Para adictos a la interna peronista: Un poco de metadona

PJ

Ahora, cuando Argentina está en medio de una delicada y compleja pulseada jurídica – con implicancias para el sistema financiero global – no es momento adecuado para analizar el posicionamiento en el fascinante mundo del PJ. Pero hay adictos irrefrenables (yo soy uno). Así que en simpatía comparto este artículo de hoy de Pablo Ibáñez. Es divertido e informativo. Y da una buena idea del “clima” que se vivirá durante doce meses en la sociedad politizada.

El tribunismo mundialista y los espasmos por el expediente fondos buitre pusieron en stand by la temporada electoral. La ansiedad igual opera en otros planos: los candidatos del peronismo K se dedican, algunos casi en la clandestinidad, a las giras y presencias mientras la mayoría diseña movimientos para cuando termine el megashow de Brasil 2014.

El dispositivo K tiene, reconocidos por las normas IRAM del PJ, siete candidatos a los que cedieron vices honorarias a modo de certificado habilitante. De ellos, algunos todavía no terminaron de mostrar las cartas, mientras se produjo una deserción: Jorge Capitanich, potencial candidato del pasado cercano, se bajó privadamente del sucesorio 2015.

Posmundial, Jorge Taiana -un peronista al que el PJ no precandidateó- tendrá su show el 22 de agosto en Ferro. Allí, el excanciller de Néstor y Cristina de Kirchner terminará, tras varios rodeos, de aparecer como aspirante a la Casa Rosada. Con el respaldo del Movimiento Evita (el clan de Emilio Pérsico quiere ampliar la plataforma), Taiana transita hacia una postulación sectorial donde otros dirigentes, como él, pretenden encantar al votante ultra-K.

Agustín Rossi, el ministro de Defensa, figura en esa lista poblada. El rosarino intercala giras de gestión con sentadas políticas -esta semana se vio con José Alperovich en Tucumán y con Eduardo Fellner en Jujuy, y visitó universidades donde entregó copias de las actas de represión-, mientras analiza armar un acto para imprimir como foto oficial de una candidatura que ya se animó a vocear. Proyectó hacerlo en julio o agosto, pero lo dejó en veremos por un criterio táctico: esperar el momento oportuno.

Algo parecido hace Juan Manuel Urtubey. El gobernador de Salta tiene elecciones locales a principios de 2015 y avisó que recién en marzo del año que viene, en la medida que se abroche un pacto con un puñado de caciques, hará un lanzamiento formal y nacional. El salteño es el tercer gobernador, con Daniel Scioli y Sergio Urribarri, que habita la grilla del peronismo K pero, a diferencia de los otros dos, no se mueve como candidato ni se zambulle en la ruleta de posicionamientos y debates.

En Salta sostienen que el momento para jugar la ficha presidencial recién será la primera mitad de 2015 y desempolvan la estadística que certifica que en los últimos 30 años, los candidatos que aparecían como presidentes inevitables al final no lo fueron.

Rossi, como Urtubey, interpreta que el punto de quiebre en el ajedrez electoral será marzo/abril del año próximo pero, a diferencia del salteño, está tentado con montar un episodio de presencia y lanzamiento antes de fin de año mientras multiplica sus raids campañistas. A fines de julio se editará un libro con sus discursos como jefe del bloque de diputados K, más anexos y anotaciones, y Rossi saldrá a contarlo por los barrios.

Taiana y el ministro de Defensa tensionan por la cucarda de candidato K, lotería en la que aparecen también Urribarri, Florencio Randazzo -hasta acá la figura del dispositivo oficial con mejores indicadores en los sondeos-, Julián Domínguez y, poco visible, Aníbal Fernández, a quien el Consejo del PJ también condecoró como precandidato.

Domínguez presentó en Mar del Plata su grupo San Martín, con el que pretende entrar en la maratón presidencial y escalona apariciones en provincias y ciudades bajo ese paraguas. Lo mismo hace Urribarri. Aníbal Fernández, instalado en el Senado, mira el andar de los demás y puede, intempestivamente, meterse en el espadeo para el que se autopostuló.

Randazzo, como Rossi, tiene la ventaja y la limitación de ser ministro K, lo que le otorga visibilidad pero a la vez lo condiciona para moverse libremente. El ministro de Interior y Transporte seguirá, como hasta ahora, con su safari de actos de gestión, esperará que Cristina de Kirchner lo muestre periódicamente a su lado -en el lenguaje cristinista eso se podría leer como el guiño a un preferido-, y antes de fin de año lanzará su candidatura, aunque el formato no lo tiene definido“.

Anuncios

3 Responses to Para adictos a la interna peronista: Un poco de metadona

  1. Capitán Yáñez dice:

    ¡Qué lo parió, blogger en jefe, hay más candidatos a presidente que a campeones del mundo!
    Estoy con Rossi – Urtubey. Se ve que estudiaron lo de la selección española, que fue a Brasil a tomar sol esperando a ver contra quién le tocaba jugar la final…

  2. Mariano T. dice:

    La dispersión de candidatos favorece a Scioli.

  3. Gerardo González dice:

    Estos ponen un circo porque saben que el año que viene pierden la presidencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: