“Íbamos a ser Venezuela”

octubre 18, 2017

carrió

La frase del título ha sido una consigna (informal) de las campañas de la coalición Cambiemos. Y también es cómo se justifican a sí mismos la mayoría de sus partidarios. El PRO -por todo lo que se ha expandido geográficamente desde el poder- sigue siendo un partido minoritario. Sólo una porcentaje menor al 20% de los argentinos se identifica con su discurso. Pero ha conseguido sumar una larga mayoría -no todos, obvio- de aquellos votantes que cuestionan la experiencia kirchnerista y a Cristina Kirchner, que se sienten agredidos por ella.

Con “Venezuela” los “cambiemitas”, para llamarlos de alguna forma entienden una sociedad ferozmente dividida en dos sectores que se odian entre sí, donde ninguno puede aceptar la legitimidad, ni la misma existencia del otro.

Bueno, en estos días dimos un paso importante en esa dirección. No es que empezó recién, por Dios, ni se trata de un fenómeno repentino. Pero ayer, 17 de octubre, se pudo apreciar un pico de locura. Revestido de racionalidad instrumental, eso sí.

Leemos:

 

Mauricio Macri: “Ojo con aquellos que son cómplices de lo que sucedió la década pasada; van a terminar todos presos”

De parte del Presidente, es un gesto arriesgado, si hablara en serio. Si hubo funcionarios que se corrompieron en la década pasada -y sería muy raro que no hubiera ninguno- es necesario que algunos empresarios los sobornaran (la legislación y la lógica son crueles: en el delito de cohecho siempre hay dos partes). Algunos amigos y socios del Presi podrían terminar presos. Hasta cabría una inquietante pregunta sobre quién llevaba las valijas de SOCMA y Manliba en los ´80…

Pero para audacia, la diputada Carrió, cuya alegre imagen encabeza el posteo. A ella su intención le decía que había un 20% de probabilidades que Santiago Maldonado estuviera en Chile, y que comparó su destino con el de Walt Disney.

Carrió celebró el pedido de detención de De Vido en el cierre de campaña: “¡Qué caviar, qué champagne!”

Y la misma gobernadora Vidal, que solía ser “Heidi”

María Eugenia Vidal subió el tono y le apuntó a “todo el PJ” por la corrupción en la Provincia

Atención: Esto no debe confundirse con el odio que se derrama en las redes sociales. Los trolls de Marcos Peña son una herramienta para cualquier gobierno que esté dispuesto a usarlos. En cuanto a los no rentados, los argentinos tenemos el odio fácil, y también hay delirantes, cómo no, en el bando de la oposición. Además, es en el mundo digital, donde se sienten anónimos y lejos del riesgo.

Esto de los referentes políticos es más grave, porque lo legitiman. Y, al contrario de lo que cree la militancia más ingenua, estos personajes no están movidos por el odio (Aún en el caso de Lilita: lo de ella es una ambición y un egoísmo patológicos). El odio no es una motivación decisiva entre políticos profesionales (que habitualmente detestan más a sus competidores en el mismo partido). Como dirían en una famosa película “Nothing personal, just business“. Están usando el odio para fidelizar sus votos.

No me interesa hacer tremendismo. Argentina ha vivido tiempos feroces, mucho más que estos. Y uno puede recordar cuando la muerte era una herramienta política aceptada, y aplaudida. Y aún antes, cuando aviones bombardearon a civiles, hombres, mujeres y niños en la misma Plaza de Mayo. Y la historia oficial y los intelectuales “del otro bando” naturalizaron y olvidaron el hecho.

Por eso mismo debe preocupar cuando desde una estrategia electoral se dibuja un enemigo, que no incluye sólo a figuras del bando opuesto, o a colectivos imprecisos, sino a todo un sector del pueblo. Esto es lo que hizo el antiperonismo en los ´40. Con lo que hizo más solida la identidad peronista de ese pueblo.

Hasta parece que en Venezuela ha pasado algo parecido.

 

Anuncios

Santiago Maldonado, sigue

octubre 18, 2017

santiago-ne

Recién, pasada la medianoche, un periodista y un medio que largan lo que el gobierno quiere decir pero no está dispuesto a hacerlo directamente, anunció que el cuerpo encontrado en Chubut es el de quien desapareció el 1° de agosto, en un operativo de la Gendarmería.

Hasta ahora, lo único que teníamos era el informe de la Fiscalía, un prolijo texto en el lenguaje judicial, que sirve para cubrirse.

Uno quisiera que no fuera cierta la noticia. En las próximas horas lo sabremos, y algunas cosas más. Por ahora, quiero decir que el homenaje que corresponde a ese muchacho que se “metió” generosamente en una lucha que no era la suya -o que se podía convencer fácil que no lo era- es que luchemos porque se llegue a la verdad y se haga justicia. Es muy, muy difícil lograrlo, como en muchos, demasiados casos: crímenes políticos, de gatillo fácil, de los otros. Pero hay algo que ayuda para aclarar los tantos: El que dice “Nunca lo sabremos”, es porque prefiere que no se sepa.


Es 17 de Octubre. El peronismo piensa en la Plaza

octubre 17, 2017

a la plaza

Hasta donde yo sé, la idea de convocar a los peronistas para concurrir a la Plaza de Mayo -sin discriminación, sin un palco, sin oradores- la lanzaron primero los sindicalistas de APOPS. En la dirigencia política, fue Guillermo Moreno el que la impulsó.

Como sea, ahora ya no tiene propietarios. Diversas agrupaciones se han decidido a marchar. Probablemente, la mayoría de los que asistan lo harán por su cuenta. Habrá choripanes, entre otras muestras del folklore peronista. Aquí aporto un trozo de “Sinfonía del Sentimiento” de Leonardo Favio, con el relato de Scalabrini Ortiz.


La siguiente elección en Buenos Aires

octubre 17, 2017

pj pba en Racing

Antes del acto de CFK, se reunieron jefes PJ y acordaron que el sábado ponen fecha a interna del PJ bonaerense: será en diciembre.

Este es un tuit de Pablo Ibáñez , tal vez el periodista mejor informado sobre la interna peronista. Escribe en Clarín (bueno, nadie es perfecto), y también en Twitter. Justamente, a éste lo subió hace unas horas J. R. Sentís, para información de la blogosfera politizada.

Pero lo tomo aquí, porque debo corregir una mala interpretación que puede darse a lo que dice P. I. La convocatoria a elecciones en el PJ PBA será en diciembre, porque vencen los mandatos de sus autoridades. Pero la elección no será antes de marzo. Por razones prácticas y también políticas. La expectativa de casi toda la dirigencia, “cristinista” y “no cristinista”, es que el massismo o la mayor parte de él va a participar. Hay conversaciones en ese sentido. Entonces, será necesaria una reafiliación masiva: no se disputará con los viejos padrones.

Hay otra razón para este posteo informativo. El PJ de la Capital Federal también prevé elegir su conducción en un plazo muy corto. Y no quiero que alguien se entusiasme con esa noticia y pretenda hacerla antes de Navidad. Todos necesitamos vacaciones.


Racing, 16/10/17, 16 hs

octubre 16, 2017

racing, 16 hs

¿Alcanza esto para ganar la elección de este domingo? No tengo idea. Las encuestas dan cifras imprecisas, y muy cercanas. Pero esta foto deja claro donde está el peronismo.


Racing hoy y la “grieta”

octubre 16, 2017

convocatoria

Posteo muy breve, porque no estoy cómodo para explayarme como me gusta. Pero lo que subí ayer de Martín Rodríguez provoca dos tipos de reacciones: 1) los que dicen “Ufa con la grieta” porque piensan -pensamos- que esta grieta no deja un espacio bastante grande para un proyecto político con chances. 2) los que -de un lado y otro de la “grieta”- sienten que es una definición de identidad.

Dos indicaciones de la realidad: Hay acuerdos y gestos muy concretos -ya en marcha- en dirección a lo que se considera una inevitable unidad de las opciones de origen peronista después de la elección. La otra es el afiche -la convocatoria para ahora– de arriba llamando al acto de hoy. Un afiche entre otros, pero ese marca que en el marco formal de esa unidad se mantendrán dos actitudes muy distintas ante el gobierno actual, y por lo tanto dos proyectos políticos diferentes.


¡Ufa con la grieta!

octubre 15, 2017

 

Estatua_rotaMartín Rodríguez es uno de los más ensayistas más brillantes entre los que podríamos llamar “kirchneristas autocríticos”. Una categoría que tiene más talento literario para el análisis que espacio político. Sin embargo, a veces uno encuentra en lo que escribe defensas más lúcidas de la posición de Unidad Ciudadana y de algunas estrategias K que en “Carta Abierta”.

Por ejemplo, en esta columna suya en Tiempo Argentino. Los invito a leerla, y -para los apurados, como yo hoy- les copio este fragmento que me hizo llegar un militante. Estoy por completo de acuerdo con lo que dice aquí. Pero…, al mismo tiempo, creo que le falta algo muy importante. Agrego entonces un comentario al final, y seguiré la discusión.

La inquietud periodística argentina en torno a “la grieta” es una distorsión que la reproduce hasta alcanzar un estado cada vez más tóxico: hasta que no sepamos de qué estamos hablando. Es la grieta como tema. Es la grieta en sí misma.

Es borrar los temas de la grieta (grieta sobre qué, ¿pobreza, distribución, igualdad, comunicación?) para que la grieta sea el tópico de una rivalidad mal curada y sólo personalizada. Es la grieta como un catálogo de psicologías políticas que deben ser tratadas, analizadas, “la política al diván”.

Es una grieta abstraída, una grieta sin “temas concretos”, una grieta como drama de peleas familiares, plantones en la “familia del espectáculo” (¿quiénes no se saludaron en los premios Martín Fierro?). La grieta como costumbrismo político televisado. Es la grieta contada como la interna del consorcio de edificios de la clase media argentina: el del 4° B que odia a la del 3° H. Es la grieta como un bosque frondoso que tapa árboles concretos. El periodismo que dice querer cerrar la grieta vive de ella. Lanata vestido de bombero con una manguera de nafta en la mano. “¿Cómo se cierra la grieta después de estos 12 años de división?”, se preguntan como si no fueran los coautores de un modo de nombrar la fractura pero clausurándole su alcance social. Hablan de la grieta como un tumor que se implantó en una sociedad que, dicen, alguna vez conoció la normalidad, la paz. Porque la antigrieta tiene su otra ficción: imaginarnos frente al espejo de un pasado que no existió, donde fuimos unidos y felices.

A su vez, en paralelo y para explicarla, muchos quijotes de la grieta se presentan con el mohín de historiadores revisionistas y ajustan la imagen de una Argentina como escenario perenne, inalterable, esencial (“¡la grieta existe desde 1810!”, gritan), porque siempre hubo, repiten, “dos modelos de país”. Y se funden tanto en la tradición que borran el acontecimiento. Y ahí van, estilizando un poco la barbarie (con sus gauchos imaginarios en el potrero) y barbarizando más la civilización (con un Sarmiento que parece haber nacido sólo para escribir que no ahorremos sangre de gaucho). Es cierta la Historia: grieta hubo siempre. Pero ese río subterráneo se descubre cada vez: el presente sin pasado es liberal, pero un presente de pura tradición no hace historia. ¿Qué hay de nuevo, viejo?“.

Tiene razón Martín. Hablar de “grieta” sin tener en cuenta que se está hablando de diferentes posiciones sobre temas como pobreza, distribución, igualdad, responsabilidad de los medio de comunicación, es una estafa. En algunos comunicadores puede ser hasta una estafa inconsciente, lo que es más grave porque los muestra como imbéciles.

Pero… lo que separa a quienes toman un compromiso político no es solamente su actitud frente a esos temas u otros de ese nivel. Es también una disputa de poder. Eso es la política. Se decide quién puede aspirar a tener la mayor suma de poder político que la Argentina ofrece: la Presidencia de la Nación. No es el único poder que existe entre nosotros; lejos de eso. Pero es el más visible, y que se pone en juego cada 4 años. Si no nos damos cuenta de eso, estamos haciendo literatura, no política.


A %d blogueros les gusta esto: