el sesgo plutocrático de las vedettes

Parece que fueron las cualidades de la compañera Amalia Granata, reflejadas en la imagen del post anterior, las que incrementaron ayer en un 30 % los visitantes a este blog, según me informa el Sr. WordPress. También parece que estimuló demasiado a algunos de ellos, con una confusión en los circuitos mentales, porque debí borrar unos cuantos comentarios con un exceso de pasión política (si hubiera sido erótica, lo entendía mejor. De gustos…)

Les recuerdo que otros blogs, en particular el muy visitado de Artemio López, dan cabida con ejemplar tolerancia a las peleas de hinchadas entre kirchneristas y antikirchneristas. Yo no soy tan hospitalario.

Tengo que decir que los comentarios publicados, bien partidistas algunos, todos aportan algo, aún el de un aspirante a comisario político K. Pero uno de los temas de discusión que surgieron fue el del INDEC, y me quedaron ganas de hacer algunas observaciones. Es un tópico frecuente en la blogosfera política – sin ningún debate a fondo. Por separado, aparece a menudo en la blogosfera económica – Miguel Olivera ahora anuncia el libro de otro sobre el tema – pero tienden a concentrarse en la crítica por lo que viven como la destrucción de un instrumento técnico; yo no vi (lo que no quiere decir que nadie lo hizo, ojo) que rebatieran con seriedad los argumentos oficiales o que explicaran el asunto a los legos.

Tampoco el gobierno se ha explayado mucho – supongo que para evitarse posibles juicios. La exposición más precisa de su «relato» la hace un visitante asiduo de la blogosfera, Ricardo Natalucci, que firma con su DNI y sus cargos anteriores y repite más o menos lo mismo en todos los blogs. Dice:

«El conflicto del INDEC comenzó cuando el gobierno nacional en enero del año 2007 ordenó a los directivos y técnicos de ese instituto eliminar o reducir lo más posible una distorsión poco conocida por el público en general y aún por los economistas, a la cual los especialistas en índices de precios llamamos “sesgo plutocrático”. El sesgo plutocrático es una distorsión aberrante que le otorga mayor representatividad en la canasta a las familias más ricas, excluyendo al resto de la sociedad prácticamente tanto como si no existiera»

Agrega también, como cabe en estos tiempos, un elemento conspirativo: «Los directivos del INDEC que habían incorporado intencionalmente y subrepticiamente ese sesgo a lo largo de muchos años (agentes de Kaos, sin duda) se negaron entonces a cumplir la orden de corregirlo, y eso provocó la crisis. Más o menos al mismo tiempo el gobierno se dio cuenta de que ese sector que controlaba al INDEC integraba una organización de características delictivas dedicada a la venta de información confidencial y al intercambio de favores, y que estaba en condiciones de extorsionarlo difundiendo tasas de inflación crecientes, y que había vínculos entre ese sector y grupos financieros del país y del exterior. Por eso tuvo que apartar a los funcionarios más rebeldes y enviar a una persona de su confianza para que tratara de encontrar en el INDEC algunos funcionarios que se avinieran a acatar la orden de eliminar el sesgo. Los funcionarios desplazados comenzaron como represalia a desacreditar al gobierno y a difundir índices más altos que los que venían difundiendo«.

Tengo que decir que hace tiempo – poco después del alejamiento de Alberto Fernández – fui invitado, a través de una amiga común, a una reunión informal en la Secretaría de Comercio donde Guillermo Moreno dió explicaciones a un centenar de militantes. El fundamento teórico de las modificaciones en la canasta de productos indexados era ese: las conductas de consumo de diferentes clases sociales; había también un cuestionamiento doctrinario a incluir un salario, el del personal doméstico, en esa canasta. Pero en lo que hace a la conducta de los encuestadores, Moreno, con más calle, dejó entrever que en la elección de locales a encuestar, parecía haber una compleja ecuación matemática para minimizar el tiempo de traslado y maximizar los viáticos. Me resultó mucho más convincente.

Pero lo que me parece extraño es no haber encontrado (tá bien, no soy el lector más cuidadoso de la blogosfera) ninguna refutación explícita de lo que es una teoría idiota: No hay ninguna razón para que los productos más caros, por serlo, aumenten sus precios a una tasa mayor que los productos más baratos. Y lo que se toma en cuenta, por supuesto, para elaborar el índice de precios al consumidor es esa tasa. Si, para citar un ejemplo al azar, las carteras de una marca valían el año pasado 30 mil pesos, y este año cuestan 30 mil seiscientos, y el kilo de azúcar valía 2 pesos y este año 3, el IPC de una canasta que los incluyera tendría que tomar en cuenta en el primer caso un aumento del 2 %, y en el segundo del 50 %. Vale señalar que el kirchnerista heterodoxo Artemio, sobre datos del INDEC, confirma que hay inflación de alimentos y mucha.

Si el gobierno quiere – como por supuesto es así – empujar para abajo los índices de inflación que publica – tiene que recurrir a otros mecanismos que encuestar segundas marcas. Debe reemplazar cada mes los productos que aumentan más por otros, y algunos dibujos más desprolijos.

Y toda esa elaboración teórica, claro, no hace al hecho concreto detrás de todo este barullo: que – tras la quita del 2005 – una parte muy importante de la deuda pública está en bonos indexados por la tasa de inflación local. Cada punto representa muchos millones de dólares que, naturalmente, el Estado prefiere no tener que pagar. Lamentablemente, es un recurso de muy corto vuelo. Si el rendimiento de los bonos baja, también baja el precio a que se van a vender las nuevas emisiones de bonos: la tasa de interés real será la misma o mayor. Imbéciles entre los inversores en bonos soberanos quedan muy pocos.

Hasta ahora, no me había sentido impulsado a tratar el tema en mi blog. Estoy de acuerdo en que las distorsiones que se introdujeron a partir del 2007 han sido más importantes que las que ya impusieron otros en su momento: Martínez de Hoz, Cavallo, Lavagna… Pero es una diferencia de grado. Porque el precio de ningún bien se mueve en un vacio: Todos – alimentos, salarios, el dólar – están vinculados entre sí. Ni el burócrata más imaginativo puede dibujarlos a su gusto. Tampoco será tan difícil la reconstrucción de las series estadísticas con mayor exactitud, o el reemplazo de datos puntuales erróneos, si se cuenta con la estructura que el Estado tiene para eso, y la voluntad de usarla. Seguramente, un nuevo gobierno aprovechará la ocasión para que su gestión aparezca mejor. La dotación de personal y los recursos del INDEC no están intactos, pero su deterioro no ha sido mayor que el del resto del Estado. Que no empezó en el 2007, ni tampoco en el 2003.

En resumen, creo que la intervención en el INDEC ha sido una mala política de los Kirchner. Pero con efectos limitados. Creo que las cifras, incorrectas, del INDEC siguen siendo más ajustadas a la realidad que, por ejemplo, las de China. Y? Todos saben eso, pero nadie cree que el crecimiento industrial y las exportaciones chinas no son reales. Mi posición es que la crítica a este gobierno no debería centrarse en este aspecto menor, sino, por ejemplo, en la ausencia de una política de transportes racional. Si Néstor y Cristina hubieran rehabilitado el sistema ferroviario, también por ejemplo, yo estaría encantado de sugerirles algunas ideas para sesgar estadísticas con más sutileza.

30 Responses to el sesgo plutocrático de las vedettes

  1. harry dice:

    Querido Abel ,el tren bala ya cerro con el Brasil -10 mil milllones de euros , el acuerdo militar cerró tambien con Francia-14.000 millones de dolares ,las dos grandes siderurgicas las hara Finmeccanica y aca estamos preocupados por 600.000 tipos que viven de fabricacion trucha de los juguetes sin pagar ni diseño ,ni marcas ni patentes .
    Son chinos del subddesarrollo ombliguista y se les aplica la ley de Malthus -sobran. ,como no estoy en ese ramo no tego porque defenderlos y si se quedan en la calle no es un problema mio.
    Cuando me he quedado en la calle para defender a esos sectores sociales¡¡¡ no vacilaron en trenzar con los militares,con el alfonsinismo,con el menemismo ,con el kirchnerismo y mañana con el que venga
    A Papa con estas bolucedes ,vos un economista ?,sabes bien que achicando el numero de jugadores es mas facil controlarlos y asociarlos.

    Adelante con la CTA ,primera fisura en este pacto san sepulcristi -1921-que ha durado demasiado tiempo.
    Un abrazo .

  2. yevgeny dice:

    «Pero lo que me parece extraño es no haber encontrado (tá bien, no soy el lector más cuidadoso de la blogosfera) ninguna refutación explícita de lo que es una teoría idiota: No hay ninguna razón para que los productos más caros, por serlo, aumenten sus precios a una tasa mayor que los productos más baratos. »
    Efectivamente no sos muy cuidadoso porque hay muchas discusiones al respecto en la blogosfera (no las voy a buscar ahora, pero lo se por haber leido varias y participado en alguna).
    Yo también llegué a la misma conclusión acerca de la «idiotez» de la teoría pero también encontré una razón para, en parte, justificarla:
    Justamente es Moreno quien, bien o mal, ha hecho pactos con grandes empresas productoras para mantener sin aumentos el precio de ciertos productos de la canasta básica de los sectores sociales más bajos. ¿Es esta una manera eficiente de frenar la inflación? Lo cierto es que sea como sea, se necesita que el índice tome los valores de esos productos de la canasta básica (aceite de girasol, harina, etc) y no de los productos de consumo de las clases altas que no tienen acuerdo con el gobierno para ver reflejado el impacto de las políticas de control de precios de Moreno. En ese sentido es coherente, sería absurdo que mientras Moreno acuerda precios para el aceite de girasol, el índice tome los precios del aceite de oliva. De fondo está la discusión de en que sentido puede o no incidir el estado en la economía, qué es la inflación y bla. Por cierto, Natalucci responde mails y de hecho por ese medio me comunicó que «efectivamente» la que acabo de expresar era su idea del sesgo plutocrático. Si querés refutarla, me gustaría leer tu visión. Espero que no se te ocurra censurar mi comentario, ahora que veo que hacés alusión a tu poca hospitalidad, porque llevo al menos 5 minutos escribiendo esto…

  3. manolo dice:

    Abel
    Para el INDEC hay una explicación muy sencilla y lógica; pero los Economistas, en especial los anti K, no pueden asumir.
    K es un Usurero nato, y como tal, conoce el Poder de Destrucción Masiva de la Indexación automática.
    Ergo, rompe a martillazos el automático; es cierto que no elimina la inflación, pero la incertidumbre impide la coordinación de esfuerzos necesarios para un Golpe de Mercado.
    Recordemos el periodo 1980/1993, cuando se instauro la Convertibilidad, con las varias metidas de mano de Cavallo.
    La queja de los Economistas es hipócrita, por comodidad al estilo Larosa, no desarrollaron plataformas alternativas en los Centros de Estudio y Universidades; como en USA y la CEE.
    En los 70; la Cámara de la Construcción, hegemonizada por la Patria Contratista, tenía agarradas épicas con los antecesores del INDEC.
    Claro, con la Convertibilidad los ladrillos pasaron a ser un sector “no competitivo”.
    Resumiendo, el INDEK es inviable, pero tampoco se puede volver al “viejo” INDEC; quedaron muchas sospechas de parcialidad en el camino.
    Y uno “nuevo” tiene demasiadas miradas “suspicaces”, como para hacer sesgos que beneficien a algún sector; ya sabemos que las Estadísticas tienen muchas virtudes, pero entre ellas no esta la neutralidad.
    Seria interesante que se vuelva a publicar la obra de Corrado Gini de 1927; “Las bases científicas del fascismo” ;-P
    Más de un Desarrollista, Progresista o Conservador, se pondría nervioso.
    Un abrazo

  4. PARCASS dice:

    Estimado Abel:

    No voy a opinar sobre los datos del INDEC ya que es muy especifico.

    Si como – habra tomado? – senala muy bien Manolo;Don Kisner la tiene clara que con seguridad el «establecimiento» del INDEC suelto seguro ya no estaba.

    Y este Sr Natanucci creo que esta claramente autorizado para hablar y problemente se calla muchas cosas que no se pueden decir.
    Como practicamente todos los organismos del estado estan en poder de mafias que por sueldos de tres pesos siguen en sus puestos.Coo se explica sino que esa Sra (idolo de multitudes Clarinescas) al otro dia que la rajaron ya tenia instalada una consultora?
    En sociedad con los sindicalistas de cada lugar.

    Y si Ud me nombra un par de organismos que no esten contaminados por mafias le mando de regalo un Jack Daniels.

    Esta es una de las razones por la cual creo que Kisner es el unico presidente (y por eso por lejos el mejor) que se animo a enfrentarlos en los ultimos 50 anos.

    Cordiales Saludos
    ramon c

  5. sergio robles dice:

    Abel: Coincido con Parcass en que N.K. es el único presidente que en los últimos 50 años se anima a enfrentar a las mafias. Pero con una aclaración, a las mafias que no le son afines, con las demás todo bien. Ese es, en definitiva, su valor agregado y su correcta -en términos mafiosos- decisión. Saludos.

  6. PARCASS dice:

    Sergio r: absoluta coincidecia.

    Cordiales Saludos

  7. leak dice:

    ¿Habrá llegado la hora de internacionalizar el INDEC? ¿Sería posible que los organismos de estadísticas estén bajo control supranacional? ¿Podría ser UNASUR ese control supranacional?

    Sólo interrogantes…

  8. PARCASS dice:

    Estimado Abel:

    Leak:

    a)una buena alternativa seria ponerlos a los muchachos de Goldman Sachs!!!!

    b)UNASUR: no existe.Este tipo de pavadas debe ser ratificada por el congreso,creo que por lo menos 10 paises no lo hicieron,nosotros tampoco.
    En la practica,ademas de tomar cafe,no han hecho nada concreto.

    Cordiales Saludos
    ramon c

  9. harry dice:

    La UNAsUR es algo que tal vez sirva para algo en 40 años ,aun en Europa la fuerza de intervencion rapida no puede alinear mas de 40.000 franco-britanicos sobre el terreno y la NATO carece de una logistica adecuada.
    La vimos en Balcanes ,cuando los british reciberon la orden de repliegue los tenientes coroneles y capitanes de artllería decidieron disparar hasta la ultima salva contra las malditas posiciones serbias porque se sabia la degollina cristiano-musulmana que se venia despues cuando los ortodoxos entraran en campo.Y asi se hizo.
    Los argentinos tuveron un papel mas que digno mientras el sr Kohan pretendía quedarse con las indemnizaciones de cuadros de suboficiales que habian perdido parte de sus piernas al pisar las minas individuales. Jamas olvidaremos a esa basura. Hubo que explicarle con razonamiento pedestre desde el Mininterior que a. los soldados cumplian tareas de policia mas alla de los combates, b- que los gendarmes eran una fuerza militar con status militar -c-que no podia currar nada porque la plata la pagaba directamemnte la ONU a los damificados y mutilados.
    La Unasur con buena suerte sera una coordinación de compras y la utilización de ciertos standares de nivel subcontinental. Si no funciona la NATO que no es exactamente antiamericana porque puede funcionar la UNASUR ?
    Estos paises tienen otras prioridades salvo la ventriculización de conflictos armados como el de Botnia.
    Tenemos un candidato para la UNASUR que no es un amigo mio pero que llenaria bien el cargo que es el grl Balza, pero aca la rapiñería de los políticos se quedara con el edificio -en esos son todos UNASUR y la necesidad de que K tenga su quiosco bajo el sol.
    Saludos.

  10. Abel, estoy de acuerdo en que la la crítica al INDEC es una construcción cuya centralidad es discutible pero se construye frecuente y ampliamente porque habilita discursos ( entre otros) de tipo ortodoxos que de no existir esa ventana de oportunidad dificilmente podrían intervenir con cierta credibilidad ( el tema derivado del INDEC manipulado es la inflación, el gran caballo de batalla de la ortodoxia). Igual fue un error grandísimo, nos dejó casi sin palabra pública en temas específicos donde además no les fue tan mal al gobierno. Una pena.

  11. leak dice:

    PARCASS, no crea que a mi me resulta simpático UNASUR o la internacionalización de las estadísticas. Para mí, no hay razón estructural para que el Estado sufrague los ingentes gastos de relevamiento que supone un entramado estadístico sesgado y estéril.

    Mis interrogantes tienen que ver, más que nada, con algo más o menos «posible». Pero, entre la internacionalización y la supresión, creo que la elite gobernante preferiría aumentar la burocracia.

  12. Rafa dice:

    Sergio: creo que el asunto es algo más profundo que la afinidad o falta de afinidad con las mafias. Como dijo el comentarista Miguel en el post sobre el fallo de La Haya, en Argentina los intereses empresariales tienen más peso que los intereses de la gente, y eso no es algo que se pueda modificar fácilmente. Pensemos p.ej. en los ferrocarriles y en la colusión de intereses entre concesionarios, sindicalistas, proveedores, funcionarios, etc., etc. que lucran con el estado de las cosas. No nos creamos que sólo porque los K se vayan eso va a cambiar.
    Saludos.

  13. Gerardo González dice:

    Esto del INDEC es la víbora que se muerde la cola. Si por casa punto de suba del IPC no declarado nos ahorramos mil palos dólar, una de dos:
    -Somos los campeones mundiales de la piolada y todos los países deudores seguirán el modelo argentino; o
    -Los mil palos que le fanamos a los tenedores de bonos indexables tendremos que dárselos, tarde o temprano.

    Alguien sabe cuánto llevamos ahorrado/afanado?

    Con vivezas como estas terminaremos como la Yugoeslavia de Emir Kusturica, desprendidos del continente y flotando en la mar Océano, a medio camino de Sudáfrica.

    Por eso no dejan que venga el FMI a mirar.
    Por eso las universidades se abrieron.
    El retardo acumulado del taxímetro inflacionario del INDEC es un default de liberación prolongada, en grajeas mensuales. El coro de puteadas supongo que crecerá mes a mes hasta llegar al alarido.

    Coincido con Manolo: porqué no salió un encuestólogo a medir por su cuenta?
    ¿Cuanto cuesta hackear las computadoras de Coto y Carrefour desde que Morenito tomó el INDEC? Los super no cortan el pelo ni brindan escorts, pero venden bastantes mercaderías de consumo general.

    La incertidumbre del IPC la pagará el gobierno cuando quiera colocar un bono nuevo. Otra que Grecia!!! Será en canasta de monedas más un bonus del 20%, digo.

    Cada día de ausencia del FMI aquí engorda al Gran Buitre neoyorquino.

  14. EduA dice:

    Abel:

    La subestimación sistemática de la inflación tiene consecuencias de todo tipo.

    Mencionás que la causa aceptada por lo bajo por el PEN para hacerlo es el supuesto ahorro en términos de intereses pagados por deuda indexada por inflación. Si tuvo algún efecto relevante, se minimizó fuertemente tras estatizar las AFJPs, pues el grueso de la deuda indexada por CER estaba en manos de ellas. Es decir que, desde fines de 2008, el acreedor del grueso de esos intereses jibarizados vía INDEC es ¡¡el mismo Estado Nacional!! más alguno que no haya cobrado la guita encanutada en 2002 por Duhalde/Remes vía corralón y haya sobrevivido –no es joda: muchos eran ancianos-.

    ¿Entonces? Se suele no tener presente la contracara: subestimar inflación implica sobreestimar PBI….. Para quien lo haya olvidado, el canje de 2005 supuso reemplazar lo anterior con nuevos bonos ajustados por evolución de PBI. Si, con seguridad desde 2007, esa evolución ha sido sobreestimada en uno o varios puntos (y el caso más notorio es 2009), eso ha significado pagar intereses de más por bastante más que 1000 palos verdes por año desde ese entonces. De ahí que la persistencia de la subestimación implica que en el nuevo canje de hoy se agravará aún más el sobrepago de intereses. Para ponerlo en magnitud, suponiendo SÓLO mil palos verdes por año, de 2007 a hoy, son 4 mil: casi el doble que lo que motivó la batalla épica K por encanutarse reservas. Si a alguien le resulta sospechoso, está completamente justificado.

    Pues hay que preguntarse a quiénes se beneficia. Según un cuadro que publicó Artemio hace un tiempo, a septiembre de 2009 sólo un 38,7% de los tenedores son externos. Y de los internos (aparte del Estado Nacional, que pasó a ser el gran tenedor), muchos tienen esos bonos con cupón por PBI. Es decir, la banca, fundamentalmente, nacional y extranjera, radicada y no radicada en el país, además de bonistas extranjeros.

    Hace tiempo leí una entrada de un blog económico en la que se hacía el cálculo, ANTES de la estatización de las AFJPs. La busqué recién pero no pude hallarla. Recuerdo que concluía que, por la combinación de ambos efectos, ese ahorro logrado por el método espurio de subestimar infla era mucho menor que el alegado, pero que, de todos modos, era mayor que el originado por subestimar CER. Puedo concluir sin más que, entonces, con seguridad desde fines de 2008, pasó a ser a la inversa, y la pérdida es neta.

    Y eso es sin considerar los efectos de erosión cotidiana en la credibilidad de la ciudadanía (ya sé, Abel, que vos no estás de acuerdo con esto) en el PEN más el escepticismo de los inversores y potenciales prestamistas, que claro está que no son nabos. La falta de confiabilidad sin duda es un factor que hace que a la Argentina se le preste a más tasa que la que se debería en consideración a su historial de pago –muy bueno- de los últimos 5 años, más el potencial de pago futuro.

    Y en cuanto al sesgo plutocrático, es como decís: puede ser que haya existido y exista, pero no puede explicar tasas consistentemente más altas a lo largo de, ya, 4 años de manipulación; ni acá, ni en ningún lado. No explica ni justifica la subestimación de la infla ni aun en el caso en que haya sido / sea así. Desde la polifonía de los creadores de relato del oficialismo, se van cambiando los argumentos según se va revelando la endeblez manifiesta de los anteriores. Un buen ejemplo de esto es esta entrada de hoy de Olivera (ver los comentarios, incluida la inefable intervención de Natalucci, que, como bien le señala Olivera, implica que bombardea la versión 38.7 de la nueva línea argumental -plan W: se les está por acabar el abecedario- de los relatores oficiales):
    http://olivera.blogspot.com/2010/04/la-historia-oficial-de-la-oligo.html#more

    En cuanto a lo que dice Manolo de la indexación, en mi opinión el efecto es exactamente el inverso al que él señala: se facilita la espiralización, precisamente pues no hay señales confiables; nada mejor para crear las condiciones para un golpe de mercado.

    Abrazo.

  15. EduA dice:

    Y otro punto que no hay que olvidar: el índice más notoriamente manipulado se refiere sólo al GBA, pero en esta región los subsidios hacen que ciertos precios de ciertos componentes del índice en efecto se muevan menos. Una consecuencia de esto es que eso sobre-potencia los subsidios a sectores que no los necesitan (sesgo plutocrático de los subsidios innecesarios del PEN: parece que lo trasladaron del cálculo del IPC al gasto; quizá sea para no aumentar la entropía del universo…), que no sólo no están discriminados según necesidad sino que están circunscriptos al GBA, con el objeto de minimizar el impacto en el índice que les importa; es una voltereta actual en la dicotomía puerto-interior pero por vía y gracia de la selectividad de criterio anti-interior del Estado Nacional. Ejemplos: la energía eléctrica domiciliaria cuesta, en media, el doble, en el interior que en el GBA (me subleva ver que mi boleta, en Belgrano, diga que en Córdoba o Santa Fe pagaría el doble, como si hubiera que festejarlo); los combustibles de cualquier tipo, 10 a 20% más; el transporte público en el interior casi no recibe subsidios. Se sacrifica un elemental criterio de equidad nacional en el altar del IPC-GBA, cuyo efecto principal es pagar más intereses a los tenedores de bonos con cupón por PBI (a través de la lógica manipuleta de los otros índices, para que cierre la estimación creativa) más mayor inflación real y gasto fiscal no dirigido a lo que debería importar (los subsidios a la niñez o la infraestructura ferroviaria, por ejemplo). Esos miles de palos de gastos en subsidios no necesarios -desde un punto de vista social, de equilibrio territorial o desarrollo productivo-, dirigidos a minimizar ese índice regional, atizan la inflación actual por vía fiscal y monetaria (sobre-gasto alimentado por sobre-emisión), que es nacional, y pagamos todos –y que se traduce en más y más pobres-. Ésa es la política nac&pop. Desde ya que Moyano no la compra entera: dice sin tapujos desde 2008 que, dada la matriz de gasto que tienen los sindicalizados argentinos (que, por carácter transitivo de una de las líneas argumentales de los constructores de relato del oficialismo, debe de ser de sesgo plutocrático), la tasa que ellos usan para negociar salarios es la que surge de las idas de su mujer al supermercado, no la que gentilmente informa el INDEC mes a mes. No es para menos: el vidrio molido lo comen sólo quienes quieran creerse todo el relato.

    Otro abrazo.

  16. Abel B. dice:

    EduA:
    Había preparado una respuesta a los comentarios anteriores, antes de irme al cumpleaños de un amigo. Por sus características, la subí de todos modos como post, aunque no contesta a lo tuyo.
    Porque vos hiciste un trabajo pormenorizado, y muy bien argumentado, para destruir el relato oficial. Y siento que es como usar un rifle para acabar con una perdiz moribunda. No hay un esfuerzo serio para hacerlo creíble por la población, sino para evitar que sea cuestionable legalmente, lo que me parece razonable de parte del gobierno.
    Vos decís «erosión cotidiana en la credibilidad de la ciudadanía (ya sé, Abel, que vos no estás de acuerdo con esto)». Edu, no yo, hasta Artemio dice arriba lo mismo que vos!
    Separo lo del INDEC del tema subsidios en general. Tenés razón en cuanto a las injusticias, pero requiere mucha más elaboración.
    Por el tema del post, lo que digo, básicamente, es que el error ya se cometió. No es el más grave, insisto. Y, de todas formas, creo que lo importante es pensar políticas. Pegarle al gobierno es una actividad legítima, por supuesto, pero la dejo para la campaña: Lo van a hacer con ganas

    Un abrazo

  17. PARCASS dice:

    Estimado Abel:

    Leak:nuestro pobre pais hace rato que no tiene RREE:ataco la UNASUR porque es un invento del Brasil para descartar a Mejico.Si es «del Sur» no deberia estar parte de Brasil,Venezuela y Colombia.O donde queda el sur?

    Y sigo con Kisner: supongo que es muy dificil desarmar una estructrura corrupta que tiene decadas de existencia.
    Te doy un ejemplo que domino:los hospitales publicos:ningun gobierno pudo «mejorar» el perfil economico:mandan los diferentes grupos corporativos:sindicatos medicos,sindicatos «obreros» y la patronal(estado).

    Abel en el proximo post,lo descarta, y lo reduce a «unos vivos» y pone un patetico ejemplo: la corrupcion de las empresas privadas.

    Alberdi decia algo como: «el ladron privado es mil veces menos peligroso que el ladron publico».
    El problema de los sistemas estatistas que el gasto publico(o inversion) es ganancia privada.Todo sistema con el tiempo mejora y avanza:hemos llegado a una casi perfecta pareja entre lo publico y privado.Casi imposible distinguirlos.

    Solucion;no se.Harry da una pista:un sistema de mercado.Voto no obligatorio.
    Es un paso:no evita la compra de votos:simplemente los hace mas caros.

    No creo en los «procesos»,es decir ir ganando terreno de batalla en batalla,creo (para este pais) que solo una revolucion social puede cortar de un solo golpe esta sinrazon.Muy dificil o imposible.

    Cordiales Saludos
    ramon c

  18. Mariano T. dice:

    En el caso de turismo, la corrección del sesgo plutocrático es gradual. Cada año le bajan una estrella a los hoteles encuestados, pasaban de tomar en cuenta la habitación doble al paquete para jubilados, el hecho es que hoy presenta poca variación con respecto a 2006, cuando la realidad es que si se hubieran tomado los mismos servicios no bajaría del 70% en estos 4 años.
    El resultado equivale a decir que la hotelería no subió porque ahora el paquete de jubilados en el hotel Nuevo Horizonte sale igual que lo que salía en 2006 la doble del Costa Galana.

  19. harry dice:

    La teoria de los productos ABC que encarecen tiene una doble explicación.Una es doctrinaria ,si esta clase media de hijos de puta tiene plata para pagarse un Old Parr que se la paguen,tipicamente populista.
    La segundo es mas practica,si soy un importador de Old Parr ,me conviene achicar la oferta,subir los precios y encima ganar mas con menos trabajo,menos tramites administrativos,menos personal¡¡ con lo cual convalida la teoria doctrinaria.
    Creo que en este blog he señalado que este es un gobierno dirigido contra la clase media porque no es su electorado,lo que no entendieron nunca es que el peronismo es ya clase media tambien y hace muchos años.Veo que alguien habla dela plutocracia ,vea todo eso se combate aumentando la oferta,exactamente al reves de lo que se hace o usted cree todavia en la teoria de los Gnomos de Zurich ?
    Saludos.

  20. corto dice:

    muy buen debate, habría que agregar al debe oficial en el tema el maltrato a la burocrasia del indec via patotas de upcn. sin dudas no es la mejor manera de mejorar el funcionamiento del Estado, sobre todo si defendemos un rol activo del Estado

  21. harry dice:

    Pero para eso hay que entender com funciona un Estado,vea la AFIP acaba de emitir una resolución
    ilegal porque la Afip carece de poder de policia.Pero además es de imposible cumplimiento porque si los borregos fueran en masa a empadronarse,tomarse los datos biometricos y dejar sus huellas digitales la AFIP,porque no el ADN ya que estamos? , no tiene personal para eso.
    Tendrian que firmar un acuerdo con la policia y estos ultimos habilitar un area especial dentro de documentación para enviar los datos a la AFIP en seis meses.
    Mas alla dela lluvia de amparos que les caeran.
    Esto lo sabe cualquiera pero el genio que firmó esa resolución es evidente que se le ocurrió leyendo una novela que se desarrolla en Usuhuia o en Islandia ,población 7.000 a 18.000 adultos.
    Saludos.

  22. Diego F dice:

    En líneas generales concuerdo con el post, pero creo que Artemio en su comentario da en la tecla cuando dice que «fue un error grandísimo, nos dejó casi sin palabra pública en temas específicos donde además no les fue tan mal al gobierno.». Si se pudiera mesurar el costo de no tener palabra creible en otros aspectos apuesto a que sería mucho mayor que el supuesto ahorro. Y además están las expectativas, ese es otro factor en el que influye mucho el que no haya estadísticas confiables y tiene un costo económico también.

    Yevgeny: «se necesita que el índice tome los valores de esos productos de la canasta básica (aceite de girasol, harina, etc) y no de los productos de consumo de las clases altas que no tienen acuerdo con el gobierno para ver reflejado el impacto de las políticas de control de precios de Moreno. En ese sentido es coherente, sería absurdo que mientras Moreno acuerda precios para el aceite de girasol, el índice tome los precios del aceite de oliva.»

    ¿algo así como un «libre mercado» a los productos de consumos de clase media/alta y acuerdos de precios en algunos productos de consumos populares (que como sabemos son bastante ineficientes)? Me parece que eso incluso alienta a las empresas a aumentar los precios por encima de sus costos y poner toda la inversión en aquellos productos en donde nadie los jode. No me parece una buena estrategia. Y creo que es clara la zoncera que explica Abel cuando dice que «No hay ninguna razón para que los productos más caros, por serlo, aumenten sus precios a una tasa mayor que los productos más baratos.»
    Saludos

  23. yevgeny dice:

    «¿algo así como un “libre mercado” a los productos de consumos de clase media/alta y acuerdos de precios en algunos productos de consumos populares (que como sabemos son bastante ineficientes)?»
    Mirá… si un gobierno acuerda precios de productos de consumos de clase media/alta… sería absurdo. La clase media/alta tiene capacidad de ahorro, a lo sumo se le recortará esa capacidad, en un país con el índice de pobreza actual…

    Vivimos en un régimen económico capitalista, el día que haya un acuerdo social como para modificar esta realidad avisenme que organizo una fiesta y están todos invitados, hasta entonces y hasta donde yo entiendo hay dos razones para acordar precios:
    A) Que el precio competitivo (quiero decir, en un mercado competitivo) de un producto de primera necesidad repercuta demasiado en los bolsillos de los trabajadores, en cuyo caso podés subvencionar la industria del producto para que el precio disminuya y el costo se reparta socialmente.
    B) Que haya una posición dominante o un oligopolio en el mercado de un producto y estos manejen el precio a su antojo (tendencia recurrente en el capitalismo, como explicaba un barbudo). Entonces mandás a Moreno a que presione a esos empresarios, en ppio. sin ponerles guita sino mediante chantajes o, más lindo aún, legislación de algún tipo.

    El tema de los productos de primera necesidad es que los empresarios, si controlan oligopólicamente el mercado, pueden elevar el precio hasta donde dé el bolsillo de los consumidores. No necesitan mucho aliento oficial.
    «y poner toda la inversión en aquellos productos en donde nadie los jode»·
    Pero mirá, en A) no es así porque el estado subvenciona la producción, el empresario gana «lo que esperaría» y por tanto sigue invirtiendo. Y en B) una empresa no desperdicia una posición dominante porque le bajen el nivel de beneficio. Siempre será un gran negocio mantener esa posición, aúnque no puedas abusar de ella.
    Puede que A) y B) no sean las únicas opciones pero son las que yo comprendo.

    «como sabemos (los acuerdos de Moreno) son bastante ineficientes» En esto coíncidimos 100%. Son pésimos. Entre otras cosas, benefician aún más a los grandes hipermercados terminando de hundir lo poco que quedaba post década del 90 del pequeño comerciante de productos de almacen, electrodomésticos, etc (sector que había tenido una revitalización post 2001). Estaría muy de acuerdo con que el foco se ponga en esto, en lograr mejores acuerdos, para lo cual la presión social podría ser determinante, creando una conciencia del consumidor que rompería con la lógica neoliberal que se ha impregnado en la cultura argentina de manera fulminante. Sin embargo, ni en los medios ni en la oposición (y levemente en el oficialismo), se informa acerca del estado de los mercados productivos, de la razón de ciertos aumentos… hay mucha ideología neoliberal subyaciente en la cultura nacional.

    «No hay ninguna razón para que los productos más caros, por serlo, aumenten sus precios a una tasa mayor que los productos más baratos.” La razón es de lo que estamos hablando, no hay otra.

  24. Diego F dice:

    Yevgeny: ok, somos capitalistas. Entonces, ponele que sos empresario y tu empresa produce una variada gama de productos de consumos populares y altos y tenés 100 pesos para invertir. ¿Hacia donde orientás la inversión? Es básicamente el mismo criterio con el tema de la soja y una de las razones por las cuales apoyé la 125: si permitís ganancias extraordinarias en un rubro muchas veces van en detrimento de otros rubros. Si no se le pone límite a la soja, ¿por qué van a sembrar trigo que les da menos ganancia? Para mi tiene que haber una política global y esta estrategia es un desastre, porque ni siquiera pueden garantizar que se cumplan los acuerdos de precios. Y las distorsiones producidas por un «libre mercado» en los productos de consumo medios y altos separado de un mercado de consumos populares, mas la estrategia de relevar los índices de precios con esos productos que sólo se consiguen en el mercado central, para mi termina siendo un desastre por donde se lo mire.
    Pero bueno, evidentemente para muchos está bien así y los costos que paga el gobierno por esto son menores al beneficio. Es una opinión y el tiempo dirá si estaban en lo correcto haciendo lo que hacen hoy.
    Saludos

  25. Abel B. dice:

    Yevgeny, Diego F:

    Me siento honrado que hayan retomado la discusion sobre el INDEC, en el nivel que lo estan haciendo, en este blog.

    Eso si, me permito hacerles una observación que a lo mejor en el calor del debate han pasado por alto (o la han agotado anteriormente): las cifras que proporciona el INDEC son el equivalente de un termometro: Útil, sin duda, y es lamentable que se lo adultere. PERO NO CAMBIA LA REALIDAD QUE INDICA.

    Si hay ganancias extraordinarias en un rubro – para tomar algo que mencionaron recién – las seguira habiendo con o sin INDEC.
    También es cierto lo opuesto: Si las estrategias de contencion de precios en los consumos populares fueran exitosas, un INDEC «riguroso» así lo indicaria. Si no lo son, truchar las cifras no sirve para nada (en tanto a contener los precios). Para disminuir los intereses a pagar por determinados bonos, puede servir… por un tiempo cortisimo (semanas). El mercado ajusta los precios de los bonos enseguida.

    Repito algo que dije en otro lado: La unica herramienta eficaz que hoy tiene el Estado para contener la inflacion – Y LA ESTÁ USANDO – es el retraso cambiario. Es una mala herramienta, pero tengo que reconocer que la ha usado hasta ahora con prudencia. ¿Por cuánto tiempo podra hacerlo? El que viva lo verá, dicen los mexicanos.

    Abrazos

  26. Diego F dice:

    Relacionado con la discusión que venimos teniendo acá, dejo esta nota que habla sobre justamente esto: los empresarios escamotean los productos acordados y segundas marcas y abastecen sin problemas los productos caros (como el caso de la leche fortificada). Este es el problema.
    Saludos

  27. Abel B. dice:

    Diego F:
    ¿Podemos llamar problema a una conducta absolutamente esperable, y racional en sus términos, aunque no corresponda a la ética cristiana? ¿Conducta que SIEMPRE se repite, a lo larga de las décadas, cuándo se establece una categoría de productos con precios controlados?
    Me parece más inteligente considerarlo como un dato de la realidad, y pensar mecanismos para evitar que haya un incentivo para hacerlo.
    Un abrazo

  28. Diego F dice:

    Abel: Es que la racionalidad instrumental no es la única ni la más eficiente en el sentido amplio. Es como suponer que el ser humano es un homo-economicus. Yo soy socialista, creo que la producción tiene que ser orientada por la sociedad en base a sus necesidades y no por una minoría en base al afán de lucro. Como decía en un comentario anterior el problema actual -sacando la raiz que sería la tremenda concentración en la economía de base- se está dando en esta política de «algo así como un “libre mercado” a los productos de consumos de clase media/alta y acuerdos de precios en algunos productos de consumos populares».
    Yo no creo en el libre mercado (anarquía de mercado), y para mi a los que se pasan de mambo hay que sancionarlos.
    Saludos!

  29. […] el Secretario de Comercio he escrito poco en el blog. Naturalmente, opiné hace tiempo sobre el tema del INDEC – fue casi obligatorio, en la blogosfera – pero, en general, mantengo el criterio que […]

  30. […] Como sea, me sentí impulsado a dar mi opinión sobre lo del INDEC. Volver a darla, porque lo hice unas cuantas veces en el blog. Les resumo un posteo del 23 abril de 2010, que además nos permite ver otras cosas que han cambiado en cinco años. Entonces yo estaba muy fastidiado por la ausencia de una política nacional de transportes – hola, Florencio – y Artemio López era kirchnerista heterodoxo. Leemos: […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: