Nueva York: Hillary, Trump, lo que viene

abril 20, 2016

GTY_trump_wedding_clintons

Como cantaba el gran Frankie “Si puedo hacerlo allí, Lo haré en cualquier parte. Depende de ti, New York, New York“. Ayer hubo elecciones primarias en el Estado de Nueva York y la CNN resume bien el resultado:

Donald Trump y Hillary Clinton lograron grandes victorias en Nueva York este martes. Dieron así una rotunda respuesta a las preguntas acerca de su manejo de la competencia y se ubicaron mucho más cerca de sus nominaciones“.

No tengo tiempo para hacer un análisis detallado. Y, francamente, no creo que sea necesario, a esta altura; la ventaja de un blog es que no está obligado a llenar espacio como un diario, o la TV. Sí quiero convencerlos que se mantengan al tanto del asunto; es Roma, aunque en esta pequeña aldea digital no hemos sido conquistados.

A los que les interesa el fenómeno Trump, no les sugiero que lean como las élites republicanas lo denuncian con furia o -la lógica del éxito- se le acercan distraídamente. Ni como los conservadores doctrinarios, los neocon, dicen que Trump no lo es, que está destruyendo el auténtico conservadurismo. Les recomiendo este artículo en Rolling Stone  (en inglés, lo siento). Me hizo acordar cuando en 1987, 1988 en el peronismo discutíamos el fenómeno Menem…

De Hillary, no necesito decir nada. Si no la conocen bien, es que no se interesan en la política norteamericana.

Entonces, reitero el pronóstico que hice hace un mes: Hillary Clinton será la Presidente n° 45 de los Estados Unidos, y la primera mujer en ese cargo. Por cuatro años, posiblemente por ocho, el establishment Demócrata seguirá a cargo de la (superficie de) la política estadounidense. Y los latinoamericanos seguiremos como hasta ahora: ahí están los sindicatos, tiene un ala “liberal”, pero el espacio central, un poco atrás del escenario, lo ocupa Wall Street.

Pero quiero extender algo el pronóstico, ya que estoy. EE.UU. y su socio menor, la Unión Europea, no harán los cambios necesarios para revertir el deterioro productivo y social de este “fin de ciclo” de la Revolución Conservadora. El descontento en los “países centrales” irá aumentando (no digo nada en los que no lo somos).

Y ahí estarán, mascullando bronca y orgullo herido, los que hoy votan por Trump. También, no los descarto, los que con cierto ingenuo idealismo han votado por Bernie Sanders, que viene de Brooklyn, pero al que hoy Nueva York le dio la espalda. Sanders estuvo con el Papa Francisco hace pocos días, lo que me sugiere que tal vez no esté por completo enfocado en la pelea inmediata y dedica algún tiempo a pensar en los electorados futuros.

El que viva lo verá. Mientras, les acerqué arriba esta linda foto del casamiento del Donald, el año pasado. Es bueno que la gente se quiera.

 


A %d blogueros les gusta esto: