Las marchas de Blumberg, la protesta de la policía bonaerense

Blumberg es el apellido de un empresario textil cuyo hijo, Axel fue secuestrado en marzo de 2004 y luego asesinado. Esta tragedia hizo que sus protestas y reclamos se convirtieran en un símbolo del tema siempre sensible de la «inseguridad», es decir, el delito violento. Blumberg comenzó a pedir reformas -endurecimiento- del código penal y a organizar marchas en apoyo de sus propuestas.

La primera marcha fue el 1 de abril de 2004. Una multitud estimada en 150 mil personas se movilizaron al Congreso Nacional, donde Blumberg presentó un petitorio exigiendo la aprobación de decenas de proyectos de endurecimiento de penas, baja en la edad de inimputabilidad, y juicio por jurados. Ese petitorio fue respaldado varios millones de firmas de ciudadanos de todo el país.

Las siguientes marchas (hubo 5) fueron menos numerosas y su figura empezó a ser cuestionada.

Pero había conseguido su propósito explícito. Blumberg fue recibido en el Congreso, por la Corte Suprema y por el mismo presidente de entonces, Néstor Kirchner. Que ordenó al bloque oficialista en Diputados y en el Senado que votara a favor de las reformas, que fueron aprobadas e incorporadas al Código Penal.

(En realidad, el juicio por jurados ya está en la Constitución. Pero no le gusta a la familia judicial y a la mayoría de los abogados, ni a su ala reaccionaria ni a la progre. Por eso es la reforma que nunca se puso en práctica. Tampoco la pavada, dicen en mi barrio).

¿Qué tiene que ver esto que pasó hace 16 años con el episodio de anoche frente a la casa del gobernador en La Plata? Déjenme plantear el escenario político de ese momento, con parecidos y también diferencias importantes.

Kirchner llevaba menos de un año gobernando, y saliendo, muy lentamente, de una crisis económica brutal. Ya estaba construyendo, mediante gestos simbólicos importantes, como la reactivación de los juicios de lesa humanidad, su alianza con el electorado de centro izquierda -que al haberse volcado al Frepaso permitió la victoria de la Alianza y la derrota del peronismo en la elección presidencial de 1999 (él había sido el jefe de campaña de Duhalde, así que lo tenía muy claro).

Pero también se dio cuenta -y en su entorno se lo dijeron- que, sensible como es el tema de la inseguridad, esas marchas de Blumberg habían servido para expresar, y volcar masivamente a la calle, a una oposición que después de la catástrofe del 2001 estaba desunida y sin proyecto político.

Hasta aquí, es un escenario con parecidos y diferencias, como ya les dije. El punto que me interesa marcar es la decisión que tomó Kirchner. Esas reformas -que se podría resumir como de «mano dura»- iban en contra del ideario garantista y de derechos humanos caro a sus aliados progres (lo que después fue la militancia kirchnerista estaba muy en embrión en ese tiempo).

Peor aún (peor desde mi pragmático punto de vista) esas reformas, como mucho de lo que se plantea en el discurso de «mano dura», eran totalmente ineficaces para disminuir el delito violento. Que no disminuyó en absoluto con su aprobación.

Pero Néstor tal vez fue visitado por el fantasma de Don Bartolo, que le susurró «Cuando todos se equivocan, todos tienen razón». O, más probable, como político lúcido que era, decidió que era mejor ceder en un punto que servía como elemento aglutinante a una oposición que expresaba a una parte muy numerosa de la sociedad argentina. Y seguir gobernando con sus propias políticas. Que se probaron razonablemente exitosas.

Uno espera que el escenario que se desarrolle sea más parecido que diferente. El que viva lo verá.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: