Macri, Berlusconi y el budismo zen

Ignacio Fidanza – no el de Poliarquía, el hijo de Amílcar – tiene una publicación digital, La Política Online, que es actualizada día a día. Aparecen ahí todos los rumores de los mentideros (por algo se llaman así) políticos, y a menudo, buenos análisis, frecuentemente con la firma de Ignacio. (Ha publicado también informes valiosos, como por ejemplo sobre la concesión de Cerro Dragón; pero debo agregar que en los últimos meses la tiranía de la edición diaria le ha hecho, en mi opinión, llenar su espacio con mucho material descartable. Es la lógica del periodismo, de la que los blogs estarían libres).

Esta vez escribió «Macri y el juego del distraído«, una aguda nota donde describe al Mauricio como un arquero zen, que apunta a la Presidencia para el 2011 mostrándose totalmente desinteresado de la lucha política nacional, al punto de ignorar el conflicto del campo. Cita las enseñanzas estratégicas de Durán Barba: “Hay que concentrarse en administrar la Ciudad y esperar. Si la gestión es buena en el 2011 los peronistas van a mirar las encuestas y si te va bien, van a venir a buscarte. Son tiburones y van tras el poder”; habla de los gobernadores (bueno, yo también lo hago) y menciona a uno cuyas relaciones con el ex-presidente de Boca son bastante estrechas. Y analiza el punto débil de esta estrategia: que la gestión de Macri en la Ciudad no aparece tan brillante. También de eso he escrito en este blog, por ejemplo aquí, donde también aludí a una nota de LPO.

Pero lo que ahora quiero manifestar, como actitud personal, es mi rechazo a ese tipo de estrategia. Puede funcionar, es cierto, lo que en política es la ultima ratio. Quizás dé para ganar una elección; no sirve para juntar el poder que se necesita para gobernar la Argentina. Caso testigo es el de un anterior Jefe de Gobierno que llegó a Presidente, don Fernando de la Rúa, que usó una estrategia similar en el fondo. Y me parece que refleja un contraste claro con la de alguien que, ideológica y empresarialmente, no estaría demasiado lejos de Macri: Berlusconi. El Silvio, para bien y para mal, desde que se dedicó a la política nunca rehuyó ninguna batalla.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: