La Unión de Bancos Suizos y el fin de los tiempos

octubre 31, 2012

(El video es un aporte del ingenioso @LPablo10)

Hoy leíamos en LaNación, una noticia pequeña, en el tono discreto con que se referían, en otro tiempo, a un inconveniente desdoroso en el seno de una familia tradicional, el embarazo de una hija soltera, un faltante en los fondos que administraba el patriarca… “ZÜRICH (AFP).- El mayor banco de Suiza, UBS, anunció ayer la eliminación de casi 10.000 empleos como parte de una reorganización de su división de inversiones, que se tradujo en fuertes pérdidas en el tercer trimestre. A fin de septiembre, el banco suizo tenía 63.745 empleados en todo el mundo, y la intención de la entidad es llegar a fines de 2015 con una nómina de 54.000 empleados“.

Otros periódicos, menos respetuosos de los valores tradicionales, como Business Week, entran en sórdidos detalles sobre un ex agente de la UBS, Kweku Adoboli, acusado de distraer 2 mil 300 millones de dólares (ves Hank? estos son caballeros de color y no tus Negros de Mierda!), que a su vez acusa a su empleador de amenazar a los testigos para que no declaren… Pero este es un blog serio, reflexivo, y no quiere prenderse al coro de los que se entretienen en castigar a los banqueros del primer mundo. Eso se lo dejo a Joaquín Sabina, que, como español, tiene un cierto rencor con ellos, y lo hace con un buen arreglo musical en el video de arriba. Después de todo, no es que aquí no tengamos delincuentes, aunque no alcancen a los niveles de los de la culta Europa.

Lo que a mí me dejó pensando es el comentario de un amigo cuyo hijo trabaja en la banca suiza y que tiene una lejana relación familiar con un director de la UBS, que me aseguró que la “reorganización de su división de inversiones” es un eufermismo por cerrarla. Que de los 10 mil empleos que se eliminan, 3 mil son en Suiza. No me consta, pero la fuente es buena y no está sesgada por la más mínima inclinación ideológica.

Me acordé entonces de haber leído que Borges opinaba de los suizos, que era un pueblo de montañeses que decidieron ser sensatos. Y también de un posteo que subí en setiembre del año pasado, cuando los suizos decidieron devaluar su moneda sin aviso. Se me ocurre entonces que los helvéticos, gente seria y prudente, con una nación pequeña y muy cohesionada, y que además no tienen la inclinación por la ideología que quizás Frau Merkel adquirió – aunque esa tenía un signo opuesto a la actual – en la ex Alemania Oriental, pueden haber decidido que el casino financiero ha dado todo lo que podía dar y es tiempo de cortar las pérdidas. ¿Cómo se dice en switzerdeutsch “Se acabaron para mí todas las farras“?


A %d blogueros les gusta esto: