Seguir buscando al A.R.A. San Juan

luto

La Armada anunció hoy, 30 de noviembre, a 15 días de la pérdida de contacto con el submarino, un “cambio de fase” en el operativo y ya no buscan sobrevivientes. Yo ya había tratado de hacer un homenaje a 44 compatriotas que decidieron correr riesgos bajo el mar en el servicio de nuestra Patria. Ahora les propongo ver esta nota que recién subió La Nación. Ese diario tiene su ideología, desde siempre, pero mantiene su nivel profesional; ahí podemos saludar a cada uno de esos 44.

Les copio un mensaje que me envió Daniel Arias. Él fue quien escribió Mientras buscamos el ARA San Juan. No tengo indicaciones que no se hará lo que exige, pero me parece también importante insistir en eso. Para no vaciar de significado esas muertes.

Dejar de buscar sobrevivientes es lógico. Lo fue desde el día 7 de perdida la nave. Aunque sea terrible para sus familiares no tener los cuerpos. ¿Pero dejar de buscar los restos de la nave? Eso es infumable para la nación.

* ¿Con qué confianza puede usarse el Salta si no se sabe qué falló en el San Juan?
.
* ¿Cómo puede trabajar a futuro el CINAR (Complejo Industrial Naval Argentino) si ignora si pudo haber un fallo secundario a la reparación de vida media del San Juan?
.
* ¿Cómo puede seguir un futuro gobierno -no será éste- la construcción del Santa Fe, con un 70% de avance?
.
* ¿Cómo puede imaginarse siquiera la futura reconversión a AIP (Propulsión Independiente de Aire) de la “flota” de submarinos (reducida hoy a un único TR-1700) si no se tiene total confianza en las normas y procedimientos del astillero?
.
Es así de sencillo. 1 millón de km2 de plataforma continental a cuidar, 1,7 millones más de km2 de fondos marinos otorgados legalmente, pero a negociar nada menos que con el Reino Unido, y además de un submarino, podemos perder más, y también un astillero. Y negociar en pelotas.
.
¿Se le perdió un submarino, ciudadano presidente? Siga buscando“.

18 Responses to Seguir buscando al A.R.A. San Juan

  1. victorlustig dice:

    No necesariamente dejar de buscar inhibe lo otro.

    USA dejo de buscar el Scorpion, luego con otra teoria lo busco con un barco y lo encontro.

    CINAR o el nombre de fantasia que se les ocurra deberia armar una investigacion propia de procedimientos, y, contratar a Thyssen o HdW (mejor la ultima) y hacer absolutamente publico todo los pasos y resultados.

    Y, tratar de sacar el Macri gato de esto, si entro agua (pasa) por el snorkel el problema es cuanta y por que, si hubo cambios de ingenieria, si se documentaron los cambios, si los sistemas de comunicaciones estaban bien, mil cosas mas

  2. Norberto dice:

    En este doloroso tema, cada vez estoy más cerca del Pájaro Rojo Salinas, la revelación poco difundida de las dos explosiones y los inexplicables regresos de algunas de las naves de búsqueda del operativo internacional SAR, que es automático por los acuerdos previos, me hacen pensar que están ocultando mucho en este incidente.
    Que el pasquín tenga ese tipo de nota, tal vez indique que me estoy equivocando.
    Desde luego que reitero el homenaje a esos servidores de la Patria.
    Nunca menos y abrazos

  3. vale dice:

    Adhiero Norberto a todo lo que decís y al homenaje a “esos servidores de la patria” que se arriesgaron a una maniobra peligrosa con un gobierno que no nos cuida, nos manda al muere y en ello les fue la vida.
    saludos

  4. Daniel Eduardo Arias dice:

    Lo de investigar la documentación de los procedimientos de vida media es la base. Si aparecen casos de “no había X de modo que pusimos Y”, o “hubo que hacer tres componentes Z por averías en los originales”, se estrecha la búsqueda en la estela de papeles que ve generando una operación tan secuencial y compleja.

    Acuerdo con Víctor en que no sólo importa si el San Juan, pese a que tiene válvulas automáticas para no aspirar agua mientras toma aire, sino cuánta aspiró. Me atrevo a suponer que en el primer evento habrán sido toneladas, porque para cortocircuitar y dejar KO uno de los dos bancos de baterías de proa no alcanza con una salpicadura. Pero luego de remediada la emergencia (que lo es, y con riesgo de vida), observo que el capitán decidió dejar fuera de línea AMBOS bancos de baterías de proa y seguir sólo con los dos bancos de popa, lo que sugiere que no debían estar tan secos, y/o que no podía jurar que no habría un segundo evento de ingesta de agua de mar. Lo que es lógico de su parte: si una válvula de obturación de snórkel falló una vez, no es imposible que vuelva a hacerlo. Sabemos que estaba “prudenciando”, porque la velocidad a la que al parecer prosiguió el viaje fue de 5 nudos, y en buenas condiciones a profundidad de snórkel el TR-1700 da entre 4 y 5 veces esa velocidad.

    Esas son las ocasiones en que una Marina medianamente equipada te manda los barcos de rescate, que se te ponen uno a cada lado “para hacer balsa” y te van trayendo al puerto más cercano despacito. Y al diablo la misión, fuera cual fuera.

    Es insultante para cualquier lector la versión de que el San Juan estuviera controlando pescadores ilegales. Un submarino sin armamento de cubierta (y los TR-1700 no lo tienen, para ser más hidrodinámicos y silenciosos) no pueden capturar un pesquero que se metió en la milla 170, y menos aún 30 o 40, porque suelen defenderse embistiendo. Y en este caso llevan las de ganar. La única arma de un submarino como el San Juan es el torpedo, y es tan desproporcionado y por lo tanto inútil para un caso de traspaso ilegal de la milla 200, de los centenares que suceden cada año, como puede serlo un martillo neumático para romper una nuez.

    Fuera cual fuera la misión del sub (y respeto que sean secretas, lo son incluso en democracias más democráticas que la nuestra), lo cierto es que el oleaje aquel día estaba en los 7 metros, lo que ponía al capi del San Juan muy entre la espada y la pared: si intentás navegar en superficie, podés accidentar el barco y además llenarte de contusos y fracturados, porque un caso como el del TR-1700 es lo menos marinero que hay, y en un mar así es una coctelera. Si la seguís a profundidad snórkel con válvulas de obturación de tomas de aire que no dan confianza, te exponés a un segundo evento masivo de inundación de baterías. My uneducated guess es que sucedió lo segundo.

    El agua de mar, con su carga de cloruro de sodio, se lleva como la mona con el sulfúrico de las baterías. Hay disociación y liberación de Cl2, que es terriblemente tóxico, pero lo más peligroso es el burbujeo de H2, que en forma de gas es bastante susceptible de infiltrarse por cualquier cierre suficientemente estanco para gases de mayor masa. Su combinación con oxígeno par a formar agua está entre las más exotérmicas de la química inorgánica.

    El perfil hidrofónico de la explosión, especialmente como lo tomaron los sensores de la Isla de Ascención, es extrañamente duradero, entre el minuto veinte y el minuto treinta segundos. Me hace suponer una explosión escalonada que se va abriendo paso desde proa a popa, a medida que debilita o rompe los compartimientos internos del casco de presión de la nave.

    Las condiciones de temperatura y presión en la sala de comandos deben haber sido mortales “ab initio”, porque los comandos de autorrescate de un submarino no son pasivos sino que deben ser actuados. Si no esto no fuera así, el sub podría darse la orden de emerger en automático cuando está bajo ataque con cargas de profundidad, y volver a la superficie sólo aumentaría las chances de ser destruido.

    Nuevamente, no cuestiono la misión del sub. Cuestiono a la todos los gobiernos que, tras haber comprado la mejor planta de construcción y mantenimiento de submarinos del hemisferio Sur a un precio casi equivalente a nuestra deuda con el Club de París, la dejaron decaer desde 1982 en adelante, sin trabajo ni misión. Creo que su reapertura en 2004 (oficial en 2007) fue un acto de coraje, pero también es cierto que además de coraje se necesita plata, y también es cierto que si se te fueron muchos cuadros profesionales y técnicos de primera línea, va a tomar un tiempo muy largo el reconstruir ese elenco.

    Mi idea es que una institución tan tecnológica suele necesitar de un instituto universitario propio, vista la ayuda que le dio el Balseiro a la CNEA para atravesar sus años terribles, entre 1983 y 2006. La entrada constante al sistema de algunos pibes veinteañeros con muy buena información no remedia el Alhzeimer institucional que te causa la condena a muerte de varios y sucesivos gobiernos, en general propios, pero transforma un tirabuzón fatal en una picada suave y controlada.

    Hoy en día hay que revisar la documentación de la reparación de media vida del San Juan, para hacer hipótesis, tratar de entender qué pudo haber fallado. Deberían ser miles de páginas. Si faltan páginas, ahí puede haber más indicios.

    Pero además hay que descubrir los restos del submarino y traer lo que se pueda a la superficie, para ver si hay concordancia entre papeles y fierros. Esas deben ser las dos tareas principales del CINAR y de la Marina, hoy. La tercera es crear una carrera de ingeniería en submarinos, y empezar a reclutar para ella a los mejores estudiantes no graduados de ingeniería naval, para garantizar que el CINAR siga vivo. Es la única garantía de que sigamos teniendo la mejor y única arma estratégica para soberanía del mar: submarinos.

    Señores, estamos en un momento en que ya hay 57 submarinos AIP (Air Independent Power) en las flotas de 20 países, y la generación diésel-eléctrica pura va a empezar a venderse baratita. Son esos momentos de recambio tecnológico en que la Argentina suele llenarse de chatarra.

    Pero tenemos la opción de mejorar el CINAR, comprar el paquete de reconversión a AIP de Thyssenkrupp para reactualizar el Salta, hoy parado por mantenimiento, y pensar seriamente en terminar el Santa Fe y el Santiago como submarinos AIP. Y si Thyssenkrupp se pone difícil, como sugiere Víctor Lustig, están HW, la DNCS francesa, los vikingos de Kockums… oferentes no faltan. Todos con fierros distintos, eso sí. Pero la base sigue siendo el viejo sub diésel-eléctrico.

  5. Chiclana dice:

    Daniel, gracias. Salvando un cuarto de parrafo, e resto muy bueno

  6. Alcides Acevedo dice:

    Dale Arias, seguí así…

    ¿Dónde quedó la vanagloria? ¿dónde la “recuperación” de capacidades? ¿qué pasó con los soldadores veteranos que se dedicaban a cualquier cosa y volvieron convocados para la gesta de formar a las nuevas generaciones para trabajar con aceros especiales de un día para el otro?

    No soy un entendido en el tema, pero tuve profesores que trabajaron en su momento en el astillero Domeq García y comentaban las dificultades técnicas de fabricar submarinos (y eso en el mejor momento del astillero), también conocí un par de submarinistas… la hiótesis de un submarino atado con alambre, una tripulación con pocas horas de navegación encima y un mar jodido (en realidad no es nada raro en el mar argentino tener condiciones de mar gruesa) es la explicación del desastre.

    Ni me pongo a comentar de las épocas K cuando aplaudían que se reemplazaban “vávulas importadas constosísimas” por otras nacionales mucho más baratas y cosas por el estílo, tampoco las dificultades para reciclar las baterías porque el ineflable señor Moreno travaba la importación de insumos.

    Como sea Arias, seguí soñando, decís que se debe convocar a los más brillantes estudiantes en ingeniería naval para que se especialicen en submarinos ¿tenés idea de cuántos ingenieros navales se reciben por año en Argentina?

    Los submarinos Salta y Santa Cruz de la flota “operativos” con que cuenta la armada hace años que no navegan, y no van a hacerlo tampoco, parece que llegamos al fin de la fuerza de submarinos en Argentina. Esa es la triste verdad.

  7. And I'll look down and whisper: "No" dice:

    – En un audio el embajador en Austria declaró que pidieron la asistencia del CTBTO ese mismo miércoles del accidente a la noche. Extraño.
    – Un caso famoso fue cuando USA encontró por triangulación de sus micrófonos el submarino soviético perdido K-129 a 5000 metros, y de incognito en una notable operación de inteligencia recuperó una parte.
    – el San Juan tiene degaussing activo de lo mejor en su momento, seguramente algunos elementos pasivos de diseño también, suma a la dificultad de ser encontrado.
    – el primer objeto encontrado y reconocido magneticamente en la zona estimada de hundimiento fue el pesquero chino hundido el año pasado. Extraña casualidad. Sumando elementos quizás se pueda armar alguna buena teoría de conspiración. Todavía falta.

  8. Politico Aficionado dice:

    Clara e imprescindible la nota de Daniel Arias. La memoria de las víctimas exige un profundo análisis de la documentación y los restos de la nave para conocer la verdad de lo que pasó.

  9. oscar coronel dice:

    cuanto lamento nuestra perdida no solo de estas 44 personas sumamos a maldonado mas dos tehulches cientos de heridos en manifestaciones varias y la persecucion politica a travez de la justicia y de los medios
    l

  10. Abel B. dice:

    Alcides, lo suyo es de interés sociólogico.

    Hace menos de 70 años -poco tiempo en la vida de una nación- las manufacturas japonesas eran consideradas “de cuarta”, por los consumidores sofisticados. Como los argentinos exigentes, que también consideraban a lo nacional “flor de ceibo”.

    Los productos japoneses eran imitaciones baratas de los que producían los alemanes y los ingleses, de mucha mejor calidad.

    Esa opinión cambió hace mucho. Sobre los productos japoneses. No sobre los argentinos. Quizás la ventaja de ellos era que tenían muchos menos Alcides Acevedo entre sus ciudadanos.

    Puede ser un tema cultural. O que el gobierno japonés encargó discretamente a la Yakuza que se ocupara.

  11. Norberto dice:

    ¿Se refiere a esto recogido el blog Pájaro Rojo?

    “En la mañana de ayer, jueves 30 de noviembre a las 7:32 el buque de investigación Víctor Angelescu, del INIDEP (Instituto Nacional de Desarrollo Pesquero), identificó un objeto cilíndrico de aproximadamente 60 metros de largo y 13 metros de diámetro a 477 metros de profundidad en 46º24.5’ de latitud Sur y 60º11.7’ de longitud Oeste.

    Mediante la ecosonda multihaz, se pudo observar un blanco de sonar de forma alargada ubicada sobre el fondo con dimensiones de aproximadamente 62 metros de longitud; altura sobre el fondo de 13 metros; mientras que la ecosonda monohaz reportó 11 metros de altura sobre el fondo.

    Antes de elevar la información, el grupo de investigadores de hidroacústica del INIDEP que trabaja denodadamente por estas horas en el Angelescu realizó 16 pasadas de norte a sur y de sur a norte. También hicieron otras 12 pasadas de este a oeste y viceversa, en todos los casos utilizando las dos ecosondas al mismo tiempo.

    El Angelescu está siendo tripulado por personal de la Prefectura y colaboran en la búsqueda cinco científicos del Programa de Acústica, que dirige Adrián Madirolas. El breve informe al que tuvo acceso REVISTA PUERTO indica que “se trata de una estructura ubicada sobre el fondo con altos valores de reflectividad sonora pero que según se observa en la ecosonda monohaz no parece ser parte de la estructura del fondo, es decir que no parecía ser una restinga”.

    Ahora se espera que el hallazgo del Angelescu sea verificado con los minisubmarinos que aportó Estados Unidos para la búsqueda.”

    http://pajarorojo.com.ar/?p=37272

    Nunca menos y abrazos

  12. Alcides Acevedo dice:

    No Abel, no entendés ¿a qué viene el tema de Japón?
    En todo caso si te interesa te cuento; al principio vendían baratijas y textiles era porque les permitía tener más mercado, como los chinos ahora, pero Japón no llegó a dónde está haciendo imitaciones baratas, hacían imitaciones baratas y de MEJOR calidad que los originales, esa es la clave de los japoneses, allí están las innovaciones organizacionales que son tan bien conocidas y estudiadas en el mundo entero desde hace décadas, nada que ver con el modelo Nac&Pop de “learning by doing” mientras tanto el tema de la calidad y el precio lo dejamos para más adelante , para los japoneses eran la premisa, me remito a la bibliografía. Punto.

    El problema no es de los “Alcides” el problema es de los que piensan que el desarrollo es una cuestión de voluntad y no tiene costos sociales, en particular el tema del submarino es una metáfora que debe ser entendida en toda su dimensión, y para cerrar (no lo estoy diciendo en joda): ¿no convendría hacer una profunda auditoría de cómo fue terminada la central de Atucha II?

    Lo digo sinceramente preocupado.

  13. victorlustig dice:

    Alcides

    solo el horror ortografico que cometes inhibe de seguir leyendote

  14. And I'll look down and whisper: "No" dice:

    Ya rectificaron información. Primero dijeron que era el pesquero chino hundido hace poco. Ahora afirman que se trata de pesquero chino hundido en año 2000.
    http://www.clarin.com/sociedad/submarino-ara-san-juan-exploraron-toda-zona-encontraron-rastros_0_SJJD9CAxG.html

  15. Norberto dice:

    Como es usual, la mentira en el multimierdos es norma, según las últimas informaciones están enviando al lugar el minisub yankee.
    Nunca menos y abrazos

  16. Daniel Eduardo Arias dice:

    Me habían contado que tenía un sistema de neutralización de cargas magneticas inducidas en el casco por, entre otras cosas, el rolido en superficie, y dijeron la misma palabra, “degaussing”. Misteriosamente, añadieron, el rolido en superficie aumenta más la firma magnética de un casco que la simple navegación en profundidad.

    Me pareció que me estaban verseando porque después de todo éste, el San Juan, fue es el más viejo de los TR-1700 que se fabricaron, un diseño de los ’70 con pocos retoques. Pero lo que dice Ud., “I’ll look etc.”, confirma la versión anterior. Esto se complica cada vez más.

    Presiento que sólo van a poder encontrar el casco si no está muy fragmentando y sólo con los buques oceanográficos dotados de sonares multihaz, o los de prospección petrolífera.

    En algún momento “la flota de visitantes de buena voluntad” que nos da una mano con el San Juan se volverá a casa. Algunos de ellos están pasando las facturas políticas ya mismo. Me pregunto cuánto tiempo hasta tener alguna base grande de las FFAA yanquis en la Patagonia. ¿O preferirán el NEA, para abrochar a Brasil?

    Pero cuando se vayan los superbuques y los superaviones, nos tendremos que quedar buscando al San Juan con el ARA Austral, un viejo pesquero arrastrero alemán de 1969 que en 1977 fue “pisteado” como oceanográfico por el RF Reedereigemeinschaft Forschungsschiffahrt. Con el nombre de Sonne, y dio buenos servicios al estado alemán, hasta que en 2011 les quedó chico y lo pusieron en venta. En 2014 aquí le bajamos el martillo.

    Aquí fue bastante reequipado. Tiene hasta un pequeño AOV autónomo de superficie, con potencia fotovoltaica y un año de autonomía, un “Wave Glider”, que le permite ampliar bastante su huella operativa, pero el equipamiento sonográfico multihaz para escaneo y mapeo de fondos profundos en un pendorcho muy pesado, que sólo puede estar a bordo de la nave madre y come potencia como loco.

    Cuando sueño con lo bien que nos vendría un oceanográfico polar con una centralita nuclear a bordo no es simplemente por la potencia motriz que se va en romper hielo de uno o dos metros. Es por el excedente de producción eléctrica que ADEMÁS necesitás para manejar ecosondas y equipos de sísmica de muy alta masa y muy alta demanda. Lo bien que nos vendría tener uno de esos ahora… Y ni hablar de ecosondas de iluminación lateral. Acelerarían mucho la búsqueda.

    El equipamiento de sonografía de fondo del “ARA Puerto Deseado” es potente, pero monohaz, es decir no hace barrido alternante del fondo trazando “calles” de algunas decenas de kilómetros de ancho, sino que ilumina en forma casi de punto. Para encontrar al San Juan con éste caído en el decurso del talud o en su pie, debería darse la casualidad de que el Puerto Deseado se ubicara justo encima.

    En suma, cuando se vaya nuestra flotilla de muy buenos, bastante buenos y no tan buenos samaritanos, estaremos técnicamente bastante solos. Mucho mejor equipados de lo que estuvimos jamás, en perspectiva histórica de la oceanografía argentina, pero todavía a una distancia de lo que realmente vamos a necesitar en esta primera mitad de siglo.

    Me imaginaba que Nuestro Troll Oficial iba a aprovechar para suponer que si quizás metimos la pata durante la vida media del San Juan (asunto a demostrar), obligatoriamente debemos haberlo hecho con la terminación de Atucha II.

    Por supuesto, la respuesta más obvia, si yo malgastara tiempo en responder a trolls, sería hacer notar que los astilleros Domecq García no llegaron ni en sus mejores momentos, digamos cuando la construcción de los HW-209, a la exigencia de calidad lunática que caracterizó siempre a la industria nuclear argentina. Los alemanes tampoco la tenían, para el caso, en sus propios astilleros domésticos.

    Y es que las normas de trazabilidad de componentes, por dar una de las muchas que conforman la idea general de “calidad”, recién entonces empezaban a derramarse desde sus dos focos de nacimiento (la industria aeroespacial y la nuclear) hacia otras. Cuando a la NASA le explotó el Challenger, los únicos astilleros yanquis que usaban normas de seguridad equiparabales (en realidad, mejores) que las de la NASA, eran los que construían la flota submarina nuclear de ataque y la misilística. Y estamos hablando de mediados de los ’80.

    Pero el hecho es que ya en Malvinas sucedió que nuestros dos Howaldswerke Tipo 209 tuvieron problemas: el Salta no pudo combatir por ruidoso, el San Luis lo hizo con componentes críticos de misión en fallo, lo que salvó probablemente a un par de unidades de superficie inglesa de irse al fondo, y al capitán Azcueta y a los suyos de comerse una bomba nuclear de profundidad. Visto que con bombas de tórpex no les hacían nada…

    Es difícil armar un sistema de calidad en medio de un naufragio institucional y económico continuo, como el que afectó a los organismos dependientes del MinDef luego de Malvinas. Debe ser más difícil aún que lo que le resultó tocar bien a la orquesta del Titanic, con la cubierta ya bastante inclinada.

    La CNEA tuvo una tarea más y menos ardua. Más ardua porque no sólo debía tocar sino componer. Menos ardua porque su doble sistema interno independiente de auditoría y licenciamiento (el CALIN por una parte, la Gerencia de Radioprotección por otra) YA ESTABAN CONSTITUIDOS “ab initio” desde los ’50. Sólo había que defenderlos de la emigración al extranjero y a las industrias privadas que asolaban otras gerencias, y en todo momento en que tuvo su propia gente al frente, la CNEA los cuidó a rajatabla.

    ¿Una prueba al toque? En 1987 el CALIN le paró Atucha I a Alfonsín en medio de la hasta entonces peor epidemia de cortes eléctricos estivales (cortesía del distraido Dr. Lapeña, Secretario de Energía). El Ing. Touzets se les plantó a Lapeña y Alfonsín y dijo que la central no volvía al ruedo hasta completar sus ya varias atrasadadas paradas de mantenimiento, salteadas por orden de Lapeña, que nunca fue de muchas luces pero se le apagaban que daba miedo. Si alguien dio la orden de decapitarlo o mandarlo al buen Flaco Touzets a hacer alguna tarea en Burundi, es evidente que la dirección de la CNEA se negó de plano.

    ¿Otra prueba mejor aún? Cuando en agosto de 1988 se rompió un elemento en el canal refrigerante R06 de Atucha I, el CALIN y Radioprotección pararon la central. La puntillosa SIEMENS, con la cola de paja de quien sabe que su firma adquirida KWU vendió un prototipo y hay que hacerse cargo de ese entenado, tardó un mes siquiera en contestar que mandaría gente. Cuando acudieron, en plan “Veni, vidi, vici” ofrecieron destapar el recipiente de presión y rehacer los internos de pe a pa, lo cual les tomaría dos años y… ¿cuánto te puedo pedir, dado que estás con el ispa en emergencia eléctrica? Con U$ 200 millones estamos hechos.

    La doctora en física nuclear Emma Pérez Ferreira, en el acto por la cual más la recordaremos (y son muchos), a la sazón presidenta de la CNEA, mandó a los nibelungos a lavarse las patas en el Rhin (dio varias opciones fluviales germánicas más, era una dama) y puso al frente de la reparación a una UTE “ad hoc” formada por INVAP y TECHINT. Y esta UTE realizó un “first timer” en la industria nuclear: reparar los internos de una central sin destapar el núcleo, el equivalente de una mega-angioplastía nuclear, en oposición al “chest-cracking” o bypass múltiple que proponían los visigodos.

    La UTE tardó más o menos 9 meses en realizar la tarea con herramientas diseñadas sobre la marcha. El OIEA y sus autoridades regulatorias aplaudieron el trabajo, que obviamente generó toneladas de documentación cuya lectura minuciosa debería ser impuesta a nuestro Troll Oficial por mandato de Abel, bajo alguna pena severa. La central se puso en marcha lentamente, y Emma, como la llamaban hasta los porteros de la CNEA, “vio que era buena”. No problems ever since.

    Tiempo ahorrado: MÁS de un año y medio, SIEMENS jamás podría haber hecho lo que proponía en 2 años. Plata ahorrada al ispa: 200 – 18, es decir U$ 182 millones, que en guita de hoy serían… ¿412 millones?

    ¿Y ahí se acabó el problema? Je, no. La SIEMENS le advirtió por diversos canales a Alfonsín que “eso” iba a ser un desatre, el Partido Verde alemán movió algunos contactos, los amigos locales de Greenpeace se dejaron un rato de salvar a las ballenas y multiplicaron el mensaje de la SIEMENS, y es fama que cuando la central se puso en marcha, el gabinete de estado de Uruguay anduvo como un par de semanas sesionando en el extremo más alejado posible de Lima, es decir en Paysandú.

    Creo que nuestro Troll Oficial está candidateando fuerte para un a presidencia regional en Greenpeace. La merece.

    Como se sabe, el amigo Carlos Saúl dijo “E nesario” dotar a la CNEA de una agencia de licenciamiento y regulación externos, y creo la ARN, lo cual es bueno y malo. Es bueno porque aunque el CALIN y Radioprotección eran internos y llegado el caso mandaban más que el presidente de la CNEA y que el de La Nación, al menos sobre su campo de competencia, siempre es mejor estar afuera. Es malo si se entiende que ese estar afuera en nuestra Argentina no implica una mayor cercanía o contacto directo con Presidencia de la Nación, como sería el caso del “Scientific Advisor” que los yanquis siempre tienen pegado al presidente. Aquí el director de la ARN tiene, en los hechos y en los papeles, MENOS autoridad que la que tenia antes, blindado dentro del corpachón de la CNEA cuando ésta todavía gastaba la autoridad de un estado dentro del estado.

    No es bueno para la ingeniería nuclear y la radioprotección que la ARN haya sido dirigida por un sociólogo, y peor aún es que ese sociólogo hoy presida la CNEA. El Mejor Ministro de Energía de la Shell lo colocó ahí justamente porque viene con garantía de acatar órdenes. Es lo último que queremos en AMBAS instituciones.

    Por suerte y para tranquilidad de Nuestro Troll Oficial, Atucha II se terminó antes de que llegara el presidente Mau, y en medio de un esfuerzo tan titánico de licenciamiento que la ARN debió triplicar sus efectivos, y aún así trabajaban a deshoras. Qué suerte que existe el Balseiro, esa universidad propia y cantera de reposición neuronal de la CNEA. Lo más probable es que termine siendo una buena central y complete su primera vida útil con un factor de disponibilidad superior al 80%. A no dudar, tendrá más paradas de mantenimiento por desperfectos en sistemas de disponibilidad (no de seguridad) que si se la hubiera terminado en tiempo y forma. Por eso apuesto a lo bajito y digo 80% y no 85%.

    Y sí, ya sé que se reciben pocos ingenieros navales en la Argentina. Imposible que suceda otra cosa, cuando desde épocas de Alfonsín hasta hoy se viene haciendo bien poco a favor de nuestros astilleros nacionales y privados, y sí mucho en contra. Y cuando se hace a favor (caso de la reapertura del ya no Domecq García sin Storni, y de Tandanor con el nombre conjunto de CINAR), sigue faltando plata que no debería faltar, y además se nota lo difícil que es alcanzar, desde una cultura base de astillero naval común, los niveles de calidad que tienen las industrias aeroespacial y nuclear. Que es lo que se necesita para construir y reparar submarinos.

    Si no fuéramos más que medianamente buenos construyendo satélites y reactores (y ahora una central) nuclear, ni aún así aceptaría comprar la chatarra submarinística no AIP que se prepara para vendernos la OTAN.

    Pero alcanzar calidad en submarinos es medio difícil de lograr. Incluso en 20 años y con mucha plata, y una escuela de ingeniería propia. Aquí no alcanzaron menos años, menos plata y de escuelas propias, ni la idea de hacerlas. Pero yo digo que para defender al CINAR, hay que hacerlas, y de nivel internacional. Hasta 2016, le habría propuesto seriamente a Brasil construir una escuela binacional, como en épocas de Alfonsín Sadosky trató de construir la ESLAI en informática (hasta que llegó “E Nesario”).

    Los pocos ingenieros navales que se gradúan de las universidades nacionales no alcanzan, y submarinos es un tema aparte. No todos los físicos de la UBA pueden ser físicos nucleares, para el caso. Pero sacados de la UBA en su tercer o cuarto año de carrera y recibidos en el Balseiro, valen una ponchada de plata en cualquier país con un programa nuclear sostenido. No sé si en CINAR hay alguien del Balseiro, lo dudo, y tampoco creo que del ITBA, que produce gente de excelencia pero más movida por la plata que por la camiseta, y poco proclive al sufrimiento y a la frustración.

    Pero en fin, a recordar que la CNEA se fundó en 1950 y hasta 1959 no se atrevió a hacer su primer reactor de potencia cero, bajo planos de un Argonaut yanqui, pero con las piezas fabricadas por casi 70 proveedores nacionales.

    A quienes les interese la “reconstrucción” de Atucha I con medios propios que decidió valientemente la CNEA en 1987, les recomiendo esto:

    Haz clic para acceder a ATUCHA1.pdf

    Va dedicado a la memoria de Emma Pérez Ferreira, “por su fe inclaudicable en la tecnología nacional”, y de Bernardo “Becho” Murmis, entonces director de la Dirección de Centrales, por lo mismo.

  17. victorlustig dice:

    Daniel

    El Challenger exploto por razones politicas, los managers no le dieron bola a los ingenieros, el reporte de Feynman (el bueno) es bastante concluyente.

    Por otro lado, todo lo que Ud dice es RAMS, y eso no es nuclear, es industria ferroviaria, es petrolera, los nucleares no inventaron eso, tienen sus meritos, muchos, muchisimos, pero, aint invented there.

    Todo eso viene de la 2da guerra, absolutamente todo el aseguramiento de calidad viene de ahi, Ahi se condenso y esquematizo

    Pero todo esto es off topic

    https://en.wikipedia.org/wiki/RAMS

  18. Alcides Acevedo dice:

    No entiendo ¿por qué tan largo Arias?

    Yo la voy a hacer corta, pisaste el palito al mencionar el caso del Challenger, mirá:

    La comisión entregó un informe oficial de 225 páginas el 9 de junio de 1986, documentando los factores técnicos y organizacionales que condujeron al accidente.

    Determinó que la causa del accidente fue el fallo de una de las juntas tóricas del cohete acelerador sólido derecho. El fallo de la junta permitió el paso de gases calientes presurizados que entraron en contacto con el tanque externo, provocando la deflagración. Las juntas no habían sido diseñadas para tener una elasticidad o estanqueidad suficientes por las bajas temperaturas, como las que imperaban el día del lanzamiento.2​

    También acusó a la NASA y su contratante, Morton Thiokol, destacando su inacción para proporcionar una junta adecuada. La comisión descubrió que, desde 1977, los ingenieros de la NASA habían estado al corriente del problema de las juntas tóricas, así como del hecho de que eso podía tener consecuencias catastróficas.

    Preguntale sino a la gente de INVAP qué pasó con el SAC-B, seguro conocés del tema…

    Quiero decir que si esas cosas pasan en el primer mundo no quiero imaginarme en Argentina, dejo un link sobre problemas con soldaduras en submarinos nucleares norteamericanos:
    https://news.usni.org/2015/08/18/3-virginia-attack-submarines-still-restricted-as-navsea-investigates-questionable-welding-rest-of-fleet-cleared

    Por último, voy a dejar un viedo del señor Francisco Spano que fuera presidente de la Autoridad Regulatoria Nuclear durante el proceso de culminación de Atucha II y responsable de su licenciamiento:

    Sin palabras, a revisar Atucha II ahora mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: