China, Estados Unidos y Tucídides

china-eeuu

No deben sorprenderse del título (si es que lo hacen). Es una forma ya convencional, entre los analistas de la política internacional, de referirse al tema que aparece decisivo en estas primeras décadas del siglo XXI: la relación entre esas dos Grandes Potencias: el hegemón tradicional y la que está construyendo con nosotros, y con Brasil, una relación similar a la que tuvimos con Inglaterra en el siglo XIX.

Es necesario que empecemos a pensarlo con cuidado. Porque tiene y tendrá consecuencias para nosotros y para todos los habitantes de este planeta. Y, en mi opinión, el discurso y el pensamiento que tiene el actual gobierno sobre nuestra política internacional, el del “regreso al mundo” era lineal y de un oportunismo cortoplacista cuando el de ese entonces lo puso en práctica en la década del ’90; hoy es estúpido.

Como les dije, el tema está de moda. Uno de los que escribió sobre el asunto con más énfasis -y bastante simplificación- es Graham Allison, el autor de Destined for War: Can America and China Escape Thucydides’s Trap? Dice Mr. Allison:

El rápido ascenso de Pekín pone en peligro la preponderancia de Washington. La historia nos enseña que en los próximos años el riesgo de una guerra entre ambos será muy real, pero también que hay maneras de evitarla.

Con el rumbo actual, el estallido de una guerra entre los dos países en las próximas décadas no solo es posible, sino mucho más probable de lo que se piensa. El motivo es la trampa de Tucídides: una tensión estructural letal que se produce cuando una potencia nueva desafía a otra establecida. El primero en describir este fenómeno fue el historiador griego en su narración de la Guerra del Peloponeso. “La guerra era inevitable, por el ascenso de Atenas y el miedo que eso inspiró en Esparta”, explicaba Tucídides.

El proyecto de historia aplicada que dirijo en Harvard ha encontrado, en los últimos 500 años, 16 casos en los que el ascenso de una gran nación trastocó la posición de otra nación dominante. Doce de ellos terminaron provocando una guerra.

Un ejemplo claro es lo que ocurrió hace 100 años. ¿Cómo es posible que el asesinato de un archiduque desencadenara una conflagración tan catastrófica que los historiadores tuvieron que crear una categoría nueva, la de guerra mundial? La respuesta es que la tensión crónica causada por la rivalidad entre una potencia emergente y una potencia dominante provoca una dinámica fatal en la que acontecimientos que, en otro caso, serían insignificantes o al menos manejables pueden desatar una cascada de acciones y reacciones y desembocar en un resultado que nadie deseaba.

El hecho de que, en cuatro de los 16 casos, se evitara la guerra, significa que el resultado no está predeterminado. La trampa de Tucídides no es un concepto fatalista ni pesimista, sino que debe servir para que seamos conscientes del tremendo peligro creado por la situación actual entre Estados Unidos y China. Si las dos partes continúan como hasta ahora, la historia se repetirá.

El mundo no ha presenciado nada equiparable al cambio tan veloz y trascendental en el equilibrio de poder debido al ascenso de China. Si Estados Unidos fuera una empresa, podría decirse que, en los años inmediatamente posteriores a la II Guerra Mundial, facturaba el 50% del mercado económico mundial. En 1980 facturaba el 22%. Tres décadas de crecimiento superior al 10% de China han reducido la cuota estadounidense al 16%. Por su parte, China pasó de representar el 2% de la economía mundial en 1980 al 18% en 2016.

Para los estadounidenses acostumbrados a un mundo en el que su país era el número uno, la idea de que China pueda superarlos parece inconcebible. En los últimos años, los medios occidentales no dejan de hablar de la “desaceleración” china y la “recuperación” de Estados Unidos. Sin embargo, a pesar de su “desaceleración”, China crece tres veces más de prisa que EE UU. Según el Fondo Monetario Internacional, en 2014 China sobrepasó a Estados Unidos y se convirtió en la primera economía en términos de paridad de poder adquisitivo, que tanto la CIA como el FMI consideran el mejor criterio para comparar economías nacionales. Si los dos países continúan sus tendencias de crecimiento actuales, la economía china será un 50% mayor en 2023. Y tres veces mayor en 2040. Las afirmaciones del presidente Trump de que Estados Unidos ha estado “retrocediendo” frente a China reflejan, en parte, la realidad de esos cambios.

¿Podrán Trump y Xi Jinping gestionar la relación geopolítica más crucial del siglo XXI sin ir a la guerra? Desde el punto de vista de la personalidad, el presidente de Estados Unidos y el de China no pueden ser más distintos, pero se parecen en muchos otros aspectos. Ambos han prometido hacer que sus respectivos países vuelvan a ser grandes con un programa de cambios radicales. Todo el mundo conoce el famoso lema de Trump. Cuando Xi llegó al poder en 2012, también prometió devolver la grandeza a China, proclamó su “sueño chino” y llamó al “gran rejuvenecimiento de la nación china”.

¿Seguirán Trump y Xi Jinping los trágicos pasos de Atenas y Esparta?

Los dos se enorgullecen de lo que consideran sus extraordinarias cualidades de líderes. Trump alegó tener un instinto sin igual para los negocios como base de sus aspiraciones a la presidencia. Xi ha concentrado hasta tal punto el poder que muchos le llaman “el presidente de todo”. El excepcionalismo forma parte del programa político de los dos, y eso indica una semejanza más fundamental: cada uno de ellos tiene un gran complejo de superioridad y considera que no hay nadie que se le compare. Y, lo más importante, cada uno piensa que el otro país es el principal obstáculo para lograr sus objetivos.

El riesgo es que, en medio de la tensión estructural provocada por el ascenso de China y exacerbada por las visiones rivales de Xi y Trump, las crisis inevitables que, normalmente, podrían contenerse acaben desembocando en algo que no desea ninguna de las dos partes.

Aun así, la guerra no es inevitable. La historia demuestra que las grandes potencias pueden manejar las relaciones con sus rivales, incluso con las que amenazan con derrocarlas, sin desencadenar una guerra. El primero de los cuatro casos “sin guerra” que examino es la rivalidad entre un Portugal hegemónico y una España en ascenso a finales del siglo XV, cuando esta última, unida y rejuvenecida, empezó a desafiar el dominio comercial portugués y a hacerse con el poder colonial en el Nuevo Mundo. Cuando las dos potencias ibéricas estaban al borde de la guerra, la intervención del Papa y el Tratado de Tordesillas, de 1494, evitaron en el último momento una guerra devastadora.

El conflicto entre Portugal y España y los otros tres casos de resolución pacífica pueden enseñar mucho a los estadistas actuales, igual que los fracasos. ¿Seguirán Trump y Xi —o sus sucesores— los trágicos pasos de los gobernantes de Atenas y Esparta, de Gran Bretaña y Alemania? ¿O encontrarán una manera tan eficaz de evitar la guerra como Gran Bretaña y Estados Unidos hace un siglo y Estados Unidos y la Unión Soviética durante las cuatro décadas de la Guerra Fría? Nadie lo sabe, por supuesto. De lo que sí podemos estar seguros es de que la dinámica que descubrió Tucídides se intensificará en los próximos años“.

A mi modo de ver -ya lo señalé al comienzo- Allison simplifica demasiado en esta nota. No se trata de lo que pueden hacer Xi y Trump -el informado Fredes Castro ha reunido un interesante material sobre eso, que comentaré pronto- sino de las dinámicas internas de China y de EE.UU. Y de los otros actores globales, que son menos poderosos pero existen.

De todos modos, es cierto que la relación de conveniencia y rivalidad entre EE.UU. y China es el marco en el que se dará la historia de los próximos años. Probablemente, las próximas décadas. Para el Mercosur -la dupla Argentina-Brasil- que está hoy en la esfera de influencia directa de los Estados Unidos y cuyo principal cliente es China, debe ser la preocupación central de nuestra política exterior. Tomando en cuenta la percepción en que coincidieron Perón y Methol Ferré: este es el tiempo de los Estados continentales.

24 Responses to China, Estados Unidos y Tucídides

  1. Daniel Eduardo Arias dice:

    El asunto es que aquí en el Cono Sur, posible semilla de la unidad subcontinental, después del promisorio arranque de Sarney y Alfonsín, Brasil y Argentina no han perdido ninguna oportunidad de perderse la oportunidad de lograr algo.

    Si hay terrenos que reflejan bien esa frialdad histórica, ya sin Borbones pelotudos y Braganzas esclavistas, es la falta, enanismo o fracaso de emprendimientos conjuntos en las áreas nuclear, aeronáutica, informática y biotecnológica. Sobre lo poco que hubo y lo mal que terminó ya escribí, y algo de tinta todavía me queda.

    Pero lo que me confunde más es cómo Itamaraty, incluso durante los gobiernos de Lula y Dilma, nos empujaba a firmar ese pacto estratégico de mierda entre el Mercosur y la Unión Europa, lleno de restricciones para nosotros y de yapa, bastante secreto. Obvio que ahora con MiShell Temer allá, aquí el macricomio argentino se va a tirar de palomita sobre eso.

    ¿Cómo explicás lo del Mercosur-Europa, Abel?

  2. CV dice:

    Acá hay también un tema económico muy importante involucrado, con la teoría de la estabilidad hegemónica (https://en.wikipedia.org/wiki/Hegemonic_stability_theory): la supremacía del dólar.
    Pese a los intentos teóricos inspirados en buenas intenciones, como Bancor, estas cosas no suelen decidirse muy pacíficamente…

  3. Nico dice:

    Me parece que haces bien en señalar que el tema no solo depende de trump y xi. De hecho se puede pensar que ambos “ascensos” son un resultado de las perspectivas internas del país. En el caso de Trump es claramente defensivo, y sobre eso ya ha escrito demasiado.
    China es un poco mas dificil, obvio. El idioma es una gran barrera, y la prensa internacional no es neutra en el tema (como es esperable). Por eso me parece que es interesante leer las resoluciones del último congreso del PCC. Porque lejos de la imagen de “tirano da da xi” el Partido tiene una amplia democracia interna en general. Y la concentración de poder obedece mas a una lectura particular del Partido, que espera años complicados. El cambio en la contradicción principal (no se modificaba desde el 81) ya nos indica que este congreso fue particular. La contradiccion ahora es, basicamente, producto del crecimiento de la desigualdad. Al mismo tiempo, se considera que el panorama internacional es mas complejo. Y por ultimo, esta la cuestión de la corrupción, caballito de batalla de Xi. Todo esto lleva a pensar la concentración del poder como una forma de sobrellevar tiempos turbulentos.
    Lo mas loco es que estas iniciativas parten de un partido que tiene un 80% de indice de popularidad, con un apoyo muy grande dentro del pais. Esto nos habla de la inteligencia tactica de estos muchachos maodengxiistas. Sera suficiente para ganarle la pulseada a los yanquis? Dificil de saber. Pero vienen mejor preparados.

  4. Silenoz dice:

    La nota es decididamente mala……. se enfatizan cuestiones que a mi entender son secundarias, incomprobables, con esquemas vetustos y, como dice don Abel, dejan fuera las dinámicas internas de ambos países que, básicamente es ver en que posiciones están respecto al objetivo estratégico y los caminos que eligen uno y otro. Lo más importante y, ni por asomo, siquiera son esbozados:

    Lo problemático:

    -la sobre valorada hipótesis de guerra: se toma con demasiada ligereza, si bien todas las guerras son sangrientas y con graves pérdidas las condiciones para embarcarse en ellas NO SON los mismas hoy que hace 2000 o 500 años atrás. Creo que no se pondera con el debido rigor los riesgos que implican meterse en un conflicto que se sabe como empieza pero nunca como termina. Una conflagración de orden mundial como sería un enfrentamiento entre –en apariencia y lo digo por China- dos bestias serían muy altos e impredecibles, sobre todo para los chinos porque, aunque parezca mentira, mantienen todavía un rezago importante desde el punto de vista tecnológico-militar respecto al “hegemón”

    -por lo de arriba hay un mal uso en la similitudes históricas y a la vez ambivalente (vamos a la guerra pero ¡para! que 4 de 16 no hubo guerra ¿? ….me hace acordar de uno por acá con el mismo “trastorno” )

    -por último y lo que tira a la mierda esta nota y su intento de noseque:
    Enfatiza las características individuales de ambos individuos a tal punto de inducir que la guerra sería por una cuestión de egos.

    En primer lugar me parece una falta de respeto para con el cro. Xi ponerlo en un plano de igualdad con el “coso” yanqui (ja ja….), el cro. oriental tendrá sus ambiciones y tirrias personales como no, pero creo que tiene la suficiente perspicacia de no anteponerlas frente al objetivo de llevar a China a ser el nuevo “hegemón”.

    El tilingo del norte podrá decir muchas cosas haciendo caso omiso del uso del lenguaje diplomático porque se siente el poronga del barrio -y hay que reconocer que tiene con qué-, pero en el fondo no tiene siquiera las chances de ser el Nerón yanqui, hay intereses por encima de él que lo condicionan.

    Pero lo más importante: una análisis que recae o da preponderancia a los “9 pecados capitales” –los 7 usuales + ambiciones personales e incapacidad- es inútil por que recae en hechos al menos difíciles de comprobar y sobre todo, niega capacidad de discernimiento, resolución de problemas y conductas táctico – estratégicas en función o dentro de una realidad simplificada y los cursos de acción posibles que, por lo anterior, pueden o no ser las mejores, óptimos, eficaces o eficientes.

    Me parece pertinente desmitificar la des-industrialización yanqui y sus supuestas debilidades por la presencia de determinados desequilibrios macroeconómicos. Y también la potencia de China. Los yanquis NO están tan mal y los chinos NO están tan cerca como nos quieren hacer creer

  5. Silenoz dice:

    La debilidad industrail del hegemón

    El autor no tiene en cuenta que el comercio mundial ha cambiado significativamente. A la fecha el comercio intra firma es mayor que cualquier otro con lo cual la procedencia de los bienes finales, de consumo dice muy poco del potencial tecnológico – industrial de cualquier país. Este fenómeno obliga a analizar los eslabones de las cadenas globales de valor de acuerdo a su valor agregado. La fortaleza, potencial de cada país está dado por la inserción y cantidad de empresas nacionales en dichas cadenas de acuerdo a la complejidad en los eslabones ocupados.

    Y en este aspecto a China le falta bastante camino por recorrer ya que por ejemplo, el valor agregado en las exportaciones de productos intensivos en tecnología es del 4% para computadoras y un 15% en telecomunicaciones y la inversión en I+D china es del 1,2 del PBI vs el 2,2 de los países de la OCDE [1] El problema que todavía no resolvió a pesar que están en camino a ello:
    ”Dado que la mayoría de los componentes clave utilizados en exportaciones de alta tecnología son importados y las empresas chinas realizan tareas especializadas principalmente en tareas de baja calificación, la sofisticación tecnológica de las exportaciones de China está determinada principalmente por las innovaciones tecnológicas de las empresas que son líderes mundiales y no-chinas [1]

    Se sub valora la capacidad del “aparato yanqui” siendo casualmente uno de los sistemas más lubricados en el mundo, en el “arte de innovar tecnológicamente”, ojo ellos mismos se sub-valoran peeeero :

    ”The conventional wisdom, of course, is that the U.S. doesn’t have an industrial policy. The U.S. did have a serious policy debate in the early 1980s when advocates of industrial policy urged the U.S. to emulate the Japanese model (….) But in that period, leaders in the legislative and executive branches who were concerned about U.S. competitiveness took initiatives that helped the U.S. to develop its own highly decentralized form of industrial policy that takes advantage of U.S. global leadership in scientific and engineering research. (….)
    Historians recognize that ARPA played an indispensable role in advancing the computer and microelectronics industry in the U.S. The agency funded the initial creation of computer science departments in major universities, financed many of the most important hardware and software innovators, and its ARPAnet ultimately became the Internet. ARPA’s program officers identified key technological challenges and funded different research groups whose work showed promise of meeting that challenge. When the key innovators were university-based researchers, ARPA officials helped them to make the connections to get their innovations into the marketplace. (….)
    One key mechanism is the Small Business Innovation Research program that provides more than $2 billion a year of support to small firms, many of them newly created startups. Grants that come with no strings allow these firms to push forward thousands of different innovations, many of which have achieved success in the marketplace in literally every corner of the economy”
    [2]

    ”El pasaje de la tecnología militar al uso comercial está diseñado desde el Estado a través de un grupo de empresas contratistas. La principal forma de difusión de las nuevas tecnologías desarrolladas por el gobierno es la transferencia de ellas directamente a estos grandes contratistas industriales e indirectamente a los proveedores especializados (Medieros). De esta manera, los científicos e ingenieros utilizan el conocimiento acumulado en los laboratorios financiados por el Estado para crear nuevas empresas con nuevas tecnologías. “[3]

    Para tener una idea de los recursos involucrados y como hace mucho que no mando grafiquitos que repito NO SON de mi autoría [3]:

    Todo esto da resultados por los cuales dentro de las 50 empresas más importantes –hasta el 2010- la mayoría son yanquis y tan sólo una china -y en la posición 50- [3]:

    Es más, China tiene empresas que forman parte de redes o son propiedad de empresas de los países desarrollados. A pesar de sus grandes números sin embargo esta rezagada en el acervo tecnológico, los eslabones de mayor valor agregado (diseño, laboratorios, marketing, comercialización) no los ha podido atraer y el desarrollo propio se dificulta por la reticencia de las empresas y el estancamiento o leve crecimientos de sus socios comerciales, es por esto que desde hace unos años se largó a comprar empresas a lo pavote con el doble propósito de adquirir ese conocimiento y meterse en mercados con altas barreras a la entrada de producto con alto contenido tecnológico. Si la montaña no va a Mahoma….

    Conclusión
    Los yanquis SI tienen una poderosa política industrial con resultados altamente satisfactorios ya que le permitieron mantener el liderazgo tecnológico. Y China a pesar de su gran esfuerzo todavía está lejos de cerrar la brecha con el hegemón. Ojo creo que están bien rumbeados y con el tiempo muy probablemente lo consigan pero no será tan sencillo y deberán estar atentos a las “ventanas de oportunidades” que los acontecimientos a veces dan… no dejar pasar esos trenes o bondis que el saber popular dice que sólo pasan una vez.

    [1] VEINTE AÑOS DE RELACIONES COMERCIALES
    ENTRE CHINA Y ARGENTINA – GUSTAVO ALEJANDRO GIRADO Y MARTIN BURGOS

    [2] Fred Block: America’s Stealth Industrial Policy
    [3] <a href="https://www.researchgate.net/project/El-Estancamiento-secular-y-teorias-del-crecimiento-en-EEUU” y teorías del crecimiento en EEUU. – A. Fiorito

  6. Silenoz dice:

    La vulnerabilidad financiera y macro del hegemón

    Otra gran cuesta que los chinos deberán remontar y con un nivel de dificultad igual o mayor que cerrar la brecha tecnológica.
    No voy a abundar por que me estoy yendo a la mierda sólo que para tener una idea del tema en cuestión, a raíz de intercambios con el cro. Rogelio, ferviente creyente de la inminencia del nuevo hegemón chino, en este comentario puse algunos dibujitos.

    Y para hacerla corta: cuando la mayor parte de la “torta” y barras más altas sean en yuanes o renmimbí recién ahí hablaríamos de la hegemonía china.

    Esos mismo dibujitos dan cuenta del fenomenal poder que brinda tener el “señoraje” de la moneda hegemónica:
    – dominancia en el comercio
    – reserva de valor mundial por antonomasia
    – contradiciendo a Rodríguez en el posteo anterior entitulado “La quiebra del banco central”, amplísima autonomía de la FED en la determinación de la tasa de interés con la cual habrá de financiar sus déficits
    – en un marco de dinero fiduciario por el cual las limitaciones son de índole políticas antes que económicas.
    En resumen: a pesar del pensamiento mainstream y sus volteretas discursivas, uso a pleno de las Finanzas Funcionales del cro. A. Lerner

    Reconozco que es difícil de percibir lo potente de tener la maquinita de emitir guita porque tenemos embebida una idea metalista del dinero y pensamos la economía de un país como si fuera nuestro hogar, pero un buen intento es pensar que los yanquis tienen la maquinita de emitir ORO y bajo este aspecto preguntarse ¿qué limitaciones tiene USA para honrar sus deudas en oro teniendo la máquina de emitir oro?

    Todos los desequilibrios caracterizados como peligrosos, insustentables –y que lo son para toda economía periférica y algunas desarrolladas- para ellos no corren. Por supuesto el curso de la historia marca que algún día caerán pero de no mediar algún evento súbito y que ponga al mundo de cabeza, tenemos hegemón anglo parlante para un buen rato y lejos está China todavía de desbancarlo…

  7. Silenoz dice:

    Respecto a qué tenemos que hacer nosotros como periféricos y sin capacidad de mover la aguja:

    En primer lugar creo que no sólo debemos asentarnos en lo que don Abel llama “estados continentales” sino negociar en bloque aka MERCOSUR.

    Desde el punto de vista de los estructuralistas con su concepto centro-periferia, nosotros nos enfrentamos a 3 centros (en rigor es uno solo con uno que corta el bacalao y otros 2 o 3 que tallan pero sin el poder suficiente de marcar agenda por sí solos)

    El “centro” USA
    Históricamente nunca nos ha ido bien, no tanto por la falta de complementariedad entre ambas economías sino porque los acontecimientos no nos han transformado en un actor estratégico en un punto geopolíticamente caliente y,, o más importante, decididamente la falta de muñeca negociadora para lograr ventajas o posiciones privilegiadas en función de nuestros intereses, somos maestros en el arte de ceder a cambio de casi nada…

    De todas maneras hoy los yanquis piden abiertamente tratados bilaterales que no son compatibles con el ideal de industrialización , son demasiados “ideológicos”

    EL “centro UE”
    Es igual al anterior

    El “centro” China
    China presenta algunas ventajas porque todavía son emergentes:
    – les falta morfi de ahí el interés estratégico en Sudamérica
    – tienen una mayor predisposición a financiar desequilibrios macro más aun si es en su moneda (Australia como caso emblemático reciente)
    – ofrecen financiación sin condicionalidades económicas a la FMI
    – negocian bilateralmente a nivel estado lo cual abre, da espacio en la exposición de los intereses estratégicos y de largo plazo de los países, cuestiones que en un mano a mano con empresas, se omiten o no son de interés para una de las partes.
    Si se busca acuerdos comerciales con transferencia y cooperación teconológica, este tipo de negociaciones presentan marcos muchos más favorables ya que nosotros tenemos más similitudes e intereses en común con China antes que USA o Europa, estos últimos YA SON desarrollados, China NO
    – China tiene acceso a todos los mercados con lo cual deberíamos ver en qué eslabones con alto valor agregado podemos entrar indirectamente a ellos, no sólo a los desarrollados sino también todo el sudeste asiático. O sea, además de tratar de entrar directamente a Indonesia, Malasia, Tailandia, etc, ver la posibilidad de que nuestros productos sean parte de otros que los chinos exportan a sus vecinos, aprovechar un canal aceitado que unos y otros habrán de cuidar.
    Esto no implica abandonar la ventaja de la proximidad con “la patria grande” de hecho debería ser nuestro primer objetivo para ganar mercados y escala debido a la proximidad a afinidades culturales
    – además de los alimentos procesados creo que tenemos un buen nicho en lo que refiere a químicos, farmacéuticos y aparatos medicinales de alta complejidad

    En resumen, si de ventana de oportunidad hablamos, me parece que China es la más accesible en función de un objetivo de industrialización a largo plazo. Exprimiendo a full el interés estratégico desde el punto de vista alimentario y como canal expansivo de los negocios chinos a AL

    Un ejemplo de esto último sería aprovechar la inversión en trenes:
    Las leyendas urbanas dicen que los precios y fechas de entrega de los trenes se debieron al interés chino en penetrar el mercado sudamericano con este tipo de bienes, quizás sea una buena idea ser funcionales a esa expansión haciendo “joint ventures” con ellos y así entrar a mercados como Brasil y Venezuela con un bien que por nuestra propia y en el estado en el cual nos encontramos, no estamos en condiciones de realizar

    Y quien te dice que este mayor acercamiento a China eleve nuestra posición en las consideraciones geopolíticas estratégicas de USA morigerando su inflexbilidad para con nuestros intereses….

    Igual con esto tilingo olvidate….

  8. Silenoz dice:

    Finanzas Funcionales del cro. A. Lerner
    https://es.wikipedia.org/wiki/Finanza_funcional

  9. Silenoz dice:

    [1] VEINTE AÑOS DE RELACIONES COMERCIALES
    ENTRE CHINA Y ARGENTINA – GUSTAVO ALEJANDRO GIRADO Y MARTIN BURGOS
    www20.iadb.org/intal/catalogo/PE/2016/15978.pdf

  10. Silenoz dice:

    Esta nota es interesante por las sgtes. cuestiones:

    1- la importancia para USA que la cotización de un commodity vital dependa en gran medida de la dinámica de su sector petrolero
    2- lo más importante: que la comercialización sea en la moneda yanqui, USA no tiene limitaciones respecto a la cta. cte. para comprar petróleo. No neceista exportar para pagar impos de crudo. Tiene la maquinita y a costo casi 0
    3- la batalla que están dando los chinos para correr la centralidad del dólar a favor de su moneda y así evitar las restricciones presupuestarias (los chinos SI necesitan exportar para conseguir los dolares para sus impos)
    4- la debilidad del yuan/renminbi como moneda de intercambio comercial debiendo recurrir a la garantía del oro como valor. Igual fijar la cotización de la moneda de acuerdo a un patrón es un error que entiendo que los chinos NO correrán más allá de estas situaciones, los yanquis son testigos y dan cuenta de las bondades que implica no atar su moneda a un patrón como el oro o cualquier otro

    De todas maneras la estrategia de la “ambulancia” recolectando excluidos es una buena forma de corroer al “hegemón”

  11. Alejandro dice:

    Estimadísimo
    Nunca hago comentarios pero te leo con frecuencia.
    Espero con ansiedad esa nueva nota sobre la situación mundial.
    Es cierto lo que decís respecto de esa pelea por la hegemonía va a condicionar todo el escenario mundial. Pero me parece que unida a ella hay otro proceso, cuya evolución condicionará el desarrollo de éste a la vez que será condicionado por él. Se trata del desarrollo de la crisis mundial de acumulación y distribución (que por primera vez en tiempos históricos es una crisis mundial de consumo y de recursos). Es decir, hay dos crisis combinadas en juego.
    Te mando un cordial saludo
    Alejandro Romero

  12. Alejandro dice:

    Silenoz
    Me gustaría saber quién sos, y si podemos mantener una comunicación directa, porque tus análisis (leí los tres comentarios) me parecen inusualmente matizados, atentos a la complejidad de los procesos y bien informados. Buenísimo! Lo que decís respecto de los aspectos tecnológico (y de «innovación») y financiero me parece central. Y vale para nosotros, como de alguna manera señalas en el tercer comentario.
    Saludos cordiales
    Te dejo mi mail: romerofernandezalejandroguille@gmail.com

  13. guillermo p dice:

    Bueno, pero España también tenía la maquinita de emitir oro (y plata también) y cayó en poco más de un siglo.
    Respecto al motor de la industria bélica, qué duda cabe, pero en los gráficos no aparece la participación china en patentes de guerra (será porque no se patentan) a menos que se pruebe que sólo cortan y pegan.
    Y en lo que hace al respaldo de una moneda, me parece que siempre fue lo mismo (metálico, fiduciario o espóndilus) y a juzgar por el desempeño del tío Sam en las últimas décadas a ese respecto (lo mismo, como dije), no sé si tenemos hegemón anglo parlante para un buen rato.

  14. guillermo p dice:

    Quise decir el respaldo “en última instancia”

  15. guillermo p dice:

    Hoy estoy aburrido y por eso llevo la contra (un poco tarde para el post) lo que también explica que corte y pegue (difícil enfrentarlo a Ud. Silenoz).

    “El “centro” USA
    Históricamente nunca nos ha ido bien, no tanto por la falta de complementariedad entre ambas economías sino porque los acontecimientos no nos han transformado en un actor estratégico en un punto geopolíticamente caliente…”
    Justamente considero que ese motivo representa nuestro activo estratégico geopolítico (¿no es lo mismo?) fundamental. Salvo por la más que bicentenaria intrusión británica al Río de la Plata y a la que la distancia se ocupó de mostrar su fragilidad repetidas veces, nunca fuimos un punto caliente (¿algo tendrán que ver nuestros cuarenta y cuatro con esas fragilidades?).

    “…Y quien te dice que este mayor acercamiento a China eleve nuestra posición en las consideraciones geopolíticas estratégicas de USA morigerando su inflexbilidad para con nuestros intereses….”
    Dios no lo oiga Sile.
    Mire que la Teoría de la Dependencia todavía no fue refutada (por más que digan y digan).

    Nunca menos y abrazos.

  16. Silenoz dice:

    Bueno si es que existen registros sobre patentes de guerra suponiendo a la vez que existe patentes de guerra -que no lo sé-, y tampoco están la de los yanquis….

    Pero lo que se debe tener en cuenta es cómo funciona el aparato industrial yanqui, la sinergia entre la FED confiriendo un “caño maestro” al Pentágono ponele, con rúcula a discreción, y cómo ese elemento verde se esparce por el complejo industrial privado (grandes y PyMES) investigando desarrollos con objetivos militares que después se liberan para la explotación por los privados, este derrame hace que las empresas yanquis sean las primeras o lleven la delantera en la creación de bienes/servicios en la “frontera tecnológica”.

    Dos consecuencias importante:
    – estas empresas no corren riesgos para el caso que algún desarrollo o investigación no dé los resultados buscados y, encima, no tienen limitaciones presupuestarias ya que cualquier cosa que necesiten siempre tienen a mano dólares para poder comprarlos, provengan de donde provengan esos insumos. Ahora bien, los centros vitales de dichas empresas (aka los que generan el más alto valor agregado) no tienen motivos para mudarse a otro lugar ¿vos lo harías teniendo como cliente al Pentágono con su “caño maestro”?
    – Además del fuerte financiamiento, el objetivo, horizonte de investigación los determina el estado en función de sus intereses estratégicos. Otro mito que se cae del “liberalismo ortodoxo” yanqui que nos quieren vender…. desarrollo tecnológico conducido por el estado

    Independientemente de las percepciones que uno tenga respecto de la fortaleza del hegemón, no cabe duda de su liderazgo tecnológico “sou” el sistema funciona por que cumplió –y cumple- su objetivo.

    Más abajo en un cometario aparte te aclaro algunos puntos que citas con respecto a los yoyegas y su otrora hegemonía, y el poder del dinero fiduciario que hace que las limitaciones presupuestarias de existir, NO serán económicas.

  17. Silenoz dice:

    La verda’ cro. guillermo p no sé por qué cayeron los yoyegas….. yo sospecho que antes que caerse los acontecimientos los pasaron por arriba y/o se quedaron sin gas…

    De todas maneras tener comprometido el valor de tu moneda garantizando un determinado monto de un patrón cualquiera (oro, plata, dólares, rupias, etc) trae serias limitaciones y, en el caso de los hegemones, hasta dilemas.

  18. Silenoz dice:

    Problemas y limitaciones de la paridad fija contra un patrón de respaldo

    ¿por qué razón?
    Porque al respaldar tu dinero con un patrón garantizando un determinado monto de éste a cambio, ya te compraste el riesgo de default aunque seas el hegemón (le pasó a ingleses y que no pudieron resolver y a los yanquis) ya que te encontrás expuesto al riesgo de que las reservas en dicho patrón no te alcancen en el caso de “corridas” en contra tu moneda

    Aunque seas “hegemón” esta paridad fija te obliga a mantener superavit en la cta. cte. ya que, caso contrario, al aumentar tus “pasivos externos” también aumentan las chances de reclamos de los países acreedores que lo harán pidiendo ese patrón (oro, plata, dólares) respetando la paridad comprometida. La pérdida de reservas en dicho patrón socava tu credibilidad

    Si al hegemón se le ocurre cambiar la paridad, se expone a fuertes movimientos especulativos y, llegado el caso, hasta que los países abandonen la moneda para las operaciones internacionales [1] ya que variaciones abruptas dificultan las transacciones

    Otro problema es que se pierde la posibilidad de devaluar/revaluar la moneda en función del movimiento de otras

    Y acá entramos en los dilemas del hegemón con su moneda con una paridad fija:
    Tanto en su momento Inglaterra como USA se vieron favorecidos liderando la promoción y financiamiento de la expansión del comercio propio y mundial, eso trajo aparejado reducciones de los superávits de cta. cte. y que no se deben perder para que no haya chances de ceder el liderazgo. El superavit de cta. cte. es tener patrón “genuino” (aka dólares genuinos comparando con nuestro país)

    A la vez y por lo de arriba, la forma de promover las exportaciones vía devaluaciones estaba vedado ya que si no podría pasar lo indicado en [1]

    ¿’tons che facciamo?
    Este fue el fondo de lo dado de llamar “Nixon’s dilema”:
    dentro del esquema de paridad fija (Bretón Woods o la convertibilidad de la libra) la imposibilidad de devaluar sin amenazar la hegemonía del dólar -o libra- como moneda de intercambio y atesoramiento mundial. Si googleas el dilema citado te vas a a encontrar con las revueltas pacificas por la guerra de Vietnam y to’o eso, pero no me quedan dudas que las reales preocupaciones de Nixon “et al” pasaban por lo antedicho antes que una sarta de jipies quilomberos pacifistas – amor y paz – V

    Antes había dicho que los ingleses no pudieron lidear con este dilema y como de todos los laberintos se sale por arriba, los yanquis patearon el trablero y yasta’, listo el pollo pelada la gallina.

    Por supuesto tras el abandono del patrón oro hubo importantes inestabilidades pero precisamente y debido a esto los yanquis casualmente se consolidan definitivamente como el nuevo “hegemón”, los tipos pueden emitir todo lo que quieran ya que NO TIENEN RIESGOS DE DEFAULT y tiene las manos libres para manejar indirectamente su paridad con otras monedas vía la tasa de interés.

    REPITO: EL DÓLAR AL NO ESTAR ATADO A RESPONDER POR ALGÚN MONTO DETERMINADO EN UN PATRÓN, EL RIESGO DE DEFAULT ES INEXISTENTE Y, consecuentemente por si su situación hegemónica en el comercio mundial, TIENE TOTAL LIBERTAD DE EMITIR PAPELES LIBRE DE RIESGO amén que ningún país ha quebrado por no poder pagar deudas nominadas en la moneda que emite

    Por esto USA puede convivir con cualquier nivel de déficit o por lo menos no existe un nivel claro y por el cual habría de hacer peligrar su hegemonía. Fijate que a pesar de contar con altos déficit, sin embargo el riesgo país es 0

    Ojo un cúmulo de ventajas menor gozan también, los alemanes, ingleses, japoneses, suizos, canadienses y hasta australianos más algún otro. Su participación en el comercio mundial -debido a su dinamismo- hace que muchas transacciones se realicen en sus propias monedas. Y como tampoco las tienen comprometidas por la obligación de mantener alguna paridad fija con algún patrón, pueden financiar sus desequilibrios emitiendo bonos en su propia moneda. Es por esto que, por ej. Japón a pesar de sus enormes déficit y deuda tiene riesgo país mínimo

    ¿por qué?
    Devuelta: porque se financia en el mercado mundial en gran parte en su propia moneda y como ningún país nunca pudo NO honrar sus deudas en la moneda que emite, el riesgo de default es mínimo

    Excluyendo USA y en menor medida los países desarrollados, todos los demás presentan vulnerabilidades -aka riesgo de default- ya que para financiar sus importaciones requieren de monedas que NO emiten.
    A pesar de todo el poderío chino, sin embargo en este menester es uno más, de ahí que los tipos estén promoviendo mundialmente el uso de su moneda

    Alguna lección para nosotros
    Este es otro motivo más por el cual el manteniemiento a ultranza de nuestra “convertibilidad” fue un error gravísimo, de entrada somos portadores del “pecado original” del riesgo de default “afuera” por que para financiar nuestras impos necesitamos monedas que NO emitimos

    Con el “1 a 1” (c/s choreo) ese pecado capital nos lo auto-ligamos “adentro” gratuitamente al no poder cambiar 1 peso x dólar, de ahí el corralito…..

    En definitiva atarse a un patrón fijo es un error grosero y que NO se debe hacer, ya que no existen motivos por el cual un gobierno no honre deuda en la moneda que emite. El tema de las LEBACS es un claro ejemplo: los bancos las compran por que además de altas ganancias, están libre de riesgo. NO hay otro motivo.

  19. Silenoz dice:

    Los gravísimos desequilibrios del hegemón que habrían de comprometer la existencia de la humanidad toda de acuerdo al alto pensamiento “orto-meinstrim”

    Vayamos a al más acuciante:
    La venta masiva de “tenedores internacionales de títulos públicos de largo plazo”

    Si esto sucediera se tendría:
    – caída del valor de los bonos
    – alza de la tasa de interés

    En este escenario los mercados se desprenderían de los bonos de corto ya que tendrían menor tasa y aumentaría la demanda de bonos largos lo que haría subir su precio y bajar la tasa con lo cual en un lapso relativamente corto de tiempo ambas tazas se nivelarían a sus valores habituales o, mejor dicho lo que desee la FED

    Ahora bien, los chinos se desprenden de los bonos y se llena de dólares ¿y qué van a hacer con ellos?

    Hay otro problema más: todos los países avanzados deberían coordinarse para desprenderse de esos papeles al mismo tiempo….. si no se es afecto a las conspiraciones, la ocurrencia es bastante improbable

    La “depreciación” del dólar
    – como casi todos los pasivos están en dólares su deuda externa caería
    – en cuento a sus importaciones existen pocas chances que generen presiones inflacionarias básicamente por que los proveedores extranjeros difícilmente se arriesguen a aumentar sus precios so pena de perder cuota de mercado, es más al doblegarse la puja distributiva a favor del capital -aka perdida de poder de negociación de los sindicatos con y a partir de Reagan 1- las empresas tienen margen para absorber esos aumentos y evitar su pasaje a precios

    En las dos situaciones citadas los perjudicados son los acreedores y NO USA

    – la variación de sus importaciones responden al dinamismo de su mercado (aka variación del PBI) y no al tipo de cambio
    – lo contrario sucede con sus expos, ya que estas se tornan más baratas lo cual llegado el caso contribuye a morigerar el déficit de cta. cte.
    – las importaciones de commodities no son afectadas en su precio por que están nominadas en dólares

    Como se puede observar los yanquis por su condición de hegemón presentan asimetrías con otros países. Lo que resulta calamitoso para la mayoría, a los yanquis no los jode e, inclusive, los beneficia

    De hecho, una desvalorización de su moneda, no le trae problemas inflacionarios, reducen su deuda y aumentan sus expos, de hecho todo esto favorece su crecimiento.

    La única chance seria de comprometer en el corto plazo al hegemón es que por algún motivo, se le torne incontratable la inflación y esto podría generar una corrida “fuera del dólar” pero para esto se necesita la existencia previa de una moneda a escala masiva y que sea vista como una alternativa creíble. Hoy NO EXISTE NINGUNA que cumpla este perfil

  20. Manuel dice:

    Hola Silenoz, mi nombre es Manuel me pareció muy interesante tu análisis sobre China, Estados Unidos y su relación, por lo que me interesaría establecer contacto con vos. Soy parte de un centro de Estudios de política internacional por lo que me interesaría poder seguir intercambiando visiones y pensamientos. Te dejo mi mail. manuel.valentir@gmail.com

  21. […] temas que entiendo son importantes. Hace una semana escribí, y acerqué algún material, sobre las relaciones entre China y Estados Unidos, un vínculo clave para el balance de poder global en las próximas décadas. Que además nos afecta de cerca, por ambos […]

  22. […] que la sombra de Tucídides -como comenté aquí y aquí– muestra una sonrisa […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: