Otras caras del peronismo: Pablo Moyano

pablo-moyano-cgt

Creo que todos podemos estar de acuerdo en que la cara del secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano, no es la más convocante para los sectores progresistas que son una parte importante de la coalición que respaldó los gobiernos kirchneristas durante 12 años y que hoy lo son también de sus votantes. Seguramente el compañero Filmus preferiría no tenerlo en su lista.

Y hasta se puede decir que no es la mejor para sumar votos hoy en el mismo electorado peronista. Pienso que aún alguien tan poco sospechable de socialdemócrata como Lorenzo Miguel no lo elegiría para encabezar una boleta en las elecciones.

Pero el peronismo es más que un partido, o un frente electoral. Los sindicatos son una parte fundamental de él. Su columna vertebral, se decía en otro tiempo. Y en el plano de los hechos, es cierto lo que dice aquí Moyano: parar el país, sólo lo pueden hacer ellos.

Precisamente, los militantes sinceros les condenan porque han sido muy renuentes a hacerlo. Como pueden condenar a esa porción numerosa de los votantes que siguen votando a Cambiemos después de ver cómo era el Cambio.

Más allá de los juicios morales -cuyo lugar es la columna de comentarios, que para eso está- me interesa señalar algunos datos de la coyuntura: El sector moyanista del sindicalismo es el que garantizó que la movilización se haga. Y Schmid, hoy más como líder de los transportistas que como triunviro, fue probablemente el que evitó que se produjera una ruptura por ese motivo.

Entonces, una parte importante del sindicalismo -la que tiene más “poder de fuego”- se está endureciendo en público con el gobierno. Al mismo tiempo, también en público, mantienen reservas, y una actitud hostil, con la dirigente política que tiene más votos. Pero no encuentran otra alternativa que apoyar.

Es también el dilema de una parte importante del peronismo. Pero es difícil que algún gobernador o intendente se exprese con tanta crudeza. Vale la pena, creo, leer esta entrevista que le hizo Zoom.

“Para qué queremos tener una terrible oficina si después vemos por la tele cómo marcha la izquierda, la CTA o los movimientos sociales”, dice Pablo Moyano, barriendo con la mirada el despacho que ocupa en el milenario edificio de la CGT de la calle Azopardo. En ese mismo momento, la tele, colgada de un rincón estratégico de la terrible oficina –un despacho pequeño y elegante que desentona con el espíritu de museo pretoriano del edificio–, habla de un robo en algún rincón del conurbano, parte de la programación habitual de una Argentina arropada en la pax política decretada tras unas PASO cuyo resultado, si bien incierto y envuelto en polémicas, le permitió al macrismo exhibirse más airoso de lo que las expectativas propias y ajenas imaginaban en la víspera. La frase del dirigente camionero tiene un obvio destinatario: ese sector de la CGT que tras la reunificación del 22 de agosto del año pasado insiste con abrir canales de negociación con el gobierno y que tras las primarias, sugería suspender la movilización pautada para el próximo martes y convocada a mediados de julio tras la represión a los trabajadores de Pepsico. En la previa a la reunión de Consejo Directivo de la CGT, Pablo Moyano ratifica la marcha, apunta contra quienes proponen suspenderla y dice que en las PASO la mayoría de la población votó en contra del gobierno. Además asegura que el año que viene la CGT debería tener una sola conducción, confiesa que tiene acercamientos con ATE Capital, opina sobre la presencia de dirigentes gremiales en la lista de Unidad Ciudadana y se muestra pesimista ante una inmediata unidad peronista. “Lamentablemente ni Cristina, ni Massa ni Randazzo pueden unir al peronismo”.

En las últimas horas trascendió que algunos dirigentes de la CGT querían, en función de los resultados del domingo, evitar la movilización del próximo martes. ¿Cree que el resultado de las PASO modifica la estrategia del movimiento obrero de cara al gobierno?

No, no cambia nada. Acá hubo un plenario de secretarios generales en el microestadio de Ferro donde se aprobó profundizar el plan de lucha tras el último paro general. Los cinco o seis puntos principales de la CGT que motivaron a ese paro general y motivan a esta movilización no fueron resueltos. No se eliminó el impuesto a las ganancias, no se les dio aumento de emergencia a los jubilados, la apertura indiscriminada de las importaciones está destruyendo actividades como la del plástico, las textiles, el calzado. Lamentablemente el gobierno no escuchó y no creo que a vaya a escuchar. Ellos mismos advirtieron que no hay un plan B para los obreros. Así que la marcha está ratificada y seguramente de ahí puede salir una fecha de un paro nacional. Después, si algún dirigente o no dirigente no quiere acompañar esta movilización que se lo explique a sus trabajadores. Pero la marcha está ratificada y va a ser una marcha multitudinaria que va a estar acompañada por los compañeros de la CTA, la Corriente Federal, los movimientos sociales y gran parte de la CGT.

¿Tiene miedo de que estas diferencias internas afecten la unidad?

Primero, miedo no tengo, al único que le tengo miedo es a Dios. Y después hay que tener en cuenta que dentro del consejo directivo hay tres posturas que tenemos las distintas centrales, la de Moyano, la de Caló y la de Barrionuevo. Por supuesto que hay discusiones, pero yo creo que a la larga, a principios del año que viene, febrero o marzo del año que viene, se va a tener que reorganizar nuevamente el movimiento obrero. Quedó a la vista que un triunvirato no alcanzó para contener a todos los que estamos dentro de la CGT. Creo que vamos en la dirección de que el año que viene haya solo un secretario general. Seguramente se van a sumar muchas organizaciones que hoy no están dentro de la CGT. Hemos estado reunidos con los compañeros de las 62, con los compañeros de la Corriente Federal tenemos muy buena relación, hemos estado con los compañeros de ATE Capital que ellos también quisieran sumarse adentro de la estructura de la CGT, un gremio que se fue en el año ‘94. Hay muchos.

¿Hay una posibilidad de que ATE Capital regrese a la estructura de la CGT?

Hemos tenido una charla no sé si para integrarla a la conducción, pero se sienten representados por los dirigentes que más estamos confrontando con el gobierno. Y ese secretario general, más allá de quién sea, hay que preguntarse para qué. Si ponemos un títere para que siga siendo funcional al gobierno, no sirve. Queremos alguien que esté en la calle. Yo muchas veces lo he dicho, ¿para qué queremos tener una terrible oficina si después vemos por la tele cómo marcha la izquierda, cómo marcha la CTA, cómo marchan los movimientos sociales? Más allá de las diferencias políticas que tengamos, la CGT mira por televisión cómo marchan estos sectores y nuestros trabajadores también están siendo afectados por esta política del gobierno.

¿Un unicato le daría más unidad de acción al movimiento obrero?

Por supuesto, más allá del dirigente. Ni me postulo yo ni postulo a nadie, eso después se consensúa entre todos los dirigentes. Pero hay que tener un proyecto. Sabemos que hace un mes en Brasil, el presidente Temer, con el 5% de aceptación popular, te puso una reforma laboral. Mientras nosotros sigamos con las diferencias internas, y más con el resultado del domingo, si ganan en octubre, nosotros también tenemos una reforma laboral en la frente, ¿no? Si seguimos con estas pequeñeces dentro del movimiento obrero…

¿Este resultado obliga al movimiento obrero a asumir una nueva posición?

No, no, porque ganó con el 35%. Más allá de que te lo quieran vender como que arrasó en todo el país, tiene el 65% que no lo votamos, así que… No, no, creo que la CGT tiene que seguir con lo que se aprobó, con lo que se acordó.

¿La dirigencia de la central debería moverse más, tener una posición más confrontativa?

Sí, por supuesto que se tienen que mover más, tienen que estar en la calle. Nosotros venimos de una conducción, con Hugo Moyano, que todo lo que se logró en los Camioneros y todo lo que se logró a través de los acuerdos en su momento con Kirchner, con Cristina, les dio beneficio a los trabajadores. Hoy no te reciben, el gobierno no te recibe, o te recibe para la foto. Vos fijate el fin de año. Yo no participé ni firmé las actas porque sé cómo son estos tipos, desprecian a los trabajadores. Se firmó un acuerdo para que los empresarios no despidieran gente por tres meses y siguen echando gente. Se firmó el famoso bonito de los $2000… preguntale a los muchachos si alguno lo cobró. Son para la foto. Hubo reuniones con el ministro [de producción Francisco] Cabrera, reuniones con los plásticos, con los textiles, con los compañeros del calzado para que frenen importaciones, ¡ni bola! Vos fijate Adidas, están cortando compañeros del Camino de Cintura, 500 trabajadores por la importación de calzado chino. No tiene sentido porque no tiene respuesta. Vos podés discutir, sacar un beneficio más o menos, pero por lo menos acordar algo. No, estos tipos no te dan bola, te desprecian.

¿La estrategia de diálogo no funciona?

No, no, te llevan al boludeo de fotos que no tiene sentido. Vos fijate, todos los ministerios están conformados por empresarios. Antes quién discutía, el sector político, el gobierno, los trabajadores y los empresarios. Hoy discutís con empresarios y gobierno que son uno solo, son lo mismo. ¿Para quién va a laudar? Para los empresarios. Techo a las paritarias, el impuesto que no lo quieren rebajar. En el gobierno son todos lo mismo, todos lo mismo.

¿Qué lectura hace de aquel acto de la CGT del 7 de marzo que terminó con el atril destruido?

Lamentable, doloroso, por supuesto. Y preocupa porque fueron 200 muchachos de distintos sectores, ¿no? Doloroso porque en ese atril habló Perón cuando estuvo acá en la CGT. Nos molestó.

Algunos análisis interpretaron ese cierre del acto como un desborde de las bases, una suerte de sublevación de las bases contra la dirigencia sindical. ¿Lo interpretó así también?

Acá la única que para el país es la CGT. Ni los muchachos de izquierda ni otros sectores. Acá quien paraliza el país es la CGT. Fueron 200 boludos ahí que gritaban la famosa frase “Poné la fecha” ¿no? Pero bueno, después vino el paro y la que garantizó el paro fue la CGT, más allá de los dirigentes. Porque yo sé que hay muchos que son criticados por parte de la sociedad. Pero acá está demostrado que la CGT es la que te para el país.

Pero más allá de la sociedad, ¿qué pasa con las bases de los gremios, con las regionales? ¿Hay tensiones entre el triunvirato, los dirigentes y las regionales?

Yo me hice cargo de normalizar más de diez delegaciones, entre ellas Zona Norte, San Martín-Tres de Febrero, las más grandes. Hoy vinieron compañeros de Pilar, del Partido de la Costa, Necochea. Las quejas son las de todos lados del país, falta de trabajo, despidos, suspensiones, el impuesto, la inflación. Las demandas son las mismas, por eso la necesidad de estar en la calle.

En la movilización de marzo hubo unas 300.000 personas. ¿Cuáles son las condiciones para esta próxima movilización del 22?

¿Condiciones o reclamos?

El reclamo persiste, ¿Cuáles son las condiciones? ¿Va a haber esa misma cantidad de gente, se espera una concentración igual, mayor?

Bueno mañana a la mañana se va a terminar de armar la movilización, pero va a ser muy importante. Creo que va a ser importante más allá de lo del domingo, ¿no? Creo que los reclamos, la necesidad y la bronca que hay van a quedar demostrados en el acto del 22 de agosto.

¿Qué análisis hacé del resultado de las PASO, sobre todo en la provincia de Buenos Aires?

Creo que el gobierno tuvo un 65% de la población que no lo votó. En Capital era previsible que ganara la señora Carrió. Y lo de provincia por supuesto que sorprendió a más de uno. Según las encuestas, Cristina iba a ganar, no te digo fácil, pero tenía ventaja. Ahora están todos embrollados con el tema de los cómputos, si esto sí, si esto no… Pero creo que hay una gran mayoría de la población que le dijo no al gobierno, por más que te la quieran dibujar como que fue un triunfo importante. Esperemos que toda esa bronca que hay en la gente, la bronca de los tarifazos, de la inflación, de la inseguridad, pueda ser canalizada en octubre a través del voto. Nosotros vamos a pelear la calle, pero la única forma de derrotar al gobierno es en las urnas.

¿Y por qué cree que eso no se canalizó ahora en las PASO? ¿Qué opina del momento actual del peronismo fragmentado?

Eso fue lamentablemente algo del gobierno anterior. Y del anterior. El peronismo ya empieza a caerse desde el menemismo. Se partió en mil pedazos y lamentablemente ni Cristina, ni Massa ni Randazzo pueden unir al peronismo. Y hoy no vemos figuras que digamos “bueno, este es el representante del peronismo, vamos todos detrás de él”. Lamentablemente fue parte de la política que utilizó el gobierno anterior de dividir todo. Dividió al movimiento obrero, dividió a los periodistas, hasta a los artistas han dividido. Y hoy lamentablemente no hay nadie que veamos que pueda conducir, ¿no? Creo que van a pasar muchos años. Por la división, por los resentimientos, por todo lo que pasó en el gobierno anterior, hay mucha bronca todavía como para que venga alguien y conduzca todo. Dentro de la CGT o del movimiento obrero es más fácil ponerse de acuerdo y decir, bueno, vamos detrás de este compañero. Pero en el peronismo lamentablemente van a pasar muchos años para que venga alguien para organizarlo, para unificarlo.

Mencionó a los tres candidatos del peronismo. Y quizás salvo en la de Cristina, no se vio una presencia de candidatos del movimiento obrero en la listas. ¿Sigue siendo una deuda pendiente eso? ¿Cómo vio la presencia de tres dirigentes gremiales en la lista de Unidad Ciudadana, siendo que era una vieja demanda al gobierno de Cristina la de darle lugar al movimiento obrero.

¡Qué contradicción!, ¿no? ¡Qué contradicción! El gobierno de Cristina en los últimos años atomizó el movimiento obrero en cinco centrales. Dos CTA y tres CGT había. Y bueno, habría que preguntarle a los candidatos, tanto a Randazzo y a Massa por qué no llevaron candidatos del movimiento obrero. Se ve que utilizan el mismo discurso del presidente, que dice que somos mafiosos. Vos fijate la campaña del presidente: “dirigentes mafiosos” o “jueces laborales mafiosos”, cuando los que condujeron al país a la precarización, a la deuda externa, a la inseguridad, a la pobreza fueron los políticos. Ningún dirigente de gremio nunca fue presidente del país, se tienen que hacer cargo ellos. Quizás algunos candidatos que no quisieron llevar dirigentes del movimiento obrero lo hicieron para darle transparencia, entre comillas, para que las corporaciones hablen bien de estos candidatos.

¿Y en el caso de Unidad Ciudadana, con la inclusión de esos tres candidatos?

Habría que preguntarle a la ex presidenta por qué en su momento despreció a los trabajadores, a la CGT, y hoy lleva a los candidatos. Hay que preguntarle a ella”.

Marcos Domínguez hace aquí un análisis de la posición sindical. Los invito a leerlo.

Anuncios

17 Responses to Otras caras del peronismo: Pablo Moyano

  1. Norberto dice:

    Se cuida de decirlo en la entrevista, pero hace poco Radio 10 admitió que luego de las PASO había que votar por el/la compañer@ que estuviera en las mejores condiciones para enfrentar al Gobierno, agregando que no iba a decir por quien votar, si a quien no había que votar: a los candidatos de Isidoro.
    Nunca menos y abrazos

  2. Palquienque dice:

    Para Abel y/o comentarios: Por que motivos/cirscuntancias ATE se va de la CGT en el 94. Soy del 88.

    • Daniel 7 dice:

      Palquienque:
      si mal no recuerdo.
      Era el menemato y la epoca de la filosofia Barrionuevista de “dejar de afanr 2 años”
      La CGT se fu desgranando de a poco por la explosion que produjo en el mundo lboral el ingreso bestial del “capitalismo salvaje”.

      Los gremio mas afectados fueron, naturalmetne los del estado.
      Pirmero por el ajuste y paralelamente por desmantelamiento y remate de las empresas del estado.
      No conozco la conformacion actual pero en el inicio la CTA nuecleo a la gran mayoria de los gremios del estado y empresas estatales.
      Por otra parte Moyano, padre, se aleja de la CGT por la innacion y crea el MTA (movimiento de los trabajadores argentinos).
      En algun momento confluyen en la marcha federal.

  3. Capitán Yáñez dice:

    Ay… ay… ay… mi siempre muy estimado blogger no más en jefe… ¡qué difícil es todo esto!
    Este señorito del post… ¿dio la entrevista en su oficina de Azopardo o hincado frente al muro de los lamentos? Cristina esto, el gobierno lo otro, Menem lo de más allá y “200 boludos” lo de más acá. Eso sí: sólo le tiene miedo a Dios y la tiene larguísima, puesto que es uno de los únicos que pueden “parar el país”.
    En fin… pasemos a Domínguez. Su planteo de la problemática es impecable. Diríase que no hay mucho por agregar ni quitar. Ahora bien: el asunto, como siempre, es la solucionática. Al respecto, Domínguez nos propone empezar por evitar:
    1) confundir (y fundir) críticas a dirigentes con críticas a la organización.
    Ajá. ¿Y cómo hacemos?. Una “organización” es una abstracción “perfecta” diseñada por el Homo… y es “perfecta” hasta que el Homo mismo la pone en práctica y ahí mismo se acaba (con perdón de la expresión) la perfección… De entrada nomás podemos decir que si al frente de una organización diseñada para que al efecto haya un secretario general hay un triunvirato… pues algo anda fallando en la organización misma. Si hay tantos miembros de la organización que son tan fácilmente criticables… pues algo falla en la organización que permite tal cosa. Si la organización padece tantas esciciones y “organizaciones paralelas”… pues algo no está contemplando la organización.
    2) pedirle a la estructura sindical que haga lo que no puede hacer la estructura política.
    Y viceversa, pues que todos los despelotes internos del “movimiento obrero organizado” desde el peronismo sin Perón del Lobo hasta hoy se debieron y se siguen debiendo, precisamente, a la viceversa.
    Don Gato y su pandilla representan a los que volvieron por todo y en serio. Lo dice todos los días la gobernadora (“esta vez va en serio” repite a los cuatro vientos la dama aquí, allá y acullá), Top Cat en persona largó lo de “los próximos 20 años” y las canchereadas del pibe de oro y refrigerio sólo son idas de boca de una soberbia dispuesta a llevarse todo puesto a como dé lugar. Entre el “todo”, huelga aclararlo, está, y en primera fila, el sindicalismo. Y genéricamente hablando, no sólo “este” sindicalismo. La reordenación de las “estructuras” será posible sólo si los “estructurados” se bajan del Olimpo. De lo contrario, los bajarán a la fuerza… y será peor.

  4. ricardo j.m. dice:

    Nosotros venimos de una conducción, con Hugo Moyano, que todo lo que se logró en los Camioneros y todo lo que se logró a través de los acuerdos en su momento con Kirchner, con Cristina, les dio beneficio a los trabajadores.

    ¡Qué contradicción!, ¿no? ¡Qué contradicción! El gobierno de Cristina en los últimos años atomizó el movimiento obrero en cinco centrales

    el miauchacho dice que los beneficios los ganaron ellos en los gob k y despues de que llamaron a votar a macri el gob no les da nada

    ergo los beneficios no los consiguen ellos porque sino los lograrian ahora

    se les aviso que patroncito los charlaba por conveniencia y en el armado les tocaba ser papel higienico

    y a pesar de vivir en carne las pruebas de esto parece que les gusta y se quejan del cambio de dieta del patron.

    es imbecil este pibe. si hubieran apoyado a cristina organicamente hoy le estarian sacando cosas al gob por miedo a octubre. pero no, se callaron la boca y ahora a llorar y decir estupideces.

    yo entiendo la conveniencia como factor decisorio pero desde ahi que tus decisiones nunca te convengan es raro, paranormal diria.

  5. Silenoz dice:

    Con lo de Moyanito como dice el “jost” ”el que viva lo verá” por que mientras la tribunea el viejo anda de tertulias con parte de la asociación ilícita y el “brada’ ” hace oposición responsable (que lo aconseje al hermanito en sus ratos libres -con o sin Susana- que haga autocrítica por que su partido es el que mayor cantidad de secretarios generales cuenta y ligo 0 cero lugares), yo me conformo con que rompan los bolines la mitad de lo que hace el cro. Palazzo ehhh…. ojalá por se los van a llevar puestos

    Con respecto a la nota del cro. M. Domínguez está muy bien, las dos recomendaciones del autor que remarca el cro. Capitán me parecen muuuuuuy acertadas, sobre todo para cierta intelligentsia blogeril comentarista principalmente anche algún dueño de blo’ porái en la nube…

    Me permito reiterarlas por que son importantes y como “la veo yo”:
    ”1) confundir (y fundir) críticas a dirigentes con críticas a la organización.”
    NUNCA, pero NUNCA de los “NUNCASES” cuestionar el rol y existencia de los sindicatos y su órgano aglutinador. Y si cuestionar, criticar las actitudes, acciones (por error y/u omisión) de los secretarios generales que ponen en peligro la existencia de la“institucionalidad” del MO. Y para ello principalmente se requiere la defensa a como de lugar -dentro de los límites normativos por que no somos golpistas- y a ultranza de los derechos conquistados por los trabajadores.

    ¿Que corno sería esto? Y… por ejemplo nunca permitir que los laburantes negocian “tête à tête” con la patronal
    Como decía el cro. Aníbal F. cuando le preguntaban el estado de la PBA :”dámelos así como están” después vemos como le lavamos la jeta…

    ”2) pedirle a la estructura sindical que haga lo que no puede hacer la estructura política”.
    Si bien todo es político -tanto el rol de los sindicatos como la de los partidos- creo que si el MO considera oportuno, necesario meterse en política partidaria no debería ser problemático siempre y cuando no abandone su misión primordial: la defensa de los derechos laborales. No perder de vista la experiencia del PT en Brasilandia que tiene dos frentes políticos en llamas (el laboral y partidario)

    Igual creo que la intención del autor es resaltarle a los que están fuera del mundo sindical, que la CGT no está para solucionar problemas de política partidaria, lo cual es correcto y razonable

  6. guillermo p dice:

    Abel, ante todo disculpas por retroceder y mezclar.
    En relación al artículo de artepolítica
    (https://abelfer.wordpress.com/2017/08/16/artepolitica-vive-y-resume/),
    a los comentarios y en especial a los míos y a la respuesta de Capitán Yáñez (si encuentran un mensaje de Sandokán, soy yo) creo que esta nota de Scaletta aporta al tema.

    https://www.pagina12.com.ar/57260-la-fiesta-de-gramsci

  7. Está claro que el resultado de las PASO “por más que te la quieran dibujar como que fue un triunfo importante.” cataliza la unidad de acción.
    En breve, los sectores disruptivos o irrecuperables a nivel gremial o político, tendrán que volver a sus orígenes o a su casa.
    Los que no quieran o no puedan sacárselos de encima serán aplastados por los acontecimientos

  8. Abel, muchas gracias por la referencia a https://zoncerasabiertasdeamericalatina.com/
    No conocía la página pero a partir de hoy ingresa en mi cotidianeidad.

  9. victorlustig dice:

    la memoria, la memoria, pareceria que los kirchneristas de aca no se acuerdan de Velez
    Yo, si
    Los sindicalistas, tambien

  10. Luis dice:

    Habló el principe heredero !! mucho gre, gre para decir Gregorio y pocas nueces… 1) Las críticas es hacia los dirigentes y NO a la organización obrera. 2) Estos dirigentes también ayudaron a que Don Gato esté sentado en el sillón de Rivadavia, Y la autocritica? bien, gracias ! 3) La dirigencia Sindical NO para el país, lo hacen los trabajadores que sufren este modelo económico.
    Entiendo que se quiere presentar como ni-ni (o sea tibio) y por eso critica al gobierno y a la oposición(Unidad Ciudadana). El padre se cansó de parar por muchisimo menos… quizás haya visto “carpetazos” volando.

  11. guillermo p (Sandokan mstypntndlcara) dice:

    Víctor, vos tenés la memoria del burro.
    Con tus pronósticos en cambio te agarra el Alzheimer.
    Y ni que hablar de la profesión de AntiK (a confesión de parte…).
    Mirá como tiembla la shegua de la memoria de los sindicalistas.

    • victorlustig dice:

      dos cosas al pasar

      a) nunca falte el respeto a nadie, podes observar, ahora, si el calificativo shegua es honorifico para Uds, bueno……
      b) No lo era, sabes, podes leer años ha, pero cuando te dejan sin laburo diciendote en la cara, no sos del proyecto, que queres que te diga, capaz vos agachas y te lamentas, o capaz que decis lo mucho o poco que haga y sirva para que no vuelvan mas lo hare.
      c) Con respecto al b) hay muchos como yo, y muchos que no se bancaron la pedanteria, por eso, podes buscarlo, antes del 2015 cuando todos decian los empleados del estado votaran K yo dije mmmmmm, no, los resultados dijeron eso, y lo siguen diciendo.
      d) Antes del 2015 escuche decir subsecretarios de estado decir estoy podrido de feriados k, por decir algo menor, fijate
      e) pronostico, lo escribi por ahi, y lo cambie ayer, 80% empatan, 10% 3 ptos arriba cambiemos, 10% 5 o mas arriba, mas o menos era (lo escribo de memoria)

      eran mas de 2

      pero veras, Velez y vivo cerca, eran los peronistas putos que chorean y nosotros somos lo mas mejor del mundo, ahora, Espinoza/Magario son la columna vertebral y olvindandose com definion JDP de la columna vertebral del peronismo.

      Si la Sra tiembla de la memoria de los sindicalistas o no, no lo se, pero probablemente tenga una reunion con ellos y sonria, ellos tambien sonreiran

      PD todo lo que puse arriba ya lo habia escrito antes aca, nada nuevo

      besi

      PS2 sirve aca el comentario de Politico, los kirchneristas creyeron convertirse en mas que eso, fueron oligarcas, ponele Abal Medina, si queres tengo ejemplos y muchos

      • guillermo p dice:

        Víctor:
        Alcahuetes hay en todos lados. como traidores e hijos de p…
        Por lo que te haya pasado a vos (según lo contás), mi solidaridad.
        Pero hacé la prueba con éstos, o con los muchachos de la CGT o con quien se te ocurra. Sectarios o excluyentes, pululan.
        Pero se los combate de otra manera.

        Un abrazo

  12. Politico Aficionado dice:

    Una sólida mayoría de los compañeros peronistas acaba de indicar que reconoce a Cristina como la conducción de nuestro Movimiento, los trabajadores son una rama y sus dirigentes deberían comprenderlo.

    Una de las 20 verdades es clara al respecto : Ningún peronista debe sentirse más de lo que es ni menos de lo que debe ser. Cuando un peronista comienza a sentirse más de lo que es, empieza a convertirse en oligarca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: