Chocando contra la Gran Muralla China

multitud-muralla-china

Paul Krugman, profesor de Economía y Asuntos Internacionales en la Universidad de Princeton, premio Nobel de Economía del 2008, es probablemente el economista más popular – si consideramos el largo plazo; un Roubini pudo haberse hecho más célebre en la reciente Crisis global, pero hace 10 años sólo lo conocían los especialistas. Y, por su prédica filo keynesiana – liberal, en el sentido que le dan los yanquis a este término – y su repercusión en la opinión más o menos progresista, es el sucesor del gran John Kenneth Galbraith.

En mi opinión, no está a su altura intelectual. No ha hecho los aportes a la comprensión de la sociedad humana que hizo J.K.G. Pero no soy una autoridad a la que se consulte para evaluarlos. Y, en todo caso, es lo que hay.

Por eso me llama mucho la atención que este artículo suyo, que publicó hace una semana en su blog del New York Times, haya sido comentado tan poco en la blogosfera politizada. Hasta donde he leído – mucho se me puede haber pasado por alto – sólo lo menciona el ingenioso Lucas Llach, que no está muy de acuerdo con lo que plantea (sus comentaristas, en cambio, lo ven como una demostración que las economías planificadas nunca pueden funcionar, al contrario de los mercados. Que, como lo estamos viendo, funcionan maravillosamente bien. Especialmente en Europa).

No importa. El punto es que, si Krugman está en lo cierto, esta nota habla de una noticia que está entre las más serias que podemos escuchar. Para nuestros intereses como exportadores, y para el esquema de poder global. Creo que tienen que leerla, para juzgar por ustedes mismos. Por mi parte, agrego – como de costumbre – mis comentarios al final.

Choque contra la Gran Muralla

Paul Krugman

A todos los datos económicos se los puede ver como un cuento de ciencia ficción particularmente aburrido, pero los datos chinos son aún más ficticios que la mayoría. Agregue un gobierno reservado, una prensa controlada y el descomunal tamaño del país y se hace más difícil entender lo que realmente está sucediendo en China que en cualquier otra economía importante.

Sin embargo, las señales actuales son inconfundibles. China está metida en serios problemas. No hablamos de cualquier revés menor de los que siempre aparecen en el camino sino de algo más fundamental. La forma como un todo de hacer negocios del país, el sistema económico que ha impulsado tres décadas de increíble crecimiento, ha llegado al límite. Uno podría decir que el modelo chino está a punto de estrellarse contra su Gran Muralla y lo único que queda por preguntarse es la gravedad de los daños causados por el choque.

Empecemos con los datos, sin parar en lo poco confiables que sean. Lo que de inmediato salta cuando uno compara a China con casi cualquier otra economía, aparte de su rápido crecimiento, es el torcido equilibrio entre consumo e inversión. Todas las economías exitosas dedican parte de su ingreso actual para inversión, más que para consumo, con el fin de ampliar su capacidad futura para consumir. China, sin embargo, parece invertir solo para ampliar su capacidad futura… para invertir más. Estados Unidos, ciertamente entre los gastadores, dedica el 70% de su producto interno bruto al consumo. China consume sólo la mitad de ese porcentaje, mientras que casi la mitad del PIB se invierte.

¿Cómo es eso siquiera posible? ¿Qué hace que el consumo se mantenga tan bajo y cómo es posible que los chinos hayan sido capaces de invertir tanto sin – hasta ahora – toparse con réditos en disminución? Las respuestas son tema de intensa controversia. El argumento que tiene mayor sentido para mí se sustenta en una antigua percepción del economista W. Arthur Lewis, quien argumentaba que los países que se encuentran en etapas tempranas del desarrollo económico corrientemente tienen un pequeño sector moderno junto a un sector tradicional grande que contiene gigantescas cantidades de “excedentes de mano de obra” – campesinos subempleados que, en el mejor de los casos, dan un aporte marginal a la producción como un todo.

La existencia de este excedente de mano de obra, a la vez, tiene dos efectos. Primero, durante un tiempo tales países pueden hacer fuertes inversiones en fábricas nuevas, en la construcción y así por el estilo, sin toparse con ganancias decrecientes, porque pueden seguir aprovechando mano de obra nueva proveniente del campo. Segundo, la competencia por parte de este ejército de reserva de mano de obra mantiene los sueldos bajos al tiempo que la economía se sigue enriqueciendo. En verdad, lo principal para mantener bajo el consumo chino parece ser que las familias chinas nunca ven mucho del ingreso que genera el crecimiento económico del país. Parte de ese ingreso fluye a la élite conectada con la política, pero buena parte de él sencillamente se queda embotellado en las empresas, muchas de ellas de propiedad estatal.

Todo esto resulta muy peculiar según nuestros estándares, pero funcionó durante varias décadas. Ahora, sin embargo, China ha alcanzado el “punto Lewis” o, para decirlo de manera cruda, se le acaba el excedente de campesinos.

Eso debería ser algo bueno. Los sueldos están aumentando; finalmente los chinos comunes y corrientes están empezando a compartir los frutos del crecimiento. Pero también significa que la economía china inesperadamente se topa con la necesidad de un drástico “rebalancing”, “reequilibrio”– la frase del momento en la jerga económica. La inversión se está topando ahora con ganancias marcadamente a la baja y va a disminuir drásticamente sin importar lo que el Gobierno haga; el gasto de los consumidores tiene que aumentar de manera drástica para reemplazarla. El asunto estriba en si esto puede suceder con la suficiente rapidez como para evitar una Depresión de aquellas

Y la respuesta, de forma creciente, parece ser no. La necesidad de reequilibrar ha sido obvia durante años, pero China sencillamente sigue posponiendo los cambios necesarios. En cambio, estimula la economía manteniendo su moneda devaluada e inundándola con crédito barato. (Dado que alguien va a plantear el asunto: No, esto tiene muy poca semejanza con las políticas actuales de la Reserva Federal en los Estados Unidos).

Estas medidas pospusieron la hora de la verdad, pero también aseguraron que esta hora fuera aún más amarga cuando finalmente llegara. Y ahora ha llegado.

¿Y qué importancia tiene esto para el resto de los mortales? En los valores de mercado –que es lo que cuenta para la perspectiva global – la economía de China todavía es solo modestamente más grande que la de Japón y tiene apenas cerca de la mitad del tamaño de la de Estados Unidos o la de la Unión Europea. Por lo tanto, grande no es gigantesco y, en épocas ordinarias, el mundo probablemente asimilaría los problemas de China con toda normalidad.

Desafortunadamente, estas no son épocas normales: China está llegando a su punto Lewis al mismo tiempo que las economías occidentales están pasando por su “momento Minsky”: el punto cuando los deudores, desbordados por sus obligaciones financieras, están tratando de recortar todos al mismo tiempo, y al hacerlo provocan una crisis general. Las nuevas congojas de China son lo último que el resto de nosotros necesitaba.

Sin duda muchos lectores están sintiendo un sobresalto intelectual. Apenas ayer teníamos miedo de los chinos; ahora sentimos miedo por ellos. Pero nuestra situación no ha mejorado.

Paul Krugman, corresponde decirlo, dió sobradas muestras de su escepticismo – a veces infundado – sobre la economía china. Hace un par de décadas decía que un país que sale de una economía pre tecnológica – de la pobreza rural – muy fácilmente logra tasas de crecimiento espectaculares. Pero pasar de la industria primitiva a la moderna … eso era otro tipo de desafío.

Bueno, China mostró que podía enfrentar ese desafío… y seguir creciendo a tasas aún más altas. (Con un costo social y ambiental muy alto, y con grandes desigualdades, agrego yo).

Pero… lo que dice aquí P. K. no pretende ser un pronóstico, sino una noticia. Es decir, no son las profecías de inminente derrumbe que estamos acostumbrados a escuchar acerca de la economía kirchnerista, por ejemplo. Está diciendo que – si los datos son correctos – la economía de ese gran país ya está enfrentando graves problemas.

Si esto es así, no importa tanto si Lucas Llach está en lo cierto y esos problemas pueden resolverse fácilmente con una dosis de populismo, incrementando el consumo de su pueblo. El hecho es que este tipo de desarrollo, más humano, no provoca un crecimiento a tasas chinas, digamos.

Entonces, el esquema de los últimos treinta años – durante buena parte de los cuales el crecimiento de China fue la locomotora de la economía global (y del boom de las commodities suramericanas, también) – ya no será vigente. Porque otro lado, la recesión en Europa y la discreta recuperación en EE.UU. indican que ese crecimiento, basado en sus exportaciones, ya enfrenta límites externos reales.

Cabe preguntarse, entonces, cuál será el esquema que lo reemplazará. El derrumbe del capitalismo – profetizado muchas más veces que el de la economía K – no está en las cartas. Tampoco me parecen plausibles las fáciles analogías con la década de 1930. simplemente porque los gobiernos de los países más poderosos tienen esa memoria muy clara. Sí me parece probable la tendencia hacia un proteccionismo de grandes bloques.

Por lo que hace a nosotros, no tenemos porqué ser tremendistas: los chinos, y muchos otros pueblos, conservan la costumbre de comer, como dice el bloguero Contradicto. Nuestras exportaciones agrícolas no tienen porqué ser gravemente afectadas. Pero la política comercial china será más agresiva de lo que ya es. Y los otros países desarrollados también tratarán de colocar sus productos a como dé lugar. Es necesario que fortalezcamos una política comercial del MERCOSUR. Y que tengamos en cuenta que las ilusiones despertadas por la Alianza del Pacífico – explicables para países cuya incipiente prosperidad se basa en la exportación de commodities – no parecen muy seguras en este nuevo marco global.

30 Responses to Chocando contra la Gran Muralla China

  1. victorlustig dice:

    abel, ehem, ahora que lo dice Krugman?entre Economist que desde hace años lo viene diciendo en lo que cabe a las estadisticas etc?

  2. El Ramo dice:

    «Por lo que hace a nosotros, no tenemos porqué ser tremendistas: los chinos, y muchos otros pueblos, conservan la costumbre de comer, como dice el bloguero Contradicto. Nuestras exportaciones agrícolas no tienen porqué ser gravemente afectadas.»
    El «tremendismo» debería ser tomado o no, en la medida que podamos discernir qué porcentaje de aumento del precios de los commodities fue propulsado realmente por el consumo chico y cuál vino de la mano de la crisis financiera. Si se observan los gráficos los precios se disparan casi en paralelo con el desarrollo de la crisis. ¿Es el aumente de la soja producto del aumento de las importaciones? o, ¿se explica por la timba financiera?. Si es la segunda opción agarrémonos los calzones, la siguiente crisis será la de los commodities.

  3. Abel B. dice:

    Estimado, me sorprende su comentario. O no lo entiendo. El punto no es si las estadísticas chinas son truchas (Lo que no es especialmente importante, además. Creo que ni Ud. ni The Economist sostienen que en realidad China es un pequeño país agrícola, verdad?) Las cifras de las exportaciones chinas no las proporciona un INDEC mandarín; pueden encontrarlas sumando los datos de las importaciones de ese origen en los demás países. Como, dicho sea de paso, son verificables las cifras del comercio argentino: Moreno no puede inventarlas.

    El punto del posteo es que el crecimiento chino, basado en las exportaciones, ha encontrado límites objetivos. Me parece plausible.

    Abrazo

  4. Abel B. dice:

    Hmmm… El aumento del precio de las commodities comienza – aproximadamente – con el nuevo siglo, mucho antes de la Crisis.
    Por supuesto, la especulación los llevó para arriba – como puede llevarlos para abajo. Pero mi evaluación es que hay un componente importante del aumento de precios que corresponde al aumento del consumo.
    Un elemento de corroboración de esto se ve en el hecho que los minerales han visto disminuído su valor más que la soja. La industria sufre recesiones, pero la gente se niega a dejar de comer.
    Saludos

  5. julio. dice:

    den a los operarios chinos, al trabajor chinito,
    obra social, hotel, camping;
    más,
    participación en ganancia por encima del objetivo cumplido y
    todo el año es carnaval, en china y en la atlántida,
    nada se agota.

    Saludos.
    La Tata Martino.

  6. Casiopea dice:

    No soy fan de Krugman, pero lo he visto acertar en diagnósticos puntuales, como cuando, refiriéndose a la situación de intercambio entre China y EEUU pre-crisis del 2008 dijo que «ellos nos mandan juguetes con plomo y nosotros les devolvemos bonos basura» (se refería a los derivados de hipotecas que los chinos compraban sin preguntar y forzaron la nacionalización de Fannie Mae y Freddie Mac).
    El tipo también mide bien el timing de lo que dice y cuándo lo dice. Espera a que sea el consenso de muchos que no tienen tanta prensa como él, se apropia del mensaje y ante el público general aparece como el oráculo de Delfos.
    Con esto quiero decir que lo de China se viene hablando desde hace rato. El mes pasado los mercados tuvieron un patatús ante un tímido intento del mercado central chino por controlar el sistema crediticio en las sombras, que es PEOR que el que se cargó a las economías centrales en el 2008. Nadie sabe cuándo va a estallar China, ni si va a ser catastrófico o un desangre lento, pero nadie duda de que va por ese camino, y que los países centrales no pueden salir a suplir su pujanza como lo hizo China en su momento cuando se desfondaron las economías ricas.
    Y es verdad que es mala noticia para todos los emergentes lo que está pasando y lo que va a pasar en China. Claro que van a seguir comiendo, pero no sabemos a qué precio, y eso es lo que nos importa a nosotros. La soja ya está por debajo del precio al que se calculó el presupuesto nacional. Por más que la presidenta piense que es un yuyo maldito, no me cabe duda de que está muy preocupada, y muchas provincias también.

  7. victorlustig dice:

    No Abel, recuerde que vengo diciendo (humildemente) que se viene la noche con China, en parte por bolazo estadistico (todos se hacen los giles, menos economist), en parte por migrar de produccion a servicios en forma interna, y en parte es un problema demografico
    Obviamente que con el diario del lunes todos sabemos, pero, nada crece hasta el cielo.
    Lo bueno, deben seguir comiendo, lo malo, se vienen epocas de dumping a mansalva, lo peor, sino nos avivamos viene el Roca Runciman reloaded. las circunstancias son muy parecidas, lamentablemente

  8. Mariano T. dice:

    No estoy de acuerdo con que el ejército de reserva de campesinos se este agotando. Todos los datos demográficos indican que esa masa es todavía enorme. Los que viajan vuelven contándonos de la parcela de 0,5 ha donde se cría una familia.(y tengo familiares que han ido de gira de negocios agropecuarios al interior profunco de China).
    Y en caso de crisis, siempre tienen la opción de revaluar y dedicarse a consumir internamente, y ahorrar y exportar menos. Una salida populista después de tanta austeridad.Les puede salir para sostener el crecimiento durante algún bache.
    Ahora, el efecto de una detención de la creación de clase media china, si se produce, nos va a afectar sin ninguna duda.
    Nadie duda de que van a seguir comiendo. Pero la producción agrícola mundial crece continuamente, es un hecho comprobable que se produce en todo el planeta y que solo sorprende a Cristina que lo exhibe como especial, para el resto es algo normal.
    Si no hay crecimiento continuo del consumo, la tendencia de los precios es a la baja, como históricamente fue. Necesitamos a una China pujante y aumentando año a año el consumo,con China al 3% los precios van a bajar, y acá sálvese quien pueda.

  9. victorlustig dice:

    Depende, como todo, tenes un serio problema demografico, producto de la politica de 1 familia, 1 hijo
    tenes un serio problema cultural de ahorro, no consumo
    tenes un serio problema de inversion interna forzada desde hace unos 5? años, el fenomeno es parecido al reciclado de petrodolares, de alguna forma hicieron infraestructura con el excedente
    no es tan sencillo, y, aca tambien tenes familias que viven con media hectarea en el Norte, eso no es indicador serio
    last, tenes un serio problema de burbuja, el Bco de China ya mostro los dientes hace poco

    cambia serio por ligero arriba, pero tenes un conjunto de problemas

    Con esto no digo que va a ser un lio, pero, yo me conformaria con el 3 y medio real de crecimiento, si con eso alcanza para nosotros, mejor, pero, sigo teniendo temores que vamos derecho a un Roca Runciman

  10. Capitán Yáñez dice:

    Y dale con la «explosión» de China. ¡Qué manía, che!. Todo lo que no se ajusta a la estrechísima visión de los economistas neoclásicos y su célebre ceteris paribus parece condenado a explotar en cualquier momento.
    Ciertamente, ningún país del mundo ha crecido, crece ni crecerá de manera perpetua a tasas… «chinas». Por más «locomotora» que sea. Ahí anda Alemania en pena, por ejemplo, pero nadie le augura desgracias, aunque su banca está falopeando balances a diestra y siniestra para disimular el descalabro.
    Son tiempos difíciles y en eso hay que concentrarse. Lo nuestro está «acá abajo», y está problemático, claro que si. El «derrumbe chino» lo pondrá un poco más problemático, a lo sumo. Nada que motive suicidios masivos.
    ¡Ah…! ¿Y por casa como andan, Paul?

  11. Mariano. T. dice:

    Son cientos de millones los de la 1/2 ha. Sabes el sistema de recolección de leche? Un tipo tiene 2 vacas. Se lleva con la esposa o el hijo a pie los 40 litros de leche en un balde hasta un lugar a 2 km donde se los entrega a un chino con motocicleta y un especie de side-car que carga 250 litros y hace 10 km hasta donde espera un camioncito. A la par tenes un tambo neocelandes y otro californiano remoderno en tierras que el estado recupero de campesinos que emigraron a la ciudad. Calculan que les va a llevar 30 años tener un agro moderno como el nuestro, relocalizando 300 millones de personas.

  12. Norberto dice:

    El precio de la soja para el presupuesto nacional fue de U$S470, y recién hoy bajó a U$S498, por otra parte, con solo incorporar la mitad de los cuarenta millones que incorporaba al consumo por año, seguís teniendo un mercado de alimentos cada vez mas grande, lo que si se reducirá es el mercado de proiductos no alimenticios, porque si bien su mercado es grande, no es el mundial que está en crisis, por lo menos los que pueden comprar, pero tal vez puedan reconvertir su industria para un target mas modesto, es decir mas popular, pero en Chile ya lo están sintiendo en el precio del cobre, y en cuanto al yuyo, este año decidieron no colocarlo en plaza, y sin embargo continuamos creciendo, vos fijate que desde menos del 70% del total de exportaciones para las MOA y MOI del año 2012, este año estamos en el 75%, y el salto es con cosecha record, así que no es muy dificil saber que pasó, y que no es tanta la dependencia del yuyo, que por cierto ayuda.
    La tan mentada misión en Angola, tuvo y tiene por objeto, lograr un trueque entre hidrocarburos y MOA, textiles e industria liviana, dado que allí están en una situación similar a la venezolana e importan todo lo que consumen a cambio de su petroleo, y si bien consumen algo de aceite, sus cerdos prácticamente no existen, tanto es así que una de sus principales importaciones son los pollos procesados.
    Nosotros somos Ella, abrazos

  13. Andrés dice:

    Tal cual, Capitán.

    Friedman en Stratfor viene anunciando en el estilo de MA Broda que China entrqa en grave crisis, mientras no dice ni mu sobre los graves problemas financieros en USA.

    Saludos,

    Andrés

  14. Rogelio dice:

    Estimado Abel:

    Son varios los que están haciendo campaña con el tema y no solamente en relación a China, también lo extienden a los BRIC su propios inventores.

    La gran desaceleración, click ACÁ
    Dicen que la desaceleración de los mercados emergentes no es el comienzo de un colapso [para tranquilidad del Capitán Yañez], pero sí que es un punto de inflexión de la economía mundial.

    Añado un detalle: el crecimiento sin límites de los agregados monetarios ha comenzado a constituirse en un problema serio.

    El cambio y la mejora no son optativos
    En un sentido muy general insisto – como hago de tanto en tanto – con aquéllo de que:
    «Cualquier modo fijo de producción [o modelo o sistema complejo] tiende a agotar en forma gradual los recursos necesarios para su continuidad futura y solamente podrá sostenerse incorporando un cierto nivel mínimo de creaciones e invenciones científicas, tecnológicas, políticas y/o culturales”.

    O sea, que los recursos más valiosos y abundantes siguen siendo «el trabajo y la creatividad humana».

    Lo recordaba aquí mismo comentando tu post «Adelante, detrás de la curva: la economía», hace 2 años en junio de 2011.

    Saludos

  15. victorlustig dice:

    A Angola estan exportando mucho, cosas insolitas, por ejemplo, prefabricadasç
    pero, el problema es el de siempre, constancia, todos tratan de hacer negocios one shot, y, el tema es vender cosas que requieran mtto

  16. oti dice:

    El problema de fondo es que China y Asia en general, deben cambiar su función de procesadores de materias primas para producir cosas para Occidente por otra función en la que deben producir cosas para ellos mismos, para los más de 700 millones de personas (considerando solo China) que viven en el atraso profundo.

    Y ese cambio no lo pueden hacer solos, sin la ayuda tecnológica y financiera de Occidente.

    Y éste es el problema, porque ya sabemos a qué juega Occidente (Europa Occidental y USA, fundamentalmente), agarrado de las bolas por la oligarquía globalista: por un lado, a hacerle pagar a los pueblos la crisis financiera, y, por el otro, a prepararse para escenarios de guerra indirectos y directos, contra China y Rusia. Esto último, por supuesto, no sale publicado en la prensa occidental, pero los indicios y efectos te señalan a los culpables.

    Todo este proceso, obvio que afecta y afectará a nuestro país. Por eso debemos prepararnos para centrar la economía para adentro, con el objetivo de darle un nivel de vida decente a unas 10 millones de personas. Y para eso hay que organizar la economía de otra forma, depender menos de las rentas del comercio internacional y más de la capitalización acelerada de la misma. Esa capitalización debe materializarse en infraestructura (transportes, preferentemente ferrocarriles de levitación electromagnética), energía (preferentemente nuclear), educación y salud.

    El resto de la sociedad que no son esas 10 millones de personas tiene que empezar a pensar y entender que no es solo una cuestión de moralidad y solidaridad, es una cuestión, también, de productividad. Si seguimos teniendo marginada a más del 20% de la población (potencialmente productiva), no podemos salir del atraso y la dependencia, porque no tendremos capacitada a una gran parte de la sociedad para mejorar su educación y salud y, por lo tanto, para que pueda producir con eficiencia y eficacia en beneficio de toda la sociedad.

    Para que volvamos a ser un país orgulloso de nosotros mismos, pero con buenas razones, más moderno, avanzado y productivo, primero tenemos que sacar a flote a la gente que no está a flote. Para que esa gente se ayude a sí misma y después nos ayude a todos.

    Para hacer eso no podemos seguir viviendo y confiando que los multiplicadores internos del comercio exterior van a resolver el problema. Eso nunca ocurrió, ni cuando el mundo parecía que estaba bien (aunque no lo estaba), ni ahora, que sabemos que no parece estarlo y que lo que parece es lo que en realidad es.

  17. Norberto dice:

    Puede ser que se me haya mezclado el valor de presupuesto del 2012, de todas maneras, hasta hoy la pérdida puede ser compensada por el incremento del volumen de la cosecha, si es que fuese necesario, porque si bien todas las divisas externas son bienvenidas, los compromisos de pagos son relativamente muy bajos para lo que resta del año , eso si creo que el problema es importante para los que están especulando, porque los indicios son de buena cosecha en USA y cotización a la baja.
    Nosotros somos Ella, abrazos

  18. Casiopea dice:

    Otro punto de vista que incluye los superávits de Alemania como parte del problema, y subraya el diagnóstico de fondo: la deuda (privada) de China sigue creciendo mucho más rápido que su capacidad de pagarla.

    http://www.mpettis.com/2013/07/10/beijings-new-leaders-are-right-to-hold-back/

  19. Gerardo josé González dice:

    ¡Otro quilombo más!, diría el Rolo Villar.
    Si China está detrás de Japón, sus problemas internos podrían arreglarlos los nipones a nivel global. Es un chiste.
    Lo de la mano de obra barata es un gran engaño, porque La India tiene mucha más, sin contar a otras naciones sumidas en la pobreza máxima.
    Que China deba reacomodarse en profundidad traerá precios y volúmenes sensatos al comercio internacional.
    Todos olfateamos que se viene una planicie, con suerte.
    No será la primera vez que el mundo no crezca.

  20. victorlustig dice:

    Uds saben mi apego a las similitudes historicas, y, esto es lo mas similar a 1873 y la Long Depression

  21. Capitán Yáñez dice:

    Mi muy estimado Rogelio… perdón por la demora en comentar, pero la verdad es que recién ahora leo lo tuyo.
    Debo decirte, en primer lugar, que como argentino que soy -y, demás está decirlo, a toda honra- si algo no me intranquiliza… eso son los «colapsos». He sobrevivido a tantos que la verdad es que «si quieren venir que vengan».
    En segundo lugar, coincido -no por casualidad… somos vos y yo «peronistas doctrinarios»- con lo de «el trabajo y la creatividad humana». Lo cual nos remite a los «economistas clásicos». Léase Smith, Ricardo y… si, Marx. Y la «teoría objetiva del valor», que reivindico contra la abrumadora corriente en contra. Semejante asunto merece -creo- una discusión más que profunda.
    Tengo pendiente una visita a un compañero economista en un sucucho de la calle Lavalle al que más de una vez hemos visitado en conjunto.
    ¿Podríamos coincidir en tal visita y seguir con el asunto?

  22. Aída e ido dice:

    Sn tratar de irla de hippies, cosa que detestamos. El problema basico es que no puede haber este tiponde crecimiento de objetos. Que se vuelven obsoletos en un par de anios porque asi no hay crecimiento que valga porque no podria haber tanto para tantos. Nos pa que vamos a sufrir un parate y la idea de economia gran escala es lo que va a sufrir para ser reemplazada por otro tipo de creatividad. algo que no necesariamente sea una sociedad de masas. Una sociedad de tribus pacificas.Es cierto que pecamos de optimistas pero Posiblemente haya un cambio en toda la simbologia social actual cuando existan tecnologias mas personales y costumizables

  23. Aída e ido dice:

    Porque la pregunta mas relevante hoy y simepre es con que cosas es mas o menos feliz la gente

  24. José Mercado dice:

    Krugman me hace acordar al pibe del Monde Diplomatique. ¿ De dónde saca que a los chinos se le terminan los campesinos ? Pero lo mejor de lo mejor es «El argumento que tiene mayor sentido para mí …». En fin. ¿ No le duelen los ojos al leerse ?

  25. […] yo subí una evaluación de los problemas de China escrita por el profesor Paul Krugman, un estadounidense de buena formación intelectual, de la […]

  26. ¿Queeeeeeeeeeeee? Sobre lo que más escribe Krugman es sobre la economía de los Estados Unidos y sus problemas. Parafraseando al Ñato Desiderio, «garrá el Nu Yor Taim que no muerde».
    Eddie

  27. Andrés dice:

    Buenas Rogelio,

    The Economist no puede con su instinto… Desarrolla un artículo donde claramente se muestra que hay límites al crecimiento para terminar sugiriendo que si se liberan los mercados continuará el crecimiento:

    «For the past few years, with China surging, Wall Street crunched, Washington in gridlock and the euro zone committing suicide, the old liberal verities have been questioned: state capitalism and authoritarian modernisation have been in vogue. “The Beijing consensus” provided an excuse for both autocrats and democrats to abandon liberal reforms. The need for growth may revive interest in them, and the West may even recover a little of its self-confidence.»

    Esos conservas británicos no entienden que el crecimiento perpetuo no existe. Parecería que no peuden concebir un sano funcionamiento de la sociedad sino bajo la expansión económica.

    Quizás me equivoque, pero les falta (o nos falta a todos) un paradigma de economía funcional sin dar por hecho que se crecerá todo el tiempo. A nosotors nos llegará un límite también, por ejemplo en la producción de autos (no podrá aumentarse porcentualmente la producción y venta anual de automóviles en 2 dígitos forever)

    Saludos,

    Andrés

  28. Mariano T. dice:

    Siempre hay que crecer. Sin crecimiento es casi imposible disminuir la pobreza, y caen los gobiernos.

  29. […] este posteo como una posdata a otros dos recientes, éste y éste, sobre la economía china y sobre los observadores que la miran desde el Atlántico Norte. […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: