Memoria, verdad y ¿justicia?

matthei

Una de las señales más claras de una identidad latinoamericana – aunque ese nombre sea un invento francés, ya lo hemos hecho nuestro – es que, después de la Conquista, nuestras luchas y desgarramientos internos, han tenido los mismos tiempos. Como si los logros fueran distintos en cada país, pero la lucha y el sufrimiento fueran compartidos.

Hace dos generaciones, entre las décadas del ´60 y el ´70 del siglo pasado, surgió en nuestra América un proceso revolucionario con características propias. Que, en formas diferentes, terminó llegando a todos los países que la componen. Nada extraño, en sociedades tan desiguales e injustas como las nuestras, que también desde el comienzo tienen una tradición de reclamo de justicia y un pensamiento liberador y humanista que ya aparecía con Vitoria y De las Casas, cinco siglos atrás.

En este proceso al que me refiero, tuvieron un protagonismo importante – no exclusivo, claro – jóvenes que venían de los sectores medios, con formación universitaria (bueno, en la generación de la Independencia había pasado más o menos lo mismo). Estaban influídos por las ideas europeas de la Nueva Izquierda, católica y/o marxista, y el mito, casi soreliano, del Hombre Nuevo que se construiría a partir de la guerra revolucionaria (que incluía el asesinato político). Todo esto no auguraba un proceso razonable y exitoso, pero no podemos achacar a eso la tragedia en que terminó.

La disposición, también tradicional, de los sectores dirigentes de Latinoamérica, y de los sectores medios a quienes los cambios aterran, de aferrarse a sus privilegios aún a costa de represiones sangrientas, se vió potenciada porque, por un accidente histórico, estas luchas se mezclaron con la Guerra Fría, una competencia planetaria por el poder entre los Estados Unidos y sus aliados contra la Unión Soviética (una Vieja Izquierda fosilizada).

Los ejércitos nacionales, que en algún momento, en algunos sitios, habían jugado un rol liberador, y que, en la mayoría de los casos, cumplieron un papel en la formación de estados modernos, se transformaron en esas décadas en máquinas para aplicar las técnicas de la guerra contrarrevolucionaria como habían sido desarrolladas en Asia y África del Norte: tortura, «desapariciones» y masacre. Con asesoramiento francés, en algunas instancias, y siempre con la supervisión estratégica estadounidense, bajo la Doctrina de la Seguridad Nacional.

Me puse a recordar esta síntesis – demasiado esquemática, es cierto – leyendo la noticia que en Chile Evelyn Matthei, la ministra de Trabajo del presidente Piñera será la candidata de la coalición de derecha que va a enfrentar a la socialista Michelle Bachelet en las elecciones presidenciales de este noviembre.

La candidata es hija de Fernando Matthei, un brigadier de la fuerza aérea de Chile, parte de la junta militar de Pinochet – había apoyado su golpe – acusado de haber participado en la tortura y la muerte de Alberto Bachelet, el padre de Michelle, también un brigadier de la fuerza aérea chilena, que se había opuesto al golpe.

7 Responses to Memoria, verdad y ¿justicia?

  1. CineBraille dice:

    Nunca hubo un Matthei acá, en el sentido de que un jerarca admita lo que pasó y pida disculpas. Los que hablaron eran oficiales subalternos, Balza o Scilingo. Para que haya perdón debe haber arrepentimiento y voluntad de no volver a pecar ¿no?

  2. ana dice:

    Que tragedia de enfrentamiento ,nuestra frecuencia de atrocidades es suplida en CHILE con esta ATROCIDAD CON MAYUSCULA.
    ESTA AMERICA LATINA ASUNTO SERIO.

  3. oti dice:

    La mejor forma que tienen nuestras FF.AA. de enmendar el pasado es apoyar activamente la orientación nacional indicada por la Presidenta CFK. Que los ingenieros militares ayuden a hacer obras de infraestructura en beneficio de nuestro pueblo. Que recuperen el rol productivo que alguna vez tuvieron.

    El mundo que nos toca vivir se va a poner cada vez más difícil si no adoptamos resueltamente una estrategia nacional para proteger y dar bienestar a nuestro propio pueblo. Las FF.AA pueden tener un papel muy importante en esto.

  4. Gerardo josé González dice:

    Es una prueba de la madurez política de Chile.
    A cada generación le toca diferente.
    No olvidemos que en Chile la clase política, la económica y la intelectual está integrada por las mismas familias hace muchísimo tiempo, de manera que estor cruces son habituales.
    Allá una CFK sería imposible e impensable.
    Son las ventajas de la oligarquía, que, como es sabido, tiene déficits.

  5. Capitán Yáñez dice:

    Michelle vs. Evelyn…
    Además del peligro de matriarcado, mal rayo nos parta si alguna vez de éste lado de la cordillera alguna vez una cuestión vaya a dirimirse, en lugar de Miguel vs. Sergio (por dar un ejemplo) en Jonathan vs. Kevin. Sería una señal de que algo no anda bien en nuestras pampas, gauchas e hispano-latinas.
    Al menos, para mi gusto.
    Bien sabemos que Chile es otra cosa: es un país ejemplar.

  6. Mariano T. dice:

    Sería un gran error embanderar a las fuerzas armadas. Llevan 30 años sin identificarse con ninguno de los partidos que fueron pasando por el gobierno. Se superó el tema de los carapintadas, se purgó la mayoría (quedan solo algunos Milanis)de los implicados en la represión ilegal del proceso.
    Cuanto más profunda sea la partidización, más profunda tendrá que ser la purga el día que cambie el gobierno. Y todo eso conspira contra su misión de proteger el país de amenazas externas.

  7. […] Los diarios los llenarán de detalles, incluyendo las historias familiares cruzadas de Michelle y de la candidata de la coalición de derecha, Evelyn Matthei (En el blog ya las habiamos contado aquí). […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: