Sputnik, a 50 años

Medio siglo es mucho tiempo para nosotros, poco para la historia. Igual, yo que leía la revista «Más Allá» no puedo dejar pasar la fecha: las fantasías del pibe quedan adentro del hombre. Y,  aunque está claro que los anuncios del siglo pasado de dos «Eras», la Atómica y la del Espacio, fueron ingenuos o prematuros (como la explosión demográfica o – dicen algunos incrédulos – el calentamiento global), ese sueño fáustico sigue, para quienes quieren soñarlo. (En la leyenda original de Fausto, antes que el sentimentalismo alemán de Goethe metiera a Margarita, lo que él le pedía al diablo era el poder de transformar la arena en oro, y volar entre las estrellas).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: