Interpretando a Cristina

Desde que este blog quedó abandonado por tareas de publicidad, y luego aún más por AgendAR, escribí muy poco aquí sobre la interna. Tema que reservo para conversaciones privadas (eso de obligar a entregar los celulares antes me parece exagerado por ahora, dicho sea de paso). El blog queda para reflexiones distantes, cuando no puedo evitar la compulsión de pensar en voz alta. «Control de daños», le dicen ahora.

Pero… hay un punto en particular que me fastidia desde hace algunas semanas, y unos comentarios desconcertados -también en privado- sobre una reunión reciente de CFK «me pueden».

Reuniones como las que tuvo con la generala Richardson y con el embajador Stanley son parte de las tareas de la Vicepresidencia, que en nuestro país incluye la Presidencia del Senado. Como las visitas a Putin y a Xi son parte de las tareas de la Presidencia de la Nación (sólo que Alberto tiene una naturaleza más extrovertida).

El mensaje realmente significativo fue recomendar públicamente -o sea, al Presidente y urbi et orbi– la lectura de «Diario de una temporada en el 5° piso» de Juan Carlos Torre. La crónica de la gestión económica, realizada con solvencia técnica, eso sí, en un gobierno «progresista» (se puede decir que el progresismo entre nosotros lo inventó Don Raúl; antes la izquierda era otra cosa), sin alianzas reales con poderes fácticos, que terminó en una hiperinflación que lo llevó puesto. Queridos amigos cristinistas ¿necesitan que CFK les haga un dibujito?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: