Una invitación de Stephen Hawking

bienvenida

Ayer, 14 de marzo de 2018, Stephen Hawking aceptó morirse. Hace más de medio siglo los médicos le diagnosticaron ELA, Esclerosis Lateral Amiotrófica, y le calcularon dos años más de vida. Pero tenía algunas cosas que hacer, y las hizo.

Tenía el coraje más raro -no el de dar la vida, son muchos los que se descubren capaces de hacerlo- sino el de vivir en circunstancias terribles, casi completamente paralizado. Fue recompensado, por lo que valga: su nombre se convirtió para multitudes en todos los países, en símbolo de la Ciencia moderna.

Debo reconocer que, en mi poco autorizada opinión, S. H. no hizo los aportes fundamentales, los cambios de paradigma que en el siglo XX están asociados con los nombres de Einstein, Schrodinger, Dirac, … Pero en 1975 unió la astrofísica y la mecánica cuántica cuando postuló la “evaporación” de los agujeros negros. Lograr esa unión en el plano teórico lo había frustrado al mismo Einstein.

También aportó a la divulgación de la ciencia, una tarea valiosa. Y tenía sentido del humor e imaginación. Hace algunos años envió invitaciones a una fiesta, después de la fecha fijada. Les cuento la historia, para los que no la han leído en La Nación o en la BBC. Y si la leyeron, la cuento para mí. Es mi saludo en el blog:

El 28 de junio de 2009 a las 12:00 Stephen Hawking se instaló frente a la puerta de entrada de un elegante salón de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, y esperó.

Hawking, quien falleció este miércoles a los 76 años, permaneció allí, esperando, sin sacar su mirada de la puerta cerrada.

“Me gustan los experimentos simples y… el champán. Así que combiné dos de mis cosas favoritas para ver si los viajes en el tiempo del futuro al pasado son posibles”, explica Hawking en el citado documental.

Para probar esta idea, el físico no le contó a nadie de la fiesta hasta que ésta terminó.

Solo entonces envió la invitación, que incluía las coordenadas exactas en tiempo y espacio del evento, organizado en la tradicional escuela Gonville y Caius de Cambridge. “Usted está cordialmente invitado a la reunión de viajeros del tiempo organizada por el profesor Stephen Hawking”, decía el texto, que también incluía la irónica aclaración de que no era necesario confirmar asistencia.

“Espero que copias de esta (invitación) sobrevivan por varios miles de años en un formato u otro”, explicaba el también divulgador científico, cuyo libro “Una breve historia del tiempo”, de 1988, vendió más de 10 millones de copias en el mundo.

Y agrega: “Quizás, algún día, alguien viviendo en el futuro va a encontrar la información y usará una máquina del tiempo para venir a mi fiesta, probando que, un día, los viajes en el tiempo serán posibles”.

Al ver que la aguja del reloj pasa las 12 y nadie entra a su fiesta, Hawking pone en práctica su sentido del humor y dice: “Esperaba que la futura Miss Universo iba a abrir la puerta”. Años después, el físico explicó en un simposio en Seattle, Estados Unidos, que “la teoría de la relatividad general de Einstein parece ofrecer la posibilidad de que podemos deformar el espacio-tiempo tanto que podríamos viajar al pasado“.

Tengo que decir que así es. En la teoría de la relatividad especial formulada por Einstein en 1905 -y no desmentida por más de un siglo de experimentos- el espacio y el tiempo son un único continuo, dos conceptos inseparablemente relacionados. Todos los sucesos físicos del Universo -incluso nosotros- están en ese continuo, y pasado y futuro serían dos ubicaciones arbitrarias.

Pero la física cuántica -también probada en experimentos, y cada vez que se enciende una TV- parece indicar que existe un “presente”, el momento en que un observador percibe los hechos y el gato de Schrödinger está vivo o muerto.

 Es la paradoja con la que Einstein, y muchos otros, han peleado infructuosamente. Hawking hizo un aporte interesante al problema. Como el tiempo es una cosa tan extraña, yo no descartaría del todo que alguien responda a su invitación.

5 Responses to Una invitación de Stephen Hawking

  1. julio dice:

    Dialogando con mi padre y sus amigos,
    llegamos a la siguiente transvaloración universal:
    con esto de la existencia de unas 500 mil galaxias;
    los 6mil millones de años del planeta tierra, y varios más del universo;
    el origen del planeta tierra, las moléculas, tejidos…
    deben existir seres (pueblos, civilizaciones, planetas) superiores al hombre,
    que nos deben observar
    -como nosotros lo hacemos con las hormigas-
    desde algún super telescopio,
    situado en algún tipo de universidad,
    que en la entrada,
    se erige un inmenso monumento a Perón…
    Saludos, muchachos.

  2. Rogelio dice:

    Estimado Abel:

    The Times They Are a-Changin’
    En Gran Bretaña están un poco alterados: existe riesgo cercano de cambios en el comando.

    En otras épocas, en circunstancias similares, hacían aparecer un OVNI;
    o convocaban a una consulta popular para despenalizar el aborto;
    o promovían una guerra oportuna en algunas lejanas islas del Atlántico Sur.

    Ahora nos toca ser testigos de un par de innovaciones simultáneas en el guión, que le hacen honor al genio dramático de Shakespeare: son 2 variantes imaginativas comparables a las historias de los viejos OVNIs, a saber:

    1. Gran Bretaña le da un “ultimátum” a Rusia para que aclare el envenenamiento en suelo inglés de un ruso ligado a los servicios de inteligencia británicos => https://goo.gl/QmsxT1
    2. En Cambridge deciden que llegó la hora de anunciar que Stephen Hawking ha muerto, a la misma edad y en el día aniversario del nacimiento de Einstein.

    Sobre Hawking los mismos británicos no se la creen demasiado.
    El Daily Mail de ayer tituló:
    “¿Cómo vivió Stephen Hawking tanto tiempo con Esclerosis Lateral Amiotrófica?
    Los científicos aún están desconcertados por el físico ‘maravilla médica’ que superó las probabilidades de su enfermedad durante 53 años !”
    => https://goo.gl/v22bqL
    Y el mismo Daily Mail se pregunta… ¿ Cómo funcionaba ese fantástico “sintetizador” que le permitía a Hawking pasar “del pensamiento a la voz” sin escalas intermedias ?

    ¿ Otro caso Bourbaki ?
    Algunos creen que el de Hawking se parece bastante al caso Nicolas Bourbaki, el prolífico matemático francés que ‘no existió’.
    O mejor dicho, que solamente existió como una simpática ficción usada como vocero imaginario por un grupo de creativos matemáticos franceses => https://goo.gl/73dmFR

    Corolario
    Lo mismo que entre nosotros argentinos, en UK tendrán oportunidad de confirmar que… “la presencia [activa y organizada] del observador tiene poder suficiente para definir el fenómeno”.

    Saludos

  3. Raúl C. dice:

    Precisas investigaciones posteriores (lo de ‘posteriores’ pongámoslo entre paréntesis) demostraron que el comentario de Macedonio Fernández, “Faltó tanta gente que si faltaba uno más no entraba”, estaba referido precisamente a la reunión que convocó Hawking…

  4. Politico Aficionado dice:

    ¡Se siente, se siente, Perón está presente!

  5. Uno dice:

    Según recuerdo de su libro la historia del tiempo, lo que diferencia pasado de futuro es el aumento de la entropía.
    También vi un capítulo de su serie donde les demuestra a los participantes la imposibilidad de viajar al pasado, con una paradoja usando unos autitos. Viajar al futuro es fácil, basta con viajar más rápido que el resto de la humanidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: