Alto el fuego en Ucrania

febrero 12, 2015

De-izquierda-a-derecha

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, el de Ucrania, Petro Poroshenko, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Francois Hollande, después de 17 horas de reuniones en la capital de Bielorrusia, Minsk, llegaron a un acuerdo para el cese de los combates en el Este de Ucrania. Me parece que vale la pena que nosotros dediquemos unos minutos a reflexionar sobre el asunto. Indirectamente, nos afecta.

Empecemos por los puntos acordados:

  • Alto el fuego. Será a partir de las 0.01 hora local del 15 de febrero (19.01 hora argentina del sábado 14)
  • Retiro de la artillería pesada de las zonas de conflicto, a una distancia de entre 50km y 140km. Comienza el 17 de febrero y deberá completarse en dos semanas.
  • Liberación de los prisoneros. Amnistía para los implicados en los combates.
  • Retiro de todas las formaciones armadas, armas y mercenarios extranjeros de territorio ucraniano. Desarme de todos los grupos ilegales.
  • Ucrania debe permitir la reanudación de la vida normal en las zonas rebeldes y levantar restricciones.
  • Reforma constitucional para permitir la descentralización de las regiones rebeldes. Debe realizarse para fines de 2015.
  • Ucrania podrá controlar su frontera con Rusia, si se cumplen las condiciones para fines de año.

Según la Voz de América, los rebeldes pro rusos, que no estaban representados formalmente en esas conversaciones, habrían aceptado el acuerdo. Los EE.UU., que tampoco estaban representados formalmente, dijeron que era “un paso potencialmente significativo para la solución del conflicto y la restauración de la soberanía de Ucrania“.

Y Vladimir Putin que por lo general se expresa en forma menos aburrida que los convencionalismos diplomáticos, dijo “Hemos logrado ponernos de acuerdo en los temas principales. No fue la mejor noche para mí, pero es una buena mañana“.

¿Cómo sigue? La Merkel, realista, declaró “No tenemos ilusiones. Hay todavía mucho, mucho trabajo para hacer“. Y es cierto, como dijo el corresponsal de la BBC, que este acuerdo es muy similar al que se firmó en septiembre. Y ese se cayó en cuestión de días. Los combates en el este de Ucrania ya han costado más de 5.300 muertos y desplazado a 1,5 millones de personas.

De todos modos, creo que se pueden sacar algunas conclusiones. El Directorio real de la Unión Europea, que preside Merkel y secunda Hollande, no está interesado en una guerra abierta no muy lejos de su núcleo. Ni en volver a un enfrentamiento con Rusia, en un revival de la vieja Guerra Fría. Su principal problema es que la economía de Ucrania es un desastre, y no tiene ninguna confianza en sus gobernantes. Y la “Europa de los banqueros” y el F.M.I. siguen tratando de imponerle sus recetas de austeridad

Putin ha entendido que en su tarea de reconstrucción de la potencia rusa sufrió una derrota: el gobierno de Kiev y una parte muy importante de la población de Ucrania rechazan la hegemonía rusa y quieren ser europeos. No creo que acepte definitivamente a una Ucrania volcada a “Occidente”; ningún gobernante ruso en serio lo aceptaría de buena gana. Pero la península de Crimea y autonomía de hecho para el este de Ucrania están en sus manos; la formalización de esto último, tal vez un reacomodamiento de fronteras, y un acuerdo pragmático con Europa son muy preferibles a un conflicto interminable en el marco de Chechenia o Afganistán.

El gobierno ucraniano – aún inestable, y aferrándose al sentimiento nacional como única carta en su poder – comprende que sin ayuda externa no tiene ninguna posibilidad realista de enfrentarse al ejército ruso. Ni de eliminar a los rebeldes apoyados por Moscú.

Y EE.UU. ha ignorado las voces que pedían (uno supone que para conseguir aportes de campaña del “complejo militar-industrial”) “¡Armas para Ucrania!“. Aparentemente, acepta que la ampliación de la NATO que un débil y decadente Boris Yeltsin se vio obligado a aceptar, ya no es posible.

¿Hace falta señalar que China no ha considerado necesario decir una palabra sobre el asunto?

Creo que puedo refirmar un punto de vista que expresé muchas veces en el blog: el sistema de poder global existente está en flujo y va a seguir estándolo. Hasta habrá sorpresas, sobre todo para los que no se molesten en informarse. Pero tiene una estabilidad dinámica importante: A los que tienen poder, no les interesa arriesgarlo, junto a los privilegios que conlleva, en juegos demasiado peligrosos. Y los que rechazan desde el fondo de sus almas este sistema (aunque sea en las páginas de Internet). no tienen poder para cambiarlo…

Para terminar en una nota más amable, les acerco este video del final de las conversaciones en Minsk. En general, sus protagonistas tienen un aire menos estresado (están lejos de los tiros).

Anuncios

El avance del Frente Nacional en Francia

marzo 31, 2014

F

Supongo que todos los lectores del blog ya conocen la noticiaEl Partido Socialista del presidente François Hollande sufrió ayer una severa derrota en la segunda vuelta de las elecciones municipales. Ese revés no se produjo, sin embargo, únicamente en beneficio de la extrema derecha del Frente Nacional, que gobernará en 15 ciudades y confirmó su fuerte consolidación nacional. El gran vencedor es, sobre todo, el partido sarkozysta Unión para una Mayoría Popular“.

El asunto, porque sucedió en Francia, ya está siendo sobreanalizado en los medios internacionales y locales, faltaba más. Así que por mi parte me voy a limitar a decir que los resultados de esta elección no nos importan demasiado – no hay grandes diferencias en la política internacional del PS y la UMP, y, en gustos personales, me parece más atractiva Carla Bruni que las amantes de Hollande.

El hecho que nos debe hacer reflexionar, estimo, es la consolidación del FN, antieuropeísta, xenófobo, como una de las fuerzas políticas consolidadas, e influyentes, en la segunda nación más poderosa en la Europa continental.

Como sostengo en el blog, creo que la forma razonable, y hasta ética, de encarar la política internacional es asumir conscientemente los intereses, y la identidad, de uno y de su lugar en el mundo. Que es, en nuestro caso, la Argentina y la América del Sur. Pero eso no quiere decir que no tratemos de entender la mirada de los diversos Otros con que compartimos el planeta. Sobre todo si esos Otros están en condiciones de influir sobre nuestros destinos. Evitemos caer en la tontería del progresismo moralista, que tiende a asumir que si tienen otras miradas es porque son Malos.

En este caso, me pareció útil sacar de mi archivo la mirada previsora de uno de los comunicadores más lúcidos que publican para los mercados financieros del Atlántico Norte (Tom Wolfe los bautizó Los Amos del Universo). Gideon Rachman decía así en enero, justo antes de la reunión de Davos, para el Financial Times:

El populismo inquieta a la élite global (qué título para mi amigo Manolo, eh)

… Antes de la crisis financiera, Davos era esencialmente un festival dedicado a la celebración de las virtudes de la globalización. Mientras que a los manifestantes antiglobalizadores se les dió ocasionalmente voz (más a menudo se los confinaba al “Foro Abierto”, lejos de los hoteles de lujo), sus argumentos sobre la desigualdad se consideraban marginales.

En 2014, sin embargo, la sensación que algo está mal con la forma en que los beneficios de la globalización se distribuyen ha entrado en el debate general.

Una tendencia común en los últimos años – que une las economías ricas de Occidente , con las potencias emergentes – es que ha habido brotes de protesta social a gran escala, poniendo de relieve la desigualdad y la corrupción.

… Una cuestión central para la política en este año es si los líderes políticos actuales son capaces de responder con eficacia a este sentimiento anti-sistema , o si surgirán nuevas fuerzas políticas más radicales.

En las elecciones al Parlamento Europeo en mayo es probable que veamos un aumento en el apoyo a los partidos políticos “de afuera del sistema”, muchos de los cuales son propensos a hacer oposición a la Unión Europea y pivotar sobre la inmigración, destacando al mismo tiempo la presión sobre el nivel de vida del pueblo trabajador.

La mayor sorpresa podría venir en Francia, donde el Frente Nacional (FN), visto durante mucho tiempo como un partido de extrema derecha con vínculos con el fascismo, puede hacer un avance decisivo, emergiendo como el partido más votado para las elecciones europeas. Una baja participación, el sistema de votación proporcional, la profunda impopularidad del presidente François Hollande y los intentos del FN para limpiar su imagen aumentan sus posibilidades.

Independientemente de las circunstancias, un muy buen resultado del FN enviaría ondas de choque más allá de Francia. El efecto europeo sería amplificado porque otros partidos hasta ahora marginales, como el UKIP, Partido por la Independencia del Reino Unido, en Gran Bretaña y el Partido de la Libertad en los Países Bajos, también pueden mostrar fortaleza en las urnas en sus respectivas naciones.

En total, los partidos de la franja (lunática) pueden comandar hasta un 30 % de las bancas en el nuevo Parlamento de la Unión.

La pregunta para el establishment europeo será cómo se adapta ¿Va a confiar en la posibilidad que los partidos tradicionales se recuperen en las elecciones nacionales, más importantes? ¿O una gran actuación populista en las elecciones europeas sería capaz de inducir pánico – de conducir a un replanteamiento radical de las funciones de la UE y de políticas como la libre circulación de personas dentro del bloque.

Una oleada política populista en Europa también podría tener graves efectos económicos si perturba la frágil confianza de los mercados en que la crisis del Euro está finalmente bajo control. …”  (completo aquí; el original, en inglés, es bastante más largo, y lo usaré en otras ocasiones).

Este enfoque me pareció útil volcarlo al blog por varios motivos. Primero, porque refleja muy bien (hasta donde puede hacerlo un artículo periodístico) la autoconciencia del establishment europeo (o, con mayor amplitud, del Atlántico Norte). Hay comentaristas del blog que se preguntaban qué es eso de “establishment”…

En el plano de la política concreta, indica que hay otros desafíos en Europa al “Consenso de los Mercados”, todavía hegemónico, y son más inmediatos, y con mayor impacto electoral, que el llamado a la conciencia que está haciendo nuestro compatriota Francisco. Para no hablar de la izquierda bienpensante que mira desde el antiguo “tercer mundo”.

Y también porque podemos medir la seriedad del desafío que marca Rachman muy pronto: entre el 22 y 25 de mayo se harán las elecciones al Parlamento Europeo. Ahí se elegirán por sufragio universal directo, libre y secreto los diputados. Y, dato interesante, por 1º vez, por el Tratado de Lisboa, esta cámara es la que va a nombrar al Presidente de la Comisión Europea.


Manolo en París

agosto 15, 2012

Cuando esta mañana vi esa foto (cliquear encima para ampliar) pensé inmediatamente en mi amigo Manuel Barge. Y decidí que – en cuanto tuviera tiempo – la subiría al blog, con este título, claro. Luego encontré que, como era de esperar, se me había adelantado, y tocó el tema en uno de sus elaborados y complejos posts, pues encaja con sus observaciones sobre la fragilidad que muestran las sociedades europeas frente al impacto de la Crisis y la relativa resilencia de nuestro conurbano.

También como era de esperar, yo quiero plantear algunos matices en esa interpretación. Antes, los invito a leer esta crónica de María Laura Avignolo, a quien considero la mejor columnista que tiene Clarín en Internacionales (Mejor todavía serían algunos análisis de allí, pero mi francés es muy pobre y las traducciones de Google son un desastre):

Furia social en Francia: autos quemados y 16 policías heridos. En Amiens, al norte de París, hoy a la madrugada incendiaron autos. Los disturbios los protagonizan jóvenes que protestan contra el control policial. Temen que haya un efecto contagio en el resto del país.

¿Otra vez los suburbios en llamas? Una noche de incidentes violentos en la madrugada del lunes al martes entre jóvenes y fuerzas de seguridad en el norte de Amiens, han dejado 16 policías heridos, docenas de autos quemados y la sensación de que la banlieue (periferia) francesa nuevamente está en estado de ebullición, como en 2005.

En Amiens hubo escenas de guerrilla urbana, con vecinos aterrorizados y atrincherados en sus casas, que han forzado a desplazar a 150 policías antidisturbios adicionales ante eventuales estallidos. En su respuesta, el gobierno francés busca desesperadamente diferenciarse de la otra violencia, la del ex presidente Nicolas Sarkozy frente a la erupción de los suburbios, en una zona de alta marginación y desempleo.

El mandatario socialista François Hollande interrumpió por unas horas sus vacaciones en el sur para una visita a una gendarmería en la zona de Var y prometió “movilizar todos los medios del Estado” frente a la violencia. El ministro del Interior, Manuel Valls, visitó inmediatamente el área en Amiens y fue abucheado por la población. Canceló la conferencia de prensa y el paseo a pie por Amiens Norte fue reemplazado por un tour en auto y con custodia.

En la madrugada del lunes al martes, al menos 100 jóvenes de los suburbios enfrentaron a la policía en esta ciudad de 135.000 habitantes, a dos horas al norte de París. Los tachos de basura incendiados se usaron como proyectiles y con ellos se armaban barricadas para impedir el acceso de la policía a ciertas calles. La violencia se exacerbó cuando más policías llegaron. Un conductor fue herido al tratar de impedir el robo de su automóvil. Docenas de coches fueron incendiados. También hubo disparos de armas de fuego sobre las fuerzas del orden y se encontraron siete cartuchos de calibre 12, según Marc Richez, del sindicato de la policía Synergie. El gobierno estimó anoche los daños en un millón de euros.

Una escuela infantil fue destruida y en parte incendiada, un centro deportivo de la comuna completamente arrasado, al igual que una oficina de la policía nacional, en una batalla campal durante más de tres horas, en plena madrugada. Era la continuación de los incidentes del domingo, cuando unos sesenta jóvenes se enfrentaron a la policía y fueron reprimidos con gas lacrimógeno, en plena zona de “seguridad prioritaria”, que será  atendida por el gobierno desde el próximo mes de septiembre.

La detonación del conflicto se produjo por un control policial en el barrio Fasset, en el norte de Amiens. Sus habitantes lo consideraron “excesivo” con el argumento de que una familia de las cercanías estaba reunida en duelo, luego de que Nadir, su hijo de 20 años, muriera en un accidente de moto a pocos metros. La intervención fue analizada por la prefectura pero estallaron los disturbios, que se agravaron en la madrugada siguiente. Valls recibió a los padres de Nadir, que salieron furiosos del encuentro. Lo acusaron de justificar a la policía, que “nos trató como animales y por eso los jóvenes del barrio reaccionaron”.

“Hay incidentes regularmente pero hace años que no veía una noche tan violenta con tanto nivel de degradación. Hace meses que yo reclamo porque la tensión está creciendo en los barrios” dijo el alcalde socialista, Gilles Demailly.

La observación que quiero hacer es que el pensamiento progresista – no es el caso de Manolo – encuadra automáticamente estos hechos como resultado de la Crisis europea y el desmantelamiento de los programas sociales. No es así. Aunque los problemas financieros ya afectan a los bancos franceses, su Estado de Bienestar sigue siendo muy bueno para el promedio europeo. No hablemos del argentino. Sus municipios siguen contando con recursos suficientes para atender los problemas… económicos de la población, aún de los “franceses nuevos”. Estos disturbios son fruto de la alienación cultural – con la sociedad, con la policía – la falta de un proyecto de futuro… Bah, de las cosas que no da el Estado de Bienestar. Tomemos nota.


A %d blogueros les gusta esto: