Reformando la Inteligencia. O su falta

febrero 25, 2015

custer

Hoy el Congreso aprobará – se espera – el proyecto que impulsa la creación de la nueva Agencia Federal de Inteligencia (AFI). Este es un tema que tiene una vieja y profunda relación con la política argentina como la conocemos (y no sólo con la argentina, o pregúntenle a expertos como Vladimir Putin, George Bush sr. o Joseph Fouchè).

Entonces, corresponde que en un blog politizado como este se trate el asunto. Pero yo no soy un experto, aunque conocí a profesionales de esa disciplina. Pensé en este artículo de J. G. Tokatlian, pero es demasiado teórico. Compara las experiencias de reforma en otros países y detalla las condiciones para su éxito. Pero en esta ocasión no toma en cuenta que siempre se hacen en el marco y como consecuencia de una determinada relación de poder.

Por suerte encontré esta nota de Hugo Alconada Mon, un periodista inteligente, especializado en temas de corrupción (Tiene el problema de ser amigo de Mauricio Macri, lo que limita severamente su campo). Fascinante y lleno de información precisa. Y muestra que – al igual que en otros campos de la comunicación – el avance de la tecnología y los emprendedores privados le compiten duro a los monopolios. (Eso sí, los que estamos vinculados al mundo digital, tenemos claro que el Sr. Google o el Sr. Yahoo saben mucho más de cada uno de nosotros que lo que nunca pudo averiguar Stiuso).

“Como todo, es un tema de precio”, responde el experto. Y ese precio “se pone por la cara” del candidato, acota un segundo especialista. Una tarifa que será para atacar a otros -y escuchar o leer sus comunicaciones- o para que sus charlas permanezcan privadas.

Bienvenido, pues, al mundo de las escuchas telefónicas.

La premisa es sencilla: hay escuchas legales e ilegales. Las primeras las pide un fiscal o una parte en un expediente judicial -una persona, por ejemplo, que sufre amenazas-, pero siempre debe ordenarlas un juez, que decide qué números serán interceptados y por cuánto tiempo. En cuanto a las otras, las hay hechas por agentes de la Secretaría de Inteligencia (ex SIDE) con filones propios de negocios, por agencias privadas de seguridad y por hackers especializados.

En la Argentina formal, sin embargo, sólo la ex SIDE puede pinchar teléfonos. Así lo impone la ley de inteligencia de 2001, que veda esa competencia a la Policía Federal, la Gendarmería, el Ejército, o cualquier otra fuerza de seguridad o armada. Ésa, claro está, es la teoría.

Lilita Carrió, Roberto Lavagna, el senador radical Gerardo Morales, el primer jefe de Gabinete de los Kirchner, Alberto Fernández, al igual que el jefe del bloque de senadores nacionales del oficialismo, Miguel Pichetto, y la jueza federal con competencia electoral, María Romilda Servini de Cubría, son sólo algunos de los que han denunciado que “alguien” los escuchaba de manera ilegal.

En el caso de Carrió, pateó el tablero durante la Alianza; Lavagna y Fernández, contra el gobierno del que fueron ministro de Economía y jefe de Gabinete; Pichetto contra sus rivales en Río Negro, y con Servini hasta encontraron un micrófono en su despacho de Tribunales.

En ocasiones, las sospechas apuntan a la Casa Rosada, ya sea por medio de la ex SIDE, que durante años lideró Antonio “Jaime” Stiuso, o, ahora, del jefe del Ejército, César Milani. En otras, hacia funcionarios de otras jurisdicciones, a tal punto que Mauricio Macri pasó a la historia como el primer jefe de gobierno porteño procesado por escuchas ilegales. Pero hay mucho más por conocer sobre lo que el ex diputado nacional Miguel Bonasso define como “cripto-Estado”, es decir, “fuera del escrutinio de la sociedad civil, en la intimidad pecaminosa”.

“CARPETAZOS”

El canciller Héctor Timerman puede acreditarlo. Las líneas asignadas a él y a su número dos dentro del Palacio San Martín acumulaban “anomalías” y estaban redireccionadas, según alertó la Dirección de Seguridad del Ministerio en el expediente secreto EXPE-MRE:003829172011. Y todo eso, mientras que Timerman negociaba con Irán el acuerdo por el que luego el fiscal Alberto Nisman lo denunció por presunto encubrimiento, junto con la presidenta Cristina Kirchner .

El objetivo último de las escuchas, sean legales o no, es obtener información a la que de otro modo no se podría acceder. Si las autoriza un juez, sirven, por ejemplo, para investigar secuestros. A tal punto que los magistrados incluso pueden escuchar desde sus propios teléfonos y en tiempo real las llamadas que llegan o salen de las líneas pinchadas, según confirmaron un fiscal y un ex número dos de la SIDE.

Pero si las escuchas son ilegales, las metas son muy distintas. Permiten obtener una ventaja desleal en los negocios o frente a un competidor electoral -y Francisco de Narváez podría relatar aquí cómo se obsesionó por esquivar pinchaduras durante su campaña de 2009. O pueden ser para extorsionar a un rival, sea empresario o político. Y en ese rubro, la ex SIDE forjó su fama con especial fuerza durante la última década.

“Nos han construido una leyenda de carpetas y carpetazos, pero todo el sistema político está temiendo esto”, se sinceró el secretario legal y técnico de la Presidencia, Carlos Zannini, cuando asistió al Senado, a principios de mes, para exponer la reforma que propone el oficialismo del sistema de inteligencia. El sinceramiento del “Chino” cosechó ironías entre los opositores. La diputada nacional por Pro Laura Alonso le retrucó por Twitter: “Zannini, con postdoctorado en carpetazo, se victimiza”.

“LA OJOTA”

Dentro de la ex SIDE y desde la privatización de la vieja Entel, las escuchas están a cargo de la Dirección de Observaciones Judiciales, más conocida como “la Ojota”, por sus dos últimas iniciales. Según declaró el flamante jefe de la Secretaría, Oscar Parrilli , también en el Senado, “el año pasado «la Ojota» intervino 25.950 llamadas; el 56 por ciento del interior del país, el 88 por ciento a celulares”. El ex secretario general de la Presidencia también actualizó un dato: aunque la sede oficial de “la Ojota” es en un edificio de siete pisos en la Avenida de los Incas al 3800, la mayor parte de la labor se lleva a cabo en una sala con 27 boxes que funciona en la sede de la ex SIDE sobre la calle 25 de Mayo, a metros de la Casa Rosada.

La operatoria sólo se puede concretar, sin embargo, si las empresas de telefonía colaboran con la ex SIDE, que aunque cuenta con oficinas propias en cada una de esas compañías, afronta “cupos” para la cantidad de escuchas simultáneas que puede practicar, según indicaron dos jueces, tres fiscales y el ex número dos de la Secretaría.

“A veces demoran una hora [para pinchar una línea], que en secuestros es una eternidad. Y cuidado con la revocación de las órdenes judiciales, que son por un tiempo determinado. Si no se renuevan antes de que venza el plazo, vas a la cola de los pedidos”, explica un fiscal federal con varias investigaciones por secuestros -y otras aún más sensibles- de experiencia. “O también te dan un tope a la cantidad que pueden hacer. Pedís 5 y te dicen: «Elija 3 [números] de esos 5».”

En su libro sobre la ex SIDE, el periodista Gerardo Young describió las zonas grises o laxas con que se mueve “la Ojota” desde que Carlos Lavié la lideró durante el menemismo. “Lo único que tenía que hacer Lavié para intervenir un teléfono era enviar a las empresas telefónicas un oficio con su firma y, en teoría, una copia de respaldo con la firma del juez que solicitaba la intervención. Al principio esa práctica se cumplía con precisión. Con los años, cuando las intervenciones pasaron a ser cientos o miles y miles, los controles se flexibilizaron y una llamada de Lavié alcanzaba para intervenir cualquier teléfono de cualquier argentino. El de cualquiera”, remarcó Young.

Las compañías telefónicas cobran por ese servicio, que le facturan a la ex SIDE, según lo establece el decreto 333/97. “Así que si un juez quisiera verificar el verdadero alcance de las pinchaduras a través de las empresas de telefonía, ahí tiene un posible camino”, dice el ex número dos de la Secretaría.

Dos fiscales federales y un juez, por el contrario, defendieron la labor “profesional” de las telefónicas. Las ilegalidades, coincidieron, pasan por el sector privado o, peor, por las actividades paraestatales.

¿Cómo funciona? Uno de los trucos más sencillos es el armado de expedientes con fechas antedatadas para así legalizar escuchas que ya se habían hecho sin orden judicial previa. O el armado completo de causas falsas para ordenar las intercepciones. Por eso se destituyó, sin ir más lejos, a dos jueces en Misiones.

Otra opción pasa por “ir de pesca”. Es decir, obtener una autorización para escuchar a “A”, pero a sabiendas de que esa persona se comunica con “B”, que es la que en verdad interesa. Así se escucha a “B” y, según qué diga, iniciarle una causa penal a “B”.

Sin embargo, si lo que se pretende es sólo escuchar a alguien, sin pretensiones de legalidad -una afición que muchos ex funcionarios y opositores le atribuían al fallecido ex presidente Néstor Kirchner-, una opción son las intercepciones móviles. Hay quienes aluden a unas “valijitas”, en particular rusas e israelíes, que se pueden conseguir en el mercado por 150.000 dólares. Otros aluden a las “antenas” para chupar líneas móviles. ¿Cómo funcionan? Como cada teléfono celular siempre busca la mejor antena a su alrededor para funcionar, la clave pasa por ubicar cerca la antena ilegal. A unos 300 metros en zonas urbanas; a un par de kilómetros en zona rural. Se potencia entonces la antena irregular, que así chupa las comunicaciones entrantes y salientes del móvil vigilado.

Ese tipo de práctica salió a la luz en Noruega, por ejemplo, cuando el periódico local Aften Posten reveló que el primer ministro, miembros del Parlamento, el presidente del Banco Central y el ministro de Defensa de ese país eran monitoreados con antenas ubicadas hasta un kilómetro de distancia de sus oficinas.

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y otras fuerzas de seguridad en Estados Unidos también recurren a este tipo de sistemas. Se conocen como “Stingray”, aunque las marcas son varias: Arpón, Amberjack, KingFish y RayFish, entre otras, con valores que llegan a los 400.000 dólares.

Mucho más económico, sin embargo, es cuando la víctima ofrece en bandeja las oportunidades para ser chupada. ¿Ejemplos? Cuando abre mails con virus o “troyanos”, como el “Regin”, desde su computadora o su teléfono. O cuando se conecta a los servicios de Wi-Fi del hotel donde se celebra un cóctel o una conferencia. A tres metros de distancia, un hacker se puede hacer una fiesta. La tarifa, en esos casos, puede bajar a sólo 1500 dólares.

Para el analista de seguridad Marcelo Lozano, sin embargo, “quienes se dedican a inteligencia ya no concentran sus esfuerzos en escuchar teléfonos, sino en el entrecruzamiento de datos, el «data analytics»”. Ese análisis permite determinar lo que una persona hace, con quién habla, con quién se reúne y dónde, o a qué lugares concurre, más allá de lo que esa persona diga durante una conversación telefónica, en la que puede encadenar mentira tras mentira.

El ex número dos de la SIDE coincide con Lozano. “Cada vez se les otorga más énfasis a los datos que se pueden extraer de los teléfonos móviles y al análisis de la «metadata» que a lo que el objetivo diga. Eso es lo que hace la NSA”, indicó, por la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, que desde la presidencia de George W. Bush implementó un polémico programa de escuchas y análisis sin órdenes judiciales previas.

REDES DE PROTECCIÓN

¿Qué hacer entonces? La ex SIDE suele proveer una flota de teléfonos a ciertos funcionarios del Gobierno, en tanto que algunos empresarios montan sus redes privadas de protección. Y a cada cual se le cobra según sus requerimientos… y por su “cara”.

Desde el sector público, pero por fuera de la ex SIDE, en tanto, la Dirección de Seguridad de la Cancillería optó por una vía intermedia cuando detectó las pinchaduras contra Timerman: le recomendó al ministro comprar teléfonos encriptados alemanes. ¿Su valor? Unos 3100 euros cada móvil y otros 2300 dólares cada aparato fijo.

Otros, en tanto, recurren a distintos softwares, incluso gratuitos, que ofrecen niveles crecientes de comunicaciones encriptadas. Uno de los primeros y más extendidos para telefonía -con flaquezas- es Skype, que puede utilizarse desde las computadoras y los teléfonos móviles.

Para mensajería de texto, en tanto, el ranking del servicio encriptado más seguro lo lidera CryptoCat, según un análisis de la Fundación Electronic Frontier y el centro ProPública de Estados Unidos, mientras que uno de los más extendidos en la Argentina, Telegram, figura 13° y mucho más rezagados aparecieron WhatsApp (27°) y Vibe (31°) sobre un total de 39 programas evaluados.

Lozano plantea otra opción: “Instalar una VPN en el teléfono, lo cual es una tecnología de red que permite una extensión segura de su red LAN sobre una red pública o no controlada como Internet. De ese modo, se protegen los datos, aunque no la voz, pero se eleva la dificultad para que le instalen un troyano desde la red pública. No es mucho, apenas como dos hojitas para tapar a alguien desnudo, pero es mucho mejor que nada”, ironiza.

Varios expertos consultados, al igual que los grandes fabricantes de aparatos de telefonía celular, aclaran algo más: es innecesario sacarle la batería al aparato porque no sirven como micrófonos encubiertos.

La leyenda urbana sobre los aparatos que incluso apagados funcionan como micrófonos llevó a la Comisión Nacional de Comunicaciones a emitir una aclaración al respecto: “Los equipos que se comercializan para telefonía móvil no se pueden convertir en transmisores involuntarios”.

El ex número dos de la SIDE cargó contra otra leyenda urbana, fogoneada por la paranoia: “En tiempos de los «roseteros» [en alusión a los empleados que chupaban teléfonos fijos con cables en las «rosetas»] puede ser que las líneas interceptadas hicieran ruido, pero ahora se duplica la línea y el titular ni se entera. Todo eso de los «ruidos» en el teléfono es una estupidez”, dice, lapidario.

Lo que no es una estupidez, sin embargo, es el descontrol con que desde hace décadas se mueven los servicios de vigilancia, sean privados, paraestatales o la ex SIDE. La Comisión Bicameral del Congreso, que debería supervisarla, sólo se reunió dos veces durante 2014, al igual que en 2013 y 2012. Pero cuenta con personal asignado y un presupuesto, para sus sueldos, de $ 6,6 millones.

¿Alguien los escuchará? ¿Valdrá la pena?“.


Actualizando: Habló América del Sur

julio 12, 2013

cumbre del Mercosur

Breve “update” del posteo en que, a propósito de esta cumbre del MERCOSUR, hice un repaso de la realidad geopolítica en la que estamos metidos. Además, una observación que me sugieren sus comentarios, amables visitantes.

Una precisión previa: Los de la foto no son toda América del Sur. Pero representan tres cuartas partes. Y el núcleo de un bloque razonablemente autónomo. Si, y sólo si, mantienen las actualmente muy buenas relaciones con el resto. Porque si Chile, Colombia y Perú, con la Alianza del Pacífico, conformaran un proyecto distinto… el peso de la región, y sus posibilidades de futuro, disminuirían mucho. Hoy no es así, a pesar de los publicistas, como Andrés Oppenheimer, que tratan de alentar ese fantasma. Es tarea de todos los países, y en especial de Brasil y Argentina, que esa división no se produzca.

Lo que dijeron los presidentes:

En una declaración conjunta del bloque regional, los mandatarios de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner; Brasil, Dilma Rousseff; Uruguay, José Mujica; y Venezuela, Nicolás Maduro, “rechazaron enfáticamente la intercepción de las telecomunicaciones y las acciones de espionaje en nuestros países, ya que constituyen una violación de los derechos humanos, del derecho a la privacidad y del derecho a la información de nuestros ciudadanos y ciudadanas“.

También expresaron “su firme repudio por las acciones de los Gobiernos de Francia, Portugal, España e Italia” – haber cerrado la semana pasada su espacio aéreo al avión que trasladaba al presidente boliviano Evo Morales – “un acto infundado, discriminatorio, y arbitrario” que, además, supone “una flagrante violación de los preceptos del derecho internacional“.

La gravedad de la situación vivida, propia de una práctica neocolonial, constituye un acto insólito, inamistoso y hostil, que viola los derechos humanos y afecta la libertad de tránsito, desplazamiento e inmunidad que goza todo jefe de Estado“.

El Mercosur decidió respaldar la denuncia presentada por Bolivia ante la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos por la “grave violación” de los derechos fundamentales del presidente Morales, y acordaron citar personalmente a los embajadores de los países implicados para ponerlos “en conocimiento” de esa decisión.

Y, en el desafío más directo a EE.UU., repudiaron “las acciones que puedan menoscabar la potestad de los Estados de conceder e implementar de forma plena el Derecho de Asilo“. El presidente Barack Obama había advertido que el país que refugie a Snowden pagará un costo serio por su decisión. Pero el asilo – una institución del derecho internacional – forma parte de las tradiciones más profundas de nuestra América; no podían dejar de reivindicar ese derecho.

Mi reflexión: Palabras, por supuesto. Pero las que correspondían. Los países, como las personas, tienen la imagen que se esfuerzan en dar de sí mismos. Y el poder no es una función directa de las armas que se poseen, ni siquiera de los recursos económicos con que se cuenta. Aunque esas sean las bases imprescindibles.

Las relaciones de poder reflejan lo que se puede hacer, el beneficio que se espera, y el costo que se prevé. A los países suramericanos no les conviene permitir que se piense que patotearlos es gratis.

Pero también quiero señalar una cosa a los aplicados comentaristas del posteo, que tendieron a poner su énfasis en el problema del espionaje cibernético que, según las revelaciones de Snowden, ha llevado adelante la NSA sobre millones de correos electrónicos: Amigos ¿tienen ustedes presente que el Sr. Google, y el Sr. Yahoo, leen, siempre, todos nuestros mails? ¿Los que enviamos, los que recibimos y los que tenemos guardados en carpetas? No me corre un frío por la espalda porque me resultó evidente desde que empecé a usar el Buscador en Gmail.


¿Quién hablará por América del Sur? ¿Cristina?

julio 11, 2013

na01fo01

La del título es una pregunta especulativa. Pero es seria, y apunta a un problema concreto. Atención: como ustedes saben, mi entusiasmo kirchnerista es muy moderado. Y trato de ser realista cuando hablo de política internacional, que versa sobre relaciones de poder.

América del Sur aparece, en estos primeros años del nuevo siglo, como un nuevo e interesante actor en la escena mundial. Todavía no es protagonista, claro, pero sus recursos naturales se valorizaron y, sobre todo, empezó a mostrar un grado de cohesión y autonomía en sus decisiones.

Ahora, Brasil es – por población, recursos y estructura productiva – aproximadamente la mitad de Suramérica. Y las cancillerías de las Potencias lo tienen claro.

Argentina no es un país pequeño, pero hoy representaría en esas variables materiales – también muy aproximadamente – una tercera parte de la otra mitad. Y, además, su cancillería no ha hecho el paciente trabajo para instalarlo en el escenario internacional que hizo la de Brasil.

A Colombia, por todo su actual dinamismo, como Chile, Perú y el resto, se los percibe todavía como jugadores menores.

México, el otro gigante latinoamericano, está integrado económicamente en la América del Norte.

Por todo eso, ha sido inevitable que en la UNASUR, el CELAC, el Consejo de Defensa Suramericano, y la mayoría de los foros internacionales, las iniciativas fueran brasileñas. Acompañadas casi siempre por Argentina.

Hubo un caso muy especial: Chávez, a fuerza de audacia y carisma, y de la condición de gran exportadora de petróleo de Venezuela – tampoco la pavada, dirían en mi barrio – construyó influencia en Centroamérica y el Caribe, y logró cierto protagonismo global.

Pero sus sucesores no tienen su carisma, y, sobre todo, sus problemas internos y el hecho que la última elección mostró que no conservan las claras mayorías que el régimen supo tener, les juegan en contra para aspirar a un protagonismo.

El sitial de Brasil está apoyado en más variables, y más permanentes. Pero ha aparecido en forma inesperada un punto débil en la forma de las manifestaciones populares de las últimas semanas. Que la prensa global reproduce, cómo no. Más importante, Dilma Rousseff y el PT las han tomado muy en serio, y tratan de encontrar respuestas adecuadas.

Tal vez por eso es que el protagonismo de Brasil en la minicrisis provocada por la detención en Europa del avión presidencial de Bolivia ha sido menor al habitual. Seguro, el Planalto fue duro, como correspondía, y en la cumbre de Cochabamba estuvo Marco Aurelio García, mano derecha para Suramérica de Lula y de Dilma. Pero no concurrió la presidente, y sospecho que eso contribuyó a que no se sintieran obligados a asistir los de Colombia, Chile y Perú.

Allí estuvieron Cristina Fernández de Kirchner, José Mujica, Rafael Correa y Nicolás Maduro para respaldar a Evo Morales. Y, por toda la muñeca y el liderazgo que ha mostrado Correa en estos años, las realidades materiales indican que el protagonismo fue – tácitamente – de la presidente argentina.

Y hoy comienza la cumbre de presidentes del Mercosur en Montevideo. Y enfrenta, no sólo la necesidad de acompañar y reforzar el repudio de UNASUR – estará presente el presidente de Bolivia, Evo Morales – sino también un problema más… extendido: el espionaje de los servicios de inteligencia de EE.UU. en varios países de América Latina.

¿Estoy preocupado porque Argentina puede quedar “al frente” como el antiimperialista de la clase? (como se entusiasmarían con la idea los K más juveniles… de espíritu!). No, en absoluto. Los cancilleres de Uruguay, Brasil, Argentina y Venezuela están preparando un documento que firmarán mañana los presidentes del Mercosur. Estimo que es realista esperar una postura uniforme en repudiar con fuerza el espionaje cibernético de Estados Unidos y exigir una disculpa pública a los países europeos que frenaron el vuelo del presidente de Bolivia. Somos países más serios que los que hacen estos papelones.

Después de todo, ya el canciller brasileño Antonio Patriota expresó su protesta al embajador de los Estados Unidos, Thomas Shanon. Y el embajador brasileño en Washington, Mauro Vieira, reclamó allí.

Además, es sugestivo que fue el diario O Globo el que denunció el espionaje norteamericano. El que publicó la investigación, basada en las revelaciones de Snowden, que mostraba que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) yanqui interceptaba millones de llamados telefónicos y de mails en Brasil, México, Colombia y Venezuela. Y en Argentina, cómo no.

Digo que es sugestivo porque el grupo O Globo es al gobierno brasileño lo que el Grupo Clarín al argentino. En tamaño (Magnetto maneja una pyme, comparado con O Globo) y en hostilidad. Pero sucede que en Brasil el patriotismo y los intereses nacionales son un factor importante en la política.

De paso, el diario colombiano El Tiempo – que también sería difícil calificarlo de zurdo – publicó, entre otros datos interesantes, que “uno de los aspectos que se destacan en los documentos es que EE.UU. parece no estar interesado sólo en asuntos militares, sino en secretos comerciales”. En un listado de la NSA del primer semestre del año, el filtro de búsqueda es la palabra “petróleo” para las comunicaciones en Venezuela y “energía” para los mensajes capturados en México. No da la impresión que estén interesados nada más que en el terrorismo islámico.

No, no tengo la imagen de una UNASUR debilitada o confundida, como se preocupó este domingo el informado periodista Martín Granovsky. Pero sí considero que hay intereses y estrategias distintas, como lo indica la formación de la Alianza del Pacífico. Y, sobre todo, las realidades internas de cada país influyen, inevitablemente, en las actitudes de los gobiernos.

(Desde que murió Néstor Kirchner, a cargo de la Secretaría General de la UNASUR, no ha sido reemplazado por un líder político de primer nivel, que pueda llamar a sus pares directamente. Y el actual, el venezolano Alí Rodríguez, que no es “moco ´e pavo” – fue muy importante en la OPEP, ya antes de Chávez – está mal de salud ¿Cuánto falta para que elijamos a Lula Secretario General, por Dios!?).

Como dice correctamente Tokatlian – aunque mis amigos nac&pop le desconfían – “Nada indica que, a pesar de los diversos fiascos internacionales, Estados Unidos haya abandonado, con el presidente Barack Obama, el impulso imperial que cobró fuerza durante la gestión de su antecesor, George W. Bush“.

Es necesario entonces que el MERCOSUR, como núcleo de la UNASUR (bah, entre miembros plenos y asociados es la UNASUR) desarrolle un organismo de análisis y consulta informal – las estructuras formales son necesarias, y ahí está el Consejo de Defensa Suramericano, pero en esta etapa muy inicial de la integración no pueden tomar decisiones ni moverse con la suficiente rapidez – que tenga los celulares de todos los presidentes.

Por lo que necesitamos ahora no es antiimperialismo bocón – que usualmente se escucha más en el dialecto castellano que en el luso de nuestro idioma común – sino tener claro cuáles son los intereses comunes y poder coordinar acciones conjuntas. Y – donde hay diferencias – evitar que debilitan innecesariamente nuestras posiciones.

Como no pretendo originalidad – éste es un repaso de exhortaciones obvias – para ayudar a ir formando un “clima de opinión” – termino citando a nuestro viejo y archiconocido Martín Fierro “Los hermanos sean unidos Porque esa es la ley primera Si entre ellos pelean Los devoran los de afuera“. Y ahí afuera hay algunos que están muy hambrientos.


España, te perdonamos la Conquista, pero estos papelones…

julio 11, 2013

Jose-Manuel-Garcia-Margallo-nuevo-ministro-Asuntos-Exteriores-Cooperacion

Uno quiere salir de la claustrofóbica interna argenta, y ver qué pasa, por ejemplo, en la culta Europa. Y encuentra estas cosas. Mi amigo Otto Rock, que después de todo es anglo, sube a su blog estas dos declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García Margallo, el señor de la foto.

Este viernes 5 habiamos leído en Télam: “España aseguró hoy que no pedirá disculpas a Bolivia tras la crisis diplomática entre la nación andina y varios países europeos que impidieron el sobrevuelo del avión presidencial de Evo Morales“.

El martes llegó este cable de Associated Press: “El gobierno español rectificó su postura inicial respecto a Bolivia y se mostró dispuesto a pedir disculpas al presidente Evo Morales por el polémico bloqueo de su avión en Europa“.

Sobre el papelón que hicieron España, Italia, Francia y Portugal, ya me extendí aquí. Y la columna de comentarios enriqueció la información. CineBraille habló de la bananerización de Europa, frente a la burocracia de “seguridad” de EE.UU. En ese mismo posteo, nuestro corresponsal deutsche, Lemmy Caution, expresa la indignación de muchos alemanes, y nuestro amigo brasileño Flics enlaza la de los medios franceses. El mismo Otto nos acercó los datos sobre la firme actitud de Brasil.

Confío que en estos días, en la cumbre del MERCOSUR en Montevideo, los suramericanos hagamos un mejor papel.. Hoy quiero postear algo sobre el asunto.

En cuanto a España … uno tiene presente que fueron los ingleses quienes fomentaron hace siglos la Leyenda Negra, y más reciente el indigenismo secesionista, y todas esas cosas… Pero de ser bruto, servil y torpe, no tienen la culpa los herejes anglicanos. Son talentos naturales de la actual camada al frente de la nación española.

A mí, que todos mis antepasados por un montón de generaciones vienen de las tierras altas de Galicia, todo esto me hace sentir mal, qué quieren que les diga.


Actualizando: Los países serios no son los que eran

julio 3, 2013

Breve, porque este tema da para indignarse o reírse. Como un bloguero sin responsabilidades, mi reacción inmediata fue la de reírme, en cuanto vi anoche que el avión presidencial de Evo Morales fue impedido de entrar al espacio aéreo de España, Italia, Francia y Portugal, debido a que se pensó que llevaba a bordo al ex agente de inteligencia estadounidense Edward Snowden. Como dice Víctor Lustig “No atribuyan a la maldad lo que se puede explicar por incompetencia“.

Eso sí, creo que la UNASUR debe indignarse. Especialmente Brasil, que ha buscado protagonismo en el escenario mundial – y esto puede ayudarlo a opacar en la prensa mundial la imagen de las manifestaciones recientes – pero está en el interés de todos nosotros los suramericanos que se perciba que este tipo de estupideces no salen gratis. Porque es una insigne estupidez: Si Snowden hubiera estado en ese avión, la consecuencia del escándalo sería asegurarlo como intocable.

Como reflexión, la del título. En un momento que Rafael Correa, con el antecedente del asilo a Assange y una buena oportunidad para reforzar la imagen ecuatoriano de asilo de los perseguidos, maneja con sumo cuidado este tema, España, Italia, Francia y Portugal hacen un papelón. No tanto ante sus pueblos – que en su mayoría no darán importancia al asunto – sino ante todos los que se interesan en la política internacional.

Porque es obvio que no fue una decisión tomada en el nivel de los gobernantes: a ninguno le conviene una tontería así, porque puede servir de ejemplo – en un futuro impredecible – a algún otro gobierno con poco para perder. Esto han sido sus burocracias de la “seguridad”, satelizadas por la burocracia yanqui de la seguridad, ya desde los tiempos de la Guerra Fría. Me sorprende un poco de la “inteligencia” francesa, que no ha mostrado vocación de puntos. Supongo que Snowden tuvo acceso a alguno de sus secretitos.

Y quiero extender mi solidaridad a Evo Morales. Pasarse 14 horas en el aeropuerto de Viena! Austria, es cierto, ha demostrado ser un país más serio que esos cuatro, al menos. Pero Viena ya no es la ciudad que fue testigo de la última explosión cultural de Europa, a principios del siglo pasado: Freud, Jung, Mahler, Planck,… Ni siquiera es la Viena de “El tercer hombre”, con soldados rusos y norteamericanos y Orson Welles en el papel de Harry Lime. Hoy es un geriátrico de lujo, llena de jubilados que leen la versión de Hola en alemán.


Actualizando: Una película de espías, género realismo mágico

julio 2, 2013

En el posteo anterior subí, con algunos comentarios míos, una crónica de Ana Baron sobre el “caso Snowden”. “Sobre“: me interesé más en las movidas de Obama y Putin que en un episodio, no infrecuente, del mundo de los espías o, como los llaman ahora “analistas de inteligencia”.

Pero también agregué, medio en broma, medio en serio: “un consejo personal: Por las dudas, y como ya había recomendado antes mi amigo Otto Rock, eviten viajar en aviones saliendo del aeropuerto de Moscú en los próximos días, hasta que Snowden no se vaya de allí“. Hace unos minutos leo en Internet:

Prohíben a Evo Morales sobrevolar con su avión presidencial Francia y Portugal al sospechar que escondía a Edward Snowden

El presidente de Bolivia regresaba de Moscú, cuando le fue denegado cruzar los países europeos por sospechar que volaba con el ‘topo de la CIA’.

Sin comentarios. O, solamente, la vieja advertencia de Aldous Huxley “La seguridad de un Estado está en relación inversa al tamaño de sus aparatos de seguridad“.


“Todos espían”

julio 2, 2013

edward snowden

A Edward Snowden y a su buchoneo del espionaje norteamericano, casi no los mencioné en el blog (por eso le compenso que esta bonita foto). Creo que es un gran argumento para un buen escritor – como Le Carré, Graham Greene, Somerset Maugham, con experiencia en esa profesión. Pero no tengo su talento literario ni fuí espía, y no encontré nada nuevo o revelador en el asunto: algo similar sucedió con Bradley Manning.

Mucho antes, y en un contexto diferente, en Inglaterra con Kim Philby, o, en el otro lado de la vieja Guerra Fría, con Anatoliy Golitsyn.

La recolección de inteligencia (no confundir: esa palabra se refiere a información supuestamente sensitiva) la hacen, en el mundo actual, gigantescas burocracias. Que tienen todas las debilidades típicas, por supuesto. Si a eso se suma que sus miembros están expuestos, necesariamente, a distintos y conflictivos “relatos”…

Pero encontré algo muy interesante en el Clarín de hoy. No es frecuente: ese diario no se destaca por su cobertura internacional. Claro: la que escribe es Ana Baron. Y la nota ofrece una visión reveladora, no de los espías, sino de quienes los emplean. Que es, me parece, mucho más significativo. La copio casi íntegra. Las negritas son mías, y no resisto a la tentación de agregar una de mis moralejas al final.

Obama y Putin negocian: Rusia ofrece asilo al ex topo si no habla

POR ANA BARON

WASHINGTON. CORRESPONSAL – 02/07/13. Rusia y Estados Unidos están negociando “al más alto nivel” el destino de Edward Snowden, el “topo” que se encuentra en el aeropuerto de Moscú desde hace más de una semana, y decidieron encargar a los jefes de sus respectivos servicios secretos que busquen una salida a esta delicada situación.

El gobierno ruso confirmó que Snowden había pedido asilo político en Rusia el domingo, y el propio presidente Vladimir Putin se mostró dispuesto ayer a otorgárselo, pero únicamente si acepta no hacer más revelaciones sobre el espionaje estadounidense.

“Si quiere quedarse aquí hay una sola condición: tiene que dejar de trabajar para socavar a nuestros socios estadounidenses, aunque parezca raro que provenga de mí”, declaró Putin. Lo que nadie sabe con exactitud es por qué el líder ruso impuso esta condición tan ventajosa para EE.UU. ¿Acaso teme que los estadounidenses comiencen a hablar sobre el programa de espionaje ruso?

Snowden se quejó, en un comunicado publicado ayer por el sitio WikiLeaks, de que EE.UU. le quiere quitar su “derecho humano” de solicitar asilo en otro país. Pese a que no fue declarado culpable de ningún delito, se le invalidó el pasaporte, dice el texto. “Estas son las viejas, malas herramientas de agresión política. El objetivo es asustar, no a mí, sino a aquellos que vengan después de mí”, agrega. Si se confirma que el comunicado es de su autoría, sería su primera declaración pública desde su huida de Hong Kong a Moscú, el domingo pasado.

En tanto, el presidente estadounidense, Barack Obama, defendió ayer enérgicamente el espionaje que tanta furia provocó en Europa, Japón y México, diciendo que no sólo EE.UU. espía, sino que todo el mundo lo hace.

Todos los servicios de inteligencia”, en EE.UU., Europa y Asia, “tratan de entender mejor el mundo y lo que está pasando en las capitales (…) a través de fuentes que no están disponibles en The New York Times o en NBC News”, argumentó Obama. “Garantizo que en las capitales europeas hay personas interesadas, si no en lo que tomé para desayunar, al menos sí en cuáles podrían ser mis principales temas de conversación si me reuniese con sus dirigentes”, agregó en una conferencia de prensa con su par de Tanzania, Jakaya Kikwete, en Dar es Salaam.

Todos los países del mundo que participan en los asuntos internacionales adoptan muchas medidas para proteger la seguridad nacional (…) No es algo inusual para muchas naciones”, agregó por su parte el Secretario de Estado, John Kerry, después de haber tenido una reunión con la jefa de la diplomacia europea, Kathleen Ashton, en la que escuchó las duras críticas de los países europeos al programa de espionaje estadounidense. Más aún, el ex director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y de la CIA, Michael V. Hayden, dijo que “cualquier europeo que quiere rasgarse la vestiduras con respecto al espionaje internacional debería fijarse primero que es lo que están haciendo sus propios gobiernos”.

… El quid, sin embargo, sigue siendo qué va a pasar con Snowden. ¿Aceptará el asilo que Rusia está dispuesta a concederle a cambio de que no haga más revelaciones?

Ayer, Snowden se reunió con funcionarios diplomáticos rusos y les entregó una lista con 15 países que baraja para solicitar asilo político. Esto significa que está analizando alternativas al que le ofreció Rusia. Aunque Putin le brinda garantías de que no lo extraditará a EE.UU., como reclama Washington, todo indica que Snowden tiene más revelaciones que hacer. Por tradición, Putin nunca extradita a un espía, sólo hace intercambios de espías“.

Ante todo, un consejo personal: Por las dudas, y como ya había recomendado antes mi amigo Otto Rock, eviten viajar en aviones saliendo del aeropuerto de Moscú en los próximos días, hasta que Snowden no se vaya de allí. Podemos confiar en que tanto Obama como Putin prefieren soluciones incruentas y razonables, pero… ese tema de las burocracias, vieron?

Lo importante, y universal, que encontramos implicito en las palabras del compañero Obama “Todos los gobiernos espían“, y en el corolario que nos indica la experiencia “Todos los gobiernos espían, afuera y adentro“: los gobiernos estables, al frente de sociedades con acuerdos firmes, pueden y deben preocuparse por posibles amenazas externas.

Los gobiernos de países divididos internamente … tienen que volcar su atención a los enemigos internos. Con ese problema de las lealtades burocráticas… El compañero Putin nos expresa en esta foto su opinión sobre las chances de esos gobiernos.

Putin


El Hermano gringo te vigila

junio 26, 2013

big brother

Sigo sin tener tiempo para postear una reflexión bien desarrollada, así que les acerco cosas interesantes que han escrito otros. Probablemente ganan en el cambio.

Aquí copio un artículo breve del ABC español, monárquico y católico como los de antes – nada de este populismo de Francisco – pero que mantiene la tradición de artículos bien armados. Pueden considerarlo como un complemento del que Juan Gelman dedicó al espionaje que hace Obama, pero sin su indignación moral. Muestra que para espiarnos, leer nuestros mails, escuchar nuestras llamadas y ver lo que hacemos en Internet, no se necesita ser la Potencia Hegemónica.

Basta con ser una potencia mediana, con herramientas tecnológicas y una voluntad política consistente (No, Mauricio. Con el Fino Palacios no alcanza). Va la nota. Y a continuación, algunas reflexiones casuales mías:

Así funcionan los mecanismos del espionaje británico

Los servicios secretos manejaron 600 millones de llamadas y 39.000 piezas de información en un periodo de 24 horas
Ana Mellado

Un proceso automático de criba selecciona el material relevante de entre los 600 millones de llamadas y 39.000 piezas de información que interceptan a diario mediante más de 200 cables digitales que conducen las telecomunicaciones globales. Miles de millones de llamadas telefónicas, mensajes electrónicos, datos sobre visitas a Internet… Durante el último año y medio, los servicios de espionaje británicos han aprovechado que gran parte de los cables de fibra óptica que conducen las telecomunicaciones globales atraviesan su territorio para acumular volúmenes ingentes de información.

El Cuartel General de las Comunicaciones británico (GCHQ) logró pinchar el año pasado más de 200 cables. Cada uno de ellos transporta 10 gigabites por segundo, lo que al día equivale a enviar toda la información que recoge la Biblioteca Británica 192 veces, según el cálculo de «The Guardian».

La documentación revelada sugiere que el espionaje británico manejó 600 millones de llamadas y 39.000 piezas de información en un periodo de 24 horas, que se pueden almacenar durante 30 días. Una cantidad prácticamente inmanejable, que obliga a que un proceso automático de selección descarte la inmensa mayoría de datos sin ser analizados.

«No estamos leyendo millones de emails»«Esencialmente, tenemos la forma de seleccionar un pequeño número de agujas en un pajar. No miramos cada brizna de paja. Hay ciertos detonantes que te permiten descartar muchos datos ya que lo que buscas es una aguja. Si tiene usted la impresión de que estamos leyendo millones de emails, sepa que no lo estamos haciendo», señala una fuente secreta del rotativo británico.

Gracias a esa información, el espionaje británico ha logrado registrar nuevas técnicas empleadas por terroristas para eludir los rastreos de seguridad, permitiendo identificar a individuos que planeaban atentados.

En concreto, según el periódico británico, la Operación Tempora, como se conoce al sofisticado programa de espionaje, ha permitido el arresto y encarcelamiento de una célula en los Midlands (centro de Inglaterra) que estaban planeando un ataque coordinado, la detención en el aeropuerto de Luton de cinco personas que planeaban atentados y el arresto en Londres de tres terroristas que ultimaban los detalles de varios atentados antes de los Juegos Olímpicos“.

Uno puede ser escéptico acerca de estas células terroristas que planeaban “varios atentados”. Pero ningún gobierno prescindirá de usar los servicios de seguridad -tampoco el nuestro – y la mayoría del electorado no se lo reprochará, si ha tenido motivos para pensar que los atentados son posibles (En las estaciones de ferrocarril en París están los soldados con uniforme de combate y ametralladoras, y a nadie le llama la atención).

Entonces, esta es el mundo en que vivimos. Conviene evitar fantasear con aventuras a lo Che Guevara – que le fallaron todas, salvo la primera, que acompañaba un periodista del New York Times – y tener claro que estamos cuidadosamente vigilados. Que no quiere decir impotentes. La política todavía es más fuerte que la burocracia del espionaje.

Después de todo, ellos tienen sus propios problemas: Kim Philby para los ingleses, Bradley Manning y Edward Snowden para EE.UU. nos recuerdan la vieja advertencia de Aldous Huxley “La seguridad de un Estado está en relación inversa al tamaño de sus aparatos de seguridad“.


A %d blogueros les gusta esto: