¡Ufa con Natanson!

diplo

A José Natanson lo considero un analista político inteligente. Otros deben pensar lo mismo, o no sería el director de Le Monde Diplomatique, Edición Argentina. Más, hace unos cuantos años dije que era quien me parecía más interesante en el plano intelectual de las plumas del viejo Página 12. Lo que provocó indignación entre los fans de Verbitsky y los de Wainfeld, cómo no (De Lanata quedan pocos, en los lectores de Página).

No sé lo que (me) pasa con Natanson. A lo mejor se deja llevar por la tentación de provocar a sus lectores K (a veces yo caigo en eso, también). O tal vez Natanson tenga una muy tradicional dificultad en analizar racionalmente al peronismo desde afuera. Lo cierto es que encuentro en lo que escribe ahora algo de ceguera frente a cosas que me parecen obvias.

Esta semana publicó su editorial de marzo Todos unidos volveremos. El valioso blog Hel-echo maldito, de Pablo Torres, que conoce y milita el peronismo, evaluó que merecía reproducirlo íntegro. Por mi parte, voy a tomar algunos conceptos que considero centrales, y discutirlos.

Frente a un gobierno que para bien o mal se afirma en su mix de gradualismo neoliberal, políticas sociales y demagogia punitiva, el peronismo vacila ante un interrogante: ¿su resurrección es inevitable? ¿Es un ave fénix que renacerá siempre o un día sus cenizas se apagarán, como se apagaron las de otras experiencias populistas del siglo pasado, el varguismo brasilero, el APRA peruano o el MNR boliviano?”

La situación es crítica. Si la derrota de Daniel Scioli y Aníbal Fernández en las elecciones de 2015 fue una primera señal, la caída en las legislativas del año pasado asumió la forma de una catástrofe. Perdieron todos: perdió el kirchnerismo, nada menos que con la figura de Cristina y contra Esteban Bullrich (como escribió Sol Prieto, el mejor candidato opositor perdió contra el peor candidato oficialista); perdieron también las opciones neo-K de Agustín Rossi y Jorge Capitanich, perdió la hipótesis colaboracionista de Juan Schiaretti y Juan Manuel Urtubey y perdió, por último, la entente contra-natura de Sergio Massa y Margarita Stolbizer (Massa perdió en… Tigre). Como las pocas excepciones (Tucumán, San Juan, San Luis) carecen de proyección nacional, el escenario es trágico“.

La decisión de un conjunto de dirigentes provenientes del kirchnerismo, el massismo, el randazzismo y los peronismos del interior de reunirse para un primer gesto de unidad confirma la gravedad de la crisis. Pero, ¿alcanza?

Plantear en esta forma el desafío a la perduración del peronismo es melodramático, pero válido. Lo que me parece desubicado es tomar como un síntoma grave de la crisis algunas reuniones de dirigentes que se están haciendo en estos días. Es una actividad normal, y positiva, de los políticos, especialmente cuando no hay elecciones cercanas.

Además ¿el Director de El dipló está tan poco informado que no sabe que las reuniones a que alude cuentan con la aprobación y discreto apoyo de Cristina Kirchner, y las llevan adelante figuras cercanas a ella, a las que se suman otros dirigentes, algunos con votos y otros sin, pero que asumen un hecho evidente: una unidad del peronismo que no tome en cuenta los votantes que se definieron por CFK en octubre pasado es una fantasía?

Hago especial hincapié en este dato, por otra afirmación central en este editorial:

El renacimiento peronista depende de la posibilidad de construir un espacio capaz de contener a todas, absolutamente a todas las ramas partidarias dispersas. Para ello es necesario que nadie disponga de poder de veto sobre los demás, porque todos tienen buenas razones para excluir a otro, ni se asuma a priori como el líder, lo que a su vez supone revisar el lugar del kirchnerismo: si por un lado las elecciones del año pasado demostraron que conserva su peso en importantes sectores de la sociedad y que su presencia en cualquier armado es imprescindible, por otro carece de la fuerza necesaria para orientar el conjunto: es la parte de un todo. En otras palabras, la unidad del peronismo exige la renuncia de Cristina a su conducción“.

Empiezo cuestionando lo que me parece el error puntual más obvio de este planteo: Cristina ya renunció a la conducción del conjunto de la dirigencia política del peronismo el 9 de diciembre de 2015. No me refiero a que públicamente anunció que no iba a presidir, ni a integrar la conducción del PJ. Eso es formal, aunque también una indicación con peso simbólico.

Lo decisivo es que el que quiere conducir al conjunto debe contemplar, aunque sea para equilibrarlos o postergarlos, los intereses de los conducidos. No sólo el colectivo abstracto “pueblo”, sino los dirigentes del peronismo territorial y sindical. Cristina Kirchner se dedicó, en cambio, a consolidar su liderazgo en el sector que en el seno del peronismo y fuera de él que se identifica con su figura y su gestión.

Esa estrategia puede ser acertada o no – lo dirá el tiempo, con su habitual parsimonia. Pero debe ser considerada realista. Después de todo, CFK sabe -como lo saben todos los dirigentes peronistas- que al peronismo lo unificará aquél o aquella de los suyos que llegue a la presidencia de la Nación (En una época menos hipócrita, creo recordar, la cosa estaba en los estatutos del PJ: si un afiliado llegaba a la Presidencia, necesariamente presidiría el Partido. Aunque no fuera así, un Presidente/a peronista siempre decidió quién iba a estar a la cabeza del PJ).

No quiero ensañarme con Natanson (como muchos K que no le perdonan haya dicho que el PRO era una “derecha democrática”). En este editorial insiste en un dato fundamental, que ha sido señalado por otros, pero que es necesario tener presente. Porque es el desafío clave para el peronismo, para cualquier fuerza que aspire a gobernar Argentina. Pero… me parece que invalida el resto de lo que afirma. Copio y discuto:

El peronismo enfrenta un desafío sociológico, que es el más importante porque no tiene solución (no al menos en el corto plazo, cuando estamos todos vivos): el de la heterogeneización de su base social. En efecto, la destrucción del tejido industrial y la mutación del mundo del trabajo vienen produciendo desde hace ya un par de décadas una fragmentación del universo popular que, a grandes rasgos, hoy se divide entre los desocupados, los trabajadores informales y los trabajadores formales (el “moyanismo social”, cuya emigración primero al massismo y luego al PRO produjo el quiebre de la coalición kirchnerista –y su derrota–).

Estos modos diferentes de inserción laboral generan posiciones, visiones del mundo y hasta ideologías distintas, que profundizan la distancia incluso entre quienes viven medianera de por medio; la distancia entre el trabajador cuya vida, aun con un salario bajo, sigue organizada por el trabajo, pautada por la semana laboral y protegida por un sindicato, y el que se ve obligado a rebuscárselas con las changas y los planes. Esto genera a su vez demandas distintas entre los sobrevivientes de la Argentina salarial que reclaman por el impuesto a las ganancias y la obra social y los hundidos del siglo XXI, que piden el socorro del Estado. Y agudiza los odios: como recuerda Juan Carlos Torre, el uso de los estigmas es tanto más probable cuanto más próximas están las poblaciones al contraste social o cultural: el “vago de mierda” como expresión de una fractura social dolorosa.

Durante su larga década en el poder, el kirchnerismo logró suturar esta herida abierta en el campo popular mediante la acción enérgica del Estado y el talento de su liderazgo. Sucedida la derrota, la fractura reemerge, más ardiente que nunca. Por eso el proceso de recuperación del peronismo, si finalmente se produce, debe contemplar la realidad de este universo social astillado“.

Vale. Muy cierto. Pero Natanson no se da cuenta que esto invalida su afirmación que es necesario “contener a todas, absolutamente a todas las ramas partidarias dispersas“. No. Alcanza (¡alcanza!) con contener a la mayoría de los trabajadores sindicalizados, de los precarizados y a una parte considerable de las clases medias no sindicalizadas. No es fácil. Pero es lo que el peronismo ha hecho varias veces a lo largo de su larga historia. Es lo que hace el “populismo”, según las definiciones de moda entre los politólogos. Sumar las demandas de diferentes sectores y darles una identidad común.

En realidad, el peronismo nació haciendo eso. Sumó a los trabajadores industriales, con una tradición socialista y anarcosindicalista; las provincias del interior pobre, hegemonizadas en su mayoría por una burguesía conservadora; el nacionalismo industrialista militar; los intereses de una incipiente burguesía industrial, la Iglesia católica… Una alianza inestable, que sólo duró diez años. Pero que alcanzó a transformar para siempre a la Argentina.

22 Responses to ¡Ufa con Natanson!

  1. juliocarreras dice:

    Coincido con el articulista en la dificultad de quienes provienen de un ambiente no-peronista para comprender a este movimiento político. Tuve en los años 70 esa misma dificultad con no pocos compañeros y amigos Montoneros. Por mi parte, siendo un joven que me consideraba ético, me fui del peronismo a los 22 años porque estimaba inadecuado combatir algunas de las líneas principales de Perón desde dentro un movimiento verticalista, como lo era entonces. Y lo peor, sin manifestar esta disidencia abiertamente. Mi abuelo había sido peronista desde 1945, mi padre y mi familia lo eran. Así que para mí mentirle a Perón era como traicionar a mi abuelo, a quien amaba mucho. Por ello a los 21 años me fui a luchar junto a partidos marxistas. A poco andar me resultaba extraordinariamente complicado explicar a muchas/os compañeros la “compatibilidad” de dos factores de mi personalidad que jamás abandoné: mi cristianismo, y mi amor entrañable al movimiento peronista. Como si con muchas/os compañeros moldeados en la matriz sarmientista-mitrista-marxista-eurocéntrica, hubiéramos nacido y crecido en universos paralelos.

  2. Amable Lopez Martinez dice:

    Las dificultades del Peronismo que señala Natanson (heterogenización de sus bases) son las misma de cualquier movimiento popular y progresista. las Socialdemocracias, que alguna vez lo fueron, están peor. El Peronismo siempre lo superó mejor. Parece que hay un poco de envidia, lo digo sin atisbo de molestia alguna.
    Amable lopez martinez

  3. Norberto dice:

    El requisito para dirigir algo en Le Monde Diplomatque Latin America es ser progre antiperonista, y antikirchnerista en consecuencia, y Natanson prefiere además ser progre de derecha.
    Sin dudas su visión de la “pesada herencia” difiere en lo formal de la del Gobierno, por eso atribuye la culpa de ello a una persona que representa la amenaza de la vuelta de su tan temido populismo al gobierno, que por supuesto no es el Poder, de haber existido en 1845 habría sido baqueano de los franceses en la Vuelta de Obligado, y lo demuestra con cada palabra que sale de su pluma.
    Creo que solo después de abandonar el periódico Ramonet pudo expresar toda su potencia en defensa de mi derecho a informarme, sin obedecer a los efluvios del colonialismo decrepito que muestra aún hoy La France, como lo demuestra su participación en Siria y lo aprueba su prensa desde la izquierda caviar a la derecha democrática.
    Stop Fly pasajeros Bondi Arbus para pasajeros y equipajes de la lowcost
    Nunca menos y abrazos

  4. Jose dice:

    Abel, me quedo con un recorte de su aplomada pluma: la “tradicional dificultad en analizar racionalmente al peronismo”

  5. Leandro dice:

    Chantanson es liberal. Y el periodo de CFK los asusto. Ver Alain Rouquié. Simplemente sus análisis están sesgados por el temor al retorno del “hecho maldito” en su variante “hecho maldito”.
    Digo esto para no decir que pertenece a Corea del Sobre.

  6. Kristian dice:

    Interpretar a Natanson es fácil.
    Tiene el mismo problema que María O´Donnell.
    Son tan “progres” que doblan a la izquierda y terminan siempre derrapando por derecha.

  7. Silenoz dice:

    Buehhhh… tampoco es una novedad que (cierta) izquierda de antes (hoy sumémosle proge) con bautismo de fuego en el marxismo combativo en la trinchera de la fotocopiadora venga deseando la desaparición del hecho maldito….. No no’vamo a’susta’…. Tampoco es para alardear pero si a los tiramierdas de Longo y el coso este J.Viale le dieron unos kioskos en la CÑN…. uhhh “exkius mi”….no vamos a comparar… cierto

  8. Fiona dice:

    Grupo insud y el peronismo goi

  9. guillermo p dice:

    Después de lo de la “Nueva derecha democrática moderna y compasiva”

    Seguido de esto: https://latinta.com.ar/2018/02/este-es-un-gobierno-de-derecha-regresivo-pero-se-mueve-dentro-de-los-limites-de-la-democracia/ Que adolecía de una mirada daesactualizada o plagada de obviedades en materia de política internacional y remataba con ago como ésto: ” Para llegar a las oficinas porteñas de la publicación mensual que desde hace 20 años funciona como un faro para el debate de la izquierda mundial, hay que cruzar un par de controles electrónicos y adentrarse en el suntuoso edificio del Grupo Insud en Retiro. Le Monde Diplomatique es un medio que cuenta con la espalda de un grupo empresario sólido…”

    Y ahora ésto, (ya un poquito apolillado), me parece que este muchacho deberá ser eyectado de Le Monda D… con urgencia, so pena de no vender un p… número más

  10. claudio Maxl dice:

    A ver, dentro del espacio “peronista”, cual fue el objetivo legislativas 2017: derrotar al contrabandista o plantarse como candidato presi 2019 sacando d la cancha a sus competidores?, es obvia la respuesta analizando la ingenieria electoral utilizada, ergo: 2017 no puede usarse para pronosticar 2019 x el hecho q existe el ballotage q anula la estrategia 2017 d eliminar al rival interno, d no existir ballotage estariamos condenados a remake 2017, el ballotage elimina d escena a kienes no teniendo piso electoral se implantan para ponerle techo al primus inter pares y el ballotage q se perdio x 1,2 puntos (330.000 votos) 2015 en 2019 juega para nosotros.

  11. Peter de A. dice:

    creo que vale la pena el ejercicio de separar deseos de realidad,
    aunque el análisis político puede que no sea el ámbito más propicio
    para eso. Y más aúm, deslindarla de una trifulca de hinchadas.

    Probablemente sea como dice Norberto, y el periodista que Ud. cita sea
    un antiperonista. Pero no vale la pena discutir ese punto: seguramente
    él estaría de acuerdo igual que todos los demás. El tema es que ser
    peronista o antiperonista ¿son cualidades que facilitan o dificultan
    la objetividad, o son cosas independientes? Creo que la pregunta es
    tiene lugar, dado que muchos antiperonistas pensaran que sí en el caso
    del peronismo, y muchos peronistas lo mismo respecto de los
    antiperonistas. Igual, la pregunta en sí misma no es muy valiosa,
    porque sólo podría responderse mirando primero a esa única verdad de
    la que hablaba un antiguo estagirita y un elocuente contemporáneo hizo
    también suya.

    Entonces, el punto es que el artículo puede ser una lucha interna del
    periodista entre los deseos de ver al peronismo en los libros de
    historia y un intento de validación de los mismos.

    Las preguntas en sí mismas, por otra parte, pueden ser válidas. Pero
    no creo que nadie pueda hacerselas sin un trasfondo práctico, es
    decir, sin estar interesado más bien en el aspecto práctico antes que
    teórico. Y si esto es así entonces quizá la pregunta es demasiado
    vaga. Es decir, puede que algún militante se persuada y deje de
    militar si alguien le demuestra el fin del peronismo, o de la
    historia. O que algún dirigente opte por modificar sus estrategias si
    se le prueba que “su resurrección es inevitable” (y dicho sea de paso,
    me parece un poco injustificado en ser tan lapidario con la situación
    actual del peronismo, aunque el escepticismo siempre queda bien). Pero
    para cuando el tiempo trae las pruebas suficientes suele ser ya tarde
    (desde el punto de vista práctico).

    Aunque pensandolo mejor tal vez analizar el discurso de Natason sirva
    para anticipar la posición de sectores que vendrían a estar
    representado por él ante situaciones clave de nuestra historia (como
    por ejemplo las próximas elecciones). Y probablemente sean los que
    constituyen el ala izquierda de la tan mentada ancha avenida del medio
    de la que hoy se habla poco y nada.

    Por lo demás, desde luego no estoy en condiciones de saber si alcanza
    o no pues carezco de cualquier dato real sobre la proporción en
    cuestión -ni siquiera las habituales encuestas de fechas cercanas a
    las eleciones. Pero escuchar la forma en que se difunde el hit del
    verano, por medios no tradicionales, me lleva a pensar que sea quien
    sea el que sueceda en 2019, deberá forzozamente cambiar el rumbo,
    probablemente dejando al PRO como una mera página en la historia
    (disculpas si fui perdiendo objetividad en el posteo).

  12. ricardo j.m. dice:

    el viejo y querido panzallenismo, nunca tengo para la birra pero siempre me vuelvo en taxi palermitano

  13. pablo dice:

    Gracias Abel, por la cita, y por supuesto siempre son muy atinadas tus apreciaciones respecto de la realidad del peronismo, igualmente creo que Natanson plantea temáticas que los peronistas debemos leer, al menos para tener conciencia de que están en el ágora. Abrazo

  14. Oscar Borrajo dice:

    Compañero simple, es un progre eurocentrico

  15. Volvemos a lo mismo, qué es el peronismo? Perón o Evita? Hasta ahí tiene mas o menos respuesta que puede gustar o no. Pero luego qué es? La CNU? Montoneros? Neoliberalismo menemista? Democracia Cristiana al estilo Duhalde? Socialista del siglo 21? Entre Néstor y Cristina también hay contradicciones. No diferencias, contradicciones. Así que porqué pedirle a Natanzon que entienda lo que los participes del movimiento son incapaces de definir

  16. Coincido. Dejemos de ocuparnos de Natanson. Es un gorila de buenas maneras!!! Hagamos la nuestra y no miremos para los que, desde afuera, nos quieren indicar cómo hacerlo.

  17. Abel: puedo agregar la paparruchada de Natanson en Página de ayer. Es notable como suaviza las barbaridades destructivas del gobierno de M. No le demos más espacio! Es un gorila de buenos modales.
    Ah: y no coincido, para nada, en que sea mejor que Verbitsky, Wainfield, y agrego Mocca, etc. para no hablar de las chicas como Sandra Russo, Nora Veiras, etc. etc.

  18. David (idu) dice:

    Frente a un gobierno que para bien o mal se afirma en su mix de gradualismo neoliberal, políticas sociales y demagogia punitiva..d

    Efectivamente el gobierno abrazó el “gradualismo” que no neoliberal.

    Justamente ese “gradualismo” es lo que gatopardiza todo intento de “cambiemos”. Y si no hay “cambiemos”, queda kirchnerismo (o peronismo) algo aggiornado – nótese que no dije “de buenos modales” – porque no los tiene.

    El gobierno no es neoliberal. Ni liberal (suponiendo que sean cosas diferentes). Es populista sin el “tachín-tachin” nacionalista – progresista, y con gobernantes de aspecto más burgués, que saben hacer negocios con más “charme”.

    1) Aumentó considerablemente el asistencialismo social, en cantidad de beneficiarios al menos.

    2) Financia el déficit fiscal creciente irresponsablemente, como es lo normal en la Argentina de los últimos 60 años.

    3) Se apropia de consignas “progres”, como es lo del debate sobre el aborto, obviamente aclarando muchos funcionarios que “están en contra”, igualito que Cristina, solo que ella no permitió el debate.

    4) Permite los cortes de calles de quienes viven de los impuestos, impidiéndoles pasar a quienes tienen que llegar al trabajo precisamente para sostenerlos.

    Podría seguir agregando ítems, pero por ahora basta.

    Y las diferencias que se ven entre el populismo anterior y el actual, bien podría servir al peronismo (K o no K) para tomar banderas modernas, que tal vez le permitan recuperar el poder, por ejemplo, pensando en: cloacas, metrobuses, menos paco y tomarse en serio los asesinatos de la delincuencia, empezando por las víctimas pobres (que son las más). Con o sin Chocobar.

    Sugerencia nomás.

  19. Releí atentamente tu comentario y, para ser justa, con la furia contra Natanson olvidé registrar lo más valioso. Primero: Cristina ya renunció a conducir el conjunto del peronismo para consolidar su espacio. (yo creo que, hoy por hoy, es un paréntesis más que una renuncia pero…). Segundo: en el Peronismo el que lidera es quien tiene la presidencia de la Nación. Si miramos la historia después de la muerte de Perón, da para pensar, y mucho. Pero me parece que es clarísimo y es lo que puede unir, una vez ganadas las elecciones de 2019, claro!
    Hay una tercera cuestión: lo que decís al final. El Peronismo siempre unió heterogeneidades, pero que iban en una dirección a favor de la Patria. Abrazo y gracias.

  20. Raúl dice:

    Bueno, lo que dice David viene a confirmar fehacientemente que el liberalismo (sea neo o no) no existe concretamente. Es sólo un “relato” que sirve como argumento teórico (de manual) útil para que los sectores sociales (y económicos) dominantes convenzan a una parte lábil de las comunidades y se lleven la mayor parte de los esfuerzos de todos. Eso sucede aquí y en todo el mundo. Si no fuera porque hubo muchos intelectuales anteriores, bien podría ser hoy un manual construído por Durán Barba.
    Y entonces, cuando llevan a las sociedades a la ruina, los que creen que ese manual sirve y puede practicarse al pie de la letra empiezan a renegar de sus representantes en el poder, con el sólo fin de salvar el “manual” para futuras oportunidades y también para tranquilizar su fé mística en la eficiencia y la perfección y los beneficios del funcionamiento del “mercado”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: