La cuestión catalana

pintura catalana

Este es un tema en el que corresponde decir desde dónde se habla. El autor de este blog tiene tan poca simpatía inicial con la idea de una “nación catalana” como con la de una “nación mapuche”. Me defino a favor de fortalecer los Estados nacionales -por razones muy prácticas, además de la identidad y las emociones: son la única protección que pueden tener los individuos (los que tienen un patrimonio neto inferior a los mil millones de dólares, por lo menos) y las comunidades, frente a las fuerzas impersonales y despiadadas de la globalización.

Y los mini estados resultan ser una forma de debilitar a los Estados nacionales, porque su viabilidad depende del apoyo de Potencias ajenas. O en el caso catalán -o en el escocés, why not?- que la Unión Europea, y la NATO, los acepten/toleren.

Planteado esto, debo agregar que esta consecuencia negativa de las aspiraciones nacionales de una comunidad histórica o lingüística no es insuperable: Por ejemplo, hasta ahora la condición de Estado Plurinacional no ha debilitado la cohesión de Bolivia. Las generosas concesiones a los innuit y otras de las “Primeras Naciones” no fracturaron a Canadá; incluso, parece que están manejando la grieta mucho más peligrosa entre “anglos” y francocanadienses.

El problema básico es que la ocupación tradicional de los Estados Nación, la que les daba cohesión, la guerra (como ven, que esté a favor de ellos no significa que tenga una visión idílica de su historia) se ha hecho demasiado destructora en los tiempos modernos. Si encima de eso los Estados renuncian a la responsabilidad de garantizar un bienestar decente y la diginidad del trabajo a sus pueblos… las tensiones se descargan por algún lado.

Hoy ni el comunismo ni el fascismo motivan a multitudes a matar y morir por ellos. Tampoco la religión, salvo en algunos sectores del mundo islámico y, aparentemente, el budismo theravāda, en Myanmar. El nacionalismo, la idea, real o fabulada, de una comunidad lo logra. Sobre todo, como siempre, en los jóvenes. Ser un lonko weichafé es mucho más satisfactorio que ser un repositor en un supermercado.

Eso sí, la situación es ciertamente más grave en Catalunya que en Chubut. En mi opinión, que comparto con muchos, la responsabilidad mayor es del oportunismo miope y la estupidez del gobierno de Rajoy y de casi toda la clase política española. Incluyendo la catalana. Y eso que sus fuerzas de seguridad no les “tiraron” un desaparecido. Como no es un problema lejano ni sin consecuencias para nosotros, quiero acercarles un enlace a La Vanguardia, que desde Barcelona va a dar una visión razonablemente completa, minuto a minuto, de lo que está pasando.

Para equilibrar mi punto de vista -soy bastante ecuánime cuando se trata de un problema en el que no participo- enlazo esto de Miguel Salas, una elocuente defensa de la “rebelión catalana”.

Y copio esto de hace algunos días de Enric Juliana, que me parece un resumen sensato. Todo lo sensato que se puede ser en un tema donde juegan las emociones y las pulsiones.

Primero. La actuación más contundente que se ha llevado a cabo en España contra un gobierno autónomo, por motivos políticos, tiene lugar pocas horas después de que la línea del Gobierno sobre Catalunya haya sido derrotada en el Congreso de los Diputados. Las acciones judiciales y policiales que en estos momentos tienen lugar en Barcelona no cuentan con el respaldo explícito del Congreso. La política española está entrando en una peligrosa fase de excepcionalidad sin el visado del Parlamento. La legislatura puede quedar totalmente bloqueada según cómo evolucionen los acontecimientos.

Segundo. Se está produciendo un salto cualitativo en la protesta catalana, que el poder ­central parece ignorar o menospreciar. La intervención económica de la Generalitat –sin pasar por el Parlamento–, las detenciones y los registros están generando una ola de indignación que sobrepasa los límites sociales del independentismo. El caudal de la protesta se está ensanchando. Aun cuando están en desacuerdo con sus gobernantes, la gran mayoría de los catalanes siente un fuerte apego por la Generalitat. Es la historia del país y es el legado de Josep Tarradellas. Hace ahora cuarenta años, con el presidente Tarradellas regresó la institucionalidad catalana. La nación representada por una institución. Los pasados días 6 y 7 de septiembre, los independentistas cometieron el inmenso error de forzar la institucionalidad catalana en el Parlament. Aquel día, perdieron. Mucha gente se acostó abochornada. Dos semanas después, el aparato del Estado agarra la institucionalidad catalana por la solapa: ahogo económico de la Generalitat –sin debate en el Congreso–, detenciones, setecientos alcaldes imputados… Se está activando en Catalunya un reflejo defensivo que sobrepasa el recinto soberanista.

Tercero. La ampliación del canal de la protesta puede estar desdibujando algunas fronteras emocionales entre independentistas y no independentistas. Este nuevo fluido puede incrementarse en los próximos días, según cuáles sean las decisiones del aparato del Estado. Las cosas podrían cambiar de signo si la mayoría soberanista en el Parlament cede a la tentación aventurera y se lanza a una declaración unilateral de independencia. El día 1 de octubre se está perfilando como una gran jornada de protesta. Muchos de los centros de opinión de Madrid son asombrosamente insensibles a la dinámica profunda de los acontecimientos. Catalunya puede estar entrando en el ciclo histórico de su separación de España ante el insensato aplauso de las tertulias madrileñas. Un ciclo histórico no necesariamente corto. El día en que el independentismo alcance una adhesión del 60% no habrá Guardia Civil que lo pare.

Cuarto. Se están contraviniendo algunos de los consejos sabios que ha recibido el Gobierno español en los últimos dos o tres años. Michael Ignatieff, federalista canadiense, declaraba lo siguiente a El País hace diez meses: “¿Se sienten los catalanes una nación? Por supuesto. Sería estúpido, o al menos mal aconsejado, negar esa evidencia. El objetivo es conquistar y retener la lealtad del sector moderado de la población que se siente orgulloso de su identidad, de su lengua, y que se siente distinto del resto de españoles, pero aun así quiere permanecer en España”.

Quinto. Ayer hubo protestas en diversas ciudades españolas. Madrid, todo el Arco Mediterráneo, el País Vasco, Galicia, Andalucía… Españoles preocupados por el futuro de su país. Hay en estos momentos una gran inquietud ante las imágenes de Barcelona. La reacción popular en Barcelona tiene el grosor de las crisis de Estado. El Gobierno no puede renunciar al cumplimiento de la ley y de la Constitución, pero tiene la obligación de ofrecer perspectivas de salida. No hay autoridad sin horizonte.

Sexto. El Partido Nacionalista Vasco, pieza imprescindible de la actual mayoría presupuestaria, se está alejando del Gobierno. No quisiera hacerlo, no le interesa, pero la dinámica de los acontecimientos le empuja en esa dirección. El PNV estará en la asamblea de parlamentarios que Podemos convoca el domingo en Zaragoza. Hace un mes, ese escenario era imposible. Rajoy podría prorrogar los presupuestos actuales, pero se enfrenta al riesgo de una legislatura definitivamente muerta.

Séptimo. Hay muchas preocupación en los principales gobiernos europeos y en Bruselas. No les gusta nada la dinámica en curso“.

19 Responses to La cuestión catalana

  1. Memo Rioso dice:

    Abel, si yo mal no recuerdo el Imperio Otomano mantuvo unidas sus nacionalidades con un uso discreto de la cimitarra pero cuando se presentaron problemas que venian de afuera… las nacionalidades eclosionaron y las matanzas tambien para mantener armado lo que habia sido mal parido siglos antes.

    No será otro el destino de Bolivia (lo del Tipnis fue un anticipo) ni el de Argentina si seguimos financiando la emergencia de los “pueblos ancestrales”

  2. Carpe Diem dice:

    Y si, yo creo que la fabulosa necedad del gobierno español puede revivir una causa que iba a vía muerta. La inviabilidad de una independencia catalana a como de lugar sólo puede ser superada por la irracionalidad de una reacción del gobierno central que termine uniendo a todos contra él.

    Como principio general a mi me parece que, aún en un estado como el español con fuerte reconocimiento constitucional a las autonomías regionales, la posibilidad de abandonar la entidad política que constituye la suma de todas las partes, debe estar conformada por dos elementos ineludibles:
    1. La conformidad de una mayoría calificada de los ciudadanos de la entidad política cuya escisión se propone.
    2. La aceptación, también de una mayoría calificada, de los ciudadanos del resto del estado que sufriría dicha escisión.

    Para el caso concreto, debe una clara mayoría de catalanes estar dispuestos a dejar de ser españoles. Y una mayoría de los españoles no catalanes, debe estar dispuesto a aceptarlo.
    Si falta alguno de esos elementos, la separación no debería poder prosperar.

  3. Jose dice:

    “la condición de Estado Plurinacional no ha debilitado la cohesión de Bolivia” ¿Excepto con el petróleo del Tipnis?

  4. David (idu) dice:

    La realidad es lo que es.

    Tengo un texto que me divirtió mucho escribirlo, que es una crónica del año 2043: “Clima 4 – 1000 países”.

    No solo Cataluña, sino también País Vasco, Galicia, Al Andalus… (y eso solo en España)…

    Tiempos donde todos están felices (y separados). Bajo la inspiración de “Un Mundo Feliz” de Aldous Huxley.

  5. Jorge dice:

    Los Catalanes se sienten CATALANES, el Referéndum se debe llevar a cabo y en caso de ganar el Si, habrá que dialogar con el Gobierno Central, no hay otra. Está interesante la reflexión del Portugués Sousa dos Santos en el Pág.12 de hoy

  6. Capitán Yáñez dice:

    Por vía paterna no soy catalán sino mallorquín, que viene a ser algo así como… catalanoide (mi abuelo mallorquín y una vecina barcelonesa se entendían perfectamente hablando cada uno su idioma, o dialecto… o lo que fuere, que eran casi iguales). Mi abuelo se consideraba español, así que no heredé nacionalismo alguno de su parte, y tiendo a coincidir en el asunto de los estados nacionales. Ocurre que las inmundicias que propalaron los diarios madrileños (nada muy distinto a los nuestros contra Cristina) en los últimos tiempos contra el referendum casi que me han hecho simpatizante de los “rebeldes”…

  7. Pedro dice:

    Un pueblo que valora su libertad necesariamente valora la libertad de los demás pueblos. La reacción del Estado español y frente al fenómeno tan sencillo de un pueblo que sufraga su propia representación política deja en evidencia su ignorancia sobre el tema en cuestión.

  8. Nando Bonatto dice:

    He publicado en el Blog.al igual que los hizo Juan Salinas, una entrevista a Julio Anguita,el ex dirigente de Izquierda Unida,opinar sobre el tema con un sentido práctico muy concreto donde subraya la estupidez e hipocresia de Rajoy.Coincido que hoy el separatismo catalan como el vasco va en sentido contrario de los intereses mas populares y progresistas ( en el buen sentido de la palabra que me cago en el progresismo berreta)

  9. Uno dice:

    Hay un componente nacionalista tradicional, pero también muchas heridas no cerradas de la guerra civil. Así como acá muchos peronistas añoran la Constitución de Peron y destacan que la actual está basada en el golpe del 55, por allá muchos no pueden olvidar que la Constitución actual de España es heredera del franquismo y la monarquía por él reimpuesta. Por eso creo que de alguna forma este pedido de independencia tiene mucho de memoria republicana.
    También coincido con Yañez en que juzgando las idioteces que se leen en El País y El Mundo, y la reacción incendiaria del gobierno Madrileño da ganas de apoyar la independencia, aunque la postura que más me convence es la de Podemos, básicamente, España unida y republicana (aunque no siempre lo puedan decir abiertamente) pero dejen votar a los catalanes y los convencemos negociando.

  10. guillermo p dice:

    No conozco ni he vivenciado el tema catalán por lo que no tengo opinión formada auque no siento simpatía por la idea de una balcanización de España (no creo que convenga a nuestros intereses) Aunque hoy sea parte de la UE pienso que su destino está como desde Felipe II en América.

    Pero como señala Ud. Abel viene a cuento el tema mapuche (auraucanos para los españoles) sobre el cual vengo reflexionando (como puedo, obvio) desde hace mucho por haber vivido en Neuquén y conocido de primera mano entre otras cosas las políticas de salud y educación que implementara el gobierno de los Sapag (de los que nadie podría sospechar que fueran revolucionarios o separatistas) tendientes a reafirmar una identidad “neuquina” en los n.y.c., los “ancestrales”, la migración interna y la chilena.

    Un breve repaso histórico, con mis limitaciones en la materia, nos muestra que el Imperio Incaico fué detenido en la conquista (sangrienta como corresponde a todo imperio que se precie) en el sur de lo que luego fuera la Capitanía General de Chile (y probablemente debido a la lejanía de sus líneas de abastecimiento del Tahuantisuyo) por los mapuches.
    Montada sobre ese imperio, la conquista española se topó con la misma encarnizada resistencia de la que Lautaro fuera un ícono (una de cal y una de arena también lo sería Valdivia), y cuya bandera sirviera como inspiración a O’Higgins pára crear la actual de Chile en 1817.
    “En 1641 se produce un hecho insólito en la historia de las conquistas españolas en América: el gobernador de Chile, Francisco López de Zúñiga, acuerda en parlamento con los principales caciques mapuches el reconocimiento de estos como una entidad soberana, con derecho a ocupar una parte del territorio de la Capitanía General de Chile, con límites definidos y precisos que los españoles se comprometían a respetar, teniendo así la nación mapuche un reconocimiento formal por parte de los conquistadores. A cambio los mapuches se reconocían súbditos del Rey de España.” “http://www.tierraspatagonicas.com/pueblos-originarios-de-la-patagonia-i/

    La posesión de esa región del sur chileno resultaba estratégica a España para evitar el reabastecimiento de navegantes y piratas y de esa manera controlar el Océano Pacfico, el que pasó a ser el “mare nostrum” español. Prueba de esto son las fortificaciones en Niebla (Valdivia) análogas al resto de fortificaciones en el Pacífico americano. El reabastecimiento en el litoral Este del sur de América resultaba imposible por las condiciones geográficas y la ausencia de población sedentaria para realizar los intercambios.
    Estas cuestiones me parece que deben ser consideradas al momento de contemplar hipótesis NO CONSPIRATIVAS de los riesgos de la creación de una Nación Mapuche antes de la consolidación de una Nación Latinoamericana (Ibero, mestiza, hispana o como se prefiera llamar).

    A su vez la “etnia?” mapuche controló tribus al este de la cordillera (pehuenches, tehuelches,picunches, hulliches, pampas ranqueles etc) en el largo proceso conocido como “araucanización” de la Patagonia (siguiendo la lógica guerrera) y que culmina con el llamado “Emperador de la Patagonia” Calfucurá (el abuelo de Ceferino Namuncurá, mapuche él, hijo de chilena) que en sus enfrentamientos y negociaciones con el Brigadier J.M.de Rosas le suministrara tropas para la batalla de Caseros.

    Otra cuestión a considerar es la situación mapuche del otro lado de la cordillera que es muchísimo más aguda y grave que la nuestra.

    Por otra parte como señalan algunos “originarios” no se pretende confundir Nación con Estado. Lo que va en línea con el concepto de Estado Plurinacional en Bolivia que a diferencia de la opínión de otros comentarios de más arriba considero un paso gigante en la resolución de un legendario problema político. El riesgo en Bolivia es la pretensión de secesión de Santa Cruz que no tiene nada que ver con los pueblos originarios.

    Así como se respetó la autonomía de las 14 Provincias “Originarias” luego de encarnizadas luchas y que configuraron el Estado Federal de La Republica Argentina, tomadas las precauciones para evitar planteos separatistas creo que deben contemplarse aspiraciones y derechos de los argentinos mapuches.

  11. guillermo p dice:

    La lógica del exterminio debe terminar definitivamente.
    La nueva “campaña de desierto” dejémosla para la mentalidad e intereses de los bullrich (el candidato y la ministra).

  12. Gauchitogil dice:

    Siempre es mas facil resolver los problemas de los demas que los propios. Si una (o varias) provincia(s) argentina(s) quisiera(n) independizarse del resto,… que dirias ?
    Te recuerdo, por ejemplo, que hasta el 18 de Julio de 1830 la “banda oriental” era parte de nuestro territorio.

  13. David (idu) dice:

    Hay de todo: queremos dar la vida por las Malvinas, y apoyamos un “territorio sagrado” en la Patagonia.

    Incoherencias que tienen que ver con modas ideológicas.

  14. ricardo j.m. dice:

    iba a poner esto ayer y me olvide, aca esta

  15. Gauchitogil dice:

    Y que aprendimos de este video ? que Catalunya aporta a España mas de lo que recibe de España ? cuanto hace que sabemos que la Provincia de Buenos Aires aporta a la Nacion mas de lo que recibe de La Nacion Argentina ? Cuanto hace que la ley de coparticipacion habria que haberla hecho de nuevo de cero ? Y ni que hablar de los municipios, porque la gente no es idiota y migra hacia los distritos donde a lo largo de las decadas mas se recibe versus lo que se aporta. Son estas politicas sostenibles en el tiempo ? Cuanto aporta La Matanza para recibir lo que reciben sus ciudadanos ?
    Pero como siempre sabemos y opinamos mucho mas de España que de Argentina.

  16. […] que leyeron mi posteo anterior sobre el tema saben que tengo poca simpatía por los separatismos; la experiencia de nosotros los […]

  17. […] la cuestión catalana ya escribí (textos breves) en el blog, aquí, aquí y aquí. En el último, de lo que podíamos aprender de esta crisis los que estábamos […]

  18. Mariano T dice:

    Ahí hay varios problemas. De este lado de la cordillera los mapuches son minoría, salvo algunos pequeños enclaves. O sea que para cualquier reivindicación solo descansan en obtener la “culposidad” de los no mapuches (sobre todo en CABA), y localmente alguna clase de amedrentamiento sobre la mayoría de la sociedad neuquina o chubutense. No hay amenaza concreta de referendum, porque justamente son minoría. Y con el pintoresquismo de los “territorios sagrados” solo van a atraer a new age porteños, pero no a sus comprovincianos.

  19. […] empecé a comentar este tema en el blog, la víspera del plebiscito ensayado por los independentistas, hice claro desde dónde […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: