A 40 años de la verdadera Revolución Capitalista

Deng

No quiero que termine este mes de julio sin recordar algunos aniversarios más (cuando hay poco tiempo para desarrollar temas, uno debe recurrir a las efemérides). Todavía no se me ocurrió nada para conmemorar los 10 años del blog, pero mi amigo Fernando Del Corro preparó un breve resumen de un acontecimiento mucho más importante. Este mes se cumplen 40 años del comienzo de las reformas económicas en China.

En mi opinión, ese es el verdadero comienzo de la actual etapa del capitalismo global, y no los mandatos de Thatcher y de Reagan. Porque es lo que la hizo posible. La irrupción de centenares de millones de trabajadores, desde un nivel de vida que era entonces apenas de subsistencia, permitió a los empresarios la desarticulación del movimiento obrero en EE.UU. y Europa Occidental, convirtió a China en el taller del mundo, y a “Occidente” en un casino financiero. Con muy buena tecnología, eso sí.

Nada dura para siempre. Hay demasiadas señales que estamos asistiendo al final de esta etapa. Pero vale mucho la pena saber como empezó. Y como no puedo resistir la tentación, agrego un comentario muy corto.

“El 22 de julio de 1977 el Comité Central del Partido Comunista de la República Popular China terminó con la ortodoxia maoísta implementada durante los 28 años previos e inició un camino de reformas. Adoptó un sistema económico capitalista bajo un férreo control estatal, que ha llevado al país a convertirse en la principal economía planetaria,  con un producto interno bruto por poder de compra (PIB PPP) de 21,14 billones de dólares estadounidenses en 2016 por delante de los 18,56 billones de los Estados Unidos de América.

Ese 22 de julio el PC restableció en sus viejos cargos a Deng Xiaoping, quien había sido destituido tiempo atrás por la llamada “Banda de los Cuatro”, liderada por la viuda de Mao Zedong, Jian Qing. Ella, en compañía con los dirigentes Zhang Chunqiao, Yao Wenyuan y Wang Hongwen, todos estos de Shanghai, llevaron adelante la “Revolución Cultural” impulsada por Mao a partir de 1966, en el marco de su confrontación con el primer ministro soviético Nikita Jruschov.

Los conflictos internos en la dirigencia comunista alrededor de las políticas económicas ya se habían iniciado hacia 1961, aún durante la firme conducción de Mao, cuando muchos consideraron fracasado el “Gran Salto Adelante” lanzado por éste en 1958: El abandono de la tradicional política agraria china reemplazado por un sistema de colectivización forzosa que terminó con los pequeños productores mientras se impulsaba una industrialización acelerada.

Fue así que a partir de los problemas generados por el “Gran Salto Adelante” crecieron en el PC dirigentes como Liu Shaoqi, Peng Zhen y Deng Xiaoping, protegido éste por el número dos de la Revolución China, el canciller Zhou Enlai. Se debilitó el poder de Mao, por lo cual reaccionó impulsando la “Revolución Cultural” en 1966 que incluyó la destrucción de monumentos milenarios.

Al morir Mao en septiembre de 1976 la “Banda de los Cuatro” arreció en la persecución de los disidentes. Algunos, como Deng, fueron destituidos de sus cargos y hasta encarcelados, y en el caso de éste, responsabilizado como promotor de los incidentes en la Plaza de Tian’anmen por lo que fue relevado como viceprimer ministro, vicepresidente del PC y jefe del Estado Mayor del Ejército Popular de Liberación en abril de 1977.

Pero los desplazados fueron recuperando el poder y así Deng fue repuesto en sus cargos tres meses después para convertirse en la figura dominante, tras la muerte de Zhou en diciembre de 1978, con pleno respaldo del Ejército. En 1981 hizo aplicar duras condenas a los integrantes de la “Banda de los Cuatro” mientras inició un proceso de cambios y que en materia económica se denominó “Socialismo con características chinas”.

Hasta comienzos de los años 1980 el eje de esa política se basó en la descolectivización de la tierra, la autorización para los emprendimientos privados y la apertura para las inversiones extranjeras, mientras que hacia fines de esa década se incluyeron la privatización de empresas estatales y se eliminaron los controles de precios y normas proteccionistas. Aunque permanecieron en el área pública la banca y el sector petrolero.

Ya para 2005 el sector privado generaba el 70 por ciento del PIB que desde las reformas había crecido, hacia 2010, a razón del 9,5% anual. Esa cifra luego disminuyó para situarse en el 7,3% en 2014, 6,9% en 2015 y 6,7% en 2016, estando compuesto el mismo en un 42,4% por los servicios, en un 29,3% por la industria y en un 28,3% por la agricultura, mientras sus exportaciones alcanzan al 22% del mismo y sus importaciones al 16,5%, lo que le han generado una acumulación de recursos que han convertido al país en el principal acreedor de bonos del Tesoro estadounidense, aunque todo ello bajo un férreo control de la conducción del PC”.

Charlando con un amigo, señalé que el derrumbe de la economía centralizada de la Unión Soviética y el éxito económico del modelo chino, se había convertido, incidentalmente, en un argumento de los apologistas del capitalismo. Omitiendo, por supuesto, el papel fundamental del Estado en ese modelo.

Mi amigo acotó “Hasta ahora, funciona bien sólo en Asia Oriental”.

Mi respuesta, medio en broma medio en serio, fue “Parece que un requisito necesario es la cultura confuciana, o el sistema leninista de control de la sociedad”.

Él cerró el tema “No les des ideas”.

Anuncios

15 Responses to A 40 años de la verdadera Revolución Capitalista

  1. Daniel Eduardo Arias dice:

    Una duda sintáctica:

    La cultura confuciana o el leninismo policial ¿son la explicación del triunfo o del fracaso respectivos de China y de la URSS?

    Ojo, no sabemos el final de la película del capitalismo de estado chino. Hace tiempo que, como la Inglaterra victoriana, los tipos han excedido lo que los ecólogos (no confundir con ecologistas) llaman “la capacidad de porte” de China para alimentar chinos, darles casa, trabajo y cierta dignidad. Educación pública tienen bastante, salud no tanta.

    Todavía, como los laburantes ingleses victorianos, los chinos de las ciudades industriales viven en condiciones inhumanas, que seguramente les parecen mejores que el hambre del campo, de donde vinieron, o de donde vinieron sus padres.

    Si China necesita exprimir materias primas del mundo para vivir, y en particular de África (ya se la compraron entera) y de Sudamérica (en eso están), y además necesitan de esas áreas del planeta para exportar sus propios e inmensos excedentes de población… ¿No se está cocinando una reacción anticolonial perfecta, a mediano plazo?

    Ignoro, porque no soy chino, en qué momento a las masas chinas se les acabará el confucianismo y entrarán a colgar dirigentes en las plazas. Si les explota su propia megaburbuja inmobiliaria, por ejemplo.

    Como vos, Abel, creo que la chinificación de esta parte de la historia empieza a chocar contra sus propios límites, los fijados por la naturaleza por un lado, y los más elásticos que dependen de la tolerancia de otros pueblos hacia los chinos, y de los chinos para con sus dirigentes.

    Por ahora, Confucio mata a Lenín. Pero Lenín se mataba solo, y Confucio… no se sabe.

  2. Silenoz dice:

    ”ese es el verdadero comienzo de la actual etapa del capitalismo global, y no los mandatos de Thatcher y de Reagan. Porque es lo que la hizo posible”

    Haciendo pleno uso (y abuso) de mi incontinencia para opinar de cualquier cosa diciendo cualquier otra cosa (ja ja…..) disiento…..

    En mi perspectiva la actual etapa de capitalismo (aka neoliberalismo o capitalismo financiero) comienza o, mejor dicho, se larga en el ’73

    https://es.wikipedia.org/wiki/Crisis_del_petr%C3%B3leo_de_1973

    La ocasión de fuertes alzas en la inflación dio oportunidad a la aplicación de teorías y pensamientos no nuevos pero sí remozados, que ya venían en ascenso desde alguna década atrás y debido al creciente poder de los sindicatos en un contexto en el cual estos obtenían más beneficios laborales no sólo directos sino, en un segunda fase, indirectos (planes de pensión, salud) . Era un ambiente en donde, a diferencia del vaticinio del cro. Marx, los laburantes conseguían más tajada de la plusvalía (absoluta y, sobre todo, relativa) pero sin cuestionar y, menos aun, apropiarse de los “medios de producción”.

    En cuanto al aniversario y lo que podemos aprender de ello:

    Creo que lo importante del proceso no se trata sólo resaltar algunas de las políticas implementadas y su orientación, la acción del estado y ciertas peculariedades de las sociedades asiáticas que espantan nuestro acervo occidental (”requisito necesario es la cultura confuciana, o el sistema leninista de control de la sociedad” no tanto…. bahhh…. por que, a nuestra manera y de forma maso subrepticia, también estamos a merced de ese “control” distinto al asiático) sino entender que un proceso de desarrollo es un complejo tan amplio que hasta lo aleatorio es parte integrante y necesario.
    En este neo-giro iniciado (“según yo” ja ja…) en el ’73 hacia algo que se parece bastante al liberalismo del S XIX, China, pero antes Japón y los tigres, se beneficiaron también por su situación geopolítica, supieron ver y aprovechar una ventana de oportunidad por fuera de su voluntad e influencia, como quien dice estaban en el lugar preciso y en el momento adecuado

    Reconocemos características necesarias (plena presencia del estado, planificación centralizada, proteccionismo, tipo de cambio, políticas de promoción industrial) con otras a las cuales les conferimos un segundo orden de importancia o hasta irrelevantes ( regímenes totalitarios o proyectos sociales ampliamente consensuados, una burguesía con aspiraciones y nacionalista, liderazgos, ventanas de oportunidades bien percibidas y convenientemente explotadas) sin perjuicio que estas “cosas”, de acuerdo a cada quien, podrán tener un grado de movilidad entre lo “mínimo, necesario y suficiente” por un lado y “lo secundario” por el otro, lo importante es entender que el primer conjunto de “cosas” por sí solas no alcanzan, ninguna tiene características mágicas y muchas podrán tener resultados satisfactorios dependiendo del contexto. No existen las “3 o 4 cosas en las que hay que ponerse de acuerdo” y yasta’….

    Como bien dicen los cros. E. Crespo y M. Muñiz:[1]
    ” En la historia real, por el contrario, el desarrollo es el resultado de complicadas combinaciones de fuerzas sociales en coyunturas propicias, sumadas a la yuxtaposición y el solapamiento de proyectos a veces complementarios o contrapuestos
    (….)
    En la practica es imposible reproducir estos complejos entrelazamientos de una experiencia histórica a otra. Sencillamente, no existe la formula mágica del desarrollo económico. (…)
    Pero comprender experiencias de desarrollo económico, obliga a interpretar complicados dispositivos que unen política a economía, conflictos de clases a directrices geopolíticas, experiencias nacionales a movimientos regionales y mundiales

    [1] Una aproximación a las condiciones globales del Desarrollo Económico – E. Crespo y M. Muñiz

  3. David (idu) dice:

    Tal vez hayan tenido algo que ver “los problemas generados por el `Gran Salto Adelante’”

    Me refiero a los 80 millones de chinos muertos gracias a Mao.

    Bastante más que los 20 millones de rusos, gracias a Stalin.

    Quedando el peor villano de la Historia, el Führer, en un deshonroso tercer puesto con apenas 8 millones de alemanes muertos.

  4. Alcides Acevedo dice:

    Siempre me pregunté por qué China (y el resto de los países de industrialización tardía) no optaron por el modelo peronista de crecer de la mano del mercado interno y los aumentos de salarios y subsidios… acá funcionaba bastante bien hasta que vino Macri ¿o no?

    Es curioso, mientra aquí seguimos filosofando y haciendo cálculos sobre el momento en que colapsará China resulta que desde hace años ciudadanos de origen chino controlan gran parte del comercio minorista, no se si se entiende, y no sólo en Argentina. Para pensar.

    • ricardo j.m. dice:

      no se entiende por que es una estupidez facilonguista lo tuyo como siempre, el comercio minorista es mas que los alimentos y en mi barrio de 1000 comercios minoristas solamente 50 como mucho son orientales , porque tampoco son todos chinos.

      y siempre te preguntas boludeces surgidas de tu obsecuencia de clase.entonces creas tu propia trampa, porque sino. los chinos? como no crecieron beneficiando a una clase oligarquica, ah claro.

    • Silenoz dice:

      “En la practica es imposible reproducir estos complejos entrelazamientos de una experiencia histórica a otra. Sencillamente, no existe la formula mágica del desarrollo económico. (…)” y copiar modelitos sino tendríamos para elegir entre nórdicos, sajones, teutones, yanquis u orientales ¿cuál te piace?

      “Siempre me pregunté por qué” son tan brutos …. “Es curioso”… pero como somos inclusivos da “Para pensar”

  5. CV dice:

    “En mi opinión, ese es el verdadero comienzo de la actual etapa del capitalismo global, y no los mandatos de Thatcher y de Reagan. Porque es lo que la hizo posible.”

    No me convence esta periodización, porque hace aparecer como “coordinados”, hechos que tienen explicaciones independientes.

    La aparición del “capitalismo global” tuvo más que ver con el abandono de Bretton Woods y la liberalización del mercado internacional de capitales a mediados de los 70’s. Y esto ocurrió con independencia de la incorporación de China, que se explica por razones geopolíticas y por la visión de estadista de Deng Xiaoping (en términos de resultados alcanzados, probablemente el mejor político del siglo XX lejos).

    “se basó en la descolectivización de la tierra” Ojo, se eliminaron las granjas colectivas, y se permitió el usufructo privado, pero la tierra sigue siendo de propiedad estatal:

    “Artículo 10º – La tierra urbana es propiedad del Estado.

    En el campo y los suburbios de las ciudades, las tierras son propiedad colectiva a excepción de aquellas que pertenecen al Estado según lo estipulado por la ley; son también propiedad colectiva los terrenos de casas y las parcelas de tierra cultivable y de montaña en usufructo personal.

    El Estado, por razones de interés público, puede tomar en usufructo tierras de acuerdo con lo estipulado por la ley.

    Ninguna organización o individuo debe apoderarse de tierras ni comprarlas, venderlas, darlas en arrendamiento o transferirlas ilícitamente mediante otras formas.

    Toda organización o individuo que haga uso de la tierra, debe usarla de manera razonable.” (Constitución de la República Popular China)

    Ojalá fuera así en la Argentina!

    • guillermo p dice:

      ¿estás seguro que la implosión de Bretton Woods y la mesa de pin pong son hechos independientes?

    • Silenoz dice:

      Bretton Woods fue el intento de volver a un orden monetario anterior, el del S XIX pero con otro patrón: el dólar. Una ilusión de volver a la normalidad después de varias décadas de grandes despelotes soberanos mundiales, similar post crisis del ’30 y que al fin resultó un híbrido intermedio que ofició de puente entre la emisión con respaldo y sin éste

      Sin embargo el fin de dicho acuerdo se da en la cumbre de la heterodoxia keynesiana y es una medida inminentemente de este tipo ya que consolidó aquello que ya existía de hecho: el “fiat money”, librándose así las últimas ataduras que intentaban regular las políticas monetarias y fiscales bajo los criterios de las “finanzas sanas”. Y que, a pesar de ser contradictoria con el canon liberal del siglo anterior –inclusive con el mainstream actual arriesgo- sin embargo mostró una gran utilidad para lo que habría de venir después.

  6. And I'll look down and whisper: "No" dice:

    Un gobernante que sólo mira el mayor servicio olvidando la utilidad, será un gran productor de leyes, normas, planes, etc., pero inútiles. Un gobernante que sólo mira la mayor utilidad olvidando el servicio, será un idealista, un soñador. En cada circunstancia hay una conjugación ideal de servicio-utilidad, que el que es jefe debe saber encontrar. El binomio servicio-utilidad es sólo un ejemplo, una aplicación particular del principio general de la interrelación dinámica de Ser y No-ser. Todos los binomios posibles de la vida se rigen por la misma ley.
    Esta ley es la que muestra claramente cómo el taoísmo no es ni un liberalismo, ni un nihilismo o anarquismo. No es un liberalismo o una política de “laissez faire” porque ésta, en primer lugar está basada en el valor del individuo al cual se le reconocen derechos fundamentales inalienables, y en segundo lugar porque el liberalismo es siempre una doctrina positiva y no crítica. Sin embargo el taoísmo, no es una doctrina ni positiva ni negativa, sino crítica, y además no está basado en el individuo, ni siquiera en la totalidad de individuos, sino en la armonía del individuo y la totalidad. En este sentido un gobierno confuciano está mucho más cerca del liberalismo occidental que un gobierno taoísta, porque el primero también es una doctrina positiva fundada en la persona y su valor. El taoísmo no es un liberalismo, precisamente por el valor del No-ser. La tolerancia, el “laissez faire” es el principio fundamental del liberal, y el control es un mal que se debe evitar y si es posible eliminar. Por lo mismo, ante un conflicto social en que se necesite una actuación, el liberal tenderá al mínimo de control y al máximo de tolerancia. Para él, la tolerancia es un bien, y el control es un mal. Pero para el taoísmo, ni la tolerancia ni el control son fines en sí mismos, y no pueden ser bien ni mal en sí mismos. Son simplemente polos inseparables de toda realidad social. Absolutizar uno, dándole el valor de bien y al otro el de mal, es crear un problema sin solución. Ante un conflicto, se ha de examinar la totalidad de los elementos que lo componen y equilibrar el balance roto de tolerancia-control. Pero tal balance, como es dinámico, no es un equilibrio de partes iguales, de cincuenta por ciento de tolerancia y cincuenta por ciento de control, sino que cada situación concreta tiene su propio equilibrio, y en una situación la tolerancia puede ser muy grande mientras que en otra puede ser mínima. Por lo mismo, el gobernante taoísta, no llevará ninguna etiqueta, y unas veces aparecerá como liberal y otras será considerado un tirano por los mismos liberales. En otras palabras, el principio del valor del No-ser está mostrando que no se puede gobernar con fórmulas, ni con sistemas cuadriculados, aunque las cuadrículas sean tan grandes y amplias como las de un sistema liberal. En una situación en donde uno de los polos ha crecido desmesuradamente es porque ya desde el principio se ha olvidado y descuidado el equilibrio propio de tal situación. El error que el taoísmo trata de mostrar es este olvido de uno de los polos, precisamente por el olvido del aspecto de No-ser. Tal olvido lleva consigo la absolutización del otro polo, creando un conflicto que no existía en la situación original. Por eso, la insistencia de muchos autores calificando al taoísmo de un “laissez faire” es una comprensión superficial, ya que el taoísmo no da primacía ni valor absoluto a ningún aspecto.
    Y por otro lado, se ve que el taoísmo no es un nihilismo, o un anarquismo. El nihilismo no es la filosofía que dice que sólo existe la Nada, sino que es una actitud que afirma que el Ser no tiene sentido. En el campo político, el anarquista no dice que todo sea nada o vacío, sino que afirma que las instituciones y valores políticos creados por el hombre no tienen valor ni ayudan al bien de la sociedad y el individuo. El taoísmo, por su lado, afirma que el Tao es lo que da sentido a todo, y tanto el Ser como el No-ser son aspectos reales del Tao y por lo mismo con pleno sentido positivo. Políticamente, el taoísmo no dice que las instituciones, esquemas y valores políticos creados por el hombre no tengan ningún valor o sentido, sino que tienen un valor relativo y no pueden hacerse nunca algo de valor absoluto.

  7. Sin ser chino, ni confucionista, entiendo que los comentarios sobre un post deben ser como mínimo, menores que lo por el mismo publicado. No tengo demasiadas refutaciones a lo por ud. propuesto, salvo por cierta grandielocuencia en el titulo del mismo. Pero quien puede negar, a estas alturas, que el capitalismo chino viene rompiendo con las teorías y prácticas económicas preexistentes. Amén de perturbar un orden que se suponía único…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: