Otro signo de vida: nuevos argentinos

Para mí, esta nota de LaNación refleja uno de los más auspiciosos “signos de vitalidad” de la Argentina: que conserva todavía su tradicional capacidad de atraer inmigrantes. Por dos motivos principales: porque esta gente está “votando con su cuerpo” para afirmar que nuestra patria ofrece oportunidades; y porque, cuanto todo está dicho y pesado, el activo clave de un país es su población.

Naturalmente, también debemos poner en la balanza la nutrida emigración argentina. No es necesariamente un voto en contra, pero no podemos contarla como un voto a favor. Igual, la diáspora argentina puede ser parte del activo nacional, si sabemos construir y mantener los lazos. Pero ese es tema para otro post.

Sobre la inmigración, leemos: “Mientras que algunos países endurecen medidas y cierran sus fronteras para impedir la radicación de inmigrantes, la Argentina recibió el año último más de 200.000 extranjeros, que llegan con la intención de encontrar mejores condiciones de vida. En total hay cerca de un millón de inmigrantes en el país, pero sólo la mitad de ellos tiene trabajo.

Fuentes de la Dirección Nacional de Migraciones explican que en el país no existe la figura del inmigrante ilegal, sino del extranjero con una situación migratoria irregular. Desde 2004 se crearon programas que regularizaron a más de un millón de inmigrantes.

La Dirección de Migraciones informó a LA NACION que durante el último año, 198.451 extranjeros se radicaron en la Argentina. Principalmente, paraguayos, bolivianos, peruanos y colombianos decidieron dejar sus tierras para probar suerte en la Argentina.

Las fuentes consultadas coinciden: en su mayoría llegan al país porque acá el trabajo está mejor pago y de esta manera pueden ayudar a los integrantes de las familias que quedan en el país de origen.

“Por lo general, primero viajan las mujeres y luego, cuando se sienten afianzadas, se traslada el resto de la familia. Los sectores donde se insertan laboralmente son la construcción, trabajo doméstico y variedad de oficios -enumera Rosamaría Alen, empleada del consulado de Paraguay en la Argentina-. En los últimos años comenzaron a venir enfermeras y médicos. En su mayoría viven en la provincia de Buenos Aires y en el primer cordón del Gran Buenos Aires.”

En el caso de la comunidad boliviana, según informó el Consulado, realizan una importante actividad hortícola en la provincia de Buenos Aires y en la ciudad proliferan los talleres textiles.

El Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa) realizó un informe sobre la base de la Encuesta Permanente de Hogares del año último en la Argentina. ¿El resultado? Los inmigrantes en el país suman poco más de un millón y más de 500.000 están ocupados. Casi 55.000 forman fila con su currículum en mano en busca de trabajo, pero no encuentran.

“Del estudio surgen aspectos interesantes. Los inmigrantes son, aproximadamente, el 5,4% de los ocupados en ls grandes aglomerados urbanos, o sea ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires y principales ciudades del interior”. Uno de los principales tipos de inserción es el servicio doméstico. Otro rubro importante es la construcción”. Muchos llegan para mejorar su situación y para lograrlo realizan algún trabajo de baja calificación. Una situación que los argentinos experimentan cuando deciden radicarse en Europa.

Según el último Censo de Población, Hogares y Viviendas, los inmigrantes proceden principalmente de los siguientes países: Paraguay (21,2%), Bolivia (15,2%), Italia (14,1%), Chile (13,9%), España (8,8%), Uruguay (7,7%) y Perú (5,8%). El 2,4% son los norteamericanos que llegaron para radicarse en los últimos dos años. Ellos suman 6832.

Del total de los inmigrantes, el 56,4% tienen entre 22 y 28 años. Entre ellos, unos 500.000 tienen estudios bajos y medios, mientras que 70.000 cuenta con un nivel alto de educación

5 Responses to Otro signo de vida: nuevos argentinos

  1. Gerardo González dice:

    Es buena noticia que sigamos siendo un país sin fronteras migratorias.
    La parte dificultosa es que los inmigrantes foráneos se suman a los internos, concentrándose en las grandes ciudades, especialmente el AMBA, excediendo el crecimiento de los servicios públicos generales. Muestra de esto es la construcción en altura en la villas de la Capital. Se alquila la habitación a $400 mensuales, mucho más barato que un conventillo.
    La mayoría de la inmigración foránea se suma a la economía en negro, lo cual deprime los salarios negros preexistentes y ahonda la división entre legales y fuera de la ley.
    En la Avda. Iriarte funciona sábados y domingos una gran feria que vende de todo a la villa 20/21. Compré un joging de muy buena calidad por $70.
    Mi dentista es una boliviana especialista en implantes que cobra la mitad de los de Montes de Oca. Casada con un peruano. Tienen un local modestísimo, pero aplican la última tecnología.
    El país siempre se favoreció con la inmigración, porque es inmenso y rico.
    EEUU abrió y cerró la puerta según las épocas.
    La sobrepoblación “hispana” los obligó a cerrar ahora, como la africana o ex-comunista a la UE, pero la introducción de una fuerza de trabajo juvenil y de baja calificación resulta siempre positiva.
    El emigrante es un héroe, una persona o familia que se arroja a la aventura en un mundo desconocido. Ese impulso vital renueva a las sociedades receptoras, al menos en sectores parasitarios, anquilosados. El inmigrante solo cuenta con su fuerza de trabajo, sean brazos o tecnologías médicas. Cada peso que se gana es una victoria.
    La plusvalía de la verdura boliviana queda toda en sus bolsillos, desde la quinta hasta la verdulería. Todo negro. Vean los precios que pagan ustedes: seis veces el costo. Tontos no son.

  2. Mariano T. dice:

    El inmigrante que viene a trabajar, y que se compra el terrenito en Jose C. Paz y lo edifica, para mí es un héroe, como dice Gerardo, y muy positivo para el país.
    En la construcción toman un paraguayo o un boliviano sin experiencia con preferencia a un argentino sin experiencia. Y no por la paga, sino por la actitud.
    Y el estado sin duda debe tratarlos ugual que a un nativo.
    No es el mismo caso cuando se trata de inmigrantes sin trabajo, sin vivienda, etc. El país, y mucho menos la CABA, puede comprometerse a costearle una vivienda a todos los hombres de buena voluntad de todo el planeta que quieran venirse para acá, o a darles un pago por desempleo. Esas prestaciones, que ni siquiera alcanzan a todos los argentinos que lo necesitan, deberían tener por lo menos la restricción de varios años de permanencia en el país-
    Yo estaba en Holanda en las épocas en que estaba de moda ocupar casas vacías en Amsterdam (grupos tipo hippies). Cuando la policía las desalojaba, a los holandeses los ubicaban en una vivienda social, a los europeos los mandaban a la calle, y a los no europeos los deportaban.

  3. Rogelio dice:

    Abel:

    “…para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino…”

    No sólo en la CABA…
    Para variar veamos un caso agropecuario reflejado en una nota del diario Río Negro a Heriberto Llanos, boliviano y presidente de la Asociación de Horticultores de General Roca, aquí:
    http://www1.rionegro.com.ar/diario/debates/2010/04/30/23435.php

    En el centro oeste de Santa Fé conozco un par de tambos – grandes – donde el personal es, desde hace una década, íntegramente de nacionalidad peruana. Y hay muchos ejemplos más.

    En rigor, no hace falta ser muy perspicaz para percatarse que el efecto más fuerte de la actual inmigración se va a manifestar, al cabo de unos años, en cambios en el modo de producción agraria.
    No debería sorprendernos porque eso mismo fue lo que ocurrió luego de las inmigraciones de finales del siglo XIX y mediados del XX.
    Quizás sea más conveniente conocer nuestra propia historia antes de evocar las experiencias de los europeos.

    Un saludo cordial,
    Rogelio

  4. ayj dice:

    Mariano
    tenes razon, asi funciona, pero, tambien hay un hecho que es muy importante, España estaba solucionando el tema jubilatorio asi
    Y aca, si sacaran el trabajo en negro, seria lo mismo, bah, no es nada nuevo, la ultima emigracion en masa, los 50s, soluciono el tema jubilatorio hasta que se empezaron a jubilar

    Me llama la atencion que nadie lo mencione como factor correctivo en esta epoca del 82%

  5. […] otro signo de vida para Argentina, como los que mencionamos aquí y aquí. Para celebrarlo, además de lo que tomaremos esta noche, les invito a entrar a la página del […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: