Otras caras del peronismo: Pablo Moyano

agosto 18, 2017

pablo-moyano-cgt

Creo que todos podemos estar de acuerdo en que la cara del secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano, no es la más convocante para los sectores progresistas que son una parte importante de la coalición que respaldó los gobiernos kirchneristas durante 12 años y que hoy lo son también de sus votantes. Seguramente el compañero Filmus preferiría no tenerlo en su lista.

Y hasta se puede decir que no es la mejor para sumar votos hoy en el mismo electorado peronista. Pienso que aún alguien tan poco sospechable de socialdemócrata como Lorenzo Miguel no lo elegiría para encabezar una boleta en las elecciones.

Pero el peronismo es más que un partido, o un frente electoral. Los sindicatos son una parte fundamental de él. Su columna vertebral, se decía en otro tiempo. Y en el plano de los hechos, es cierto lo que dice aquí Moyano: parar el país, sólo lo pueden hacer ellos.

Precisamente, los militantes sinceros les condenan porque han sido muy renuentes a hacerlo. Como pueden condenar a esa porción numerosa de los votantes que siguen votando a Cambiemos después de ver cómo era el Cambio.

Más allá de los juicios morales -cuyo lugar es la columna de comentarios, que para eso está- me interesa señalar algunos datos de la coyuntura: El sector moyanista del sindicalismo es el que garantizó que la movilización se haga. Y Schmid, hoy más como líder de los transportistas que como triunviro, fue probablemente el que evitó que se produjera una ruptura por ese motivo.

Entonces, una parte importante del sindicalismo -la que tiene más “poder de fuego”- se está endureciendo en público con el gobierno. Al mismo tiempo, también en público, mantienen reservas, y una actitud hostil, con la dirigente política que tiene más votos. Pero no encuentran otra alternativa que apoyar.

Es también el dilema de una parte importante del peronismo. Pero es difícil que algún gobernador o intendente se exprese con tanta crudeza. Vale la pena, creo, leer esta entrevista que le hizo Zoom.

“Para qué queremos tener una terrible oficina si después vemos por la tele cómo marcha la izquierda, la CTA o los movimientos sociales”, dice Pablo Moyano, barriendo con la mirada el despacho que ocupa en el milenario edificio de la CGT de la calle Azopardo. En ese mismo momento, la tele, colgada de un rincón estratégico de la terrible oficina –un despacho pequeño y elegante que desentona con el espíritu de museo pretoriano del edificio–, habla de un robo en algún rincón del conurbano, parte de la programación habitual de una Argentina arropada en la pax política decretada tras unas PASO cuyo resultado, si bien incierto y envuelto en polémicas, le permitió al macrismo exhibirse más airoso de lo que las expectativas propias y ajenas imaginaban en la víspera. La frase del dirigente camionero tiene un obvio destinatario: ese sector de la CGT que tras la reunificación del 22 de agosto del año pasado insiste con abrir canales de negociación con el gobierno y que tras las primarias, sugería suspender la movilización pautada para el próximo martes y convocada a mediados de julio tras la represión a los trabajadores de Pepsico. En la previa a la reunión de Consejo Directivo de la CGT, Pablo Moyano ratifica la marcha, apunta contra quienes proponen suspenderla y dice que en las PASO la mayoría de la población votó en contra del gobierno. Además asegura que el año que viene la CGT debería tener una sola conducción, confiesa que tiene acercamientos con ATE Capital, opina sobre la presencia de dirigentes gremiales en la lista de Unidad Ciudadana y se muestra pesimista ante una inmediata unidad peronista. “Lamentablemente ni Cristina, ni Massa ni Randazzo pueden unir al peronismo”.

En las últimas horas trascendió que algunos dirigentes de la CGT querían, en función de los resultados del domingo, evitar la movilización del próximo martes. ¿Cree que el resultado de las PASO modifica la estrategia del movimiento obrero de cara al gobierno?

No, no cambia nada. Acá hubo un plenario de secretarios generales en el microestadio de Ferro donde se aprobó profundizar el plan de lucha tras el último paro general. Los cinco o seis puntos principales de la CGT que motivaron a ese paro general y motivan a esta movilización no fueron resueltos. No se eliminó el impuesto a las ganancias, no se les dio aumento de emergencia a los jubilados, la apertura indiscriminada de las importaciones está destruyendo actividades como la del plástico, las textiles, el calzado. Lamentablemente el gobierno no escuchó y no creo que a vaya a escuchar. Ellos mismos advirtieron que no hay un plan B para los obreros. Así que la marcha está ratificada y seguramente de ahí puede salir una fecha de un paro nacional. Después, si algún dirigente o no dirigente no quiere acompañar esta movilización que se lo explique a sus trabajadores. Pero la marcha está ratificada y va a ser una marcha multitudinaria que va a estar acompañada por los compañeros de la CTA, la Corriente Federal, los movimientos sociales y gran parte de la CGT.

¿Tiene miedo de que estas diferencias internas afecten la unidad?

Primero, miedo no tengo, al único que le tengo miedo es a Dios. Y después hay que tener en cuenta que dentro del consejo directivo hay tres posturas que tenemos las distintas centrales, la de Moyano, la de Caló y la de Barrionuevo. Por supuesto que hay discusiones, pero yo creo que a la larga, a principios del año que viene, febrero o marzo del año que viene, se va a tener que reorganizar nuevamente el movimiento obrero. Quedó a la vista que un triunvirato no alcanzó para contener a todos los que estamos dentro de la CGT. Creo que vamos en la dirección de que el año que viene haya solo un secretario general. Seguramente se van a sumar muchas organizaciones que hoy no están dentro de la CGT. Hemos estado reunidos con los compañeros de las 62, con los compañeros de la Corriente Federal tenemos muy buena relación, hemos estado con los compañeros de ATE Capital que ellos también quisieran sumarse adentro de la estructura de la CGT, un gremio que se fue en el año ‘94. Hay muchos.

¿Hay una posibilidad de que ATE Capital regrese a la estructura de la CGT?

Hemos tenido una charla no sé si para integrarla a la conducción, pero se sienten representados por los dirigentes que más estamos confrontando con el gobierno. Y ese secretario general, más allá de quién sea, hay que preguntarse para qué. Si ponemos un títere para que siga siendo funcional al gobierno, no sirve. Queremos alguien que esté en la calle. Yo muchas veces lo he dicho, ¿para qué queremos tener una terrible oficina si después vemos por la tele cómo marcha la izquierda, cómo marcha la CTA, cómo marchan los movimientos sociales? Más allá de las diferencias políticas que tengamos, la CGT mira por televisión cómo marchan estos sectores y nuestros trabajadores también están siendo afectados por esta política del gobierno.

¿Un unicato le daría más unidad de acción al movimiento obrero?

Por supuesto, más allá del dirigente. Ni me postulo yo ni postulo a nadie, eso después se consensúa entre todos los dirigentes. Pero hay que tener un proyecto. Sabemos que hace un mes en Brasil, el presidente Temer, con el 5% de aceptación popular, te puso una reforma laboral. Mientras nosotros sigamos con las diferencias internas, y más con el resultado del domingo, si ganan en octubre, nosotros también tenemos una reforma laboral en la frente, ¿no? Si seguimos con estas pequeñeces dentro del movimiento obrero…

¿Este resultado obliga al movimiento obrero a asumir una nueva posición?

No, no, porque ganó con el 35%. Más allá de que te lo quieran vender como que arrasó en todo el país, tiene el 65% que no lo votamos, así que… No, no, creo que la CGT tiene que seguir con lo que se aprobó, con lo que se acordó.

¿La dirigencia de la central debería moverse más, tener una posición más confrontativa?

Sí, por supuesto que se tienen que mover más, tienen que estar en la calle. Nosotros venimos de una conducción, con Hugo Moyano, que todo lo que se logró en los Camioneros y todo lo que se logró a través de los acuerdos en su momento con Kirchner, con Cristina, les dio beneficio a los trabajadores. Hoy no te reciben, el gobierno no te recibe, o te recibe para la foto. Vos fijate el fin de año. Yo no participé ni firmé las actas porque sé cómo son estos tipos, desprecian a los trabajadores. Se firmó un acuerdo para que los empresarios no despidieran gente por tres meses y siguen echando gente. Se firmó el famoso bonito de los $2000… preguntale a los muchachos si alguno lo cobró. Son para la foto. Hubo reuniones con el ministro [de producción Francisco] Cabrera, reuniones con los plásticos, con los textiles, con los compañeros del calzado para que frenen importaciones, ¡ni bola! Vos fijate Adidas, están cortando compañeros del Camino de Cintura, 500 trabajadores por la importación de calzado chino. No tiene sentido porque no tiene respuesta. Vos podés discutir, sacar un beneficio más o menos, pero por lo menos acordar algo. No, estos tipos no te dan bola, te desprecian.

¿La estrategia de diálogo no funciona?

No, no, te llevan al boludeo de fotos que no tiene sentido. Vos fijate, todos los ministerios están conformados por empresarios. Antes quién discutía, el sector político, el gobierno, los trabajadores y los empresarios. Hoy discutís con empresarios y gobierno que son uno solo, son lo mismo. ¿Para quién va a laudar? Para los empresarios. Techo a las paritarias, el impuesto que no lo quieren rebajar. En el gobierno son todos lo mismo, todos lo mismo.

¿Qué lectura hace de aquel acto de la CGT del 7 de marzo que terminó con el atril destruido?

Lamentable, doloroso, por supuesto. Y preocupa porque fueron 200 muchachos de distintos sectores, ¿no? Doloroso porque en ese atril habló Perón cuando estuvo acá en la CGT. Nos molestó.

Algunos análisis interpretaron ese cierre del acto como un desborde de las bases, una suerte de sublevación de las bases contra la dirigencia sindical. ¿Lo interpretó así también?

Acá la única que para el país es la CGT. Ni los muchachos de izquierda ni otros sectores. Acá quien paraliza el país es la CGT. Fueron 200 boludos ahí que gritaban la famosa frase “Poné la fecha” ¿no? Pero bueno, después vino el paro y la que garantizó el paro fue la CGT, más allá de los dirigentes. Porque yo sé que hay muchos que son criticados por parte de la sociedad. Pero acá está demostrado que la CGT es la que te para el país.

Pero más allá de la sociedad, ¿qué pasa con las bases de los gremios, con las regionales? ¿Hay tensiones entre el triunvirato, los dirigentes y las regionales?

Yo me hice cargo de normalizar más de diez delegaciones, entre ellas Zona Norte, San Martín-Tres de Febrero, las más grandes. Hoy vinieron compañeros de Pilar, del Partido de la Costa, Necochea. Las quejas son las de todos lados del país, falta de trabajo, despidos, suspensiones, el impuesto, la inflación. Las demandas son las mismas, por eso la necesidad de estar en la calle.

En la movilización de marzo hubo unas 300.000 personas. ¿Cuáles son las condiciones para esta próxima movilización del 22?

¿Condiciones o reclamos?

El reclamo persiste, ¿Cuáles son las condiciones? ¿Va a haber esa misma cantidad de gente, se espera una concentración igual, mayor?

Bueno mañana a la mañana se va a terminar de armar la movilización, pero va a ser muy importante. Creo que va a ser importante más allá de lo del domingo, ¿no? Creo que los reclamos, la necesidad y la bronca que hay van a quedar demostrados en el acto del 22 de agosto.

¿Qué análisis hacé del resultado de las PASO, sobre todo en la provincia de Buenos Aires?

Creo que el gobierno tuvo un 65% de la población que no lo votó. En Capital era previsible que ganara la señora Carrió. Y lo de provincia por supuesto que sorprendió a más de uno. Según las encuestas, Cristina iba a ganar, no te digo fácil, pero tenía ventaja. Ahora están todos embrollados con el tema de los cómputos, si esto sí, si esto no… Pero creo que hay una gran mayoría de la población que le dijo no al gobierno, por más que te la quieran dibujar como que fue un triunfo importante. Esperemos que toda esa bronca que hay en la gente, la bronca de los tarifazos, de la inflación, de la inseguridad, pueda ser canalizada en octubre a través del voto. Nosotros vamos a pelear la calle, pero la única forma de derrotar al gobierno es en las urnas.

¿Y por qué cree que eso no se canalizó ahora en las PASO? ¿Qué opina del momento actual del peronismo fragmentado?

Eso fue lamentablemente algo del gobierno anterior. Y del anterior. El peronismo ya empieza a caerse desde el menemismo. Se partió en mil pedazos y lamentablemente ni Cristina, ni Massa ni Randazzo pueden unir al peronismo. Y hoy no vemos figuras que digamos “bueno, este es el representante del peronismo, vamos todos detrás de él”. Lamentablemente fue parte de la política que utilizó el gobierno anterior de dividir todo. Dividió al movimiento obrero, dividió a los periodistas, hasta a los artistas han dividido. Y hoy lamentablemente no hay nadie que veamos que pueda conducir, ¿no? Creo que van a pasar muchos años. Por la división, por los resentimientos, por todo lo que pasó en el gobierno anterior, hay mucha bronca todavía como para que venga alguien y conduzca todo. Dentro de la CGT o del movimiento obrero es más fácil ponerse de acuerdo y decir, bueno, vamos detrás de este compañero. Pero en el peronismo lamentablemente van a pasar muchos años para que venga alguien para organizarlo, para unificarlo.

Mencionó a los tres candidatos del peronismo. Y quizás salvo en la de Cristina, no se vio una presencia de candidatos del movimiento obrero en la listas. ¿Sigue siendo una deuda pendiente eso? ¿Cómo vio la presencia de tres dirigentes gremiales en la lista de Unidad Ciudadana, siendo que era una vieja demanda al gobierno de Cristina la de darle lugar al movimiento obrero.

¡Qué contradicción!, ¿no? ¡Qué contradicción! El gobierno de Cristina en los últimos años atomizó el movimiento obrero en cinco centrales. Dos CTA y tres CGT había. Y bueno, habría que preguntarle a los candidatos, tanto a Randazzo y a Massa por qué no llevaron candidatos del movimiento obrero. Se ve que utilizan el mismo discurso del presidente, que dice que somos mafiosos. Vos fijate la campaña del presidente: “dirigentes mafiosos” o “jueces laborales mafiosos”, cuando los que condujeron al país a la precarización, a la deuda externa, a la inseguridad, a la pobreza fueron los políticos. Ningún dirigente de gremio nunca fue presidente del país, se tienen que hacer cargo ellos. Quizás algunos candidatos que no quisieron llevar dirigentes del movimiento obrero lo hicieron para darle transparencia, entre comillas, para que las corporaciones hablen bien de estos candidatos.

¿Y en el caso de Unidad Ciudadana, con la inclusión de esos tres candidatos?

Habría que preguntarle a la ex presidenta por qué en su momento despreció a los trabajadores, a la CGT, y hoy lleva a los candidatos. Hay que preguntarle a ella”.

Marcos Domínguez hace aquí un análisis de la posición sindical. Los invito a leerlo.


San Martín, al final del día

agosto 17, 2017

San Martín

Da buenos consejos.


Barcelona: la presencia del terror

agosto 17, 2017

atropello-barcelona

Otra vez, la masacre casual como instrumento de políticas de poder. Y del instinto de muerte. No es distinta si se usa una camioneta, un drone, un avión, una bomba… Ni tampoco el lugar. El terrorismo es otro elemento globalizado.

Pero como hoy pasó en Barcelona, nos toca un poco más de cerca a muchos argentinos. Además, informan que hay dos compatriotas entre los heridos.

 No voy a hacer análisis – no tengo nada nuevo que decir, al menos no todavía. Y no voy a autorizar ningún comentario que lo vincule a nuestras patéticas internas, ni a los que “saben” quiénes fueron los verdaderos autores, ni fanfarronadas de matón (de escritorio) al estilo de la que recién se mandó Trump (típica).

Simplemente, copio el informe de un diario de allí, La Vanguardia.

Lo que se sabe del atentado en Barcelona

“Una furgoneta ha bajado desde plaza Catalunya por el centro de la Rambla de Barcelona atropellando a decenas de personas. El vehículo blanco recorrió 600 metros en zigzag hasta pararse en el mosaico de Joan Miró y ha dejado varias víctimas mortales alrededor de las cinco de la tarde.

– Es un atentado terrorista reivindicado por Estado Islámico. Los Mossos (fuerza de seguridad catalana) tienen activado el dispositivo antiterrorista con el nombre de Cronos. El máximo responsable de los Mossos, Josep Lluís Trapero, “no prevé” que haya “un nuevo atentado de forma inminente”

– Al menos 13 muertos confirmados por los Servicios de Emergencias Médicas, aunque podrían elevarse por la gravedad de los heridos, tal y como ha destacado el conseller de Interior, Joaquim Forn

– Según Protecció Civil, hay 15 heridos graves, 23 menos graves y 48 leves

– Hay dos personas detenidas, una de nacionalidad española -de Melilla- y otra nacional de Marruecos. Como han confirmado los Mossos, ninguno de ellos sería el conductor de la furgoneta y fueron detenidos en Alcanar y en el Ripoll

– El terrorista que recorrió el carril central de las Ramblas a gran velocidad hasta chocar a la altura del Liceu está en paradero desconocido. Según testigos visuales de los hechos, el hombre no portaba ningún arma visible cuando bajó de la furgoneta y abandonó a pié el lugar sin hacer ningún tipo de reivindicación yihadista

– Los autores habrían alquilado dos furgonetas. Una para atentar y la otra para huir. El alquiler de ambos vehículos se produjo en Santa Perpetua

– La segunda furgoneta con la que contaban los terroristas se ha encontrado cerca del Burger King de Vic

– Los Mossos d’Esquadra aseguran que el atentado está de alguna manera relacionado con la explosión de gas en la localidad de Alcanar.

– Las fuerzas de seguridad evacuaron inmediatamente el lugar de los hechos y pidieron que nadie se acerque a la plaza de Catalunya

– La policía pide que no se hagan fotos del dispositivo y que no se cuelgue nada en las redes sociales ni que se compartan vídeos

– Automáticamente después del atentado se cerraron todas las estaciones de metro, ferrocarriles y Renfe cercanas a plaza Catalunya. Poco a poco irán recuperando la normalidad

– La Rambla canaletas está cerrada y los comercios de la zona también. Los Mossos d’Esquadra están evacuando todas las personas que se habían refugiado en los locales de las Ramblas. Alrededor de la medianoche se prevé que ya hayan sido desalojadas todas las personas que se encontraban refugiadas en la zona acordonada por la policía

– Los cuerpos policiales han instalado controles en las principales vías de acceso a Barcelona.

– En el hotel Gran Vía Palace se ha habilitado el centro de atención a las familias de los afectados. El teléfono de atención para las personas es el 900 400 012

– El viernes a las doce se celebrará un acto en Plaza Catalunya como muestra de rechazo a cualquier acto terrorista

– El atentado de las Ramblas en Barcelona es el peor vivido en la ciudad desde el de Hipercor en 1987. En el Estado español tampoco se veía nada igual desde el atentado del 11 de marzo en 2004

– Barcelona ha vivido el sexto atropello mortal en Europa en apenas un año por parte de extremistas radicales. En las Ramblas se ha repetido el modus operandi de Niza, Berlín, Estocolmo, Londres y París”.


El Gran Buenos Aires y Andy Tow

agosto 17, 2017

gba

A veces cuesta explicarles a peronistas tradicionales y prejuiciosos que Página 12 es una herramienta útil en el “dispositivo” (un término que le gustaba usar a Perón). Casi tanto como -salvando las muchas distancias- explicar a progres moralistas que los sindicatos son una realidad fundamental del peronismo. Y eso que Página se mantiene gracias a un sindicato…

De todos modos, aquí les acerco un aporte excepcional que le debemos a su edición online. Uno de los mapas interactivos del gran Andy Tow: los resultados de las PASO del domingo en todo el conurbano bonaerense. Desde Tigre hasta Berazategui, municipio por municipio y, dentro de ellos, circuito por circuito.

Por supuesto, esto no es para una lectura rápida. Ni tampoco lenta. (Aunque, cliqueando afuera del mapa, da los totales del Gran Buenos Aires). Le es útil al que conoce ese municipio y sus distritos, y le ayuda a descubrir por qué los votantes eligieron lo que eligieron (Y también sirve para descubrir trampas, cómo no). Por eso esta herramienta, fabulosa, no es lo decisivo. Si se la usa para encontrar argumentos para repetir a los demás, y a sí mismo, lo que ya se creía… No sirve. Para esos casos, nada sirve.


15 días con Santiago Maldonado desaparecido

agosto 17, 2017

santiago maldonado

Como ya dije aquí, no creo que el comentario en un blog sirva de mucho. Pero pienso que vale la pena recordarlo. Hay tantos motivos para la indignación que se mezclan y se diluyen los importantes. Hay votos “desaparecidos”, en provincia de Buenos Aires y en otros sitios, pero los apoderados de las distintas fuerzas pueden reclamar y exigir que se abran las urnas dudosas, los militantes buscar las mesas en Internet o reunir las copias o las fotos que los fiscales deberían tener… Por Santiago Maldonado, el pedido de “aparición con vida” suena desesperado cuando han pasado 15 días.

Copio un informe a ayer:

“A 15 días de la desaparición de Santiago Maldonado casi no hay dudas de que al joven de 28 años, que se encontraba participando de una protesta mapuche en la provincia de Chubut, se lo llevó Gendarmería de manera forzada. Así lo vienen denunciando familiares y organizaciones de Derechos Humanos de todo el país y así lo señalaron tres testigos con identidad reservada que declararon haber visto cómo miembros de esa fuerza de seguridad golpeaba y se llevaba a una persona en una de sus camionetas.

Según publicó el diario Página/12, la primera en declarar fue una mujer de la comunidad mapuche quien aseguró que Maldonado estuvo acompañándolos en las protestas. Aseguró que lo vio cerca de una garita de la comunidad a metros de la ruta antes de desaparecer. Otro testigo explicó cómo un grupo de gendarmes se les “abalanzó” dentro del predio donde vive la comunidad y que fue ahí que corrieron al río Chubut. Según el relato, todos llegaron a cruzar menos Santiago a quien pudo ver “aferrado a las raíces de un árbol con el agua hasta las rodillas” y que en ese momento vio a uno de los efectivos que lo agarró y gritó “Tenemos a uno”.

En tanto el tercer testigo aseguró ver cómo un grupo de gendarmes golpeaba y se llevaba a una persona. Le parecía que era Santiago porque identificó la campera.

En ese contexto, Sergio, uno de los hermanos de Santiago, aseguró que “todas las informaciones que surgen diciendo que Santiago está en tal o cual provincia son para distraer. No hay dudas de que la Gendarmería se lo llevó de forma forzada. Desde ahí hay que investigar”, explicó en relación a las últimas noticias de que buscaban a Santiago en Mendoza a partir de la declaración de un cura.

“Todos los días se van tirando diferentes temas para mezclar .No hay más vueltas. Los testigos lo reafirman”, dijo. “Es mucho tiempo sin saber nada y que nos sigan negando las cosas”, agregó.

 La causa por la desaparición de Maldonado continúa caratulada como “persona extraviada”, desde un primer momento la familia exige que sea re caratulada como “desaparición forzada”.

¡Artepolítica vive! Y resume

agosto 16, 2017

juego de tronos

Otra vez con análisis político de la coyuntura… No tenía ganas. Pensaba en algo relacionado a la pulseada nuclear (de palabra, por ahora) entre los dos tipos con peinados raros, el Donald y el Kim. O más cercano, y más ominoso para mí, la pregunta sobre que pasará con INVAP ahora que Héctor Otheguy se aleja (¿alguna idea, Daniel?).

Pero cuando Nicolás Tereschuk (el Escriba) me envió este artículo, supe que lo iba a copiar aquí. Mi análisis sobre las PASO del domingo sólo se enfocó en un aspecto, después de todo -la dificultad del peronismo y del kirchnerismo actual para enganchar al laburante independiente. Este es un resumen breve desde distintos ángulos del escenario político.

(Agrego algo. Además de mi comentario al final, claro. Alguien dijo, amablemente, que el blog de Abel era un sobreviviente de la gran era de los blogs. Hay un poco de eso, pantallazos, como en la larguísima y despareja columna de coments. del posteo anterior. Pero -lo siento, Artemio, Manolo, Ricardo, Contradicto,…- la referencia intelectual es Artepolítica. Que, extraño, no figura tanto en las discusiones de los politizados digitales. Será que están tratando de encontrar cosas ingeniosas para decir en 140 caracteres…).

Como sea, aquí va el resumen que hacen. Después comento:

“Algunas conclusiones de las primarias:

  • El oficialismo no se privó de un fuerte juego brusco institucional con el manejo del escrutinio provisorio en las provincias de Buenos Aires y Santa Fe, el primer y tercer distrito electoral del país, respectivamente, donde habría resultado derrotado por fuerzas hegemonizadas por el kirchnerismo. Los portadores de institucionalidad armaron su propio show a expensas de la información y se proclamaron ganadores nacionales cuando las pantallas mostraban ventajas de más de 5 puntos en Santa Fe y Buenos Aires y victoria en Chaco por más del 1%. Mostraron los goles propios del primer tiempo y dejaron codificado el segundo tiempo.
  • Eso nos deja la idea respecto a que Cambiemos comienza a desplegar un conjunto de estrategias de poder en lo electoral que incluye un sistema de alianzas, de candidaturas y de manejo de la organización de los comicios. Este último aspecto, donde utilizó este “juego brusco institucional” que ya mencionamos, es una novedad en el sistema político argentino democrático que retornó en 1983. Se pueden citar casos anteriores de roces y quejas pero no de (nada menos que) bonaerenses sin saber quién ganó en una elección de la que venimos hablando hace un año y medio.
  • El presidente Mauricio Macri logra un espaldarazo político porque, luego de 20 meses sin resultados positivos para una gran parte de la población sostiene una base de apoyos, extiende territorialmente su voto y mantiene dividida a la oposición. Logra aire contra un peronismo sin liderazgos claros -a lo que hay que agregar, fuera del panorama electoral, una CGT también con sus referencias disputadas-. Veamos eso en más detalle.
  • Cambiemos se para sobre una cantidad similar de votos que los que se inclinaron por Mauricio Macri-Gabriela Michetti en octubre de 2015 (34,3 % entonces, 35,% en las PASO de Diputados nacionales en esta oportunidad).
  • A la vez, desplegó, con éxito, una estrategia territorial nueva. Si Macri en 2015 había realizado una gran primera vuelta con triunfos en CABA, Córdoba, Mendoza y Entre Ríos, a los que agregó Santa Fe, San Luis, La Pampa, La Rioja y Jujuy en el balotaje, ahora agrega Neuquén, Santa Cruz y Corrientes -sólo pierde por ahora Santa Fe y logra una situación de gran paridad en Buenos Aires-. En este sentido, Cambiemos (¿el PRO?) pasa a convertirse en un partido nacional, con estrategia propia y no dependiendo de otros.
  • El presidente Macri, que tenía “la moneda en el aire” en varios aspectos, se ve fortalecido, probablemente poniendo los cimientos del partido de centroderecha nacional del que hablaba Torcuato Di Tella. La expansión electoral del PRO en ese sentido, es el principal activo del resultado del domingo. Victorias en San Luis, La Pampa y Neuquén, más la predecible en Santa Cruz, se suman a los distritos propios.
  • Los “terceros partidos” en la Argentina surgieron siempre de la Capital y se desplegaron hacia el interior. Podían inclinarse hacia el centroizquierda o el centroderecha. Y en general, han fracasado en convertirse en una expresión nacional. Se quedan sin nafta, ni recursos, ni alianzas. El PRO tiene la posibilidad de lograr esa proeza, convirtiendo a esa fuerza surgida de la capital en una expresión nacional, insistimos: en el polo “de centroderecha” que Di Tella identificaba con un partido más volcado hacia los sectores empresarios, en contraposición a la conformación de un polo “de centroizquierda” donde tengan más primacía los intereses sindicales.
  • En este despliegue, la Unión Cívica Radical, parece ser un sector derrotado. En las diez provincias donde Cambiemos tenía PASO competitiva, los espacios vinculados al radicalismo sólo lograron vencer en Mendoza. En el resto el PRO se impuso con comodidad. Sin embargo la mayor derrota la sufrió el rebelde radicalismo capitalino, hizo su jugada de la mano de Martín Lousteau, y apenas alcanzó el 13%, a sólo dos años de haber peleado voto a voto, la Jefatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (¿la vanidad de ser embajador de EEUU le jugó una mala pasada?). A esto habría que añadir que el presidente de la UCR, José Corral, no garantizó el triunfo de Cambiemos en Santa Fe y que los dos ministros radicales que dejaron sus puestos para candidatearse, el riojano Julio Martínez y el tucumano José Cano resultaron derrotados. Entre los ganadores se podría ubicar al muy particular radical Eduardo Costa ¿Tiene vida el radicalismo fuera de Cambiemos? ¿Y dentro de él?
  • Elisa Carrió surge entre las ganadoras del oficialismo. Los porteños la quieren en el Congreso. Será accionista de la coalición, pedirá y aportará. Enriquece al Presidente porque le genera una especie de “mini sistema político” dentro del oficialismo “haciendo oposición por adentro”. Ayudar a Macri y su poco clara trayectoria a parecer comprometido -al menos en el terreno de la prensa amigable- con la transparencia resulta una invención para destacar. Pero el gran desarrollo electoral que logró con su candidatura Carrió, ¿puede convertirse a futuro en un problema que supere los meros roces con el macrismo?
  • El peronismo obtuvo más votos en 13 provincias, incluyendo la probable victoria de Cristina Fernández en la PBA. Sin embargo, como ya hemos observado en otras ocasiones, el peronismo se define desde hace años más por su pertenencia territorial que por líneas internas de alcance nacional.  Se puede decir que ganó un peronismo en cada provincia. Sin embargo, no es menos cierto que el peronismo más identificado con el kirchnerismo, es el único que logró anudar victorias en más de un territorio: Tierra del Fuego, Chubut, Río Negro, Santa Fe, Buenos Aires. Y con capacidad de alianza con el peronismo del Chaco principalmente pero también de otras provincias. Los peronistas que pueden sacar pecho son pocos: Juan Manuel Urtubey, algo más Juan Manzur o Gildo Insfrán que tuvieron en la última etapa fricciones con el Gobierno nacional; el riojano Sergio Casas, el sanjuanino Sergio Uñac. Las construcciones particulares de Misiones y Santiago del Estero siguen inexpugnables.
  • Lo que se presagiaba en la campaña, sucedió: Sergio Massa se enfrenta a un momento quizás de quiebre en su construcción, en sentido negativo. No sólo se retrajo su capacidad electoral y arañó una victoria por muy pocos votos en Tigre; la alianza con Margarita Stolbizer no le redituó más votos, y ahora se desdibuja como una amenaza para Cambiemos. En ese sentido, su suerte es semejante a la de Lousteau: no parece haber lugar en el medio. Los sectores que expresaron una oposición más dura, en ese sentido, tuvieron mayores premios que los opositores “dialogantes” o “constructivos”. A excepción de Urtubey en Salta ese peronismo “republicano” no mostró guarismos electorales para destacar.
  • Esto también se vio en el caso de algunos gobernadores “negociadores” o “anti k” -”línea Pepsi” le dice la gente mala en las redes sociales- como Rosana Bertone, Alberto Weretilneck, Gustavo Bordet, el neuquino Omar Gutiérrez, e incluso el más crítico de la Casa Rosada Mario Das Neves con listas que perdieron a manos de kirchneristas u oficialistas. Daría la sensación que la estrategia de Carlos Menem allá, a principios del gobierno de Alfonsín, de hacerse muy amigo de la Rosada no resultó ser muy redituable en 2017. Insistimos, la estrategia del “hacete amigo del presidente” tal vez tuvo su propio castigo en los votantes de esos gobernadores.
  • Si vemos la primacía del oficialismo en la zona central del país, también surge con bastante claridad que el Norte (líder del Plan Belgrano incluído) no gusta de Cambiemos y que en las regiones más golpeadas por el modelo macrista, como Rosario y el Gran Buenos Aires se impuso el kirchnerismo. También la foto aérea permite ver que en la golpeada Patagonia ningún gobernador pudo sonreír: sufrieron derrotas a manos del kirchnerismo o de Cambiemos.
  • La elección para Unidad Ciudadana en provincia de Buenos Aires ha sido muy dura, y aún alzándose con la victoria, se mueve en un margen angosto. Con seguridad la persecución política y la denostación permanente a la figura de Cristina pesó. Sin embargo, el para nada desdeñable casi 35% de los votos evidencian que Cristina Fernández de Kirchner continúa manteniendo un liderazgo importante para un importante segmento de la población argentina. Un peronismo dividido tiene consecuencias a nivel electoral en el principal territorio del país y aún más allá.
  • Los 5.59% obtenidos por Florencia Randazzo, dejan entrever que un acuerdo entre ambos espacios, les hubiera asegurado, probablemente, una victoria más clara. La política tiene que poder imaginar escenarios nuevos, ensayar audacias que no se basen sólo en “arriesgar lo propio”. Tal vez no sea demasiado tarde, y de cara a la general, para avanzar en algún acuerdo “por abajo” para que algunos votos del ex ministro vayan a la candidata de Unidad Ciudadana.
  • Para finalizar: en los últimos tiempos se ha puesto de moda, o mejor dicho consolidado, un “modelo analítico” que tiende a ver “grandes tendencias” con pocos casos aislados o “momentos refundacionales” de la Nación con meras “inauguraciones de comités”. Presionados de algún modo por los hiperveloces tiempos de las redes sociales o la necesidad de responder al “minuto a minuto” de los ratings de los programas de cable, muchos analistas e intelectuales preocupados por “lo político” parecen caer en lo que creemos una tentación: apresurarse para ver quién tira más rápido algo novedoso. Las victorias electorales, por supuesto, con su poderoso atractivo, suman su grano de arena  a esta situación. Basten algunos ejemplos de esto que criticamos: hace no más de dos años, Gabriela Michetti era observada como “el paradigma del nuevo político”, de una flamante forma de “carismicidad” y exageraciones por el estilo. Hace dos años Sergio Massa parecía estar en una carrera indetenible hacia la presidencia. Y hace tres el kirchnerismo era visualizado como una “hegemonía opresora perpetua” por sus opositores o como “irreversibles ganadores de una batalla cultural” por sus simpatizantes.
  • Pues bien: aquí creemos apresurada la tentación de postular hoy una “historicidad naciente” de Cambiemos como partido fundante de un “nuevo orden político” en la Argentina. En todo caso, para ello, tengamos la paciencia de esperar al menos dos períodos presidenciales consecutivos. Sin caer en nostalgias, digamos que en el pasado, para ser llamados “fundadores” había que durar más que un amor de verano. Porque hay algo que sí está suficientemente “historizado” ya: la sociedad argentina es brava y con la misma mano que hoy te aplaude, mañana te sopapea”.

Puse en negrita el párrafo, cerca del final, en el que se recuerda qué poco tiempo duran los escenarios en la política argentina. Agrego una: hace pocos días, todos -anche, mascullando, Jorge Lanata- daban por segura una clara victoria de Unidad Ciudadana en Buenos Aires…

Sin embargo, hay certezas razonables, después de estas PASO. Una es que estamos a dos meses y días de un corte decisivo. A partir de la noche del 22 de octubre, todos los que se interesan en política, todos los que aspiran a gobernar o, por lo menos, a conseguir un buen conchabo en el Estado, sólo van a pensar en una cosa: Quiénes se postularán para Presidente en el 2019.

Y el dirigente peronista, el dirigente opositor, que más votos suma hoy se llama Cristina Fernández de Kirchner. Es cierto que también suma muchos votos en contra. Pero el Sr. “En contra” no puede ser candidato. Y la dirigencia del peronismo, aún la que no la quiere a Cristina, no tiene ningún otro nombre para encabezar la boleta.


¿Que pasó?

agosto 15, 2017

guayasamin

Me preguntaba si valía la pena ponerme a reflexionar sobre estas PASO ahora en el blog. Muchos de los que tienen un compromiso político (¿y quién otro lee un blog como éste?) están todavía asimilando el golpe que recibieron el domingo (pasando por las habituales etapas: negación, ira,…). Otros lectores están algo eufóricos, por ese mismo golpe que sienten le pegaron al Otro (la Otra).

Pero -aunque la atención de los medios, y de una mayoría de los argentinos, estuvo enfocada en la puja en la provincia de Buenos Aires- el hecho que a Cristina Kirchner la haya votado el domingo un porcentaje menor de bonaerenses que el que confiaban sus partidarios, y que el que los encuestas hacían creer, no es el cuestionamiento más profundo que recibió el peronismo.

Es que a 20 meses de ganar la elección presidencial por menos de 2 puntos, 20 meses en los que desmejoró la vida de la mayor parte de la población, en las primarias para las elecciones legislativas, disponibles para el “voto castigo”, el oficialismo puede decir a su público que le ganó a una oposición desperdigada. Algo hizo mal el peronismo, la fuerza política más importante, de esa oposición.

Entonces, hay una obligación de lucidez. Esto va más allá de la suerte del peronismo. Hoy está en cuestión la posibilidad de que en Argentina haya una alternativa al proyecto globalizador (simplifico, pero entiendo que ese es el dato fundamental), una alternativa con vocación y posibilidad de poder.

No soy el único que se larga, por supuesto. Además de los opinadores en los medios, en el plano algo más serio de las revistas y blogs hacen análisis muy lúcidos -como de costumbre- Pablo Touzon & Martín Rodríguez y, por otro lado, Pablo Papini.

Pero… los encuentro demasiado tremendistas, hasta emocionales. Mucha sociología y poca política, en mi opinión. Me parece que -al igual que le pasa a la militancia K y progre más ingenua, aunque se sientan muy lejos de ella- les cuesta aceptar que una fuerza política que se identifica con el éxito individual y considera que las políticas sociales son, en el fondo, caridad- pueda tener muchos votos y hasta ganar elecciones. Eso pasa en todo el mundo, amigos.

Por mi parte, no he tenido mucho tiempo para la reflexión, pero no trato de responder al “¿Que pasó?“solamente desde el diario del día siguiente. Un valioso amigo del blog me señalaba un posteo que subí hace justo 40 días Los votos que le faltan a Unidad Ciudadana. Creo que había ahí un análisis acertado (aunque incompleto). Pero quiero remarcar que el problema no fue sólo del experimento que CFK impulsó en Buenos Aires. Entiendo que abarca a buena proporción de la dirigencia peronista de las regiones más prósperas y pobladas de Argentina. La dirigencia que apoyaba a Cristina y la que la cuestionaba.

Copio la introducción de ese posteo, corrijo algo, y luego trato de mirar hacia adelante:

“La expresión “votos propios” siempre me pareció una tontería, como saben los seguidores de este blog. Una fantasía de algunos políticos y de muchos analistas. Los votos son de los votantes, y cada vez hay que convencerlos que se los presten a algún candidato. De ahí las caras y cansadoras campañas electorales.

Eso sí, es cierto que, estadísticamente, se pueden establecer correlaciones entre conjuntos numerosos de votantes y las fuerzas políticas que se han presentado en sucesivos comicios. Por eso, es razonable suponer que, por ejemplo, el 37,28 % que votó hace dos años en Buenos Aires a Scioli para presidente en la primera vuelta es un buen punto de partida para Unidad Ciudadana en esa provincia. En otros posteos apunté un hecho obvio: el peronismo perdió en muchos lugares el “voto oficialista”, porque perdió el gobierno nacional y unos cuantos provinciales. Pero puede evaluarse que no fue un porcentaje apreciable del voto a Presidente en la urbanizada Buenos Aires.

(Aquí reconozco un error: “el voto oficialista” es un factor importante, también en provincia de Buenos Aires, en el electorado que vota al peronismo. Porque en una sociedad moderna todos dependemos del Estado. Pero los sectores medios pueden tener una relación ambivalente: a veces menosprecian las políticas sociales “que mantienen a esos vagos”, y siempre maldicen los impuestos; pero exigen servicios públicos eficientes. Los altos… en su mayoría se enriquecen con la ubre del Estado, pero su ideología les permite hacer como que no). En cambio, los más pobres saben que si necesitan una sala de primeros auxilios, o cloacas… no se los van a proporcionar el mercado, la revolución socialista o la comunidad organizada. Será el gobierno provincial o municipal). Sigo:

El 37 % es un buen punto de partida, pero -repito- los votos no están atados, y naturalmente Unidad Ciudadana quiere cosechar entre los que no votaron al Frente para la Victoria, el 62 % y algo restante. Por eso intensificó la campaña que lanzó Cristina Kirchner hace más de un año, para sumar a todos los que están descontentos / furiosos con el gobierno de Macri.

En mi evaluación personal, técnicamente veo hasta ahora una campaña inteligente por parte de UC (¿Con errores? Y sí. Todas los tienen. Cada semana vemos uno del macrismo). Pero eso es en el plano de la “táctica”. Si lo encaro desde la “estrategia”, tengo que decir que hay un sector social importante, tal vez decisivo, descuidado (Sí. Me refiero al nombre que tomé hace mucho de Fabián Rodríguez: “el pibe Gol”).

José Natanson le dio un nombre más académico, pero a mi entender inapropiado: “el trabajador meritocrático”. Él lo explicó así: “se trata de uno de los pocos conceptos abstractos a los que cada tanto recurre el macrismo, verificable en las apelaciones al ciudadano-vecino utilizando la segunda persona del singular (“Te hablo a vos, que querés estar mejor”) y en las referencias permanentes a recuperar una “cultura del trabajo” supuestamente extraviada por los desvaríos del populismo. El hecho de que la mayoría de quienes formulan este discurso estén lejos de ser ejemplos de self made men queda para otro análisis: lo central es que resulta políticamente eficaz.

Esto se explica en buena medida porque el argumento encarna en un actor concreto, el verdadero sujeto social de esta nueva batalla cultural: el trabajador meritocrático. Habitante de la periferia de las ciudades globalizadas, asalariado en el sector industrial o cuentapropista con algún capital propio (un taxi, un kiosco), el trabajador meritocrático mantiene una relación ambigua y problemática con el Estado.

Lejos del vínculo vital de los sectores excluidos, que dependen de la Asignación Universal o la jubilación mínima para su supervivencia cotidiana, pero lejos también de la prescindencia de los grupos más acomodados, combina dependencia estatal con un rechazo casi pulsional por la política: obra social con escuela pública, colectivo diario al trabajo con universidad del conurbano, escuela parroquial con dos semanas en Mar del Plata.

En este contexto, las mejoras de bienestar experimentadas durante el kirchnerismo suelen ser atribuidas menos al contexto político que al esfuerzo individual del “nadie me regaló nada”, y por eso la vía de ascenso social hacia la clase media pura, que es el gran ideal aspiracional, es vista menos como una construcción colectiva que como una escalera hacia lo privado: del hospital a la obra social y de ahí a la prepaga.

Durante su largo ciclo en el poder, el kirchnerismo nunca encontró la forma de hablarle a este sector social, al que paradójicamente había hecho mucho por ensanchar, y (que) al final optó por abandonar“.

No es que CFK y sus colaboradores en esta campaña no percibían, no perciben a este sujeto social. Pero, estimo, se confiaron en que las políticas de ajuste del macrismo, la baja del consumo, de la actividad, se encargarían de convencerlos.

La “novedosa” campaña de Cristina -que, como apunta Courel, era similar a sus exitosas de 2007 y 2011- hizo una buena tarea mostrando los perjuicios que la política de Macri provoca a los humildes y también a los sectores medios. Pero no pudo sumarlos. Tampoco tuvieron mucho éxito en este turno Massa, Randazzo, Schiaretti, las (muy) distintas caras del peronismo.

Tienen razón los muchos que señalan que en la decisiva provincia de Buenos Aires se habría logrado un triunfo aplastante si las distintas fuerzas con origen en el peronismo hubieran concurrido unidas. Evidente. En su momento, dije en el blog que negarle las PASO a Randazzo iba a tener costos. Pero… sumar dirigentes no es sumar votos. Por la falacia de los “votos propios” que señalo arriba.

En el peronismo -como en todas las fuerzas políticas que no son sectas ideológicas- suma el que ofrece una chance de ganar. Para conseguir eso, el peronismo, y en particular Unidad Ciudadana, que es el más grande conjunto de votos que se identifica con una propuesta de ese origen, tiene dos meses y días, hasta el 22 de octubre, para aumentar su cosecha de votos.

Para lograr eso, debe mejorar su campaña, por supuesto. Hasta en manejos muy obvios. Fue lamentable ver cómo el canal de TV “del palo”, C5N, tenía que manejarse con las cifras que daba el centro de escrutinios oficial. UC no tenía datos, ni siquiera “relato” que ofrecer. Pero el problema no es de publicistas ni de organización, necesarios como son, sino algo más básico.

Creo que fue Julio Burdman el primero que señaló que había una “ausencia de futuro”, de una promesa a las aspiraciones individuales en el discurso kirchnerista. Esa ausencia le está costando al conjunto del peronismo.


A %d blogueros les gusta esto: