El Rodríguez Larreta que (se) viene

En estos días, el paso atrás simultáneo de Patricia Bullrich y de Lilita Carrió fue un hecho político de mediana importancia, pero una gran ocasión para tweets. Yo también me dejé llevar por la tentación, confieso, pero me quedé pensando si había lugar para una reflexión sobre la coyuntura, a mitad de camino entre las chicanas de twitter, y los análisis sociológicos que ya harán María Esperanza Casullo, Martín Rodríguez, Pablo Touzon… Quiero probar. Para eso está el blog, no?

Lo primero que se me ocurre es que hoy Argentina está más lejos de volverse Venezuela. Con esto no me refiero a las fantasías paranoicas que abrigan los sectores más proclives a referenciarse en Pato o Lilita: el plan totalitario de Cristina Kirchner que, por alguna razón, no llevó a cabo durante sus 8 años de Presidenta, pero que ahora realizará a través de su títere, Alberto. Pavadas, no.

Por “Venezuela” me refiero a una situación que también los argentinos conocemos: una oposición que no es sólo un elenco dirigencial que quiere llegar al gobierno, una que es, sobre todo, un sector social minoritario pero importante, que cree que su única forma de alcanzar el poder e impedir políticas que aborrece es destruir a sus adversarios. Y si lo consigue, cree que necesita prohibirlos y perseguirlos para conservarlo. Argentina de 1949 a 1983, más o menos.

Hace bastantes años, dije en el blog que el triunfo de Alfonsín en 1983, hizo viable el camino electoral en nuestro país: el antiperonismo percibió que el peronismo podía perder elecciones nacionales libres. Hasta entonces nadie lo creía (tampoco los peronistas).

Entonces, el dato más importante del escenario actual es, en mi falible opinión, que los sectores hostiles al gobierno actual perciben al Pelado como un candidato con chances para derrotar a la coalición que respalda a los Fernández en 2023. Por supuesto, es una especulación. Como dijo un danés que no apareció en Borgen, es difícil hacer predicciones, sobre todo acerca del futuro. Por ejemplo, un resultado en noviembre próximo, muy diferente de los números de octubre ´19, en un sentido o en el otro, cambiaría totalmente el panorama.

Pero es necesario tener claro hasta qué punto la política es anticipación. Especialmente en nuestro país, donde buena parte del poder económico depende de los privilegios que puede extraer del Estado (Y el resto, de eludir sus controles). No que no pase en todos lados, pero donde los partidos políticos no tienen recursos propios, como en Argentina, es más notorio.

Un marxismo residual en el pensamiento político tiende a ver a los muy grandes empresarios como hacedores de candidatos. En parte es cierto ¿quién pone el muchísimo dinero que se necesita para las campañas?, pero más importante, sostengo, es el fenómeno opuesto, los CEOs buscando ansiosamente el candidato “friendly” que pueda ganar elecciones. Ni hablemos de todos los que abrigan ilusiones de conseguir cargos o contratos en un futuro gobierno.

Así, mi impresión (¿debo repetir lo de falible?) es que lo que veremos en estos meses es una paulatina, o no tanto, consolidación del papel central, como futuro candidato presidencial, de Rodríguez Larreta en el “dispositivo” opositor, con corcoveos fuertes del radicalismo para aumentar su precio.

Una tarea inmediata, a medida que, como se espera, la campaña de vacunación reduzca el peso de la pandemia, como está sucediendo en EE.UU. y en la mayor parte de Europa, será tratar de sacarse la imagen subyacente de “Juntos por el Covid”, a la que la arrastraba la campaña polarizadora de Patricia.

Esto también obligará a la coalición oficialista a buscar figuras y temas para el enfrentamiento con HRL. Contra el ex presidente Macri era más fácil. Pero si conozco a esa tribu -y la conozco- esperarán a los resultados de noviembre para decidir cuáles deben ser las adaptaciones. Es razonable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: