Netflix y las universidades

Estoy un poco cansado de repetir obviedades de la coyuntura política. Y supongo que ustedes de leerlas. Porque no hay noticias todos los días; sólo variaciones en los titulares. Así que quiero compartir algunos temas que van cambiando nuestra realidad, más profundamente que cualquier votación en el Congreso.

Esta breve nota sobre educación, me dejó pensando. Alberto Taquini (h), médico e investigador, que fue decano de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA, puede ser considerado como un hombre del establishment educativo. Lo que no en sí mismo no marca una posición política; Daniel Filmus también lo es (Eso sí, el Dr. Taquini es miembro del Departamento de Pastoral Universitaria del Episcopado; Filmus no). Pasa que la mayoría de los que escriben sobre Educación con mayúscula son aburridos. Pero no es éste el caso.

A. T. mira el exitoso modelo de negocios de Netflix, y lo ve, con expectativa y algo de preocupación, avanzando sobre la educación superior. Porque las universidades como las conocemos (hola, Dr. Barbieri) estarían en el papel de Blockbuster.

“En las escuelas de negocio, en estos últimos años, se extendió la historia de Blockbuster y Netflix como lección de innovación. Blockbuster concentraba la demanda de películas, en ese momento el consumo por streaming era muy pequeño. A comienzos de los 2000, con unos pocos años de vida, Netflix ofreció a Blockbuster ser adquirida, para fusionar los dos modelos: el “presencial” y la venta de un servicio de consumo ilimitado de películas a través de Internet.

Blockbuster rechazó la oferta. Y Netflix tentó a la industria del cine para que llevasen hacia su plataforma películas en forma directa. De a poco, fue ganando terreno y generando una demanda que dejaba su huella digital. Las productoras audiovisuales iban necesitándolo cada vez más.

Blockbuster perdió mercado y en 2010 fue a la quiebra. En ese momento, Netflix ya valía más 2.200 millones de dólares; hoy está valorada en 62.000 millones, y la industria del cine hace lo imposible porque sus películas circulen en esta plataforma mundial.

Con el uso de los datos que los usuarios dejaban en su navegación, Netflix pudo analizar la preferencia de sus clientes y con eso orientar la producción de sus películas y series propias. Es decir, personalizó la oferta. Una oferta en la que ni Hollywood puede competir, porque sólo Netflix controla ese caudal de datos e información.

El ejemplo, más allá de la industria cinematográfica, condensa un modelo de negocio que está proyectándose a otras áreas, entre ellas la universitaria.

En los últimos cinco años aparecieron plataformas que ofrecían MOOCs y cursos virtuales que ganaron terreno en la educación virtual global y que están poniendo en jaque a las universidades, los “blockbusters” del sistema.

El recorrido es bastante similar: Las universidades tradicionales concentran la demanda, con una oferta de carreras mayoritariamente presencial. Pero de un tiempo a esta parte, las opciones virtuales empiezan a crecer a tasas más altas que las carreras tradicionales.

Lo que está sucediendo ahora es que esas plataformas, como Coursera, Udemy y EDx, ya son gigantes mundiales, que concentran buena parte de la demanda de formación virtual y que ofrecen cursos en asociación con las universidades tradicionales, pero también con empresas de tecnología o, directamente, desarrollan sus ofertas en alianzas con profesores individuales, que por su prestigio se hacen atractivos.

El rastro que dejan los estudiantes-internautas en las plataformas es determinante para explicar este cambio de paradigma al que estamos asistiendo.

Anuncios

5 Responses to Netflix y las universidades

  1. bistiarj dice:

    Hola Abel, soy participe de ambos espacios (como estudiante crónico… dirían algunos maliciosamente) Es cierto q las universidades nacionales no cumplen todas las expectativas (por ejemplo en mí caso) de formación (o deformación profesional) sin embargo los cursos de EDx o Coursera nunca los terminé. Puede ser porque soy un señor de la tercera década y un poco vago (o solo vago), pero aún planteando temas interesantes (q no aparecen en las universidades) o innovadores no terminan de organizar un plan de formación q sustituya a del calvario universitario.
    Lo q puede estar sucediendo (se me ocurre) es q la universidad se secundarice es decir ofrezca conocimientos “básicos” y haya perdido ese lugar en creatividad en la formación permanente no en la investigación. Es cierto q no hay cursos como “Teoría de grados y sus aplicaciones” pero a menos q seas un bocho o un curioso cuando salís de la secundaria eso no es de interés.
    Si cabe alguna reflexión de mí parte es q los cursos virtuales (aún en las universidades virtuales) no me dieron la sensación de hacer algo q termina y me dan una patente de corso. Las universidades parece q no me van a convertir en un hombre del siglo XXI pero voy a poder conducir el Uber con título.

  2. Pedro dice:

    http://m.milenio.com/tendencias/rusia-presidente-alisa-inteligencia_artificial-ai-roman_zaripov-vladimir_putin_0_1085291630.html

    Para un sistema como el nuestro, masificado y homogeneizante, amante de la racionalización y adicto a la tecnología, las ventajas que ofrece en un futuro cercano el big data con inteligencia artificial detrás son infinitas, de manera bastante literal. No tiene precedente en la historia humana. El link que adjunto me parece un buen ejemplo. ¿Cómo no ceder en un futuro cercano a la tentación de darle poder de decisión, en cualquier ámbito, a una computadora que sabe millones de veces más y procesa y aprende más rápido y mejor que un ser humano? Es una tendencia que probablemente se afiance hasta volverse prácticamente ubicua.

  3. manolo dice:

    Abel, big data y cluster, te suena?
    Lo vimos en la ultima elección
    La data le informaba a Cambiemos que los cluster de las redes no daban para mas, pero si había uno NO cubierto por estas donde todavía podían juntar
    Los + 55, votantes de Alfonsín y Angeloz de los 80, a través de Mirtha y Susana
    Abrazo

  4. victorlustig dice:

    Abel

    Es lamentable que nuestra intelligentzia no estudie, Netflix NO empezo como streaming, empezo alquilando DVDs bajo el modelo, todos los que quieras, te los envio y me los devolves despues de un plazo, pasado el cual te cobro multa.

    Basicamente un Blockbuster con delivery, o, si quiere, un Netflix de hoy via pony express.

    Con lo cual, el modelo de negocio cambio solo en el delivery, una vez que la penetracion de banda ancha fue lo suficientemente alta para poder dejar de hacerlo (de hecho, creo que hoy sigue haciendo delivery fisico)

    Dado que basicamente Occidente es credencialista, (Oriente tambien, el mandarinato esta reviviendo) y el racket de las universidades no puede perder su insumo presencial, los modelos normalmente son al menos un periodo corto veni a la Universidad, luego es como dar una materia libre, y, no todas las materias pueden ser libres.

    Da para bastante mas, pero el no mencionar como fue Netflix inhibe de poder comparar con Kahn, Coursera y OCW, son los 3 pesados distintos, dirigidos a publicos distintos y con necesidades distintas basicamente

    • Rogelio dice:

      ¿ Desayuno de trasnoche ?

      Estimado Víctor, su comentario me lleva a conjeturar: ¿ no será que los estrategas del Grupo usan a Taquini para impulsar la absorción explícita de nuevas funciones del sistema educativo ?

      Quizás sea oportuna la ocasión para invitar respetuosamente al Dr. Taquini a visitar el sitio de la Universidad Nacional de Quilmes, dedicando algunos minutos a recorrer el Campus Virtual de la institución que funciona desde hace más de VEINTE AÑOS.
      En ese instituto académico se han graduado ya miles de argentinos radicados en los 4 confines de la patria combinando armónicamente las actividades presenciales y virtuales
      Y se trata apenas de un ejemplo precursor, obviamente perfectible, en una multitud de casos análogos que han proliferado en nuestra nación desde mediados de los ’90.

      Tal vez también sea bueno recordar que el clásico “El Aula sin Muros” de Marshall McLuhan fue publicado en el año 1960 – más de medio siglo atrás
      Si bien McLuhan hablaba entonces de tecnologías de la comunicación como la radio, el cine o la televisión, sus conclusiones son muy válidas para fenómenos como el de la Web 2.0 ocupando el escenario educativo no sólo universitario sino también de los niveles previos.

      Saludos cordiales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: