Comparto un mensaje

abril 16, 2017

pradera

En estos tiempos digitales, uno recibe constantemente, por correo electrónico, Facebook o whatsapp, mensajes impersonales, es decir no dirigidos a alguien en especial. Mi práctica habitual es no reenviarlos. Y muchas veces ni siquiera los abro.

Pero en realidad no es distinto de los medios, o aún antes, de los libros. Muchos místicos, y Platón, desconfiaban de la escritura. Pensaban que la única forma de transmitir mensajes que vale la pena es verbal, de una persona a otra. Hay una verdad en eso, pero a veces encuentro alguno que pienso que es bueno transmitir. Éste, por ejemplo:

“Esta vida se va a ir rápido, no pelee con la gente, no critique tanto su cuerpo. No se queje tanto. No pierda el sueño por las cuentas. No deje de besar a sus hijos y a su pareja. No se preocupe tanto en dejar la casa impecable. Los bienes y patrimonios deben ser ganados por cada uno, no se dedique a acumular herencia. Permita tener a los perros más cerca . No se ponga a guardar las copas. Utilice la nueva vajilla, no economice su perfume favorito, úselo para pasear contigo mismo, gaste sus zapatillas favoritas, repita sus ropas favoritas , ¿y qué? Si no está mal, ¿por qué no ahora? ¿Por qué no darse una escapada o un viajecito? ¿Por qué no orar en vez de esperar a orar antes de dormir? ¿Por qué no llamar ahora? ¿Por qué no perdonar ahora? Se espera mucho para la Navidad, el viernes, un año más, cuando se tenga dinero, cuando el amor llegue, cuando todo sea perfecto …

Mire, ….no existe el todo perfecto. Los seres humanos no pueden lograr esto porque simplemente no se hizo para completarlo aquí. Aquí es una oportunidad de aprendizaje.

Así que tome esta prueba de vida y hágalo ahora … ame más, perdone más, abrace más, viva más intensamente y deje el resto en las manos de Dios”.


La candidatura de CFK, y la política argentina actual

abril 16, 2017

ajedrez

Las estadísticas de las visitas a este blog -y el monitoreo de portales y redes sociales en general- muestran que el tema del título es el que despierta más atención, y más reacciones de entusiasmo y de bronca, de las noticias políticas locales.

Por eso, ya a principios de esta semana decidí que para el acostumbrado “cuadro de situación” dominical, iba a subir una nota ajena, de 70 días atrás, sobre esa candidatura. Porque -y esto nos dice mucho, no sobre Cristina Kirchner sino sobre los tiempos reales de la política, no los periodísticos- no ha habido cambios importantes en el escenario.

Esto no quiere decir que detrás de los escena no pasen cosas, claro. Y algunas aparecen, cómo no. Hoy, por ejemplo, se publica una noticia… interesante. Pero la comentaré más adelante.

Ahora, les copio este análisis de Ricardo Rouvier del 6 de febrero sobre la candidatura de CFK. Difuso, necesariamente repetitivo en partes, e irritante para las distintas sectas y clubes ideológicos que tienen posición tomada sobre el asunto, refleja en mi opinión los elementos fundamentales de la situación política que vivimos. Los visibles, al menos.

“En el escenario político nacional hay varias incógnitas. El interrogante mayor se localiza en la Prov. de Bs.As., y es la candidatura de la ex Presidenta, que se resolverá, seguramente, minutos antes de cerrarse la presentación que dispone el cronograma electoral. La incógnita juega en el tablero político, genera expectativas y condicionamientos a los otros actores.

No es lo mismo si el FpV/peronismo bonaerense incluye en su oferta electoral a CFK que si no lo hace. El plan de derrotar al macrismo en el 2017 y la vuelta del kirchnerismo al gobierno en el 2019, radica en dar un paso clave: ganar la elección legislativa en territorio bonaerense en donde se produjo una significativa derrota en el 2015 (a manos de Vidal, no de Macri). Hoy la Gobernadora mantiene una alta popularidad, a pesar de que el episodio de las inundaciones, le significó un pequeño costo, pero igual se mantiene en lo más alto nivel en imagen, y se convertiría en la cara de la campaña. Pero una cosa es ser el centro de la estrategia comunicacional y otra ser candidata. Algunos de Cambiemos mencionaban la posibilidad de volver a la experiencia fallida de las candidaturas testimoniales, pero esto no parece sensato.

La presencia de CFK en la elección establece un condimento especial en el tablero, un ordenamiento o un realineamiento de los sectores peronistas que están convencidos con esa jugada, e inclusive de los que no lo están pero apuestan a la fortaleza de la unidad. Hay un tercer grupo que piensa que CFK es el pasado y debe dar un paso al costado, por lo menos en el plano electoral. Sin embargo el peronismo no tiene quien lo conduzca y lo dirija; el kirchnerismo sabe que tiene a Cristina; esa es su ventaja, y considera que el peronismo debería volver a alinearse detrás de ella como ya ocurrió durante los tres gobiernos.

Cristina, para fortalecerse, debería ejercer una fuerte presión centrípeta, no centrífuga, y reconvertir a aquellos grupos y dirigentes individuales que consideran que ella es un obstáculo, y que deben dar un salto cualitativo por encima del kirchnerismo. Hasta la fecha no se observa un gran despliegue organizativo kirchnerista ni peronista alrededor de la constitución del Frente Ciudadano. Esto deja expuesto el talón de Aquiles del sector; la construcción orgánica. Sobrevuela la pregunta: ¿la edificación es responsabilidad excluyente de la conducción o es una tarea a encarar por la segunda línea supervisada por la líder que ocupa el espacio de la autoridad?

Tampoco se observa que el peronismo que ve en CFK el pasado pero no el futuro, tenga resuelto la cuestión organizacional. La fragmentación impide hoy la articulación orgánica, la realización de una fuerza nacional.

La base institucional del peronismo son los gobernadores, los intendentes, los legisladores, y dirigentes sindicales y sociales, pero no hay una unidad partidaria por encima de sus funciones. Hay grupúsculos, distinciones burocráticas, que no tienen cabida en la sociedad.

… Si miramos como en un espejo la situación brasilera veremos que si bien el PT y sus máximos dirigentes han sido afectados en su popularidad, por los escándalos de corrupción, esto no impide, por el momento, que Lula tenga aún un caudal electoral importante. Esto quiere decir que no hay simetría entre la repercusión mediática de un acontecimiento y su correlato en el prestigio o capacidad electoral. Los medios viven la fantasía de creer en la eficacia de su comunicación urbi et orbi.

Aquí los votos que tiene la líder del FpV son de gran adhesión y a prueba de resistencia frente a las diversas indagatorias. Tiene un piso alto y un techo bajo, pero lo que ostenta le alcanza para que afirmemos que hoy está en un posición competitiva para el cargo de senadora o diputada en la Provincia. Competitivo quiere decir que, antes de la confirmación de su candidatura y campaña, se ubica entre los primeros, sin poder anticipar un resultado definitivo. Los que se anticipan a anunciar que CFK gana o pierde, lo hacen desde el calor de posiciones políticas. Además, los últimos desempeños de las agencias de medición electoral, en el plano internacional, hacen que los investigadores sean más cautelosos que antes. Esto no evita que haya operaciones de todo tipo a favor o en contra del protagonismo de Cristina, o de la posición que hoy ostenta Cambiemos en la Provincia.

Hay una controversia estratégica en el seno del peronismo y del FpV; y es si hoy la figura de CFK es facilitadora u obstaculizadora para la constitución de un gran y amplio frente opositor. La fuerte verticalidad restringe el camino para la configuración de una alianza amplia. Pero, a su vez, los críticos en el peronismo no tienen un candidato de un tercio del electorado. Y lo que pesa, son los votos. Es verdad que una buena actuación del FpV en la provincia lo ubicaría bien para una recuperación del gobierno en el 2019, y el cristinismo ve que el éxito de una candidatura de su jefa podría iniciar el retorno triunfal del kirchnerismo.

En cambio, si se presentara otra lista distinta (independiente del Frente Renovador) a la que lidera Cristina esto disminuiría los promedios y facilitaría la performance de Cambiemos o Massa. Las PASO y luego la general, serán para el peronismo una doble vuelta de la interna para establecer la medida de las fracciones.

Es muy compleja la relación que tiene la sociedad con la política, cuando ésta se externaliza en acciones, figuras, liderazgos y acción institucional. Y eso obliga a andar con mucha prudencia en la construcción del futuro. La opinión pública no tiene la linealidad que quieren los políticos; su volubilidad desconcierta a dirigentes y analistas. La atribución ideológica sigue siendo un dispositivo de coherencia, que niega la diversidad interna, el desvío de un supuesto canon. Es más económico hablar de “derecha” e “izquierda” que decodificar que significa eso para la población, mucho más en un país en que el peronismo trazado en diagonal, hace más impreciso estos estereotipos.

Los doce años de kichnerismo que mostraron una alta eficacia electoral no pudieron evitar que en la legislativa bonaerense del 2009 ganara la alianza Unión-PRO con De Narváez, Solá y Macri como consecuencia de la caída económica y el conflicto con el campo; y en la legislativa del 2013 se impusiera el Frente Renovador liderado por Sergio Massa . Esto significa que puede repetirse la derrota del actual oficialismo, aunque no anticipa un resultado determinado para el ´19 .

Lo que conceptualmente está en juego es si la recuperación del kirchnerismo puede hacerse con la decisión llana de restauración, sin pensar en edificar una diferencia con el período 2003/15. Eso supone creer que la mayoría de la sociedad estaría dispuesta a reconsiderar y reparar su voto, y esto sería facilitado por una eventual hecatombe del gobierno de Cambiemos. Pero también surge de investigaciones en el territorio que gran parte de la sociedad, que está apretando los dientes, no quiere regresar sin más a la situación anterior.

Las hipótesis catastrofistas sobre la gestión Macri favorecen la inmovilidad en el peronismo y el kichnerismo; ahora, si el gobierno ganara en las próximas elecciones en el distrito, la fragmentación del peronismo se dilataría varios años, y el kichnerismo quedaría muy herido. Para muchos dirigentes peronistas, la recuperación del mismo no ocurrirá este año, y esto es otra diferencia con el kichnerismo, que apura un retorno más rápido.

Por lo tanto, parece que hacia el 2019 la oposición debería proponer un cambio, otro cambio sobre lo existente; aunque hay una clara tendencia a capitalizar el rédito de la negatividad de la gestión actual. Esto demora o suspende, una vez más; la formulación de un plan, de un proyecto de largo plazo que es el gran ausente de la política nacional.

A pesar de que la causa de la herencia recibida va perdiendo valor en la opinión pública, día a día; y el gobierno que creía que no lo iba a utilizar electoralmente porque iba a ser sustituido con los logros conquistados, está claro que con las manos vacías, el pasado seguirá inundando el presente en el discurso de Cambiemos.

Por otro lado, aparece el Frente Renovador, con una base peronista y otra más independiente; pero si la confrontación electoral pone a Cambiemos y al FpV frente a frente y con toda la furia; la alianza de Massa tendría serias dificultades, como que ya las tiene, de poder lograr una identidad diferenciada y un protagonismo mayor. No obstante, no se puede dejar de mencionar al FR como uno de los tres grandes protagonistas de las elecciones venideras en el distrito. La intención transversalista al sumar a M. Stolbizer, expresa una voluntad política de Massa, aunque obtura la llegada de muchos peronistas. Todavía el FR no es una fuerza política organizada, tiene muchos caciques, pero cada cual habla su idioma. Acá la calidad de su segunda línea no se traduce en riqueza electoral esperada.

De las 23 provincias, hay 11 que están en manos del FpV, pero eso hoy no significa que están bajo la dirección de CFK. La presencia de mayor envergadura del kirchnerismo está en territorio bonaerense (en grandes ciudades y no en el interior); en CABA y en Santa Cruz.

Para Cambiemos el objetivo electoral es CABA, Bs.As, Santa Fe y Córdoba que sumados representan 18 de los 28 millones de votantes, o sea el 64% del total. El objetivo es alzarse con el triunfo en la mayoría de estos distritos, pero sobre la condición de no perder en la Prov. de Bs.As. Tienen asegurados CABA (salvo que Lousteau juegue como adversario) y Mendoza, más alguna otra provincia pequeña; pero el resto está en manos del ministro Frigerio con su buena llegada a las provincias.

No se puede negar que la figura de Cristina, si bien es un aglutinador carismático de sus propias filas, no logra ampliar los anillos alrededor de su núcleo. Tampoco se puede negar que tiene un poder de llegada mucho más acotado comparado con el ejercicio presidencial. No es una política ideal para negociar en las fronteras; y se ha pertrechado muy cerca de su propia persona.

Su futuro político nacional y el del kirchnerismo sólo puede darse desde el crecimiento de lo que tiene, y no de repetir lo que tiene. Necesita la gestación, la inventiva y el desarme de su propio encierro. Claro todo eso es más difícil desde el acoso judicial.

La ecuación de la estrategia política es que el kichnerismo debe ir por el no kichnerismo. Este viaje supone un desplazamiento de su propia centralidad.

Hay algunos gobernadores justicialistas van a cerrar sus territorios en la campaña distrital, frente a lo que ocurra en Bs.As. Y si se produjera una recuperación del kichnerismo encabezada por su líder, surgirán inmediatamente precandidatos presidenciales que hoy son gobernadores o ex gobernadores para cerrarle el paso a CFK. Esto demostraría que el resultado de la Provincia de Bs.As. no es indiferente para nadie.

Hay movimientos del gobierno hacia algunos ejecutivos provinciales, con el fin de cooptación individual, no institucional (cosa que dejó claro la UCR). Este movimiento de seducción del macrismo se ve facilitada por un PJ Nacional, cada vez más inexistente.

El protagonismo, de Cristina en la próxima elección, provoca una conciencia generalizada de que si no fuera candidata en la Prov. de Bs.As., el kirchnerismo no podría recuperarse . Hoy, su candidatura se eleva por encima del promedio en el segundo y tercer cordón, y baja en el primero y en el interior provincial. Lo que está pasando es que el segundo y tercer cordón, que votó por Cambiemos, lo hace por la ex Presidenta.

Algo parecido ocurrió con De Narváez en el 2009, Sergio Massa en el 2013 y Vidal en el 2015, que sectores muy sensibles a expresar su enojo con los oficialismos lo expresan. Allí también, en las barriadas del conurbano llega el equipo de Vidal, que no puede mostrar resultados socioeconómicas para la población, y les piden paciencia y esperanza mientras amplían la AUH. Es mucha la inyección de recursos provinciales y nacionales que se vuelcan en segmentos medios bajos y bajos del territorio, para mantener la fidelidad de hace poco más de un año que eyectó a Vidal a la primera plana de la política.

Si vemos el diagnóstico electoral, tenemos que Cambiemos está entre los primeras fuerzas de la provincia, pero su mejor candidata, Carrió, se ubica por debajo de la alianza, esto significa que puede llegar, si hace una buena campaña, al tercio que aún no tiene la diputada. Trasladar a la diputada a CABA, lleva a que el protagonista comunicacional sería el “equipo Vidal”; con la gobernadora caminando la calle y acompañada por el Presidente.

Las últimas noticias sobre aumentos en la canasta familiar, obligan a mirar con detalle cómo se tensa la cuerda de la paciencia colectiva en relación al gobierno. Es imaginable que también la gobernadora debe imprecar al cielo cada vez que se produce el hundimiento gradual de los ingresos familiares.

El mayor impulso del FpV como fuerza política es ir en una sola lista unificada y ganar o, en una hipótesis de mínima, entrar segundo muy cerca del primero. Si, por el contrario, la jefa del kirchnerismo no fuera candidata no hay otra figura, hoy, que asegure ese caudal de votos. El preferido del peronismo, y del FpV en el caso que ella no compita, es Daniel Scioli, pero con menos capacidad electoral que en el 2015.

Florencio Randazzo, aún no ha definido su futuro, pero aparece con la decisión de hacer su propio juego. Armaría una lista que integre también Julián Domínguez y acompañado por algunos intendentes que se han reunido y organizado en las últimas semanas. CFK no tendría cabida en ese proyecto o tendría un papel secundario.

Otro de los interrogantes: ¿el peronismo irá unido al kirchnerismo (sin el Frente Renovador), integrando a La Cámpora, al grupo Fénix, Grupo Esmeralda, El Establo, Movimiento Evita?. ¿Todos adentro y confluyendo a una misma lista de senadores o diputados? ¿O habrá más de una lista, favoreciendo sin duda, a Cambiemos y al FR? Parece difícil concitar tantos intereses y tantos candidatos en una lista de unidad, salvo el paso al costado, el renunciamiento de varios, que esperan cosechar más adelante.

Otra hipótesis podría suponer a Cristina como candidata por Santa Cruz, que con mayor facilidad podría obtener su cargo legislativo. Pero esta alternativa, no tiene la misma significación nacional que la que supondría un triunfo en el territorio bonaerense. Igual se presente o no CFK al distrito de la Prov. de Bs.As., este es el campo de Marte y no otro.

Las PASO son impensadas si la lista fuera encabezada por CFK como candidata a senadora, en cambio podría haber competencia entre Scioli y Randazzo, con listas separadas. Pero, todo esto es parte de lo que hemos caracterizado como incertidumbre. Sin duda, una vez definidos los candidatos principales también habrá que sortear no sin polémica la confección de las listas. Y nuevamente habrá que cotejar el grado de poder o no poder de la ex Pta. para incidir en la definición de los nombres.

La vigencia de CFK está dada por la militancia activa de sus seguidores, su propia comunicación, y por el rechazo de sus adversarios internos y externos. Hay una hipótesis de gran circulación, que dice que al gobierno le conviene que CFK mantenga esta presencia punzante en el tablero político, y a tiro del Poder Judicial por el desprestigio que generan sus dichos o acciones. Esta suposición se completa con que entonces, su performance serían sus votos duros y nada más. Y si no fuera candidata en la Prov. de Bs.As es que no se atreve a la probabilidad de perder.

Hay otra hipótesis contraria, que circula en él kichnerismo, y es que Cambiemos será derrotada; concluirá la alianza y habrá crisis que asegurará desembocará en la pérdida de la presidencial en el próximo turno (o se va antes por la hecatombe socieconómica).

Ninguna de estas suposiciones, grandilocuentes por otra parte, pueden confirmarse, porque siempre la realidad es más compleja que nuestras elucubraciones”.

Como pueden imaginarse, la noticia a que me referí al comienzo es la de la reunión del martes pasado entre Cristina Kirchner y el gobernador Alberto Rodríguez Saá. Por supuesto, es una movida política entre otras (a partir de mañana, el ritmo será frenético hasta la presentación de listas). Pero me parece significativo que sea una expresión clara del peronismo tradicional, de ese conservadurismo popular que forma parte de la identidad peruca desde sus mismos comienzos en 1945, el primer gobernador no K que se reúne en público con Cristina Kirchner.


La encuesta del sábado (que no es de Gloria)

abril 15, 2017

bruja-con-bola-de-cristal

Gente habitualmente bien informada, como dicen los periodistas, me hizo llegar esta encuesta de Gustavo Córdoba y Asociados. No necesito repetirles, espero, que considero que todas las encuestas bien hechas no son más, todavía, que fotos muy borrosas del estado de ánimo social (En un par de meses llegarán a ser fotos borrosas. Pronósticos… una semana antes de las elecciones, y aún entonces falibles). Pero el sr. WordPress me dice que mis amables visitantes se apasionan por las encuestas… Pueden acceder a ella cliqueando aquí.

Esta es más interesante que otras porque ha sido armada para tratar de reflejar todo el  ámbito nacional (Como saben, la república sigue más allá del Arroyo del Medio). El sesgo (todas lo tienen)… me parece que es cordobés, y no me refiero al apellido del encuestador.

De todos modos, confirma un dato que ya han volcado encuestas más regionales: la división que se expresó en el balotaje de noviembre ´15 sigue existiendo. Lo que no puede asegurar es la fuerza de esa división, si será decisiva en las elecciones de este año. Los políticos tendrán que hacer sus apuestas.


“La cuestión coreana”

abril 15, 2017

UN forces' transport vehicles recrossing

La amenaza de guerra -que forma parte del menú permanente de herramientas de al menos dos de los actores principales en el conflicto: la República Popular y Democrática de Corea y los Estados Unidos de América- está subiendo de temperatura. Otra vez.

Ayer, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, hombre cauteloso, instó a la República de Corea, los EE.UU. y la R.P.D.C. a darse cuenta del riesgo. “China exhorta a todas las partes a terminar con las declaraciones provocativas y evitar conducir la situación hacia un punto de no retorno”, dijo Wang tras las consultas con su equivalente francés, Jean-Marc Ayrault.

Tiendo a pensar que no le harán caso. El gobierno de Corea del Norte emite en forma regular y consistente declaraciones provocativas. Su estrategia, ya es evidente, requiere que los demás jugadores crean que está dispuesto a ir a la guerra, sin importarle los costos. Si no, evalúa que su régimen, y posiblemente su país, no sobrevivirán.

En cuanto a EE.UU., … Trump ya ordenó el lanzamiento de cohetes en Siria, mientras comía un postre con Xi Jinping. Y luego, la “Madre de todas las bombas”, en Afganistán. No necesita decir nada en Twitter.

Entonces ¿Marte tendrá ocasión de juzgar a los príncipes en el campo de batalla, como es su vieja costumbre? No es posible decirlo con certeza. Las armas nucleares de destrucción masiva han sido usadas para la guerra sólo dos veces, en 1945, y nunca más. Desde entonces, sólo han servido como amenaza, y han servido bien. ¿También esta vez?

Como sea, hoy, 15 de abril, se cumplen 105 años del nacimiento, en la entonces Corea japonesa, del fundador de la dinastía norcoreana, Kim Il-sung. Y el régimen que inició gusta de los aniversarios. Tal vez hoy hagan algún anuncio espectacular.

Por eso me parece útil compartir con ustedes este excelente trabajo sobre los actores del drama de Fredes Luis Castro, a quien nuevamente recurro en el blog. Entérense:

EE.UU.:

El Secretario de Estado norteamericano Rex Tillerson sostuvo el último 16 de marzo que la política de los últimos 20 años de su país hacia Corea del Norte en orden a su desnuclearización había fracasado, y sugirió un nuevo tipo de aproximación. Tillerson hizo estas declaraciones durante la gira que realizó en distintos países del Este Asiático. Pocos días antes, el Ministro de Relaciones Exteriores de China Wang Yi, en una conferencia de prensa brindada ante medios nacionales y foráneos, había propuesto una solución diplomática de dos vías, de “suspensión por suspensión”. Esta oferta apunta a una paralización de las pruebas armamentísticas por parte de Pyongyang por un lado, y de los ejercicios militares conjuntos de Seúl y Washington por el otro.

Flynt L. Leverett, profesor de Asuntos Internacionales y Estudios Asiáticos de la Universidad Estatal de Pensilvania, cuestiona la estrategia de Donald Trump hacia los países asiáticos y los incentivos a que da lugar, por un excesivo interés mercantilista que aprovecha amenazas regionales, como la nuclear norcoreana, para arrancar concesiones comerciales de sus condicionados aliados. “En el caso de una Asia estable, ¿cómo podría Trump usar el poder militar para obtener concesiones económicas de nuestros aliados o de China?” interroga Leverett. A la capciosa pregunta del académico (también ex funcionario de estratégicas burocracias estadounidenses) se podría responder que sin tanta inestabilidad, de arranque, se complicaría la venta de un sistema de misiles que Lockheed Martin brinda por un valor no menor a los 800 millones de dólares.

Se trata del sistema móvil de defensa antimisiles THAAD que Estados Unidos desea desplegar en Corea del Sur, resistido por China. Sucede que el radar del sistema THAAD tiene la capacidad de recopilar información de las ojivas nucleares chinas en las pruebas que el gigante asiático realiza, regularmente con una orientación Este-Oeste (dirección adoptada, casualmente, para no perturbar sensibilidades surcoreanas). De más está decir que también serviría para suministrar vital y temprana información a Washington sobre una agresión o represalia misilística china contra la potencia americana. China podría reducir las capacidades vigilante y espía del radar THAAD redireccionando sus pruebas hacia el este, hacia las aguas que también bañan las costas surcoreanas (cuando un radar está dirigido contra la parte frontal de un misil su capacidad informativa se reduce significativamente, por la menor reflexión electromagnética de la nariz y los lados del cono), pero esto alteraría los ánimos de este país.

Si China dirige sus pruebas balísticas en dirección a la geografía de la Corea capitalista configura una amenaza para el sur peninsular, si no lo hace se arriesga al espionaje norteamericano. Si la patria del Gangsta Style adquiere el escudo THAAD amenaza la seguridad china, si no lo hace se arriesga a la agresión norcoreana y al malestar político económico del Pentágono. Es lo que el profesor Li Bin caracteriza como un verdadero dilema securitario.

El caso THAAD es un capítulo más de la histórica novela de relaciones entre los divididos pueblos coreanos con Estados Unidos y China, que narra las influencias que las potencias han ejercido en la confección de las políticas domésticas y exteriores de los territorios separados por el paralelo 38º.

Corea del Norte:

Hasta 1999 las “Cuatro Grandes Líneas Militares” fueron junto con la ideología Juche pilares esenciales de la ingeniería política diseñada por Kim Il-sung. Un pueblo armado, un estado fortificado, hacer de cada soldado un cuadro y la modernización militar, fueron directrices consagradas como garantía de la estabilidad del régimen y de la independencia nacional. Kim Jong-il sustituyó las Cuatro Líneas por la doctrina songun o de la primacía militar. Sumamente criticada por los sacrificios que implicó para los 24 millones de habitantes sostener un ejército de más de un millón de efectivos. Sin embargo puede conjeturarse que fue una anómala forma de avanzar hacia la desideologización y la desmilitarización de toda la sociedad (con repliegue, no renunciamiento, de la ideología juche), a favor de un cuerpo organizado, controlado y vocacionalmente pragmático (en desmedro simbólico del proletariado y real del poder del partido).

En el VII Congreso del Partido, el primero en 36 años, celebrado en el 2016, Kim Jong-un consolidó la estrategia byungjin como sucesora de la doctrina songun, que apunta a un progreso simultáneo de lo nuclear disuasivo y lo económico. La dimensión militar cedió su primacía, para compartir (al menos, por ahora, en lo estratégico discursivo) prioridades con el desarrollo económico. Cabe registrar que el tránsito entre la primacía militar y la estrategia byungjin fue contemporáneo al desmembramiento estatal y la desintegración social del totalitarismo soviético, del que tomaron debida nota las jerarquías del comunismo norcoreano.

Corea del Sur:

En Corea del Sur fue la administración de Kim Dae-jung la primera en atreverse a un programa de mayor autonomía respecto de Washington, con su Política del Sol, de distensión, coexistencia pacífica y reconciliación con Corea del Norte. Su sucesor, Roh Moo-hyun, fue mucho más atrevido, y formuló una política de Paz y Prosperidad en el Noreste Asiático signada por la idea de una declinación americana, paralela a la reemergencia china. No desconoció la alianza militar con Estados Unidos, pero promovió una cooperación regional propiciando un rol central y equilibrador (especialmente entre China y Japón) de su país. El gobierno de Lee Myung-bak, que comenzó en el 2008, puso fin a esta estrategia tan ambiciosa como un tanto contradictoria en sus metas. Pero la Corea Global con que Lee quiso trascender la iniciativa de su predecesor, no se desconectó de su filosofía. La exposición internacional que compensó la menor injerencia regional, permitió sortear cualquier malestar estadounidense, al tiempo que se erigieron redes y relaciones aptas para contener a Seúl cuando el ocaso americano tuviese lugar. La presidenta recientemente destituida Park Geun-hye puede considerarse una continuadora de esta línea, con la creación en el 2013 del MIKTA, asociación constituida por México, Indonesia, Corea del Sur, Turquía y Australia. Su decisión de facilitar el despliegue del sistema THAAD es coherente con el vínculo estratégico con Washington preservado por otros jefes de estado.

La “norcoreización” del temperamento que habita la Casa Blanca aporta un elemento de incertidumbre tal que dificulta predecir con algún margen de seguridad los escenarios posibles en esta región y otras partes de Asia. Habrá que ver si el interés mercantilista de Donald Trump se impone sobre las estrategias convencionales de sus burocracias, o sucede lo contrario. De hecho, mientras termino este artículo, Rex Tillerson, con tono perentorio, advierte que “todas las opciones están sobre la mesa” con respecto a Corea del Norte, lo que no descarta una definición militar.

China:

Es el tipo de pronunciamientos que Xi Jinping desea que se eviten, en particular a meses de la realización del XIX Congreso Nacional del Partido Comunista de China, que aprobará su segundo mandato al frente del gobierno. Pero no importa quién gobierne el Reino del Medio, no existe posibilidad alguna de que comulgue con intervenciones militares o acciones desestabilizantes del régimen vecino y colega, más allá de puntuales sanciones económicas destinadas a impedir peligrosos progresos nucleares armamentísticos. Históricamente para China la península coreana siempre fue un espacio sensible para su soberanía, habilitante de penetraciones extranjeras.  Esto no ha cambiado, por el contrario es inimaginable que opere a favor de una unificación que permita la mudanza de los 30 mil soldados americanos estacionados en Corea del Sur a zonas aledañas a su frontera. Demandante formidable de recursos naturales, tampoco desea que los tesoros minerales de Corea del Norte sean aprovechados por otros países, como lo hizo la industria japonesa durante la ocupación de la primera mitad del siglo pasado.

Japón:

En El largo siglo XX Giovanni Arrighi sostiene que la guerra de Corea, que concluyó con una tregua que mantiene partido al país desde 1953, significó el despegue económico de Japón. Es posible que sea una de las causas que contribuyó al desarrollo de la posguerra mundial, sin embargo la internacionalización de sus industrias y un eslabonamiento de producciones que lo centralizan como generador de tecnologías de punta fueron materializados en tiempos de paz. Japón tiene en claro que no puede mudar de barrio, por ende, como China, apostará por la estabilidad y las vías diplomáticas. Dicho esto, me atrevo a conjeturar que los sensatos deseos de Shinzo Abe de revisar el texto constitucional para fortalecer las defensas militares de su país pueden aprovechar los momentos (y los gobiernos) impredecibles para intensificar sus propuestas”.

Escenarios, intereses y esperanzas:

Lo que pretende Kim Jong-un no es muy diferente a lo aprendido de su padre y su abuelo: ajustar los engranajes que hacen funcionar un sistema totalitario, al tiempo que con una gradualidad de cámara lenta ajusta ese sistema al ecosistema político y económico global. En este sentido, sobre su programa nuclear quiere que sea tolerado, a cambio de no incrementar su arsenal y no exportar los conocimientos inherentes. Sus hermanos y compatriotas del sur capitalista necesitan concentrar energías en lo inmediato, obtener de todos los actores interesados un paréntesis en las conflictividades que les conciernen, para preparar las próximas elecciones presidenciales luego del proceso que terminó con la expulsión de Park Geun-hye. La ex presidenta soportó, entre otras dificultades, un rechazo popular a la instalación del sistema THAAD, al que luego se sumó el descontento por su incapacidad para poner fin al boicot económico chino aplicado por ese motivo. Para peor, Rusia se alió con el gigante comunista en el rechazo, complicando el escenario internacional. Seúl espera que las potencias tomen nota de todas estas disrupciones.

El próximo presidente surcoreano deberá definir líneas de acción para enfrentar estos desafíos, entre los que se inscribe también la cuestión relativa al parque industrial Kaesong. Una reapertura del polígono industrial es, quizás, la ventana de oportunidad para disparar nuevos acuerdos con Kim Jong-un y buscar convergencias entre los intereses económicos y políticos que contienden.

La unificación alemana se produjo como consecuencia de la indetenible decadencia de la Unión Soviética, toda Corea debe edificar la propia unidad mientras observa la reemergencia de otra potencia autoritaria, el Reino del Medio, esta vez con bandera comunista. El resiliente pueblo coreano espera menos que el siglo XXI sea la centuria china, y que sea fundamentalmente el de la unidad sólida y definitiva de toda su patria”.

Quise poner en el posteo imágenes de la Guerra de Corea en los ´50. Arriba, el legendario Paralelo 38°. Aquí, cuatro mapas de esa guerra que nos recuerdan que fue quizás la última en el viejo estilo, de grandes maniobras y desembarcos de infantería, durante largos años. Sería trágico, no sólo para los coreanos, que aprendiéramos ahí como serán las próximas.

koreanwar


“Cristina apostaría por Verónica Magario”

abril 14, 2017

Veronica-Magario

Como habrán notado, el título está puesto entre comillas. La noticia ha sido lanzada por el informado (en las roscas y delirios de la fauna política del peronismo) Pablo Ibáñez en Clarín. Y si bien no es “la madre de todas las bombas” -hace tiempo que se conversa sobre  el tema, también aquí- que haya saltado a ese medio masivo no es trivial. Y me extrañó que en la bloguería politizada, que en otro tiempo era el lugar de la discusión política, no se hablara del asunto. Por eso el blog de Abel asume el pesado 🙂 deber. En Viernes Santo, además. Copio y luego comento:

“-Si vos vas de candidata tenés mi apoyo.¿Pero no pensaste que quizá te conviene preservarte?

En el tórrido diciembre de San Pablo, Verónica Magario le hizo la sugerencia a Cristina Kirchner y escarbó en un asunto tabú: la hipotética postulación de la ex presidenta en la provincia de Buenos Aires.

Por decisión personalísima de Cristina, la intendenta de La Matanza se sumó el año pasado a la comitiva que la escoltó a Brasil, donde se reunió con Lula Da Silva y Dilma Rousseff.

Cuatro meses más tarde, el comentario que la ex presidenta no respondió, tomó volumen frente a la versión de que Cristina habría decidido no ser candidata en 2017 y que impulsaría a Magario como postulante.

Por la atmósfera de secretismo del planeta K, unos abrazan la posibilidad como una certeza y otros lo interpretan como una “bomba sucia” de la ex presidente. Una distracción.

El dato tuvo como usina el Instituto Patria, bunker de la ex presidente al que diariamente concurre Oscar Parrilli. Pero rebotó en el Congreso y sumó guiños de Máximo Kirchner que en una charla con dirigentes habló de las contras de que su madre compita este año. “Si se presenta y gana la elección, la van a acusar de ser desestabilizadora” dijo el diputado, según reconstruyó Clarín. Sorprendió que exponga argumentos por la no candidatura cuando La Cámpora es el sector más necesitado de una postulación de la ex presidenta.

A la defensiva, en La Matanza dicen desconocer si Cristina tomó esa decisión y niegan que a Magario le hayan hecho esa oferta. “Ella es intendente y la votaron para serlo por cuatro años” avisan.

“Pero en política nada es imposible”, entornan la puerta. Apenas diez días atrás, Fernando Espinoza, jefe del PJ bonaerense y caudillo matancero, mencionó a Magario entre los “intendentes nuevos” que podrían ser candidatos.

En el mix, invocan encuestas que ponen a la ex presidente con índices de intención de voto del orden del 35% a nivel provincial. “Con esos números ¿cómo no va a ser candidata?” especulan en voz alta.

Digresión: la hostilidad en Santa Cruz con Alicia Kirchner parece reducir las posibilidades de Cristina en esa provincia. No competir o hacerlo por Buenos Aires. “Allá está todo mal: pierde” deslizan, brutales, desde una trinchera K.

Desde el planeta cristinista, aportan dos impresiones. Una refiere a los dones de Magario. “Es mujer para confrontar con Vidal, es peronista y de La Matanza pero no es Espinoza, no es ultra K pero Cristina la banca” sintetizan como si fuese una bio de Twitter.

Dos. El cristinismo stockea furia contra Florencio Randazzo y lo enfoca como un rival inevitable. “Cristina elige a Magario y si se anima que Florencio vaya a una primaria” dicen operadores K y agregan una provocación: “Así se termina la fantasía de que Randazzo es un gran candidato”.

Máximo Kirchner fue más allá: frente de legisladores y dirigentes del FpV dijo que cree que Randazzo podría aliarse con Sergio Massa.

El ex ministro, activo pero invisible, sigue mudo pero deja que armen en su nombre: el martes el bloque post K que nuclea al grupo Esmeralda, el Movimiento Evita y gremios sumó un malón de legisladores provinciales.

“Florencio va a ser candidato y le gusta la idea de una interna, pero los tiempos los maneja él” dicen a su lado y presumen que Cristina no jugará pero promoverá a alguien en su nombre. “Para nosotros, la mejor interna sería Florencio contra Scioli: lo nuevo contra lo viejo” prueban eslogan.

La versión sobre Magario rodó hace un mes cuando apareció medida en una encuesta atribuida a La Cámpora. Volvió atada a la versión de que Cristina decidió no jugar, en medio de la tensión entre los intendentes del PJ que apuestan a Randazzo y los que andan con Scioli que, en campaña, visitó 15 municipios.

Coincidió con el rumor de que Martín Insaurralde podría sumarse al pelotón de candidatos.

El lomense -que la semana pasada habló con Randazzo y quedaron verse “pronto”- en 2013 fue candidato de Cristina y perdió. Lo mismo ocurrió en 2015 con Scioli. Son ejemplos de lo que se suele llamar “casting defectuoso” de la ex presidenta”.

Mis (superficiales) reflexiones: Primero, me parece necesario decir que no veo de qué se preservaría Cristina Kirchner al no presentarse a estas elecciones. Del acoso judicial? Absurdo; creer eso es no entender nada de los tiempos judiciales y de la lógica del poder de ese mundo. Del “trágico” hecho que no volverá a sacar (probablemente) el 54 % de los votos? También absurdo: en la lógica de la política, sólo importa cuántos goles hiciste en el último partido. Y el que no juega, no hace ninguno. Para figura mítica, Perón. Y nunca dejó de jugar, aún proscripto, con candidatos “mulettos” o el voto en blanco.

“Preservarse” tiene algún sentido, en todo caso, si prevé una derrota electoral terminante. Al candidato Seguro lo llevaron preso, pero las encuestas no parecen indicar esa eventualidad.

Ojo. Estos hechos, que me parecen indiscutibles, no demuestran por sí que la candidatura de CFK es la mejor estrategia para el peronismo en su conjunto. Muchos dirigentes -los que no están conformes con ella, para decir la verdad- piensan que el peronismo bonaerense debería presentar una candidatura y una propuesta renovada, y que no encuentre tanto rechazo en los sectores que pueden votar al peronismo pero no a ella.

En mi opinión, por si interesa, el liderazgo de Cristina Kirchner es una realidad ineludible en gran parte de la militancia política y de los peronistas “domiciliarios”, como llama un amigo a los votantes que no están vinculados a ninguna estructura o agrupación. Que son la mayoría. Tratar de hacer como si eso no existiera, no es una estrategia sensata.

Al mismo tiempo, estoy tan convencido como esos dirigentes que el peronismo debe renovar sus figuras y su propuesta. Pero eso no se inventa. No puede ser la decisión de un (además inexistente) Estado Mayor. Lo van elaborando los votantes (antes se decía el “pueblo”) a lo largo del tiempo. 

Porque también la vertiente del peronismo que se referencia en la figura de CFK muestra escasez de liderazgos territoriales, de una segunda línea con poder propio.

El crecimiento de la figura de Verónica Magario, como otros nuevos liderazgos locales, puede verse como una etapa de este proceso renovador del conjunto del peronismo. Que no tiene que ver con la Renovación de los ´80, y menos con la que trata de propangadizar el periodismo clarinista.

Ofrezco alguna conclusión concreta? Y, no. Faltan dos sólo dos meses para la presentación de listas, pero serán 60 días muy intensos. Y no descarto tampoco la versión que sube a los medios Pablo Ibáñez. Porque la política no es ni puede ser un ejercicio completamente racional para maximizar el poder. Los motivos y el carácter personal existen. Después de todo, como me señalaba una amiga perceptiva, tampoco hay un motivo lógico para que Cristina Kirchner no se candidateara al Senado para 2015, cuando abandonara la Presidencia.


Argentina Nuclear, 2017 – LIX: La C.I.A. mira al Cono Sur, 1982

abril 14, 2017

Este capítulo es la segunda parte de una trilogía que gira alrededor de un análisis confidencial de la Agencia Central de Inteligencia, C.I.A., sobre el posible desarrollo atómico de Argentina, hecho semanas después que el gobierno militar fuera derrotado en la guerra del Atlántico Sur. Y desclasificado hace pocos años. En la primera parte, el capítulo LVIII, Daniel Arias analiza el informe. En ésta, se lo enfoca desde la región.

59. El contexto regional

Pinochet y el general Figueiredo, éste del arma de Inteligencia: nuestros presidentes vecinos cuando el contralmirante Castro Madero inició el LPR. La CIA estaba convencida de que el LPR desataría una carrera armamentista con Chile, y una escalada proliferativa con Brasil.

El documento de la CIA de 1982 versa sobre el Laboratorio de Procesos Radioquímicos argentino. Curiosamente, la instalación nunca es llamada por su nombre. La junta de espías que lo firma sesiona dos meses tras la finalización de la Guerra de Malvinas. Estima –otro interesante error de análisis- que al Proceso todavía le queda un tiempo inestimable pero largo “de descalce”, hasta poder dejar la presidencia en manos de civiles.

Lo que queda sobreentendido, aunque no escrito, es que esa retirada del poder durará al menos  5 o 6 años. Es el mínimo necesario para que la Argentina haga dos cosas: a) terminar e inaugurar el LPR con combustible de Atucha I, b) construir algún reactor plutonígeno secreto, para luego alimentar el ya activo LPR con combustible de bajo quemado. De éste sí se puede sacar buen plutonio 239 de pureza militar.

Esta inferencia es el meollo del documento, y por momentos se vuelve muy explícita. Es decir, no es una inferencia.

El problema de los espías era cómo aprovecharía el tiempo el contraalmirante Carlos Castro Madero, si su corazón aguantaba. Sabían que el tipo cargaba ya con 5 by-passes. 1986, creían, sería la fecha de posible entrada en servicio del LPR. En suma, que el contraalmirante necesitaba 4 años para terminar la planta de gestión de residuos líquidos del LPR y negociar la autorización de la RFA (República Federal Alemana) para que nos permitiera reprocesar legalmente el combustible de Atucha I, legalmente de propiedad alemana.

Si esto sucedía (va de mi cosecha, no está en el informe), la RFA exigiría que el reprocesamiento se hiciera “bajo salvaguardias”, es decir vigilancia técnica y contable del destino de cada gramo de plutonio por parte del inspectorado de la OIEA. En tal caso iba a haber más agentes de la CIA en Ezeiza que en su sede de Langley, Virginia, EEUU.

El informe da cifras concretas y correctas: se empezaría con 6 toneladas/año de combustibles gastados de Atucha I. De ese modo, el LPR podría obtener unos 18 kg/ año de plutonio. Era irrelevante que fuera militarmente inútil, porque resultaba diplomática y geopolíticamente peligroso.

Los “spooks” yanquis son profesionales y hay un método en su locura. Se encargaron de liquidar para siempre el desarrollo de nuestra tecnología de “back end”. Ya no podremos fabricar nuestros propios combustibles MOX a partir de desechos nucleares. Tampoco podremos remover de estos los transuránidos de largas vidas medias, y así acortar de 10.000 a 200 o 300 años la resistencia y estanqueidad exigibles a nuestro repositorio geológico “de alta”, cuando lo tengamos.

Es difícil que la historia nos conceda una segunda oportunidad de hacer todo esto por cuenta propia, en instalaciones propias y con tecnología propia. Tendremos que subcontratar reprocesamiento en Europa, como los japoneses. Pagando como duques, como ellos, mal modo de abaratar la electricidad nuclear. Y comiéndonos –como ellos- conflictos con terceros países, por asuntos de rutas marinas y países ribereños justamente cabreros.

La alegre muchachada de Langley en 1982 estaba muy desnortada. No entendía en absoluto cómo funcionaban los cerebros de la CNEA y el de Castro Madero en particular. Delante de sus narices de espías, y sin que pudieran entenderlo, Castro Madero le masticaba la yugular a todo idiota terrestre, naval o nabal que le exigieran la bomba YA, para restañar su pundonor de derrotados sin haber olido pólvora, como decía Borges.

Pero donde le doy razón a los gringos es en esto. Hay que imaginarse al presidente procesista paradigmático del período post-Malvinas, general Reynaldo Bignone, aquel “viejito bueno” hoy con varias condenas a perpetua porque mató más gente que la viruela. ¿Lo recuerda bien?

Ahora trate Ud. de imaginarlo a don Reynaldo en situación de explicarle afablemente por teléfono a al igualmente cortés y ceremonioso presidente de Brasil, general de inteligencia Joao Figueiredo, que el plutonio salido de nuestro LPR nunca sería lo suficientemente puro como para borrar del mapa más que, bueh, quizás una parte ínfima de Sao Paulo, “mais muito pequena, seu geral”. Por sobredetonante.

¿Se iba a tranquilizar mucho Figueiredo?

La CIA supuso con razón que Figueiredo se iba a volver loco. Tenían bien su perfil: era de Inteligencia, es decir un paranoico pago por serlo, como ellos. Inevitablemente, pensaron que Figueiredo reflotaría entonces el rumbo franco hacia la bomba que traían sus antecesores, los generales Ernesto Geisel, y antes de él, Emilio Garrastazú Médici, otro espía, by the way.

Sobre Chile, la CIA y cónclave no especula. En su informe, declara que Pinochet y su generalato se van a poner muy bélicos, aunque admiten que en materia nuclear, así como en casi toda otra industria, Chile es un jardín de infantes con vista al mar. Justamente por ello, no es imposible que tengan alguna reacción incontrolable. Queda sin decir algo obvio, pero lo añado: Chile ya tiene un equipamiento y entrenamiento militar convencionales superiores al argentino y no ha perdido ninguna guerra. Puede provocarla.

En su informe, que en realidad dice más sobre ellos mismos que sobre nosotros, la CIA muestra muy buena información de detalle y una estrategia muy lógica para contrarrestar nuestro (ejem) muy evidente rumbo hacia la bomba.

La llave para impedir que el LPR empiece a trabajar en 1986, dicen, la tiene la RFA. Si ésta se niega a que el combustible de Atucha I se reprocese, chau LPR. Hay que apretar a los alemanes occidentales. No es tan fácil. Pero ya se hizo antes, cuando los nibelungos le vendieron una rara tecnología de enriquecimiento de uranio por toberas al general Ernesto Geisel. No servía para nada. Esa le salió bien a los yanquis.

Si la RFA nos niega el uso de los combustibles gastados de Atucha I, el documento especula con otra fuente posible de plutonio para el LPR. La central CANDU que la CNEA está construyendo, con 4 años de demora, en Embalse, Córdoba. No está en el documento pero añado: el espionaje yanqui confía bastante en la nueva dureza canadiense para impedirnos, llegado el caso, el reprocesamiento de esos combustibles. La diplomacia yanqui hace rato viene estrangulando a Ottawa para que Embalse ni siquiera se pueda terminar.

Efectivamente, ante las dificultades económicas de la obra, los canadienses estuvieron varias veces a punto de patear la mesa e irse. Esa conducta no la habían tenido jamás con otros países del Tercer Mundo, donde los fondos aparecen un día y desaparecen al siguiente, usos y costumbres. Los CANDU son reactores para países pobres, y en ese mercado el vendedor debe mostrar manga ancha y no poca paciencia. No fue el caso con nosotros. Se agravan mis sospechas de que todas las veces que hubo que renegociar con la AECL (Atomic Energy Commission, Limited) la terminación de Embalse, estábamos hablando con un Canadá rehén.

La CIA sabe que Castro Madero conoce su negocio. Si quiere reprocesar BUEN plutonio, lo que puede y sabrá hacer muy bien el contralmirante es diseñar un reactorcito plutonígeno, una “production facility”. Es moco de pavo, para un hombre de semejante formación, reactorista doctorado del Instituto Balseiro, con estudios posteriores en el Vallecitos Nuclear Center de California. Puede hacer obras mucho más complejas que una tosca “production facility”, el contralmirante.

La CIA cree que Castro Madero construirá este reactorcito en algún “culus mundii” de sus grandes desiertos internos, donde no lo encuentre nadie. Un “Manhattancito gaucho”, vamos. Y en cuanto se tenga suficiente plutonio, esta vez del bueno, lo reprocesará en el LPR y hará una bomba bien hecha para una prueba nuclear subterránea “pacífica”.

La CIA delira. No tiene idea del realismo político de Castro Madero, quien termina de destruir su poca salud pulseando contra idiotas con más galones que cerebro, que le exigen la bomba patriótica. Pero la CIA no delira cuando dice que Castro Madero podría tener un plan B sin bombas: construir la planta de propulsión nuclear de un submarino de caza como el HMS Conqueror, el que hundió al crucero ARA Belgrano.

Y efectivamente, Castro Madero habló no poco de ello. Motivos personales, además de geopolíticos y tecnológicos, no le faltaban: su hijo revistaba como oficial en el Belgrano aquel 2 de mayo de 1982, y casi se transforma en la víctima número 324 del hundimiento. Su padre lo dio por muerto hasta que finalmente la Armada logró recuperar las balsas, desapartadas y dispersas por medio Mar Argentino debido a una tempestad.

En muchas cosas la tienen clara, los gringos. Pero de la idea matriz fundante de la CNEA, según la cual la verdadera posición de fuerza no está en tener la bomba sino en tener la capacidad de hacerla, y sin embargo no hacerla, ésa no la entienden. No les cierra. Ven en blanco o en negro, o están obligados a ellos. Y nosotros, ya lo dije en algún posteo anterior, somos más bien una cebra.

Hundimiento del ARA Belgrano el 2 de mayo de 1982, foto sacada desde las balsas. Carlos, el hijo de Castro Madero, entonces Teniente de Corbeta, estaba a bordo de una de ellas.


Música para la pascua: REGINA COELI, de CAVALLERIA RUSTICANA – Julia Varady

abril 13, 2017

Para pascuas, aún si sólo es ocasión para un feriado largo, corresponde algo sereno, además de hermoso. Por eso, REGINA COELI, un fragmento -poco más de 5 minutos- de la ópera CAVALLERIA RUSTICANA. La soprano es Julia Varady y la acompañan la National Philharmonic conducida por Gianandrea Gavazzeni y el London Opera Chorus dirigido por Terry Edwards.

Las imágenes son de un video sobre la arquitectura de Sicilia. Entre esas visiones del Barroco pueden verse algunas más antiguas, como el Cristo Pantocrator, en la catedral de Palermo, creo. No sé si esos tiempos eran más serenos que los nuestros, pero sabían crear belleza perdurable.


A %d blogueros les gusta esto: