#HoyApagonATinelli

julio 26, 2016

tinelli

Sé que resulta difícil creerlo para los que no están inmersos en la dinámica de las redes sociales y/o la política posmoderna. Aún a mí -que por razones profesionales tengo que mantenerme al tanto de ambas cosas- confieso que me cuesta aceptarlo. Pero el título se refiere a un dato concreto: ayer, 25/7/16, ese hashtag fue trending topic en Argentina. Y, hasta el momento que empecé a redactar este posteo, sumaba 151 mil tuits.

Los 30 mil tuiteros a que se refirió hace dos días el Sr. Presidente -un número simbólico, quizás?- se esforzaron, entonces, para expresar el fastidio del pueblo macrista con alguien que tomaba para el churrete a su gobierno. Es cierto que el número aumentó con los tuiteros K que los tomaban para el churrete a ellos, pero bueno…

No debería sorprendernos, aunque en el pasado criticamos a la militancia K por su obsesión con los zócalos de TN. Y no nos ríamos de Donald Trump. Es el zeitgeist, el espíritu del tiempo. Acaso Jorge Fernández Díaz, nuevo miembro de la Academia de Letras y aspirante, infructuoso, a ocupar el rol, como Mariano Grondona y Horacio Verbitsky, de consejero del Príncipe, no denuncia “Tinelli durante 10 años estuvo callado sobre las barbaridades que pasaron en la Argentina“?

Lo que es preocupante es que, aparentemente, el compañero Tinelli tuvo hoy uno de los ratings más altos de la temporada: 20 puntos. Y la militancia tuitera K lo festejó… La periodista Nancy Pazos ha expresado su temor que a partir de ayer  crea que puede ser Presidente. ¡Absit omen!

Anuncios

Macri en 4G

julio 20, 2016

macri_snapchat

Publiqué pocas veces en el blog de BASAT. La mayor parte de mis posteos tienen que ver con la actividad política actual, y el enfoque de la agencia es en la comunicación. La política y la empresaria. Pero… la vida te da sorpresas. Leí esta nota hoy en las páginas políticas de Clarín, sobre un proyecto del gobierno actual, y me di cuenta que confirmaba una tendencia -esta sí irreversible- que contribuyó a definir la campaña del año pasado y va a estar muy presente en las que ya se preparan. La subí al blog de la agencia, y claro, también al blog de Abel.

Las redes sociales se afianzan como eje del mensaje oficial. El plan de celulares 4G en cuotas

.
Para saber qué tan compenetrado está Mauricio Macri con la estrategia comunicacional que dirige el jefe de Gabinete Marcos Peña, basta ver la imagen a la que se prestó el Presidente ayer, cuando saludó youtubers en Tecnópolis y se sacó una foto sacando la lengua y con el filtro más famoso de snapchat, la  red social que más crece entre los jóvenes.
.
Durante la campaña, en el equipo de comunicación de Macri confirmaron que ningún posteo “político” en las redes sociales funcionaba tan bien como aquellos más triviales, que lo mostraban como una persona “común”, la obsesión de sus asesores. Las fotos del candidato con dirigentes políticos interesaban al “círculo rojo”, pero generaban muchísimas menos interacciones. Luego del 10 de diciembre se hizo más difícil: en su tarea protocolar Macri suele aparecer en las fotos rodeado de funcionarios o detrás de un atril.  Por eso, el perro del Pro “Balcarce” se sentó en el sillón presidencial meses atrás.
“Vamos a probar todo lo nuevo que podamos probar”, afirma uno de los integrantes del equipo de redes que dirige el subsecretario de Vínculo Ciudadano, Guillermo Riera, el responsable de las cuentas oficiales, a excepción de la de Macri, que coordina Julián Gallo.
.
Snapchat es el último juguete, pero no es el más importante. Facebook sigue siendo la plataforma preferida de los argentinos, y por ende, del macrismo. Las cuenta del Presidente ya tiene más de 4 millones de seguidores y el flamante perfil de la Casa Rosada supera los 770 mil. Gracias a los algoritmos de la red social, su radio de acción es mucho mayor. La cuenta de Macri puede llegar a 10 millones de usuarios. En la Casa de Gobierno aseguran que es el presidente que genera mayor cantidad de interacciones, aunque Barack Obama sigue siendo el que más seguidores posee. La cuenta de la Casa Rosada -a la que se pueden destinar fondos de pauta publicitaria, puesto que difunde campañas institucionales- hoy puede llegar a un tope de 14 millones de usuarios.
.
Entre las dos suman un número parecido al que había alcanzado Macri en campaña con pauta publicitaria – 25 millones de usuarios, un número muy parecido a los 27 millones de argentinos que usan Facebook, y cercano a los 32 millones de empadronados a nivel nacional. Eso explica, en parte, el interés del Gobierno para acelerar el plan de celulares 4G en 12 cuotas: más público. Los mensajes oficiales del Gobierno se verán más en Internet que en la televisión.
 
Una audiencia nueva los espera; con una ventaja: ningún referente de la oposición tiene un desarrollo digital parecido. “Martín Lousteau era el único que estaba trabajando”, cuentan. Hoy es embajador en los Estados Unidos. La experiencia cuenta: en el PRO trabajan con la misma metodología desde 2011. Los viejos operadores están resignados a la apuesta de Peña y Macri.
 
“Es más difícil ablandar una Casa que una persona, pero lo intentamos”, cuentan sobre el nuevo perfil de la Rosada. En el macrismo piensan el trabajo de las redes como una acción territorial, además de comunicacional. A través de los comentarios y mensajes de Facebook toman nota de los reclamos reiterados y a partir de allí organizan el discurso. La idea es mejorar las respuestas y derivar pedidos a los ministerios. Macri todavía no se animó a responder mensajes en vivo, algo que ya probó a nivel local Horacio Rodríguez Larreta. Juran que no necesitan trolls para librar las batallas en Twitter y en los portales. “Ahí no se produce la conversación”, afirman. La semana pasada, Peña llamó a un Marcelo Tinelli enojado porque había sido el objetivo de cuentas truchas. No se sabe si le creyó“.

Algo sobre la interna del PRO

marzo 30, 2016

reunión PRO

Ayer subí un cauteloso posteo sobre estrategias opositoras, y al final señalé un dato obvio: las estrategias de las fuerzas políticas no se deciden en una mesa de arena, sino a través de pujas internas donde se enfrentan proyectos y ambiciones.

Esto vale también para el partido oficialista, por supuesto. Quizás sea un poco temprano para hacer un cuadro realista de los distintos sectores; en realidad, pienso que hasta es pronto para definirlos en el peronismo (lo de territoriales vs militantes me parece muy superficial).

Pero encontré esta nota que firma Nacho Fidanza, el editor de La Política Online, un portal con muchos vínculos con el macrismo. Puede ser una operación, pero seguro que es desde adentro. Además, lo que nos dice sobre redes sociales y política tradicional en el PRO ofrece mucha información, y tiene interés profesional para mí. Y para todo el que se interesa en campañas electorales.

La interna Peña-Frigerio por la sucesión

Era inevitable que ocurriera, porque no hay estrategia que pueda eludir la fuerza de las cosas. La ambición es el motor de la política y en un organismo tan político como puede ser un Gobierno, esa voluntad se traduce en la pelea por la Presidencia, en este caso por la sucesión.

Macri ya tiene dos gallos dando vueltas en la jaula. El jefe de Gabinete, Marcos Peña y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, dejaron trascender sus ganas de competir por el premio mayor. Es natural, son las dos posiciones de mayor juego político del gabinete. Ocurrió antes y ocurre ahora.

Lo atractivo del forcejeo de Peña y Frigerio, es que permite observar como se despliegan de manera nítida las dos formas que tiene el macrismo para hacer política.

Lo interesante no es aventurar quien puede ganar, si es que alguno va a ganar, ya que se sabe que el poder es una aceitada máquina que destruye las mismas ambiciones que alimenta. Lo atractivo es observar como en ese forcejeo empiezan a desplegarse de manera nítida los dos modelos de entender la política del macrismo. Una dialéctica que, por otro lado, no habría que subestimar si se atiende a los resultados recientes de esa experiencia.

Construcción mediática y en redes sociales

Marcos Peña es el gran mandarín de esa nueva religión que entendió a las redes sociales como el territorio a conquistar. Una política que desprecia a los dirigentes tradicionales, que ensaya el bypass digital para construir el simulacro del cara a cara, que se vuelve realidad en muy contadas ocasiones donde el candidato, ministro, hombre de poder, desciende de su Nirvana virtual para tomar mate con “Claudio”, “José” o “María”, representación mágica del ciudadano “despolitizado”, o sea, buena gente.

El jefe de Gabinete construye así con coroneles como Julián Gallo, Guillermo Riera y Ernesto Skidelsky, sus adelantados que se sumergen en la esfera digital para traerle el último Snapchat, la última herramienta mágica para seducir a las nuevas generaciones de votantes. Sin descuidar, por supuesto, su obsesión por influir en el recorte, la visión y hasta los detalles, que los medios tradicionales hacen del Gobierno y en especial de su propia proyección como líder nacional.

Se trata de una construcción pensada para un mundo de imágenes y frases cortas; por eso se reduce la política a lo mínimo indispensable y se suben fotos y videos con el tercer sector, la sociedad civil, líderes de movimientos homosexuales, científicos, ecologistas, ONG que luchan por causas nobles; todo mechado con alta diplomacia, pero siempre desde el lugar del turista asombrado; lo que se busca, claro, es generar la ilusión de cercanía, yo soy tus ojos, yo soy vos en el poder; un artilugio tan antiguo como eficaz, sólo que ahora el camuflaje del desinterés altruista es digital.

Hernán Iglesias Illa, amigo del jefe de Gabinete, no pudo expresarlo mejor en ese manifiesto del marcospeñismo que es el libro “Cambiamos”: Ellos no son los “machos alfa” de la política, es más se burlan de esas ovejas con piel de lobo; ellos son los menospreciados nerd que inventaron Google y se quedaron con todo. Son la esquina azul, la avant garde del soft power.

El macrismo territorial

Frigerio es la esquina roja. La política tradicional, la construcción cara a cara old school, con senadores, diputados, gobernadores, intendentes y legisladores; es el que les habla de lo que ellos quieren hablar, porque en todo Gobierno alguien tiene que hacer ese trabajo.

El ministro del Interior es el que se queda comiendo el asado después que Marcos pasó cinco minutos para sacarse la foto, siempre en la cabecera. Frigerio es el que promete y no cumple, hace chistes, habla de política, es casi un compañero más.

Nada es esto es blanco o negro, por supuesto, pero las tendencias predominantes en una y otra expresión son evidentes.

De una lado el aspiracional de ser Estados Unidos; o mejor, Nueva York; o mejor aún la elite de Washington. Por eso, se llega al extremo de instalar en el despacho presidencial dos sofás enfrentados y una mesa ratona rectangular, con silloncitos en un extremo, igual que en el Salón Oval. Pero claro, admirar no es copiar.

Del otro lado se transita el largo camino de conocer la piel profunda del poder que existe, no el que se imagina o se pretende crear. No son los chicos malos del peronismo, pero acaso empiezan a transitar en ese camino, mas educado por supuesto, no olvidemos que esto es el PRO. Un camino que traza una línea de puntos con Emilio Monzó en la Cámara de Diputados y Federico Pinedo en el Senado. Son los hombres del Presidente que garantizan las leyes imposibles.

¿Qué modelo prevalecerá? Es la gran pregunta. Frigerio suma a su arsenal el manejo –por ahora más promesa que realidad- de la parte del león de la obra pública. Pero Macri, como antes Cristina, ha demostrado un notable talento para enviarle paracaidistas al paracaidista, en un juego fractal que busca la suma cero del poder, o mejor, que la única acumulación posible sea sobre su decisión final“.


Noticias de la interna macrista

febrero 18, 2016

melconian-sturzenegger-y-prat-gay

Me parece útil acercar a los que no leen La Política Online, esta interesante nota sobre la pelea interna por el control de la economía en el gobierno de Macri. Interesante especialmente porque La Política Online, un portal de noticias y chismes políticos, es desde hace largo tiempo parte de la interna macrista. Una breve reflexión mía al final.

La interna de los economistas con ínfulas sigue tomando temperatura en el PRO a medida que se acerca marzo, el mes que en el Gobierno califican como el decisivo de la gestión de Mauricio Macri.

Carlos Melconian y Federico Sturzenegger se venden en privado como los sucesores de Alfonso Prat Gay en el ministerio de Hacienda y Finanzas.

Los titulares del Banco Nación y del Central le cuestionan al ex JP Morgan una supuesta falta de firmeza para encauzar la economía heredada tras 12 años de kirchnerismo, que terminó destartalándola (la falta de firmeza).

La no resolución de algunos problemas ineludibles como el déficit y la inflación, que esta semana se cargó a una funcionaria por primera vez en la era macrista, aumentó el apetito de los economistas que están esperando que Prat Gay dé el paso en falso definitivo.

Melco, el duro

Melconian es el más crítico del gradualismo que llevan adelante Marcos Peña y Prat Gay y advierte que no va a llevar a nada, por lo que es necesario un ajuste sin escalas.

El presidente del Banco Nación asegura en cada reunión que puede que con parches el Gobierno va a llegar a la elección de medio término sin haber resuelto ningún problema y pagando costos por todos lados.

“Melco” utiliza como ejemplo el ajuste brutal que hizo el ex presidente mexicano Ernesto Zedillo, que heredó una hecatombe de su predecesor Carlos Salinas de Gortari, que desembocó en el llamado “Efecto Tequila”. Zedillo devaluó un 114% y pagó todos los costos políticos de entrada, aunque luego la macroeconomía mexicana se encarrilló, hasta el día de hoy, siendo una de las más sólidas de Latinoamérica.

El titular del Nación cree que lo van a venir a buscar más temprano que tarde para reemplazar a Prat Gay y aplicar un plan de ajuste de verdad. Algunas personas le recomiendan a Melconian que deje de hablar de esa manera del propio Gobierno porque no queda bien.

Sturze, el conspirador

Sturzenegger también habla mal de Prat Gay en todos lados y lo califica como “ministro de la transición”, como una manera de firmar su certificado de defunción.

Días atrás, el presidente del Banco Central mantuvo una reunión con un grupo de economistas famosos, que acudieron a la sede de la entidad financiera creyendo que tendrían una charla sobre política monetaria.

Pero Sturzenegger sólo habló de su preocupación por la caída de la “actividad” económica y de las medidas del ministro de Hacienda; no se refirió a la política de la entidad que le toca presidir.

El platense también espera que le llegue su turno para reemplazar a Alfonso para aplicar una política no tan salvaje como la de Melconian pero menos pasiva que la del actual ministro.

Alfonso, con bozal

Prat Gay sabe que lo están rodeando y por eso tejió una estrategia para meter un hit como la salida exitosa del cepo, que le dio algo de aire en estos primeros dos meses y ahora apuesta todo a resolver el pleito con los holdouts.

El ministro quiere resolver el conflicto con los buitres y para eso se está juntando con economistas de varias extracciones como Guillermo Nielsen, Aldo Pignanelli, Miguel Kiguel y Daniel Marx, para pedirles respaldo público y privado.

El objetivo de Prat Gay, como el de Sturzenegger, es tener una “banda propia” de economistas que le den espalda política en el gobierno. Más aún teniendo enfrente a Marcos Peña, el jefe de gabinete que le hace su propia interna.

Si bien la disputa con Peña sigue, entre ambos accedieron a armar una mesa de diálogo para convivir y que la interna no estalle en los medios, aunque en el Ejecutivo admitieron a LPO que “Marcos le puso un bozal a Alfonso”.

Mi reflexión: Me parece improbable que, a esta altura, Macri decida pagar el durísimo costo político que tendría un ajuste. Un ajuste mayor al que ya hizo. No menosprecio la presión de la ideología, institucionalizada en el capitalismo financiero de la actual etapa de la globalización. Pero… Maquiavelo recomendaba al príncipe hacer todos los males necesarios al comienzo de su reinado. Después… es más difícil.

El Mauricio está dando muestras muy claras que va a negociar con los poderes con que esté obligado a hacerlo. Y eso incluye los sindicatos. Así se manejó en sus ocho años de gestión en la ciudad. Digamos que va a seguir haciendo lo que algunos malpensados dicen que Scioli -o aún Kicillof, en una hipotética continuidad- habría tenido que hacer si hubiera ganado: devaluación, disminución de retenciones… Eso sí, ni siquiera los adversarios internos de DOS, que son los más duros, afirman que habría lanzado también una ola de despidos.


Macri y la vuelta a la naturaleza

enero 27, 2016

presidente-Mauricio-Macri

No. Este no es un posteo sobre bicicletas. Es un homenaje (bah, un afano) a un texto que me impresionó tanto que me lo apropio. Estoy en desacuerdo con la conclusión, eh, pero lo que dice de las pulsiones básicas del macrismo, y también de otras, las del peronismo, me parece acertado y filoso.

Lo encontré en el blog de Martín Rodríguez, un talentoso poeta al que la militancia del palo mira con desconfianza -no es todo lo K que debería ser- y está firmado por Daniel Santoro. Y no puedo estar seguro si es el pintor que resignifica la iconografía del peronismo o el editor de Clarín! Pero tengo que reconocerle una mirada muy inteligente, aunque yo no esté de acuerdo en el diagnóstico. Pero eso va en mi comentario al final.

El actual gobierno se plantea no como un nuevo comienzo fundacional, sino más bien como una vuelta a la amable y eterna naturaleza de las cosas. Esto no podría lograrlo sin antes emprender la tarea de un desmontaje de los lugares de mayor densidad simbólica e ideológica, lugares en torno a los cuales el peronismo, y luego el kirchnerismo, produjeron y replantearon la novedosa articulación entre pueblo y nación, expresada sobre todo a lo largo de los 3 últimos gobiernos.

Esta herencia simbólica se mostró en salones, monumentos, abigarrados fondos iconizados que enmarcaban las cadenas nacionales (maquetas, billetes, Eva Perón, Belgrano, Moreno, los héroes latinoamericanos, etc.), incluso afuera, por detrás de los ventanales no se dio descanso a los requerimientos escópicos, una Juana Azurduy, con su sable erecto, interpelaba a los gobernantes que se sentaban en el sillón de Rivadavia, un sillón de pronto ocupado ahora por un simpático perrito callejero, que por supuesto no tiene en su naturaleza hacer el mal.

El nuevo régimen escópico cambió estas memorabilias nacionales por amistosas fotos de familia sacadas en parques y jardines, fondos de pura naturaleza, sin requerimientos, sin claves visuales a desentrañar; solo una muda y primitiva parodia danzante en el balcón de nuestros más caros discursos fundacionales bastó para que entendiéramos el nuevo paradigma, y esta vuelta de lo natural incluye por supuesto el papel moneda, por tierra mar y aire se muestra la incontenible fuerza de la naturaleza, se exhibe un territorio a explorar, libre de cualquier prejuicio ideológico, purgado de las molestas pretensiones del que viene con opiniones propias. Ingrávidos, sin el peso de las herencias simbólicas, podremos ingresar al fin, con la naturalidad del buen salvaje, al paraíso “naturalizado” del poder global financiero.

Mientras tanto aquí, en nuestra tierra, los compañeros continúan tramitando el duelo de la derrota, se suceden las reuniones, las charlas informales, los intentos de alguna orgánica, se dice “algo tendríamos que hacer”, de alguna manera todo sirve para desangustiarnos, las más diversas opiniones circulan con total libertad, se duda de todo, ¿realmente hubo una voluntad de ganar? ¿Será Cristina la conducción? ¿Todo este caos se ordenará con su vuelta al centro de la escena? ¿Será ella el factor de unidad, o precipitará las rupturas en espera?

Otros compañeros decidieron transitar esta etapa traumática reunidos en parques y plazas, dan pequeñas batallas asamblearias, se entregan a un desgaste inevitable y los hacen al ritmo y en el lugar que el adversario decide con su loco compás de verano, todo a contramano de los conocidos manuales de estrategia.

Es fácil advertir que la noticia más ansiada por nuestro enemigo será la de la ruptura del sistema kirchnero-peronista, la pinza metafísica ya está operando, por un lado el desmontaje simbólico naturalista y por el otro la inminente extracción del núcleo peronista que estructura al kirchenrismo, de modo tal que el kirchnerismo deshuesado pueda -cumpliendo una cruel paradoja- ser ese partido progresista que se insinúa en algunos parques metropolitanos (tan lejos de los conurbanos). Hay compañeros que sueñan el sueño del enemigo, el deseo que el kirchnerismo sea ese partido, un poco PI, un poco flácido y finamente purificado de la mugre peronista.

¿Y que de los sabrosos restos óseos del peronismo? con ellos seguramente se hará un puchero (un muleto liberal opositor), alimento nutritivo para las corporaciones.

Será la tarea de quienes se asuman como la conducción del conjunto de nuestro movimiento aplicar el delicado “arte de la conducción” (también entendiendo éste arte como la posibilidad de transformar la naturaleza). Sin éste complejo equilibrio que implicará renuncias, gestos de grandeza, extrema comprensión, empatía e incluso misericordia, la catástrofe que se anuncia en el horizonte será inevitable, y al menos los próximos 8 años serán, “naturalmente”, de Macri“.

Este texto me impactó porque -por la tarea que hacemos en BASAT– me queda muy clara la importancia que tuvo y tiene en la campaña de Macri el manejo de la imagen. Completamente centralizado y vertical. Hasta en la página de Facebook del último candidato a concejal del PRO en un pueblito de provincia, encontramos la foto relajada, con fondo verde y natural.

Y ayer leo en LPO Marcos Peña les pidió a los ministros que no hagan revisionismo histórico en sus discursos y que eviten hablar de la herencia kirchnerista.

En las reuniones en las que define la estrategia comunicacional del Gobierno, el jefe de gabinete planteó que la nueva administración debe referirse únicamente al futuro y no caer en el pantano de las discusiones sobre el pasado, una especialidad del relato K.

En ese sentido, para simplificar la orden, Peña pidió a los funcionarios que eviten los vocablos con el prefijo “re”, como reivindicar, restaurar, rememorar o reconstruir.

El dictamen responde a lo que en el PRO ya llaman el “modelo ballena”, en referencia a los nuevos billetes que anunció el Banco Central, que eliminaron la figura de próceres como San Martín, Belgrano y Sarmiento para reemplazarlos por cetáceos, yaguaretés y guanacos“.

Ahora, las reservas: Esto es el PRO, la agrupación que traslada a la política convencional el estilo de las ONG. Marcos Peña lo expresa más aún que “Mauri”, al que le sale el empresario de adentro a menudo. Pero… el PRO es la conducción política de un “espacio” mucho más vasto -el 51 %- alimentado por el anti peronismo y por el anti kirchnerismo (Existe una discusión -aunque yo la encuentre un poco idiota- sobre si hay diferencia entre el peronismo y el kirchnerismo. Lo que sí me parece indiscutible es que esos dos “antis” no son lo mismo).

En el anti kirchnerismo pasional puede haber cosas en común con el PRO: el menemismo, por ejemplo, expresó un cansancio con la ideología, con los símbolos tradicionales y también con el sanateo ideológico (que, reconozcamos, abunda).

Pero en el anti peronismo hay tanto de ideología y de símbolos como en el peronismo. Lean La Nación, si tienen alguna duda. La Michetti, la Carrió, muchos radicales, se referencian en ellos mucho más que en los globitos del PRO.

Y la reserva más concreta, aunque parcial, con lo que dice D. S.: la derrota del macrismo, o su validación, no dependen, por la mayor parte, de cómo resuelva el peronismo en lo inmediato el tema de su conducción. Sé que es bueno para nuestro ego pensar así, pero la tradición argentina es que los oficialismos se derroten a sí mismos.

La tarea de reorganización, de renovación (con perdón de la palabra) del peronismo tiene un contenido más importante: definirá lo que les vamos a proponer a los argentinos para el futuro.


De comentaristas y trolls

diciembre 12, 2015

Este posteo se refiere a un fenómeno, un síntoma, en realidad, asociado al hábito de comentar en los blogs. Y a la forma que toma en éste. Así que los que no se interesan en un tema tan endogámico, pueden saltearlo.

Al igual que muchos blogs, he adquirido un elenco estable de comentaristas. Que va rotando. Pero en un año dado, éste por ejemplo, forman casi un coro inevitable a los posteos.

Son más estimulantes, es cierto, las voces nuevas. Pero tengo suerte en que unos pocos de los habituales están haciendo comentarios informados y muy bien desarrollados. De mejor nivel, y más rigurosos, que el posteo que les da origen. Enriquecen el blog.

Otros hacen su propio discurso, venga a cuento o no. Esto es lo que pasa siempre en las conferencias y asambleas, también. Cuando se dice “¿Alguien quiere hacer una pregunta al orador?” sabemos que los que hablan no se interesan en preguntar nada, sino en decir lo suyo.

Nada nuevo ni especial, hasta aquí. Escribo para marcar que en este blog, cuyo autor es peronista y de un sesgo favorable al gobierno que ha finalizado, también tiene abonados comentaristas anti K. Que comentan en casi todos los posteos, y bardean a los comentaristas K más fervientes que yo.

Uno de ellos es el conocido, y bloguero también, Mariano T. Cuya mirada y proyecto no comparto, pero al que, en general, doy la bienvenida. Expresa el pensamiento y los prejuicios de los productores rurales, un sector importante con el que el gobierno kirchnerista, salvo hasta cierto punto en la gestión de Julián Domínguez, no supo manejarse.

Son una manifestación genuina de la pampa gringa: Egoístas (no quieren que el gobierno haga justicia social con su dinero) y más grave, se han mostrado incapaces de un proyecto que abarque a los otros sectores de la Nación. Pero, como ya decía en 2008, hacen una tarea más útil para el país que comentar en los blogs.

Por eso me parece necesario saber lo que piensan. Mariano T hace propaganda para los suyos, pero nos sirve al resto, creo.

En cambio, me resulta difícil entender porqué comentan aquí, insistentemente, Daio y David (idu). El primero aporta bibliografía de politólogos eruditos -sin ninguna conexión con la realidad de la política, por supuesto- y una indestructible convicción que Cristina y su diabólica “mesa chica” practicaban ritos caníbales en los sótanos de Olivos, lo que tarde o temprano se descubrirá (al menos, los sótanos).

David, más o menos lo mismo, con mucha menos erudición. En realidad, afirma ser un industrial pyme. Lo que me llama la atención, porque los industriales pyme que conozco no tienen tiempo para seguir los blogs, y él puede comentar docenas de veces, si se los autorizo, en un posteo.

Los del elenco estable K los acusan de trolls rentados. Puede ser. Es una explicación. Pero a mí, con una tarea profesional en la comunicación digital, me resulta difícil creer que alguien pague para eso. Un comentario en un blog tiene menos llegada a la audiencia que el posteo en que aparece. Y esa audiencia, por la naturaleza del blog, es un público especializado y con sus propias opiniones.

Un comentario en Facebook, generalmente más breve y con mucha menos elaboración, tiene más alcance.

Como sea, cada vez que me tiento a clausurar los comentarios en el blog, encuentro que aún el más hostil o tonto puede resultar útil.

David recién decía: “Decís, Abel: “El PRO es la derecha actual”. Relata Jorge Fernández Díaz al regreso de su viaje por España, que le preguntaban si Macri es la “derecha”. Y él respondía: “Diré que Macri es la derecha cuando me demuestren que el kirchnerismo es la izquierda

Más allá de citar a J.F.D., un escritor ameno y un columnista de La Nación envenenado con los K, como autoridad, este comentario me resultó muy útil.

“Derecha” e “izquierda” son dos conceptos ambiguos y muy imprecisos. Y desde la experiencia peronista, resultan difíciles de aplicar. Pero este caso práctico muestra que pueden funcionar: El kirchnerismo es la izquierda, de la derecha que Macri expresa.


51 % a 49 %: El voto porteño

julio 19, 2015

joker beaten up

Como diría el conocido personaje que nos mira desde el comienzo del posteo: “¿Porqué no se está riendo?“. En mi caso, mis estimaciones coincidían con todas las encuestas publicadas, y también con lo previsible, a partir de los resultados de la primera vuelta: le daban a Larreta una diferencia clara sobre Lousteau, inferior, claro, al 20 % de hace sólo 14 días, pero no que bajaba a alrededor del 2 %!

Lo único que puedo aducir en defensa de mis conocimientos de política es que hace unas horas escribíNinguna elección es un trámite … Y los resultados del escrutinio van a brindar datos que ninguna encuesta anticipa con exactitud“. Agregué también “algunos que votaron a Mariano Recalde el 5 de julio (lo harán) hoy por el “Rulos”; hasta donde puedo estimar, serán bastantes, movidos por su hostilidad a Macri“. Vaya si fueron bastantes.

Los resultados de la 1° vuelta, se los repaso, fueron: PRO 45,5 %; ECO 25,5 %; FpV 21,9 %; Luis Zamora 4 %; y el FIT 3,1 %.

Los resultados de ésta nos dicen: que el PRO, el macrismo, es vulnerable en el distrito que ha gobernado por 8 años; que una mitad del electorado – especialmente los sectores de medios y bajos ingresos, según muestra la distribución geográfica de los votos dentro de la ciudad – está enojada con su gestión. Lo bastante enojada para que los partidarios y los opositores al gobierno nacional sumen sus votos en un balotaje. (El voto en blanco no fue pequeño – algo más del 5 % – pero corresponde a la minoría politizada).

Y también indica que Martín Lousteau se ha mostrado en esta campaña como un excelente candidato en la tarea fundamental: sumar votos de distintos sectores (¿Alguien creía que sólo el populismo es capaz de eso?). Ahora tiene el desafío de definirse ya para las PASO, las primarias nacionales dentro de 20 días (el valor de su apoyo ha subido al menos un 300 % en estas horas), pero si no se incendia a lo bonzo, tenemos una nueva figura para el escenario político argentino.

Ah, y sí, también determinan que el nuevo Jefe de Gobierno, a partir de diciembre, será Horacio Rodríguez Larreta. Los pecados porteños serán expiados.


A %d blogueros les gusta esto: