La cuestión catalana sigue

pintura catalana

Cuando empecé a comentar este tema en el blog, la víspera del plebiscito ensayado por los independentistas, hice claro desde dónde reflexionaba: “El autor de este blog tiene poca simpatía inicial con la idea de una “nación catalana”… Me defino a favor de fortalecer los Estados nacionales, por razones muy prácticas, además de la identidad y las emociones: son la única protección que pueden tener los individuos (los que tienen un patrimonio neto inferior a los mil millones de dólares, por lo menos) y las comunidades, frente a las fuerzas impersonales y despiadadas de la globalización“.

También dije que consideraba responsables del agravamiento de un problema real al oportunismo miope y la estupidez del gobierno de Rajoy y de casi toda la clase política española, incluyendo la catalana.

Después… tuvimos el episodio de ópera cómica de la declaración en suspenso de independencia y la huida de Puigdemont. Pero sería un error creer que si un proceso histórico se expresa en algún momento en hechos o personajes ridículos, es ridículo. Una encuesta -incierta como todas, pero que como todas las que están bien hechas indica estados de ánimo- le da al independentismo una ajustada mayoría.

No sirve, sostengo, para pronosticar un resultado electoral. Pero sí muestra que un número significativo de los que votan ahí quieren irse de España. Como que hay otro número, también significativo, que no quiere irse de España. El problema sigue.

Por eso me parece interesante leer lo que tiene para decirnos el informado Fredes Luis Castro sobre el “nacionalismo pequeño estatal”. Luego amplío mi valoración del asunto.

Si hubo una Guerra Fría, los catalanes notifican al mundo la posibilidad de una Independencia Fría. La solidaridad de Bruselas con Rajoy, y el expreso pedido para que se respete el orden constitucional en un marco de unidad, revelan un temperamento cargado de contradicciones, emblemático de los tiempos que corren. La Comisión Europea, vértice de poder del proyecto democrático y liberal creado para trascender las fronterizas estatalidades nacionales, propicia la preservación de un régimen monárquico, en desmedro de un reclamo nacional comunicado por una mayoría ciudadana, cuya voluntad plebiscitaria es devaluada por un organismo que carece de legitimación electoral similar. La Unión Europea que admitió como asociados a los secesionados estados de Eslovenia, Croacia, República Checa y Eslovaquia, teme ahora que la independencia catalana fortalezca convicciones similares en Flandes, Valonia y el País Vasco, entre otros potencialmente convulsionados territorios.

Para Maggie Chapman, militante del Partido Verde Escocés y rectora de la Universidad de Aberdeen, Cataluña es uno más de los eslabones que encadenan una serie de eventos que surgen con el colapso de la Unión Soviética, incluyen la guerra de Irak del 2003 y escalan con la crisis económica del 2008, todos ellos socavadores de la legitimidad de las élites de las principales potencias globales. “Una expresión de la búsqueda de nuevas representaciones políticas se encuentra en la reafirmación del localismo y las reivindicaciones de las pequeñas naciones”. Chapman subraya el fracaso de los grandes Estados, al menos en la percepción y juicio de los hombres y mujeres que participan de estas entidades, como parte de alguna de las nacionalidades que los suelen componer.

La rectora de Aberdeen agrega algo mucho más interesante: un pasado imperial que edifica una nacionalidad basada en la cultura y legado del sujeto dominante, en el caso español Castilla (coteja e identifica el par Castilla/Aragón con el par Inglaterra/Escocia). Se trata de un nacionalismo genéticamente hegemónico, intolerante con las diferencias lingüísticas y culturales de sus naciones internas, y nostálgico del pasado imperial. De algún modo, parece sugerir Chapman, el plebiscito catalán intenta corregir, por la moderna vía democrática, una anomalía histórica, configurada por una integración forzada por un modelo imperial del siglo XVII, y mantenida no menos forzosamente por un estado multinacional post-imperial.

¿Es el nacionalismo pequeño estatal la fase superior del imperialismo? Temerario sostenerlo. Uno sospecha que aportar el 20% del PBI, recibir un tercio de las inversiones radicadas a nivel nacional, y contar con un porcentaje similar en las ventas externas españolas, son todos factores alentadores de ánimos autonómicos. En verdad, la pretensión catalana (y la interpretación de Chapman) parece adecuarse mejor al nuevo orden mundial fomentado por el cientista social Benjamin Barber, que estima que las interrelaciones que animan la globalización del siglo XXI son incompatibles con los Estados nación, organizaciones diseñadas para atender las demandas vigentes 400 años atrás. Barber cree en los pragmatismos de los ejecutivos subnacionales , no en las ideologizadas y desmesuradas ambiciones de las políticas públicas nacionales.

A riesgo de abusar con los adjetivos de temperatura, es dable conjeturar que la declaración de independencia fría de Cataluña es coherente con las tensiones que se producen en otras sociedades políticas, en tanto nuevo capítulo de una guerra civil fría, la que confronta a las poblaciones con aptitud para enriquecerse en la era global informacional versus los sectores -más o menos compatriotas- que carecen de la capacidad o las oportunidades (según los lentes de quien juzgue) para prosperar o siquiera alcanzar calidades dignas de existencia. Más allá de problemática europea, el rompimiento de estas solidaridades es asunto de primer orden, sobre el que deben tomar nota y reflexionar los decisores públicos de todo el planeta, mucho más los gestionan economías no industrializadas o insatisfactoriamente desarrolladas“.

Todos los nacionalismos, grandes y pequeños -incluso el nuestro- se basan en mitos compartidos. Pero la realidad del Partido Nacionalista Escocés tiene poco que ver con la de William Wallace, y el Madrid de hoy está muy lejos de esa Castilla donde “eran en poca tierra  muchos omnes juntados  de fambre e de guerra  eran muy lazerados“.

La dinámica de estos “pequeños nacionalismos” -como en el norte de Italia y en otras regiones de Europa- parece ser la de regiones y sectores prósperos que se niegan a pagar impuestos que, en la realidad o en su imaginación, van a ayudar a otros, “esos vagos”. Pues se autoconvencen fácil que su prosperidad se debe a una dotación genética superior.

En Argentina, en la América del Sur, este fenómeno tiene, hasta ahora, pocas manifestaciones geográficas (alguna en el sur de Brasil…). Pero en la sociología y en la política… Vaya si lo conocemos!

Con mi habitual enfoque práctico, tengo que decir que los militantes que acusen a los “separatistas sociales” de egoístas y de confundir sus intereses… seguramente se sentirán nobles y lúcidos, pero no conseguirán cambiar la conducta de nadie. La única fuerza poderosa aglutinante de las clases y las etnias -si no se tiene el control de las fuerzas armadas y de una policía secreta, que de todos modos no dura para siempre, como lo comprobó el Partido Comunista soviético- es un patriotismo sólido. Lo que Aldo Ferrer llamaba “densidad nacional”.

18 Responses to La cuestión catalana sigue

  1. victorlustig dice:

    Al pasar Abel, que los barcos enviados por Rajoy hayan entrado a BArcelona y Tarragona al son de Banderita, tema musical casi al nivel de Cara al Sol indica mucho, yendo al post la definicion de Castilla en su comentario no ha variado mucho

  2. Rogelio dice:

    Estimado Abel:

    Los problemas que se manifiestan en España, acá planteados como “la cuestión catalana” también se manifiestan en otras regiones de Europa y de otros continentes.

    También entre nosotros argentinos.
    La actual discusión sobre la reformas tributarias incluye en su agenda el tratamiento político o judicial de lo que se suele denominar “Fondo del Conurbano”. Y no es únicamente un problema tributario.

    En realidad, detrás de ese título se ocultan dos (2) cuestiones centrales que convierten a la ciudadanía de la provincia de Buenos Aires, especialmente la del conurbano, en una “Ciudadanía de segunda” o “Ciudadanía subordinada”.

    Subrepresentación y Subfinanciación
    Las dos cuestiones son:
    1) la subrepresentación política de Buenos Aires en el poder legislativo nacional;
    2) la subfinanciación de Buenos Aires a la hora de distribuir recursos fiscales.

    Ambas cuestiones, en conjunto, son componentes estructurales del sistema jurídico-institucional vigente (Pacto de Olivos, CN 1994) que se han agravado notablemente en lo que va del siglo.

    Cada vez que hemos planteado esta cuestión en el blog ha sido ninguneada o trivializada bajo el calificativo de “federalismo posible” o de “autonomismo”.

    En general, en el peronismo ha sido un tema que se evita o se niega.
    Los candidatos del peronismo NO fijan posición sobre el punto.
    No se trata de un “pequeño nacionalismo” ni tampoco de “los archipiélagos de pobreza del conurbano” como alguna vez he leído en un blog político.

    Quizás ha llegado el tiempo de plantear y encontrar una solución para ambas cuestiones porque sobran las evidencias de que si no lo hacemos la mentada “densidad nacional” es puro verso.

    Para dimensionar aquéllo de lo que estoy hablando, acompaño abajo con dos tablas en las que se muestra hasta qué punto la provincia de Buenos Aires está postergada.

    Saludos cordiales

    Indice de Representación Política Legislativa

    Coparticipación Federal per cápita 2016

  3. Manolo dice:

    Bengala y Punjab Ayj
    Y sin Calcuta y Delhi
    O sea la República Agraria de Catalunya, por un lado, y las ciudades de Barcelona y Tarragona como las nuevas Ceuta y Melilla
    Abrazo

  4. Lita Argirio dice:

    “La única fuerza poderosa aglutinante de las clases y las etnias es un patriotismo sólido. Lo que Aldo Ferrer llamaba “densidad nacional”.

    ¿Como es la cosa, que hacer, cuando en vez de un patriotismo solido tenemos mas de un patriotismo sólido en el mismo territorio?. Ejemplo patriotismo argentino (si es que existe) y patriotismo mapuche (existe aunque lo escondan)

  5. Lita Argirio dice:

    me parece que el índice de representacion política es solo una abstracción pues yo prefiero tener 73 congresales antes que 8

  6. victorlustig dice:

    Mmmm, no Manolo, por citar algo el pensamiento del Priorat no es muy distinto de Barcelona o Tarragona
    En el proximo referendo como la opcion sera binaria se vera, o no
    Recuerde que las reformas educativas ya vAn para 2 generaciones, en eso consistio la genialidad de los Pujol (seguramente impensada)

    El que viva lo vera

  7. Voces dice:

    Creo Rogelio que tiene usted absoluta razón en lo que plantea con respecto a Bs. As., pero, ello implica sentarse a discutir integralmente la coparticipación. Lamentablemente no veo en el espectro dirigencial nacional la lucidez necesaria para dicha discusión, y esto sin sumar a dicha realidad, el papel que jugarán los medios masivos y nuestro sistema de justicia.

  8. Abel B. dice:

    Generalmente no intervengo en las columnas de coments. (Con el post ya es bastante).

    Pero tengo que precisar que mi referencia es al patriotismo, una pasión que ha provocado, heroísmos, hazañas y también locuras.

    Hay que diferenciarlo de las fantasías, u oportunismos, de los que se pretenden representantes de una etnia mapuche que está distribuida en los genes de argentinos y chilenos, y de los delirios persecutorios de los que insisten que ese patriotismo mapuche sí existe, y temen/esperan ser sodomizados en el próximo malón.

  9. Rogelio dice:

    Estimado Voces:

    La cuestión bonaerense
    Es posible que sea como usted dice.
    Pero aún así nos queda un último recurso: manifestarlo en forma pública y privada en cada oportunidad que se nos presente, como si se tratara de un “analizador” (como dicen en la jerga de los estudios sociales).
    E ir registrando minuciosamente las reacciones y argumentos que obtenemos como respuesta.
    En mi caso, lo vengo practicando desde hace 3 años y he reunido una colección de alrededor de 50 registros con dirigentes, agrupaciones políticas y gremiales, académicos, técnicos….
    Por otra parte, Voces, hay varios equipos bonaerenses trabajando activamente sobre el tema.

    ¿ Voto calificado ?
    En rigor, ambas cuestiones se comienzan a resolver por el lado de la “representación política”.
    Requiere simplemente la aplicación pura y simple del art. 45 de la Constitución Nacional que hoy se ignora en forma flagrante.

    “La Cámara de Diputados se compondrá de representantes elegidos directamente por el pueblo de las provincias, de la ciudad de Buenos Aires, y de la Capital en caso de traslado, que se consideran a este fin como distritos electorales de un solo Estado y a simple pluralidad de sufragios. El número de representantes
    será de uno por cada treinta y tres mil habitantes o fracción que no baje de dieciséis mil quinientos. Después de la realización de cada censo, el Congreso fijará la representación con arreglo al mismo, pudiendo aumentar pero no disminuir la base expresada para cada diputado”
    .

    La CN no contempla el voto calificado, es decir que haya algún atributo por el cual el voto de algunas personas valga más que el voto de otras.

    El caso más notorio es el de Tierra del Fuego: sus 127 mil habitantes (Censo 2010) eligen a 5 diputados, casi la misma cantidad que Salta (7 diputados), que tiene una población cinco veces mayor.

    Como ve, Voces, no se trata más que de aritmética elemental.

    Burocracia en extinción
    La cuestión está muy estudiada y si se mantiene fuera de agenda es porque en ciertos niveles del PJ nacional hegemoniza una burocracia administrativa bastante oligarca que, en mi humilde opinión, está en proceso acelerado de extinción.

    Para ampliar y evaluar todos los aspectos de la cuestión sugiero la lectura de: La primacía de la política: distribución federal de recursos y representación, análisis del compañero Lic. Francisco Eggers, año 2012.

    Saludos cordiales

  10. Casiopea dice:

    Muy bueno el artículo y oportuno para encuadrar el problema en algo más que lo payasesco y disparatado que presentan ambos lados de la “cuestión”. Los españoles interpretando la ley de la forma más jodida posible como si realmente trabajaran en secreto para el soberanismo. Los catalanes huyendo para adelante sin importarles ni los que piensan distinto, aunque sean tan catalanes como ellos, ni el tendal económico que están causando.
    Aun así, no se puede descartar del todo la posibilidad de que Cataluña sea “el canario en la mina de carbón” en lo que se refiere al destino hacia el que se dirigen los estados nacionales, por lo menos tal como los hemos conocido en nuestras vidas. Es difícil pensar que puede reconfigurarse todo el sistema económico mundial, que puede cambiar en 20 años toda nuestra forma de comunicarnos, de trabajar, de producir, y que eso no redunde en cambios políticos profundos. No sé qué va a pasar con los estados pero no es lógico pensar que puedan sobrevivir semejantes reconfiguraciones sin sufrir transformaciones de fondo.

  11. Pedro dice:

    No se olvide que por estos lares también nos independizamos y formamos una nación para dejar de pagar impuestos a casualmente los mismos vagos. Los procesos se repiten y son sencillos, gente de bien. Ahora vamos juntos, ahora vamos por separado. Aquí llegaremos a la misma conclusión que los catalanes en breve, verá usted, mi querido rey.

  12. ” La única fuerza poderosa aglutinante de las clases y las etnias -si no se tiene el control de las fuerzas armadas y de una policía secreta, que de todos modos no dura para siempre, como lo comprobó el Partido Comunista soviético- es un patriotismo sólido”.

    Eso es muy idealista, Abel (y discutible). No digo que el patriotismo no pueda ser una fuerza aglutinante, pero pongo que en duda que sea la más poderosa, y ni que hablar la única. Una de las más poderosas probablemente sea la unión frente a un enemigo o una catástrofe común.

    En la ficción, el complot de Ozymandias en Watchmen de inventar una invasión extraterrestre para evitar la guerra nuclear entre la URSS y los USA es un ejemplo. En la vida mesma, ni más menos que los acuerdos europeos post Segunda Guerra.

    También va en ese sentido la labor de un lobbysta (no me acuerdo el nombre lamentablemente, lo leí hace tiempo en Courrier International) que se especializa en convencer grandes empresarios (grandes tipo los más grandes del mundo, eh) de aplicar políticas en sus empresas que limiten el suicidio colectivo que nos aplicamos al destruir el planeta -aclaro que lo hace por hobby/ culpa, después de una laaarga y exitosa carrrera acomo lobbysta de empresas multinacionales-. Y les habla en su lengua, la de la razonabilidad y el cálculo.

    Como dice usted en parte, criticar el “egoísmo” (o sea el cortoplacismo ligado a la búsqueda de beneficos) desde un punto de vista ético, moral o romántico es poco eficaz. Hacerlo desde el señalamiento de que es corto de miras e inviable a largo tiempo, y sólo defendible desde la visión del personaje de la canción del Cuarteto de Nos (“qué me chupa que la tierra no se pueda habitar: cuando reviente yo ya no voy a estar. Mirá como tiemblo, yo ya no voy a estar” 🙂 ) parece más eficaz.

  13. Abel B. dice:

    Lo de discutible no hay duda, pero eso de “muy idealista” me toca, Comandante.

    Es que su idea de “enemigo común” es la forma más tradicional -y seguramente la más efectiva, pero no la única- de fomentar el patriotismo. Que no es una planta que crece silvestre, salvo en comunidades muy pequeñas.

    En las naciones modernas, son imprescindibles políticas con continuidad de generaciones, empezando desde la escuela primaria. TODAS las naciones las aplican, a partir de la Revolución Francesa.

    El caso de la U. E. es el más interesante, con una lección para nosotros los suramericanos. A pesar de banqueros y burócratas bruselenses, ya se puede percibir las semillas de un patriotismo europeo entre los jóvenes. Es una minoría, aún entre ellos, pero una posibilidad concreta para el futuro.

    Eso sí, lo que veo como desesperadamente idealista es la apelación a la racionalidad. A mí me gusta, pero nunca ha movido multitudes. Ni siquiera de millonarios.

    Abrazo

  14. Silenoz dice:

    Mire cro. le pido disculpas por mi irrupción en el hilo de comentarios pero, como Ud. sabe, de puro meterete me mando…. total….. contra natura….

    Debo reconocer que no me “metí” antes por que no tuve oportunidad de leer el “working paper” (o algo así) que enlazás en tu comentario.

    Como el tema no merece practicar reduccionismo y, encima no tiene que ver con el posteo, comento no sin antes hacer notar que me llama poderosamente la atención que este “paper” provenga de “Voces del Fénix”, si bien compartimos todos la injusticia (por llamarlo de alguna manera aunque habría que ver cuán injusto es en su marco filosófíco aunque para mi habría que desterrarlo por completo), decía que dicho paper se me hace simplista, reduccionaista, consecuentemente unidireccional, que lo lleva a hacer un diagnóstico equivocado o el mejor de los casos, corto y, lo más importante y agrego, a consecuencia de los anterior, no ofrece ninguna situación en este “Charte Partie” que tanto le preocupa.

    Después voy a buscar otro “working paper” mucho más integral y con un esbozo bastante importante de propuestas- O sea con un diagnóstico muy superardor al que vos mandás y que después de su lectura confirma lo que vengo sosteniendo: que el problema principal de este esquema impositivo es su tronco “ideológico” antes que cuestiones accesorias como la sub o sobre representación.

    Cuando lo encuentre le aviso y después me contás (bahhh si querés ¿no’cierto? ja ja…)

    Saludos

  15. Abel, yo no estoy en contra del patriotismo (me parece bastante ridículo que a mi hijo no le enseñen el himno belga en la escuela, y que termine sabiendo en cambio La Marsellesa por vox pópuli), pero me parece que en la coyuntura actual los argentinos necesitan menos pasión, no más (sí más empatía).

    El Gobierno anterior intentó generar patriotismo (a su manera, por supuesto) de diversas formas, y el actual desarmó todas y cada una de esas iniciativas sin mayor problema. Para que haya patriotismo primero tiene que haber una idea de patria común, y mientras “a los enemigos ni justicia” (probablemente el único postulado de Perón practicado con fervor sin distinción ideológica ni oposición peronistas/ gorilas) goce de consenso no se podrá hacer demasiado al respecto.

  16. Rogelio dice:

    Estimado Voces:

    Actualización al 10/11

    Ayer, luego de la reunión del presidente con los gobernadores, el ministro del Interior, aseguró que la gobernadora María Eugenia Vidal aceptó retirar el reclamo judicial por el Fondo del Conurbano ante la Corte Suprema si se llega a una “solución gradual” con el resto de las provincias => https://goo.gl/tPFKJL

    Hoy, el ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, aseguró que el gobierno de María Eugenia Vidal no se conformará con los $ 20.000 millones extras que la Nación enviará si acepta el pacto fiscal de cuatro ejes y anunció que insistirá en reclamar a la Casa Rosada y los gobernadores que se complete el total de $ 65.000 millones que -según dice- le corresponden por el Fondo del Conurbano. “La Provincia no podría sin ello desistir de su demanda ante la Corte Suprema de Justicia” => https://goo.gl/2y8bbr

    Saludos

  17. Rogelio dice:

    Estimado Voces:

    Actualización al 14/11

    El título bien podría ser… Un tema tabú: los impuestos.

    Y el subtítulo:
    3 irracionalidades que ayudan a explicar por qué está tan baja nuestra “densidad nacional”.

    Las 3 irracionalidades son:
    – 1. los galpones fiscales de Tierra del Fuego;
    – 2. el impuesto a los Ingresos Brutos;
    – 3. el Fondo del Conurbano Bonaerense.

    En 20 minutos los desarrolla Pagni en su editorial de ayer.

    Saludos cordiales

  18. Rogelio dice:

    Estimado Voces:

    Actualización al 16/11
    Provincia retira demanda por Fondo del Conurbano y Nación la compensará con $ 65.000 M

    El acuerdo alcanzado con la Nación le garantiza a Vidal gran parte de los fondos que reclamó ante la Corte Suprema de Justicia, por lo que una vez que se apruebe tanto la ley en el Congreso de la Nación como en la Legislatura bonaerense retirará esa demanda judicial.

    Leer más => https://goo.gl/hfxEic

    Saludos cordiales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: