Bárbaro: ¡Las ideas no se matan!

Julio Bárbaro, entre otras cosas, es una leyenda urbana en la fauna política argentina. Seguro, no ha logrado superar la maldición que cayó sobre todos los cuadros políticos jóvenes y brillantes de los ´70: Ninguno llegó a la primera línea del poder, o construyó estructuras permanentes (el Pilo Bordón y Carlos Grosso fueron los que más se acercaron, y así les fue). Pero en cualquier mesa de café se menciona su olfato político, su percepción previsora de para donde sopla el viento de la historia, y, claro, su buena información.

La Mesa de Trabajo en Diputados, en los meses después de la muerte de Perón, fue un intento de tender un puente entre las líneas políticas y sindicales del peronismo y los políticos de la Tendencia Revolucionaria. Puede decirse que estaba condenado al fracaso, y sería cierto, pero no que era descolgado. Más presentes en la memoria, el hecho de haber acercado, con Jorge Triacca, al grupo Bunge y Born a Menem en el ’89, y de ser uno de los que desde el grupo Calafate vieron las posibilidades de Néstor Kirchner a fines de los ´90. alimentan la leyenda.

Por eso, cuando, sentado anoche a la mesa de Hora Clave, el programa de Mariano Grondona por el canal de Hadad, Bárbaro dijoEl peronismo ha muerto, «Tiene que venir una centro izquierda o centro derecha”, “Duhalde es retroceder, no es avanzar”, está enviando señales a la fauna, justamente. No vale, para alguien de su experiencia, decir que simplifican lo que quiso decir, y que en reportajes más intelectuales, como el de Fontevecchia en Perfil, matiza mejor su pensamiento. Simplificar es el trabajo de los medios, y, casi siempre, de los políticos. Y, de todos modos, en Perfil dice algo muy terminante: «hoy ser peronista es nada«.

Por eso, quiero plantear otra de mis discusiones con Julio (las tengo más o menos una por década; debo reconocer que alguna la ganó). No desde la ortodoxia doctrinaria; no es mi fuerte. Desde considerar que la política es un medio, no un fin. Y también apelando a los intereses gremiales de la fauna política, porque si todo se va al diablo, las mejores roscas no servirán de mucho.

Creo que hay que tener claro que la capacidad de gobernar y mantener el poder que ha mostrado el peronismo, que aún sus más feroces críticos, como Lilita Carró, reconocen, no surge de una condición genérica especial de los peronchos. Surge, a mi modo de ver, porque el peronismo ha conseguido reunir y expresar a sectores e intereses muy diversos de la sociedad argentina. A lo largo del tiempo juntó a los obreros, los industrialistas, los militares nacionalistas, los intelectuales católicos y los antiimperialistas, y sobre todo, a los argentinos olvidades de las provincias pobres y de las villas … Después de los ´60 sumó a sectores medios deslumbrados por el Che Guevara, y en los ´90 a sectores medios deslumbrados por los autos importados.

Por supuesto, también a lo largo del tiempo, cambió, y perdió lealtades y representación en muchos de esos sectores (y algunos de ellos cambiaron aún más) . Pero ninguna otra fuerza política nacional conserva raíces tan diversas. Sobre todo, no hay otra fuerza política nacional que mantenga su presencia entre los pobres (Por eso puede ser acusado de clientelista; porque los sectores medios y los altos no se guían por sus intereses; sólo piensan en el bien común). Es cierto, sus leyendas y su discurso están un poco viejos, pero siguen formando su identidad y, mal que bien, lo unen.

Está bien que Torcuato Di Tella, o aún Néstor Kirchner cuando recién llegaba de Santa Cruz, fantaseen con la coherencia ideológica de una «centro izquierda» o una «centro derecha». Un político con experiencia, o alguien que se preocupe por la estabilidad de Argentina, debe recordar la debilidad de todas las propuestas que se basaron en un planteo ideológico, sin preocuparse por forjar una identidad y presencia en el pueblo: los partidos de la vieja izquierda, el Partido Intransigente, el Frepaso… Y en la derecha, podemos mencionar a la Ucedé, y a todos los partidos «demócratas» que, salvo el de Mendoza y algún otro, se quedaron sin realidad. Ante la alternativa de un invento mediático, debo confesar, Julio, que lo prefiero a Duhalde. De última, mirá lo que te digo, lo prefiero a Kirchner.

3 Responses to Bárbaro: ¡Las ideas no se matan!

  1. harry dice:

    Abel,no tengo tu vision misericordiosa de Julio Barbaro.
    Ese chanta es mercenario de ideas pero supo cobrar de Gelbard y del anti-Gelbard a la vez.Brillante.
    Creo que la derecha dejo de existir porque la centrifugo Peron en su primer gobierno,pero no tuvo tiempo para hacer lo mismo con el guevarismo que fue la verdadera causa de la derrota montonera y de las tonterias ideologicas de los jovenes y viejos K.
    Guevara invento el foquismo como sustituto militar de las masas y esa polemica ya se dio en Rusia entre mencheviques y anarquistas.Alejandro Lenin fue ahorcado por el zarismo a causa de sus bombas anarquicas y lo bien que hicieron.
    Guevara es mas siniestro por su pensamiento simplificado que por su accion real.Solo funciono cuando encontro en Fidel un caudillo popular.El resto de sus experimentos ,como los nuestros locales ,una sucesion de fracasos.
    Veo en Duhalde el probable inspirador de una republica parlamentaria, el impulsor de una nueva relacion con la iglesia catolica y probablemente alguien que ya percibio que el narcotrafico es la delgada linea blanca de la politica que ha crecido demasiado para la potencialidad argentina .
    No se como concretara su proyecto.
    Y K ….bueno…eso ya fue.
    Abrazo.

  2. caí gracias a Artemio, felicitaciones y pasaré siempre. Juan Pablo Peralta
    http://www.portaldelperiodista.blogspot.com

  3. Abel B. dice:

    Harry, no me corresponde a mí defender a Julio, con el que tengo diferencias desde hace más años de los que me gusta recordar. Pero cabe que testimonie algo: si ha sido un mercenario, nunca recibió sus opiniones con el sobre del sueldo (al contario de muchos casos que ambos podríamos mencionar). Para citar lo más reciente: fue interventor del COMFER por todo el gobierno de Kirchner, y nunca se privó de criticarlo en cualquier reunión que compartimos. De él es la frase: «Menem no pudo conducir al peronismo desde Ámbito Financiero. K no va a poder hacerlo desde Página 12».
    Juan Pablo, te agradezco la amabilidad. De tu blog (que podrías llamar «Los periodistas también somos humanos») encontré muy interesante «Visiones negras de la Argentina desde Europa». Lo voy a usar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: