Para la autoestima K, y alguna reflexión política

agosto 25, 2013

argentina-1971-fabricaciones-militares

Como los lectores fieles del blog ya saben, cada tanto subo notas “para la autoestima argentina” que hablan del talento y la capacidad de algunos, muchos compatriotas. En los últimos tiempos – enfrascado como estoy en nuestras internas – tengo unos cuantos borradores pendientes, y eso que, por mi sesgo tecnofílico, acumulo solamente los que se refieren a desarrollos tecnológicos.

Ahora voy a subir una que toca a una promesa, muy importante, por lo que representó en el pasado, pero que apenas comienza a cumplirse. Igual, habla bien del gobierno nacional, porque ha sido capaz de asumirla, pese a prejuicios, como una asignatura pendiente.

Y, que quieren que les diga, me parece que vale la pena estimular la autoestima kirchnerista. Porque este es un país profundamente bipolar en sus actitudes: hace unas semanas los K se preparaban para una nueva y gloriosa década. Hoy, después de las derrotas en algunas provincias clave en las primarias, les invade la angustia frente a la Derecha poderosa y malvada, o se resignan estoicamente a Scioli… Muchachos: por lo menos por dos años se va a requerir un poco de estabilidad emocional.

Esta nota se la tengo que agradecer al compañero Tellechea, de Estructura Desequilibrada (que aunque tiene aún menos tiempo que yo para bloguear, se esfuerza). Es un reportaje al Ministro de Defensa, Agustín Rossi, y había aparecido en la revista Veintitrés, pero si el gobierno se obsesiona exclusivamente con lo que comunican o dejan de comunicar los medios del Sr. Magnetto y ningunea a su propio aparato, es excusable que tampoco yo los lea.

Estos comentarios y la reflexión política al final – me apresuro a aclarar – son responsabilidad exclusiva mía.

Dice Agustín Rossi:

Se inició una nueva etapa en el Ministerio de Defensa. A partir de mi designación se reformuló el ministerio, con la creación de dos secretarías, una que involucra, coordina y planifica la acción de las Fuerzas Armadas frente a la emergencia y otra que agrupa la faceta industrial para la defensa y todo lo que tiene el ministerio alrededor de ciencia y tecnología. Son dos actividades que se venían realizando, pero que la Presidenta decidió jerarquizar y visibilizar. El rol de las Fuerzas Armadas frente a la emergencia lo hemos visto en La Plata durante las inundaciones; en Semana Santa del 2012, cuando se produjo el tornado en la provincia de Buenos Aires, y la hemos visto en Bariloche y San Martín de los Andes con el problema de las cenizas.

Y el tema de la industria de la defensa es una idea que nosotros queremos destacar. Allí hay una mirada histórica. Gran parte del desarrollo industrial de nuestro país tuvo a las Fuerzas Armadas como protagonistas: (Enrique) Mosconi fue un pionero en el petróleo y (Manuel) Savio en la industria siderúrgica. En los ’90, ese rol del ministerio y el de las Fuerzas Armadas fue achicado y limitado. De hecho, el ministerio tenía 27 empresas que fueron sujetas a privatización, con el decreto de Dromi de 1991. Entre ellas, Somisa (Sociedad Mixta Siderúrgica Argentina) y Fabricaciones Militares. Nosotros comenzamos a diseñar otro camino.

Trajimos Fabricaciones Militares de vuelta al Ministerio de Defensa. Después de muchísimos años estamos haciendo una nueva planta de Fabricaciones Militares en San Juan para fabricar explosivos. Estamos ampliando la planta de Fabricaciones Militares en Fray Luis Beltrán para hacer los chalecos antibalas. En la fábrica militar de Río Tercero tenemos construido el prototipo de vagones que podemos llegar a proveer al Belgrano Cargas. Con el complejo industrial naval estamos interviniendo en más de 800 embarcaciones. Estamos recuperando capacidades que el Estado argentino había perdido: como la de poder tener nuestra propia capacidad de fabricación de buques.

El otro pilar es FADEA, la Fábrica Argentina de Aviones que se nacionalizó en el 2009. En el medio, impulsamos un programa por el cual decidimos avanzar sobre toda la radarización del espacio aéreo argentino con fabricación propia. Se hizo un convenio con el INVAP que nos provee los radares para todo el país: radares secundarios, que son los que se utilizan en la aviación civil, y los radares primarios, que son los que se utilizan en defensa. El desarrollo que tenemos con respecto a los países de Latinoamérica es enorme. Tenemos nuestra propia tecnología y la propiedad intelectual de la fabricación de esos radares es del Estado Nacional. Eso nos da un gran nivel de autonomía y desarrollo. Ese es el camino que nosotros queremos profundizar: que las FF.AA. recuperen capacidades industriales.

En ese marco, estamos trabajando con el Ministerio del Interior para hacer un convenio por el cual el Ejército hará las vías del Belgrano Cargas, recuperando una capacidad que había perdido. También estamos detrás de la creación de una escuela de formación única en Latinoamérica. Y el Ejército Argentino tiene ejercicios combinados permanentes con Brasil y Chile; con los dos países que eran las viejas hipótesis de conflicto que teníamos. La Armada también terminó de hacer una actividad conjunta con las armadas brasileña y uruguaya. Allí hay mucha interacción. A todo esto, las FF.AA. tienen además su actividad principal: elaborar una estrategia de defensa para reaccionar si tenemos una agresión externa“.

(En el reportaje, por supuesto, se tocan otros temas, y entre ellos el del General Milani. Pero no encuentro interesante la preocupación selectiva, de oficialistas y opositores, por sus posibles responsabilidades hace casi 40 años. Y no lo veo como un actor político significativo en estas circunstancias).

Mi interés es en el proyecto de reconstruir las industrias vinculadas a la Defensa, que en todos los países de medianos para arriba representa un factor fundamental de desarrollo tecnológico y capacidad productiva. En el desafío que nuestras Fuerzas Armadas recuperen su rol en ese campo, abandonado cuatro décadas atrás. Y me satisface particularmente que algunas de estos proyectos de punta se estén haciendo en colaboración con los otros países de UNASUR (Es uno de los temas del que tengo algún material).

Y para mostrar que no es sólo discurso la nueva política militar, les invito a visitar este blog que me acercó el compañero Héctor Tessey. que da detalles sobre la compra de ¿18? Mirage F-1M a España. No son los aviones más modernos, por cierto, pero sirven para reemplazar los viejos Mirage III/V, y mantener a la Fuerza Aérea operacional. Por los 9 a 10 años necesarios para materializar el proyecto insignia de FAdeA: la producción y/o ensamblaje local, con transferencia de tecnología, del caza chino FC-1 Xiaolong.

Ahora: la reflexión política prometida. Agustín Rossi, un referente kirchnerista para la mayoría de la militancia de ese palo (pero que no ha sido incondicional, y por eso la Rosada nunca le dió su total confianza: él hizo imposible en 2009 el arreglo que Kirchner pretendía entonces con Reuteman en Santa Fe) no ha tenido buenos resultados electorales en su territorio (Bueno, parece que el peronismo no los tiene). Pero – resulta claro – puede ser un mejor comunicador de lo que ha sido la norma entre los ministros del Ejecutivo.

¿No es hora que la Presidente, en su propio interés, abandone el rol de vocero único de todo el gobierno? Su discurso, y su  estilo, entusiasman a la militancia K, es cierto ¿Hay que repetir otra vez que los militantes, K, no K y anti K, son una pequeña minoría en la sociedad?

Aclaro que no se me cruza por la cabeza aplicar esta… sugerencia a la campaña electoral para octubre. En estos dos meses los discursos y las consignas – todos los conocedores lo saben de memoria – deben ser cada vez más simples, elementales, obvios. Para lo cual tanto Scioli como Massa tienen un gran talento natural, e Insaurralde parece tener condiciones (No es ironía; es lo que necesita un político en campaña).

Pero, aunque un porcentaje no insignificante de los votos se deciden en los últimos días, las ideas y las actitudes se van formando a lo largo del tiempo. Estas primarias han mostrado que muchísimos argentinos no tienen una buena opinión del gobierno, aún entre los que aprueban sus políticas (es mi caso, dicho sea al pasar). Tal vez valga la pena que se exponga lo que se hace en Defensa, en Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, en otros lugares – por diversos canales y estilos de comunicación – sin que esté amontonado en un discurso de Cristina que escuchan los militantes. Ahora, si van a esperar que aparezca en las tapas de Clarín, están fritos.

Anuncios

Para la atención del Chivo Rossi, algo de geopolítica

mayo 31, 2013

antartida

Los recientes cambios en el gabinete de la Presidente Cristina Fernández – en especial el desplazamiento del presidente del bloque oficialista y dirigente santafesino, Agustín Rossi. al Ministerio de Defensa – fueron comentados en la blogosfera y por los analistas de los medios a la luz de la situación electoral en su provincia (en algunos de los comentarios, del palo, se notaba un ligero sabor a sapo).

Seguramente tienen razón. Es un año electoral, Santa Fe es uno de los distritos claves, y la primera obligación de un gobierno es ganar elecciones, si quiere seguir gobernando. Corresponde que Cristina mueva sus fichas en la forma que evalúe mejora sus chances.

Pero me permito señalar que la Defensa, en un mundo al que los últimos acontecimientos – desde hace 6 mil años, más o menos – muestran muy inestable, es una materia importante. En el estilo de gobierno K, altamente centralizado, los ministros no juegan el rol fundamental. Pero, inevitablemente, por acción u omisión, tienen un papel importante en las áreas en que están.

Dentro de él, está el contribuir a formar un pensamiento, fortalecer unos valores, … es decir, elaborar, actualizar una doctrina.

Para aportar, subo este trabajo de Alejandro María Larriera, docente del Departamento de Derecho de la Universidad Nacional del Sur, donde encabeza un proyecto para analizar los riesgos que enfrenta Sudamérica en un siglo XXI donde los recursos naturales empiezan a cotizar demasiado alto: MALVINAS, ANTÁRTIDA Y ATLÁNTICO SUR: el período 1945 – 1955, clave en el ejercicio de la soberanía argentina y sudamericana.

Es un poco extenso, por eso me limito a enlazarlo con el blog del Foro San Martín donde apareció en estos días. Sí quiero resaltar este párrafo, que, como dicen en mi barrio, no tiene desperdicio:

Solía comentar Luis Alberto Herrera, líder del Partido Nacional Blanco de Uruguay, que Perón cuarenta y ocho horas después del éxito electoral del 24 de febrero de 1946 que lo llevó a la primera Presidencia, le envió un telegrama que finalizaba con esta frase “Hay que realizar el sueño de Bolívar. Hay que formar los Estados Unidos de Sudamérica”.

Nada de lo que ocurrió después fue producto del azar. Perón llegó a la Presidencia con una visión de la situación mundial y del papel de la Argentina y de América del Sur en el mundo muy clara. 

La conformación de un núcleo duro de aglutinación que pivoteara sobre el triángulo isósceles invertido de Argentina, Brasil y Chile impulsando una política de integración, apoyo y defensa común fue el eje de la primera política internacional explicitada y desarrollada por la Argentina en la época moderna.
.
Todo ello enmarcado en un mundo polarizado por dos sistemas mundiales de dominación, que avanzaba aceleradamente hacia la superpoblacion y superindustrialización. Anticipó con meridiana claridad, que las guerras del futuro serían económicas y despiadadas, por el control de los recursos naturales.
.
Se desplegó entonces no solamente una activa política de integración regional, sobre la base del histórico ABC (Argentina, Brasil, Chile) de 1910, que incluyó un sistema de Tratados de Complementación Económica e Industrialización de América del Sur, sino  además  una Doctrina de Defensa Nacional (DDN) inédita en nuestro país y en todo el continente con excepción de la gran potencia del norte. En conjunto significó, por primera vez en el espacio americano, la elaboración y puesta en marcha de una estrategia continental para el Atlántico Sur“.

la unidad del peronismo santafesino

febrero 7, 2011

No soy experto en la política santafesina, y no podría ampliar lo que dicen, y dan a entender, sobre el tema Néstor Sbariggi, y Lucas Carrasco. Ni siquiera puedo – a pesar de mi gusto por la ironía – mejorar el título de Catanpeist “Amores de estudiante“. Simplemente evalúo que la dinámica de las internas frentistas tan próximas, previstas para el 22 de mayo, hagan díficil de revertir este acuerdo.

Pero estoy MUY satisfecho, y quiero explicar por qué (lo de Catamarca también es una buena noticia, pero no tanto como ésta).

Primero, por un toque de vanidad (uno es humano): hace mucho tiempo señalé que Mauricio Macri era un imbécil en política, y me complace que los hechos me den la razón. No porque los errores del PRO, la… sorprendente candidatura del Midachi Del Sel, hayan sido decisivos. No lo fueron. Pero su incapacidad para tratar de aprovechar las divisiones del peronismo en la provincia… O creer que podía hacerlo con patéticas operaciones de prensa…

Mucho más importante, porque los dirigentes locales del peronismo enfrentados a las corrientes kirchneristas, y a los que la vieja “cooperativa” provincial y la derrota electoral habían despojado hasta de la “mística” suburbana del PJ bonaerense, resistieron la tentación – en esta oportunidad – de jugar a la división, y a los arreglos individuales. Esto resalta más si se considera que no hay una candidatura a gobernador que hoy entusiasme a todos con la probabilidad del triunfo, y que no hay ninguna seguridad que los buenos números que la candidatura de Cristina Fernández promete para octubre, se reflejen el 24 de julio en la provincia. Esto me da esperanzas para la unidad del peronismo en lo nacional, en la que tengo un cierto compromiso emocional.

Y algo que encuentro todavía más llamativo, y que aún las crónicas oficialistas más detalladas, como ésta, omiten destacar: Este acuerdo fue impulsado por la Presidente, y aceptado desde el kirchnerismo provincial por Agustín Rossi, a pesar que esos buenos números que hoy ella tiene en las encuestas podrían tentarla a una política de apoyarse solamente en los incondicionales – después de todo, un gobernador socialista – está demostrado – puede ser un dolor de cabeza menor que uno peronista – y que, para el Chivo Rossi, posiblemente sería mejor negocio electoral, o por lo menos más seguro, ser el candidato que recogiera los votos oficialistas. que el precandidato que deberá competir con otros por los votos del conjunto del peronismo.

Puede ser ingenuo de mi parte, pero hoy duermo más tranquilo.


A %d blogueros les gusta esto: