A 10 años de la Crisis global

escultura

El debate político -bah, una sucesión de monólogos- se ha puesto intenso de nuevo en Argentina. Este fin de semana leí dos notas provocativas, de Carlos Balmaceda, de Teodoro Boot, que me dejaron con ganas de discutirlas. Pero … tal vez convenga antes mirar alrededor nuestro y tomar nota de la realidad. Que acostumbra a terminar con las discusiones en forma descortés.

Entonces, les acerco este resumen de un trabajo que preparó Roberto Feletti y su equipo sobre el contexto internacional de próxima publicación en el Informe del Observatorio UNTREF. Es la mejor descripción en pocos párrafos de la realidad global, a diez años de la Crisis de 2008. Hago un comentario muy corto al final.

“Entre el final de la Guerra Fría y la crisis internacional de las burbujas financieras, el capitalismo experimentó un largo ciclo de crecimiento. Durante dos décadas aseguró que la historia había concluido y que el libre mercado proporcionaría paz y felicidad.

La economía mundial creció en el lapso 1990-2009 a una tasa promedio anual de 5,02% al calor de la apertura comercial y financiera, la desregulación de los mercados y la retirada del Estado.

Fue el auge de la “tercera vía” de Tony Blair y el acceso generalizado a hipotecas para adquirir inmuebles de Bill Clinton. Estos eran el rostro cool del mundo liberal que reemplazaba el conservadurismo de Thatcher y Reagan.

Pero a inicios del siglo XXI el mundo comenzó a mutar. El “fin de la historia” cedió frente al “choque de civilizaciones”, a partir del atentado a las Torres Gemelas y las guerras en Medio Oriente. El escenario se volvió multipolar con el surgimiento de China y otras economías del Asia Pacífico capaces de incidir en la demanda global de un modo desconocido. Países que en 1990 representaban el 4,1% del PIB mundial veinte años después llegaron al 12,3%, elevando con su demanda el precio de los alimentos y la energía.

Este proceso tocaría su fin en 2008 cuando las hipotecas en poder de los estadounidenses exteriorizaran dificultades de pago por la caída de los ingresos. Todos los activos financieros se desplomaron y se sinceró el enorme desequilibrio entre la economía real y las finanzas.

La respuesta de los países desarrollados fue de política monetaria, para garantizar la liquidez de los bancos e impedir una destrucción generalizada del precio de las carteras de dichas instituciones. Apelaron a paquetes de emisión monetaria puros y duros y a descensos de la tasa de interés. La política fiscal, en cambio, fue muy limitada para recuperar la demanda efectiva.

La tasa de crecimiento promedio anual en los siete años posteriores al crack (2010-2016) fue de 2,02%, menos de la mitad del crecimiento promedio (5,02%) de los veinte años anteriores (1990-2009), según las cifras del Banco Mundial. Además, la concentración de ingreso y riquezas después de la crisis iguala a la que existía al comienzo de la Primera Guerra Mundial.

El capitalismo ha entrado en una fase de estancamiento que ha pretendido resolverse sólo por la vía de una mayor capacidad de los mercados de asignar recursos y un predominio de la política monetaria, con una política fiscal acotada. Dicho programa ha fracasado.

Como contrapartida, las economías del Asia Pacífico han proseguido un acelerado sendero de expansión basado en dos cuestiones: 1) al carecer de burbujas financieras no sufrieron el impacto de la crisis, 2) desarrollaron un fuerte comercio intra-regional y potentes mercados internos que obraron como amortiguadores del desplome de la demanda global.

Los países del Asia Pacífico: China, Corea del Sur, Indonesia, Malasia, Myanmar, Singapur, Tailandia, Vietnam, tuvieron, siempre según las cifras del Banco Mundial, una decisiva incidencia en la tasa de incremento del PIB mundial en el lapso 2010-2016. Si se excluye a estas economías la tasa de crecimiento promedio anual global desciende del 2,02% al 0,98%, en tanto que los emergentes del Asia Pacífico lo hacen al 7,6% en el mismo período.

Las economías desarrolladas se encuentran estancadas. El desempleo, la falta de oportunidades y el deterioro de la calidad de vida han habilitado amplios cuestionamientos al orden vigente. Una vez más, es en el Reino Unido y en los Estados Unidos dónde se manifiestan las reacciones al modelo global, con el triunfo de Donald Trump y el apoyo al Brexit.

Trump ha procurado desandar el camino de tratados de libre comercio en los que se encontraban insertos los Estados Unidos, apoyarse en el autoabastecimiento energético alcanzado y promover un conjunto de medidas fiscales y financieras que redireccionen la liquidez internacional hacia la potencia norteamericana. El Reino Unido, en tanto, apuesta a retomar el diálogo bilateral en su comercio global en respuesta a los límites duros impuestos por la Unión Europea.

Ambas potencias, triunfantes en la Segunda Guerra Mundial y en la Guerra Fría, intentan reinstalar un bilateralismo en las relaciones internacionales, frente al multilateralismo dominante.

El presidente Macri ensaya una apertura comercial y financiera de dudosa viabilidad en este escenario, la cual ha llevado a la Argentina a alcanzar un récord en el desequilibrio de su balanza comercial, que asciende a u$s 8.500 millones, y a que nuestro país lidere el ranking de colocación de deuda de los emergentes en el bienio 2016-2017.

La sustentabilidad externa en este contexto es compleja, y su corrección traumática a consecuencia de un “retorno al mundo” cargado de ideología y ligero en el análisis”.

Lo del “retorno al mundo” es una frase publicitaria. Argentina nunca se fue del mundo; nadie puede hacerlo. Las consecuencias de la Crisis global no golpearon de inmediato a nuestro país gracias al desendeudamiento, la mucha menor dependencia de los mercados financieros, que llevó adelante el gobierno anterior. Pero llegaron, con la menor demanda para los bienes que exportamos.

Y coincidieron con el paulatino fin del ciclo de dólar alto y superávits comerciales y fiscales con los que comenzó la gestión Kirchner. Frente a esto, introdujo, también en forma paulatina, algunas medidas heterodoxas: un control moderado, y sin un plan estratégico de largo aliento, del comercio exterior y del flujo de divisas.

Estas medidas despertaron resistencia y hostilidad en parte de la población. También empezó a crecer la sospecha de que, a la larga, no iban a tener éxito. De cualquier forma, ese gobierno perdió las elecciones antes que hubiera una demostración definitiva en un sentido o en el otro.

El nuevo gobierno Macri venía apoyado en intereses muy distintos, y además, estaba animado de una convicción casi religiosa que los mercados iban a aplaudir su decisión de levantar las restricciones al libre movimiento de los capitales. Y de los capitalistas. Que habría una “lluvia de inversiones”.

Los resultados… ya se pueden percibir. Y hay fuertes probabilidades de que tengamos una demostración definitiva en un lapso más o menos breve. Igual, el marco económico global es el que es. El que deben enfrentar tanto Macri como los que lo sucedan.

13 Responses to A 10 años de la Crisis global

  1. Silenoz dice:

    Y….. convengamos que los más bestias de los últimos 50 años nos compraron las mejores butacas para ver la debacle [1]

    En verde la brecha entre déficit primario y fiscal, fijarse su amplitud (mayor) precisamente en el ’96, ’01….

    ¿significa que entramos en crisis?
    NO. pero nos compramos todos lo boletos para el caso que ante el más mínimo quilombo que se arme en Laponia ponele, nos comamos flor de uppercut en el mentón…en fin, encima hay estúpidos que tildan de inútiles a quienes, en la década depredada, nos hicieron zafar de esta meresunda… pero algunos nacen con la estrella y otros estrellados…

    [1] El balance fiscal de los dos primeros años del gobierno de Macri: Ajuste con crecimiento del déficit

  2. Silenoz dice:

    donde dice “la brecha entre déficit primario y fiscal,” debe ser “la brecha entre déficit primario y financiero

  3. Raúl C. dice:

    Uno no es profeta, ni en su tierra ni en ninguna otra, pero allá por 2009/2010 uno ya opinaba en un blog que eso de que ‘hay que abrirse al mundo’ no significaba más que ‘hay que endeudarse’.

    Lo de ‘estar cerrados al mundo’ sonaba muy ridículo en años en que, además de la gran actividad oficial argentina en foros mundiales, las impos y las expos llegaron a máximos históricos.

    Ahora se pudo verificar: la ‘apertura’ consistía en endeudarse (y en aumentar las importaciones).

  4. julio dice:

    Varias veces, varios pensadores, durante varios años
    -actualizando la historia obrera y nacional/mundial-,
    sentenciaron, que,
    el peronismo (Alemania también está intentando algo y en otros paises, tambièn) debía encabezar los cambios de época,
    y precisaban sobre la figura del trabajador en negro, el changuero,
    y también, el hipertecnologizado…
    en lo tecnológico, en la industria del software,
    se creò, hace poco, el gremio http://www.utsasoftware.org.ar/
    ;
    y en lo negrero, la ctep + bergoglio, le van dando solidez a esa unidad de concepción.

    Genoud, Asis y M Rodriguez andan afilados y
    rumbeando a eso de la actualización doctrinaria…

    Nuevo Peronismo: plebeyo.
    https://elcanciller.com/nota/2568/marchar-contra-cambiemos-la-cuesta-empinada-de-una-alianza-inedita-en-busca-de-un-candidato

    Peronismo del siglo XXI
    http://tercercordon.com.ar/de-que-siglo-sos/

    màs allà de que el periodismo abunda en diagnósticos (y algunas chicanas),
    en la calle (fàbricas/chacras/barrios)
    se es màs claro y contundente, para seguirla de cerca a la realidad;
    y estaríamos necesitando -ya existen varios-
    màs pensadores propositivos/constructivos y de acción concreta.

    Saludos muchachos, somos los Templarios de Peròn.

  5. David (idu) dice:

    Busquemos a nuestros amigos de la Fundación Mediterránea y Ecolatina, para completar lo que NO menciona el amigo Feleti sobre “apertura” o “cierre” de nuestra economía:

    IERAL (2015):
    https://www.clarin.com/economia/apertura-comercial-argentina-baja-anos_0_B1Jg42CuPXg.html

    Según un trabajo del IERAL, de la Fundación Mediterránea, la suma de las ventas y compras externas como porcentaje del PBI a precios corrientes muestra que la Argentina pasó de un ratio de 31,5% de apertura comercial en 2005 a uno de 21% en 2015.

    Ecolatina (2017):
    https://www.infobae.com/economia/2017/04/10/ecolatina-la-economia-argentina-es-una-de-las-mas-cerradas-del-mundo/

    La economía argentina es “una de las más cerradas del mundo y se encuentra lejos del promedio de la región”, …
    “Pese a la recuperación de las importaciones de los últimos meses, el grado de apertura comercial se ubica en niveles claramente inferiores respecto a lo observado en la segunda presidencia de Cristina Kirchner y continúa posicionándonos como la economía más cerrada de la región”,
    Incluso, la consultora estimó que “de cumplirse las proyecciones macroeconómicas que el Gobierno plasmó en la Ley de Presupuesto Nacional para 2017, el ratio de importaciones sobre PBI crecería sostenidamente hasta 2019, pero no superaría el cociente de 2011”.
    El informe indicó que las importaciones en Argentina alcanzan al 10 por ciento del PBI,mientras que en la región ese ratio promedia el 30 por ciento.

    Finalmente, en 2017 nuestro desequilibrio comercial aumentó, según INDEC:

    https://www.cronista.com/economiapolitica/En-2017-la-Argentina-paso-del-superavit-a-un-deficit-comercial-de-us-8471-millones-20180123-0083.html

    En 2017, la Argentina pasó del superávit a un déficit comercial de u$s 8471 millones (1,7% del PBI ya que las exportaciones cayeron 2,4% y las importaciones crecieron 16,7%).

    …Desde el Gobierno eligen destacar, entre otros puntos, un “proceso virtuoso” que explica parte del aumento de las importaciones.

    O sea, que seguimos siendo ejemplo de “cerrazón” en relación a otros países de la región, aunque algunos podrían llamarlo “aperturazón” (ja) si lo vemos respecto de años anteriores.

  6. Norberto dice:

    Le voy a hacer una pequeña corrección cumpa, el 3,9 del resultado financiero del 2015, si no estoy equivocado, es el producto de la contabilidad creativa de Prat Gay y subsiguientes, que incorporaron los U$S13500 millones que ellos mismos “arreglaron” entregarle a sus buitres.
    Stop Fly pasajeros Bondi Arbus pasajeros y equipajes de la lowcost
    Nunca menos y abrazos

  7. Norberto dice:

    Solo se Julio que Magnetto no me va a decir a quién tengo que votar, pero tampoco a quién no tengo que votar.
    Stop Fly pasajeros Bondi Arbus para pasajeros y equipajes de la lowcost
    Nunca menos y abrazos

  8. Norberto dice:

    “Pero las afirmaciones del funcionario PRO tienen menos sustento que la actual política de endeudamiento, y se basan en dos manipulaciones estadísticas que poco tienen para envidiarle al antiguo Indec de Moreno. Por un lado, el PIB está dibujado, especialmente el de 2015 que sería de 450 mil millones de dólares según datos “preliminares publicados por Indec”, “promedio de 4 trimestres” y “cifras redondeadas” que toma del informe de deuda que publica el Ministerio de Hacienda. Pero más que redondeadas son cifras manoseadas, ya que el PIB promedio de 4 trimestres en dólares que publica el Indec fue de 632 mil millones de dólares en 2015. Es decir, redujeron artificialmente el PIB en dólares de 2015 para generar un incremento en la relación deuda/PIB del último mandato de Cristina y, a la vez, disminuir su evolución posterior. Seguramente justificaran el dibujo en que tomaron el PIB de 2015 a la cotización del dólar blue, una forma elegante de imputar el impacto en los indicadores de deuda de la devaluación implementada al asumir Macri, al gobierno que le precedió.
    La otra manipulación es sumar a la administración de Cristina, los 15.129 millones de dólares emitidos por Macri para pagar a los buitres y demás acreedores en default. Algo que no corresponde ya que, las pérdidas de reservas y el swap con China de finales del mandato K, fueron parte del costo que debió afrontar dicha administración por negarse a pagar semejante cifra por una deuda cuyo capital nominal no llegaba al tercio de ese valor. Si se corrigen las cifras del PIB y se contabiliza en el mandato de Cristina 3532 millones de dólares de la deuda buitre (aplicando a una quita similar a la de los canjes 2005 y 2010 sobre el capital e intereses caídos), la evolución de la deuda neta consolidada en relación al Producto fue de 17 por ciento en 2011, 14 por ciento en 2015 y 25 por ciento en 2017, mientras que la deuda neta consolidada en dólares pasó del 6 por ciento del PIB en 2011 al 12 por ciento en 2015 y el 17 por ciento en 2017.”

    https://www.pagina12.com.ar/96350-macri-bajo-la-deuda

    Stop Fly pasajeros Bondi Arbus para pasajeros y equipajes de la lowcost
    Nunca menos y abrazos

  9. Manolo dice:

    Abel ¡la escuela de Intendentes de Cambiemos!
    Más allá de las chicanas de Sile
    1/ 2019, para Cambiemos, se da en el primer mostrador del Estado
    2/ hay que aplicar la la data de los clusters, ya que la Macro viene de nalga
    3/ los más de 4500 puestos electivos a cubrir en todo el país no son giladas
    4/ el antimacrismo se filtro en su propia cancha, o sea lo comenzaron a putear los plateistas, como en 1986
    Abrazo
    Pd pensar que los politizados se burlaban de la Conjura de la Mazorca

  10. Silenoz dice:

    No cro. la serie está tomada de acuerdo a la metodología del ’15, y la proyeccción de los 2 años sgtes. es teniendo el mismo criterio (de hecho es como las sagradas escrituras dicen que deben ser porque los criterios son los establecidos por el FMI.. de paso que el FMI diga si es kernerista)
    Déficit primario: 1,8 %
    Díficit financiero: 2,1 %

    Con los recauchutajes, dibujos actuales en fin…el arte rupestre del Todesca, los números difieren pero no se puede comparar con lo anterior, por eso los autores del informe proyectan estos dos últimos años con la metodología anterior…

    Bai de uei, acá tampoco sanearon una mierda el INDEM, al contrario están tongeando a full, al igual que la inflación, desocupación, variación salarial y pobres .

    De todas maneras desde mi punto de vista, lo preocupante en estos dos años de mierda es que doblaron o más el financiero en dólares (ahí está todo junto con los pesos) y con la cta. cte. negativa tapando los “aujeros” con deuda que, encima, se fuga

  11. David (idu) dice:

    O sea que truchar datos del INDEC estaría mal, ¿no?

    ¡Caramba!

  12. guillermo p dice:

    “Según… la Fundación Mediterránea …Argentina pasó de un ratio de 31,5% de apertura comercial en 2005 a uno de 21% en 2015”.

    O sea pioneros a escala mundial.

    “…varios pensadores… sentenciaron, que,
    el peronismo…debía encabezar los cambios de época…”
    (Julio, febrero 19, 2018 en 12:50)

  13. David (idu) dice:

    Oh, si, claro.

    Hace 30 años participaba de una cámara empresaria que acudía a trabar importaciones de productos competitivos con los nuestros.

    Nuestro poder de veto era maravilloso.

    Fue la última vez que tuve algo de “poder”. Para prohibir, obvio.

    Luego el devenir me enseñó que perdí demasiados años en luchas imposibles e inconducentes para mi operación.

    Lo cual finalmente (y felizmente) me señaló caminos alternativos.

    Sin embargo, siguen activos entre nosotros los nostálgicos de la montura de caballo y el transistor Fapesa, ante las puertas del auto eléctrico y el cerebro de silicio.

    Y bueno…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: