por decreto, una aberración jurídica similar a la designación por idéntica vía de dos ministros de Corte Suprema de Justicia. Ambos ensayos inéditos en la historia democrática argentina. Nada menos que en el gobierno que se relata como reparador ético e institucional de la república.
.
Es difícil saber por qué la jefa de la Coalición Cívica-ARI pone tanto empeño en defender a la procuradora general. Quizá sea porque considera que el judicial es su territorio, siente que Macri no le está asegurando la participación que ella desearía en la edificación del orden que reemplace al vigente y por ello se aferra al statu quo, demostrando además lo que vale su voz en el oficialismo. Tan diferente a la sumisión de los radicales.
.
En cualquier caso, este nuevo pataleo de Lilita envalentonó otra vez al FpV senatorial, que reaccionó en bloque a favor del cristinista Godoy, aún a despecho de que los soldados de Cristina son minoría muy marcada en ese recinto. ¿Hartazgo de los gobernadores? ¿Necesidad de mostrarle los dientes al PRO frente a la chance de que Unidad Ciudadana, el antagonista por excelencia de la Casa Rosada, se lleve las tapas de los diarios del lunes posterior a las PASO, para equilibrar la balanza peronista? Un poco de todo. Miguel Ángel Pichetto, quien sigue mandando sobre ese scrum con consenso hasta de La Cámpora, lucía incómodo pero sólido en la conferencia de prensa que anunció el rechazo al manotazo amarillo al órgano de designación y remoción de jueces: que creen clave a la judicialización de la política.

Al día siguiente, el rionegrino volvió a ayudar al cambiemismo de la cámara alta y su tropa por entero, no sólo los cristinistas, entró en ebullición. José Mayans y su tocayo Alperovich cuestionaron fuertemente el opoficialismo de Pichetto, quien parece seguir en 2016 cuando estamos ya en 2017 discutiendo 2018. Insiste en una melodía que ahora suena desafinada. Presumía de ser el abogado de los intereses del peronismo que gobierna, pero al perder de vista los intereses en pugna que lo consagraron en su puesto, ha comenzado a tambalear. Va más allá del duelo que pueda tener con CFK: contra el DNU de puertos patagónicos se ha levantado hasta Mario Das Neves, que está muy lejos de la precandidata a senadora bonaerense.

Cambiemos controló el Congreso aun siendo la minoría más significativa desde 1983. Casi con seguridad vaya a mejorar su representación para lo que le queda a Macri. ¿Y así y todo puede que se le complique el panorama si cambia el clima, que antes lo ayudó? Se multiplican las incógnitas en los pasillos parlamentarios.


Los límites de la paciencia militar. Brasileña

julio 22, 2017

snb-alvaro-alberto

A través de un par de amigos me llegó esta nota de Raúl Zibechi, que han tomado la rusa Sputnik y la (contestaria) española La Haine. Como todo, tiene un sesgo, pero menciona hechos reales. Importantes para los brasileños. Y para nosotros también. Comento al final.

La revista militar Jane’s Defence alertó el pasado 20 de junio que el Gobierno de Brasil está considerando una “suspensión prolongada de la financiación para el programa de su submarino nuclear”.

Según el portal, la combinación de dificultades financieras por la larga crisis económica y la inestabilidad política serían la causa de la nueva postergación del mayor programa militar del país.

El mismo día, la Marina brasileña se apresuró a difundir un breve comunicado en el que asegura que el Programa de Submarinos (Prosub) no sufre ninguna alteración en su cronograma. Agrega que no hubo ningún retraso en los pagos del Gobierno “entre los años 2012 y 2013”, que el primer submarino convencional será botado en 2018 y que el nuclear lo será en 2027.

En 1979, Brasil inició el Programa Nuclear de la Marina, que le permitió en 10 años dominar el ciclo completo de enriquecimiento de uranio a través de centrifugadoras elaboradas autónomamente. El programa funciona en el Centro Tecnológico de la Marina, en Aramar, a 20 kilómetros de Sao Paulo y tiene dos vertientes: el Proyecto de Propulsión Naval para el primer submarino nuclear, y el Proyecto del Ciclo de Combustible Nuclear, que incluye el enriquecimiento de uranio.

Por este motivo, el país fue colocado en una ‘lista negra’ que le impedía importar materiales para el área nuclear, entre ellos las supercomputadoras necesarias para monitorear el proceso. Uno de los creadores y principales directores del programa es el vicealmirante Othon Luiz Pinheiro da Silva, que fue “monitoreado por agentes de la CIA” cuando el país importó bajo su orientación materiales ‘prohibidos’.

Graduado en ingeniería mecánica en el MIT, Othon fue la pieza clave en el desarrollo de una tecnología nuclear nacional, lo que le valió amplio reconocimiento con la entrega de ocho medallas militares. Pero el programa tenía sus detractores. En 1997, el Gobierno de Fernando Henrique Cardoso, alineado con Washington, firmó el Tratado de No Proliferación, lo que significó un giro de 180 grados en la política nuclear del país.

En 2008, el viejo proyecto fue reactivado cuando se descubrieron importantes yacimientos de petróleo en el mar, la llamada ‘capa pre-sal’, que imponía Brasil la vigilancia de sus 8.000 kilómetros de litoral marítimo. También en 2008 se formuló la Estrategia Nacional de Defensa, bajo el Gobierno de Lula, que establece como ‘prioridad’ la construcción de un submarino nuclear con el objetivo de negar el uso del mar a cualquier potencia hostil y defender las plataformas petrolíferas.

En 1983, la Marina ya había firmado un acuerdo con Alemania por el que se construyeron cuatro submarinos de propulsión diésel-eléctrica en Brasil. El descubrimiento de petróleo en la plataforma marítima aceleró los panes de construir submarinos y en 2009 se firmaron acuerdos con Francia para construir un astillero, una base de operaciones, cuatro submarinos Scorpene y uno nuclear con transferencia de tecnología.

El cronograma inicial preveía que el primer sumergible nuclear estaría listo en 2011, por lo cual el retraso es ya de seis años. Seguramente será mayor, si no llega a ser definitivamente aplazado.

El proyecto comenzó con buen pie, pero pronto aparecieron dificultades. El primer obstáculo provino de Estados Unidos. Desde 2009, según los cables revelados por WikiLeaks, la Embajada de EEUU en Brasil mostró su oposición al submarino nuclear al que el embajador Clifford Sobel calificaba como “elefante blanco políticamente popular” y adelantaba el surgimiento de “agujeros negros” de carácter financiero.

El segundo problema consiste en la crisis política brasileña comenzada luego de 2014 con la operación Lava-Jato contra la corrupción. En apenas dos años, la justicia desbarató los planes estratégicos de Brasil, encarcelando a la plana mayor de Odebrecht, con lo que la empresa entró en bancarrota, y al vicealmirante Othon, presidente de Eletronuclear, con lo que asestó un golpe moral a la Marina.

Othon recibió la mayor pena entre los 144 condenados por Lava-Jato: 43 años, acusado de corrupción, lavado de dinero y evasión de divisas. Era la principal referencia del Programa Nuclear y, según las palabras del juez que lo condenó, tenía gran influencia en más de una generación de ingenieros y oficiales de la Marina.

El tercer problema es la falta de recursos por la crisis económica que vive el país, que está desmantelando el aparato productivo. Apenas un ejemplo: la pujante industria naval se vino abajo. De los 40 astilleros existentes, 12 están parados y el resto trabajan muy por debajo de su capacidad, al punto que el sector despidió a 50.000 trabajadores, la mitad de los empleados, y tiene deudas millonarias que no puede pagar.

Sergio Machado Rezende, ministro de Ciencia y Tecnología bajo el Gobierno de Lula entre 2005 y 2010, sostiene que “está todo paralizado” en relación a proyectos estratégicos tales como el programa de submarinos y los de la Fuerza Aérea. Opina que tanto la Marina como la Aeronáutica están cerca de reaccionar contra el Gobierno de Michel Temer si no se liberan fondos para esos proyectos que los militares consideran vitales para la defensa.

Rezende considera que las personas que están al frente de la Operación Lava Jato no tienen idea de lo que es importante para Brasil, porque “combatir la corrupción es muy importante, pero ¿acabar con una empresa?“, se pregunta en relación a Odebrecht, que estaba al frente de todo el programa de submarinos. Criticó la entrega de papeles sensibles de Odebrecht al departamento de Justicia de EEUU.

¿Cuándo los EEUU entregarían una empresa importante para ellos a otro país?“, se pregunta Rezende. “Una de las razones por las cuales el PIB no crece es porque las grandes empresas están paralizadas. Con la excusa de combatir la corrupción están aniquilando el sistema empresarial brasileño“, concluye el ex ministro.

En ese sentido, el contralmirante Flavio Augusto Viana Rocha, director del Centro de Información de la Marina, dijo que el diseño del submarino de propulsión nuclear fue terminado hace tres años, pero los atrasos en otras estructuras del proyecto y la pérdida del 50% del efectivo de Odebrecht “deja incertidumbres en la expectativa de conclusión” del proyecto.

El primer submarino convencional, bautizado Riachuelo, será botado en julio de 2018, con tres años de retraso si todo marcha bien. El submarino nuclear enfrenta aún más dificultades. El reactor está aún en fase embrionaria. Por sus dimensiones, Brasil debería tener en activo por lo menos 30 submarinos, pero sólo tiene cinco convencionales. Y está a punto de perder la posibilidad de tener el primero nuclear, una pieza clave para la defensa de su petróleo”.

Se me ocurrió el título del posteo por una (muy superficial y casera) analogía con el anterior Los límites de la paciencia sindical. La numerosa y sensible progresía argentina tiene casi tantas reservas con los sindicalistas como con los militares. Y en el segundo caso, por razones que tienen que ver con la dolorosa historia argentina.

Pero las fuerzas armadas brasileñas, tan feroces en la represión como las nuestras, no han sido derrotadas en una guerra reciente. En todo caso, las reacciones argentinas no tienen mucho peso en el asunto. Más importante es saber si los brasileños encontrarán algo en común, o no, entre el viejo nacionalismo desarrollista de sus generales y almirantes, con otros afectados por la ofensiva del Partido Judicial, Lula y sus amigos.


Los límites de la paciencia sindical

julio 22, 2017

cgt y temer

Es un dato evidente de la actualidad política argentina que la CGT, una institución que no tiene recursos propios significativos pero que reúne a la gran mayoría del sindicalismo, y a todos los gremios poderosos, ha decidido a lo largo de este año y medio no enfrentar al gobierno del Presidente Macri. Más allá de moderadas críticas y algunas demostraciones de poder.

Los motivos son varios. El principal, que la dirigencia de bastantes de esos gremios más poderosos lo ha vetado. Los suficientes, para que otros, algunos de ellos también con recursos y capacidad de movilización, decidan presionar desde otras siglas, sin abandonar la CGT. El ejemplo más significativo es la Corriente Federal de los Trabajadores.

A su vez, ese negativa al enfrentamiento se debe, según los casos, a que no está en el interés de esos sindicatos en particular y que esperan conseguir más de la negociación; en otros, que creen que la relación de fuerzas y/o el humor de sus afiliados, no lo permite. Y en bastantes de ellos, a que no ven una opción política a la que estén dispuestos a favorecer peleando contra Macri. Resulta obvio señalar que esa… importante minoría, no acepta el liderazgo peronista más visible, el de Cristina Kirchner.

(Esta actitud llena de bronca e indignación a la militancia kirchnerista, por supuesto. Lo que no le quita al sueño a esos dirigentes. Pero está claro que esa “grieta”, menos comentada, disminuye en mucho el poder del peronismo para condicionar políticas).

Toda esta introducción es para dar el marco de una noticia publicada ayer en Ámbito, un periódico bien informado sobre temas gremiales, desde el punto de vista de los empresarios:

La CGT repudió la visita del brasileño Michael Temer a la Argentina y difundió listado con las posibles consecuencias en la vida de los trabajadores y sindicatos de la reforma laboral que se aplicará en el país vecino.
.
A través de un comunicado de prensa, la central obrera describió a Temer como un “presidente ilegítimo”, que llegó al poder a través de un “golpe de estado” en complicidad con “fuerzas políticas, empresariales y sociales reaccionarias”. Para la CGT, de ese proceso “resultó la substitución de la presidente progresista Dilma Rousseff por su vicepresidente, un político conservador”.
.
En ese marco, alertaron que Brasil “se ha convertido en un laboratorio para avanzar contra toda legislación laboral que conlleve beneficios y conceda derechos históricos a los trabajadores” y repudiaron la aprobación de la reforma laboral, que incluyó un centenar de modificaciones a las normativas vigentes. “Se llevó a cabo con el aval de sectores concentrados de la economía y legisladores que dieron la espalda al pueblo, asesta un mazazo al plexo laboral que protege a la fuerza del trabajo”, sostuvieron los lideres cegetistas.
.
“Según los análisis de sindicatos y especialistas, la contrarreforma laboral afecta negativamente más de 120 aspectos individuales y colectivos que protegían las condiciones de trabajo”, señaló la CGT. Según la Confederación, la reforma que entrará en vigencia en cuatro meses contiene un listado de medidas que afectarán directamente a los empleados.

  • Permite la negociación individual entre el patrono y el trabajador.
  • Elimina la idea de jornada de trabajo, crea el trabajo intermitente.
  • Permitirá el despido por común acuerdo entre empleador y trabajador.
  • Inutiliza el salario mínimo nacional y los pisos salariales por gremio.
  • Bloquea caminos que hasta ahora el trabajador tenía para reivindicar sus derechos ante la justicia laboral.
  • Permite que la negociación colectiva con el patrón reduzca derechos que aún quedan en la ley.
  • Se permite el trabajo de mujeres embarazadas en ambientes considerados insalubres.
  • Inviabiliza la ley que reglamentó la convención sobre el trabajo doméstico y que garantizó derechos históricos a las trabajadoras del hogar.
  • Se podrá pagar al trabajador/a por periodo trabajado, recibiendo por horas o a diario.
  • Elimina el financiamiento a los sindicatos, que era obligatorio desde los años 40.
  • Destaque especial merece el impacto que tendrá la reforma laboral para la acción colectiva y la propia existencia del sindicato.
  • Al imponer la “negociación” entre el trabajador y el patrono, sin presencia del sindicato, se facilitará la imposición de condiciones por debajo del acuerdo colectivo, cuando éste exista. Difícilmente un/a trabajador/a con riesgo de perder su empleo o sufrir otras discriminaciones pueda enfrentar el poder del patrono y de la empresa.
  • Al facilitar la contratación a destajo, por horas o por producción, el trabajador/a está expuesto a una situación de permanente inestabilidad en el empleo y el sindicato verá minada su estructura de afiliación.
  • La tercerización extendida profundizará la condición de trabajadores/as de primera (fijos y con contrato colectivo) y de segunda (tercerizados), donde los primeros serán cada vez menos y la mayoría no será amparada por la negociación colectiva.

(Temer llegó este viernes a la localidad mendocina de Guaymallén para participar de la Cumbre de los países miembros del Mercosur, donde recibirá la presidencia pro tempore del bloque regional a Brasil de manos de Mauricio Macri. Del encuentro participarán el paraguayo Horacio Cartes, el uruguayo Tabaré Vázquez, el boliviano Evo Morales y la chilena Michelle Bachelet).
.
Por último, la CGT advirtió que la iniciativa implementada en el país vecino podría desembarcar pronto en la Argentina. “En Brasil comenzó, pero ése es el proyecto de las fuerzas de derecha de la Argentina hoy en el poder, hacer retroceder las condiciones laborales a lo que eran hace 100 años”, afirmaron.
.
“Es por ello que repudiamos la presencia de quien encarna la ideología que ataca los derechos de los trabajadores y con ello también a quienes en nuestro país pretenden volver a épocas de ‘Patrón Costas’: los derechos de los trabajadores no podrán ser usados en beneficio del lucro empresario”.

El comunicado de la CGT dice la verdad. Esa “reforma” es un intento deliberado de reducir el “costo laboral”, es decir, el medio de vida de los trabajadores, a como dé lugar. Una parte de la clase dirigente brasileña, y de los sectores de su sociedad que se identifican con ella, está dispuesta a aceptar -para otros, claro- condiciones laborales cercanas a la esclavitud en los talleres clandestinos, creyendo que eso puede salvarlos -a ellos- del derrumbe económico que desde hace más de seis años sufre su país.

Y la dirigencia sindical no debe, ni puede, equivocarse. No importa las buenas relaciones que mantengan con algunos funcionarios. El gobierno de Macri, más específicamente, los sectores sociales que lo apoyan quieren lo mismo para la Argentina. Sin dirigentes sindicales, “negociadores” o “combativos”.

Tampoco, atención, tiene que engañarse la militancia opositora. Que le gusta decirse a sí misma -muchas veces se lee en los comentarios de este blog- que al gobierno actual sólo le interesa el saqueo, sin un proyecto de país. Lo tienen, aunque no sea viable. Hay muchos testimonios; uno, significativo, es el editorial de La Nación “Los audaces cambios en la legislación de Brasil, que aumentan la libertad de contratación, exhiben inquietud por la competitividad y por atraer capitales” (Otros comentaristas del blog están muy de acuerdo). Es que hay una parte de los argentinos, minoritaria pero no insignificante y articulada, que cree en “las fuerzas del mercado” con la misma fe que otra minoría ideológica creía, hace no tanto, que el socialismo estaba destinado a curar todos los males del capitalismo.

En el plano geopolítico, me sentí tentado a titular este posteo “El fin del MERCOSUR” (Hay dirigentes del peronismo que ya lo afirman en reuniones privadas). Es cierto que es imposible mantener la estrecha relación económica entre Brasil y Argentina -el cimiento del MERCOSUR- con esta asimetría. Pero yo no creo que esta política laboral -el restablecimiento de la esclavitud, bah- pueda mantenerse, aún en Brasil. El que viva lo verá.


Música para el fin de semana – Pappo “Juntos a la par”

julio 21, 2017

Esta vez, me pareció apropiado este temazo del Pappo.


¿Filmus o Moreno?

julio 21, 2017

Filmus o Moreno

Esta pregunta que un amigo subió a su “muro” de Facebook me da ocasión de comentar a los amables lectores del blog algo que en la fauna política local ya se sabe: en las PASO del 13 de agosto del frente Unidad Porteña -la única fuerza política importante que tendrá primarias competitivas- mi opción y mi apoyo es a la lista que encabeza Guillermo Moreno: Honestidad y Coraje.

Guillermo Moreno, como todos nosotros, son varios: Uno es el personaje creado por los medios, en particular el Grupo Clarín (con la entusiasta colaboración de él mismo, hay que admitirlo, porque la timidez no es una de sus características); otro es el funcionario clave de las políticas económicas de Néstor y Cristina Kirchner, desde abril de 2006 hasta diciembre de 2013 -y su gestión anterior como Secretario de Comunicaciones, que preservó para Argentina las posiciones orbitales geoestacionarias. También es quien preside, en forma discreta y abierta a todos los sectores internos, la Comisión de Economía del PJ nacional; el autor de “En defensa del modelo”; el padre de familia…

Como los humanos no somos divisibles, uno vota por todas estas personas. Pero tengo que decir que mi voto -por él y también por los que lo acompañan en la lista- es por una opción peronista -toda esa realidad complicada y rica que se expresa en su historia- en la Ciudad de Buenos Aires.

Un blog, siempre lo dije, no es instrumento adecuado para una campaña. Trataré de ampliar los motivos, y de convencer, en el medio que he elegido las redes sociales masivas. Pero los resumen bien el nombre de la lista.


A %d blogueros les gusta esto: