Sonríe. Ellos te aman

febrero 29, 2016

acuerdo


La guerra de los buitres – Noticias del frente de batalla

junio 6, 2015

buitres

Mi amigo Contradicto me recordaba en un tuit que en estos días se va a cumplir un año del momento en que la Suprema Corte de los EE.UU. nos bajó el pulgar (i.e.: el pedido por certiorari en los casos  ARGENTINA V. NML CAPITAL, LTD., ET ALEXCHANGE BONDHOLDER GROUP V. NML CAPITAL, LTD., ET AL – la pelea con los fondos buitres – fue rechazado).

Y agregaba: “Un año. No pagamos nada. No embargaron nada. Nos prestan. Feliz cumple!“. Tiene razón. Es una descripción objetiva de los hechos, que contrasta con las profecías de quiebra y destrucción que se repartieron generosamente en ese momento.

Hay que tener claro que esas profecías – aunque hayan sido hechas, como lo fueron, con todas las ganas que Argentina sea derrotada en esta pelea – tenían una base fáctica: enfrente estaba, como actor principal, un fondo buitre poderoso y decidido, que ya había torcido el brazo de otros países. Y detrás suyo, avalándolo, se puso el sistema judicial de los EE.UU. y las herramientas de formar opinión con que cuenta el sistema financiero global.

Me resulta evidente que el gobierno argentino – bah, la Presidente – hizo una lectura acertada de los límites a la presión a la que Argentina podía ser sometida, y de nuestras posibilidades de resistirla.

Es cierto – tenemos que tenerlo claro, también – que un año es un plazo corto en la vida de las naciones. Esta ha sido, en todo caso, una victoria táctica. Ahora, igualmente es cierto que aunque un año tampoco es mucho para un fondo buitre – su negocio son los litigios largos – ha sido un año más sin cobrar, y nada indica que Argentina esté forzada a pagar algo en un plazo determinado. El Sr. Paul Singer no ha elegido su actividad por razones de salud, ni por ningún compromiso con la santidad de los contratos. Está en esto para ganar dinero, y la situación puede ser un poderoso incentivo para que él negocie.

En todo caso y por ahora, la guerra continúa. El sentido del posteo es comentar algunas noticias de las nuevas batallas en curso – es extraño que no se hayan comentado en la blogosfera, pero el tema de las alianzas y listas los tiene obsesionados, parece – y apuntar hacia un posible lugar de decisión.

Una es negativa (al menos en una primera lectura):

El juez Thomas Griesa habilitó al grupo de acreedores conocidos como “me too” para que puedan exigir los mismos derechos que obtuvieron en los tribunales de Estados Unidos los demandantes liderados por el fondo buitre NML.

Esta orden judicial alcanza a 36 reclamos judiciales de bonistas que, en conjunto, poseen bonos por 5300 millones de dólares. Dentro de ese grupo están los demandantes originales de la causa pari passu, los fondos NML, Aurelius Capital y Blue Angel; otros fondos de inversión, como Trinity o EM, de Kenneth Dart, y varios ahorristas. Estos acreedores deberán avanzar con otro pedido para definir el monto final de su reclamo“.

Por supuesto, Argentina apelará el fallo, al que calificó de “insólito y aberrante“. Más allá de las posibilidades de esta apelación – escasas – hay un aspecto que merita la segunda lectura: Este fallo podría haberse dictado en cualquier circunstancia, aún si Argentina hubiera cumplido con los usurarios términos del fallo original. Esos bonos pre-2001, defaulteados, estaban disponibles en el mercado para un nuevo litigio. En otros términos, este fallo es un argumento para no pagar nada que no ofrezca garantías de detener el juego buitre del llitigio perpetuo.

Las otras noticias son positivas para la posición argentina:

Clearstream Banking (Deutsche Börse Group) informa a sus clientes que en breve abrirá una cuenta directa en la Caja de Valores S.A. de Argentina.

Clearstream Banking transferirá todos los valores de la cuenta de Clearstream Banking de Citibank NA, Buenos Aires, a una nueva cuenta directa de Clearstream Banking en CVSA el 17 o el 18 de junio de 2015. Un anuncio que confirma la fecha de efectividad de la transferencia seguirá en breve.

Los servicios de caja para pesos argentinos seguirán siendo proporcionados por el Citibank NA, Buenos Aires y el número de cuenta se mantiene sin cambios“.

Esto significa que, como dice Carlos Burgueño, la agencia más importante del mundo en lo que hace a los pagos de los títulos públicos soberanos se encargará de girar los fondos del pago de la deuda argentina al exterior.

Casi al mismo tiempo, Euroclear, el otro gran sistema de compensación y liquidación de valores financieros en el ámbito internacional, con sede en Bruselas, anunció que también avalará el pago de deuda en Buenos Aires.

Estas decisiones son más significativas aún porque Clearstream había suspendido estas operaciones el 31 de marzo, luego que por una decisión de Griesa se suspendiera al Citibank para realizar operaciones de pago de deuda en la Argentina. En la práctica, son apoyos de pesos pesados del mundo financiero a la decisión de Kicillof de cambiar el lugar de liquidación de los bonos locales de Nueva York a Buenos Aires.

En cuanto al “lugar de decisión”: Obvio. Es el gobierno que asumirá el 10 de diciembre.


El G-20 y los buitres

noviembre 16, 2014

g20 australia

La Argentina ha conseguido otra victoria diplomática en su lucha contra una sentencia – el fallo Griesa – del sistema judicial estadounidense. Como saben, trato de ser lo más preciso que puedo, sólo por gusto personal. Me fastidia el triunfalismo berreta, aunque no tanto como la actitud de los que se complacen en derrotas del gobierno, de nuestro país.

Entonces, como los medios locales, hasta ahora, sólo han volcado las declaraciones de nuestros funcionarios, con los del lado opositor tratando de dar la impresión que lo importante fue el koala Jimbelung, les acerco el texto original del Comunicado de los Líderes del G-20, y les traduzco el párrafo relevante (Está entre los Temas para seguir avanzando, junto a las exigencias de mayor capitalización a los bancos más importantes y la reforma del Fondo Monetario Internacional). Como ustedes esperan, supongo, agrego algunas reflexiones al final.

Teniendo en cuenta los desafíos planteados por litigios y con el fin de fortalecer el orden y la previsibilidad del proceso de reestructuración de la deuda soberana, acogemos con beneplácito el trabajo internacional sobre el fortalecimiento de cláusulas de acción colectiva y pari passu. Hacemos un llamamiento para su inclusión en los bonos soberanos internacionales y alentamos a la comunidad internacional y el sector privado para promover activamente su uso. Le pedimos a nuestros Ministros de Finanzas y Presidentes de Bancos Centrales discutir los progresos realizados sobre éste y otros asuntos relacionados“.

Esta decisión no afecta la situación jurídica de Argentina en su litigio, como no la afectan la solidaridad de la UNASUR, la resolución del G77 más China, ni la votación en la Asamblea de las Naciones Unidas. Pero decir que no tienen importancia es decir que la diplomacia no tiene importancia. Metternich, Río Branco y Kissinger se sorprenderían de esa opinión, si la conocieran y la tomaran en serio.

En un aspecto es más significativa que las anteriores, porque el G20 refleja con mayor realismo la naturaleza oligárquica del poder global (No es un insulto, eh. Es una clasificación técnica “gobierno de pocos sobre muchos”). Ha sido un éxito para Argentina el conseguirla.

Además, ciertamente no quedará en la nebulosa de los declaraciones de buenas intenciones. Este viernes Bloomberg nos anunciaba “Crédito Mexicano: Un contrato a prueba de Singer inspirado por Argentina. Esta semana México se convirtió en el primer país en incluir una disposición en los contratos de bonos regidos por la ley de Nueva York que impida a los titulares con menos del 25 % de la deuda total bloquear una reestructuración“. (Tengo que decir que Bloomberg se equivoca aquí: en realidad México fue el 2°, como se anticipó en este blog. El 1° fue Kazakstan).

Estimo que mejora la posición de Argentina en una eventual negociación, en 2015 o en 2016. Y hay que reconocer, Dr. Duhalde, que aunque no se ajuste a la rígida etiqueta de Lomas de Zamora, es una victoria diplomática conseguida sin corbata.


Ampliando: consecuencias de la nueva ofensiva buitre

octubre 31, 2014

buitresAyer subí la información que el fondo Owl Creek (“Cañada del Búho“) y el estudio Kirkland & Ellis empezaron a reunir bonistas para “acelerar” (exigir el pago total anticipado) de títulos que entrarán hoy en el “default selectivo” provocado por el fallo del juez Thomas Griesa. Si reúnen un 25% de los tenedores de bonos Par, unos u$s 5,4 mil millones de deuda, pueden reclamar – por la letra de los contratos originales – que se les paguen ahora todos los vencimientos, hasta 2038, de capital e intereses. Deben conseguir también un fallo favorable a sus pretensiones, pero ¿para qué están los abogados?

El agudo comentarista Daniel Arias – además de recordarnos el cuento de Ambrose Bierce, “An Occurrence at Owl Creek Bridge” – hizo una pregunta válida: “¿Qué más nos pueden hacer que no nos hayan hecho? Y lo hecho hasta el momento, lo pudimos bancar apretando las muelas“.

Con un día ocupado, no tuve tiempo de extenderme. Pero no quiero que Cristina me acuse de hacer “profecías apocalípticas”. Para eso están los comentaristas anti K. Como los K para decir que todo marcha y marchará bien, faltaba más. Mi hobby particular como bloguero es tratar de ser preciso: Lo que dije es que esto puede forzar a la Argentina a modificar profundamente su estrategia de inserción en el mundo. Procedo a explicarme.

Ante todo, hay que señalar que ésto no es una ocurrencia aislada. Bloomberg ya informaba el lunes que Redwood Capital Management LLC, un fondo de 6,7 mil millones de dólares que se especializa en la deuda en dificultades (otro buitre, bah), creó un fondo específico la semana pasada para invertir en activos argentinos. Uno pequeño, eh, de 160 millones nada más. Pero indica que algunos muchachos rápidos están previendo que hay negocios en el aire. Como decía ahí discretamente BloombergAsí, Redwood se une a Gramercy Funds Management LLC, Owl Creek Asset Management LP y Bienville Capital Management LLC en iniciar fondos que se especializan en la 2° economía de América del Sur” (la nuestra).

Es necesario aclarar que estos posibles juicios no causarán – ni siquiera en el peor de los casos – una catástrofe económica. El sistema global no admite, desde hace un siglo, el cobro de las deudas por la fuerza militar (Se requieren otros pretextos: armas de destrucción masiva, terrorismo, violaciones a los derechos humanos… que no son aplicables a la Argentina). Al mismo tiempo, reconozcamos que pueden alcanzar a cifras muy considerables, y el sistema global sí permite actualmente ser implacable en su cobro. No al contado, claro. En incómodas cuotas, y con condiciones leoninas. Griegos, españoles y otros PIGS pueden darnos detalles del asunto.

Es cierto que, gracias al trabajo de una década de nuestro Buitre Máximo, don Paul Singer, y la generosa sentencia del juez Griesa, ya nos encontramos en esa situación. Estamos conminados por la justicia norteamericana a reconocer una “deuda” de unos 1.300 millones de dólares, la hemos desacatado y – contra la esperanzada confianza del antikirchnerismo enragé – el mundo no se nos cayó encima. Tenemos una seria “restricción externa” (= escasez de dólares), pero esa no es una situación nueva (Los argentinos la vivimos cada tanto desde 1952. Desde que empezó a sernos importante contar con dólares para nuestras importaciones). El gobierno está manejando la situación. No tan bien como lo haríamos sus críticos, por supuesto, pero por algún motivo inexplicable el pueblo no ha elegido a ninguno de nosotros para hacerlo.

El punto es que ésta no era la estrategia elegida por nuestro gobierno hasta hace pocos meses. Hasta que la Corte Suprema de los EE.UU. descartó revisar el fallo de Griesa y la Cámara de Apelaciones. La indemnización a Repsol, el acatamiento a los fallos del CIADI, el acuerdo con el Club de París – todas decisiones que pueden ser discutidas individualmente, pero en conjunto son definitorias. La intención fue la de insertar a la economía argentina en el mundo aceptando las reglas de juego vigentes en la totalidad del sistema global (salvo en Corea del Norte, pero se me ocurre que no es una opción contemplada).

Y hasta donde sus necesidades tácticas y su realidad política lo permiten, esa sigue siendo la política del gobierno argentino. Lo muestra la insistencia oficial en que Argentina quiere pagar a todos sus acreedores – incluidos los que familiarmente llamamos buitres – en las mismas condiciones. ¿Vale la pena recordar que también las declaraciones oficiales del gobierno chino, con quien acabamos de efectivizar un swap, mencionan la necesidad de un arreglo diplomático de la Argentina con sus acreedores? El maoísmo existe todavía nada más que en la política universitaria local.

Mi opinión personal es que esa ha sido siempre la política económica de los gobiernos kirchneristas, y que la han seguido, quizás no con habilidad, ciertamente no con previsión estratégica, pero con mayor coherencia que la caníbal discusión política interna impide reconocer. Sus características han tenido que ver con cierto folklore peronista, pero mucho más con una decisión, también muy peronista, de no ser “puntos” de nadie.

Se esté de acuerdo con esto o no, quiero señalar que debemos asumir que existe el riesgo que la actual situación de emergencia se prolongue indefinidamente. No solamente por el fallo Griesa; por las características del sistema financiero global realmente existente en esta etapa. Las consecuencias del Gran Default – inevitable – de fines de 2001 se prolongan. Aunque se insista que la reestructuración fue “exitosa”, por el gobierno, para defender la imagen de Néstor Kirchner, y por el Dr. Lavagna, para defender la imagen de Roberto Lavagna. Prefiero decir que fue, en mi juicio, la mejor negociación que podía hacerse (los que ganan todas las carreras con el diario del día siguiente podrán disentir).

Pero el sistema financiero es hoy el mecanismo capitalista clave para la obtención de beneficios y también para el control de las economías “locales”. La fragilidad que mostró a partir de la Crisis que empezó en 2008 hace aún más imperativo que no se acepten excepciones (pregúntenle a Frau Merkel). Y, en un plano práctico, cuentan con lobbistas poderosos en todos los gobiernos y en particular en el estadounidense.

Por el otro lado, la posición argentina ha recibido el apoyo, diplomático, mayormente simbólico, pero significativo de la inmensa mayoría de los países. Y una parte no menor de los decisores en el Atlántico Norte están preocupados por una resolución judicial, el fallo Griesa, que estiman imprudente. El gobierno norteamericano ha mantenido una actitud de indiferencia hacia Argentina – privilegia en los hechos los intereses de algunos de esos lobbistas, y al mismo tiempo reconoce que nuestro país no ha tenido la estridencia caribeña en sus cuestionamientos y mantiene una relación formalmente amistosa y de colaboración en temas de seguridad.

¿Este equilibrio incómodo – sobre todo para nosotros – puede mantenerse? Pienso que no. Argentina – manteniéndose en el MERCOSUR, aún iniciando conversaciones con la Alianza del Pacífico (no debería sorprendernos, si sucede) – forzada por las circunstancias se estaría alejando de algo mucho más “pesado”: el área del dólar. Los swaps con Rusia y China, potencias capitalistas si las hay, pero que no se manejan de preferencia con esa moneda, son una señal en esa dirección. Y – aunque hasta ahora el anuncio de la Reserva Federal de disminuir drásticamente el ritmo de la emisión no ha provocado reacciones notorias – el drenaje de capitales hacia el centro puede ser un factor que haga que otros vecinos suramericanos, especialmente el más grande, traten de cubrirse.

Como ven, son especulaciones, adecuadas para un posteo. Eso sí, si la economía argentina se ve obligada a moverse en estas direcciones, no será una coyuntura pasajera. El gobierno que resulte elegido el año que viene, cualquiera que sea, tendrá que moverse en esta realidad. Ciertamente – me parece una apuesta muy segura – no habrá “lluvia de capitales” que le permita cambiarla.


Kazajstán y los buitres

octubre 5, 2014

Encuentran-figuras-gigantes

Supongo que la noticia estará muy pronto en los medios. Pero a los que en este blog han seguido la pelea con los buitres, quiero contárselos ya: Mañana, lunes 6, Kazajstán será el primer país en vender bonos soberanos que contienen nuevos términos: Las decisiones tomadas por la mayoría de un solo voto serán vinculantes a todos los inversores. Como anuncia en su titular, más en pena que en ira, el Financial Times, son los primeros “contratos post Argentina”.

Ya, como les había comentado aquí, la Asociación Internacional de Mercados de Capitales (ICMA), que representa a algunas de las instituciones financieras más grandes del mundo, había propuesto cambios en sus reglas para que una minoría de acreedores no pueda bloquear acuerdos de reestructuración de deuda soberana, en respuesta a la crisis que se desató cuando un juzgado neoyorquino bloqueó los pagos de la deuda argentina, para garantizar un fallo que favorecía a los fondos buitres.

Es curioso que el primer país en aplicar las nuevas normas sea Kazajstán, un país que aparece muy poco en las noticias (La más reciente es que un grupo de arqueólogos encontró en el norte del país más de 50 geoglifos – dibujos realizados sobre la tierra – de entre 90 y 400 metros de diámetro y de algunos miles de años de antigüedad [ver la foto de arriba]. Hasta donde yo sé, ninguno es de un buitre).

No es muy poblado – tiene 17 millones de habitantes – pero es el más extenso de Asia Central y el noveno país en superficie del mundo (Argentina es el octavo, casualmente). Y tiene mucho petróleo, así que se espera que los “mercados” reciban sus bonos, cómo no.

El Club de Fans de Thomas Griesa, numeroso en nuestro país, se apresurará a decir que este hecho, puramente comercial, no modifica en nada su fallo. Cierto. Pero contribuye a afirmar el clima – aún en el mundo financiero – que hace cada vez más difícil apoyarlo, y forzar su cumplimiento.


Desacataos!

septiembre 29, 2014

Acabo de enterarme que el juez Thomas Griesa declaró en “desacato” a la Argentina. Pero no dispuso sanciones. Y la única reflexión que se me ocurre es que – si el manejo por parte del gobierno argentino del contencioso ha sido discutible, de acuerdo al criterio que se decida emplear – el de Su Señoría aparece irracional, desde cualquier criterio.

Aún si fuera el de la santidad de las sentencias y la estricta formalidad legal – criterio que ha adquirido entusiastas defensores entre nosotros, últimamente – una resolución que no establece consecuencias por su incumplimiento es un “ruido vacío”. Los juristas lo saben.

Si fuera el de privilegiar sobre cualquier consideración el interés de los litigantes en cobrar los fondos que reclaman…, todos los pasos después de la sentencia original no han servido para eso (Lo que el Sr. Paul Singer haya cobrado o vaya a cobrar por CDSs se deben a apuestas que hizo previas al fallo).

Si el objetivo es “disciplinar” a la Argentina… las medidas que puede tomar el juez del 2° Circuito de Nueva York son limitadas. Y ya las tomó. Su sentencia, y el temor de las consecuencias, impide que algunos pagos que el gobierno argentino destina a sus acreedores lleguen a su destino. Esto pone a nuestro país técnicamente en default. ¿Qué más puede hacer, que sea un arma eficaz?

Ya nos declaró en “desacato”, como el juez de paz a Martín Fierro. Y podría ponernos multas, cómo no ¿Es una amenaza que razonablemente puede hacer retroceder a un gobierno que, a esta altura, pagaría un costo político altísimo si se “rindiera”? Casi me hace pensar que Pepe Albistur lo ha contratado como parte de una campaña publicitaria. Del oficialismo, claro.

Algunos pensadores sutiles, y muy optimistas, pueden alegar que la medida favorece a la pretensión argentina de llevar el litigio a una instancia supranacional. Quizás, pero lo dudo mucho. EE.UU., por tradición y orgullo, se resiste a aceptar la jurisdicción de otras cortes que las suyas (es una actitud que, francamente, les envidio. Nosotros cometimos la gigantesca estupidez de incorporar todos los tratados internacionales, sin examen previo, a nuestra Constitución en la reforma de 1994).

Por supuesto, puedo estar muy equivocado. No soy abogado especialista en derecho internacional. Tal vez, entonces, haya consecuencias que se me escapan. Pero, por ahora, me quedo con esa frase atribuida a Napoleón “No atribuyas a la insidia lo que se puede explicar por estupidez“.


¿Pierden los buitres?

agosto 16, 2014

buitresEstoy rompiendo aquí dos normas mías (no muy rígidas, cierto): No usar preguntas para titular. No creerme un portal de noticias.

Pero ahora se justifica. Leo en Página 12 (por Cristian Carrillo): “La Cámara de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York citó a una audiencia para el próximo 18 de septiembre ante el pedido solicitado por Citibank Inc. y Argentina. El objetivo es que ese tribunal dictamine “antes de que interfiera (Griesa) con la transferencia de los pagos de intereses programados con vencimiento del 30 de septiembre”.

. Más conciso, pero también oficialista, Ámbito diceLa Corte de Apelaciones hizo este viernes lugar a presentaciones realizadas por Argentina y por el Citibank en contra de la decisión del juez Thomas Griesa, y convocó a las partes a una audiencia para el 18 de septiembre“.

Hasta este momento, sábado 16, 21 hs., los medios financieros, WSJ, Bloomberg´s, FT, no han dicho nada de esto. Pero La Nación – no oficialista, of course – tiene la misma información, aunque trata de reducir sus alcances “La Corte de Apelaciones aceptó un pedido de apelación “expeditiva” de la Argentina a una orden que dictó Griesa el último 28 de julio, en la que el juez permitió sólo un pago por una única vez de los títulos en dólares (8400 millones). Citibank, entidad que participa del pago de esos bonos, también presentó una apelación ante la Corte que fue consolidada junto con la de Argentina, a pedido del propio banco“.

De todos modos, aún si la versión de La Nación es la correcta, aún si la Corte se limita a convocar a una audiencia, esto pone en cuestión, no al fallo de Griesa sino al único medio que tiene para hacerlo cumplir: impedir el pago a los bonistas que entraron en el canje. (Los bonos en pesos ya están “blindados”). Porque vuelve a abrirse el camino de apelaciones y cautelares, que aparecía cerrado. Dentro de cinco meses, después del 31/12, el gobierno nacional podrá reexaminar estrategias tranquilo.

No digo con esto que el Sr. Paul Singer tendrá que hacer un cucurucho con sus bonos, en forma de cono. No. Supongo, a partir de la relación de fuerzas, que cobrará por ellos, más de lo que pagó. Además, están los seguros, los CDS. Y su batería de abogados se pondrá en marcha. Pero esta decisión de la Corte de Apelaciones de Nueva York es una indiscutible victoria para la posición argentina.


A %d blogueros les gusta esto: