Hoy se marcha. Para que el arco no esté vacío

arco vacío

La imagen del “arco vacío” la empleó Alejandro Bercovich para decir que la ausencia de una oposición efectiva anima a Macri para seguir con las reformas (contrarreformas) que lleva adelante.

Es una frase con impacto, y yo se la plagio, cómo no. Pero es engañosa. En una sociedad moderna, es decir, complicada, como es Argentina, el arco nunca está vacío. El caso es que refleja muy bien el estado de ánimo de muchos opositores a este gobierno, los peronistas, los progres, y aún se nota en parte de los votantes de la izquierda dura.

Entre los que apoyaron al gobierno de Cristina Kirchner, el desaliento es explicable (lo que no significa, me apuro a agregar, que está justificado. No lo está en los dirigentes, seguro). Durante doce años y medio, un plazo muy largo para la historia local (y que cubre toda la experiencia política de los jóvenes), la coalición que armó Néstor Kirchner –el peronismo más una decisiva participación de sectores progresistas- manejó el Estado nacional y la mayoría de las provincias. Y, más importante, impuso, en otros casos rescató, un discurso y unos valores que -sin llegar a ser nunca hegemónicos- aparecían aceptados por una mayoría de los argentinos.

La derrota de hace dos años, frente a una nueva coalición encabezada por lo que era hasta entonces poco más que un partido de distrito, fue sólo el primer golpe. Que el Congreso nacional -con mayoría de legisladores electos por la coalición K, el Frente para la Victoria- votara leyes claves para la gestión Macri; que los gobernadores peronistas, en general, privilegiaran la negociación con el Ejecutivo nacional; que el movimiento obrero, en general, no enfrentara a un gobierno “patronal” si los hay; fueron los siguientes.

Tal vez el más duro fue el reciente turno electoral: ahí se vio que la nueva coalición M, sin sumar una mayoría de los votos nacionales, era más fuerte que cualquier sector de un peronismo dividido.

Todo esto merece un análisis más detallado. Los ha tenido y los tendrá, por supuesto. Hoy sólo me interesa señalar que no debería ser sorprendente. En 2003, Néstor Kirchner, un gobernador muy poco conocido, llega a Presidente con un 22 % de los votos, habiendo salido 2°. El ganador de esa elección se bajó del balotaje. Ocho años después, Cristina Kirchner es reelegida con el 54 %. La coalición que construyeron entre ambos desde el Ejecutivo nacional dio gobierno y estabilidad, como dije, por doce años y medio. Sus debilidades… se vieron después.

Este asunto del desánimo, es importante, cómo no. Todos los grandes estudiosos de la guerra han dicho que las batallas se ganan o se pierden en la mente de los ejércitos. Pero todos esos estudiosos asumían, claro, que los ejércitos existían.

Lo de guerra y ejércitos es una metáfora. Demasiado usual en la discusión política argentina, dicho sea de paso. El equivalente de los ejércitos en la realidad social de una nación más o menos moderna, son las estructuras. Y las únicas estructuras con capacidad de movilización y recursos con las que podría contar hoy una coalición opositora son los sindicatos.

Esa coalición opositora tiene que ser construida desde, justamente, la oposición. Una tarea difícil. Entre el 20 y el 24 de noviembre se empezó a dar un paso en la construcción de una de sus “patas”, la gremial: La Corriente Federal de los Trabajadores, las dos CTA, la CTEP y gremios de la CGT liderados por Pablo Moyano, decidieron marchar hoy, miércoles 29, a las 15 hs., al Congreso en contra de las tres reformas propuestas por el gobierno. Es una señal importante que Cristina Kirchner, que hoy jura como Senadora nacional, ha pedido a su militancia que no la acompañe, que concurra a la marcha.

Gabriel Fernández hace un buen resumen de lo que se plantea, incluyendo el apoyo a los familiares de los tripulantes del Ara San Juan y la solidaridad y acompañamiento a la familia de Santiago Maldonado. Nelson Ferrer, en un texto extenso, explora el significado de esta marcha, y hace la historia de las estructuras que participan. Y para los que quieren imágenes más sugestivas de la nueva coalición en ciernes que un arco vacío, las pueden encontrar en La Nación y en Tiempo Argentino. Por mi parte, tengo que marchar.

5 Responses to Hoy se marcha. Para que el arco no esté vacío

  1. GABRIEL dice:

    Un gusto siempre leerlo. Gracias.

  2. Manolo dice:

    Abel, un corresponsal anterior a mis tiempos de bloguero, me pregunto por las nuevas autoridades de la Mazorca
    Cuestión que ha dejado sorprendidos a muchos, no solo por los nombres sino también por la operativa.
    Le envie los links del intendente de Merlo y le cayo la ficha
    20 años de gimnasia opositora en el GBA, que a diferencia de la CABA, o construis día a día o te comen los albatros
    A pensar del ninguneo k y masista del “fetiche” PJ, sea el PBA o el RA, aun tiene restos de poder simbólico no despreciables
    Ver epístolas del “palo”, Anibal y Julio; además de las encuestas sobre “pertenencia e identidad” en plena ofensiva “Cultural” de Intelligentsia del Establishnent social y económico
    El “cruce” de feriglesias contra los “libertontos”, además de su extracción “progresista”, esta relacionada con la bien documentada “resilencia” de la “chusma social”
    Oponerse a Macri y Cambiemos como se hizo en la CABA durante 2003-15, es jugarle a favor; ver resultados electorales en la ciudad de los últimos 14 años
    Para qué seguir insistiendo con estrategias inoperantes, además de no tener el PEN y sus cajas a favor?
    Abrazo

  3. Norberto dice:

    Una imagen más que mil palabras

    ¿Puede haber mas peronismo real en una foto?
    Si me guío por mis años, mas que los suyos estimado y admirado blogger, o sea alguien que conoció el desprecio en las casas peronistas por los punteros, o manzaneras, radicales y conservas, introducidos a la caja de herramientas por un demócrata cristiano del ala conservadora de Banfield que por lo visto Ud nunca vio Recuerde que Perón Cumple, Evita Dignifica era porque la instancia superior era trabajo digno para todos, y donde no se alcanzaba, allí llegaba la asistencia del Estado en forma directa como recurso de última instancia.
    La AUH recién se puso en funcionamiento cuando se vio que era imposible romper el núcleo duro de indigencia, la actitud anterior era esencialmente la peronista de trabajo para todos y todas, pero el mundo y el país decía otras cosas, y hubo que ir adaptando, pero dejando fuera los intermediarios, por eso la furia de los autocríticos del Evita encabezados por Anal Medina y el Chino. porque el que parte y reparte, siempre se queda con la mejor parte, como dice un viejo barón del conurbano acerca del militante del PI.
    Nunca menos y abrazos

  4. Manolo Romano dice:

    Si me permite, Abel, creo que la baja moral de resistencia de miles de compañerxs de base K se debe a que se hicieron la falsa idea que las conquistas (reformas) vienen de arriba, del Estado como sujeto: el karma de la generación post 2001. Y me temo que eso sea la principal causa que ahora no vean horizontes ante las “contrareformas”

  5. Jose dice:

    Si me permite, creo que la baja moral es la de los “candidatos del proyecto” que asumieron en las cámaras en 2013-2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: