La política y la audacia

Fortuna_Huiusce_Diei

Otra vez recurro a las encíclicas de Artepolítica para mi sermón dominical. Y en esta ocasión no agrego una reflexión propia más o menos articulada. Simplemente, voy a compartir con ustedes una sensación personal. Que me hizo cambiar mi mirada sobre este texto.

Hace una semana, Nicolás Tereschuk, el legendario Escriba, me envió esta nota que había subido en Artepolítica. De entrada, me entusiasmó. Uno tiene sus debilidades intelectuales, y un ensayo que empieza citando al clásico de John Pocock, “The Machiavellian Moment: Florentine Political Thought and the Atlantic Republican Tradition”, tiene asegurado que me va a enganchar.

Pero ese material es demasiado erudito para un humilde blog politizado como éste. Lo decisivo es que continuaba haciendo con lucidez un “cuadro de situación” con el que en varios aspectos yo estoy de acuerdo. Y en otros, creo que aporta “la otra cara de la moneda”. Pero… la exhortación final me parecía demasiado fácil. Lo dejé de lado.

Ayer lo volví a leer, y me dí cuenta que Nicolás tenía razón. El que había hecho una evaluación fácil era yo. Dejo de lado la introducción para politólogos, que pueden leer en el original, les copio abajo la parte central del artículo, y les digo lo que siento sobre el asunto:

“Los romanos  tenían un dicho “Fortes Fortuna adiuvat”, la fortuna favorece a los fuertes, a los valientes.

También bajo ese lema voy a postular unas ideas:

La sociedad siempre está cambiando pero no es cierto que este oficialismo se monte sobre un enorme cambio social. Por un lado, no hay un cambio copernicano en la individuación, el consumismo, las “aspiraciones”, elementos que siempre han estado presentes en el sustrato cultural argentino. Por otra parte, también puede ser discutida la tesis del sacerdote Rodrigo Zarazaga –quien en una entrevista reciente relató que hace poco pudo reflexionar en su adultez sobre los sentimientos de la empleada doméstica que ingresaba por la puerta de servicio a su casa paterna- en el sentido que la base social del peronismo está “quebrada” entre trabajadores “formales” e “informales”, o entre demandantes de alimentos y de cloacas. Se trata de una idea muy atractiva pero que no se corrobora ni en el mapa del voto, ni en los datos de construcción de cloacas durante los últimos 20 años, ni en etnografías que pueden ser diversas de las del religioso.

En ese contexto, lo que sí ha habido es un movimiento que ha otorgado liderazgo, sentido, orientación y orden, que ha vuelto más “compacto” al sector que lidera la revancha de los privilegiados que ahora gobierna la Argentina. Se trata de un movimiento que pudo haber empezado a cobrar fuerza diez años atrás con el conflicto de la 125, unos años después con la conformación del “Grupo A” en la Cámara de Diputados y en otros hitos hasta llegar a su triunfo electoral en 2015. En forma paralela, y en espejo, los sectores que integraron un gobierno nacional y popular comenzaron a desgajarse, probablemente también con inicio en la 125, cuando dejaron los bloques peronistas dirigentes como Felipe Solá y Carlos Reutemann, y luego con hitos como el alejamiento del oficialismo de Hugo Moyano, primero, y de Sergio Massa, más tarde.

De un breve tiempo a esta parte, probablemente desde el último trimestre de 2017, hay algunas señales de que esta dinámica antes descripta se ha revertido o frenado. Por un lado, se da el caso del presidente Mauricio Macri, el único que yo recuerde que, con el nivel de poder que tiene, no encuentra una larga fila de dirigentes, intelectuales o artistas que deseen ir a besar su mano. El jefe de Estado viene de retroceder algunos pasos con su programa frontal de reformas neoliberales esbozado en su discurso de noviembre en el Centro Cultural Kirchner, a partir de la resistencia social de diciembre, mes en el el que se aprobó la reforma jubilatoria. En ese contexto, el bloque compacto del oficialismo encuentra tensiones: dirigentes radicales que denuncian a ministros, empresarios aliados que cuestionan determinadas políticas económicas, alejamiento de sindicatos otrora afines o neutrales. Del lado de la oposición se da un movimiento en espejo, aunque se lo quiera minimizar. Los ejemplos son claros: Felipe Solá pisó luego de diez años un Congreso del PJ bonaerense. Hugo Moyano apareció abrazado a Jorge Capitanich, a quien cinco años atrás había tratado de “Fidel Pintos” y “Quico”, y a Axel Kicillof, “bestia negra” del Impuesto a las Ganancias, por dar solo dos ejemplos.

En ese contexto, me pregunto si la forma de ganarle al oficialismo llegará de la mano de dejar de lado aquello que el campo nacional y popular tiene en su ADN y que el macrismo debe comprar en la góndola del márketing. Si la capacidad de tener sensibilidad, empatía, cercanía, corporeidad y sentido común -eso por lo que el PRO paga cuando un asesor recomienda sacar fotos a sus dirigentes tocando las manos de personas- debe ser dejada de lado para pasar a intentar una forzada estética “moderna”. Me pregunto en este sentido si esta oposición necesita muchos community managers o dos, tres, muchos Tigres de los Llanos.

Para finalizar y retomando las reflexiones iniciales,diré que a un gobierno que -como enseña Maquiavelo- si no puede ser amado, apuesta por ser temido, lo más flojo que puede oponérsele son dirigentes que sean -como quizás diría Weber, con alguna larga palabra en alemán- “cagones”.”

Digo rápido lo que comparto y lo que comparto a medias: Pienso que tiene razón Nicolás en que el “campo popular”, o el Partido de los de Abajo, no está más dividido por una fractura social que lo que estaba en 2003, por ejemplo. O, con otras líneas de fractura, en 1946. El desafío y el triunfo de la conducción política es articularlo.

También estoy de acuerdo en que el dato nuevo es que ese Partido de los de Arriba ha conseguido formar un partido político que arma frentes y gana elecciones nacionales sin que intervenga el Partido Militar, por primera vez desde 1916.

En cambio, me parece demasiado optimista su mirada sobre la relación de fuerzas actual. Creo que ese Partido de los de Arriba está menos deteriorado (salvo una Crisis macha) de lo que ahí dice, y la recomposición de Nuestro Lado menos avanzada. Hay señales de una y otra cosa, pero falta bastante todavía.

Ahora, el punto central: Pensé que la alusión a la audacia que faltaba, se parecía demasiado a la indignación fácil de los que creen que a un gobierno apoyado por el poder económico y una buena parte de la sociedad, se lo detiene con un discurso o una votación en el Parlamento. O fingen creerlo, desesperados por políticas que agreden sus valores y se desahogan puteando a los diputados y senadores que votaron. Que también se merecen esas puteadas, después de todo.

Ayer se me ocurrió que el que está demasiado tímido es el peronismo, como fuerza política, como realidad social. Que se refugia en su historia y en las expresiones de su bronca con Macri, porque no se está animando a decirle al pueblo argentino lo que quiere y puede ofrecerle. Es una impresión, nomás.

9 Responses to La política y la audacia

  1. Rogelio dice:

    Hola Abel !

    Puede ser que en tu último párrafo te refieras a hechos de “audacia y valentia” como uno, por ejemplo, que se hizo trascender en febrero pasado ?


    Para ampliar => https://goo.gl/fWuEvd

    Comento simplemente para aportar al debate sobre “la audacia y la valentía” en la política.

    Aunque quizás el episodio también sería un caso adecuado para el demorado análisis sobre “la simulación” en política.

    Para completar visitar el comentario y video de Norberto al post anterior => https://goo.gl/d5KWeK

    Saludos y Felices Pascuas de Resurrección

  2. Pedro dice:

    Se pudo ver a Daniel Filmus, hace no mucho, decir, frente a una cámara, que había que oponerse a las políticas de este gobierno. En el minuto que se extendió la entrevista, que por el horario y el canal daba para lanzar dos o tres candidaturas, no explicó a qué se refería, ni por qué había que oponerse, ni qué proponía como reemplazo. Daniel me parece un buen tipo, pero en ese momento me costó creer que se dedicara a la política. Acto seguido entrevistaban a Solá y a Fernández, quienes por lo menos se cuidaban de no sugerir lo que no estaban dispuestos a defender.
    Pienso que hay una penosa miopía y cortoplacismo en quienes se declaran oposición. Si a esta altura se necesita un alto grado de voluntarismo para ignorar que la economía de este gobierno es un mamarracho y que su probable consecuencia es la pobreza de millones y la indignidad de una nación, con el debido respeto, muchachos: ¿a qué dedican su tiempo?

  3. Raúl C. dice:

    Dirigentes que no sean esa palabra en alemán de Weber…

    En un comentario hace pocos días yo deslizaba la esperanza de que aparezcan dirigentes que -por lo menos- no sean *resignados*…

    Y efectivamente, no veo al peronismo diciendo ‘lo que quiere y puede ofrecer al pueblo argentino’.

    No se lo ve ofreciendo la más mínima alternativa.
    ¿Es el partido de la resignación?

    Si ‘con Cristina o con cristinistas se pierde en 2019’ (porque ‘solo’ se llega a arañar un 35-40 por ciento), yo me pregunto cuánto va a sacar el partido de la resignación. O de la bronca con resignación.

    ¿15 tal vez?

  4. vale dice:

    Yo empezarìa con la reflexión siguiente, el que está arriba no me refleja un partido sino una comunidad de intereses protegiendo entre muchos cada uno los suyos.
    Donde ustedes ven política en los de arriba, yo veo un amuchamiento ( sumatoria de yoes cuidando su quintita individual o colectiva, defendiéndose amuchadamente de algún otro cepo o cosa por el estilo. para lo cual rapidamente están sentando las bases) pero, no olvidemos que los intereses, no generan lazos solidarios duraderos, ni tampoco suponen comunes convicciones, por esto no lo llamaría “un partido”, amuchamiento me suena mejor para los adefesios.
    Obviamente creo que el gobierno anterior, politicamente fue después de muchos años, genuinamente peronista de la a la z.(tan peronista fue que hasta a los no peronistas nos movilizó en apoyo).
    El problema es que en los movimientos, los parámetros nunca terminan de aclararse ( a menos que hablaramos por ejemplo, del movimiento obrero que tiene muy claro de qué lado está e históricamente definido aunque también hubo algunas excepciones, bah )
    el problema es que la historia define pero a medida que transcurre , también desdibuja a veces y entonces nos encontramos con sorpresas poco gratas como un Menem o un Corach un Lopez Rega un Menem y por el estilo que lo desfiguran y cuando se van dejan a sus crías)
    A muchas de esas crías, los k no les gustaban nada y siguen estando adentro haciéndole el favor a la competencia y ocupan cargos en el legislativo y algunos del ejecutivo de sus respectivas localidades.
    En el partido radical , nos pasó exactamente lo mismo, con algún sanz, con algún Angeloz, con alguna carrió, hasta que el partido quedó desdibujado a nivel de mamarracho.
    Que el 35% de los votantes del peronismo prefiera a cristina es un dato importante a tener en cuenta, esto significa que dejarla afuera sería como subestimar al 35 % de sus votantes y supongo, que en un partido serio no deberían hacer eso porque un partido político sin votantes es la nada misma y si ella sigue teniendo ese nivel de votos, será simplemente que , por más esfuerzos que haga el aparato, el 35% de votantes siguen creyendo en ella.
    Yo entiendo perfectamente que al templo puede no gustarle, pero resulta que al pueblo le gusta y tendrán que definir, si el pueblo o el templo, qué elegirían Perón y Evita? qué eligieron ellos? al lado de quién se quedaron? con qué finalidad se conformó el partido peronista?
    Y bueno, esto nomás.
    Más Actitud peronista…digo yo peronistas y radicales ( que parece que se están depertando del sueño de caperucita porque apareció la bruja mala…) ( lo cual me alegra mucho).
    Espero que hayan tenido una pascua en paz y en familia.
    abrazo a todos

  5. Anónimo dice:

    Hacía tiempo que no leía un artículo tan desacertado y voluntarista.

    Desde dar por sentado que Macri espera o necesita -a la vieja usanza peronista- besamanos, hasta recalar en Solá y Moyano como tibios síntomas de concordancia…

    Mas del mismo blablerío de un sector político que quemó idiotamente sus últimos cartuchos y ya no tiene nada para ofrecer. Y es lo que TODOS -incluídos los votantes- saben, sin necesidad de que exista un Macri que lo recuerde.

  6. Norberto dice:

    Bueno, esta encuesta encargada por el multimierdos al consultor del Empleado, Hugo Haime dice exactamente lo mismo que Ud Raul, a pesar que en Octubre con listas propias y aliadas según Andy Tow tuvo mas del 35%

    https://info135.com.ar/2018/04/01/encuesta-sobre-peronismo-vergonzosa-opereta-de-clarin-y-massa-para-atacar-a-cristina/

    http://joserubensentis.blogspot.com.ar/2018/04/algunos-numeros-para-el-2019.html

    Agradeciendo al compañero Sentís, vemos que a pesar del encargo, el consuitor y el direccionamiento de la consulta, el resultado no es malo.
    Stop Fly pasajeros Bondi Arbus para pasajeros y equipajes de la lowcost
    Nunca menos y abrazos

  7. ricardo j.m. dice:

    no tenias una noticia real para aportar, porque todos sabemos que esas declaraciones no existieron mas que en ese hoax de ambito

  8. vale dice:

    anónimo producto acabado de esto sos? vos apoyás esto?
    http://www.iasvirtual.net/cereco/globaliz/arfran02.htm

  9. guillermo p dice:

    Vale:
    decir “…el gobierno anterior…(tan peronista fue que hasta a los no peronistas nos movilizó en apoyo)…”,
    es por lo menos confuso. Vos no decís que compartís gran parte de su praxis sino que te moviliza por ser justamente peronista.

    ¿Por qué esa necesidad de diferenciarse?, más cuando los requisitos para pasar a ser peronista, estando uno identificado o “movilizado” aunque no sea más que subjetivamente son sencillos de cumplir: basta con decir “soy peronista” y no aclarar más. Salvo en lo quye respecta a desde dónde se viene.

    A menos que tengamos conceptos bastante diferentes de lo que es un Movimiento.

    De esta manera nadie podrá decir que ustedes son de afuera y no tienen más que acompañar cuando los de adentro lleguen a un acuerdo. Y ayudarán a inclinar la balanza para compensar a “las sorpresas”.

    Un abrazo grande.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: