Sonríe. Ellos te aman

febrero 29, 2016

acuerdo


La conexión argentina de un candidato a Presidente de EE.UU.

noviembre 7, 2015

marco-rubio

Del senador norteamericano Marco Rubio, los medios locales se han ocupado varias veces. Hace pocos días, Política Argentina, un medio digital favorable al oficialismo, decía

Elegido en 2010, es el primer senador de origen cubano de la historia estadounidense. Es una figura importante dentro del Partido Republicano, donde llegó de la mano del ultraconservador Tea Party. Hay quienes lo señalan como el futuro “primer presidente hispano” de los Estados Unidos.

Tras la derrota de Mitt Romney en las elecciones de noviembre de 2012, su nombre comenzó a ser más reconocido dentro del espacio conservador estadounidense. No tardó en convertirse en referente del cambio en el Partido Republicano. Y (más relevante para nuestro país) preside el comité para América latina de la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado.

En sus intervenciones, el senador varias veces cuestionó a la Argentina. La más reciente fue a raíz de la causa Nisman. Hace varios meses, como presidente del subcomité para el Hemisferio Occidental de la Cámara alta de EE.UU., instó al secretario de Estado, John Kerry, a que propicie una “investigación independiente” sobre las circunstancias de la muerte del fiscal argentino Alberto Nisman.

En una carta dirigida al secretario de Estado, Rubio explica que el caso de Nisman “merece mayor atención” por parte de la Administración del presidente Barack Obama y dijo estar “cada vez más preocupado por la capacidad del Gobierno de Argentina para llevar a cabo una investigación justa e imparcial sobre su muerte”. Además, calificó la reacción aan la muerte de Nisman por parte de la presidenta Cristina Kirchner como “extraña, cuando menos”. Aseguró que es “difícil” confiar en que el Gobierno argentino lleve a cabo una investigación completa e imparcial sobre el suceso.

(Como el gobierno norteamericano no necesita recurrir a los medios para informarse sobre el tema, no dio importancia a la carta. Pero ha servido para el lobby antiargentino).

En otras ocasiones, Rubio ha declarado: “Es probable que tengamos una crisis económica pronto en la Argentina”, y calificó a la Argentina como “el aliado más peculiar en el mundo, porque no paga sus deudas y no coopera militarmente”. Y aseguró que el país “hace cosas que ni Corea del Norte”.

Asimismo, sentenció que en América Latina hay “gobiernos que son elegidos, pero que no actúan democráticamente”. Y agregó: “El gobierno de Kirchner monitorea a los medios de comunicación críticos y los acusa de aterrorizar a la población para desinformar y luego firma un acuerdo con Irán que no lleva a otra cosa que a reinterpretar” el ataque terrorista“.

Política Argentina lo llama “el candidato de los buitres”. Y otros medios han mencionado su vínculo con Paul Singer. Pero la información más completa la encontré en el megablog yanqui The Huffington Post. El autor: Jonathan Marshall. El título: Sigan el dinero. Les traduzco una parte:

En la mañana de Halloween, el New York Times dio una noticia de miedo: el candidato presidencial del Partido Republicano Marco Rubio acababa de ganar el premio mayor: el respaldo del inversor de fondos de cobertura multimillonario Paul Singer. Pero aparte de citar elogios de Singer al “mensaje de optimismo” de Rubio y “su trabajo en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado”, el NYT ofrece poca explicación de lo que podría llegar a ser un punto de inflexión decisivo en la carrera de las primarias republicanas.

En el frente político, Rubio se ajusta claramente a los requerimientos de Singer: es un candidato que favorece la reducción de impuestos a los ricos y, aún más importante, le da un cheque en blanco al gobierno de Israel. Con su posición de línea dura en Oriente Medio, incluida su ferviente oposición al acuerdo nuclear con Irán, Rubio ya había ganado otro gran donante republicano, el abogado de Nueva York Phil Rosen, ex presidente de los Amigos Americanos del Likud y un creyente en que el conflicto de Israel con los palestinos “fue, y siempre será, una guerra santa.”

Todo eso es música para los oídos de Singer, pero “el trabajo del Comité de Relaciones Exteriores del Senado” de Rubio trata de algo completamente distinto: su apoyo político a los esfuerzos de Singer para drenar más de $ 1.5 mil millones de dólares de la Argentina en pago de los bonos viejos que perdieron la mayor parte de su valor después que el país defaulteó en 2001. El Elliott Management de Singer compró esa deuda hace varios años por menos de $ 50 millones, y luego pleiteó con éxito en los tribunales de Estados Unidos para exigir la recuperación total del importe nominal – frente a la oposición de la administración Obama, la mayoría de los tenedores de bonos, y, sobre todo, el gobierno de Argentina.

Singer, que es famoso por sus aprietes contra gobiernos extranjeros, va tras el de Cristina Fernández de Kirchner en todos los frentes. Lo más estratégico, apoyó los reclamos altamente cuestionables por parte de un fiscal argentino que el gobierno de Kirchner trató de encubrir la participación del gobierno de Irán en el atentado contra un centro comunitario judío en Buenos Aires, en el que murieron 85 personas en 1994.

La cuestión era perfecta para una campaña de desprestigio: presunto terrorismo iraní y anti-semitismo gubernamental.

Elliot Management es un importante patrocinador de la American Task Force Argentina, que aboga por la devolución del importe total de los bonos argentinos y ha gastado millones de dólares en lobbies legislativos. Como el Huffington Post informó en 2013, el grupo también gasta mucho dinero para ennegrecer la reputación de Argentina.

Una investigación realizada por Charles Davis para Inter Press Service mostró que los empleados de Elliott Management de Singer contribuyeron con más de $ 95,000 para el senador Marcos Kirk, republicano de Illinois, quien escribió una carta denunciando el acuerdo de la presidente Kirchner con Irán para investigar el atentado de 1994. El representante Michael Grimm, republicano de Nueva York, que recibió $ 38.000 de Elliott, copatrocinó proyectos de declaración exigiendo que los tenedores de bonos argentinos reciban una indemnización completa, y pidieron una investigación de las relaciones de la Argentina con Irán. Otros beneficiarios de la generosidad de Singer, incluyendo AIPAC, The Israel Project, y el American Enterprise Institute, también atacaron al gobierno de Kirchner, casi acusándolo de antisemitismo.

Este mes de mayo, Rubio presentó una resolución en el Senado que sugiere que Kirchner conspiró para “encubrir la participación iraní en el atentado terrorista de 1994”. Rubio declaró que los problemas en el caso “se extienden mucho más allá de Argentina e involucran a la comunidad internacional, y lo más importante, la seguridad nacional.”

Como señaló Eli Clifton, “Resulta que los fondos de cobertura de Singer, eran la segunda mayor fuente de contribuciones a las campañas de Rubio entre 2009 y 2014, según el independiente Center for Responsive Politics”.

Cuando Kirchner tuvo la temeridad esta primavera de vincular a Singer a diversos ataques neo-conservadores a sus políticas, citando un “modus operandi global” para obligar a los Estados extranjeros, la página editorial del Washington Post publicó una respuesta titulada “la presidenta de Argentina recurre a teorías de conspiración antisemitas”.

A lo que Jim Lobe y Charles Davis, citando una larga lista de conexiones de Singer con los críticos de Kirchner, respondieron “sigan el dinero”. Ese consejo, se hizo famoso en la versión cinematográfica de Watergate, continúa siendo la mejor guía para entender la financiación multimillonario de candidatos en las elecciones de 2016“.  (completo aquí)

Es evidente que el compañero Marshall – no vinculado a los temas argentinos – está haciendo lo que los gringos llaman un “trabajo de hacha” con Rubio. Pero no es la agenda de un blog, ni siquiera de uno tan importante como el Huffington Post. La historia del senador “cubano norteamericano” usado por Singer para apretar a Argentina ha sido tomada en estos días por otros medios, entre ellos VICE News, el diario israelí Haaretz y el International Business Times. Este último revela que Rubio tomó la misma actitud dura en relación a la deuda de Puerto Rico. Y que Rubio había recibido en mayo una donación de campaña de un ejecutivo de Monarch Alternative Capital, un fondo de cobertura que tiene bonos portorriqueños.

En estos momentos, con un gobierno que termina su mandato en un mes y tres días, lo único que queda es preguntarnos cuál de las dos posibles en danza está en mejor condiciones de manejarse en esta jungla. O, quizás, cuál tiene más vínculos con los depredadores.


La guerra de los buitres – Noticias del frente de batalla

junio 6, 2015

buitres

Mi amigo Contradicto me recordaba en un tuit que en estos días se va a cumplir un año del momento en que la Suprema Corte de los EE.UU. nos bajó el pulgar (i.e.: el pedido por certiorari en los casos  ARGENTINA V. NML CAPITAL, LTD., ET ALEXCHANGE BONDHOLDER GROUP V. NML CAPITAL, LTD., ET AL – la pelea con los fondos buitres – fue rechazado).

Y agregaba: “Un año. No pagamos nada. No embargaron nada. Nos prestan. Feliz cumple!“. Tiene razón. Es una descripción objetiva de los hechos, que contrasta con las profecías de quiebra y destrucción que se repartieron generosamente en ese momento.

Hay que tener claro que esas profecías – aunque hayan sido hechas, como lo fueron, con todas las ganas que Argentina sea derrotada en esta pelea – tenían una base fáctica: enfrente estaba, como actor principal, un fondo buitre poderoso y decidido, que ya había torcido el brazo de otros países. Y detrás suyo, avalándolo, se puso el sistema judicial de los EE.UU. y las herramientas de formar opinión con que cuenta el sistema financiero global.

Me resulta evidente que el gobierno argentino – bah, la Presidente – hizo una lectura acertada de los límites a la presión a la que Argentina podía ser sometida, y de nuestras posibilidades de resistirla.

Es cierto – tenemos que tenerlo claro, también – que un año es un plazo corto en la vida de las naciones. Esta ha sido, en todo caso, una victoria táctica. Ahora, igualmente es cierto que aunque un año tampoco es mucho para un fondo buitre – su negocio son los litigios largos – ha sido un año más sin cobrar, y nada indica que Argentina esté forzada a pagar algo en un plazo determinado. El Sr. Paul Singer no ha elegido su actividad por razones de salud, ni por ningún compromiso con la santidad de los contratos. Está en esto para ganar dinero, y la situación puede ser un poderoso incentivo para que él negocie.

En todo caso y por ahora, la guerra continúa. El sentido del posteo es comentar algunas noticias de las nuevas batallas en curso – es extraño que no se hayan comentado en la blogosfera, pero el tema de las alianzas y listas los tiene obsesionados, parece – y apuntar hacia un posible lugar de decisión.

Una es negativa (al menos en una primera lectura):

El juez Thomas Griesa habilitó al grupo de acreedores conocidos como “me too” para que puedan exigir los mismos derechos que obtuvieron en los tribunales de Estados Unidos los demandantes liderados por el fondo buitre NML.

Esta orden judicial alcanza a 36 reclamos judiciales de bonistas que, en conjunto, poseen bonos por 5300 millones de dólares. Dentro de ese grupo están los demandantes originales de la causa pari passu, los fondos NML, Aurelius Capital y Blue Angel; otros fondos de inversión, como Trinity o EM, de Kenneth Dart, y varios ahorristas. Estos acreedores deberán avanzar con otro pedido para definir el monto final de su reclamo“.

Por supuesto, Argentina apelará el fallo, al que calificó de “insólito y aberrante“. Más allá de las posibilidades de esta apelación – escasas – hay un aspecto que merita la segunda lectura: Este fallo podría haberse dictado en cualquier circunstancia, aún si Argentina hubiera cumplido con los usurarios términos del fallo original. Esos bonos pre-2001, defaulteados, estaban disponibles en el mercado para un nuevo litigio. En otros términos, este fallo es un argumento para no pagar nada que no ofrezca garantías de detener el juego buitre del llitigio perpetuo.

Las otras noticias son positivas para la posición argentina:

Clearstream Banking (Deutsche Börse Group) informa a sus clientes que en breve abrirá una cuenta directa en la Caja de Valores S.A. de Argentina.

Clearstream Banking transferirá todos los valores de la cuenta de Clearstream Banking de Citibank NA, Buenos Aires, a una nueva cuenta directa de Clearstream Banking en CVSA el 17 o el 18 de junio de 2015. Un anuncio que confirma la fecha de efectividad de la transferencia seguirá en breve.

Los servicios de caja para pesos argentinos seguirán siendo proporcionados por el Citibank NA, Buenos Aires y el número de cuenta se mantiene sin cambios“.

Esto significa que, como dice Carlos Burgueño, la agencia más importante del mundo en lo que hace a los pagos de los títulos públicos soberanos se encargará de girar los fondos del pago de la deuda argentina al exterior.

Casi al mismo tiempo, Euroclear, el otro gran sistema de compensación y liquidación de valores financieros en el ámbito internacional, con sede en Bruselas, anunció que también avalará el pago de deuda en Buenos Aires.

Estas decisiones son más significativas aún porque Clearstream había suspendido estas operaciones el 31 de marzo, luego que por una decisión de Griesa se suspendiera al Citibank para realizar operaciones de pago de deuda en la Argentina. En la práctica, son apoyos de pesos pesados del mundo financiero a la decisión de Kicillof de cambiar el lugar de liquidación de los bonos locales de Nueva York a Buenos Aires.

En cuanto al “lugar de decisión”: Obvio. Es el gobierno que asumirá el 10 de diciembre.


Los Boden 2015 y el pato rengo

diciembre 4, 2014

Axel

El Gobierno anunció el pago anticipado y voluntario del Boden 2015

El anuncio que acaba de hacer el ministro Kicillof me impulsa a comentarlo, aunque no tengo más información que la de los medios (ni mucho tiempo para el blog, reconozco, ayer y hoy).

Mi opinión: Esta decisión no cambia los datos duros económicos, ni financieros. Esos bonos vencen en Octubre 2015. Tiene un significado político muy claro: El gobierno nacional está en condiciones de pagar, cash, hasta 6.700 millones de dólares sin angustiarse.

Le doy más importancia a “está en condiciones” que “tiene voluntad”. Porque es el cuestionamiento de ese “estar en condiciones” lo que es el eje de la ofensiva contra el actual gobierno (El poder financiero no es sentimental; no cree que apelar a la “seguridad jurídica” o decir “pacta sunt servanda” sirve de mucho en el mundo real).

Una indicación de esto es que hoy, casualmente, se anunció que la calificadora Fitch había rebajado el “rating” de los bonos argentinos Par (que ya estaba bastante bajo, gracias).

Entonces, veo este anuncio de Kici como otro episodio de la que todavía es la batalla central que enfrenta hoy el gobierno argentino: con los fondos buitres, en particular el que encabeza don Paul Singer, y el respaldo que ha obtenido del sistema judicial estadounidense. (Los anuncios de un arreglo, o de un no arreglo tienen en esta etapa aproximadamente el mismo rol que las encuestas de intención de voto para las presidenciales de octubre: medir las reacciones).

Corresponde señalar la discreción con que se manejó el tema: El valor del Boden 2015 se ha movido en la bolsa en los días anteriores exactamente lo mismo (poco) que el del Bonar X y el Global 17.

El anuncio de la emisión de Bonar 24 de 3000 millones de dólares no me entusiasma – tengo prejuicios, en principio, contra emitir papelitos – pero tampoco modifica en absoluto el panorama económico. Simplemente, refirma que el gobierno está dispuesto a mantener un nivel moderado de endeudamiento y, de paso, medir la reacción de los inversores ¿cuánto están dispuestos a pagar por un pagaré argentino a 10 años?

El significado más importante, entiendo, de este asunto es que la debilidad o fuerza de un gobierno no se miden necesariamente por el tiempo que le resta de mandato – el famoso “síndrome del pato rengo” – sino por los recursos con que cuenta – políticos, financieros – y su voluntad de usarlos.

Al de Cristina Fernández, que sólo puede “perseguir” a un juez que la investiga a ella y sus familiares con una multa, y al que el diario de más circulación titula en su tapa sobre un proyecto que propone la elección directa de diputados al Parlasur “Avanza el plan para que Cristina tenga fueros a partir de 2015“, le resulta necesario dejar claro este mensaje.


El G-20 y los buitres

noviembre 16, 2014

g20 australia

La Argentina ha conseguido otra victoria diplomática en su lucha contra una sentencia – el fallo Griesa – del sistema judicial estadounidense. Como saben, trato de ser lo más preciso que puedo, sólo por gusto personal. Me fastidia el triunfalismo berreta, aunque no tanto como la actitud de los que se complacen en derrotas del gobierno, de nuestro país.

Entonces, como los medios locales, hasta ahora, sólo han volcado las declaraciones de nuestros funcionarios, con los del lado opositor tratando de dar la impresión que lo importante fue el koala Jimbelung, les acerco el texto original del Comunicado de los Líderes del G-20, y les traduzco el párrafo relevante (Está entre los Temas para seguir avanzando, junto a las exigencias de mayor capitalización a los bancos más importantes y la reforma del Fondo Monetario Internacional). Como ustedes esperan, supongo, agrego algunas reflexiones al final.

Teniendo en cuenta los desafíos planteados por litigios y con el fin de fortalecer el orden y la previsibilidad del proceso de reestructuración de la deuda soberana, acogemos con beneplácito el trabajo internacional sobre el fortalecimiento de cláusulas de acción colectiva y pari passu. Hacemos un llamamiento para su inclusión en los bonos soberanos internacionales y alentamos a la comunidad internacional y el sector privado para promover activamente su uso. Le pedimos a nuestros Ministros de Finanzas y Presidentes de Bancos Centrales discutir los progresos realizados sobre éste y otros asuntos relacionados“.

Esta decisión no afecta la situación jurídica de Argentina en su litigio, como no la afectan la solidaridad de la UNASUR, la resolución del G77 más China, ni la votación en la Asamblea de las Naciones Unidas. Pero decir que no tienen importancia es decir que la diplomacia no tiene importancia. Metternich, Río Branco y Kissinger se sorprenderían de esa opinión, si la conocieran y la tomaran en serio.

En un aspecto es más significativa que las anteriores, porque el G20 refleja con mayor realismo la naturaleza oligárquica del poder global (No es un insulto, eh. Es una clasificación técnica “gobierno de pocos sobre muchos”). Ha sido un éxito para Argentina el conseguirla.

Además, ciertamente no quedará en la nebulosa de los declaraciones de buenas intenciones. Este viernes Bloomberg nos anunciaba “Crédito Mexicano: Un contrato a prueba de Singer inspirado por Argentina. Esta semana México se convirtió en el primer país en incluir una disposición en los contratos de bonos regidos por la ley de Nueva York que impida a los titulares con menos del 25 % de la deuda total bloquear una reestructuración“. (Tengo que decir que Bloomberg se equivoca aquí: en realidad México fue el 2°, como se anticipó en este blog. El 1° fue Kazakstan).

Estimo que mejora la posición de Argentina en una eventual negociación, en 2015 o en 2016. Y hay que reconocer, Dr. Duhalde, que aunque no se ajuste a la rígida etiqueta de Lomas de Zamora, es una victoria diplomática conseguida sin corbata.


Soderberg, Braden y otros episodios

noviembre 1, 2014

soderbergPara esa apreciada porción de lectores que lee algo más que el título, les aclaro que los episodios a que se refiere son muy diferentes en su naturaleza. Por ejemplo, el embajador Braden, de infeliz memoria, intervino en la política argentina en 1945 en su carácter de funcionario, llevando adelante una política que contaba con el consenso de sus superiores en el Departamento de Estado de los EE.UU. Nancy Soderberg, también embajadora (a la ONU, 1997-2001), interviene en estos años por cuenta de un lobby privado.

Y los otros episodios que me vinieron a la mente cuando me enteré de la reacción de la Presidente argentina son todavía más distintos en los provocadores. Pensé en Dilma Rousseff, Presidente de Brasil, cancelando su visita oficial a Washington por el espionaje a su país por parte de la Agencia de Seguridad Nacional norteamericana. En Ángela Merkel, Primer Ministro de Alemania, furiosa con Barack Obama por el posible espionaje a ella.

El parecido relevante lo encuentro explorando el etos de la sociedad estadounidense y su relación con el resto del mundo. Y, en el caso de esos dos episodios que transcurrieron en Argentina, en las reacciones que producen en nuestra dividida sociedad.

Resumo la historia del caso más reciente: El primero que nota algo digno de atención es, hasta donde yo sé, el valioso bloguero Nicolás Tereschuk: “La organización no gubernamental American Task Force Argentina (ATFA), que desarrolla una agresiva campaña pública en favor de la empresa Elliott Management y en contra de los planteos del gobierno argentino, tiene algún vínculo con la Casa Blanca. Nancy Soderberg, co-presidenta de esa organización … es parte de la actual administración nacional estadounidense en un cargo político“.

En muy pocos días, el gobierno argentino decide enfrentar esta situación. Ayer la Presidente Cristina Fernández le pidió explicaciones al Presidente Obama por la designación en un cargo de su gobierno a una persona que “copreside una entidad dedicada a agredir y difamar a una nación soberana”.

No hay ninguna exageración en ese texto. Pueden ver las páginas de la ATFA en inglés (más explícita), y su versión en español GRUPO DE TAREAS ESTADOUNIDENSE PARA ARGENTINA, y juzgar por Uds. mismos. La Argentina es calificada de “Narco estado” y su gobierno es acusado de corrupto. Nada que no pueda verse en las cataratas de odio que se derraman localmente en los foros online, pero en este caso se trata de una agencia de relaciones públicas con un presupuesto muy alto, dedicada a influir por cuenta de sus clientes – en este caso, Paul Singer – en la política argentina, y en la estadounidense, en lo que hace a la relación con nuestro país. Usando las herramientas habituales de las “campañas sucias”.

El punto clave es la relación del gobierno norteamericano. En Infobae, anónimos funcionarios norteamericanos dicen que “Obama designó a la Soderberg el 16 de noviembre de 2012. Y ocupa uno de los nueve lugares del cuerpo en calidad de representante del sector privado. Es un comité asesor creado por el Congreso de los Estados Unidos en el año 2000 con el fin de promover el acceso a los registros gubernamentales relacionados con las actividades de la seguridad nacional. Los puestos son part-time, y es usual que los miembros de su directorio tengan un empleo externo“… (¿No debería reclamar a UPCN?).

En cambio, Martín Granovsky en Página 12 dice que “la Oficina de Desclasificación de documentos que ¿preside? Nancy Soderberg (como funcionaria) es importante por sus relaciones con el mundo de la inteligencia y la seguridad nacional de los Estados Unidos“. Y que “Paul Singer juega para los republicanos mientras contrata a gente de tradición demócrata como Soderberg, varias veces funcionaria de Bill Clinton. Meterse en el corazón del Congreso y de sus negociaciones es un modo de tener en jaque a Obama, un político al que Singer quiere debilitar porque lo considera demasiado permeable a los partidarios de la regulación financiera“.

Estimo que tiene bastante razón Granovsky en su lectura de la puja política en esta etapa final de la Presidencia Obama, pero me parece que omite un dato básico: la naturalización del rol de los lobbies en esa sociedad.

Es cierto que no figuran en la Constitución norteamericana, ni en los escritos de los Padres Fundadores, pero desde hace unas cuantas décadas son necesarios, imprescindibles, para la financiación de la política, en particular de las campañas de ambos partidos (lo mismo pasa en Argentina, eh, pero aquí no lo hemos naturalizado).

Es por eso que los lobbies, y en este caso el de los fondos buitres, si bien moralmente reprensibles para muchos norteamericanos, prácticamente todos ellos, y todos los funcionarios, los aceptan como parte de la realidad. Y las reacciones de indignación que producen en otros países… hace mucho que la sociedad norteamericana no tiene claro lo que uno de sus Padres Fundadores, Jefferson, recomendaba como ”un respeto decente a las opiniones de la humanidad”. No hablemos del espionaje, que se justifica en el sagrado nombre de la Seguridad.

En lo que hace a nosotros, hay parecidos con el caso Braden: el gobierno ganará las simpatías de argentinos patriotas que, aunque discrepen con sus políticas, se sentirán molestos, hasta ofendidos, por los ataques de un extranjero al que no le importa nada la Argentina ni su pueblo. Y – lamentable pero real – este extranjero ganará las simpatías de aquellos argentinos que odian a su gobierno y/o a su pueblo. Recordemos que Braden fue homenajeado con infinidad de cenas al término de su gestión. Antes de las elecciones de 1946, claro.


Desacataos!

septiembre 29, 2014

Acabo de enterarme que el juez Thomas Griesa declaró en “desacato” a la Argentina. Pero no dispuso sanciones. Y la única reflexión que se me ocurre es que – si el manejo por parte del gobierno argentino del contencioso ha sido discutible, de acuerdo al criterio que se decida emplear – el de Su Señoría aparece irracional, desde cualquier criterio.

Aún si fuera el de la santidad de las sentencias y la estricta formalidad legal – criterio que ha adquirido entusiastas defensores entre nosotros, últimamente – una resolución que no establece consecuencias por su incumplimiento es un “ruido vacío”. Los juristas lo saben.

Si fuera el de privilegiar sobre cualquier consideración el interés de los litigantes en cobrar los fondos que reclaman…, todos los pasos después de la sentencia original no han servido para eso (Lo que el Sr. Paul Singer haya cobrado o vaya a cobrar por CDSs se deben a apuestas que hizo previas al fallo).

Si el objetivo es “disciplinar” a la Argentina… las medidas que puede tomar el juez del 2° Circuito de Nueva York son limitadas. Y ya las tomó. Su sentencia, y el temor de las consecuencias, impide que algunos pagos que el gobierno argentino destina a sus acreedores lleguen a su destino. Esto pone a nuestro país técnicamente en default. ¿Qué más puede hacer, que sea un arma eficaz?

Ya nos declaró en “desacato”, como el juez de paz a Martín Fierro. Y podría ponernos multas, cómo no ¿Es una amenaza que razonablemente puede hacer retroceder a un gobierno que, a esta altura, pagaría un costo político altísimo si se “rindiera”? Casi me hace pensar que Pepe Albistur lo ha contratado como parte de una campaña publicitaria. Del oficialismo, claro.

Algunos pensadores sutiles, y muy optimistas, pueden alegar que la medida favorece a la pretensión argentina de llevar el litigio a una instancia supranacional. Quizás, pero lo dudo mucho. EE.UU., por tradición y orgullo, se resiste a aceptar la jurisdicción de otras cortes que las suyas (es una actitud que, francamente, les envidio. Nosotros cometimos la gigantesca estupidez de incorporar todos los tratados internacionales, sin examen previo, a nuestra Constitución en la reforma de 1994).

Por supuesto, puedo estar muy equivocado. No soy abogado especialista en derecho internacional. Tal vez, entonces, haya consecuencias que se me escapan. Pero, por ahora, me quedo con esa frase atribuida a Napoleón “No atribuyas a la insidia lo que se puede explicar por estupidez“.


A %d blogueros les gusta esto: