Cómo se hace una oposición

gauchito-gil

Como ya dije, en lo intelectual “Artepolítica” sigue siendo lo mejor de la bloguería. Panamá, Zoom, … hay unas cuantas que compiten. Pero son publicaciones digitales, que es otra cosa.

Esta vez es el legendario Mendieta, alias Abe Vitale. Se lo puede reconocer por ese estilo de preguntarse y exigir a sí mismo. Me parece que ha escrito algo valioso, como lo hace en general cuando se decide a publicar.

Al final (es inevitable) subo un comentario mío, desde lo político.

Y sobre todo mirar con inocencia. Como si no pasara nada, lo cual es cierto Alejandra Pizarnik

“En los últimos tiempos, especialmente luego de las elecciones de octubre, abundaron en el ágora las columnas de opinión, los análisis de los resultados, los pronósticos. Es una época fecunda ésta, donde las preguntas son apenas más claras que las respuestas. Sin embargo parecieran prevalecer algunas corrientes de pensamiento que al menos vale repasar.

Principalmente dos: a) vemos cierta tendencia a un sobregiro analítico, con el latente riesgo del sobreanálisis. En el terreno intelectual “del palo” (entendiendo al “palo” como ese vastísimo y contradictorio territorio que podemos nominar como nacional, popular, progresista) aflora una necesidad de decir “algo nuevo”, algo “diferente” cada día. b) Afloran – ¿alentadas por la desorientación, por la falta de “conducción” política?- flamantes categorías, búsquedas de “sujetos”, algunos determinismos. Es paradojal: a mayor desorientación, mayor necesidad de intentar parecer que “la tenemos clara”- Y no. No sabemos. Y hay que aprender a bancarse esa incerteza.

Ahora bien: ¿sirven todos esos aportes? Por supuesto. Todos sirven para pensar. Pero también es cierto que no todos sirven para la acción política. Y ese es, quizás, el mayor déficit intelectual de esta etapa: la carencia de aportes que contribuyan a, otra vez, la acción política. Y en este sentido, volver a ciertas fuentes: pensar difícil no es lo mismo que pensar profundo. La tarea que nos debemos es simplificar lo difícil.

En este sentido, otro ruido: algunos intelectuales se han trazado el desafío de “entender” al macrismo. Y en ese objetivo están un tanto impactados por su coyuntural “éxito” y se muestran peligrosamente cerca de embelesarse con su objeto de estudio. Una vez más, otra obviedad: saber reconocer los aciertos electorales o políticos del oficialismo no debiera ser sinónimo de “validación”. Por otra parte: a los efectos de la acción política resulta mucho más trascendente hoy estudiar a la “sociedad macrista” que al propio macrismo. Es sobre esa sociedad que los opositores debemos actuar y no sobre el propio gobierno. Poco más para decir sobre esto, puesto que lo que realmente estamos necesitando es reflexionar sobre nuestra propia práctica política, la de los opositores.

Y aquí permítase intentar ser sencillo: la etapa debe ser analizada sobre el eje oficialismo/oposición. Y hoy hay tres “grandes” miradas acerca de la oposición:

  1. Una es que la dispersión de la oferta opositora permite al macrismo ser la primera minoría. Acá es donde se habla de “los diferentes peronismos” desunidos. Y de aquí se derivan los pases de factura, las acusaciones de traición, las pasiones humanas, digamos. Comprensible, pero inútil. Porque esta posición no permite construir futuro. Todos “los peronismos” perdieron, por más o por menos, pero todos perdieron. Todas las oposiciones perdieron. Perdimos. Fin.
  2. Otra, más “sociológica”, plantea que lo que desapareció es el “sujeto social” que el peronismo representaba. Y algo de cierto en esto hay. Porque los “sujetos sociales” se construyen. No están dados por la naturaleza. Y quizá esté aquí nuestro principal déficit.
  3. También hay otros que tienen una visión aún más preocupante: “los valores que el peronismo y lo nacional y popular decía representar ya no tienen vigencia”. Mi opinión, rotunda: esto es una pavada. Y de las malas. Que nuestros valores no sean mayoritarios en esta coyuntura no quiere decir que desaparezcan. Nada termina nunca. La política, y las ideologías, y los valores que están detrás de cada ideología, no es un partido de algún deporte que tiene un comienzo y un final. Este partido, amigos, no finaliza nunca. Y así como es un error algo infantil decir “ganamos la batalla cultural”, “irreversible”, es otro error igual e inverso decir “perdimos para siempre”.

¿Y entonces? Entonces parar la pelota, que nos están cascoteando el arco, levantar la cabeza, dar pases cortos.

La política, como la naturaleza, aborrece del vacío. Por lo cual podemos aseverar sin temor a equivocarnos que, en tanto exista oficialismo, existirá una oposición. O varias. Y esta es quizás la pregunta más importante:¿lograremos construir una oposición o estamos condenados a varias?

En tanto no hay una respuesta, sí podemos reflexionar y plantear cómo queremos que sea la oposición que queremos. Son tiempos de creatividad, de arrojo, de correr riesgos. Porque cuando algo no existe hay que crearlo.

Así que desde aquí queremos plantear nuestros deseos al respecto. Porque uno de los aportes que podemos  realizar es “decir”. El discurso siempre, y más aún en política, es performativo.

  • Queremos una oposición que recupere los valores propios de nuestro espacio sin vergüenza. Hoy podemos ser menos en cantidad, pero no somos menos en valores. Debemos poder decir igualdad sin vergüenza. Debemos decir justicia social sin vergüenza. Y también debemos buscar nuevas formas de decir igualdad y justicia social.
  • Queremos una oposición que sea capaz de albergar la diversidad y logre contenerla. Porque solo siendo capaz de albergar diversidad se puede ser mayoría. Y queremos una oposición que trabaje para ser mayoría.
  • Queremos una oposición que construya unidad en torno a valores e ideas y no en torno a personas. Los liderazgos, incluso los existentes, que los hay, son hoy insuficientes. Por ende deben revalidarse de cara al futuro y no mirando el espejo retrovisor. Tampoco hay liderazgo “natural” por el solo hecho de criticar a quienes fueron líderes antes.
  • Queremos una oposición que sea parte de un movimiento nacional. Es decir: acá hay que integrar. E integrar implica desafíos: no alcanza con la PBA, así como no alcanza con el kirchnerismo solo, ni con el peronismo solo, ni con nadie solo. Y un movimiento nacional debe ser capaz de integrar diversas realidades sociales, productivas, regionales. Lo que sea deberá ser de Ushuaia a La Quiaca.

(Como complemento de esto: no alcanza con la sumatoria de “microcausas”. Las microcausas hay que agruparlas bajo un paraguas mayor, que englobe y de sentido general)

  • Queremos también, que es lo mismo dicho de otro modo, una oposición que asuma que no alcanza con “los pobres”. La historia argentina nos muestra que sólo cuando los sectores populares logran una alianza estable con una parte importante de los sectores medios hay gobiernos transformadores. Esa alianza hay que crearla en torno a valores.
  • Queremos una oposición que piense, analice y actúe con ansias de trascendencia histórica. No se trata de pensar en 2019, 2023 o dos mil algo. O mejor dicho: las mejores chances para el 2019, el 2023 o el dos mil algo la tendremos si no actuamos para el diario de mañana.
  • ¿Se trata de una oposición que se “modernice”? ¿que se adapte a los tiempos? ¿que se renueve? Por supuesto. Pero no se trata de inventar el hilo negro”.

Hay algo que es enormemente simple: mientras haya injusticias habrá causa“.

Muy buena la última frase, Mendieta. Comparto. Pero voy a tomar para discutir otra, un poquito más arriba “Queremos una oposición que piense, analice y actúe con ansias de trascendencia histórica“. Sí, yo también. Creo que todos podemos compartir eso. Pero algo en lo que todos estamos de acuerdo puede ser filosofía, pero no es política.

No me imagino a un dirigente, a un tipo o tipa con pasta de conductor, diciéndose a sí mismo “Voy a ayudar a armar una oposición que piense….etc.”. Quien conduzca al peronismo, a cualquier fuerza política con vocación de poder, va a querer ganar, y va a convocar a ganar.

Con esto no estoy desvalorizando este análisis. El peronismo necesita reflexionar sobre lo que ha hecho, sus logros y sus errores, y pensar en serio cómo debe actualizarse. Un término que usó Perón, y que significa entender al mundo y a la Argentina de hoy, que no son los de 1945 ni tampoco los de 2003. Y no vale decir “La lucha es la misma”. Puede ser, pero no es lo mismo pelear con espadas que con drones.

Entonces, lo que dice sobre la unidad, la desunión y los valores es válido y necesario. Pero tengamos presente que el peronismo, la oposición que quiere volver a ser oficialismo, se definirá, se transformará a través de la lucha política. A través del forcejeo y las alianzas entre los protagonistas que aspiren a conducirlo.

Y no hay que tener miedo a esa puja. Tratar de mantenerla dentro de límites, seguro; sabemos lo que pasa cuándo se rompen. Pero la ambición y el “personalismo” son los móviles de la política. Aquí y en la China. Pasa que por sí solos no alcanzan. No es suficiente tener las ganas y los medios, las usinas publicitarias. Ni siquiera si se les agrega la circunstancia de servir de canal para un voto “rechazo”. El caso de De Narváez, que surgió de la oscuridad, le ganó a Kirchner en 2009, y volvió a la oscuridad en 2010, es sólo uno. Tenemos bastantes otros para ayudar a verlo con claridad.

Se necesita al hombre o a la mujer que simbolicen, expresen algo que muchos compatriotas necesiten o quieran. Uno puede considerar que es un error, o si se es sensible un horror -para muchos, la experiencia Menem, por ejemplo- pero siempre el “personalismo” va acompañado de una idea, buena o mala. En resumen: hay que tratar de convencer a la mayor cantidad posible de las ideas que consideramos buenas. Eso es la política.

25 Responses to Cómo se hace una oposición

  1. Pedro dice:

    Como outsider y votante indeciso pediré que me respondan antes que nada: ¿por qué tiene que haber una oposición? ¿Por qué quieren ser oficialismo? Respondan, estimados, eso con claridad, sin tanta cadena de mail ni tanto maquiavelo. Y no se muevan de ahí. Propongan una alternativa clara y que el votante les vea las caras. Es lo que intenta hacer Cristina ¿o no? Dice las cosas con claridad, y si no hay nada nada qué decir se calla. ¿Para qué hacer más?

  2. mendieta dice:

    Absolutamente de acuerdo con tu opinión. Solo me permito proponer que mientras ese homnre o mujer aparece…salgamos a buscarlo.
    un abrazo.

  3. Abel B. dice:

    Mendieta, un gusto tenerte por aquí. Y de acuerdo con tu proposición. Eso sí, de alguna forma me recuerda algo que dicen los místicos “No Me buscarías si no Me hubieras encontrado”.

    Al margen de las experiencias políticas y las místicas, tengo q decirte que, no sé si será tu nombre convocante, la memoria de los comentarios en Artepolítica o la palabra “oposición”. Pero se vino un enjambre de nuevos comentaristas!

    Y pensar q me he quejado de los viejos… Les mando mis disculpas. Publico a “Pedro”, porque su planteo algo tiene q ver con lo dicho en el post. Pero sus preguntas “¿por qué tiene que haber una oposición? ¿Por qué quieren ser oficialismo?”

    La primera la responde el post. La segunda, la naturaleza humana.

  4. ram dice:

    Bueno, podría decir decirse que la oposición debe existir en tanto sea tan necesaria – para una sociedad – como el papel higiénico o el bidet para ciertas malas costumbres que nos dió la naturaleza.
    Mi inquietud, que no sé si podría llamarse filosófica, es de qué hablamos cuándo hablamos de oposición porque, hoy por hoy, acá y ahora, tenemos que ponernos personalistas, habiendo tanto impostor poniéndose el cartelito que, sencillamente abruma y hace muy felices a los de la banda depredadora.

  5. Pedro dice:

    El post, Abel, si me permite, entiendo que explica cómo tiene que ser la oposición, pero no aclara por qué tiene que haber una. ¿Ve la diferencia? Pero tal vez el problema sea de concepción, porque le habla a la “los del palo”. Es decir, a los entendidos. Y su respuesta sobre la naturaleza humana, y ésto se lo digo con cariño, va en el mismo sentido. Podemos hablar entre nosotros indefinidamente, dando tres o cuatro por sentadas y obviando al resto, o nos dejamos de joder y nos sentamos a la gran mesa. Aunque no nos agraden todos los comensales. ¿Me sigue? Saludos y gracias por el espacio.

  6. Abel B. dice:

    Pedro, Ud. tiene toda la razón cuando plantea que los comunicadores “deben sentarse a la gran mesa de todos”. Es lo que yo trato de hacer, en mi tarea profesional en comunicación, y quisiera que todos los comunicadores -y en particular los dirigentes- lo hicieran.

    Pero aquí no soy un comunicador. Este es un blog politizado, y en la gran mayoría de los posts hablo de política y de economía “desde adentro”, para los que ya tienen un compromiso político. Los que no están interesados en la política y conocen algo… se aburren. Por eso habrá notado que no me interesa convencer a nadie. Los que leen este blog, ya están convencidos. De cosas distintas y a veces opuestas

  7. Pedro dice:

    Tan convencidos, entonces, no deben estar ¿no le parece? No subestime a sus lectores: algunos venimos a aprender.
    Y volviendo al post citado, como está dirigido hacia adentro, y se pregunta qué tipo de oposición hay que ser, es que yo ensayo esa respuesta: el tipo de oposición que no busca ser oposición. O dicho de otra manera: el tipo de oposición que no se piropea el ombligo.

  8. Gabriel dice:

    Muy principista. Con la cita de Pizarnik estuve a punto de tirarlo a la basura de entrada pero me repuse y lo leí todo. Y esa cita condensa en gran medida el “afán” de estos párrafos. Creo ver de fondo, color sepia, aquél estadio de Atlanta que tanta ilusión hizo a nuestra ganosa ala izquierda…

  9. Norberto dice:

    PEDRO, este comentario es respuesta a su pregunta, por eso su nombre en mayúsculas.
    Desde que existimos, es decir desde las invasiones inglesas donde ya estuvo presente el planteo, hubo una diferencia que partió nuestra sociedad, Patria o colonia, la segunda representada por menos de un centenar de familias de comerciantes contrabandistas, que a través de eso ya constituían la oligarquía y que luego se institunializó con diversos gobiernos de los que se sirvieron y sirvieron, con la infiteusis de Rivadavia o el bono que suscribió la SRA con Avellaneda para quedarse con las tierras de la Campaña del Desierto.
    Ese sector representó siempre el espíritu colonial, y construyó sus instituciones acompañando el de la Constitución de USA en defensa de las minorías, solo que esas minorías acá y allá siempre tuvieron apellidos. Los excluidos en determinados momentos de la historia lograron alcanzar el Gobierno, Dorrego, Rosas, Irigoyen, Perón los Kirchner, todos denostados y castigados por las instituciones oligárquicas para eso construidas, pero eso solo lograron tener una pequeña parte del Poder, la mayor parte siempre la conservó esa pequeña minoría con apellidos.
    Entonces existe una lucha saldada por momentos en forma sangrienta como durante las guerras civiles, o las de policía de Mitre, o más recientemente con el extermino del diferente, pero siempre y por debajo de ella la contradicción fue Patria o colonia, a veces expresada como liberación o dependencia, o unidos o dominados, pero siempre representando dos formas muy diferentes de entender la Nación.
    Y eso es ser o parte del patio trasero con una función específica, que además no compita con lo producido por el pesado de la cuadra, o ser una Nación soberana que decida lo mejor para su pueblo dando los necesarios codazos para hacerse de un lugar en la multitud de ellas que componen el mundo que hoy tenemos.
    Esas dos ideas no tienen concierto, una contiene sólo una parte que en el mejor de los casos es el tercio dye la población y condena al resto a la exclusión, la otra nos contiene a todos pero redistribuye la ilegal apropiación de la riqueza de la élite con apellidos por medio de impuestos, entonces entre estas ideas hay oposición y mientras existan habrá los unos y los otros, circunstanciales oficialismos y oposiciones, y póngales el nombre que quiera, pero quienes encarnen claramente esas dos ideas serán aquellos que encabecen los unos y los otros.
    Y eso compañero Mendieta se demuestra o se demostró con hechos, no con palabras dulces que esconden pertenencias vergonzantes, cuando no obediencia debida.
    Nunca menos y abrazos

  10. Politico Aficionado dice:

    Firmo al pie sin tocar una coma, Norberto.

  11. Claudio el Bioquímico dice:

    Estimados compañeros, hay un debate que estoy empezando a escuchar en diversos ámbitos de esta bendita oposición que nos guste o no TODOS conformamos. Y es acerca de si estamos frente a una “derrota histórica” del movimiento popular. Lo escuche de diversas opciones del palo, de izquierdistas y no tanto. Desde sindicalistas combativos a militantes del LGBTIQ (en la marcha del orgullo). Se hace un paralelismo de aquel debate durante el final de la dictadura y el inicio del Alfonsinismo y que renació bajo el promedio del Menemismo. Yo mismo fui testigo durante una visita a los presos políticos en Devoto bajo el radicalismo (militabamos en Sanidad en donde habia ganado una lista pluralista, en Capital y la comisión de derechos humanos organizaba las visitas) y en medio de ese clima de clasisimo triunfante, Invernizzi , preso politico a disposición del PEN bajo la dictadura, nos recibió y despues de escucharnos lo primero que nos dijo fue “ustedes no se dieron cuenta de la derrota histórica que sufrió la clase obrera, estan viviendo un hecho excepcional pero lo que se viene es la profundización de esa derrota que fue militar y ahora será política” Era el 88 creo. Los que retoman esta línea interpretativa hablan de derrota del movimiento que lentamente van acallando, desapareciendo de los medios y creando un clima de aceptación social del retroceso que quieren imponer. Hay algo de eso, pero a mi me parece que hablar de derrota es parte de la trampa. Se va instalando una polémica y entramos a discutir un tema imposible de discernir entre fantasía producto de la sucesión de hechor horribles y la realidad que es mucho más compleja. Es en este contexto, me parece, que la discusión al estilo “Pedro” del tema Oposición solo sirve para desviar y desvirtuar esta ardua pelea que tan bien describe Norberto.
    Saludos a todas/os, y agradezco a todos el esfuerzo militante.

  12. Norberto dice:

    Me faltó agregar otras luchas qué tal vez no han sido tan resaltadas por los historiadores, Artigas y sus Pueblos Libres y Güémez contra la oligarquía salteño que termina matándolo.
    Pero la enunciación misma de los nombres destaca que esos líderes no nacen muy seguido, y que a pesar d sus errores, que por supuesto tuvieron, el balance de su acción en favor del pueblo es ampliamente positiva.
    Cuando se buscan nuevos líderes, que suelen ser los que busca instalar la reacción, con una vida larga suelo decir que tuvieron que pasar cincuenta años para que dos que quisieron, supieron y pudieron, nos volviesen a dar felicidad, sin dejar de reconocer el intento frustrado de Alfonsín.
    Mientras tantos los aspirantes a suplantar a Ulises, y Penélope en este caso, se fueron alineando con disimulo, pero evidente para el ojo experto, con el pesado de la cuadra.
    Nunca menos y abrazos

  13. perno dice:

    Ud se derrotan a uds mismos flaco, cada vez que el administrador de este blog censura un comentario se van dorrotando a si mismos, encerrados en su propio discurso y pensamiento del que no quieren salir. No entienden ni quieren entender que hay millones de argentinos que piensan distinto que uds y no precisamente porque Clarin o los medios les formateen la cabeza. No hay nada mas idiota que suponer que el votante es idiota porque no piensa como uds, los iluminados.

  14. Politico Aficionado dice:

    Negar que hubo una derrota sería necio, Claudio. Ponerse a balbucear tonterías acerca del Fin de la Historia sería aun mas necio.

  15. Claudio el bioquimico dice:

    esto que escribe perno es en serio ? me cuesta deconstruir el mensaje y entender a donde va…no se habra equivocado de blog?

  16. Politico Aficionado dice:

    Creo que nos subestima, perno.

  17. Silenoz dice:

    ” hay millones de argentinos que piensan distinto que uds y no precisamente porque Clarin o los medios les formateen la cabeza”

    Puede ser, lo curioso es que muchísimos -la mayoria arriesgo- de esos “que piensan distinto” a nosotros y que “Clarin o los medios [no] les formateen la cabeza” repiten casi al pie de la letra las críticas que dictan esos medios…..

    Seguramente será que “Clarin o los medios” piensan igual que los primeros… o porái como vos…. los medios son una suerte de “retransmisores” del pensamiento de Uds……digo, dado el tenor de tu comentario aunque reconozco que mi aseveración es prejuiciosa… ja ja….

  18. sandro dice:

    xq no me publicas, no escribo agravios ni malas palabras, al revolucionario del saludo le publicas cualquier pelotudez q escribe y piensa que es un iluminado , pobre norberto, igual esta seguro q no pasa pero te lo tenia q decir y lo q escribi ayer es el resumen del problema del peronismo, y hablan y escriben y lo tienen a la vista y no lo ven o no lo quieren ver, saludos

  19. perno dice:

    No hay solucion flaco….para uds somos idiotas. Y tu tonito sobrador no solo no ayuda sino que confirma.

  20. Raúl C. dice:

    Explicación: este blog atrae a los trolls como a las moscas la miel.

  21. Pedro dice:

    Gracias por la respuesta, Norberto. Yo estoy bastante de acuerdo con ud. en el análisis histórico y social. Y posiblemente todos los que lean su comentario. Pero a este gobierno lo apoyaron el 51% de los votantes. Si los convencidos o beneficiados no pasan del tercio, explíqueme como llegaron a la mitad más uno. Yo creo que la dictomia patria o colonia a veces peca de abstracta. No se si el planteo en esencia es abstracto pero, creo yo, necesita evidencias inmediatas y concretas que lo aten a lo cotidiano para ser movilizante. Porque sino es esperar al próximo 2001. Llegado ese punto la realidad es elocuente y todos vendrán a darnos la razón, pero ¿a qué precio?

  22. Pedro dice:

    Claudio, si un movimiento es verdaderamente popular, nunca es derrotado. Pero mejor no me extiendo. Saludos.

  23. Norberto dice:

    Buen, un oficialista denuncia censura en un mar de voces acalladas por los más diversos métodos, desde ahogar económicamente medios disidentes hasta presionar con amenazas de prisión a directivos para expulsar voces.
    Mientras lo nuestro es resistir desde donde podemos, lo suyo parece ser ostigar las escasas luces de quien esto escribe, tal vez ha leído el Martín Fierro por aquello que “hasta el pelo más delgado hace su sombra en el suelo”, y eso preocupa tanto como para dedicarme/nos su tirria por contradecir a sus gurúes de mucho mayor poder, prestigio y alcance, aunque a veces ni sepan sumar y ponderen acerca de educación cuando ni título secundario tienen, como un tal Larrata, vendedor de humo a cambio de acciones que despues trafica, dejando el tendal de trabajadores de prensa de distintas etapas de su escalera a sicario pago mayor del Cappo dei Cappi, razón por la cual lo traigo.
    Le agradezco su dedicación, pero tendrá mejores resultados aprehendiendo como venden la mercadería noticia al servicio de sus patrones, que son todos los que tienen plata como para pagarlos, por encima o debajo de la mesa, violando nuestro derecho a la información en honor a sus departamentos de lujo en el Cavanagh o el Estrugamou. También tenemos aspirantes que conociendo la existencia de cuentas offshore de candidatos antes de dos elecciones cruciales, deciden ocultarlo amparándose en una supuesta confiabilidad dejada de lado cuando se trata de operaciones contra aquellos con cuya política disiente, esas son tantas y tan sucesivas que uno perdió hasta la hilación de ellas.
    Al volver a darle las gracias, no se por qué me viene a memoria “Brasil decirme que se siente…..”
    Nunca menos y abrazos

  24. Norberto dice:

    En parte su duda tiene respuesta en la que doy a Sandro, porque es necesario entender que el ochenta por ciento antes del ‘15 y el noventa y cinco por ciento de las voces incitaron e incitan al odio entre pobres por míseras porciones, no ya de torta sino de pán, que hoy por el colchón generado por las políticas socioeconómicas anteriores todavía permite no hacer caso de las necesidades propias, las noticias de la heladera son menos importantes que las del televisor aunque ya estén predominando segundas y terceras marcas.
    Por supuesto que el costo será muy grande, pero lo cierto es que “cuando están mal votan bien y cuando están bien votan mal”, y los intentos de conseguir más dinero almacenable en las guaridas fiscales son cada vez más apremiamentes, tanto que en el post siguiente nuestro huésped nos informa de la alarma de los crédulos economistas del Dios Mercado, esos que pretenden largos años cuando las urgencias de la banda no reconocen otras teorías que las de los “barón robbers”.
    En los noventas en mi pequeño gremio, peleábamos contra la ola, pero sabíamos que éramos una voz en el desierto, veníamos de una situación de gravísima crisis con hipers repetidas y con alguien que desde la política controlaba y manipulaba para mantener una apreciable porción del electorado sujeto a ella, hoy la desesperación por recuperar los doce años robados según sus sentimientos, distribuídos según los nuestros, pero debemos recordar que ellos se presumen con derecho de sacarnos hasta el último peso del bolsillo para ser depositado en sus cuentas offshore.
    El problema es que a pesar de todo, el piso electoral nuestro es su amenaza, como también lo es el recuerdo de los mejores años en muchas décadas que a poco de su andar inclinarán la balanza, y volver a empezar no debe ser algo que nos amedrente, hoy algún rebelde del mundo lo está haciendo y mal no le va, y alguna simpatía en ese mundo despertamos.
    Nunca menos y abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: