«Hubo un tiempo que fue hermoso… y había superávits gemelos»

Este tweet del Secretario de Programación Económica del superministro Massa -aka «el neoliberal bueno» (Rubinstein, no Sergio)- me dio para unas reflexiones breves y superficiales que quiero compartir con ustedes (lo tengo muy descuidado al blog).

Empiezo diciendo que todo aquel que tenga al menos nociones elementales de economía y no esté separado de la realidad por un discurso ideológico muy impermeable, estaría encantado de firmar abajo.

Igual, la política argentina garantiza que las respuestas -en twitter y grupos de wasap- sean muy diversas. Desde el lado anti K de la grieta se apuran a marcar que en esos años empezó el aumento del gasto público, que sería la raíz de todos los males. Algún nostálgico de los ’90 dice que la precondición fue la modernización de (algunas) infraestructuras que se dio entonces. Del lado K, apuntan a la dura renegociación de la deuda externa acumulada en esos 90 que llevó adelante Néstor y dio el respiro necesario para crecer. Voces desde el sector nac&pop pero menos K apuntan que luego se abandonaron los sabios consejos del Dr. Lavagna y se descuidaron los superávits fiscal y externo…

Hay algunas verdades parciales (la frase me suena…) en esos argumentos. Por mi parte, culpo a lo que señalaba el gran Daniel Santoro el Bueno, el pintor que resignificó la iconogragía peronista, cuando dijo que no es peronista postergar el goce. El Fundador venía de la disciplina militar y cuando tenía que hacer un plan de ajuste y estabilización, como en 1952, lo hacía. Pero eso se ha perdido…

Igual, creo que no importan tanto las causas. La respuesta más aguda que encontré al tuit de Rubinstein es que no tenemos «máquinas del tiempo». Los equilibrios que existieron de 2003 a 2005 son objetivos deseables, pero para conseguirlos fueron necesarias otras condiciones previas además de un presidente atento a los ingresos y los gastos. Aunque siempre es mejor tenerlo, claro.

El crecimiento económico, con aumento del empleo y los salarios, y una inflación muy moderada, que comenzó hace casi 20 años empezó después de una recesión durísima que culminó en un derrumbe brutal. No había inercia inflacionaria, y si había mucha capacidad instalada ociosa. En el mundo, China comenzó a ser el gran comprador de commodities -el nuevo y gran cliente de nosotros y de toda la América del Sur.

Algunas circunstancias externas pueden ser parecidas, eh. La guerra en Ucrania y el crecimiento de India… Mercados no nos faltarían. Argentina no es la misma. Todos los sectores, todos los muy distintos niveles de ingreso, consumimos más insumos importados -directa e indirectamente- que 20 años atrás. Hasta vacunas para el covid.

Los ingresos de divisas de los que el agro sigue siendo el principal proveedor, no alcanzaban para dejar satisfechos a todos ya en 2008, recuerdan? Y no estaba Alberto en la presidencia entonces. Cristina Fernández, con Néstor Kirchner al lado, no pudieron aumentar las retenciones a las exportaciones de soja como deseaban. (Como tampoco Macri pudo bajarlas como hubiera querido).

Al punto: mi planteo es que Argentina necesita otra estructura productiva, sumar otros sectores que exporten y consigan las divisas que se necesitan para importar los insumos que mantienen su economía en marcha. Los dos mantras que hemos escuchado tantas veces «dar seguridad jurídica a los inversores» y, del lado nac&pop, «aumentar el consumo de los sectores populares», no parecen suficientes para conseguirlo. Se han ensayado, en etapas distintas, en los últimos 40 años, y no alcanzaron. Seguimos dependiendo de las exportaciones del agro, ensamblando celulares, y distribuyendo mezquinos planes sociales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: