Santiago Maldonado, desaparecido

santiago maldonado

Santiago Maldonado tiene 28 años, y es un residente de El Bolsón desde hace tres meses. Realizaba tatuajes en la feria artesanal de ahí. Hace más de medio siglo que el lugar se convirtió en un refugio de los “hippies”, como les decían entonces. Y eran cuestionados, desde los que elegían la militancia política, por apartarse de las “luchas populares”. Sabemos que no fue así de muchos, muchos de ellos.

Tampoco de Maldonado. Por lo que se sabe, él estaba acompañando el reclamo de tierras -al Estado, a Benetton- de una comunidad mapuche, como gesto solidario. “Tras los disparos con balas 9 mm y antitumulto de la Gendarmería nos dispersamos corriendo y cruzamos el río. Ya del otro lado, escuché los gritos de Santiago y vi cómo los gendarmes lo rodeaban y pegaban“.

Eso fue el 1° de agosto, y hasta ahora no lo comenté en el blog. He estado demasiado ocupado, subí material menos inmediato, y no sentí que mi palabra iba a ser decisiva. Ya se pronunció el Comité contra la Desaparición Forzada de las Naciones Unidas, y el gobierno nacional tuvo que romper su silencio (para decir boludeces, pero es un avance).

Anoche estaba con ganas de seguir callado. Porque otro bloguero -aparentemente nervioso porque el peronismo puede votar a un candidato “con techo bajo” y “un fuerte rechazo de la sociedad”- me increpó por mi silencio, que veía como una señal que el peronismo se aprestaba a rearmar la triple A. Pero hoy reflexioné que Maldonado no se merece ser una herramienta de neurosis chiquitas.

Además, otra comentarista marcó que hubo silencio por parte de muchos “referentes”. No lo había notado (será que no me referencio en ellos). Pero es cierto que, con las elecciones en pocos días, los candidatos y sus fans pueden sentir temor de acercarse, aunque sea por asociación, a una causa -la reivindicación “nacional” de grupos que se identifican como mapuches- que muchos argentinos ven con desconfianza. Con buenos motivos.

Como sea, merece destacarse que Cristina Kirchner -que lleva adelante una campaña muy prudente- no vaciló en reclamar públicamente por la aparición con vida de Maldonado. En cuanto a la reacción popular, en todo el país hubo marchas y protestas (algunas provocando al pedo, cierto), pero que muestran que los argentinos comunes perciben la amenaza real.

Pues las reivindicaciones mapuches -las justificadas y las delirantes- son un problema en dos provincias argentinas -Chubut y Neuquén- que sus gobiernos han manejado -mal o bien- pero con herramientas políticas.

El peligro que amenaza -que nunca se fue del todo- y que ahora levanta la cabeza con soberbia- es el descontrol de las “fuerzas de seguridad”. O, como se decía antes “de los hombres a los que la sociedad les ha dado armas para defenderla”.

Tomo parte de una nota de Marcos Mayer que recogió mi amigo Juan José Salinas:

La desaparición de Santiago Maldonado y la (tardía) reacción oficial es una muestra de cómo se está pensando desde el poder la relación con las fuerzas de seguridad, que hoy se sienten protegidas para manejarse a su antojo.

A poco de asumir Macri, la policía baleó un grupo de chicos de 10 años durante un operativo en la villa 11-14. Casi nadie reaccionó demasiado, pese que se supondría que el hecho de que se hiera a niños sería normalmente un escándalo más allá de las adscripciones políticas. La ministra de Seguridad se limitó a visitar en el hospital Churruca a un policía que había recibido un balazo durante el procedimiento y no dijo palabra sobre los pibes baleados. Ni siquiera aquellas que se pronuncian de ocasión y en las que nadie cree al estilo “se investigará hasta las últimas consecuencias y no descansaremos hasta encontrar a los responsables”. La situación tuvo un poco de rebote en algunos medios y en las redes sociales y, de acuerdo a lo que es habitual en estos casos, dio paso a otros temas.

(La cosa fue todavía peor. La ministra visitó a un gendarme herido en otro incidente. En la villa, la represión se desató sobre una murga que se encontraba ensayando y los gendarmes no fueron atacados a balazos).

Pero fue demostrativo de muchas de las actitudes de la gente de Cambiemos. Entre ellas una comunión con la agenda que le proponen los medios. La Bullrich asume en medio de un reclamo por la inseguridad. Relato que consiste en que hay una serie de personas –sobre todo de clase media- que son víctimas de un ejército de delincuentes que, estimulados por el paco, se abalanzan sobre los bienes, la integridad e incluso la vida de sus compatriotas. Versión de la inseguridad bastante limitada, por cierto, baste leer la denuncia sobre la convivencia entre narcotraficantes y policías que describe con acierto Marcelo Sain en su reciente libro Por qué preferimos no ver la inseguridad. Los chicos baleados serían, en la versión oficial mediática, futuros soldados del ejército del paco, como trató de mostrar Lanata con las “declaraciones” del Polaquito.

La bibliografía de Cambiemos está en las tapas y editoriales de Clarín y La Nación que hoy están entretenidas en la detención del cuñado de De Vido mientras no dicen palabra de la desaparición de Santiago Maldonado. Es más, en su show dominical, Jorge Lanata mostró un informe especial sobre una presunta guerrilla mapuche, lo que no se puede leer sino como una justificación más o menos encubierta del episodio Maldonado.

La ministra de Seguridad deja que hablen los medios –ella no dijo palabra sobre el tema, sólo hubo una declaración de Claudio Avruj mostrando una preocupación que no se condice con los hechos. Ese no hacerse cargo, esa no presencia de la responsable del Estado en temas en que está en juego la vida de un ciudadano y que están vinculados con el accionar de las fuerzas a su cargo, habla más allá del silencio. Esta vez no hay shows en uniformes de camuflaje.

Es indudable que el tema no importa pero no hacer nada es hacer mucho. Por de pronto es un crédito a ciegas al accionar de la Gendarmería, aval que antes se otorgó a la policía, que hoy se siente con derecho a parar a la gente, pedir la exhibición del DNI y exigir, generalmente por la fuerza, que se abran mochilas y morrales. O dejando a criterio de las fuerzas de seguridad el manejo de la represión, como ocurrió en Pepsico y en el Obelisco. Unas fuerzas de seguridad, es obvio decirlo, que no molestan a los ciudadanos de Barrio Parque o del Nordelta.

Y todo este clima hace que en la mente oficial y, lamentablemente, en la de gran parte de la clase política, la desaparición de Maldonado no amerite siquiera una nota al pie. Y en un país que ha sido identificado con la palabra “desaparecidos”. Y no es que estén distraídos con la campaña, de hecho salen a contestar cualquier cosa que se diga en la mesa de Mirtha o en el living de Susana“.

Hay otro toque retro. Este “informe” que publica -naturalmente- Infobae, asocia al grupo “reivindicativo” mapuche, con La Cámpora, las FARC, el ETA y “grupos extremistas kurdos de Turquía” en el tradicional lenguaje de los servicios. Que despliegan su también tradicional ignorancia geopolitica. No saben que los kurdos son, por razones puramente nacionalistas, los únicos aliados sinceros de EE.UU. en Medio Oriente. Para inteligencia exterior, no sirven. Pero con el gobierno actual se sienten alentados para recuperar protagonismo en sus funciones de siempre.

 

Anuncios

29 Responses to Santiago Maldonado, desaparecido

  1. Daniel 7 dice:

    Don Abel:

    Otro desaparecido mas en la casa de “republiquita” y su mama que dira?

    Esta gente que esta en seguridad, es o se hace?
    Lei la “publinota” de infobae, no tienen desperdicio.
    me quedo con esto

    “En el último corte de la ruta 40 en Esquel donde desapareció Maldonado, la Gendarmería asegura que no hubo detenidos y que se incautaron todo tipo de elementos de fuego: hachas, serruchos, martillos, piedras, bombas molotov, motosierras, cuchillos y hasta un “Manual de la Ideología y la nueva guerra”, que reivindica el accionar terrorista de los años 70. Se trata de herramientas comunes que usan estos grupos en cada uno de los ataques provocados.”

    lo de elementos de fuego?
    te revolean con un libro?
    te corren con la motosierra al mejor estilo freddy kruger?
    abrazo

  2. David (idu) dice:

    Para bien o para mal (políticamente hablando), la oposición ya tiene un “desaparecido” del macrismo.

    Desgracia que puede “pegar” en la sociedad, o no, para convertir a este gobierno en un sucesor simbólico (o no) del Videlato.

    Claramente los “desaparecidos” con el kirchnerismo (jorge Julio Lopez y Luciano Arruga, más los “muertitos” Qom), no convirtieron al anterior gobierno en “desaparecedor” ni “represor asesino”.

    Pero con el “gobierno dictatorial de Macri”, podría bastar este solo caso para recordar lo que pasó con los 9 mil a 30 mil desaparecidos de la “anterior” dictadura. Ni hablar si hubiese “más” que uno.

    Dicho de otro modo: las fuerzas armadas y de seguridad NUNCA cambiaron sus métodos violentos, por más que se hagan ingentes (o no) esfuerzos para “civilizarlas”.

    Por eso este gobierno (como los anteriores) le tiene más miedo a sus propias fuerzas que “reprimen” a los que cortan la 9 de Julio, que a los encapuchados violentos de enfrente, que agradecerían de corazón tener algún “muerto” para tirarle al gobierno.

    Pero no: Solo lograron algunos policías heridos…

    Me consta, porque hablé con ellos, que los mapuches no nos quieren nada, pero NADA: parcos de palabra, y con miradas de hielo – o de fuego – . Y estoy hablando de hace ya muchos años.

    Ni hablar de los nativos originarios de la Quebrada de Humahuaca, con los que también hablé. Nos odian con fervor, y lo dicen, mientras putean porque mostramos a sus muertos ancestrales en el Museo de Antropología de Salta (las Momias de Llullaillaco). “¿Uds. quisieran que mostremos a sus muertos en un museo?” me espetó un nativo.

    Temas de los que no tomamos conciencia, ya que es “políticamente correcto” estar del lado de quienes, seguramente con razón, nos tienen muy poco afecto.

    Que devendrá, casi seguramente, en violencia (no lo llamaría aún “terrorismo” como los chilenos, ya que queda mal).

    • Peter de A. dice:

      La gran diferencia está en que mientras algunos gobiernos investigan a las fuerzas cuando tienen sospechas, otras niegan todo y salen a reivindicar los actuado. Es algo simple, claro y para nada sutil.

      • Oscar Cuervo dice:

        Extraordinaria defensa de David (Idu) de la desaparición forzada de Santiago Maldonado: los mapuches “no nos quieren”. Recordemos que cada masacre argentina tuvo sus David (Idus) en la retaguardia, justificando los motivos de todos los exterminios.

      • David (idu) dice:

        Hola Oscar:

        De movida, quien – real o ficticiamente -, se llama “Cuervo”, me produce algo de inquieta reverencia temerosa.

        Nada de extrañar en un judío talmúdico y librepensador, combinación letal durante miles de años.

        De inmediato recordé la histórica frase del gobernador de Buenos Aires durante el Proceso, Ibérico Saint Jean:

        «Primero mataremos a todos los subversivos, luego mataremos a sus colaboradores, después a sus simpatizantes, enseguida a aquellos que permanecen indiferentes y, finalmente, mataremos a los tímidos»

        No muy diferentes suenan las amenazas de hoy de los extraviados bolivarianos y sus exégetas pensadores nacionales (como Atilio Borón), por dar un ejemplo. Pero hay mucho más en nuestro país, “grieta” mediante, que aún no tienen su (nueva) oportunidad, y que la buscan, y buscarán, ansiosamente.

        Hoy por hoy, creo que estarías vos, amigo Cuervo, más cerca de “justificar exterminios” o de haberlos justificado décadas atrás (del otro bando, claro), que un humilde servidor.

        Saludos

    • Oscar Cuervo dice:

      Yo me llamo Cuervo. ¿Vos te llamas Idu? Si la conversación deriva hacia loa apellidos tomamos un atajo para esquivar la desaparición forzada de personas. Lo del judío talmúdico se me escapa, no sé cómo se inserta en esta conversación acerca de un desaparecido en la Argentina actual.
      Tu pirueta ingeniosa para ponerme al lado de la pavorosa frase de Ibérico Saint Jean no te alcanza para disimular que consentís la desaparición de Maldonado alegando que “los mapuches no nos quieren”. Sobreviví a la dictadura y conocí a muchas personas como vos que proponían argumentos inatinentes y ofensivos para justificar la masacre. En ese entonces los defensores de los desaparecedores hablaban de marxistas ateos y apátridas, hoy vos acusas a mapuche y bolivarianos.
      Santiago Maldonado está desaparecido desde hace 8 días y vos apoyas su desaparición desde la retaguardia. No hay nada que pueda disimular estas evidencias empíricas.

      • David (idu) dice:

        Hola, amigo Cuervo:

        Yo me llamo David, y mis otros datos han sido convenientemente descubiertos por algunos cumpas muy fisgones.

        Igualmente mi libro, que saldrá en septiembre u octubre, irá con mi apellido verdadero, pero de todos modos te pido disculpas por hablar de tu apellido, que en principio no sabía que era real o un alias.

        Repetir argumentos en un debate (mi supuesto ingenio, mis disimulos, mis consentimientos a las desapariciones, mis operaciones desde la “retaguardia” etc), no lo fortalecen. Es más: repetir argumentos ha sido motivo de reiteradas quejas hacia mí por parte del amigo Abel, lo cual finalmente agradezco en mérito a la productividad intelectual.

        Lo de “judío talmúdico” no se puede explicar en breves lineas, pero tiene que ver con la vocación de cuestionamiento de todas las “verdades”, que como sabemos, no existen.

        Y ese cuestionamiento vale también para los modos en que se tratan, de uno u otro lado de la grieta, la desgraciada desaparición de Maldonado,

        Yo también soy un sobreviviente de la dictadura, pero no muestro “chapa” por eso. Fue una tragedia, y una herida social que hoy en día sigue abierta, gracias a ayudas nada inocentes por parte del espectro político: Me refiero a la “juventud maravillosa”, sus añosos supérstites que cobran plata del Pueblo, y algunos jóvenes colonizados por una visión idealista de criminales abominables.

        No tengo la menor idea de lo que pasó con Maldonado, ni con Jorge Julio Lopez, ni con Nisman, ni con las decenas de ajusticiamientos que hubieron durante el menemato, suicidios imposibles de todo calibre, venganzas, etc. Nada para festejar.

        Mis acercamientos a aborígenes patagónicos y del Norte fueron puramente antropológicos, o si querés, meramente turísticos (nadie esquiva una foto con un pintoresco negrito africano, ¿no?).

        Lo de “apoyar la desaparición” es una frase ruin, resentida, odiosa, maliciosa, agresiva, gratuita, peligrosa, además de no comprobable.

        No tenés ni idea de quién soy pero tus falencias argumentales que te llevan al odio, forman parte de nuestra tragedia nacional.

      • Claudia dice:

        David: la verdad es que coleccionar frases de Saint Jean revela un gusto intelectual muy peculiar. Y aplicarlas en esta instancia es una salvajada. .Nos consta que le gusta hacer sopa de biblias y calefones pero en esta ocasión llamese a mínimo recato.

      • David (idu) dice:

        Claudia:

        También colecciono frases de Saint Exypery, Hitler, Favaloro, Stalin, Sábato, Mao, Borges, y básicamente, de Groucho Marx.

        Lo mío es muy abarcativo, y odio el recato.

      • Raúl C. dice:

        David sobreviviente de la dictadura… En fin.

        Transcribo aquí lo que dijo en este mismo blog el 24 de mayo, en medio del debate por el 2×1.

        Ese día se sacó la careta, David. Es patético que se la quiera volver a poner. Ya fue.

        Pero no importa: todas y cada una de las veces que pretenda volver a disimular, voy a publicar esto de nuevo.

        [Cita textual]
        David (idu) dice:
        mayo 24, 2017 en 22:27
        Sobre los “inocentes abuelitos” que son mantenidos en cárceles derechas y humanas, saquémonos las caretas:

        Soy lombrosiano, vengativo y demás barbaridades inconfesables políticamente incorrectas, por lo que los “inocentes abuelitos” podrían pudrirse en la cárcel, atados a las patas de sus camastros, para lograr una oportuna gangrena justiciera. (estómagos sensibles, abstenerse). Así hasta su último suspiro, meados y cagados en sus pañales.

        Nada de eso me movería el amperímetro de la misericordia. Eso que quede para el Papa.

        Del mismo modo, quiero exactamente eso para los asesinos sueltos, femicidas o apenas homicidas, sean fruto de la doctrina zaffaroniana, como de la gesta guerrillera de los ´70, ponebombas y matadores de niños y soldatitos peronistas y pobres.

        Aparezcan o no en la TV con sus clásicas poses admonitorias, viviendo (muy bien) con recursos saqueados al estúpido contribuyente.
        [Fin de la cita textual]

      • Marcelo J. Tull dice:

        Oscar: no gastes pólvora en chimangos.- Hay que ser un verdadero cerdo para pretender hacer dialéctica justificadora con los muertos, como si fuera lo mismo la dictadura genocida cívico militar con los desaparecidos (sea el número que sea); los muertos que pudieron haber durante el kirchnerismo, como Julio López o este caso de la desaparición de Santiago con el macrismo.- Es tan inútil e innecesario recordar que los militares y sus admiradores justifican y festejan, aún hoy, esos secuestros, torturas, muertes y desapariciones; no tiene sentido decir que a Julio López lo desapareció un grupo de milicos criminales (activos o no) y que fue un duro golpe para el gobierno anterior que lo buscó por todos lados, reivindicó al pobre hombre, lamentó su suerte y lo buscó por todas partes sin negar jamás lo sucedido.- Y, en contraposición a eso, estos engendros en el gobierno, empezando por la impresentable Bullrich, Frigerio y sus semejantes, más sus soportes La Nación y Clarinete, no tienen empacho en desconocer o poner en duda la presencia de Santiago en el lugar de los hechos, o en plantar a un camionero a decir boludeces o que un ministro hijo de perra hable de “ventajas electorales”. Pretender poner a todos en la misma bolsa es un arma más de la canalla que puso un voto amarillo en la urna hace 20 meses y hoy, en vez de guardar silencio con vergüenza como hace 20 años cuando nadie había votado a Menem, se jactan de haberlo hecho y lo justifican o tapan sus delitos, ineptitudes y crímenes diciendo que no saben, que les falta “rodaje”, que se equivocan pero son honestos, que al menos piden perdón, que al menos hacen metrobuses y ciclovías y otras sandeces.-

      • David (idu) dice:

        Gracias Raúl por tu transcripción.

        Efectivamente pienso eso. Por sobreviviente.

        Saludos y chau

  3. Capitán Yáñez dice:

    “El camino que hemos emprendido tiene un pibe más preso todos los días”
    ¿Fallido? de Esteban Bullrich Zorraquín Ocampo Alvar, candidato del PROceso a senador nacional por la PBA.

  4. Silenoz dice:

    “te corren con la motosierra”

    Chainsaw Pu Lof Massacre

  5. Silenoz dice:

    Hay un nucleo duro de estos hdp en funciones de saqueo de gobierno (un 20% ponele) que sabe lo que hace… pero el resto son una manga de “descerebrados -©Guillermo ‘polémico’ Moreno-” de la peor cosecha

  6. claudia dice:

    Como dijo ayer Victoria Donda (con la que no simpatizo demasiado, aclaro), la cuestión de la desaparición de Santiago no permite que, en la urgencia por saber de su paradero, nos ocupemos de la complejidad del tema de las tierras ancestrales y el diseño territorial moderno de los Estados o de la contradicción existente entre deseos de autonomía aborígenes y la sujeción a norma global que se les exige. La comprobación, por boca de esas comunidades, de que al secuestro de Santiago le anteceden no menos de un centenar de casos idénticos pero acaecidos sobre esa etnia, deja un sabor amargo y la sospecha, no sólo de que nuestra democracia eludió abordar la cuestión indígena, sino de que muchos fallamos en reclamarlo.
    En cuanto a la rapidez o demora de las respuestas políticas, las que se activaron pasados 4 días, aproximadamente, supongo que serán muchas y muy variadas las explicaciones. Como dije en otro comentario, a los lectores ocasionales que no guardamos ninguna responsabilidad comunicacional o política directa, nos resulta más fácil activar nuestro parecer y nuestra condena desde la inmediatez. No así, pienso, quienes tienen la responsabilidad de acercar información fidedigna, bien chequeada, o quienes tienen potestad corporativa para lanzar una acción concreta desde su mucho más alta envergadura social. No soy quien para evaluar esos tiempos y razones, aunque me haya molestado tal dilación. Pero sí me parece prudente no maltratarnos, en el ámbito digital, endilgándonos complicidades de silencio vía suspicacias o dispensarnos caracterizaciones patológicas. Porque la desaparición de Santiago tiene ribetes emblemáticos, mal que nos pese, y despierta evocaciones, claramente. Justamente, tal vez por ello, se volvió mucho más reactiva que la de sus compañeros de infortunio precedentes, esos habitantes originarios desaparecidos con anterioridad; bestialidades que vemos repetirse con distintos ropajes y sobre diversos contingentes cada vez con más frecuencia por estos días y que no podemos atribuir solamente a la mera libertad caótica de las fuerzas del orden, por supuesto. Porque tenemos memoria activa y comprendemos lo rápido que eclosiona un huevo de serpiente. Saludos.

    • claudia dice:

      La noticia de un número tan impresionante de detenciones-desapariciones previas al hecho que involucró a Santiago surgió ayer en un reportaje oral (no puedo recordar en qué medio porque yo hacía zapping frenético por entre los canales de noticias). Algo que lamento todavía más, es que el periodista que accedió a ese testimonio no tuvo la habilidad de repreguntar a su fuente acerca del lapso de tiempo y locaciones puntuales en que se habrían sustanciado esos antecedentes. ¿Ocurrieron dentro de fronteras argentinas o el entrevistado se refería a la suma de casos entre Chile y Argentina ? No pude saberlo porque el desinterés del periodista no percibió la importancia de ese dato cuya profundización habría contribuido, quizás, a explicar el surgimiento de alternativas de lucha tan directas y desesperadas.

    • Palquienque dice:

      Excelente tu comentario Claudia. Poniendo un poco de templanza ante tanto bardo.

  7. Osvaldo kreimer dice:

    Cuando empezamos un boycott mundial a Benetton?

    • Claudia dice:

      Ese es precisamente un punto interesante. Las campañas de Benetton enfatizan su supuesta apertura inter racial. . Y no hay duda de que el Emporio , por contrario, promueve y estimula el comportamiento de las fuerzas de seguridad y los gobiernos locales en sentido inverso. Imagino que los hábiles organismos de Derechos Hu manos no van a desaprovechar ese hecho para obtener atención sobre el caso.

  8. Nico dice:

    Me imagino que lo de Infobae se refiere a grupos relacionados al PKK, que no son tan amigos de los yanquis porque estos prefieren “delimitarse” del mismo para no pelearse con turquía. Los kurdos que bancan los yanquis son los de siria e iraq, que, por supuesto, son mas o menos los mismos que los del PKK (que es considerado un grupo terrorista por Washington). Asi que el tema es complejo en sí (aunque eso no quita el toque informe de los servicios que tiene la nota de infoabe)

    https://www.theguardian.com/world/2017/may/01/tensions-rise-along-the-turkey-syria-border-pkk-ypg-erdogan

  9. Daniel Eduardo Arias dice:

    Nada que añadir a lo dicho por Claudia. Estuve en tierras mapuches neuquinas este año y doy fe que si tienen motivos viejos para odiarnos, nosotros, los argentinos blanquitos, no paramos de generar motivos nuevos.

    En tiempos en que vale más la imagen que la palabra, y máxime esta semana, la cara de hippie bueno y con ojos celestes de este pibe, Santiago, puede y debe volverse un ícono en la red y en las paredes.

    Tras tantos días de que lo chuparon, si no “se quedó” en la tortura, la belleza de la cara de Santiago Maldonado es lo único que puede hacerlo reaparecer con vida. Cosa que me importa bastante más que las elecciones del domingo, a decir verdad.

    Osvaldo Kreimer, buena idea. ¿Cómo se hace?

  10. ram dice:

    La “preocupación” de la pintoresca (por grado de fulería) ministra de inseguridad, madame rambo bullrich acerca de una eventual “república mapuche” nos presenta un debate interesante….. ella justamente es parte del desgobierno en el que un conocido boquiflojo de su hinchada, propuso entregar esas islas, sí, las Falklands (ex Malvinas) más la yapa (de puro generoso nomás) de Tierra del Fuego a sus legítimos ocupantes de prepo…. supongo para la, digamos, “república kelper”, próxima y leal subdita de su asquerosa majestad británica….
    Claro, algún romántico soñador puede decir que los indios ya estaban en esas tierras, pero como son indios y seguro morochones, mejor rajarlos y que se instalen criollazos de pura cepa como lewis y benetton, blancos y de ojos claros como nosotros los sudacas europeos…… además, es bien sabido que el drama argentino es la extensión y ahí está ese muchacho Maldonado, miren que ir a mezclarse con esa indiada, habiendo tanto espacio, no?, ahora sólo queda esperar, mañana o pasado aparece un gendarme admitiendo que se lo llevó pero, antes de “cantar”, pónganse con la guita de la recompensa….

    • Palquienque dice:

      Claaaa….los PRO entrega balcanizacion y ocupacion….ahora sos los reyes de la lucha contra el separatismo…dio…el mundo mundial mundializado al revez inverso

  11. […] una reflexión de El Blog de Abel, referida a  una noticia grave de estos días en Argentina. No es la temática habitual de este […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: