El helicóptero despega en Lima

lima

El proceso de destitución del presidente de Perú ha tomado impulso. Se hacen apuestas que Pedro Pablo Kuczynski estaría afuera para este jueves, y pocos las toman. No he seguido el asunto en el blog -la coyuntura local absorbe- y los medios harán abundante ruido sobre el asunto en la semana.

Me limito a acercarles esta nota de El Comercio, tradicional diario peruano, pariente de La Nación y El Mercurio, que da una idea del clima, y de la rapidez con la que puede cambiar. Agrego una reflexión al final.

A mitad de semana una bomba de impredecible magnitud estalló en el país. Se conoció, por información remitida desde Brasil por la empresa Odebrecht a la comisión Lava Jato, que Pedro Pablo Kuczynski habría tenido vínculos financieros con la compañía brasileña en varias ocasiones y que algunas de ellas ocurrieron cuando fuera ministro de Economía y premier, durante el gobierno de Alejandro Toledo. 

Las redes sociales y la prensa estallaron con el tema de una renuncia presidencial o una situación de vacancia. Ante el silencio oficial, la atmósfera fue calentándose obligando a PPK a dar un breve mensaje indicando que había reconsiderado su postura inicial de no acudir a la comisión Lava Jato y que había decidido hacerlo en la hora y fecha necesarias. Finalmente se trazó para el próximo viernes 22, en un claro intento palaciego por ganar tiempo (¿ocho días necesita para poner sus papeles en orden?).

Hay que recordar que la semana pasada Pedro Pablo Kuczynski ya había sorprendido a los medios y a la opinión pública, al aparecer en el programa Enfoque de los sábados (RPP) y allí aseverar que efectivamente él había brindado una labor de asesoría financiera al consorcio H2 Olmos, conformado por Odebrecht, luego de haber sido ministro. 

Pero la mentira pesaba en su contra. Antes había dicho, en carta remitida a la comisión Lava Jato y en sus cuentas de redes sociales, que él nunca había tenido relación alguna, directa o indirecta, con la empresa Odebrecht

Días previos a esta presentación radial, el comité de crisis de Palacio le aconsejó informar sobre el tema, considerando que estaba por venir una declaración de Jorge Barata, hombre fuerte de Odebrecht que iba a desmentir las primeras aseveraciones presidenciales. Ninguno de sus integrantes se esperó el bombazo de esta semana. 

“La mentira inicial es grave, pero peor sería mantenerse en ella”, nos dijo una fuente gubernativa. Lo que resta saber es si PPK ha dicho toda la verdad o aún quedan resquicios por aclarar. A estas alturas, la inquietud crece y sus respuestas políticas, por tardías, resultan insuficientes. 

En este caso, lo grave resulta no solo haber mentido, sino –de confirmarse lo dicho por la empresa Odebrecht– que PPK haya cobrado por consultorías realizadas mientras tenía un cargo público. PPK ocupó el cargo de ministro de Economía entre febrero del 2004 y agosto del 2005, y fue premier entre agosto del 2005 y el 28 de julio del 2006, y en ambos casos estaba prohibido constitucionalmente de “ejercer actividad lucrativa”. Sería cuestionable que lo haya hecho aun después de haber dejado de ser funcionario, en proyectos donde tuvo injerencia cuando desempeñó cargos públicos. 

Hasta el martes, el fujimorismo había bajado el tono en su bronca con el Ejecutivo, distraído en otros menesteres, como los vinculados a su conflicto con el Tribunal Constitucional y el Ministerio Público. No obstante, a la primera de bastos se encresparon los ánimos. La bancada parlamentaria fujimorista en pleno salió a pechar a Kuczynski exigiéndole que acuda a la comisión Lava Jato y que siga el ejemplo de su esposa, en clara reacción al pedido del congresista Gino Costa de que se interrogue a Rosa Bartra, presidenta de la comisión Lava Jato, por su presencia en el allanamiento de los locales de Fuerza Popular, y al retiro de la bancada pepekausa de la comisión de ética. Como se ve, el equilibrio era bastante precario y hoy genera un telón de fondo exacerbado respecto de las últimas revelaciones. 

La debilidad política de PPK y su torpe manera de conducirse abrieron los espacios a favor de un escenario de vacancia. Hace pocos días la funcional congresista del fujimorismo Yeni Vilcatoma le pidió la renuncia. No tuvo mayor eco, pero conforme pasaron los días se hizo tenor general. 

Conocido el documento de Odebrecht, la bancada de Fuerza Popular y del APRA pidió la renuncia presidencial (aunque el aprismo ha convocado de emergencia para hoy sábado a un plenario nacional y el congresista Del Castillo ha exhortado a mantener la serenidad y esperar los descargos de Palacio). El Frente Amplio fue más allá y planteó formalmente el pedido de vacancia. Al filo de la noche del jueves, Alianza para el Progreso, socio político de PPK, pareció inclinar la balanza, al sumarse al pedido de renuncia y anunciar que de no producirse se sumarían al pedido de vacancia. 

Debe señalarse que para proceder a la vacancia se necesitan 87 votos. Si se sumaban 70 de Fuerza Popular (descontando a Kenji), cinco del APRA y diez del Frente Amplio más Yeni Vilcatoma, sumaban 86. Les faltaba uno. Con los 9 de APP ya tendrían el tema asegurado“.

La “mani pulite” sudaca, judicial y mediática, que se disparó con Odebrecht, golpea por igual a “populistas” y “neoliberales”. Al peruano P. P. se lo podría describir -para los que no tienen idea de la política de ese país- como un cruce entre el chileno Piñera y nuestro López Murphy. Por desgracia para él, su “muñeca” política se parece más a la de L. M.

Lo más interesante del asunto es lo que no es: No puede enmarcarse ni dentro de la “ola populista” de moda en los análisis en la década pasada, ni tampoco en la “restauración conservadora”. La oposición que probablemente voltee a PPK y condicione o también deponga a su vice presidente (asimismo cuestionado por ilícitos) la encabeza Keiko Fujimori, hija del “Chino” y nada progre ella. La izquierda peruana está confusa y dividida, entre posiciones testimoniales y alianzas tácticas con los dos sectores de esta pulseada.

La moraleja para los suramericanos, en mi opinión, es que nuestro problema fundamental no es de “izquierda” o “derecha”. Pasa por si somos capaces de construir esquemas de poder fuertes y estables. Que necesitan legitimidad democrática y la también la participación del pueblo. Esto decía hace tiempo un presidente argentino, pero su nombre está mucho más presente que sus enseñanzas.

One Response to El helicóptero despega en Lima

  1. Daniel Eduardo Arias dice:

    La pregunta que a veces me hago es qué ha llevado al uso de Odebrecht como ariete universal para ir derribando gobiernos sudacas, primero el de Dilma, pero luego otros absolutamente distintos, como en este caso el de Kuszcinsky, un López Murphy peruano según Abel (y con razón).

    Odebrecht es rara. Uno no sabe decir si fue, era o es la mayor empresa de ingeniería civil (y no tan civil brasileña) que gana licitaciones en EEUU a sus competidoras locales. Tratando de pensarla desde nuestra argentinidad al palo, Odebrecht no es el grupo SOCMA, que como vivió en general de la yugular del estado está casi perfectamente vacío de contenido tecnológico real. Tampoco es Techint, que hace caños (sí, claro, con una rosca extraordinaria desde el punto de vista de ciencia de materiales, pero son caños, no computadoras o aviones). Tampoco es Arcor (#1 mundial en caramelos, but who fucking cares?).

    Odebrecht es un híbrido raro de aquella Pescarmona que se atrevió con turbinas hidráulicas, eólicas y grúas, con un toque adicional de audacia tecnológica dual: después de todo, han instalado el primer astillero sudamericano de construcción de submarinos AIP, y entre ellos hay uno nuclear. Y viene del país que ya inventó la invasiva Embraer, que barrió del mercado mundial aeronáutico a la europea Fokker y a la canadiense Bombardier, y es un clavo enorme en el zapato de Boeing y Airbus.

    Que el dueño de Odebrecht se ligara 19 años de cafúa en pleno hervor del Lava Jato es importante, pero la gente con esa plata no suele estar encerrada 19 años y menos en Brasil. Que el juez Moro haya usado a Odebrecht para instalar a Temer me parece más importante: no es imposible que quienes financian a ese magistrado paranaense estén comprando DOS objetivos: liquidar el ciclo inclusivo del PT (por ahora, misión cumplida) y de paso destruir a Odebrecht. Que no goza de demasiados fans entre las firmas de ingeniería de los EEUU.

    Atacar a una firma de ingeniería e infraestructura cuyo cliente es el estado (así se trate del estado noruego) porque gana las licitaciones pagando coimas estrepitosas… ¿No es una ingenuidad? ¿Que queda de la Lockheed Martin si la corren con esa nueva furia por la decencia? Pueden añadir los nombres que se les ocurra, amig@s, que probablemente no se equivoquen. Dejo abierta la lista.

    Resulta que ahora en Perú dos partidos bastante repelentes (el de la Keiko Fujimori y el de Kusczinski) han entrado a un “vale tudo” sin reglas, ya que el APRA se ha vuelto irrelevante a fuerza de inofensivo, y la izquierda local no asusta a nadie. Pero de nuevo aparece el Odebrecht, “Arma mortal” #5. Esta película ya la vimos varias veces. No me extrañaría que los vengan a correr con Odebrecht a Evo Morales o a Lenín Moreno (en realidad, a Evo), o a Bachelet, para terminar de aniquilarla, gane quien gane y como gane en Chile. Sin embargo, usar el garrote Odebrecht contra la goriliana cabeza de Kuszcinsky es una gran originalidad. Empieza a priorizarse el arma sobre la presa.

    Me parece que ahora las cosas han tomado una dinámica propia y más decididamente anti-Odebrecht. No estoy muy seguro de que EEUU, la UE, Rusia y China se quieran bancar un segundo caso de triunfo tecnológico brasuca planetario como Embraer, pero en ingeniería de infraestructura… e ainda mais. Dicho todo esto sin la más mínima simpatía por las tremendas represas al pedo construidas por Odebrecht en la Amazonía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: