El hijo de Reco

Un blog es – por lo menos en mi caso, que nunca mantuve un diario personal – una forma de pensar en voz alta, de hacer comentarios, cortos o largos, pero nunca demasiado elaborados, sobre los hechos, sueños y delirios que me llaman la atención en ese momento. También de invitar las respuestas y el diálogo – o como dicen ahora, en newspeak, el “feedback” – pero sin formalidad. Porque el mío y cualquier blog – gratis, fácil de hacer – ya es parte de la inmensa acumulación de monólogos que marca nuestro tiempo. Y que, si a Dios le place escucharlos o el mecanismo que Darwin describió les da forma, terminará siendo la voz de la humanidad.

A la página El hijo de Reco la empecé con esa idea. Debo reconocer el mayor pecado que puede cometer un posmoderno: me la tomé un poco en serio. Sigo pensando que Una mente educada es capaz de entretener un pensamiento, sin aceptarlo, como dijo  Aristóteles, pero también encontré a Max Weber: Nada tiene valor para el hombre en cuanto hombre si no puede hacerlo con pasión, y hoy lo que subo a la página tiene una intención. Para la pasión política no hay cura conocida.

No tengo el talento de la sintesís, y además me parece pedante creer que uno puede definir para siempre en un momento lo que va haciendo y encontrando mientras vive. La última versión de lo que me interesa plantear en mi país la escribí en una nota muy reciente, y estará sujeta a permanentes actualizaciones:

El proyecto de una Argentina que defienda sus recursos, su identidad y su futuro, sin complejos frente al mundo. Y que no tenga complejos porque estará construyendo una base industrial moderna, con sus propios aportes tecnológicos. Que entienda al campo como una industria más, la más importante hoy para el país, pero a la que le exija la salvaguardia del medio ambiente y la salud humana, como a todas las otras industrias.

Que sepa que en este siglo y en este mundo no podrá defenderse sola, si no cuenta con alianzas sólidas con los países de Latinoamérica, donde no es la más fuerte pero su peso no es insignificante.

Que comprenda que sus recursos más importantes están en su gente, así como su identidad y su futuro. Y que debe – más allá de los elogios rutinarios a la calidad de nuestro pueblo – defenderlos en lo físico con la salud y la alimentación, en lo intelectual con educación humanista y técnica, y en lo moral con una cultura que afirme la vida.

Que asuma que el espacio común en que pueden interactuar como iguales ricos y pobres, para usar un tópico progresista con el que alguna vez ironicé, debe ser la Nación. Y que el único mecanismo de integración eficaz que se conoce es el trabajo digno, bien remunerado.

Si les interesa, entren: “El hijo de Reco”

5 respuestas a El hijo de Reco

  1. Ezequiel Meler dice:

    Con eso, estoy plenamente de acuerdo.

  2. harry dice:

    Abel,nadie puede estar en desacuerdo con tu proclama,el problema es el ejecutor.No se lo ve por ninguna parte.Probablemente la oportunidad la tuvo una vez mas el peronismo pero estaba helaz..K.
    Y esta gente es limitada,ademas a veces tiene suerte,el multipolarismo de facto que permite cierta libertad comercial pero otras como el enfatico discurso de De Vido sobre la autarquia energetica y al dia siguiente se le apaga la luz……….
    Son muchachos que juegan el dia a dia.Ahora tiene una superestructura de produccion,la dejaran realmente producir ?
    Tengo mis dudas y nuevamente una ventana oportuna que puede cerrarse malamente.
    Veremos.
    En cuanto a la oposicion ejecuta el juego de la silla apagada,francamente a nadie importa realmente si Cobos si ,Cobos no ,Duhalde,Macri o De Narvaez.
    Lo oposicion deberia tener su gabinete sombra,proponer un plan de gobierno y convencer a la gente con ideas programaticas ,no con frases para la television.
    Gobierno mediocre,oposicion inconsistente,mal pronostico.
    Y el mundo esta muy ocupado en otras cosas.
    Ni la flota rusa en el Caribe ha logrado conmover al pueblo americano,ni siquiera eso.Estan realmente en otra cosa.
    Abrazo.

  3. luna sosa dice:

    muy buena y gran historia

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: