América Latina y la emancipación permanente

rivera

El desafío que comenté ayer, el de pensar “una política exterior argentina para un gobierno nacional y popular” me hizo pensar en el reciente libro de Diana Ávila y Ignacio Politzer (América Latina. El camino a la emancipación permanente. Editorial Autores de Argentina, 2018).

No porque allí se plantee una estrategia. Es un resumen del proceso de la Independencia, y de sus luchas posteriores, de todos nuestros países. Y de EE.UU. Nos recuerda que debemos aprender de los logros y fracasos anteriores. Además, que la historia es también -siempre lo ha sido- la construcción de un relato inspirador para distintos proyectos políticos. Historiadores tan distintos como Macaulay, Mitre y Pepe Rosa lo tenían claro.

Otro aspecto interesante de este esfuerzo es que se escribe muuucho de historia. Nuevamente es un tema de moda. Hasta en la revista Viva de los domingos en Clarín, Felipe Pigna escribe viñetas moderadamente “nac&pop”. Pero… hay pocos libros nuevos que traten de dar un cuadro completo. Uno recuerda con respeto a Jorge Abelardo Ramos, cuyos libros son a la vez una versión completa de la Historia Latinoamericana, un panfleto político y una maravillosa obra literaria.

Bueno, los dejo con el prólogo que escribió Eduardo Rinesi, filósofo, politólogo y educador, que fue rector de la Universidad de General Sarmiento. Es un poco largo, pero se supone que los sábados hay tiempo para leer. Y resulta interesante que un pensador vinculado a la experiencia kirchnerista se pregunte “si el espíritu “jacobino”, entendido como la vocación por transformar las cosas, el mundo y la historia “desde arriba”: desde la cima del aparato del Estado o de un conjunto de Estados gobernados por líderes particularmente decididos y entusiastas, (se refiere a las experiencias nacional populistas de este siglo) … no está en la base de sus propios límites y de su escasa capacidad para superar las propias circunstancias histórico-políticas que lo hicieron posible y lo avivaron“. Es una buena pregunta.

La historia latinoamericana encuentra en el problema de la “independencia” (de los procesos que condujeron a la emancipación política de nuestras naciones respecto de sus centros metropolitanos) uno de sus capítulos de mayor importancia e interés. El ciclo de las gestas independentistas que se inicia con la potentísima experiencia de la revolución haitiana y cubre las tres primeras décadas del siglo XIX, y también las menos numerosas pero no menos interesantes evoluciones que condujeron al quiebre de los lazos de subordinación política con países coloniales de los que algunos de nuestros pueblos sólo terminaron de desvincularse a comienzos del siguiente, constituyen, en efecto, una parte fundamental de nuestra historia, sobre la que no sin razón vuelve machacona y orgullosa la narrativa oficial sobre la que descansa la legitimidad de nuestros estados soberanos.

Al mismo tiempo, sin embargo, hay que apuntar que uno de los fenómenos sobre los que de manera más original y emblemática dirigieron su mirada las mejores expresiones de las ciencias sociales de nuestros países hace ahora un medio siglo fue (y es, desde luego) el fenómeno de lo que se llamó la dependencia estructural de nuestras sociedades –incluso si políticamente “independientes”– respecto a los grandes centros imperiales del planeta. Uso con toda intención esta expresión, “imperiales”, para traer a colación el texto clásico sobre la cuestión del imperialismo en el que Lenin introducía muy tempranamente, antes de los desarrollos de la sociología latinoamericana de los 60 y los 70, y en un contexto teórico ciertamente muy distinto, esta noción fundamental de la “dependencia” de unos países, de unos pueblos, de unas economías, respecto a otros.

¿Y entonces? Entonces, que tiene todo el sentido la expresión, que Ignacio Politzer y Diana Ávila utilizan en la “Introducción” de este trabajo, de una independencia siempre “inconclusa” y siempre en proceso. De una independencia que no se completó de una vez y para siempre con los procesos de separación de nuestros países de los viejos imperios coloniales y de formación de los estados que hoy tenemos, sino que sigue siendo –leemos aquí– “una expresión de deseo”, una búsqueda incesante, un camino permanente. En el proceso de recorrer lúcidamente ese camino, es particularmente productivo el recurso a la historia, a su análisis crítico y a la vuelta sobre las experiencias independentistas del pasado, como se intenta en las páginas de este libro. Y en especial es útil estar atentos a aquellos hitos, en el curso de esa historia, en los que nuestros gobiernos y a veces nuestros pueblos estuvieron más calurosamente animados por el espíritu integracionista que animó sus mejores jornadas de lucha contra la dominación externa.

Entre esos hitos, los autores de este libro prestan especial atención al que representa el ensayo de integración regional latinoamericana llevado adelante en una parte importante de nuestro continente durante los tres primeros lustros de este siglo. Es necesario, por supuesto, seguir discutiendo este ensayo tan animoso y a todas luces tan insuficiente, incluso para preguntarnos si algo de su espíritu –digamos– “jacobino” (entendiendo por tal cosa, de una manera que quizás no sea inadecuada, la vocación por transformar las cosas, el mundo y la historia “desde arriba”: desde la cima del aparato del Estado o de un conjunto de Estados gobernados por líderes particularmente decididos y entusiastas) no está en la base de sus propios límites y de su escasa capacidad para superar las propias circunstancias histórico-políticas que lo hicieron posible y lo avivaron. Mientras tanto, sin embargo, no es posible dejar de reconocer que estas experiencias más recientes (en la que con toda razón se detienen con especial interés Ávila y Politzer) se cuentan sin duda entre las más significativas de las que se intentaron a lo largo de nuestra historia dos veces centenaria. En algún sitio Hugo Biaggini ha sugerido comparar por eso estas experiencias populistas avanzadas, de nuevas izquierdas gobernantes, o como quiera que se las quiera designar, con otras dos experiencias políticas anteriores: la ya mencionada de los procesos de emancipación e independencia, signados todos ellos por un fuerte impulso hacia la integración social, política y cultural de la región, y la que surge en los claustros universitarios cordobeses hace ahora un siglo casi exacto y no deja de hacer oír sus ecos en toda la región (especialmente en Perú, en México y en Cuba) hasta cuatro décadas más tarde.

Es claro que las circunstancias han cambiado hoy en toda América Latina, pero eso mismo vuelve más urgente y necesario que nunca el esfuerzo que promueven y ensayan aquí Politzer y Ávila de volver a pasarle “el cepillo a contrapelo” a la zigzagueante historia de nuestro continente. El modo en que aquí lo hacen los autores recoge por un lado la inspiración del género, últimamente muy recorrido entre nosotros, y que tiene acá notables y meritorios exponentes, de lo que suele llamarse la “divulgación histórica”, y por otro lado el resultado de la experiencia y de las enseñanzas de una activa militancia pedagógica en la formación de cuadros sociales, políticos y sindicales. Se trata pues, éste que va a leerse, de un texto de invitación al estudio y las lecturas (que cada capítulo indica generosamente), y al mismo tiempo de un trabajo militante. Esa combinación, aquí como en cualquier parte, no puede menos que alegrarnos y llenarnos de entusiasmo“.

15 Responses to América Latina y la emancipación permanente

  1. victorlustig dice:

    Una cosa que no dice estimado Abel es que indefectiblemente el jacobinismo termina en el Directorio, de lo poco que he leido y menos entendido, no hay ninguna experiencia

    Por eso es un fenomeno que no pervive ni a los cataros, ni a Robespierre, ni a Lenin ni a Castro.

    Sirve, para algunos, un rato, para distintas actividades de distintos tipos, y, de alguna forma lo acompañan los denominados por Lenin como idiotas utiles.

    Sirve, tambien, sin duda para un monton de analisis sesudos de la intelligentzia, que, dedicara infinitos papers a definir los procesos de formacion, luchas, pero nunca al proceso de descomposicion y nomenklaturizacion de los jacobinos y sus herederos fisicos, que terminan en la propiedad privada en fase oligarquia

    Pero todo esto lo han dicho, con mejores palabras, muchos pensadores.

  2. jus dice:

    si algo deberíamos aprender del norte es q nunca, pero nunca, dejan de reinvindicar sus acciones, incluso las q los q sentimos la fraternidad como un faro imprescindible, la igualdad como un objetivo y la libertad como una condicion necesaria, repudiamos, como repudiaron juan pablo II y miles de jóvenes q realizaron un escudo humano a la invasion a Irak o el acoso a Ucrania y a todos y cada uno de los paises q no aprueban cualquier requerimiento yanky… ellos reinvindican todo, en series, peliculas, videogames, operaciones mediaticas y salvo venezuela y quizas rusia y china, q refutan las mentiras (ma’ que posverdad ni q ocho cuartos) casi todos callan ante esas afrentas
    Y otro signno a pensar es el uso permanente en creo q todas las películas de su bandera. Incluso el fomento al cine incluye ese requerimiento
    Y hablando de anglosajones, ayer había mucha prensa en la UK embassy, noche harry porter. ¿ El uk desmintió los rumores de su ataque a nuestro ARA San Juan? ¿no deberían?

  3. jus dice:

    ¿sería un peligro la visita del canciller de USA al INVAP?

  4. V´ctor, el jacobinismo termina en el Consulado.
    Y ahí entonces la pregunta de Abel toma sentido: ¿No se podrá lograr algo desde arriba?.
    Siendo usted trosco (de derecha, pero trosco de alma al fin), por favor no se le ocurra hablarme de bonapartismo.

  5. Qué pregunta Abel.
    Nos la estamos haciendo desde que Bolívar aludiera a USA en su famosa sentencia.
    Creo que lo ideal sería un poco de arriba y un poco de abajo.
    El espectro de la unidad nos recorre desde entonces y la experiencia del la UNASUR es una de sus manifestaciones.

    Cuando el imperio se vea un poco más comprometido en su karma mundializador (que no globalizador, para eso está la City) tendremos más espacio. Creo que no falta mucho.

    En cuanto a nosotros, claves en un proceso de integración, creo que el “empate hegemónico” y el “juego imposible” a la larga decantará, y como dice un compañero, nosotros tenemos la verdad histórica.

    Hace unos días en un comentario delirando sobre teorías económiocas mencioné la teoría de la dependencia.
    Con el triunfo mainstream de fines del S XX quedó medio olvidada, pero yo creo que puede aportar pistas.

    Por lo que pintan, habrá que leer el libro.

    Nunca menos y abrazos.

  6. Otro más y van…

    “”El empresario norteamericano Jeff Bezos, fundador y director de Amazon, dueño del legendario diario The Washington Post y fundador de Blue Origin, empresa que tiene como objetivo realizar viajes suborbitales y orbitales comerciales, se encuentra en la Patagonia argentina.
    El multimillonario tuiteó hoy una foto frente al glaciar Perito Moreno. “Este es el impactante glaciar Perito Moreno en la Patagonia. Nosotros enviamos sondas robóticas a todos los planetas del sistema solar. Y la Tierra es lejos el mejor. Vamos al espacio, pero para salvar a la Tierra”, dijo Bezos.””

    http://www.lanacion.com.ar/2106447-jeff-bezos-esta-en-la-patagonia-y-se-enamoro-del-glaciar-perito-moreno

  7. http://www.lanacion.com.ar/2106453-cabalgata-almuerzo-campero-y-ascenso-al-campanario-la-visita-del-secretario-de-estado-de-donald-trump-a-bariloche

    “La visita de Tillerson fue de carácter privada…
    Más allá del descanso y el disfrute del entorno natural de Bariloche, donde se vivió una jornada cálida con altas temperaturas, Tillerson incluyó en la agenda su preocupación por el conservacionismo y el medio ambiente.”

    Dicen que vino por Pilcaniyeu e INVAP, yo creo que la jugada es más ambiciosa. Conspiranoia aparte.

    Aprovecho para dedicar un homenaje a (QEPD) Douglas Tompkins.

  8. victorlustig dice:

    mmm, no, termina en el Directorio, que es la busqueda del orden, recuerde que saca el sufragio universal y le corta la cabeza a Robespierre.
    Ahi aparece Napoleon a los cañonazos, y, el Consulado.

    trosco? no, para nada,apenas creo que el motor del cambio es la democracia, la estabilidad y la clase media, del cambio permanente, no de los delirios

  9. Mariano T. dice:

    Vienen por el aguaaaaa!!!!!!!!!!!!!

  10. Raúl C. dice:

    http://www.lavanguardia.com/politica/20180202/44458791887/tillerson-advierte-a-latinoamerica-de-los-predadores-rusia-y-china.html

    Washington, 1 feb (EFE).- El jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, advirtió hoy a Latinoamérica del avance de los “predadores” Rusia y China antes de iniciar su primera gira a la región justo al año de asumir su cargo.

    “Latinoamérica no necesita nuevos poderes imperiales que solo buscan el beneficio propio”, sentenció en un discurso en la Universidad de Texas en Austin, donde él se graduó como ingeniero, antes de partir hacia México para comenzar su viaje.

    “Nuestra región debe estar en guardia contra los poderes lejanos que no reflejan nuestros valores fundamentales. Estados Unidos es un claro contraste a esto. No buscamos acuerdos a corto plazo con ganancias asimétricas. Nosotros buscamos socios”, defendió.

    Es para agradecer que Tillerson nos alerte sobre los peligros de los imperialismos.
    Una gran verdad: “Latinoamérica no necesita NUEVOS poderes imperiales” (sic, sic).
    Mejor aliarnos con quienes nos quieren como socios igualitarios.
    ¿Alguien ve algo que pueda fallar en este esquema?

  11. Néstor Gorojovsky dice:

    Compañero, si no le cae a mal, me gustaría que le preste atención a lo siguiente, y considere la posibilidad de distribuirlo en su excelente blog (no es zalamería para buscar la publicación, es lo que me parece el blog):

    http://patriaypueblo-izquierdanacional.blogspot.com.ar/2018/01/con-unidad-se-van-con-programa-no.html

  12. El directorio es una débil transición. Todos sabemos lo de la cabeza del incorruptible.
    Pero si vamos a periodizar en serio…

  13. Así como la monarquía en Francia no termina con la cabeza del rey en 1793, sino con la Asamblea Nacional en 1789.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: