Antártida Argentina ¿o anglo-argentina?

antarctic_ref802648_1999

Hoy se cumplieron 114 años desde que nuestro país se hizo cargo de un Observatorio Meteorológico y Magnético en la isla Laurie, Orcadas del Sur, un 22 de febrero de 1904. Desde entonces, la Argentina tuvo una presencia continuada en la Antártida. Y unos cuantos héroes, como Jorge Leal, que se despidió hace poco. Por eso en 1974 se decidió que esta fecha fuera el Día de la Antártida Argentina.

Uno no se fija mucho en los “Días de...”, confieso. Pero a veces sirven para recordar cosas importantes, que las exigencias de la coyuntura nos hacen pasar por alto.

Hace 6 días Natasha N, la periodista del apellido que no puedo pronunciar, publicaba en Clarín:

La Argentina y el Reino Unido se animaron a dar otro gran paso en la política de acercamiento que iniciaron a fines de 2015. En silencio, de manera discreta, ambos países iniciaron actividades conjuntas en la Antártida. Se trata de cooperación bilateral en materia de conservación. Y así lo mostraba la noche del jueves un tuit que sigue la navegación del buque británico que suele también amarrar en Malvinas, el HMS Protector, el mismo que se sumó a las actividades de búsqueda del submarino ARA San Juan tras su desaparición el año pasado. Precisamente esa tragedia de la nave argentina fue la que permitió acelerar algunos de los pasos conjuntos que se vienen dando en el Atlántico Sur.

“Una cariñosa despedida”, señala un tuit con una foto del Protector en la que la tripulación saluda a un equipo internacional que conformaron científicos argentinos y británicos junto al World Wild Fund de Gran Bretaña y a miembros de la IAATO, que es la asociación internacional de operadores de tours que van a la Antártida. Allí se dejaron bajo el paraguas de soberanía reclamos políticos y económicos sobre Malvinas y también sobre el continente antártico donde se superponen intereses de argentinos, británicos y chilenos.

“Esto es para nosotros una actividad muy buena e importante que ya hacemos con otros países”, confió la subdirectora del Area Malvinas, Embajadora Teresa Kralikas” (completo aquí).

Y hoy me avisan de la Universidad Nacional de San Martín que, en el marco del Día de la Antártida Argentina el profesor emérito del British Antarctic Survey, David Walton, dará una conferencia sobre ciencia y política en la Antártida, en inglés, el lunes 26 a las 11 hs.

No me entiendan mal: se trata de un científico distinguido. Yo estoy a favor -todos debemos estarlo; puede hacer a la supervivencia de la humanidad- de la cooperación en la ciencia. Hasta de la cooperación en tours turísticos, que se menciona en la nota de arriba.

Pero ¿no se está perdiendo de vista que hay un conflicto de intereses en esta área -muy extensa, como se puede ver en un globo terráqueo- entre la Argentina y Gran Bretaña? ¿Un tema de reclamos superpuestos?

Sobre esto, y también sobre las exploraciones científicas en esta zona de Gran Bretaña, se trató -con algo más de realismo- en la serie Argentina en el mar, en este blog (vean aquí, por ejemplo).

Y hace más de cinco años publiqué esto:

—–

Nombran como “tierra de la reina Isabel” a parte de la Antártida que reclama la Argentina … El anuncio lo realizó el canciller británico William Hague, en el marco de la visita que la monarca realizó al Ministerio de Relaciones Exteriores, como parte de las celebraciones del llamado Jubileo de Diamantes, la conmemoración por el 60 aniversario de su asunción al trono“.

¿Poco serio, verdad? Pienso en Disraeli, consumado cortesano, ofreciendo a Victoria su proclamación como Emperatriz de la India, y me acuerdo de lo que decía el tío Carlos “Primero como tragedia, luego como farsa“. Lo que fue antes un gesto teatral, la escenificación de un poder real, ¿sería ahora un sainete?

No importa. El Reino Unido, con alguna amenaza de desunión por el lado escocés, y – sobre todo – arriesgando alejarse de Europa, cree que estos gestos sirven para estimular el nacionalismo de sus ciudadanos. Y mi amigo Harry siempre me recuerda que los que están ahora en el gobierno son de una generación demasiado joven para participar en la última aventura imperial, la guerra con nosotros en el Atlántico Sur, pero por eso mismo eran los adolescentes que se sintieron entusiasmados e inflamados de patriotismo.

¿Peligro de conflicto, entonces? No. Ellos no van a “ocupar” la Antártida. Nadie va a hacerlo, ni siquiera los EE.UU. o China, porque el esfuerzo de colonizar ese continente es demasiado para sus recursos. Quizás en un siglo, un mundo unido… ¿Instalar bases? Ya las tienen, como nosotros. Bah, como todos los países dispuestos a hacer el esfuerzo. El Tratado Antártico formalizó una situación de hecho: Cualquier país puede poner una base, y lo hace, en puntos interesantes de ese continente. Pero no está en condiciones de fuerza para negar a otro hacer lo mismo; es probable que en algún momento necesite pedirle ayuda para una emergencia médica o de otro tipo.

¿Aconsejo ignorar el asunto? Rotundamente, no. Argentina tiene una larga historia de esfuerzo y heroísmo en ese continente, que se han desplegado – eso es lo hermoso de la exploración antártica, como la espacial – en lucha contra los obstáculos que pone la naturaleza, no contra otros hombres. Muchas veces, hemos ayudado a los exploradores de otras naciones. Ver, entre otros, el sitio de la Fundación Marambio.

Esa historia nos da derechos, y – lo siento así – obligaciones. La proximidad geográfica nos da un aliciente práctico, y una ventaja. La logística de nuestra presencia es mucho más fácil que la de cualquier otro país, excepto Chile.

Mi propuesta es que aprovechemos esta tontería británica, y encarémosla como si fuera seria. El regreso de la fragata Libertad es un buen recordatorio que con firmeza e inteligencia Argentina puede defender sus derechos.

Pero no ignoremos el aspecto militar del asunto. Después de todo, los Estados Mayores deben prepararse para todas las eventualidades, no sólo las que aparecen probables en este momento. Argentina debe llevar el tema a la Unasur, y al Consejo de Defensa Suramericano.

Porque hoy no estaríamos en condiciones de responder militarmente a gestos hostiles de un país extracontinental con poder marítimo o aéreo. Pero el argumento de la proximidad geográfica funciona para toda la América del Sur, que ya tiene bastantes motivos para preocuparse (Vean el mapa que aparece aquí)”.

—–

Las propuestas que yo insinuaba en ese momento hoy no son realistas, por desgracia. Pero dudo mucho que, por su parte, la Cancillería británica se haya olvidado del asunto.

Es cierto que los actuales ministros Jorge Faurie (a cargo de Relaciones Exteriores) y Oscar Aguad (a cargo de Defensa) anunciaron que viajarán a la Antártida en marzo. Igual, no termina de dejarme tranquilo.

Desde este humilde blog, todo lo que puedo hacer es invitarlos a visitar esta página de fotos de la Antártida que subió hoy Telam. No se ama lo que no se conoce.

Anuncios

9 Responses to Antártida Argentina ¿o anglo-argentina?

  1. Daniel Eduardo Arias dice:

    Natasha Niebeskikwiat está convencida de que los kelpers son una nueva nación a la que debemos reconocer diplomáticamente.

    Es amiga personal de varias famillias islanders y en tiempos de tensión entre Argentina y el RU, como los sucedidos durante las administraciones de los Kirchner, se pone a llorar amargamente cuando le cortan el teléfono o le cierran la puerta.

    Obviamente en estos días está de parabienes. Sus islanders amados (una nación independiente, guau) le vuelven a sonreir. Un poco. Después de todo, no deja de ser una Argie de Argiestán, como llaman a nuestro país en el archipiélago.

    Natasha fue mi colega varios años, la conozco un poco. Es una chica culta, leida, trabajadora, investigadora e inteligentísima -demasiado, para el diario en el que trabaja- pero también un ser bastante patético.

    Cuando habla de Malvinas, expresa una sumisión perruna, común a demasiados argentinos.

    Desafortunada, por lo demás. Los nuevos fondos marinos que nos dio CONVEMAR, especialmente al E y al S de las islas, y al pie del talud submarino de nuestra zona de reclamo, serán nuestro escenario de conflicto diplomático más importante.

    Aún frente a una potencia nuclear como el RU, una región entera armándoles quilombo a los de su Graciosa Majestad equilibraría bastante la tremenda disparidad militar entre ellos y nosotros.

    O tal vez no. Nuestra manera de resolver el problema que ya teníamos, y que CONVEMAR multiplicó de modos inmedibles, es ignorarlo enteramente.

  2. elepou dice:

    Hermoso, oportuno y ayyy, triste comentario, Abel. Gracias. Abrazo.

  3. Norberto dice:

    Ni hablar que de acuerdo a ese nuevo reconocimiento y a pesar del conflicto, deberíamos ampliar nuestro reclamo territorial no menos de diez grados hacia el este del actual, es decir hasta el límite de la proyección reconocida de nuestras islas australes.
    Stop Fly pasajeros Bondi Arbus para pasajeros y equipajes de la lowcost
    Nunca menos y abrazos

  4. Norberto dice:

    Stop Fly pasajeros Bondi Arbus para pasajeros y equipajes de la lowcost
    Nunca menos y abrazos

  5. Cine Braille dice:

    Desgraciadamente, estamos en una época en que es más esperanzador ponerle fichas a una eventual administración británica liderada por Corbyn que a nuestro actual gobierno.
    Saludos

  6. Daniel Eduardo Arias dice:

    Don’t bank on Corbyn, my friend. Los laboristas británicos no son un pelo menos nacionalistas que los tories o los liberales.

  7. guillermo p dice:

    CODIGO PENAL ARGENTINO

    Art. 214. – Será reprimido con reclusión o prisión de diez a veinticinco años o reclusión o prisión perpetua y en uno u otro caso, inhabilitación absoluta perpetua, siempre que el hecho no se halle comprendido en otra disposición de este código, todo argentino o toda persona que deba obediencia a la Nación por razón de su empleo o función pública, que tomare las armas contra ésta, se uniere a sus enemigos o les prestare cualquier ayuda o socorro.

    Art. 217. – Quedará eximido de pena el que revelare la conspiración a la autoridad, antes de haberse comenzado el procedimiento.

    Madrid, 19 de Octubre de 1989
    ¿”Declaración conjunta” del Ejecutivo o “Tratado” del Congreso?.

    ¿Se trata de un armisticio y técnicamente estamos en Guerra?

    ¿En ese caso, a unos cuantos que “por razón de su empleo o función pública”, no le corresponden las generales de la ley?

  8. Ricardo dice:

    ¿Incomprensión de la solidaridad imperialista?
    Corbyn (o cualquier otro) puede ser mejor para los británicos distribuyendo entre ellos los beneficios de la “dominación sibimperial”. Si no, ¿para que sirven y sirvieron las colonias (o neocolonias)?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: