Los pobres son extranjeros

quino

Mi amigo y colega Oscar Canaval recomendó hace tiempo esta columna en Perfil. Pensé que era adecuada para postear en un momento que no estuviera dominado por la coyuntura, si alguno. Hasta encontré algo de Quino que decía lo mismo, en argentino-de-clase-media. Pero luego quedó olvidado entre los borradores. Culpa de un prejuicio mío. No me va ese estilo de progresismo ilustrado pero sin rigor, típico de muchos periodistas españoles (y también de Perfil, y de Quino). Ahora que estoy de viaje, la rescato. Mi comentario al final.

“La filósofa española Adela Cortina acaba de publicar un nuevo libro, Aporofobia, el rechazo al pobre (Paidós, Barcelona, 2017) en el que descubre un nuevo pliegue en el carácter social que marca este tiempo de crisis y cambios: la aversión a los pobres.

Cortina distingue con claridad los campos de la xenofilia y la xenofobia, según la relación que se produce entre los extranjeros y el cuerpo social, diferenciando, por ejemplo, la simpatía que despiertan los turistas, generadores de beneficios, o el rechazo a los inmigrantes que “quitan” un puesto laboral.

Estas diferencias, obvias, Cortina las lleva a la sutileza de que el rechazo al extranjero es una piel que puede cubrir, en realidad, la antipatía a su condición de pobre antes que hacia su nacionalidad: molesta que carezcan de recursos y vengan a complicar la vida a los europeos que ya tienen bastantes problemas que resolver. Por eso no llama a esta actitud xenofobia, sino aporofobia. “El áporos, el que molesta”, escribe Cortina.

Si en la raíz de gran parte del problema está el marco económico, se debería atender a sus claves. Una de ellas es la alta producción de pobreza y la desigualdad, como claramente lo indican todos los índices a mano. El economista Gay Standing, creador del término precariado para denominar a la extensa población de excluidos del trabajo y del amparo del Estado del bienestar, sostiene que la socialdemocracia abrazó las políticas neoliberales perdiendo la agenda de la solidaridad y la acción colectiva. “Ahí se borró la diferencia con los conservadores y la legitimidad ante el creciente precariado”, afirma Standing.

La contracara del pobre en este escenario es la del emprendedor, una figura que es sólo funcional al relato del capitalismo financiero, ya que se utiliza para erosionar el espacio moral del desempleado: existiendo un campo económico fértil para todas las iniciativas, afirman desde los altavoces neoliberales, como lo demostraría la emergencia permanente de startups, es negligente aquel que no sea capaz de armar su propio negocio.

El triunfo del individuo frente a la sociedad si es que se atiende a la máxima de Margaret Thatcher; ergo, no hay que esperar nada que pueda venir ni del Estado o del cuerpo social. A no ser la caridad. Entonces un ciudadano sin empleo puede ser susceptible de ser víctima de la aporofobia, con lo cual, los desocupados pasan a ser extranjeros de su propio país ya que se puede equiparar a un sin papeles, como se llama en España a los inmigrantes ilegales con un sin trabajo.
.
La caridad es compasión: ¿qué otra cosa se le puede dar a un desempleado al que el sistema no le puede ofrecer trabajo? Esto no es nuevo. George W. Bush presentó en su plataforma electoral el “conservadurismo compasivo” (compassionate conservative) como un programa de tolerancia, inclusión y multiculturalidad. La filósofa Michela Marzano explica así lo compasional: “es una emoción que va hacia uno mismo e intenta embellecer, por medio de otro, la bonita imagen que uno mismo se fabrica. La compasión, en cambio, tiende a eliminar la distancia entre el que la siente y el que es objeto de ella”.Lo compasional, entonces, es ver qué se puede hacer por esa gente mientras no se hace nada; darle una limosna, en todo caso. Es decir, el acto por el cual se convierte oficialmente a un trabajador en un pobre. En esto Cortina es tajante: la limosna, dice, no es Justicia. Y la Justicia deviene del derecho, de un contrato social “en el que los ciudadanos están dispuestos a cumplir sus deberes con tal de que el Estado proteja sus derechos”.

Es el Estado, el contrato social, la Ilustración, en definitiva la democracia, ante al capital financiero que pretende imponer un protocolo compasivo.

El epígrafe a uno de los capítulos del libro de Adela Cortina es el lema del Banco Mundial: “Nuestro sueño es un mundo sin pobreza”. Tal como van las cosas, su lectura invita a soñar con un mundo sin bancos”.

.
El periodista Miguel Roig y la filósofa Adela Cortina tienen razón. La xenofobia que crece en Europa y que tiene algunos brotes aquí no es fobia al extranjero. Los turistas, si no se les acaba el dinero, la pasan muy bien allí, y entre nosotros. El asunto es con los pobres.
.
¿Hay un elemento de conflicto racional de intereses? Y sí. Especialmente “abajo”, desde los también, pero un poco menos, pobres. Competencia por el empleo escaso, por las prestaciones sociales… Pero aún ahí hay mucho de fantasía, de inventos… Hay muchos trabajos, los más duros, que en los países desarrollados y aún entre los semi desarrollados como el nuestro son pocos los “nativos” dispuestos a tomarlos. ¿Cuántos albañiles argentinos conocen? ¿Quiénes cultivan hortalizas en el 3° y 4° cordón del Gran Buenos Aires? ¿Cuál es el porcentaje de argentinas en el servicio doméstico (De argentinos, tiende a cero)? Y las prestaciones sociales, aún en salud, no son tan generosas. Ni con los argentinos ni con los extranjeros.
.
El rechazo al pobre en Argentina tiene un contenido agrega una convicción semi consciente: esa presencia que los incomoda “no debería existir”. “Éste es un país rico” (los países no son ricos; se enriquecen. El nuestro tiene muchos recursos para serlo, pero…). De esa convicción, surge otra: son pobres porque son vagos. O porque alguien tiene la culpa. El responsable favorito de los aporófobos -se aprecia en las redes sociales, y en esta etapa en los medios oficialistas- es el peronismo.
Anuncios

13 Responses to Los pobres son extranjeros

  1. Alcides Acevedo dice:

    Es notable leamos:

    Hay muchos trabajos, los más duros, que en los países desarrollados y aún entre los semi desarrollados como el nuestro son pocos los “nativos” dispuestos a tomarlos. ¿Cuántos albañiles argentinos conocen? ¿Quiénes cultivan hortalizas en el 3° y 4° cordón del Gran Buenos Aires? ¿Cuál es el porcentaje de argentinas en el servicio doméstico (De argentinos, tiende a cero)?

    ¿En qué quedamos? ya sabemos, en cualquier obra de construcción la presencia extranjera es abrumadora, lo mismo en la “industrioa” textil y en las quintas (en general con altísimos niveles de explotación a cargo de los mismos paissanos que los explodatos) estos extranjeros se mueven además con niveles de informalidad muy por encima de la media nacional (La Salada dixit).

    ¿Conclusiones? solamente arriesgo dos:

    1) Efectivamente en Argentina hay laburo y por algún motivo la “cultura del trabajo” que en Argentina se perdió por culpa de Menem y Videla es muy sólida en los países limítrofes.

    2) ¿Quiénes se benefician con la presencia de estos extranjeros? ¿el pueblo trabajador o las clases acomodadas? ¿ayuda la inmigración que tanto aplauden los progres a mejorar la condición de vida de los más humildes? evidentemente que acceder al servicio doméstico a precio de regalo o bajar el precio de la mano de obra por metro construido no son prioridad para los pobres de solemnidad en Argentina.

  2. Capitán Yáñez dice:

    ¿Así que el sueño del Banco Mundial es “un mundo sin pobreza”?
    Pero mire usted.
    A veces es difícil discernir entre imbecilidad, cinismo e hijoputez.
    En fin.
    En estos días la “prensa independiente” en todos sus “media” nos ha atiborrado con la llegada de Irma a USA y el peligro que corrían las mansiones de los ricos y famosos. Y ahora se preocupa por los milmillonarios daños que sufre el Imperio. Mientras acá hay millones de hectáreas de “campo” bajo el agua y, desde ayer y como siempre, miles de urbanos y conurbanos pidiendo un bote.
    Qué se le vá´cer.

  3. Raúl C. dice:

    Es terrible ver cómo se sigue repitiendo hasta el infinito el mantra de que ‘el peronismo fabrica pobres (porque le conviene)’, cuando los números fríos indican sin ningún lugar a dudas que en los períodos peronistas (el de Menem no cuenta para esto) aumentó la cantidad de integrantes de la clase media por ingresos (y disminuyó en la misma medida la cantidad de pobres).

    • victorlustig dice:

      haganse cargo del Carlo, si queres ponemos la lista de intendentes y gobernadores del periodo del Carlo
      Kirchner? Curto? puedo seguir eh, tengan en cuenta que no fue un accidente del 89, lo reeligieron, ah, y tuvo mas votos que NK en 2003
      haganse cargo

    • Raúl C. dice:

      No soy peronista, así que no me tengo que hacer cargo de esos collares de melones.
      Solamente miro los datos estadísticos.
      Con Menem no aumentó la cantidad de integrantes de la clase media por ingresos, hasta donde yo sé.

  4. Q dice:

    Me parece que no solo es el rechazo al pobre sino que es el rechazo al mas pobre que uno.
    La espada de Damocles del descenso social esta siempre presente.Y cuanto mas abajo ,mas posibilidades de caer e incluso de terminar en el fondo hay.

  5. Carlos G. dice:

    ““Éste es un país rico” (los países no son ricos; se enriquecen. El nuestro tiene muchos recursos para serlo, pero…).”
    Esta afirmación me recuerda otra (disfrazada de pregunta):
    ¿Cómo puede ser que haya gente con hambre en un país que produce alimentos para cientos de millones de personas? (aquí se podría agregar: “…¡qué verguenza!”)
    La respuesta es simple: la producción de alimentos es un negocio privado.

  6. Flics dice:

    Ya lo dijo el presidente francés, Collor, digo Macri…digo, Macron:

    “« Je serai d’une détermination absolue, je ne céderai rien, ni aux fainéants, ni aux cyniques, ni aux extrêmes »

    fainéants = el que evita el laburo por perezoso.

    El mismo Collor/Macri, digo, Macron, quando ministro :

    ““Il y a dans cette société une majorité de femmes, pour beaucoup illettrées. Pour beaucoup on leur explique vous n’avez pas d’avenir à Gad ou aux alentours, allez …” / Nesta sociedade existe una mayoria de mujeres muy iletradas que no tienem futuro…”

    En Brasil el último milico-presidente decía preferir el olor de los caballos al olor del pueblo.

    Por lo menos son sinceros esos tipos.

  7. ricardo j. m. dice:

    para que quiere una chica de la cocha saber matematicas si va a trabajar en el campo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: