Una mirada opositora y el “caso Aníbal”

agosto 7, 2015

house-of-cards

Como saben, trato de matizar el blog con opiniones distintas a las mías. El principal motivo es no terminar consumiendo mi propia mercadería, como advirtió el Sr. Montana. Eso sí, debo decir, con el debido afecto a algunos de ellos, que los comentaristas “contra” no me ayudan. O repiten sus convicciones de siempre, salpicadas con chicanas a los K, o “cualquier bondi les viene bien” (“bondis” serían las operaciones periodísticas de la semana). Me resulta difícil tomar sus comentarios como análisis políticos, en mis términos. Que no tienen que ser los de los ellos, claro.

Esta introducción es para explicar porqué vuelvo a traer un posteo de Luis Tonelli, mínimamente editado. Me llamó la atención por su enfoque de la denuncia a Aníbal Fernández, mucho más racional, tengo que decir, que buena parte de la militancia K – incluso mi amigo el filósofico Oscar Cuervo. Hacen un drama shakesperiano de traiciones de un episodio habitual, lamentablemente, en las campañas electorales bonaerenses. Que su principal importancia es que es un ladrillo más en el muro que se atraviesa a políticas racionales en el problema de las drogas.

Como sea, lo que me interesa de esta nota es que L. T. está viendo lo mismo que yo, del otro lado. Ayuda a ver qué es lo que espera lograr… el Otro Lado.

Finalmente hemos llegado a las P.A.S.O.! Aunque la ansiedad es más bien de políticos, analistas y miembros del círculo rojo. Los demás mortales no solo no están muy entusiasmados con lo que suceda pasado mañana, si no que muchos de ellos, especialmente los porteños, demuestran tedio. Esta será la cuarta elección en pocos meses, y les esperan, formalmente, todavía dos elecciones más: la primera vuelta en Octubre, y eventualmente, una segunda vuelta pocos días después.

Dada la epidemia de “electoralitis” es entonces comprensible el desinterés ciudadano. Algo que no le conviene a nadie pero menos a la oposición. El CAMBIO implica entusiasmo, el jugarse por lo desconocido, o la manifestación de la bronca. La CONTINUIDAD está naturalmente asociada a la calma, a la conformidad, incluso a la resignación.

Resignación era lo que se percibía días atrás en ciertas tolderías opositoras, como si la percepción de la gente en las encuestas de que el próximo presidente será Daniel Scioli se hubiera contagiado también a los políticos mismos (a pesar de que las mismas encuestas indiquen que no hay nada cerrado, y de que cualquier cosa puede pasar).

Resignación de la oposición política que no fue compartida por la oposición mediática, que decidió cargarse sobre sus hombros la labor de demolición del oficialismo, dándole la dirección típica a una campaña ya no contra el kirchnerismo sino contra el peronismo. Los Medios Opositores intentarán que el gran tema electoral sea la corrupción, como lo fue en la campaña de la Alianza contra el peronismo en 1998.

De este modo, en estos días se le puso la rueda de auxilio a los titubeos de un Mauricio Macri alabando los logros oficialistas de Aerolíneas Argentinas, justo el día que se cancelaban 200 vuelos por sobreventa y falta de aviones!.

El target elegido fue Aníbal Fernández, el precandidato a Gobernador bonaerense quien contando con Sabatella como copiloto disputará su lugar en la boleta definitiva de Scioli presidente con Julián Domínguez y el inefable intendente de La Matanza, Fernando Espinosa. Ya la campaña venía desarrollándose en términos ásperamente peronistas, con temores de la conducción nacional de que se fuera de las manos. Pero ahora la cuestión ha escalado a niveles de escándalo.

Seguramente, los medios se percataron que Aníbal podía ser su villano, pero que para un no menor sector de la población, se había convertido en “su villano favorito”, como sucede con algunos malos en las películas (por ejemplo, el Frank Underwood de House of Cards). Anibal, en sus incursiones electorales por territorio bonaerense cosecha tantas selfies como las conseguiría cualquier rockstar. Y la cuestión entonces fue que ese personaje popular de “Aníbal” dejara pasó a su “verdadero y obscuro yo”.

Así Jorge Lanata, un especialista en estas lides, se ocupó de difundir su apelativo más siniestro (“La Morsa”) y le dio basamento con las declaraciones desde la cárcel de ni más ni menos quien está preso por el asesinato de los tres empresarios ligados al negocio clandestino de la droga.

De todos modos, no se sabe muy bien qué efecto tendrá el “anibalazo” en las urnas el domingo. La reacción buscada obviamente es que el voto independiente huya hacia los candidatos opositores, pero Aníbal Fernández podría usufrutuar la consolidación del voto kirchnerista puro frente a su opositor interno, Domínguez, quien sigue sin perforar la barrera de un alto desconocimiento.

Aníbal lidera las encuestas, pero quien va a mandar en la boleta va a ser la cara de Daniel Scioli, y no los bigotazos del actual jefe de gabinete, en el sentido de que muchos manotearán y meterán en el sobre la primer boleta del FPV que vean y tengan más a mano. Los que están en la duda de votar a Scioli o a la oposición (un sector muy reducido), tendrán varias opciones: una votar a Scioli y a Julián Domínguez, de quien se sabe poco, pero en este caso “no news are good news”, o bien cortar boleta por algún candidato a gobernador de la oposición (cosa rara en el conurbano profundo), o bien meter la boleta completa opositora (el efecto buscado por los medios opositores).

Ciertamente, cualquier puntito descontado de Scioli dará más esperanzas de que Macri podrá luego de las P.A.S.O. transformarse en una especie de Lousteau, pero victorioso en su intento, amuchando el voto opositor. Todo dependerá de cuanto se acerque Scioli al 40%, de cuanto se acerque Macri a Scioli, y especialmente, de cuanto se alejen de Massa, para eliminarlo como tercero en cuestión ya en la primera vuelta. La gran incógnita hoy sigue siendo de si los votantes de Massa son “compañeros” o “gorilas”. Si son más “compañeros” muchos preferirán a Scioli sobre Macri. Si son “gorilas”, al odio contra los K se sumará el odio contra el PJ, inclinando la balanza hacia Cambiemos. Así de sencillo. Así de misterioso, todavía“.

Anuncios

Más sobre Buenos Aires: la madre de todas las internas

julio 15, 2015

internas

Dicen que en Olivos, y en La Ñata, están preocupados por la dureza de la competencia entre Aníbal Fernández y Julián Domínguez por la candidatura a gobernador. Es posible que reste votos entre los corazones sensibles, si alguno vota al FpV. También es posible que esa interna le dé interés a las PASO del oficialismo, frente a las listas únicas del PRO y del massismo. No puedo dar una opinión profesional: no tengo, aún, focus groups ni encuestas discriminadas sobre el asunto.

Pero les acerco esta crónica de esa interna que hace Pablo Ibáñez (En Ámbito. Su reportaje en la Paco Urondo trata de la nacional, y dice más de encuestas y campañas que de los candidatos). Por supuesto, ustedes pueden sospechar un sesgo – los periodistas neutrales son aún más raros que los blogueros ídem. Pero la información es buena. Leemos:

“-“Hace 30 años que hago política y es la primera vez que puedo decidir con quién juego en la provincia”. Alejandro Granados, ministro sciolista y alcalde fundacional de Ezeiza, recita el argumento: lo repite para convencer a los caciques del PJ para que se zambullan, a todo o nada, en la interna K a favor de la fórmula que integran Julián Domínguez Fernando Espinoza.
.
Más que con Domínguez, Granados tiene empatía con Espinoza. La semana pasada juntó un malón de alcaldes y los sentó con Espinoza en La Matanza. El primero en dar el sí fue Gustavo Pulti, intendente de Mar del Plata, el segundo distrito con más votos de provincia. Fueron Raúl Othacehé (Merlo), Hugo Curto (Tres de Febrero), Francisco “Barba” Gutiérrez (Quilmes) y, entre otros, Humberto Zúccaro, de Pilar.
.
En los últimos dos años, aun en las temporadas más ardientes, Granados fue un enlace con los intendentes del Frente Renovador de Sergio Massa, que en las últimas semanas regresaron al planeta K. Obstinado, ahora empuja para alinear territorios con el dueto Domínguez-Espinoza.
.
Avisa que juega de líbero, que Daniel Scioli le permiite hacer libremente aunque le pide que sea criterioso. Pero que, aun así, decidió meterse en la pulseada entre el de Chacabuco y Aníbal Fernández. “Menem nos impuso a Duhalde, Duhalde nos impuso a Ruckauf y después a Solá, y Kirchner a Scioli. Esta vez podemos decidir nosotros…” dice Granados, que gobierna Ezeiza desde 1995, ininterrumpidamente, salvo los meses que dejó su pago para jurar como ministro de Seguridad bonaerense, donde continúa aunque volvió a anotarse para intendente, en medio de una crisis político familiar.
.
Cerca de Granados deslizan que no tiene enemistad con Aníbal F. pero que tampoco construyó una relación amigable. En el PJ se lee el movimiento como una disputa de otro orden, referida al vínculo con la Policía Bonaerense: Granados fantasea con mantener esa relación a futuro, lo que se dificultaría si el que desembarca es el quilmeño que fue, por años, jefe de la Federal y arrastra sus propias relaciones con la familia policial.
.
La primarias del FpV por la gobernación, en un turno donde también hay internas K en 64 de los 135 municipios bonaerenses, es la cuarta del peronismo desde el retorno democrático. Las tres anteriores (ver imagen) marcaron victorias claras en todos casos, sin que el perdedor logre la minoría. La encuestología ofrece, hasta acá, una diferencia a favor de Fernández pero que está lejos de aquellas diferencias.
,
El hecho de que la interna sea sólo en el segmento gobernador -donde las distintas listas municipales llevan las dos boletas provinciales- le aporta confusión y ambigüedad a la elección. En rigor, el grueso de los alcaldes se mueve equidistante y, aunque son más los que confiesan su simpatía por Domínguez-Espinoza -y su malestar por la presencia de Martín Sabbatella junto a Fernández- evitan explicitar su preferencia por una cuestión básica de preservación y cautela.
.
Martín Insaurralde, jefe todopoderoso de Lomas de Zamora, dominio que aparece en el top five bonaerense en cantidad de votos, es un caso emblemático. Se mostró con Fernández el domingo y el lunes con Domínguez y Espinoza, y en el tránsito le dedicó elogios a la postulación del diputado y el matancero. Son posiciones volátiles que en unos días pueden variar. En esa línea, más allá de la prescindencia de Scioli, el sciolismo se reparte de manera desigual entre el diputado y el ministro. En rigor, cerca de Domínguez confían en que en las tres semanas que quedan hasta las Primarias, el dirigente de Chacabuco confirme la remontada que dicen que ven en esos días en que creció del 50 al 70% su nivel de conocimiento lo que, aseguran, se reflejó en la intención de voto.

Anteanoche, el embajador y candidato Eduardo Valdez sirvió una cena en la que estuvieron Domínguez, Enrique “Pepe” Albistur con su pareja Victoria; Tomás Domínguez y el yerno presidencial Camilo Vaca Narvaja. Trascendió -se dejo trascender- el dato de la remontada del diputado y del amesetamiento de Fernández, lo cual acorta las distancias y anticipa una interna “voto a voto” donde resultará determinante a quién prefiera la estructura del PJ.
,
Hay, en rigor, un dato que alimenta esas ensoñaciones: el índice de indecisos en el renglón de gobernador es altísimo, está por encima del 30% cuando en otros planos, como presidente o intendente están abajo del 15%. En el equipo de Domínguez deducen que ese “no sabe” está habitado, sobre todo, por un votante que rechaza a Aníbal F. En ese campamento dicen, también, que el jefe de Gabinete comenzó a inquietarse por la tendencia negativa“.


Jugando al ajedrez en Buenos Aires

mayo 19, 2015

ajedrez

Los lectores atentos habrán notado que me inclino a pedir disculpas cuando escribo, con demasiada frecuencia, de las pujas en la política. De la política como lucha por el poder. Es eso, en gran parte, y además trae una carga de adrenalina incomparable para los que encontramos nuestra vocación ahí. Si no fuera así, hace muchos años que la habríamos abandonado.

Por eso mismo, uno se obliga a tener presente que muchas veces es vacía, una competencia engañosa de egos individuales. Eso sí, después de menear un rato la cabeza, uno se recuerda a sí mismo que sin ese fuego (fatuo), nadie haría el esfuerzo que se necesita para luchar por el premio mayor en esa carrera. En el mundo real, nadie llega a presidente, gobernador o intendente si no está dispuesto a poner su tiempo y su alma en eso. Y el resto no tendríamos a quien apoyar o combatir. Como dicen los gringos “Puede que sea un juego tramposo, pero es el único juego en la ciudad“.

Ya está la pastilla de filosofía. Ahora les digo que este lunes hubo algunas jugadas interesantes en el ajedrez de la política, y quiero agregar a los breves posteos del día, uno sobre ellas.

La primera es de Francisco De Narváez. El precandidato a gobernador del Frente Renovador volvió a insistir con una gran interna opositora para derrotar al kirchnerismo en las próximas elecciones y hasta propuso bajar su postulación si eso habilita a la unidad.

Aparentemente, esto forma parte de la estrategia massista. Desde hace tiempo reclaman el G. A. O., una Gran Interna Opositora.

Pero pocas horas después, Mauricio Macri hace saber que “el PRO decidió hoy competir solo en las elecciones de la provincia de Buenos Aires, y descartó la posibilidad de jugar las PASO con el Frente Renovador.

El jefe de Gobierno porteño se reunió hoy con la candidata a gobernadora María Eugenia Vidal , Jaime Durán Barba, Emilio Monzó y Marcos Peña para tomar una determinación sobre el tema, y privilegiaron la “coherencia” de la estrategia con candidatos “puros” antes que sumar a figuras ajenas al espacio“.

Ésta puede ser la estrategia definitiva del PRO. O no. Considerando dónde aparece, y la realidad de las pautas publicitarias, es seguro que fue un anuncio deliberado.

Esto sucede el mismo día que Ezequiel Rudman, en Ámbito nos dice que “Mauricio Macri y Sergio Massa hablaron por teléfono y Macri le mejoró la oferta … concederle a Massa el control total de la provincia de Buenos Aires, siempre y cuando el ex alcalde de Tigre acepte convertirse en candidato a gobernador antes del 10 de junio, fecha tope para la inscripción de alianzas en la Justicia Electoral. Massa podría armar la fórmula a la gobernación y también todas las listas de candidatos para cargos locales en la Legislatura bonaerense, tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado provincial. En el caso de puestos ejecutivos locales, como las intendencias, sólo habría PASO en aquellos distritos donde el macrismo tiene candidatos consolidados, como Quilmes con Walter Queijeiro, San Fernando con Alex Campbell o San Isidro con Guillermo Montenegro“.

Rudman es un periodista bien informado. La pregunta es si esta información le llega de la C.A.B.A. o de Tigre. Néstor Sbariggi, bloguero bien informado, dice que en el F.R. han comenzado a medir a Sergio Massa en la categoría de gobernador. Es cierto que intereses muy importantes piden por un acuerdo Macri-Massa. Pero… arriba hay lugar para uno solo, como explican en Game of Thrones. Y en otros textos más antiguos.

Lo que me parece ver a mí es un juego de pinzas sobre el tigrense. Macri hace anunciar (por otros) que el PRO decide ir con candidatos propios (dicho sea de paso, es lo que Durán Barba aconseja). Y el candidato a gobernador mejor posicionado del F.R. le avisa, discretamente, que puede quedarse sin él. Jaque. No necesariamente mate, pero… Algo parecido le pasó a Solá después de las elecciones de 2009.

La otra jugada importante fue, también ayer, en el lado oficialista del tablero. Daniel Scioli – con el estilo difidente que es su marca – retiró piezas, Cristina Álvarez Rodríguez y Santiago Montoya, y, mucho más significativo, “coronó” como candidatos a sucederlo en su cargo a Aníbal Fernández, Julián Domínguez y Fernando Espinoza.

Lo que importa no es que haya mencionado a ellos en particular. No. Como dije en el caso de su candidatura presidencial y la de Randazzo, los selecciona la realidad. Aníbal y Julián están sólidamente instalados en el peronismo bonaerense, y tienen el aval tácito pero muy claro de Cristina Fernández. Espinoza es el intendente de La Matanza, el distrito más poblado de la provincia, con 900 mil votantes. Y a un mes del cierre de listas, no aparecen otros candidatos fuertes. Diego Bossio no tenía el hambre necesaria, parece.

La clave es que Scioli anticipa entre quiénes el Frente para la Victoria elegirá el candidato para el segundo puesto electivo más poderoso de Argentina. O está cometiendo una imprudencia, o está razonablemente confiado que la Presidente no lo desautorizará. De cualquier manera, como les dije, es para adrenalina.


Para la provincia de Buenos Aires, el kirchnerismo ensaya en la Capital

abril 17, 2015

sorpresaHe subido relativamente poco material sobre las PASO en la Ciudad Autónoma. Donde puse más énfasis fue con El experimento K en la Capital Federal, porque en este distrito la Presidente eligió una estrategia nueva. En un lugar donde no hay liderazgos locales fuertes que obliguen a tenerlos en cuenta, y donde – por lo tanto – las listas de las últimas elecciones se armaron en Olivos, esta vez decidió abrir el juego para que distintas listas, algunas muy cercanas a Cristina y otras no tanto, disputaran las candidaturas locales del Frente para la Victoria.

Es cierto que hay una clara señal de CFK en favor de la que postula para Jefe de Gobierno a Mariano Recalde, y de la de legisladores que encabeza Carlos Tomada. Pero el hecho es que compiten dentro del FpV sectores distintos. Lo que me parece una buena noticia. No creo que modificarán profundamente la realidad política del distrito: entre los votantes porteños del oficialismo, la adhesión al gobierno nacional es más fuerte que cualquier candidato. Pero la competencia misma, también en las comunas, fortalece y renueva a la militancia territorial.Colorados en Lujan 2

¿Por qué digo que ha servido como campo de prueba de una estrategia que se piensa aplicar en un distrito más grande, la provincia de Buenos Aires? Hasta ahora, como subió este lunes el muy bien informado J.R.Sentis, las fórmulas que “suenan” en el oficialismo para gobernador y vice de la provincia son Julián Domínguez-Patricio Mussi, y Diego Bossio-Sergio Berni. Nada será definitivo hasta el 20 de junio, cuando hay que anotar las candidaturas para las PASO (que en la Provincia serán junto a las nacionales, el 9 de agosto). Pero las relaciones de poder interno, el instinto de apostador de la fauna política, y las benditas encuestas…

Bueno, el juego se abre. Gente muy cercana al presidente de AFSCA ha recibido la seguridad que Martín Sabbatella podrá disputar la candidatura a gobernador dentro del Frente para la Victoria. No se espera que gane – como tampoco se espera que Gabriela Cerruti, Carlos Heller o Aníbal Ibarra sea quien finalmente dispute la Jefatura de Gobierno. Pero su participación permitirá medir fuerzas, y articular una porción del progresismo del conurbano en el dispositivo del oficialismo. El peronismo es un país de inmigración, después de todo.

Eso sí, por ahora no parece que para las PASO nacionales haya más de dos candidaturas fuertes en el FpV. Insisto, faltan dos meses y pueden pasar cosas importantes. Pero por ahora, las diversas encuestas sólo muestran dos con chances. Es cierto que Artemio López, con humildad casi masoquista, insiste que no hay que hacerle caso ni a las encuestas ni a los encuestadores. Pero es lo que hay.


A desalambrar, a desalambrar

marzo 23, 2015

que la tierra es nuestra, es tuya y de aquel… Me sonó en la cabeza esta vieja canción de Víctor Jara cuando vi la foto de Julián Domínguez, precandidato del FpV a gobernador de la provincia de Buenos Aires con el intendente massista de San Martín, Gabriel Katopodis. Es un hecho político interesante, pero ya está en La Nación y Página 12, y la primicia la había dado – como pasa a menudo con la interna de la provincia – el Blog del Ingeniero, que reprodujo el tuit de Domínguez:

dom_kato

Lo menciono entonces porque tiendo a verlo como un ejemplo del esquema de “los dos escenarios” con el que aspiro a ordenar los eventos de la política argentina. Uno de ellos, el más visible y más importante en lo inmediato, es donde se enfrentan el gobierno y sus partidarios con una oposición enconada, hasta, en algunos núcleos, desestabilizadora. El otro, estrechamente vinculado, claro, es donde aspiran a ganar espacio y seducir votantes los que pretenden gobernar a partir del 10 de diciembre.

El primero, como insiste un colega bloguero y puede darse cuenta cualquiera que lea los medios masivos o surfee las redes sociales, está furiosamente polarizado. El segundo… es probable que lo esté, en muy pocos meses. Yo creo que lo estará. Pero no exactamente en las mismas líneas. Los lúcidos, y los que tienen experiencia de estas disputas, lo saben. Estoy convencido que la Presidente está entre ellos.


La 1ra. vuelta, también en provincia de Buenos Aires

marzo 19, 2015

Colorados en Lujan 2

Julián Domínguez, el presidente de la Cámara de Diputados, bajó su precandidatura presidencial – el primero entre los que el PJ había formalizado – y se presentará como precandidato a gobernador de Buenos Aires por el Frente para la Victoria.

Lo anunció con elegancia: “Quiero trabajar por el distrito y colaborar con el proyecto político que conduce Cristina“; “Hay muchos muchachos anotados: Patricio Mussi, Diego Bossio, que está haciendo una excelente gestión en Anses, Fernando Espinoza, intendente de La Matanza. Jerarquizan estos 12 años de gobierno donde no se tomaron nunca decisiones en contra de los intereses del pueblo” (Enlazo las declaraciones en Pág. 12 y en LaNación por simetría, pero no hay diferencias entre ellas. También, en un gesto simpático para la nueva audiencia K, lo anunció en 678).

Los medios estarán llenos a la mañana de datos biográficos. Además, él está haciendo un buen trabajo de comunicación en su página de Facebook. Así que voy a comentar el anuncio, como anticipo en el título, en el marco del esquema que les conté hace 10 días, en El país de los cuatro balotajes.

En realidad, la teoría fue desarrollada por Andrés Malamud. Él señaló que este año las elecciones provinciales anticipadas, en Neuquén, Salta, Santa Fe, Mendoza, ciudad de Buenos Aires, Tucumán y tal vez algunas más, funcionarán como una primera vuelta. En agosto las Primarias Abiertas nacionales serán la segunda vuelta, que definirá, estima, los dos candidatos con chances que disputarán la “tercera vuelta”, en octubre. Y no hará falta una cuarta.

Creo que esta teoría es válida, si la vemos como el esquema de un proceso en el que interactúan políticos y votantes. Así, el acuerdo entre el PRO y la UCR para definir una candidatura presidencial común puede verse como la decisión de una mayoría de la dirigencia radical de buscar a alguien con chances para encabezar sus boletas. Y como una lectura del humor de los votantes opositores, que – creen – privilegia derrotar al kirchnerismo sobre una difusa identidad partidaria.

Pero también hay que verla – es inevitable – como una señal dirigida a sus rivales en el oficialismo. También comenté en el blog, hace tres días, que varios gobernadores peronistas estaban inquietos porque veían que “el enemigo se unía” (tal vez sobreestimando la solidez de ese acuerdo), y el PJ carecía de un candidato afirmado y en campaña.

Su preocupación tomó un cariz concreto (son todos hombres prácticos): querían que la ley de las PASO impidiera a los candidatos a cargos provinciales acompañar a distintos candidatos a Presidente. O tenían que empezar a pensar en separar las elecciones provinciales, los que no lo habían hecho ya. Esa separación no ayuda a los candidatos nacionales del FpV.

Tengo entendido que la Presidente, con sensatez, considera que tratar de reformar, a esta altura, la legislación electoral, sería desprolijo y desgastante. Pero creo que CFK está dando una respuesta, indirecta pero contundente, a la preocupación de los peronismos provinciales.

Julián Domínguez anunció su decisión después de una conversación con la Presidente. Letra P, y otros, dicen que Cristina la pidió que sea candidato a gobernador. No me consta, y sospecho que sólo dos personas saben quién tuvo primero la idea. Pero no cabe duda que es una decisión compartida.

Nada es definitivo, por supuesto. El candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires por el FpV se elegirá el 9 de agosto, el mismo día que se elige su candidato a Presidente. Y son elecciones primarias distintas, aunque se hagan al mismo tiempo. Los candidatos bonaerenses y los nacionales podrán apoyarse y bendecirse todo lo que quieran, pero estarán en boletas y en urnas separadas. Los que creen en las hipótesis periodísticas y en la magia del dedo pueden llevarse una sorpresa cuando se cuenten los votos.

No importa. La voluntad tiene límites, pero es un componente fundamental de la política. Desde la Presidente se está dando una señal muy clara de la decisión de dar una batalla competitiva por la provincia que suma un 40 % de los votos nacionales. Y que desde 2005 ha sido la base del poder electoral interno del kirchnerismo.

Y si tomamos en serio la versión que Cristina Fernández de Kirchner está pensando en encabezar (ya en las PASO de agosto, no hay otra forma),  la lista de diputados nacionales por Buenos Aires…


“Militantes son los nuestros!” Randazzo, Domínguez, …

noviembre 18, 2014

Seguramente es sólo una coincidencia. Ayer lunes mencioné el festejo que se hizo en Mendoza por el Día del Militante – que coincidía con un apoyo a la candidatura de Scioli. Era un contraste nostálgico con ese día de hace 42 años, cuando, mucho más jóvenes, avanzábamos bajo la lluvia hacia Ezeiza.

Hoy el avisado peronólogo de Ámbito, Pablo Ibáñez, nos avisa que no fue el único festejo con candidatos (acabo de ver que recién Artemio López enlazó esta misma nota, como parte de su campaña “Scioli Presidente No”). En aquel estuvieron Daniel Scioli, claro, el dueño de casa, el gobernador Paco Pérez, el jujeño Fellner, el formoseño Gildo Insfrán, el chubutense Martín Buzzi, el misionero Maurice Closs, el salteño Juan Manuel Urtubey y, last but not least, Diego Bossio, titular de ANSES y anotado en la carrera por la gobernación bonaerense. Pegaron el faltazo, según P. I., Jorge Capitanich, los candidatos Sergio Urribarri y Julián Domínguez, y el camporista Eduardo “Wado” de Pedro.

Otro candidato, Florencio Randazzo – el que según algunas encuestas se acercaría a la “intención de voto” para Scioli en las todavía lejanas PASO – encabezó un acto con militantes en la ciudad emblemática de Río Gallegos, justamente con Wado de Pedro. Antes había compartido una actividad con Alicia Kirchner, la ministra de Desarrollo Social…

Y Julián Domínguez tuvo su lunes militante con la apertura de un local en la Capital del grupo San Martín, su think tank de campaña (más actos con SMATA y Luz y Fuerza que no le avisaron a Ámbito, parece); Agustín Rossi visitó el conurbano; y Sergio Urribarri se subió a un show de Unidos y Organizados junto con dirigentes K como Andrés “Cuervo” Larroque, Edgardo Depetri y Andrés La Blunda.

Donde creo que Pablo Ibáñez se equivoca – o, más probable, se deja llevar por la lógica periodística – es en presentar esto como una puja entre el Gobierno nacional y/o el cristinismo, enfrentados al peronismo territorial de los gobernas. Algo de eso hay – está implícito en la estructura misma del oficialismo actual – pero muy poco.

El Gobierno nacional, específicamente, la Presidente está llevando adelante una campaña diferente – en la que los presidenciables del FpV colaboran, a la distancia – enfrentada a los poderes fácticos que se oponen a sus políticas. Hasta ahora no le va tan mal, dicen las encuestas, para un gobierno a un año del final de su mandato.

Esta campaña ha registrado los pocos actos masivos de militancia que se dieron en Buenos Aires en los últimos tiempos.

La de los presidenciables involucra, hasta ahora, sobre todo a lo que podríamos llamar la capa superior o profesionalizada de la militancia: funcionarios y legisladores nacionales, gobernadores, intendentes, sus funcionarios y legisladores, los que aspiran a serlo, y sus aparatos territoriales, tomando ubicación en la interna de los candidatos para 2015.

Esa capa incluye, por supuesto, al sector que insiste que las candidaturas las debe llenar Cristina y sólo ella. Además de su fervor ideológico, influye en ellos el hecho que sólo pueden aspirar a estar en una lista si Cristina los pone ahí. Otros con igual fervor y alguna base territorial ya están estableciendo alianzas con alguno de los aspirantes, en especial con el gobernador Scioli. Porque un candidato presidencial es un activo para la campaña de cualquiera que aspire a ser o permanecer gobernador o intendente.

Por todo eso las campañas de los aspirantes con posibilidades no se van a detener, aún en el hipotético – y muy remoto, estimo – caso que sólo quedara uno. Así que este verano la costa atlántica va a estar insoportable, les advierto.


A %d blogueros les gusta esto: