Capitalismo de amigos, versión brasileña

Hace pocos días, la presidente Dilma Rousseff de Brasil anunció un gigantesco Plan de Inversiones en Transporte: autopistas y ferrocarriles, con la intención de reactivar la economía. Los detalles del asunto, y las posibilidades que abre una decisión de esa magnitud, serán desarrollados, espero, en el sitio que en los próximos días lanzará en Internet el Foro San Martín. Aquí basta decir que es una muy buena noticia para nosotros, los argentinos, porque nuestras exportaciones están muy relacionadas con la demanda brasileña.

Para los que se mueven fácilmente en portugués, les acerco Exame, que da, minuto a minuto, los pasos del anuncio del plan de concesiones. Para los demás, este resumen directo les da una buena idea “Dilma lançou no Palácio do Planalto o Programa de Investimentos em Logística: Rodovias e Ferrovias, para repassar à iniciativa privada a construção, operação e exploração de estradas e linhas de trem para alavancar os investimentos em infraestrutura no país, previstos em R$ 133 bilhões nos próximos 25 anos.

Oficialmente, a medida é classificada como concessão dos serviços públicos. Durante e após o evento, a presidente usou também o termo “parceria” e disse que, com o programa, está “tentando consertar alguns equívocos cometidos na privatização das ferrovias“. (¿Qué? ¿Necesitan traducción? En Brasil el castellano es materia obligatoria. Y aquí el portugués debería serlo. Bueno, les aviso que “parceria” es “asociación” y ahora les acerco alguien que escribe en nuestro dialecto ibérico).

La siguiente versión es de ALAI, América Latina en Movimiento (a la izquierda de su televisor, señora) y el autor es Raúl Zibechi, periodista uruguayo, docente e investigador en la Multiversidad Franciscana de América Latina, y asesor de varios colectivos sociales. Está un poco sesgada ideológicamente, pero la información es amplia y verdadera. Además, da un buen pantallazo de la realidad global. Como de costumbre, un comentario mío (breve) al final.

Golpe de timón hacia el sector privado              

Las millonarias inversiones en infraestructura decididas por el gobierno de Dilma Rousseff para ser traspasadas a la gestión privada, son la principal apuesta de Brasil para salir del estancamiento y retomar la senda del crecimiento.

“¡Cayó la ficha!”, exclamó el economista Antonio Delfim Netto, ex ministro de Hacienda de la dictadura brasileña. “Cuando la incertidumbre sobre el futuro es absoluta, cuando el pasado no contiene la información sobre el futuro, sólo una acción decidida y fuerte del Estado, como la que estamos viendo, puede poner en marcha al sector privado y a la economía. Esa acción, correcta y creíble, es capaz de anticipar la esperanza” (Valor, 21 de agosto de 2012).

De ese modo saludó el economista conservador el Programa de Inversiones en Logística anunciado por Dilma Rousseff el 15 de agosto ante decenas de empresarios que esperaban una señal del gobierno para colocar sus dineros en obras con retornos económicos asegurados por el Estado. El programa supone concesiones a las empresas privadas luego de invertir 40 mil millones de dólares en los próximos cinco años para construir 5.700 kilómetros de autopistas y 10.000 de vías férreas. Sólo en esos rubros el programa prevé 65 mil millones de dólares en 30 años.

En los próximos doce meses el gobierno se propuso concesionar a la esfera privada doce ferrovías y nueve autopistas y en un futuro cercano se dispone a extender la misma modalidad a puertos y aeropuertos. Las concesiones bajo el modelo de asociación público-privada implican que las empresas construyen y operan las nuevas obras.

La gran novedad fue la creación de la Empresa de Planificación en Logística que se encargará de la integración de los proyectos de infraestructura y de supervisar las obras. Dilma aseguró que se trata de disminuir los costos de transporte y energía para asegurar que Brasil crezca a una tasa elevada durante un largo período. “Eso es fundamental para garantizar el empleo”, concluyó la presidenta (Folha de São Paulo, 16 de agosto de 2012).

… El programa fue recibido con euforia por un amplio sector de empresarios, y también por las dos mayores centrales de trabajadores, pero los intelectuales opositores y algunos núcleos sindicales consideraron las concesiones como un retorno a las privatizaciones.

El Partido Socialdemócrata de Fernando Henrique Cardoso, el gran privatizador de la década de 1990, se permitió ironizar al “lamentar el retraso” del gobierno en seguir su ejemplo (Folha de São Paulo, 16 de agosto de 2012).

Dilma modificó su proyecto político a comienzos de este año al comprobar que Brasil está siendo duramente afectado por la crisis mundial. En 2011 el PBI creció un modesto 2,7 %. El gobierno confiaba en una pronta recuperación ya que los ingresos de la población seguían creciendo y las tasas de interés bajaban. Nada de eso sucedió. En el primer semestre de 2012 el crecimiento fue nulo y 2012 cerrará con un PBI por debajo del 2 %. Una potencia emergente como Brasil necesita un piso del 5 % anual, como apuntó la presidenta.

En tres viajes realizados entre marzo y abril, Dilma pudo palpar el hondo pesimismo que recorre el mundo. En marzo durante su visita a Alemania conversó con Angela Merkel, quien le confirmó que la política de austeridad de la Unión Europea se extenderá por lo menos hasta fines de 2013 y que el euro no volverá a su situación “normal” antes de tres años (Valor, 17 de agosto de 2012).

A fines de ese mes en la cumbre de los BRICS realizada en Nueva Delhi, conversó con el presidente chino Hu Jintao, que le advirtió sobre la desaceleración de la economía de su país que comenzaba a la vez un cambio en el modelo de crecimiento centrado en las exportaciones hacia otro volcado al mercado interno. Jintao anunció a Dilma que China comprará menos mineral de hierro y más soja y proteínas animales.

En abril la presidenta se entrevistó en Washington con Barack Obama quien le aseguró que la recuperación económica de Estados Unidos es mucho más frágil de lo previsto y que ese aspecto le está creando grandes dificultades para su reelección

… Convencida por el núcleo de empresarios y banqueros que la asesoran de que es imprescindible reducir los costos de producción y de que “sin el empresariado no hay dinero para infraestructura”, como dijo Gerdau, Dilma cedió las inversiones de largo plazo al sector privado para que los dueños del dinero vuelvan a la economía real. Eso sí, el 80 % de los desembolsos los realizará el estatal BNDES.

Las concesiones/privatizaciones de autopistas y ferrovías van de la mano de otras medidas del mismo signo. Reducciones en las jubilaciones de los funcionarios, creación de un fondo de pensiones de los funcionarios federales, privatización de los tres mayores aeropuertos del país y congelación de los salarios públicos, son parte del mismo paquete

Sorprende que el programa anunciado haya sido apoyado tanto por empresarios como por sindicalistas. Eike Batista, considerado por Forbes el hombre más rico de América del Sur con una fortuna del 30 mil millones de dólares, dijo que la propuesta “demoró” pero consideró que “es un modelo muy feliz”. A la hora de detallar los efectos del plan, fue muy preciso: “Si se baja el costo de la emergía, que es uno de los elementos del programa, porque Brasil tiene una de las emergías más caras del mundo, usted pasa a ser más competitivo” (Folha de São Paulo, 16 de agosto de 2012).

Tanto la CUT como Força Sindical, ambas cercanas al gobierno, se mostraron satisfechas. La primera reclamó “contrapartidas sociales” y la segunda esbozó un discurso ideológico: “La presidenta está acompañando los cambios en el mundo. Está viendo que tiene necesidad de incluir al capital privado cada vez más en la economía”, dijo Miguel Torres, presidente de Força Sindical (Agencia Brasil, 15 de agosto de 2012). El ex presidente Lula hizo gala de su pragmatismo para defender el programa de Dilma: “A fin de cuentas, el pueblo muchas veces no quiere saber si el que hace es el Estado o la iniciativa privada. Lo que quiere son beneficios” (Folha de São Paulo, 16 de agosto de 2012).

… Algunos analistas sostienen que Dilma tiene prisa por retomar el crecimiento. No se trata sólo de las elecciones municipales y estatales de octubre sino de su particular lectura del momento que atraviesa el mundo. Su principal preocupación sería “la capacidad de Brasil de competir en condiciones de igualdad, de aquí a unos años, con los países emergentes y también con los ricos, que en su opinión saldrán de la crisis actual más fuertes y competitivos” (Valor, 17 de agosto de 2012).

Sin embargo, la actual alianza sindical-empresarial es bien diferente a la que se gestó hace medio siglo bajo Getúlio Vargas, de la cual nacieron las grandes empresas estatales. Ahora se trata de una sociedad entre dos sectores empresariales, los dueños y los administradores del capital, bendecidos y protegidos por el Estado emergente. Un proceso no muy distinto al que viven los demás BRICS. Hasta el conservador Delfim Netto defiende un “Estado fuerte” para promover el crecimiento.” (Completo aquí).

Nada de esto es desconocido en Argentina, desde hace más de 20 años, o pregúntenle a los hermanos Cirigliano, o al compañero Moyano (El sindicato de Camioneros es accionista en el Belgrano Cargas). Y seguramente también en Brasil habrá tensiones entre la conducción política que intenta ejercer el gobierno y los intereses económicos en pugna. La diferencia es la audacia y la magnitud del emprendimiento que hacen los brasileños, lo que francamente les envidio. Y algo que también es importante, pero no estoy seguro de desear las circunstancias que lo hicieron posible: la madurez de una clase empresaria más sofisticada que la nuestra. Pues ellos no tuvieron las rupturas democráticas de Irigoyen y de Perón.

El título del post, que puede leerse como un poquito prejuicioso? Bueno, he estado leyendo mucho en los medios sobre “capitalismo de amigos”. Pero, la verdad, no conozco ningún país del mundo en donde haya un capitalismo de enemigos. O siquiera de desconocidos.

11 Responses to Capitalismo de amigos, versión brasileña

  1. oti dice:

    El post me hace acordar a cosas que manifesté en este mismo blog el año pasado:

    “Por otra parte, no propongo el aislamiento internacional. Lo que sí propongo son convenios de país a país a medida que la crisis de desintegración global muestre a los países que por el camino habitual no hay salida. Y también propongo que nos aislemos lo más posible no del mundo sino de los efectos globales de la crisis…” (agosto 5, 2011 a las 11:58)

    “La intuición me dice que, a medida que evoluciona la desintegración económica global, los países se harán cada vez más proteccionistas y la agresividad pro exportadora de China deberá cambiar de rumbo a la exportación de capitales si puede o a desarrollar su enorme sector atrasado y feudal del interior de China. Esto va a dar un respiro a los países de América Latina al sacarse esa presión “pseudocompetitiva” de encima y poder empezar a emplear a la gente del 1/3 marginado en tareas productivas” (agosto 4, 2011 a las 10:16).

  2. Mariano T. dice:

    Acá tambien la infraestructura esta hecha pelota, y atrasada. Pero el método de Dilma es muy dificil de implementar por falta de credibilidad.

  3. Gerardo González dice:

    A fuerza de aburrir, debo insistir una de las diferencias esenciales entre Brasil y nuestro país reside en el grado de extranjerización de la economía: aquí es terrorífica.
    Un plan de obras públicas de infraestructura (FFCC, puertos, carreteras, etc.) como el brasileño compromete al Estado a un esfuerzo gigantesco, sin otro retorno que el crecimiento del PBI.
    Comparar a los hermanos Cirigliano con la clase empresarial brasileña, que está asociada a las multinacionales, es un mal chiste.
    Acá las multis tienen el 100 % del capital.
    En geografía económica, Brasil no es un país-continente, como EEUU, es el sur y una costa que llega hasta Bahía, con centro en San Pablo.
    Felicito a Abel por el post.
    Brasil debe ser el espejo en el cual debemos mirarnos todos los días. No importa hoy cuánto logren ellos en 2022. Lo definitorio es el propósito, la semilla.
    Compararnos con ellos debiera producirnos la vergûenza suficiente para elevar nuestras acciones.
    Comparemos el acuerdo estatal-empresario-sindical de ellos con el nuestro. Dan ganas de pegarse un tiro en un rincón, como dice el tango.

  4. ana dice:

    Ojalá en nuestro país hubiera un plan de estructura básica como ese.Argentina es un país sumamente extendido al que la única gracia que han hecho los gobiernos es levantarle vías por “improductivas”.
    Un agresivo plan energético .
    Un plan tendiente a la transformación y puesta en valor de todas nuestras materias primas.Parece que éstas industrias solo fueran posiblidad de aumentar impuestos para recaudar más.
    etc etc etc ,
    Lo único que tenemos hasta ahora son RE REELECCIONES.

  5. Flics dice:

    Credibilidad no es la misma cosa que BNDES-Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social.

    Si a mi me prestan la plata a 2,5% a.a. y el gobierno me paga el 7,5% a.a. por prestarle plata…. bueno yo si que sou un “crédulo” (así se dice?)

  6. oti dice:

    40.000 millones de U$S en 5 años y 10.000 Km de vías es bastante modesto en relación a la superficie de Brasil en Km2 y a la cantidad de población.

    Esas cantidades sonarían respetables para la Argentina, no para Brasil. Éste es un país poco desarrollado como la Argentina y como la inmensa mayoría de los países del mundo, si atendemos a métricas per cápita, por familia, por Km2 de superficie.

  7. elrincondeanahi dice:

    Abel:
    Interesante tu punto de vista. Está demasiado sesgado ideológicamente, pero el punto de vista es interesante…

    Leí en otro post que un compañero tuyo del foro SM decía que no ´cualquier integración´ era aconsejable para Suramérica o algo así. Y ahora, leyendo éste, me acordé de Lander:
    “No hay nada en la idea de integración que en sí mismo podamos considerar como favorable para el futuro de los pueblos del continente. No basta con que sea una integración latinoamericana o sudamericana para que corresponda a los intereses populares.Todo depende del modelo de integración en cuestión.” (¿Modelos alternativos de integración? Proyectos neoliberales y resistencias populares
    http://es.scribd.com/doc/8314346/Mod-alternat-de-Integracion-)

    Toda la enorme promoción de infraestructura a gran escala dada implica lo que se da en llamar la iniciativa IIRSA (Integración para la Infraestructura Regional Suramericana), que es el sucedáneo del ALCA: El ALCA determina lo jurídico administrativo en forma más concreta y la IIRSA la infraestructura; IIRSA es la infraestructura necesaria para la consolidación de los objetivos propuestos por el ALCA
    http://elrincondeanahi.blogspot.com/2010/04/el-proyecto-iirsa-en-argentina.html

    El sesgo ideológico que -prejuiciosamente- adjudicás a Zibechi es ese. Zibechi tiene más que claro lo que el IIRSA implica aunque no lo nombre en el artículo. Además de ser periodista y asesor, estudioso y militante de los movimientos llamados alguna vez por Wallerstein “anti-sistémicos”, tiene mucha información sobre esa iniciativa y sus consecuencias. Como la están teniendo los movimientos sociales que son los primeros y principales perjudicados por esas políticas. Yo casi que me animaría a decir que es el temor de González Casanova puesto en práctica…

    Bueno, pero en realidad y fuera de esto yo venía a decirte que leí en tu página de féisbuc que cumplís años un día después que yo; y entonces recordarte, dejando de lado toooooooooodas nuestras diferencias, la frase memorable del Capitán Papán: “para un leonino no hay nada mejor que otro leonino”. =D
    Abzo.

  8. Abel B. dice:

    Anahí:

    A pesar de nuestros distintos sesgos ideológicos, estoy de acuerdo con vos que IIRSA (Integración para la Infraestructura Regional Suramericana) es un hijo muy peligroso del matrimonio entre grandes empresas transnacionales y la burocracia “técnica” de los organismos internacionales.
    Sus lineamientos actuales NO tienen nada que ver con los intereses nacionales de nuestros países, ni con un proyecto de integración autónomo.

    Lamentablemente, en el mundo académico y en las burocracias estatales se discute poco sobre esto. En unos cuantos casos notorios, se debe al temor de perder canonjías en esos organismos. En la mayoría, simple estupidez.

    Espero que te hagas presente con tus aportes en breve en el sitio del Foro San Martín que aparecerá en los próximos días. Entre los amigos que lo llevaremos adelante, hay algunos mucho menos tecnofílicos (fáusticos) que yo.

    Un abrazo en solidaridad leonina

  9. Mariano T. dice:

    10.000 km de vías es muy buen número. Y es un número que no depende del tamaño del país, sino de las distancias entre zonas productoras y puertos o centros de consumo.
    Para ellos es imprescindible conectar Matto Grosso, su zona de expansión agrícola, con el mar. Pasa lo mismo con zonas de extracción de minerales, que deben conectar con el litoral industrial.
    Contrasta con el abandono de la infraestructura argentina

  10. HAY DOS TEMAS QUE ME OCUPAN:A)EL SISTEAM DE COSCESIONES DE SERTVIVCIOS PUBLICOS AL SECTOR PRIVADO, NO LO PODEMOS ANLIZAR DESDE EL PNTO DE VISTA ARGENTINO PORQUEEEN ARGENTINA NO HAY SISTEMATIZACION QUE VALGA, PORQUE SON LLEVADAS A CABO POR LA ACTITUD CODICIOSA DE LOS ARGENTINOS. Y EL SEGUNDO TEMA REFERIDO A LA INTEGRACION NO SON SOLO LOS “COMO” SINNO LOS “PARAQUE”, SI DEFINIMOS EL OBJETIVO CREO QUE LO OTRO SERA LO MAS FACIL. CREO QUE EL FRACASO DE 1825, QUE TERMINO CON EL ASESINATO DE MONTEAGUDO, ES PORQUE TENIAN MAS CLARO LOS “COMO” QUE LOS “PARAQUE”

  11. […] quiero acercarles esta nota que Raúl Zibechi, un periodista e investigador uruguayo a quien ya he citado en el blog, preparó para ALAI. Zibechi, con un sesgo ideológico distinto del mío, simplifica demasiado, a […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: