Habla Agustín Rossi

enero 30, 2016

agustín rossi

Entre los dirigentes del peronismo, se puede decir que Agustín Rossi es de los que son, por sus planteos y su historia, más afines al frente que forjó Néstor Kirchner a partir de 2003 entre, justamente, el peronismo y sectores del progresismo. En la década del ´90, Rossi se alejó del Partido Justicialista, en rechazo a la experiencia menemista, y siguió haciendo política en su Rosario por fuera de él.

No siempre ha sido un soldado obediente de los K, cierto. En algún momento se opuso a la alianza en Santa Fe con Carlos Reutemann que Kirchner buscaba. Pero pelear por la autonomía local es tradicional en los peronistas, salvo los que no tienen entidad en sus distritos. El caso es que su trayectoria a la cabeza del bloque del Frente para la Victoria en el Congreso nacional y, luego, como Ministro de Defensa ha sido tan coherente como sus expresiones públicas.

Por eso me parece interesante, y valioso, lo que plantea, en este reportaje de Gabriela Pepe  en Letra P, para la dirigencia del peronismo. Se me ocurre que es con un espíritu similar al del llamamiento a la militancia que copié hace dos días, para un auditorio muy distinto. Muestra entonces una preocupación común entre diversos referentes del FpV. Como de costumbre, agrego una reflexión mía al final.

Cristina y Scioli van a transitar los próximos años de forma conjunta”

-En mayo el PJ renueva autoridades. ¿Quién cree que debe liderar el partido en esta nueva etapa?

-Soy de los que piensan que Cristina tendría que ser la presidenta del PJ. No hay otro dirigente en nuestro espacio político que concite el nivel de adhesión y de cariño que tienen los afiliados por ella. Además, se está dando un fenómeno nuevo, que son estas nuevas afiliaciones que se están haciendo a lo largo y ancho del país. Esos nuevos afiliados se afilian por Cristina.

-Sin embargo, hay muchos dirigentes del peronismo que intentan deskirchnerizarse y no ven con buenos ojos que Cristina pretenda liderar el partido.

-No escuché a ninguno que lo diga públicamente. La política se hace de cara a la gente. Lo que se habla en privado y después no se quiere decir en público tiene poco valor. Solamente sirve para la rosca. No creo que si Cristina decide ser candidata a presidenta del partido haya un dirigente que se oponga. Además, en la mayoría de los países del mundo, el principal líder opositor es el presidente del principal partido opositor. En Argentina esos son el PJ y Cristina. Un PJ sin Cristina no sería un partido completo.

-Sin embargo, por ahora la ex presidenta decidió guardar silencio.

-Me parece razonable que, habiendo sido ocho años presidenta, no haga declaraciones los primeros 60 o 90 días (del nuevo gobierno). Eso no significa que no esté en la política, porque ella es una militante y habla con dirigentes todo el tiempo.

-¿Piensa que esto debería definirse en una interna?

-Creo que tiene que haber una lista de consenso. No sería bueno meter a los dirigentes del peronismo en una interna en un momento en que pasan tantas cosas en el país, cuando los trabajadores están discutiendo sus paritarias. Yo propicio un camino con una lista de consenso, con todos los gobernadores, que esté encabezada por la líder más importante que tiene el peronismo, que es Cristina. Después, el PJ tiene que empezar a actuar como un facilitador de consensos opositores: hay que representar al 49 % que no votó a Mauricio Macri. Hay un gobierno que tiene una alta presencia de poder corporativo y hay sectores de la sociedad que se están viendo afectados por las medidas que está tomando.

– Scioli fue su candidato a presidente. ¿Qué papel cree que debe tener?

-Importante. Scioli ha tenido una gran virtud: supo construir un liderazgo que no es antagónico ni alternativo al de Cristina, es complementario. Y me parece que esa complementariedad que tienen entre Cristina y Scioli es un activo positivo para nuestro espacio político y hay que aprovecharlo. Me imagino que esas dos figuras, Cristina y Scioli, van a transitar los próximos meses y años en forma conjunta.

-Eso de que son complementarios es un concepto nuevo, considerando que durante parte de la campaña ciertos sectores intentaron marcar las diferencias entre ellos.

-Hubo dos campañas, una de la primera vuelta y otra de la segunda. Las estrategias de campaña fueron distintas. En la primera vuelta el esfuerzo estuvo puesto en conquistar el electorado independiente; se buscó moderar el discurso y correrse al medio. Eso mismo hicieron todos los candidatos y terminamos todos confundidos, sin dar un mensaje contundente. En la segunda vuelta, la presencia de solo dos candidatos permitió mostrar claramente los modelos que estaban en disputa. Y eso Daniel lo hizo muy bien. Por el otro lado, en esa etapa surgió una militancia autoconvocada que logró una síntesis que tal vez no estaba resuelta dentro del espacio político. Después de la primera vuelta, ya nadie discutió si Scioli era más o menos kirchnerista. Fuimos todos atrás de eso y la propia militancia generó esa síntesis. Hoy Daniel tiene una empatía natural con la militancia del kirchnerismo y del FPV.

Scioli dijo que Macri tiene como objetivo dividir al PJ.

-Comparto absolutamente.

-Pero es el mismo peronismo el que abre ese juego. En la Legislatura bonaerense se partió el bloque y en el Congreso Nacional podría pasar lo mismo.

-Confío en la madurez de mis compañeros, independientemente de todo. Lo que se está dando es un proceso absolutamente natural. Con el liderazgo de Cristina y la conducción del Poder Ejecutivo, los matices o las diferencias que pudieran existir entre nosotros quedaban totalmente licuados. Esa situación ya no existe. Entonces, es razonable que ahora los matices aparezcan más nítidos. Pero además hay que tener en cuenta que las responsabilidades que tienen un gobernador o un intendente no son las mismas que las que tenemos otros dirigentes. Los gobernadores e intendentes tienen que garantizarse poder hacer la mejor gestión posible y el espacio político les tiene que facilitar eso.

-¿Cree que hay posibilidades de que haya una división?

-Creo que hay una intención de aislar al peronismo y, dentro del peronismo, aislar aún más a los que ellos llaman los dirigentes más kirchneristas. Si se produce una división, sería una buena noticia para Macri. Nosotros somos un partido político que en 70 años nunca perdió su vocación de representar a la mayoría del pueblo argentino. Esa vocación va a ser el espíritu que va a seguir manteniendo unidos a todos los dirigentes. No hay mejor negocio para ninguno de los dirigentes del justicialismo que mantener la unidad, porque eso te hace fuerte para negociar, para plantarte políticamente y para el próximo proceso electoral. Todos los dirigentes del peronismo sabemos a qué está jugando Macri.

-En ese sentido, ¿Juan Manuel Urtubey qué rol cumple?

-Urtubey también lo entiende. Por algo estuvo el sábado en la reunión de San Juan y se separó de los dichos de Macri sobre Massa.

-Pero tuvo reuniones con Massa y con funcionarios del Ejecutivo.

-Urtubey se puede sacar la foto que quiera. No lo veo afuera del PJ ni del FPV. Creo que va a estar adentro marcando su matiz, su mirada. De hecho, fue uno de los que planteó que era preferible tener una lista de consenso.

-Dijo que el dirigente de consenso sería José Luis Gioja.

-Bueno, yo creo que tiene que ser Cristina pero tengo una muy buena opinión de Gioja.

-¿Cómo hace el PJ para ser opositor sin que le caigan encima las acusaciones de que contribuye a la desestabilización?

-Siendo mayoría, hemos cedido la presidencia de la Cámara de Diputados y la presidencia previsional del Senado. Cada vez que se abre una instancia de diálogo, los gobernadores van, concurren. Pero después también hay que decir que el diálogo es “fulbito para la tribuna” porque te invitan a dialogar y te meten dos jueces de la Corte por la ventana, te aumentan la coparticipación de la Ciudad de Buenos Aires por decreto, te sacan el 15 % y no te avisan. Entonces, ¿el diálogo es sincero o es para la foto?

-¿Massa tiene que estar en el PJ?

-Massa tiene su partido. El justicialismo en eso es muy singular. La puerta de ingreso y salida del justicialismo es de vaivén. Cuando te vas, nadie te pregunta por qué y cuando volvés, tampoco. Ahora nadie que haya jugado casi abiertamente a favor de Macri puede pretender volver y explicar qué es lo que tiene que hacer el justicialismo, cuando el PJ estuvo a punto de ganar las elecciones. Si vuelve, alguien le va a pedir que explique por qué no lo hizo antes del ballotage, por qué jugó abiertamente para el triunfo de Cambiemos.

-Usted mencionaba recién que la sociedad padece las medidas que toma Macri. El Gobierno dice que el ajuste económico lo tuvo que hacer por la herencia recibida del kirchnerismo. Y hace poco Mario Blejer, ex asesor económico de Scioli, dijo que, de haber ganado, Scioli hubiera tenido que tomar algunas medidas similares.

-Es raro esto de los asesores que hablan por los candidatos. Scioli en campaña dijo que iba a hacer lo contrario. Entre otras cosas, dijo que no iba a devaluar y que en febrero el dólar iba a valer 10 pesos. En todo el mundo, cuando hay un cambio de gobierno, se intenta agrandar y descalificar al gobierno anterior, como forma de justificar sus propias decisiones. Es lo que está haciendo el presidente Macri. Pero esto tiene un punto de quiebre. En algún momento la sociedad dice “bueno, dejá de hablar de lo que recibiste y ahora contame lo que hiciste”. Estuvieron años criticándonos por el Indec y ahora van a tener cerrado el Indec sin un dato por un año. Dijeron que no había reservas y funcionaron los dos primeros meses del año con las mismas reservas que dejó el gobierno anterior. Concretaron el swap chino, que decían que no servía de nada. Y no tienen conflictos sociales porque nosotros bajamos la desocupación. Entonces el tema es que la misma situación encuentra otra lógica. Hacen todo lo contrario a lo que hizo Néstor cuando llegó a la Presidencia, en 2003: su primera medida fue adelantarle el pago a jubilados y pensionados.

-Cristina dijo que esperaba ver activos a los dirigentes sindicales. ¿Cómo van a articular con el peronismo?

-Los dirigentes del movimiento obrero hace seis meses discutían por el impuesto a las Ganancias, que afectaba al 7 o al 8 % de los trabajadores remunerados. Ahora van a tener que defender los puestos de trabajo. Y van a ir a pelear una paritaria con techo del 25 %. La conflictividad social de este año va a ser alta porque no solamente se van a perder puestos de trabajo, sino que este años tendrían que ingresar al mercado laboral 400 mil argentinos y argentinas que van a salir a buscar trabajo y no van a conseguir. Y ahí el movimiento obrero y nosotros vamos a tener un rol. Nadie va a preguntar si votaron a Macri o a Scioli. Hay que defender el derecho al trabajo“.

Algún lector mal pensado del blog (los hay) dirá que me parecen tan interesantes estas declaraciones de Rossi porque coinciden con lo que yo venía diciendo. Pero la coincidencia no es exacta. A.R. recomienda que la conducción del Partido Justicialista exprese la realidad política actual: que CFK la encabece, y que Scioli tenga un rol destacado, como el referente aceptable que es para la mayoría de los gobernadores y para los votantes peronistas que no se consideran a sí mismos kirchneristas (que no son pocos).

Yo no soy dirigente. En el blog, juego de analista (aficionado). Como tal, el planteo de Rossi me parece muy sensato, pero tengo serias dudas que se dé. No es sólo porque CFK haya dicho que no se ve en el Consejo Nacional del PJ, ni siquiera principalmente por eso. El dato fundamental es que la reorganización del peronismo, su adaptación obligada a la pérdida del Poder Ejecutivo nacional y la gobernación de la provincia que es casi un tercio en población y en riqueza del país, recién comienzan. No lo veo consolidando tan pronto -antes del 8 de mayo- una conducción orgánica del conjunto que incorpore a todos los poderes reales que existen en él. Con suerte, se logrará un cuerpo de transición, aceptado por todos los que pesan.

Porque todavía, por largos meses, seguramente hasta las elecciones de 2017 al menos, esos poderes reales pugnarán por afirmarse, y por decidir el rumbo futuro. Sí comparto con Rossi la idea que la convergencia de los intereses de Cristina Kirchner y de Daniel Scioli es un dato de la realidad.

Anuncios

Reunión de tribus para un 17 de Octubre

octubre 18, 2014

Un blog politizado como éste no podía dejar de mencionar esta celebración del Día de la Lealtad que hizo ayer el PJ bonaerense en el municipio de Moreno. Es cierto que hablar de “reunión de tribus” es una exageración; sería más bien un “coyag” ¿pero cuántos saben que ese era el nombre de algo como un parlamento mapuche?

Fue un acto muy interno: en la práctica, de los intendentes. Pero, como es sabido, estos muchachos algo pesan en el dispositivo del oficialismo. No hacen las listas, pero ninguna lista puede prescindir de su apoyo en la Provincia de Buenos Aires y tener chance.

Tan es así que se hicieron presentes, y discursearon como puede verse en el simpático “trailer” que encabeza este posteo, los precandidatos más mentados del peronismo: Daniel Scioli, Florencio Randazzo, Sergio Urribarri y Agustín Rossi (ausente con aviso Julián Domínguez, de reposo por un cuadro bacterial).

Los lectores consecuentes recordarán que señalé que había en curso dos campañas, o dos escenarios de campaña, si se quiere ser preciso: el actual, que enfrenta al gobierno con la oposición, y aquél en que procuran instalarse los candidatos para el 2015. Y que el primero es, con mucho, el que por ahora importa a los que les importa la política (además de los políticos mismos, claro).

Precisamente, el significado que le encuentro a este acto es que los precandidatos y la dirigencia territorial de la provincia de Buenos Aires afirman su presencia en el apoyo al gobierno de Cristina Fernández y en el despliegue para el 2015. Seguro que no es una presencia decisiva por sí sola, pero algo pesa, cómo no.

Después que algunos comentaristas del blog dedicaron mucho espacio en el posteo anterior para convencernos de la amenaza del nacionalismo mapuche, tengo que decir que, repasando las caras que se ven en el video, las tengo que tomar más en serio que a delirantitos que firman Puel Mapu. Considerando que el acto fue en el Club Recreativo Los Indios…

(Agradezco por ubicar el video a los blogueros de Peronismo Cordobés. Ellos saben por experiencia la sabiduría de la observación de Perón “si quiero llevar sólo a los buenos me voy a quedar con muy poquitos“).


Drones: para la autoestima, y la autoregulación argentina

julio 3, 2014

Gadget Show

Los visitantes veteranos del blog saben de muchos posteos que llevan la palabra “autoestima” en el título. Porque estoy convencido que la soberbia de la que muchos nos acusan, con algo de razón, a los argentinos oculta – mal – un complejo de inferioridad. Por eso me interesa destacar las muchas muestras de nuestra capacidad tecnológica.

Es cierto que en los últimos meses he subido menos. En los campos de medicina y bioquímica ya resulta un poco monótono; correspondería una publicación especializada sólo para eso (sugerencia para las áreas de comunicación, en lugar de abusar del tachín-tachín previsible). En energía nuclear y satélites hay desarrollos inminentes, pero ya subí muchos anuncios y espero a las realizaciones concretas.

Ahora, en cambio, voy a subir un anuncio. Creo que vale la pena, porque es un campo muy especializado donde Argentina no tenía presencia – ni nos la imaginábamos en el futuro cercano. Porque tiene implicaciones sensibles para la política internacional. Y porque es un buen ejemplo de lo que no se maneja bien en el área, justamente, de la comunicación.

En La Nación de ayer miércoles apareció esta nota, con la firma de Martín Dinatale. La resumí para que sea más accesible, pero no dejé afuera nada:

“El Gobierno avanza sigilosamente en el desarrollo de drones o aviones no tripulados de industria nacional mucho más sofisticados que los fabricados hasta ahora y, pese al carácter reservado, el proyecto ya activó algunas alarmas entre especialistas.

La intención del Gobierno es desarrollarlos para tareas científicas y de vigilancia en las fronteras y en otros lugares del país. De todos modos, no está claro el uso específico que se les daría y hubo advertencias a Defensa de parte de especialistas por la falta de regulaciones y por el alcance real que puedan tener estos planes.

Por el nivel de categoría que tendrán estos drones de fabricación militar no podrían transportar misiles o armamentos sofisticados, como los que usan algunos países desarrollados en zonas de conflicto de Medio Oriente o de Asia. No obstante, serán aviones no tripulados más complejos que los EA Lipan M3 para tareas de vigilancia que se desarrollaron en 2007, el Lipan XM4 que usó el Ejército en 2012, el PAE 22365 o el Ara Guardián elaborado por la Armada Argentina.

Según pudo reconstruir LA NACION de diversas fuentes oficiales, el proyecto del Ministerio de Defensa y el Invap para la fabricación de drones es a largo plazo y como “estrategia de defensa nacional“. Los funcionarios consultados aducen que se podrán usar para “monitoreo de fronteras, pandeos fotográficos y búsqueda de materiales diversos“.

Los drones de fabricación nacional bajo Categorías 2, 3 y 4 se ajustarán al régimen internacional de tecnología misilística que la Argentina suscribió en 1993. Este tipo de aviones no tripulados cumplirían así los estándares permitidos internacionalmente y serían legales, según destacan en la Casa Rosada.

Es importante abrir un debate sobre el uso de este tipo de tecnologías. Pero también hay que tener en claro que no podemos permitir que la imposición de un discurso de algunos países desarrollados termine jugando en contra de los proyectos nacionales de cada país“, dijo a LA NACION el ministro de Defensa, Agustín Rossi. Así, el jefe de la cartera de Defensa confirmó la decisión del Gobierno y del Invap de desarrollar drones más sofisticados en lo inmediato.

Advertencias:

Los dichos de Rossi sobre la necesidad de generar un debate desde el plano de los países no desarrollados no fueron pronunciados al azar. Es que hace un mes se dio a conocer un documento que elaboró un grupo de 40 académicos y especialistas en defensa y política internacional, en el que advirtieron al Consejo de Defensa Sudamericano y al propio Rossi sobre los peligros del uso de aviones no tripulados para la región sin regulaciones.

En ese documento los firmantes señalaron que en el mundo “los drones se han convertido en un recurso letal para llevar a cabo ejecuciones extrajudiciales, afectando notoriamente el Estado de Derecho en los países que recurren a ese medio”. El texto, que llegó a manos del ministro de Defensa, lo firmaron, entre otros, Juan Gabriel Tokatlian, Fabián Bosoer, Agustín Colombo Sierra, Nicolás Comini, Carlos Gabetta, Verónica Giordano, Fabián Lavallen, Daniel Romano, Mirka Seitz, Manuel Ugarte y Horacio Verbitsky.

Allí destacaban que estos aviones no tripulados ya son parte de una “lucrativa y poco transparente industria militar que carece de controles internacionales” y que apunta a la masificación de sus ventas. El negocio de los drones crece cada año. Según las publicaciones especializadas en defensa, entre 2014 y 2015 se invertirán más de US$ 81.000 millones en ese mercado.

Tokatlian expresó a LA NACION que si el proyecto de fabricación de drones se realiza bajo la supervisión del Invap y no con empresas privadas sería una garantía de seriedad. No obstante, opinó que “hay que seguir bien de cerca este tipo de iniciativas y generar un debate“.

Mis observaciones:

Sobre la comunicación: Las letras en negrita las puse yo, para subrayar ciertos conceptos; en particular, la decisión de no dejar de desarrollar en Argentina las capacidades que tienen que ver con la defensa nacional. En la nota de Dinatale – un muy buen trabajo periodístico – él o alguien introdujo algunos términos (“sigilosamente”, por ejemplo) y distribuyó algunos párrafos adecuados para estimular la paranoia de un sector de lectores habituales de La Nación, que sospecharán de los fines nefandos para los que el gobierno planea usar los drones.

(Recordarán las sospechas que provocó la tarjeta SUBE: iba a servir para controlar a la población. En particular, a los luchadores por la libertad que usan el colectivo 60).

Pero bueno, es el juego político esperable de un medio opositor. Lo llamativo es que es el único medio masivo que yo haya visto que publica con detalles un desarrollo valioso de la tecnología argentina impulsado por el Estado.

Sobre la autoregulación: Coincido con ese grupo de expertos acerca de los peligros para la región del uso de aviones no tripulados sin regulaciones. Uno de esos peligros es la preocupación paternal de las Grandes Potencias sobre el asunto.

Por eso, y porque Argentina tiene en la región socios y mercados si desarrolla exitosamente esos aparatos, quiero recordar el tema, aún más sensible, de la proliferación nuclear. Lo traté aquí, hace justo tres años. Ahora sólo quiero recordarles que los protocolos que supervisa la Agencia Brasileño-Argentina de Contabilidad y Control de Materiales Nucleares (ABACC), son aceptados por las Naciones Unidas, y los países del Grupo de Proveedores Nucleares (NSG) – el más importante es EE.UU. – como salvaguardia adecuada.


Para adictos a la interna peronista: Un poco de metadona

junio 26, 2014

PJ

Ahora, cuando Argentina está en medio de una delicada y compleja pulseada jurídica – con implicancias para el sistema financiero global – no es momento adecuado para analizar el posicionamiento en el fascinante mundo del PJ. Pero hay adictos irrefrenables (yo soy uno). Así que en simpatía comparto este artículo de hoy de Pablo Ibáñez. Es divertido e informativo. Y da una buena idea del “clima” que se vivirá durante doce meses en la sociedad politizada.

El tribunismo mundialista y los espasmos por el expediente fondos buitre pusieron en stand by la temporada electoral. La ansiedad igual opera en otros planos: los candidatos del peronismo K se dedican, algunos casi en la clandestinidad, a las giras y presencias mientras la mayoría diseña movimientos para cuando termine el megashow de Brasil 2014.

El dispositivo K tiene, reconocidos por las normas IRAM del PJ, siete candidatos a los que cedieron vices honorarias a modo de certificado habilitante. De ellos, algunos todavía no terminaron de mostrar las cartas, mientras se produjo una deserción: Jorge Capitanich, potencial candidato del pasado cercano, se bajó privadamente del sucesorio 2015.

Posmundial, Jorge Taiana -un peronista al que el PJ no precandidateó- tendrá su show el 22 de agosto en Ferro. Allí, el excanciller de Néstor y Cristina de Kirchner terminará, tras varios rodeos, de aparecer como aspirante a la Casa Rosada. Con el respaldo del Movimiento Evita (el clan de Emilio Pérsico quiere ampliar la plataforma), Taiana transita hacia una postulación sectorial donde otros dirigentes, como él, pretenden encantar al votante ultra-K.

Agustín Rossi, el ministro de Defensa, figura en esa lista poblada. El rosarino intercala giras de gestión con sentadas políticas -esta semana se vio con José Alperovich en Tucumán y con Eduardo Fellner en Jujuy, y visitó universidades donde entregó copias de las actas de represión-, mientras analiza armar un acto para imprimir como foto oficial de una candidatura que ya se animó a vocear. Proyectó hacerlo en julio o agosto, pero lo dejó en veremos por un criterio táctico: esperar el momento oportuno.

Algo parecido hace Juan Manuel Urtubey. El gobernador de Salta tiene elecciones locales a principios de 2015 y avisó que recién en marzo del año que viene, en la medida que se abroche un pacto con un puñado de caciques, hará un lanzamiento formal y nacional. El salteño es el tercer gobernador, con Daniel Scioli y Sergio Urribarri, que habita la grilla del peronismo K pero, a diferencia de los otros dos, no se mueve como candidato ni se zambulle en la ruleta de posicionamientos y debates.

En Salta sostienen que el momento para jugar la ficha presidencial recién será la primera mitad de 2015 y desempolvan la estadística que certifica que en los últimos 30 años, los candidatos que aparecían como presidentes inevitables al final no lo fueron.

Rossi, como Urtubey, interpreta que el punto de quiebre en el ajedrez electoral será marzo/abril del año próximo pero, a diferencia del salteño, está tentado con montar un episodio de presencia y lanzamiento antes de fin de año mientras multiplica sus raids campañistas. A fines de julio se editará un libro con sus discursos como jefe del bloque de diputados K, más anexos y anotaciones, y Rossi saldrá a contarlo por los barrios.

Taiana y el ministro de Defensa tensionan por la cucarda de candidato K, lotería en la que aparecen también Urribarri, Florencio Randazzo -hasta acá la figura del dispositivo oficial con mejores indicadores en los sondeos-, Julián Domínguez y, poco visible, Aníbal Fernández, a quien el Consejo del PJ también condecoró como precandidato.

Domínguez presentó en Mar del Plata su grupo San Martín, con el que pretende entrar en la maratón presidencial y escalona apariciones en provincias y ciudades bajo ese paraguas. Lo mismo hace Urribarri. Aníbal Fernández, instalado en el Senado, mira el andar de los demás y puede, intempestivamente, meterse en el espadeo para el que se autopostuló.

Randazzo, como Rossi, tiene la ventaja y la limitación de ser ministro K, lo que le otorga visibilidad pero a la vez lo condiciona para moverse libremente. El ministro de Interior y Transporte seguirá, como hasta ahora, con su safari de actos de gestión, esperará que Cristina de Kirchner lo muestre periódicamente a su lado -en el lenguaje cristinista eso se podría leer como el guiño a un preferido-, y antes de fin de año lanzará su candidatura, aunque el formato no lo tiene definido“.


De un peronista calumniado a los compañeros kirchneristas

junio 8, 2014

filosofía

Hoy la periodista Silvia Mercado nos trata a Ricardo, del blog Huevos e Ideas, y a mí de “filósofos peronistas”. Y Manolo Barge insiste en llamarme “el canónigo del cabildo”. Oirán de mis abogados.

Pero asumo que soy reflexivo. He llenado mi cuota de macanas. Y entonces me siento impulsado a pontificar para los numerosos (en proporción) lectores K, y también para el resto de la clase politizada, porqué no.

La polémica en torno a la Secretaría de Ricardo Forster es divertida; además, claro, de la intriga que levanta S. M. sobre si quien eligió el nombre del cargo lo hizo con toda la mala leche del mundo. Por mi parte, sólo voy a agregar que las ideas de Walter Benjamin pueden llegar a ser un afluente más de ese gran río de llanura (mucho sedimento en suspensión) que es el pensamiento nacional.

Después de todo, el empleado municipal (planta permanente) Jorge Luis Borges señaló que los argentinos podemos apropiarnos, desde nuestro rincón del mundo, de toda la herencia universal. Y Perón debió haberlo nombrado en el ´73 en Cultura. A veces pienso que en estos años se trata de cumplir algunas tareas pendientes de los ´70. Con segundas y terceras marcas, que es lo que hay.

También – si buscamos cosas para entreternos – la carrera por el 2015 es apasionante. Hoy Agustín Rossi sale del armario. Y me parece muy bien. Hacía falta un “kirchnerista ideológico” en la campaña (Me permito sugerir a algún otro precandidato que con decir “qué grande es Cristina” todo el tiempo no va a alcanzar. Ni siquiera para el voto cristinista).

Y por supuesto la indagación sobre si el vicepresidente dejó o no impresiones digitales sirve a la pelea por el poder ahora. El veterano Morales Solá no lo pierde de vista.

Pero… el dilema en serio que enfrenta Argentina, la “contradicción fundamental” como decía Mao antes de volverse capitalista, es otro.

También hoy Horacio Verbitsky – no santo de mi devoción, pero no come vidrio – incorpora en su editorial un resumen muy acertado de un programa opositor viable “Buen clima de negocios, roll over de la deuda más dólares frescos por nueva deuda, apertura para cuidar los precios, retraso cambiario y merengue para todos (los que están en el tercio de arriba)”.

Este puede ser el programa – insisto, viable, al menos por un par de años – de muchos de los actuales precandidatos. Y un tercio del electorado es una base muy importante.

Justamente, mi amigo Artemio López insiste todas las semanas, en su blog y en TELAM, que el Frente para la Victoria tiene asegurado un tercio de los votos (un tercio distinto, claro). Creo que tiene razón, si el gobierno no comete errores graves y el Partido Justicialista se mantiene razonablemente unido.

Me parece entonces que, más allá de alquimias electorales, la propuesta para Argentina que va a triunfar es la que logre sumar el tercio restante. El del medio.


No eran pocos, y llegó Randazzo. La carrera K

abril 24, 2014

carrera1

Confieso de entrada que el título es marketinero. Florencio Randazzo no “llegó”, sino que está desde hace rato en la carrera de las candidaturas presidenciales. Pero su anuncio de hoy “Voy a participar en las primarias para presidente” ubica el tema en el marco que me parece evidente – el de las PASO – y además me sirve para reemplazar “El kirchnerismo de los senderos que se bifurcan“, más literario pero muy gastado.

Ya hace una semana el informado Pablo Ibáñez había publicado en Ámbito una nota donde describía la situación en la “galaxia K”. Como de costumbre, tiene buenos datos sobre lo que está pasando en la interna del FpV porque habla con todos los grupos (otros periodistas parece que se limitan a leer sus propias columnas, o de los que piensan igual), pero en este caso pasa por alto algo tan básico como las relaciones de poder en el kirchnerismo. Pero mi opinión la agrego después. Lean:

Que florezcan mil flores pero que después queden dos o tres nomás”… El planteo refiere a la proliferación de candidatos presidenciales, dato que a priori supone dinámica política – y democrática interna – pero comienza a percibirse como un problema a futuro que sólo podría ordenarse de un modo: si Cristina de Kirchner posa su dedo mágico sobre un postulante.

Esperar el dedazo presidencial, a pesar de que muchos dirigentes entienden que eso finalmente no ocurrirá, se convirtió en el comodín del kirchnerismo para no expresar preferencia sobre los cuatro aspirantes declarados – Daniel Scioli, Sergio Urribarri, Juan Manuel Urtubey y Florencio Randazzo – y los varios en gateras – Jorge Capitanich, Agustín Rossi, Julián Domínguez, Aníbal Fernández, Jorge Taiana.

Acordar con alguno de los precandidatos o aguardar hasta que la Presidente bendiga a un dirigente son los extremos de la táctica de Unidos y Organizados (UyO), la megaagrupación que comanda La Cámpora, y reune a más de 20 clanes ultra K; del MILES, de Luis D’Elía al Movimiento Evita de Emilio Pérsico; el Frente Grande, los sabbattelistas de Nuevo Encuentro o, entre muchos otros, el Frente Transversal de Edgardo Depetri.

De ese puñado de grupos, unos pocos mostraron las cartas y se lanzaron a apoyar a algún candidato. La Corriente Peronista Descamisados, que conduce Marcelo Koenig, avanzó en un gesto de apoyo a Urribarri, mientras que, con menos visibilidad, la Martín Fierro de Jorge “Quito” Aragón se movió en la misma dirección aunque, puertas adentro de UyO, avisaron que si la Presidente señala a otro, acompañarán a quien elija Cristina de Kirchner.

Otros espacios, en particular el Evita, puso en la cancha a sus propios postulantes: el evitismo K empuja a Taiana para la pulseada presidencial y a Fernando “Chino” Navarro para gobernador bonaerense aunque mantiene vías de diálogo con otros postulantes.

La Corriente de la Militancia, que nuclea a varias grupos, expone una oferta propia: Agustín Rossi, el ministro de Defensa, anda de ronda para aparecer en el radar 2015.

“La Cámpora no puede decir que prefiere a un candidato u otro porque son la agrupación de Cristina y si lo hacen significa que Cristina apoya a ése…”, explicó un referente de UyO. Sobre esa base, la mayoría de los sectores opta por aguardar una señal o que el tiempo y el viento ordenen las piezas. Con distinto margen de acción, Nuevo Encuentro, el Frente Grande, el Frente Transversal y Kolina, el partido de Alicia Kirchner, engordan ese pelotón. El sabbattelismo interpreta que “no es momento de optar” por alguno de los candidatos sino de “ordenar al kirchenrismo para garantizar el triunfo de 2015”. Lo mismo, casi calcado, sostienen en el Frente Transversal, pero agregan un enfoque: “El candidato debe estar en sintonía con lo que expresa el proyecto nacional y no al revés”. Kolina, que puso a Carlos Castagnetto para circular por la provincia de Buenos Aires, adhiere a la regla de “hacer lo que pida Cristina” a la vez que por tener base en varias provincias puede explorar acuerdos locales.

No hay, al menos hasta ahora, sectores que apoyen explícitamente a Scioli. Es más: genéricamente, en reserva, todos coinciden en que el bonaerense figura entre sus opciones menos deseadas aunque, a diferencia de otros tiempos, dejan de considerarlo un intruso. “Mientras haya muchos postulantes pero ninguno ser el kirchnerista, es mejor para Scioli”, interpretó un referente. Otro exploró los riesgos de la diversidad: “Que haya seis candidatos es muy democrático, pero al final es negativo porque ninguno logra el poder suficiente”.

El timing de la Presidente para ordenar el caos también está en discusión. La decisión de esperar entiende que habrá una intervención directa de la Primera Mandataria que se espera para fin de año. El antecedente es la disputa por la candidatura a jefe de Gobierno porteño en 2011 que enfrente a Daniel Filmus, Amado Boudou y Carlos Tomada, a los que Cristina de Kirchner dejó andar hasta que, al final, intervino en beneficio de uno: eligió a Filmus y meses después entronizó a Boudou como su vice. Algunos creen que no habrá dedazo porque sería demasiado riesgoso elegir un candidato que podría quedar fuera de carrera en las PASO. “A lo Perón, va a bendecir a los dos o tres que queden”.

Mi opinión: Con “relaciones de poder en el kirchnerismo” me refiero a que el rol de Cristina no es, como el de Perón durante su exilio, el del conductor que equilibra distintos sectores de poder y realidades diferentes en la fuerza que lidera. No sólo ella no es Perón; el kirchnerismo, como identidad política, tiene una estructura mucho más débil que la del peronismo en su conjunto. CFK, como todo dirigente, debe tener muy en cuenta los intereses y prejuicios de sus seguidores, pero las agrupaciones que los reúnen no están en condiciones de condicionar una estrategia, excepto para su propio posicionamiento interno (lo que ya están haciendo).

La estrategia del conjunto K se decide – es inevitable – a partir de la lectura de la realidad que haga la Presidente. Y me resulta obvio que ella ya la decidió y puso en práctica.

No es solamente el hecho que las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias ya se cumplieron en 2011 y en 2013. Que los distritos más importantes tienen leyes similares para decidir las candidaturas locales. Que en la Provincia de Buenos Aires deben hacerse al mismo tiempo las primarias locales que las nacionales. Que todas las fuerzas políticas, mayores y menores – algunas a disgusto – ya la incluyen en su estrategia. Teóricamente, el Congreso podría suspender la aplicación de la ley para el año que viene, aunque el costo político para el oficialismo si lo propusiese sería muy alto, y no es seguro que conseguiría los votos.

El dato clave es que los ministros del Poder Ejecutivo nacional – porque Randazzo no es el único – no pueden encarar el gigantesco esfuerzo que requiere una campaña nacional de Primarias (olvídense de la publicidad: piensen en que hay que poner fiscales propios en cada mesa de todo el país) sin el aval explícito de Presidencia. Scioli, otros gobernadores, podrían hacerlo; un ministro, no.

La campaña presidencia de Daniel Scioli ya está en marcha, en todos los niveles, y a nadie se le ocurre que se detendrá, con o sin dedo de la Presidente (algunos dicen que le sería funcional que el “dedazo” apuntara a otro. Es una hipótesis que asume un deterioro futuro mayor del oficialismo).

En breves semanas – ¿después del Mundial? – estarán en marcha las campañas de todos los aspirantes serios a competir en las primarias del Frente para la Victoria. Las siguientes movidas de CFK, y de todos ellos, estarán determinadas por la realidad que van a empezar a revelar las encuestas, y las redes sociales, sobre las chances de cada uno, y del oficialismo como tal. Adaptando una consigna de la competencia, va a estar bueno el escenario político.


El salto del tigre

abril 4, 2014

tigre saltando

Florencia Benson, socióloga, Directora de Branding en #BASAT y autora del recordado blog La Farolera (estas cualidades no están puestas en orden de importancia) ha subido al blog de la Consultora, como me había anticipado, un breve posteo sobre el posicionamiento que ha logrado Sergio Massa en la carrera presidencial del 2015.

Me interesaba su valoración por – obvio – un dato clave: el ex intendente de Tigre aparece primero en todas las encuestas (sí, anche las de Artemio) en las que hoy se mide a las figuras que han sido mencionadas como posibles candidatos en esas elecciones. No tenía dudas sobre su capacidad de evitar tanto el sesgo de su compromiso ideológico como, algo más común entre nosotros, el seguidismo que despierta alguien que va primero. Es una profesional con la que trabajamos en ese plano. Y, además, estamos hablando de encuestas que preguntan sobre una contienda electoral que se hará dentro de 19 meses, y en las que se miden figuras, más que candidatos de fuerzas políticas. Eso me permite a ser bastante objetivo…

El desafío era, en un texto breve, eludir la jerga técnica y apuntar, con realismo, los factores que pueden haberlo llevado a esta situación. Tengo que reconocer que lo ha hecho en forma brillante, y además adelanta un cuadro plausible del reparto de roles en el escenario. Comparto con ustedes algunos fragmentos, y agrego sólo dos observaciones al final. Eso sí, les prometo a ustedes y a Florencia que pronto subiré una respuesta.

EL TIGRE TIENE HAMBRE

¿Por qué Massa va ganando? Es una pregunta delicada que, por estas horas, parece circular como un mantra por los pasillos de la política – ya con entusiasmo, ya con amargo desencanto. Desde #BASAT podemos apuntar … factores que, si no excluyentes o exhaustivos, al menos buscan disparar la reflexión:

El que pega primero pega dos veces. Massa adelantó la largada a la carrera presidencial y la plantó en las PASO legislativas de 2013, mediante una hiperactividad de armado territorial in crescendo, sin tregua ni descanso. La película bien podría llamarse “la rosca sin fin”. Los demás candidatos o precandidatos empezaron a mostrar actividad de este tipo recién después de las elecciones legislativas, en general.

Agenda. Massa tiene un instinto implacable para realizar rápidas incursiones en temas candentes y retirarse a tiempo, sin quedar estancado en ellos. Ejecuta una estrategia que integra, de manera coherente y atractiva, los diversos canales de promoción (que eso hace un candidato; no nos vamos a horrorizar ahora de que los políticos “usan” marketing, ¿verdad?), complementando los medios tradicionales como la televisión, radio y periódicos, con la fluidez de las Redes Sociales. En este momento aprovecha los errores del Gobierno y se mete por esas grietas, apropiándose de los temas y convirtiéndolos en su articulación programática.

… Massa está sabiendo captar y capitalizar las principales demandas flotantes, disponibles (si son genuinas, o inclusive legítimas, es una discusión estéril) que, a modo de resumen, aquí llamaremos “las 3 in”: incertidumbre, inseguridad, inflación. De estas tres cosas habla Massa y habla todo el tiempo.

Estilo. Este factor suele confundirse con lo meramente gestual o, peor aún, con “el look” de un candidato (en fin…). Pero no: el estilo es la impronta personal que un candidato imprime a un programa ideológico, administrativo y político. En este plano, Massa juega al doble juego de desgastar al oponente y a contrastar con él. Es por eso que satura los colores, hace buenas migas con el empresariado y con los sindicatos, con Estados Unidos, en fin, con todos los jugadores que el kirchnerismo le dejó vacantes.

En este sentido, … se encarna el enfrentamiento simbólico de dos arquetipos: por un lado, el Buen Republicano – joven, competente, bien formado, bien pulido, prudente y de perfil ejecutivo, aunque también implica un costado frío, monótono, hiperracional, insensible – frente a la Reina de Corazones – aquella que posee los corazones del pueblo, la que simboliza la preeminencia de lo afectivo-emotivo, y que también implica una dimensión de lo barroco, lo excesivo, lo irracional, cambiante o impredecible.

… Parecen definirse con mayor claridad las tres bandas de competición hacia 2015: por la centroderecha, Massa, que tiene un enorme electorado disponible (si lo sabe ganar) en el espectro de la oposición no-peronista; por el centro, Scioli, a quien este desplazamiento de Massa puede favorecer si juega a ser el candidato caprilista; y la centroizquierda peronista, más estrechamente identificada con el actual modelo y que plantearía una continuidad y profundización del mismo (Rossi, Urribarri, ¿Randazzo?)“.  (completo aquí)

Mis dos observaciones: 1) Este cuadro se concentra en el espacio que podemos llamar “pan peronista”, y deja afuera a la Oposición de origen no peronista. Es cierto que hoy parece difícil que consiga armar una oferta capaz de disputar la Presidencia. Pero tiene más de un año para hacerlo. Y, lo consiga o no, su presencia electoral obligará a tomarla en cuenta. Es el factor de la dispersión en la 1° vuelta al que apuntan los análisis de Artemio López.

Y 2) No estoy de acuerdo con el título que eligió Florencia. Es cierto que el tigre tiene hambre. Vaya si la tiene. Pero esa es una condición permanente. Prefiero mencionar “El salto del tigre”, porque eso nos recuerda que está obligado a seguir dando otros.


A %d blogueros les gusta esto: