Mientras buscamos el ARA San Juan

noviembre 18, 2017

ARA San Juan1

El ARA San Juan, partiendo desde Ushuaia rumbo al COFSUB de Mar del Plata

Recién había subido las amargas palabras con que una portorriqueña hablaba de la situación de su patria, cuando recibí estas reflexiones de Daniel Arias sobre la búsqueda de nuestro submarino. Quiero subirlas ahora -cuando aparece una esperanza con las señales del ARA San Juan que se habrían recibido.

Porque, como comenté en ese posteo, la pobreza no es sólo individual, ni tampoco está asociada a las categorías convencionales. En Argentina, por ejemplo, una buena parte de los numerosos sectores medios tiene un nivel de vida y de consumo aproximadamente al nivel de la Europa menos desarrollada. Y un Estado más pobre, como menos capacidades y recursos, al menos en infraestructura, que el de la República Sudafricana. No son sólo los gobiernos. Son las prioridades de nuestra sociedad.

“Mientras la Armada ejecuta –con gran pobreza de medios técnicos- la búsqueda del ARA San Juan, perdido en algún lugar del Mar Argentino a la altura de Puerto Madryn, es difícil añadir nada a lo poco que se sabe, pese a lo mucho que circula.

Incluso en superficie, adonde tendría que haber emergido por normas de procedimiento no bien perdió contacto de radio con el COFSUB, un submarino de apenas 66 metros de eslora como este Thyssen TR-1700 es una aguja en un pajar. Está diseñado con formas redondeadas y acabados superficiales que lo hacen poco discernible al ojo y poco “ecoico” al radar, con la excepción menor de la superficie vertical de su “vela” o torreta. En mar gruesa, el eco de microondas de la vela queda bastante disimulado por el “clutter” o eco ruidoso de microondas del oleaje, confuso salvo para radares con filtros sofisticados. Claramente, no tenemos de esos, o sí los tenemos pero no están adonde deberían. Así pasaron días críticos sin que los vetustos y poquísimos aviones de búsqueda y rescate de la Armada encontraran nada.

Si el San Juan no estuviera en superficie sino sumergido por algún accidente bajo el “canal SOFAR”, será difícil de hallar. El “canal”, una zona de alta conductividad sónica horizontal del mar termina en la termoclina de 3º C, que en el Atlántico Sur en esta época está a unos 40 metros de profundidad. Coincide bastante con la “picnoclina”, un punto a partir del cual la columna de agua adquiere una temperatura definitiva (3º C) que se conserva sin variaciones hasta el fondo, bastante bajo en toda la Plataforma Continental (200 metros en el borde de su talud).

Ese límite térmico horizontal en el agua refleja el sonido que baja en diagonal de regreso hacia la superficie, como un espejo. Para captar el rebote sónico de un sub en el fondo, casi te le tenés que poner sobre la vertical del mismo. O usar sonares de una potencia como únicamente la tienen algunos barcos oceanográficos que mapean fondos a 6 kilómetros de profundidad. De todos modos, lo más lógico por ahora parece ser buscar el sub en la superficie. En caso de problemas, el sub emerge casi automáticamente.

Qué distinto sería todo si en lugar de discontinuarse la fabricación y remotorización de los Pucará, aviones con 5 horas de autonomía y capacidad sobrada de patrulla costera, se hubiera hecho una versión radarizada. Cabe recordar que tras la derrota de Malvinas, algunos Pucas cumplieron ese rol de patrulla costera, por si se armaba con Chile. Llevaban bajo el ala un misil antibuque Martín Pescador, también argentino, hoy también discontinuado. Tras la paliza de Malvinas, se decidió que valía la pena tener ese misil. Y un “Puca” de la Fuerza Aérea Argentina era bienvenido entonces en el Mar Argentino, coto hasta entonces sólo de la Marina. Costó una derrota tremenda admitir que ambas fuerzas pertenecían a un mismo país. Luego, cada cual volvió a su cultura y se olvidaron.

En cuanto a radares, hasta hace dos años, éramos el único país latinoamericano con fabricación y diseño propios. Llegamos a ello en 2004. Los hacía INVAP en Bariloche, y de distintos tipos: de infantería (RASIT modificados), meteorológicos, e incluso espaciales “de apertura sintética”. Y obviamente, también de control de tránsito aéreo colaborativo 2D, y por supuesto 3D militares con 480 km. de alcance, como los que están en el “Escudo Norte”, para detectar vuelos de narcos. Captan centenares, para el caso, de modo que funcionan muy bien.

Había contratos para fabricar más radares 3D y ubicarlos en otros sitios, pero el presidente Macri se abstuvo de desplegarlos en la costa Atlántica para no molestar a los kelpers, y canceló los contratos.

La Marina está sub-equipada para “Search and Rescue” de tripulaciones perdidas, propias y ajenas, porque sus pocos aviones aptos para ello (el Beechcraft B-200, el Lockheed P-38 Orion y el Grumman Turbotracker, ya eran viejos en épocas de Malvinas.

Viejísimos, realmente. Lo que se discierne entre líneas de los partes informativos es que hay al menos un Beechcraft y un Orion afectados a esta búsqueda, y que tal vez se haya resucitado algún Turbotracker. Ojo, hay algunas ejemplares más de toda esta flota en los hangares navales, pero están “en reserva”, es decir que si despegan vamos a tener que estar buscando más tripulaciones perdidas, además de la del San Juan.

Ahora también entró a la liza un antiguo Hércules de la Fuerza Aérea. Inevitable recordar que también “las Chanchas” que le quedan a la FAA son pre-malvineras, y que en la guerra debieron usarse “in extremis” para rastrear a la Task Force. Era tan peligroso como espiar a los indios Cheyenne montando en una vaca.

A eso se llegó cuando el último radar del último Neptune antisubmarino de la Marina, tras ubicar al HMS Sheffield, terminó de hacer “pfsssss”. Por suerte el radar dijo “basta” antes de que lo hicieran los motores. En cuanto a “las Chanchas”, probaron ser excelentes ubicando barcos enemigos grandes, aunque inevitablemente en ese oficio extremo un Hércules fue localizado, perseguido y derribado por dos Harriers, con pérdida de toda la tripulación.

La única actualización en sensores que recibieron los aviones de búsqueda y rescate de la Marina desde la guerra de Malvinas fue que los Orion montaron en sus trompas cámaras giroestabilizadas y con telescopios para facilitar la búsqueda visual, diseñadas por INVAP en 2004. ¿Y de radares de diseño propio? No, de eso nada.

A la búsqueda del San Juan se acaba de añadir un avión de relevamiento glaciológico de la NASA que pasaba por Ushuaia rumbo a la Antártida. Se suma ahora también un P-8 de la USAF con 21 tripulantes y erizado literalmente de sensores, ya que estaba destacado en la base de Comalapa, en El Salvador, dedicado a detección de barcos y aviones del narcotráfico.

Y vienen al rescate también medios de la Armada y la Fuerza Aérea brasileñas: la fragata Rademaker, el navío polar Almirante Maximiano, el navío de socorro submarino Flinto Perry, y un par de patrulleros costeros (un CASA C105 y un viejo Orion P3). Es oficial, señor@s, sin ayuda externa no tenemos puta la idea de lo que sucede en nuestro mar, ni cómo carajo tenerla. Perdón por las groserías.

Hemos destruido a nuestras Fuerzas Armadas del modo más idiota. Había que cambiarles el “software”, la educación militar, no dejarlas sin “hardware”. Peor aún fue impedirles que fabricaran su “hardware”, en lo que al menos el Ejército y la Aviación tenían alguna costumbre.

Pero los déficits de “soft” y “hard” no los inventó la democracia: venían de viejo. Incluso en épocas de vacas gordísimas (durante “El Proceso”), la búsqueda y rescate no parecían disciplinas navales. Las balsas del crucero ARA Belgrano, después de que lo hundieron los británicos, estuvieron 2 días a la deriva y con gente muriéndose a bordo, sin que nadie supiera de ellas. Los náufragos del aviso ARA Sobral, misileado por helicópteros ingleses, tuvieron que llegar con el barco arrasado como un pontón, cargado de muertos, prendiendo y apagando los motores izquierdo y derecho con un destornillador como contacto, haciendo zig-zags en el agua por falta de timón. Y tras 4 días calculando su trayectoria y deriva, los sobrevivientes del Sobral arribaron a Puerto Deseado “a puro ojímetro”, para sorpresa de ese pueblo del norte santacruceño. Días antes, la Armada había notificado al país del deceso de todos ellos.

Hoy no se eche la culpa a la Marina, que hace décadas no administra sus decrecientes presupuestos. Ahora lo que sucede es una cuestión de estado, o más bien de falta del mismo. Desde el último y tercer alzamiento carapintada, el presidente Menem decidió que para gobernar el país alcanzaba con la Gendarmería y eventualmente la Prefectura Naval. ¿Para qué tener Fuerzas Armadas? Hipótesis de conflicto con otros estados nación no tendríamos jamás: viviríamos felices bajo la Pax Americana. Para funciones residuales (desfiles patrióticos, mantenimiento de paz en estados fracasados, mandar contingentes simbólicos a las guerras que decidiera EEUU) alcanzaba con chirolas. Y así estamos.

En cuanto a las empresas extractivas y financieras que vienen dirigiendo el país por default (en todo sentido) desde los ‘90, pese a alguna interferencia kirchnerista molesta, ésas podrían remedar al Almirante Segundo Storni y escribir una enciclopedia llamada “Nuestros desintereses marítimos”. Es un negocio fabuloso que el mar no nos importe. En los ’90 destruimos la Empresa Líneas Marítimas Argentinas. Hoy pagamos a armadores internacionales U$ 5000 millones de dólares/año para ubicar nuestra cosecha y nuestros minerales.

La indiferencia de la Argentina para con su mar es casi inexplicable, salvo en el caso de las pesqueras españolas radicadas en la Patagonia, a las que les resulta sumamente conveniente: en 1996, por ejemplo, capturaron un 250 % más de lo declarado y permitido. En 1997 las pesquerías argentinas entraron en colapso y a lo largo de la costa atlántica quedaron 30.000 desocupados en la industria.

A excepción de Río Negro, la única provincia argentina que controla y administra su pequeña porción del Mar Argentino a través del SIMPO (Sistema de Investigación y Monitoreo Pesquero y Oceanográfico, una obra tecnológica de INVAP, para variar), el resto del país mira el Atlántico como si estuviera pintado. Donde termina la costa, termina la nación.

El ARA San Juan mostró en toda su trayectoria activa que, pese a ser una nave diseñada en los ’70, es temible por elusivo: fue hecho para que no lo encuentre casi nadie. Pero pertenece a una fuerza y a un país que hace rato se les pierde de todo en el mar”.

Anuncios

Imágenes para el Día del Militante

noviembre 17, 2017

visitas

kicillof moreno

Iba a seguir con la autocrítica, pero decidí que mejor era mostrar lo positivo, ejemplos de militancia y compañerismo de hoy.  Estas dos las encontré en Twitter. La de arriba es de una visita a los presos políticos (por la rama judicial) en Marcos Paz. La otra es menos romántica, pero créanme, también se están esforzando por la unidad.


Para una autocrítica del militante

noviembre 17, 2017

17 noviembre

Los que siguen este blog saben que no la voy con las autocríticas a algún otro. Pero en este caso cabe, porque uno ha sido un militante y tal vez también lo sea, en categoría senior.

La idea me vino porque algún compañero criticó el flyer del acto de esta tarde (ver arriba. Aclaro que no fue diseñado por mi agencia). Un argumento inteligente: me dijo que si era el Día del Militante, no correspondía esa foto sino una de las decenas de miles que ese 17/11/72 caminaron kilómetros bajo la lluvia, y la vigilancia militar, para esperar a Perón en Ezeiza.

Hay algo de cierto en lo que dice, cómo no. Otros 17 de noviembre escribí -con prosa púrpura, como dicen los gringos- de esa fecha. Fue el 17 de Octubre de mi generación, los “setentistas”. Una epopeya espontánea y generosa. Pero… en todo lo mucho que se escribe sobre este asunto, hay un fuerte componente de auto admiración. Que nobles, desprendidos, idealistas que son (somos) los militantes… La sabiduría popular agregaría que hay de todo.

Como sea, quiero acercar una reflexión. El militante es el que ha encontrado, en las palabras de Perón “una causa noble por la qué luchar“. En la historia humana han surgido muchas causas nobles, y a veces -más veces de lo que pueden creer los ingenuos- se enfrentaron. Pero ese no es el punto. Uno debe elegir su causa, y hacerla suya. Y tener presente que casi siempre toma cuerpo en un hombre. O una mujer. Es la forma más frecuente que los seres humanos encontramos para sumar esfuerzos y sueños.

Esa identificación es necesaria para la construcción de algo que no sea una suma de conveniencias (Evita, que entendía mucho de esto, dice en La Razón de mi Vida: ´Nadie peleará exclamando “Viva el Justicialismo!”. Gritarán “Viva Perón!”´. Eso sí, el (la) militante no puede descargar la responsabilidad de lo que hace y lo que no hace en quien conduce. Es suya.

Ahora les acerco un video corto, unos 8 minutos, uno de los que reúne imágenes de ese momento. Si no lo han visto ya…


PJ bonaerense: dos horas más!

noviembre 17, 2017

Colorados en Lujan 2

Una visita casual -bueno, casual no, pero nada que ver con la Provincia- a la señera casona en Matheu 130, C.A.B.A., la sede del PJ nacional, me alcanzó para ver dos cosas: que el peronismo bonaerense -bah, los intendentes y sus amigos- siguen instalados allí.  Y que después de dar vueltas durante semanas para decidir las autoridades provinciales… tuvieron que correr el límite. No será la medianoche. Es a las 2 de la mañana que se oficializará -se espera- la lista de consenso.

Fernando Espinoza, que hasta ayer a la tarde era número puesto por simple persistencia, está débil. A estas horas sólo lo respaldan Magario de La Matanza (of course), Festa de Moreno, Ishii de José C. Paz. El resto de los intendentes, con mayor o menor entusiasmo, respaldan a la dupla Menéndez y Mussi, el nuevo y el veterano. La lista que han armado es más representativa de las diversas realidades territoriales del peronismo. No mucho de “centro izquierda”, es cierto. Pero la cent. izq. tiene poco territorio.

Podría quedarme levantado dos horas más, y contarles como termina. Pero mi vocación bloguera no es tan fuerte. Y el mecanismo de la Junta Electoral garantiza que en el fin de semana habrá un proceso de “fusión” de listas. Después de todo, a La Matanza no se puede dejar afuera.

El resultado final es que habrá una sola lista para autoridades provinciales. Lo que era previsible desde el comienzo y este blog lo adelantó: ningún candidato puede asumir hoy los gastos de una campaña en la inmensa Buenos Aires. Y la participación de las bases, y las nuevas caras que tendrán que aparecer, se darán en las centenares de listas que darán pelea en el nivel de los 135 municipios.

No quiero desilusionar a los que insisten con “una nueva unidad histórica”. Pero por ahora tengo que decir que esto se parece más al peronismo bonaerense de siempre. Un poco más sofisticado en su estilo, pero todavía le falta alguien que escriba un comunicado para tratar de mostrar que se discuten algunos temas además de los nombres.

(Sin mala leche, bonaerenses. Pero el ruido que están haciendo, bombos y petardos, un jueves a la medianoche, no nos va a sumar muchos votos en el barrio de Balvanera).


Más noticias del frente sindical ¿Nace la “Resistencia”?

noviembre 16, 2017

Pablo-Moyano-papa-Francisco-770

Anoche subí un posteo, aunque aclaré que me faltaba información. No es que sea la primera vez 🙂 , pero en este tema… La legislación laboral -los Derechos del Trabajador, como se los llamaba en una época más elocuente- es un dato fundamental que muestra la naturaleza de una sociedad. Desde hace 40 años la Revolución Globalizadora -más correcto que “Conservadora”- está tratando, con bastante éxito, de destruirla. En Argentina, como en Brasil, la ofensiva se reanudó con fuerza en estos últimos dos años.

Y la información que no tengo todavía es el texto fidedigno de las reformas que plantea Macri, las que habría rechazado la CGT y las que aceptó. Entonces mi preocupación y mi apuro -informo a un colega bloguero que detectó un sesgo emocional en mi actitud- se debía a una derrota política que ya había sufrido el sindicalismo, más allá de los resultados concretos. Una derrota simbólica, porque la reunión con el gobierno, se hizo -lo había puesto en negrita-  en la sede de la Sociedad Rural Argentina. No un terreno neutral, muchachos. Y una derrota política, porque la CGT estuvo y está callada. La política es comunicación, o es rosca. Que tiene su lugar, pero no alcanza. (Dirán que si Caló habla es para peor, pero no es excusa).

Mi sensación que faltan datos está justificada. Hasta ahora -17 hs. del jueves 16- ninguno de los sectores sindicales -incluso algunos muy hostiles al triunvirato que dirige la CGT- está dando información sobre las reformas propuestas o descartadas.

Igual, en el plano de la política eso no tiene importancia. Un superficial monitoreo de las redes sociales alcanza para darse cuenta que la inmensa mayoría de los politizados opositores a este gobierno hablan con rabia y desprecio de esta conducción sindical (Los comentarios a mi posteo anterior son una buena muestra). Y, por supuesto, los politizados oficialistas tienen la misma opinión.

No es sorprendente. Además de que el sindicalismo cuenta con muy pocos canales de comunicación -no se ha preocupado en desarrollarlos- y que un medio “nac&pop” como solía ser C5N hace mucho tiempo que lleva una campaña hostil, hay una realidad social: la mayoría de los militantes políticos son monotributistas; no conocen a los sindicatos.

Y muchos de ellos, y de los peronistas en general, tienen un compromiso emocional con Cristina. Que, a su vez, una mayoría de la dirigencia gremial no tiene.

¿Cómo sigue esto? No es una situación permanente. Hasta los que promueven una “coalición de centro izquierda” se dan cuenta que, sin sindicatos, se limita al progresismo clasemediero. En realidad, estoy convencido que la raíz de la bronca del militante político con el sindicalismo es que siente que esas estructuras tienen la fuerza y los recursos para hacer sentir la oposición a las políticas de Macri que ellos quisieran ver. Y no lo hacen.

Entonces, comparto con ustedes otra noticia… prematura. U optimista. En esta nota de Sebastián Penelli se anuncian varias cosas en marcha que pueden volver a reunir la lucha política y la sindical. Como sucedió en otros momentos de la historia argentina.

“El trabajo no es mercancía, el trabajo es dignidad”. Bajo esa premisa brotará esta tarde desde las entrañas de la CGT una corriente de resistencia multisectorial a la reforma laboral que impulsa Mauricio Macri.

La “Resistencia” nacerá como contrapeso del “acuerdo” que algunos alfiles de la central obrera anunciaron entusiasmados que sellaron con el ministro Jorge Triaca por el texto definitivo de la ley, que modificará las reglas del empleo en la Argentina por las próximas décadas. Hay, incluso, cegetistas “negociadores” de la letra chica que al mismo tiempo agitan el rechazo.

Pablo Moyano será el capitán del barco. Desde hace meses que el líder camionero mantiene charlas públicas y privadas con diversos sectores políticos, sociales y económicos. El objetivo es uno solo: “Frenar el ajuste”. Con ese horizonte a la vista y tras las elecciones legislativas, el secretario gremial de la CGT se propuso ser la cara visible del enfrentamiento cuerpo a cuerpo con el Gobierno de Cambiemos. Detrás de él, se ordenan en fila, uno tras otro, gobernadores, intendentes, legisladores, pymes, cooperativistas, dirigentes gremiales, sociales y eclesiásticos.

La piedra fundacional de la “Resistencia” se colocará hoy a las 17 en el Salón Felipe Vallese. Ante 300 invitados especiales de cada uno de los sectores, Moyano dará un discurso inaugural. Alertará que la agenda política y económica del Gobierno “amenaza con restaurar una crisis en el sector obrero”. En la primera fila se sentará monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Academia Pontificia del Vaticano.

Es que la multisectorial que empieza a andar ya cuenta con el bautismo del Papa Francisco. El respaldo lo consiguió el propio Moyano en su último viaje a Roma. La comunión la tomará la semana que viene cuando una comitiva de sindicalistas argentinos desembarque nuevamente en la Santa Sede para participar de una cumbre con 400 delegados gremiales de todos los rincones del planeta. “El debate se centrará en la necesidad de establecer un nuevo paradigma para alcanzar la justicia social en el siglo XXI. El Papa Francisco le hablará así por primera vez a los trabajadores organizados de mundo entero”, reza la prometedora invitación. Cegetistas, ceteístas y masistas (con una sola ese) fueron invitados.

La avanzada contra la iniciativa de Triaca y las cámaras empresarias tradicionales será “combatida”en varios frentes. En la calle, los escritorios y las fábricas. Ya se anunciaron marchas y huelgas, pero también se delinea una estrategia parlamentaria, donde el Congreso oficie como campo de batalla y los nuevos representantes del pueblo hagan honor a sus votantes. La multisectorial hará lo imposible para ubicar a uno de los suyos -de exterma confianza- en la presidencia de la nueva Comisión de Legislación del Trabajo en Diputados. En el Senado, la conduce el dirigente del sindicato de comercio de General Pico, Daniel Lovera. 

Puertas adentro, Moyano cuenta con el apoyo incondicional del triunviro Juan Carlos Schmid para rechazar la reforma. Desde el exterior, se sumaron las CTA de Pablo Micheli y Hugo Yasky. Los estatales y docentes ya encararon planes de lucha de cara al fin de año. En igual camino se dirigen los aeronáuticos unidos.

La Corriente Federal de Trabajadores (CFT) enviará al Felipe Vallese a Walter Correa, curtidor y diputado electo de UC, y a Héctor “Gringo” Amichetti, de los gráficos. Son los enviados para la “Resistencia” del bancario Sergio Palazzo, enemistado con la patronal financiera.

El primer gobernador en dar un paso al frente será Alberto Rodríguez Saá. El puntano logró revertir una histórica derrota electoral en su terruño que le dio aire para armar juego propio, cerca de la oposición peronista, con el guiño papal a cambio de recibir refugiados, y apostando a una candidatura unificada en 2019.

Los intendentes y concejales provinciales embarcarán a la corriente lentamente, desde este viernes. Pablo Moyano volvió a convocar a un grupo de líderes territoriales peronistas a participar de una “reunión política” en Azopardo 802. La última vez que los citó fue a un acto en homenaje a José Ignacio Rucci: asistieron Gustavo Menéndez (Merlo), Santiago Maggiotti (Navarro), Leonardo Nardini(Malvinas Argentinas), Aníbal Rucci (Ituzaingó), Julio Zamora (Tigre) y Verónica Magario (La Matanza).

Los cooperativistas y organizaciones sociales son un motor fundamental de la “Resistencia”. Se contabilizan de a miles de personas. En la lista de adherentes figuran Cristian Miño, de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT); la federación de cooperativas textiles La Alameda, de Gustavo Vera; Barrios de Pie, de Daniel Menéndez; la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), que animan Juan Grabois y Esteban “Gringo” Castro; la Corriente Clasista y Combativa (CCC), de Juan Carlos Alderete; y la organización anticapitalista, antiimperialista y antipatriarcal “Frente Popular Darío Santillán”, entre decenas más.

Las dos sorpresivas incorporaciones a la movida “antireforma” que se gesta provienen de sectores institucionales centenarios de la Argentina. Por un lado, la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), con su nuevo presidente Oscar Ojea. El obispo de San Isidro y máximo responsable de la administración de los fondos de Cáritas cuenta con el respaldo de Jorge Bergoglio para la tarea. Con la misión de alcanzar consensos, será una pieza clave para la “Resistencia” en la disputa con el Gobierno por la nueva de ley laboral. La masiva celebración de una próxima fecha religiosa evidenciaría la postura.

La segunda anexión sorpresiva la dio el radicalismo díscolo. “Es un retroceso de 100 años”, sentenció el diputado nacional Ricardo Alfonsín sobre el proyecto del oficialismo. “No sólo no se genera más empleo, sino que se genera empleo de baja calidad”, describió el rebelde de la UCR, alejado de la conducción partidaria aliada a Cambiemos. Por ahora, se conoció el otrora rechazo a la reforma del presidente de la Convención Nacional del radicalismo, Jorge Sappia“Es una aberración”, sintetizó. Se escucharán más voces en contra.

Cuando las protestas se echen a rodar también se espera la afiliación de partidos o frentes opositores, como FIT o Izquierda al Frente, de los sindicatos que integran el MASA, del Movimiento Obrero Santafesino, los organismos de Derechos Humanos, entidades pymes, agrupaciones estudiantiles, de intelectuales y demás congregaciones contrarios a este tipo de cambio en la legislación laboral.

Aunque cerca de Moyano consideran que todos los apoyos son contundentes, hay uno que desvela: Cristina de Kirchner. Al menos dos fuentes consultadas por este medio para esta nota coinciden que la “Resistencia” a la reforma une a muchos, que la referencia sindical es el jefe camionero, la política el Papa, y que una “venida al pie” de la ex presidente es bienvenida. Los aspavientos tuiteros no indican lo contrario”.


Noticias del frente sindical

noviembre 16, 2017

reunión

Advertencia: No tengo información razonablemente completa. Es que la ofensiva macrista que comenzó después de las PASO está produciendo hechos y noticias -no es lo mismo- frente a los que el resto del espacio político (y el sindical, y aún el empresario) tarda en reaccionar.

Igual, me siento obligado a volcarles la que tengo a esta hora, para empezar a pensar y debatir estrategias. Es la que está en las redes sociales, porque los celulares del triunvirato cegetista y los de sus colaboradores inmediatos no están contestando llamadas.

Según C5N -¿quién está ahora a cargo?- Jorge Triaca, el ministro de Trabajo, anunció que habrían llegado a un principio de acuerdo con la CGT, en la sede de la Sociedad Rural Argentina, sobre las reformas a la legislación laboral que se enviarán al Congreso. Sujeto a correcciones, estos serían los cambios que afectan los derechos de los trabajadores:

“Tercerizados:

– Ya no podrán reclamar accidentes ni derechos a la empresa que contrata a su empleador.

– Ésta, la empresa que terceriza algunas tareas en otra,ampoco se hace cargo si no le pagan el sueldo al tercerizado.

Indemnizaciones:

– Rebaja de la indemnización por despido sin causa (No entra aguinaldo, horas extras, comisiones, premios, compensaciones, celular, prepaga)

– No se podrán reclamar más los aportes impagos.

– Se crean “fondos de cese laboral” (autoindemnización)

Banco de Horas

El empleador deberá abonar al trabajador que preste servicios en horas suplementarias un recargo del 50 % calculado sobre el salario habitual si se trata de días comunes y de 100 % en domingos y feriados.

Creación de la categoría del trabajador independiente

El trabajador independiente que cuente con la colaboración de hasta 4 trabajadores independientes para llevar adelante un emprendimiento podrá acogerse a un régimen especial unificado que contemple para estos últimos el aporte individual de una cuota mensual que comprende la totalidad de los aportes a la seguridad social.

Por su parte, Gabriel Fernández, de la Señal Medios y Prensa Sindical, un periodista serio y estrechamente vinculado a la Corriente Federal de los Trabajadores, informa a su vez:

Hasta ahora, los datos son los siguientes: el gobierno admitió reformular 14 puntos objetados por el triunvirato de la CGT en la propuesta de Reforma Laboral. Esto llevó al Ministerio de Trabajo a indicar la existencia de “consenso” hacia un proyecto de Ley.

A pesar de insistir para tener la versión de la cúpula cegetista, hasta esta hora no hemos obtenido respuesta. No recibimos comunicado alguno desde la dirección de esa central.

En tanto, en el resto de la entidad, incluido Consejo Directivo, Regionales y sindicatos adheridos persiste el rechazo integral a la propuesta oficial. En síntesis, Corriente Federal de Trabajadores y moyanismo, condenan la iniciativa.

Frente a este panorama ¿es posible una ruptura? Por las consultas realizadas podemos afirmar que si el triunvirato suscribe algún acuerdo que no contempla la opinión del resto de los gremios, es posible“.

Mi preocupación entonces no tiene que ver con los términos de la negociación en sí. Pues hasta ahora no hay certeza de lo que se consiguió y lo que se podía conseguir. Ni comparto la indignación de la militancia política, no sindical, que le pide al gremialismo la firmeza que ellos muestran, en sus declaraciones. O en las redes sociales.

Lo que se está definiendo es una relación de poder. Con el Partido Justicialista, con todas las fuerzas políticas que pretenden ser de masas en estado de vida latente, en el mejor de los casos, los sindicatos son las únicas estructuras del campo popular. Su debilidad es la debilidad de las mayorías.


Hoy postea La Cámpora

noviembre 15, 2017

Aclaremos. No es que esto lo escribió “La Cámpora”; no es un documento de la orga. Es el posteo de un compañero, Manuel Saralegui, que milita en La Cámpora, en la C.A.B.A. Y pienso que ahora que en el peronismo resucita el género epistolar, y en el bando de enfrente el todavía más viejo de las denuncias, está bueno que algunos, jóvenes, vuelvan a levantar los blogs como alguna vez fueron, el planteo tranquilo y decidido de una estrategia de la que el que escribe está convencido.

Es un texto algo largo, que copio íntegro. Vale la pena que lo lean. Y agrego mi comentario al final. Por supuesto.

La política contra el fatalismo

Las olas del destino
a esta playa te trajeron.
La madera está partida
ahora es tiempo de tallar
navegante, tu canoa.
A navegar el abismo!
A navegar el silencio!
A navegar tempestades!

Como en toda etapa política, gana quien caracteriza mejor el contexto y actúa en consecuencia. Se trata de calibrar bien la brújula (o el astrolabio), de poder leer en distintos planos: en la sociedad, en la economía, en la política, en la cultura. Entender el juego en el que estamos y lo que viene por delante. Una definición de conducción política en términos juanperonianos clásicos: ver base para apreciar, apreciar base para resolver, resolver base para actuar. Con el corazón mantenemos las convicciones, con las neuronas tratemos de ver dónde estamos parados.
.
Las olas del destino nos trajeron hasta acá. Al escenario de los tercios asimétricos. Un tercio macrista que nos odia, un tercio kuka y peruca que nos ama, y entre sí mucho no se quieren. Pero el odio anti-Cristina (etapa superior del gorilismo según Asís) se expande con más potencia más allá de su tercio que el nuestro. El voto anti-Cristina es más pragmático y menos afirmativo que el voto anti-Macri (véase la migración de 1País a Cambiemos de PASO a Generales en PBA). La avenida del medio existe, pero es una calle de una mano que dobla siempre a la derecha. AntiK es más fuerte que AntiM, y en un balotaje perdemos por paliza. Por ahora.
.
En este 2017 que va terminándose, perdimos las elecciones y el gobierno las ganó. Eso da cuenta de una cierta correlación de fuerzas y a la vez modifica la correlación de fuerzas existente. Ahora bien, pido encarecidamente que no seamos fatalistas. Resignarse a que el kirchnerismo está condenado a ser una eterna minoría en un ciclo macrista interminable (Vidal 2023, Larreta 2031, y así); o esperar la hecatombe al estilo “cuando les llegue al bolsillo” o “cuando vuele todo por los aires” ahí sí vamos a volver, son formas del abandono de la política. Néstor y Cristina nos devolvieron la política, no la entreguemos por favor. Es todo lo que tenemos.
.
Arranca un nuevo capítulo de la larga historia política argentina, el camino al 2019. La última línea de ese capítulo dirá si en Balcarce 50 sigue la oligarquía o vuelve el pueblo. Si le acertamos al diagnóstico, si actuamos con precisión, podemos crecer, consolidarnos, dar peleas, ganar. GANAR. Se puede ganar.
.
No hay unidad sin incentivos
.
Arranquemos por el tema del peronismo. ¿Hay algo que endulce más el oído peronista que la palabra “unidad”? ¿No cantamos con fuerza “todos unidos triunfaremos”? Sí, las matemáticas pos-electorales nos dicen que si sumamos los números (por ejemplo) de Cristina, Massa y Randazzo en la última elección en PBA, nos da la misma cantidad de votos que el 54% de 2011. Si tan sólo fuera tan simple. Incluso una improbable unidad dirigencial no significa necesariamente una unidad de los electorados, algo que suele repetir Abel Fernández.
.
Dicho simple y sencillo: no puede haber unidad entre proyectos políticos incompatibles. No es cierto que todos los sectores del peronismo tengan incentivos para la unidad. Esto no es un juicio de valor, cada cual atiende su juego, pero es un hecho insoslayable para el análisis. Algo de eso trata de decir Julio Burdman. Un gobernador peronista por ejemplo, primer mandato, le toca compartir sus cuatro años de gestión en tándem con Macri. No lo eligió así, pero le tocó. En 2019 puede renovar, quiere renovar, y se encuentra ante un dilema: ¿juego a ser opositor, parte de una fórmula anti-Cambiemos competitiva, salgo fuerte a confrontar con este modelo? Claro, si las elecciones nacionales y provinciales fueran el mismo día, las boletas presidenciales “arrastran”. Pero si yo desacoplo, hago las provinciales ponele en mayo del ‘19, podría jugar a “ganan los oficialismos”. Quizás me convenga eh. Cierro con Frigerio, me tiran unos mangos, no me hacen mucho quilombo con la reforma tributaria, me dejan endeudarme… después en el 2023 vemos.
.
Repetimos: no hay unidad posible entre proyectos políticos incompatibles. Unidad Ciudadana nace de un diagnóstico: así no se puede seguir. Demasiado es el daño, demasiado es el dolor. Debemos cambiar de rumbo y volver a tener futuro. Lo antes posible. No hay lugar para especulaciones, para banquemos y vemos en el 23, para replegarse y dejar que el ciclo macrista siga su curso, para que la sociedad se agote de los globos, para hacerse los boludos. Hay que decir que no, sin matices. Este diagnóstico no es compartido por todos los sectores del Partido Justicialista, por decir algo.
.
La posición kirchnerista
.
Con @alesiahurtado solemos bromear que en los años impares (sí, los electorales) se lee a Perón y en los años pares se lee a Cooke. Ahora que arranca el ’18 vayamos entrándole al Bebe:

El origen del descontento [de las bases peronistas] no es por lo tanto la violencia del régimen, son las sospechas sobre la aptitud del Movimiento para doblegarlo. Los presos, los torturados, los muertos, las innumerables jornadas de combate, testimonian nuestro coraje ante la adversidad: también despiertan interrogantes sobre si no estaremos malogrando tanto sacrificio.Hay muchos de nuestros compañeros que relegan esas inquietantes intuiciones, resistiéndose a admitir el deterioro de las viejas certidumbres. Otros se tranquilizan oponiendo la convicción de que, pese a todos los obstáculos, a la larga el pueblo vencerá. Pero este fatalismo optimista no es más que otra forma de autoengaño: nuestros compromisos son con esta época, sin que podamos excusarnos transfiriéndolos a generaciones que actuarán en un impreciso futuro.La historia no es nítida ni lineal ni simple, la Argentina de hoy es un ejemplo de sus complicaciones y ambigüedades. La presencia del peronismo impide que las clases dominantes gocen tranquilamente de sus privilegios usurpados: es por sí misma, la prueba de la decrepitud del régimen, de su ineficacia para resolver los problemas del país (Nota: aunque habría que considerar sus formas de prolongación y reciclamiento para mantenerse). La inquietud prevaleciente responde a la impresión de que nuestros objetivos finales se hallan en una brumosa lejanía, que nuestros esfuerzos cotidianos no parecen acortar.Dicho de otra manera: entre los anhelos de tomar el poder y los episodios de nuestra lucha, no se ve la relación de una estrategia que avance hacia los objetivos últimos. Se organiza lo táctico, pero sin integrarlo en una política que, por arduo que sea el camino que señale, presente la revolución como factible, como meta hacia la cual marchamos. No más que eso necesitan las masas, pero no con menos se conformarán“.

Apuntes para la militancia (1964)

Es que nuestro movimiento popular – y el Peronismo en primer término – se debate en medio de contradicciones ideológicas que no reflejan las reales contradicciones de la sociedad argentina. La esencia del drama de nuestro Movimiento es que, mientras su único destino y su única chance de sobrevivencia está en reconocerse como una fuerza de extrema izquierda, sufre las influencias de la propaganda reaccionaria que desata desde afuera y desde adentro de su propio seno“.

 Carta a Hernández Arregui (1961)

Las palabras de Cooke irradian sobre el presente. El malestar de sentir que quizás nuestros esfuerzos no logran dar vuelta la taba, de percibir que por mucho que luchemos el macrismo se impone sobre nosotros. Frente a eso, dice Cooke, el error es asumir posiciones fatalistas, que a su vez son funcionales a los sectores burocráticos que no desean, no se animan, no les conviene enfrentar plenamente al régimen.

Lo que en su momento Cooke llamó “extrema izquierda”, probemos reemplazarlo por la palabra populismo. Si el peronismo desea ser una fuerza transformadora y con chances de gobernar para el pueblo nuevamente, debe persistir en sostener posiciones populistas. Rechazo de plano al supuesto consenso neoliberal; movilización de la sociedad en defensa contra esas políticas; construcción de mayoría popular. Para poder enfrentar el desánimo, requerimos certezas. Por suerte, Cristina nos las da. Unidad Ciudadana nos da certezas. Una semilla de esperanza política dijo ella el 22 de octubre a la noche. Aferrémonos a ellas, a Cristina, a nuestra fuerza militante y a la certeza de saber que tenemos la política.

Miguel Ángel Pichetto, por el contrario, dice que el peronismo debe retornar a un lugar de centro nacional (?), alejado de posiciones radicalizadas. Un peronismo moderado, moderno, que aprenda en espejo de la experiencia de Cambiemos. Es lo que pide Macri cuando lleva a Massa a Davos o Marcos Peña cuando da entrevistas. No recuperamos la política para ser centros moderados. El peronismo será populista y transformador o no será nada. Si te mimetizás, te comen los de amarillo. Las posiciones radicalizadas son simplemente la defensa del pueblo y de la Patria contra el neoliberalismo arrasador. A diferencia de otras épocas, no hay terceras posiciones. Populismo o neoliberalismo.

¿Podemos construir una unidad partidaria por ejemplo con sectores no populistas? ¿Con sectores que claudican ante el consenso ajustador? No, no se puede. No se debe. Debemos persistir en las posiciones kirchneristas en un contexto neoliberal. Decir que no, que otro país no sólo es posible sino necesario. Y construir desde ahí.
.
Unidades tácticas
.
Cristina va a asumir una banca en el Senado de la Nación. La nueva correlación de fuerzas que dieron las elecciones se plasmará en las distintas legislaturas a partir del 10 de diciembre. Y sin embargo, en este impasse donde siempre los oficialismos aprovechan el desfasaje para mover fichas (recordar 2009), el macrismo ha decidido empernarnos con el combo de megarreformas ajustadoras asesinas de derechos y una brutal campaña de encanamiento y persecución a compañeros que fueron piezas claves de nuestro gobierno popular. De paso, también encanan un pibe por un tuit, candidates del FIT, y alguna otra magia digna del onganiato por deporte.
.
Más que la unidad del peronismo, lo que la etapa requiere son unidades tácticas en frentes concretos. Dos ahora en lo urgente:
.
1) Unidad contra la persecución requiere voces, pluralidad y fuerza política. Decir que el estado de derecho cruje es correcto, pero parecería no mover el amperímetro así en abstracto. Cuando un no kirchnerista denuncia el avasallamiento de las libertades civiles (de Myriam Bregman a Pichetto, sí el mismo Pichetto de arriba), sirve y suma. Necesitamos masa crítica en la sociedad civil y mucha pluralidad. No importa si nos cae bien o nos cae mal, si vota como vota o arregla con quien arregla. Defender la democracia entre todos.
.
2) Unidad contra las reformas brutales del gobierno requiere lo mismo: voces, pluralidad, fuerza política… y bancas. El movimiento obrero es clave en esto: CLAVE. Persistir en posiciones kirchneristas no es insultar a la CGT, ni buscar traiciones anticipadas. Es aunar esfuerzos en función de un frente y un objetivo concreto: “Las reformas no pasarán”. No pueden pasar, no deben pasar.
.
Las unidades tácticas son tácticas. En la 1) te juntás con Pichetto. En la 2) no. No se trata de cerrar acuerdos macro con dirigentes que se digan peronistas pero que no tengan contenido alguno. No hay unidad sin conducción, no hay unidad sin proyecto político común, no hay unidad sin vocación transformadora. Si Felipe Solá quiere volver, está invitado, ojalá que lo haga. Pero volverá a un peronismo que sea contundente y transparente hacia la sociedad sobre su rechazo a las políticas neoliberales, o no tendrá ningún sentido. Una unidad que desdibuje las posiciones populistas generará confusión, quiebres internos, desánimo.

Ser oposición

El momento político requiere ser opositores. Ese es el lugar que la sociedad le ha asignado a Unidad Ciudadana en las urnas. Somos una fuerte minoría opositora, que representa votantes que pretenden que digamos que no al ajuste y el cercenamiento de las libertades, que esperan que levantemos la voz, que les demos voz, que hagamos fuerza, que articulemos y demos las batallas que hay que dar. Tenemos que ser los mejores opositores, tenemos que dar orgullo a nuestra base de sustentación, transmitir certezas.
.
El Coqui dice que estamos en una etapa de “acumulación opositora”. Ensanchar la base electoral y organizativa de aquellas personas que digan que no al neoliberalismo macrista. Cada derecho que serruchan, cada ajuste que hacen, cada “traspié” que se comen; cada uno de esos nos da un margencito para explicar, para politizar y desnaturalizar el consenso ajustador. No se trata de hacer política de identidad, sino de tomar cada ajuste como si fuera el primero. En cada una de las mierdas que hace el gobierno está el corazón de su perversidad. Hay que ir explicándolas de a una, no suponer que toda la gente ve la concatenación que arranca con Martinez de Hoz o con Bernardino Rivadavia.

Ser oposición es leer aquello que el macrismo es incapaz de representar y de resignificar para sí. Leer la agenda antimacrista de la sociedad, buscar donde su modelo hace agua. Ser la calle, la voz y el voto de todo eso.

Hace largos meses, cuando Alberto Rodriguez Saá anunció su alianza política con Cristina Kirchner (inesperada y feliz), lo entrevistaron para Página/12. El Alberto decía que el polo opositor que debían construir desde el peronismo con Cristina debía tener un programa. El periodista pregunta:

–Usted habla de programa, pero, por qué no me dice cuáles son los puntos imprescindibles que deben estar allí.–Mire, es refácil, refácil. Sólo basta con sacar el archivo de fotos de las marchas de marzo, la de los docentes, la de la CGT y la de las mujeres y en los carteles que allí se ven están los puntos principales del programa que debemos tener. Copiar y pegar, no es difícil. Trabajo digno, ni una menos, paritarias, etc., etc.

Es refácil. Refácil. Hacer política. Leer el contexto. Ver base para apreciar, apreciar base para resolver, resolver base para actuar. Como nos enseñaron Juan Perón y Néstor Kirchner. No ser macristas. Ser kirchneristas. Ser antineoliberales. Persistir en las posiciones, acumular, no claudicar. Navegar tempestades. Cristina marca el camino. Vamos”.

Mis diferencias: No me convence “Unidad Ciudadana”. Empiezo reconociendo que como proyecto político parcial ha sido exitoso: el 37 % de los votos válidos en la provincia de Buenos Aires es una base de poder importante. Y no vale la pena argumentar que tiene esos votos porque la candidata era Cristina Kirchner. Seguro ¿Y? Ella está hoy en U.C. Además, es patético tratar de convencerse que CFK no tendría votos en otros distritos ¿Alguien puede creer que el 20 + % de Unidad Porteña son por Filmus?

Entonces, U.C. es un buen punto de partida para Cristina… en el seno del peronismo. Fuera de él, no tiene chance de ganar. Ni siquiera en Santa Cruz. Y el peronismo, sin los votos que hoy la acompañan, o se suman por su figura, no podría ganar en muchas provincias. Ciertamente, no en la Nación.

La unidad, entonces, es tan necesaria como difícil. Me arriesgo: no se va a conseguir con buena voluntad y baños de humildad. Hay poco de eso en plaza. Pero dentro de un año, o muy poco más, ya habrá una idea bastante clara de quién tiene mejores chances para sumar votos. Y ese es el argumento decisivo en política.

Queda para otra oportunidad la discusión teórica con Manuel. Pero no resisto a plantear algo: Perón y Cooke no son para años alternados. El Bebe fue alguien muy importante en la historia y en el pensamiento peronista. Pero como estratega,  el hecho es que Perón descartó la que proponía y siguió otra. Que es la que lo devolvió a la Patria y al poder.

Ojo: Tengo claro que no son pocos los que se identifican, a la distancia, con ese camino cookista, que sienten más… revolucionario. Hay algo de eso en la discusión actual. Pero hay que recordar que el pueblo se identificó con Perón.


A %d blogueros les gusta esto: