“Macri frena Atucha III, suma tensión con China…”

marzo 23, 2016

invap

Este es un artículo que leí recién en La Política Online -portal de noticias, chismes y operaciones- y, aunque está escrito en forma sensacionalista e imprecisa (he leído notas más profesionales en LPO, Fidanza), el tema es lo bastante importante -hace a nuestro desarrollo tecnológico y nuestro posicionamiento internacional – para decidir subirlo.

Porque el blog tiene amigos en la comunidad científica, algunos que conocen bien INVAP, y entre los estudiosos de la política internacional, y apuesto que ampliarán la información. En todo caso, los alertará. Les aviso que agregué en negrita algunas observaciones que no pude resistirme, y un breve comentario al final.

Mauricio Macri puso bajo la lupa el acuerdo entre Argentina y China al que llegó el gobierno de Cristina Kirchner para la construcción de la cuarta central nuclear, Atucha III, que quedó así en stand by al menos hasta el año que viene.

La definición del Gobierno, expuesta por el subsecretario de Energía Atómica, Julián Gadano, coincide con una inclinación amistosa hacia Estados Unidos que empieza a ensayar la gestión PRO. Los (norte)americanos son rivales de China en materia de energía nuclear. Los asiáticos buscan hacer pie en el continente y por eso quieren bajar al país también en el área de represas hidroeléctricas, otro proyecto que el Presidente amagó detener.

Mientras fuentes del sector energético especulan sobre el lobby americano en el desarrollo nuclear argentino, el Gobierno nacional derriba a un buque chino (los buques se hunden, estimado) en las aguas costeras de Chubut. No son hechos aislados, y en las relaciones diplomáticas no pasan desapercibidos. Beijing le expresó a Susana Malcorra “gran preocupación” por el episodio y le exigió que tome medidas para prevenir nuevos incidentes  (¿y si no pescan en nuestras aguas? Lamento que haya sido un buque chino, pero conviene mostrar que Argentina puede hacerlo. Es un mensaje para todos).

Hay más piezas que se acomodan solas (solas, solas, no) en el rompecabezas. Barack Obama no viene de vacaciones a la Argentina. Volará justamente a Río Negro para conocer la planta del INVAP, empresa de tecnología aplicada centrada fundamentalmente en las áreas nuclear, espacial y de defensa.

Argentina tiene tres centrales en funcionamiento, Atucha I, la central de Embalse, Atucha II y la cuarta que viene en camino, a construirse en el complejo nuclear de Lima, de Zárate.

Una comparación para tomar dimensiones del caso: Estados Unidos es potencia mundial con 104 centrales; China tiene 26 centrales funcionando; mientras Francia sorprende con su chico territorio y población con relación a las 58 centrales que tiene.

“La llegada de los chinos le está generando urticarias al capitalismo amigo del Presidente”, declaró una fuente del sector, que conoce el paño desde la primera construcción de Atucha. “Están con los pelos erizados, pero sería una tontería decirle no a los chinos”, agregó.

… Por lo pronto, Gadano anunció que el Gobierno no avanzará en la obra de Atucha III y se defendió de los futuros despidos en las centrales de Zárate. En el medio está la empresa Nucleoeléctrica S. A, que opera sobre las centrales y esta semana cambió a sus autoridades. 

En rigor, el acuerdo con China está verde y se trata en principio de un entendimiento marco. Faltan detalles de costos, inversión, tasas, bancos, qué tipo de tecnología se utilizaría, si será de uno o dos módulos, y cuáles son las condiciones chinas para financiar el proyecto.

“Hay una oferta china, con un financiamiento conveniente. Es posible siempre y cuando sea de uranio natural y agua pesada”, explicó a LPO Agustín Arbor González, titular de la Asociación de Profesionales de la Comisión Nacional de Energía Atómica y la Actividad Nuclear. “Esto es beneficioso porque absorbe a una planta productora de agua pesada, en Neuquén, y también tenés asegurada la participación de industriales argentinos nucleados en Adimra, que aportarían componentes de industria nacional”, siguió González.

Sin embargo, el titular del gremio de trabajadores nucleares advirtió que “los chinos estarían condicionando la inversión de esta cuarta central a la construcción de una quinta central, esta sí con tecnología puramente china de uranio enriquecido”.

La cuarta central, Atucha III, en cambio, está prevista para cubrir 750 megawats y con tecnología CANDU, que es canadiense pero se fabrica en Argentina y es la que se usa en la central de Embalse. Esta fue una de las condiciones puestas por Julio de Vido en el acuerdo al que llegó el gobierno kirchnerista.

Sin embargo, ahora Macri, escéptico, pidió rever el proyecto y cerró toda posibilidad de avanzar este año. Es más, Gadano detalló que está el decreto de expropiación del terreno donde se construiría la central, pero aún no fue comprado ni está la plata para hacerlo. La empresa Nucleoeléctrica ni siquiera tiene solicitada la licencia de construcción.

Mientras tanto, sobrevuela también incertidumbre sobre cuál será el destino de Atucha I, que está llegando a su fin de vida útil, según explicaron fuentes del sector. Juan José Aranguren (si se queda) estudia si le va a mantener o la van a desmantelar, para funciones de investigación.

Cabe recordar que Estados Unidos ya había presionado a la Argentina en la era menemista para dar de baja el sistema balístico denominado Cóndor. La desactivación de este proyecto fue uno de los gestos que terminaron por consolidar la relación del ex presidente con el país del norte, en marco de las relaciones carnales.

Otro dato relevante fue el revuelo que causó el año pasado cuando se conoció la colaboración argentina en el desarrollo del plan nuclear iraní“.

(Esto último es lo más alevoso de la nota. “La colaboración argentina en el desarrollo del plan nuclear iraní” empieza en 1973!, cuando gobernaban aquí Cámpora, Lastiri y Perón y ahí el Sha, y continuó, con toda clase de controles internacionales, hasta 1997. Era conocida por todos los que están en los temas nuclear o de seguridad).

Los puntos centrales de esta nota, en lo que hace a la no prioridad por parte del gobierno de Macri en el desarrollo nuclear, repiten lo que con más diplomacia y mejor onda informa aquí Página 12, en esta nota sobre la política nuclear.

Lo que me llama la atención es que el empresario argentino que más se ha destacado, desde hace años, en desarrollar negocios con China es… Franco Macri. Es cierto que Mauricio y su equipo están desesperados por inversiones yanquis (que no serán importantes en ningún caso, me temo). Don Franco no sería la primer figura conocida con problemas filiales. Julio César, Felipe II, una larga lista de emperadores bizantinos…


Era cierto! Argentina aporta tecnología nuclear a… ¿Arabia Saudita!

abril 2, 2015

invania2015

Hay que reconocer que los periodistas del Grupo Clarín y de Veja se esfuerzan, eh. Sólo se les puede reprochar, tal vez, que no estudiaran geografía en el colegio secundario. Ni después. En cuanto a sus voceros en la clase política, bueno, geografía es sólo una de las muchas materias de las que no tienen ni idea.

Es cierto también que la comunicación del Estado argentino no es brillante. Cristina, piense en otra cadena nacional.

Porque buscando material sobre el balance de poder en el Medio Oriente, y gracias a un comentario de Daniel Arias, encuentro esta foto, que demuestra cómo el Ministro De Vido y notorios secuaces se reúnen con dignatarios musulmanes para intercambiar ¡tecnología nuclear! Sólo que no son iraníes. Más bien lo contrario, se podría decir.

Y esto lo podemos saber sin necesidad de pinchar los teléfonos de nadie. Ni siquiera de conocidos punteros del suburbano bonaerense. No. Lo leemos en este comunicado de INVAP:

INVAP y TAQNIA crearon la empresa mixta INVANIA

El Ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Arq. Julio De Vido junto con el Gerente General y CEO de INVAP, Lic. Héctor Otheguy, recibieron a una delegación del Consejo Consultivo del Reino de Arabia Saudí (SHURA), a fin de profundizar la cooperación bilateral en los usos pacíficos de la energía nuclear.

En la reunión se destacó la exitosa cooperación entre ambos países durante los últimos años y sus avances, en particular la reciente creación de una empresa mixta entre la empresa estatal saudí TAQNIA e INVAP S.E., en el marco del Acuerdo de Cooperación en los Usos Pacíficos de la Energía Nuclear firmado entre ambos países en el año 2011 durante la visita que el Ministro De Vido realizó al país asiático, ratificado por el Congreso de la Nación al año siguiente.

La compañía, denominada INVANIA, tiene por objetivo el desarrollo de tecnología, en especial nuclear, para el importante plan nuclear que lleva adelante Arabia Saudita, a partir de la experiencia y capacidades recuperadas por la Argentina, que ya cuenta con tres centrales de potencia en funcionamiento que abastecen el 10 por ciento de la demanda energética, mientras que está proyectada una cuarta central de agua pesada y uranio natural, una quinta de agua liviana y uranio levemente enriquecido y se construye el primer reactor de potencia 100 por ciento nacional CAREM.

De la misma manera, nuestro país tiene un alto nivel de desarrollo en medicina nuclear, es uno de los principales exportadores mundiales de molibdeno 99 y cuenta en Pilcaniyeu con una planta de enriquecimiento de uranio funcionando en forma experimental.

En consecuencia, ambos países acordaron seguir con esta cooperación virtuosa y remarcaron la importancia de profundizar la capacitación, fundamentalmente con la continuación de la participación de estudiantes saudíes en el Instituto Balseiro, a partir de las satisfactorias experiencias al respecto.

Por la parte del Reino de Arabia Saudita, estuvieron presentes el Presidente de la Delegación Ing. Mohamed H. A. Alnagadi, el Dr. Awad Khozam A. Al Asmari, el Dr. Ahmed S. A. Al Mofareh, el Dr. Mansour Saad F. Alkraidees, la Dra. Ferdous Soud M. Alsaleh, y el Dr. Sadaka Yahia H. Fadil, así como el embajador en la República Argentina Sr. Turki Al Madi.

Por el lado argentino, acompañaron al Ministro De Vido el Subsecretario de Coordinación y Control de Gestión, Lic. Roberto Baratta, el Gerente General del INVAP Lic. Héctor Otheguy, el Vicepresidente de CNEA Ing. Mauricio Bisauta y el Director de Seguridad Internacional, Asuntos Nucleares y Especiales de Cancillería, Embajador Gustavo Ainchil“.

Si hubiera encontrado este informe en otro momento, lo hubiera publicado en uno de los posteos “Para la autoestima argentina”. Pero estamos en un año electoral.


3, 2, 1, 0… A revisar los planos otra vez

marzo 5, 2014

El título viene de un viejo chiste en la NASA. La noticia es la del fracaso en la prueba de un prototipo del vector argentino proyectado para llevar satélites al espacio. En el blog de Abel subí otras notas sobre el Tronador (fíjense en el Buscador, a la derecha), por su interés para el desarrollo tecnológico nacional y para la autoestima argentina… Bueno, un paso necesario en la construcción de la autoestima es saber incorporarse después de una caída.

Hasta ahora, la versión más completa es la que publica Hoy, un diario de La Plata: “Un cohete de fabricación nacional estalló a dos metros del suelo en un lanzamiento de prueba … El pasado 26 de febrero la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) realizó una fallida prueba para el proyecto Tronador, que prevé el lanzamiento de cohetes al espacio con el fin de poner satélites argentinos en órbita.

El prototipo vector Vex 1A, de casi 15 metros de largo, logró despegar y se elevó unos dos metros, pero su vuelo torció el rumbo y se estrelló en el piso envuelto en llamas.

La prueba se realizó en una plataforma de lanzamiento ubicada en Punta Piedras, frente al Río de la Plata, a pocos kilómetros del faro de la Bahía de Samborombón. Y, si bien hubo un efectivo silencio alrededor -no hubo prensa-, contó con la presencia del ministro de Planificación, Julio de Vido, el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, y el titular de la SIGEN, Daniel Reposo“.  (completo aquí)

Como doy a entender, este tipo de problemas y fracasos son rutina en el desarrollo de un vector, y, en general, en todo desarrollo tecnológico. Si lo sabrán los hombres de la NASA y los que dirigía Korolev. Ahora, hay dos estrategias posibles en la comunicación, y los gobiernos de los que dependían en la carrera espacial esos dos equipos sirven como ejemplos extremos.

Una es la de los yanquis. Si lo ponés en la TV, en vivo, es inevitable que el desastre se vea en directo, como en el video de arriba que reproduce la explosión del Challenger (recuerdo que la vi en un hotel de Río, en mis vacaciones).

La otra es la de la vieja Unión Soviética. No mostrás nada, hasta que todo ha concluido exitosamente … si es que decidís mostrarlo entonces. Entiendo que hay una tendencia natural en cualquier burocracia a preferir este método… pero hay un requisito necesario. Tenés que contar con la KGB para garantizar discreción.

Si no la tenés, y elegís no decir nada… más temprano que tarde tus adversarios publicarán tus fracasos. Clarín, como era de esperar, lo pone en la tapa de hoy. Y agrega, en nota aparte, algo sobre responsabilidades y costos: “El proyecto Tronador depende de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), que desde el año pasado es parte del ministerio de Planificación (antes estaba en Cancillería). El organismo casi duplicó su presupuesto en los dos últimos años: en 2012 era de 512 millones de pesos y para este año tiene previstos gastos por 1.063 millones de pesos. Tronador II tiene previsto un presupuesto de $ 2.000 millones para el período 2014-2016“.

Por mi parte, desde el modesto blog de Abel, evalúo que es una inversión muy buena – no necesariamente para poner satélites en órbita, aunque eso sería muy valioso para la imagen argentina, y por ende para sus posibilidades en el escenario mundial – sino para el desarrollo de nuestra tecnología y del capital más importante que tenemos, nuestros técnicos y científicos.

Pero también estoy convencido que los organismos que trabajan en esa área deben acostumbrarse a una rigurosa auditoría de su desempeño. Y a comunicar al resto de los argentinos, con datos y plazos concretos, sus planes, sus logros y sus inconvenientes. O si no, el cambio de gobierno los encontrará muy vulnerables. Se entiende, no?

Mi preocupación, en particular, es por un proyecto más caro que Tronador, y que involucra a muchos más técnicos y trabajadores: Atucha II. Hace un año estuve ahí, y quedé impresionado por lo construido, y más aún por el entusiasmo, el fervor, que los tipos ponían. Pero los plazos se alargan – previsible – y nadie está dando informaciones precisas. Lo que es un error.


Para la autoestima argentina, y armenia, también

mayo 30, 2013

eurnekian_eduardo

Esta noticia que voy a subir a continuación me interesó mucho, y encaja con las notas que me gusta acercarles sobre desarrollos tecnológicos argentinos, pero vacilé antes de decidirme a incorporarla al blog.

Suena demasiado como el típico chivo de la publicidad institucional. Y – aunque no tengo objeciones contra esa actividad – no he recibido ninguna pregunta de la empresa mencionada sobre el valor del espacio.

Pero… el hecho que hubiera sido publicada hace pocas horas por el Financial Times – probablemente la revista de negocios más leída en el mundo – y que nunca ha mostrado demasiada simpatía por Argentina y mucho menos por nada que tenga afinidad con el gobierno kirchnerista… me decidió. Jude Webber es el corresponsal de FT, y lo más cercano a su voz editorial en todo lo que tiene que ver con Argentina.

He tratado de traducirla con la mayor fidelidad para los que no dominan el inglés o no han conseguido una suscripción de prueba a FT. Las podas de lo que entendí innecesario fueron mínimas. Así que estimo que la información va a ser de interés, cualquiera sea la opinión que tengan sobre la K burguesía. Ah, y si alguien pronuncia “capitalismo de amigos”, le pediría que me nombre un país donde pueda encontrar un “capitalismo de desconocidos”.

Un pionero argentino descubre un nicho en semiconductores

Por Jude Webber, desde Chascomús

Los trabajadores de batas blancas y zapatos de protección caminan por el brillante suelo azul de una flamante planta industrial construida en el sitio de una antigua fábrica textil.

Las máquinas ronronean en vez de rugir y se ve más como un hospital estéril que una parte importante de la revolución industrial del siglo 21 en América Latina.

Pero Eduardo Eurnekian, uno de los empresarios más exitosos de Argentina, cuya Corporación América administra 49 aeropuertos en siete países de América Latina y Europa, ha encontrado lo que ve como un nuevo nicho: los semiconductores.

Tiene previsto invertir U$S 1.200 millones en una operación que inicialmente producirá chips para tarjetas inteligentes, como los pases de viaje recargables, así como para los teléfonos celulares, tarjetas bancarias y pasaportes. Pero con el tiempo, el plan es abarcar toda la cadena de producción: desde la extracción de arena de sílice, para la fabricación de las obleas de silicio, a la producción de los sofisticados microchips.

Nada de la tecnología es nueva en sí – de hecho, la fábrica, ubicada en Chascomús, a 120 kilómetros al sur de Buenos Aires, producirá transistores, los “bloques de construcción” de los chips, espaciados entre 350 a 90 nanómetros de distancia. Los chips que forman el cerebro digital de los últimos gadgets, como el iPad, se construyen con transistores separados sólo 40 nm entre sí y son por lo tanto mucho más potentes. Los líderes del sector, como Intel, están construyendo fichas con transistores de 22 nm de separación.

Pero la compañía, Unitec Blue, quiere posicionarse como pionera en semiconductores en América Latina, capaz de suministrar chips de manera competitiva a la región que se adaptan a una amplia gama de aplicaciones industriales que no requieren tecnología de vanguardia.

… No se trata de producir más barato que Asia – algo que los expertos dicen que sería imposible -, sino competir en cosas tales como el tiempo de entrega.

… Empresas argentinas importaron chips por $ 980 millones en el 2012 y se espera que esa cifra aumente a $ 1.300 millones este año… El mercado brasileño es siete veces más grande. Y el mercado regional “al sur de México”, donde Unitec espera competir, representa $ 17 mil millones.

Brasil ha luchado durante años para conseguir una industria de semiconductores en funcionamiento. Ya cuenta con un fabricante de semiconductores a pequeña escala en Ceitec. IBM, y EBX del multimillonario brasileño Eike Batista también están planeando una joint-venture para la fabricación de chips. Pero Unitec está comercializando agresivamente.

Creo que hay espacio para un jugador regional porque todas estas fundiciones no están localizadas en América Latina” acordó Tuan Samuel Wang, vicepresidente de investigación de Gartner, una consultora de tecnología. La mayoría de los fabricantes de semiconductores se encuentran en Asia y los EE.UU., con la industria mundial dominado por TSMC de Taiwán.

En América Latina, Intel posee una planta en Costa Rica, pero no permite su utilización a otras empresas de primera línea.

Lanzar Unitec Blue en Argentina, no fue, sin embargo, sin obstáculos: las restricciones a las importaciones demoraron la entrega de la maquinaria necesaria de Alemania.

Pero esos controles a la importación impuestos por un gobierno proteccionista podrían dar a Argentina ventajas en el desarrollo de diseño de microchips y la “profundización de las posibilidades tecnológicas nacionales“, dijo Pedro Julián, un experto en la industria y profesor de la Universidad Nacional del Sur, que está trabajando en un proyecto de diseño de un microchip y dice fundición que monta Unitec podría ser “muy complementaria. Se están moviendo en un segmento en el que podríamos usar escala regional“.

La empresa, prevista para su inauguración oficial por parte de Cristina Fernández, presidenta de Argentina, el 4 de junio, está financiada en su totalidad por el propio capital de Corporación América. “Ahora es el momento de invertir en Argentina“, dice el Sr. Eurnekian. “Los activos están baratos“.

Argentina está acosada por una inflación que se estima en un 24 por ciento anual y los controles de divisas han asustado a otros inversores, como la brasileña Vale, lo que llevó a abandonar un proyecto de $ 6.000 millones.

Pero para este empresario, la ecuación es simple. “Trato de investigar los nichos donde hay potencial“.


A %d blogueros les gusta esto: