“La Nación” informa sobre ARSAT-Hughes

arsat 3

Después de una jornada en la que traté de ayudar -en el blog y fuera de él- a alertar sobre este tema, me parece que vale la pena acercarles esta crónica, bastante completa, de La Nación, un medio con mucha más repercusión que mi blog. Y que informa desde una posición muy distinta de la mía. Agrego breves comentarios al final.

La posible asociación de Arsat con una empresa estadounidense generó controversia. Sería para el desarrollo y operación de Arsat 3; crearían una nueva compañía, Newco, el 51% de cuyo paquete accionario iría a manos de Hughes.

Un comunicado de los empleados de la empresa Arsat, primero, y ayer un informe televisivo que dio a conocer un preacuerdo para el desarrollo del largamente demorado Arsat 3 entre la compañía argentina y la norteamericana Hugues Network Systems, de los Estados Unidos, despertaron una acalorada controversia en medios especializados y redes sociales.

Entre otras precisiones técnicas, la carta de intención establece que se crearía una nueva sociedad, llamada provisoriamente Newco, cuyo objetivo específico será desarrollar y operar el Arsat 3, y que por lo menos el 51% del paquete accionario de esta nueva empresa corresponderá a Hughes, que podrá definir la contratación de los gerentes y la política de la empresa.

Según este documento, el Arsat 3 se fabricaría en Invap, con la misma estructura de las misiones previas (Arsat 1, puesto en órbita en 2014, y Arsat 2, en 2015) a un costo solventado por la compañía argentina de 230 millones de dólares. Hughes aportaría el segmento terreno, con una inversión de 50 millones de dólares.

Hace algunos días, durante una entrevista realizada en el noticiero PM de LN+, Rodrigo de Loredo, actual presidente de Arsat, consideró que esta asociación es perfectamente lícita y afirmó que “de ninguna manera viola ley”.

“Así como hemos firmado contratos con Hughes, que son contratos confidenciales para empezar a estudiar las cargas útiles, hemos firmado con muchas empresas. La verdad es que el gran desafío que tenemos es mostrarle al mundo entero que los argentinos podemos construir un satélite y podemos exportarlo, y [es positivo] que terceros interesados estén dispuestos a invertir en nuestro satélite con nuestro recurso humano y con nuestro producto nacional”.

Sin embargo, al difundirse los detalles de la posible asociación surgieron también las críticas. “Están delegando atribuciones que están prohibidas en la Ley 27.208 de desarrollo de la industria satelital -opinó Jorge Aliaga, ex decano de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, y nexo entre Arsat y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva durante la última gestión-. Se decía que no se avanzaba con el Arsat 3 porque no había fondos, y finalmente se propone financiarlo con los mismos 230 millones de dólares que estaban previstos y los pondrá todos Arsat. Por otro lado, se aducía que la plataforma tecnológica utilizada en las misiones 1 y 2 estaba obsoleta, y el convenio dice explícitamente que para el Arsat 3 se va a seguir utilizando la misma. No se entiende porqué se le daría a una empresa extranjera todo el control de la banda ancha satelital en el espectro Ka. En 2015, la Argentina tenía el 20% del mercado. ¿No era razonable que el Estado se quedara con un segmento del espectro?”.

El objetivo de Newco será, precisamente, ofrecer servicio de banda Ka desde las posiciones orbitales de 81° Oeste o 72° Oeste (las dos asignadas a la Argentina) o en una nueva que el país ya estaba tramitando. Arsat deberá ocuparse de obtener la posición geoestacionaria del tercer satélite de comunicaciones y todas las autorizaciones legales, regulatorias y gubernamentales requeridas para brindar servicio de banda ancha satelital en la Argentina.

También para Guillermo Rus, ex vicepresidente de Arsat, “este acuerdo va en contra de la Ley 27.208. Todo cambio en la constitución de Arsat debe ser aprobado por el Congreso. Nosotros no tenemos una industria espacial madura, como China o Estados Unidos, pero ni siquiera las potencias que pueden manejar todos los componentes se asocian con países extranjeros libremente, porque las economías y las industrias estratégicas no se extranjerizan así nomás. En virtud de este acuerdo, Arsat quedaría condicionada a los intereses de una empresa privada norteamericana. Es grave.”

El artículo 8° de la mencionada ley establece que “el capital social de la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales Sociedad Anónima AR-SAT estará representado en un cincuenta y uno por ciento (51%) por acciones Clase ‘A’, encontrándose prohibida su transferencia y/o cualquier otro acto o acción que limite, altere, suprima o modifique su destino, titularidad, dominio o naturaleza, o sus frutos o el destino de estos últimos, sin previa autorización expresa del Honorable Congreso de la Nación”. Y el artículo 10° estipula que “Cualquier acto o acción que limite, altere, suprima o modifique el destino, disponibilidad, titularidad, dominio o naturaleza de los recursos esenciales y de los recursos asociados de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y de las Telecomunicaciones, definidos en la ley 27.078 ‘Argentina Digital’, que pertenezcan o sean asignados a la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales Sociedad Anónima AR-SAT, requerirá autorización expresa del Honorable Congreso de la Nación”.

Tanto Rus como Aliaga destacan que Arsat se había concebido no solo con el objetivo de dar servicios, sino también como una herramienta para desarrollar la ciencia, la tecnología y la innovación made in Argentina.

Pero no todos están de acuerdo con esta visión. Entre los que respaldan la apertura del espacio satelital a empresas extranjeras está José Antonio Sánchez Elía, referente de comunicaciones de la Fundación Pensar, cuyas declaraciones fueron citadas por Aliaga en un largo análisis sobre el tema publicado en Twitter. “Me resulta injusto que nuestra gente tenga que pagar más por sus telecomunicaciones bajo la excusa de proteger nuestra industria satelital -afirmó Sánchez Elía-. La Argentina necesita integrarse al mundo, nuestro pueblo tiene que estar conectado a internet de la forma más económica posible.” En los últimos 18 meses se autorizó la operación de 12 satélites de bandera extranjera en suelo local.

En un comunicado difundido en las últimas horas, la empresa satelital argentina destaca que “Arsat seguirá siendo propiedad del Estado Nacional. La carta de intención firmada con la empresa Hughes no prevé, bajo ningún motivo ni circunstancia, la privatización de Arsat ni de ninguno de sus activos. [La compañía] ha celebrado documentos comerciales con diversas compañías importantes en la industria de telecomunicaciones. La Carta de Intención es una herramienta usual en nuestra práctica, cuya finalidad es establecer una serie de lineamientos en el caso de que las partes celebren un acuerdo. Cualquier acuerdo posterior que se firme debe estar bajo el amparo y cumplimiento de la Ley de Desarrollo de la Industria Satelital. (…) El objetivo final de esta carta de intención es que un tercer satélite construido por la industria nacional, reciba inversión directa para su confección. (…) Para dejarlo en claro, no hay ninguna participación de Hughes ni de ningún otro operador privado en la explotación de los activos de la empresa Arsat, sean sus satélites o su red de fibra, data center o infraestructura de televisión. Entendemos que nuestras misiones satelitales no pueden seguir financiándose en un 100% con el impuestos de los argentinos. Por eso, Arsat-3 busca viabilizarse también a través de inversiones o aportes privados. Sería una muy buena noticia que se pudiera exportar nuestra producción satelital al mundo y que Hughes como cualquier otra empresa del sector, estén dispuesto a ello. Las posibles inversiones de empresas privadas en satélites argentinos, no hace más que afirmar el trabajo y confianza recibida por el sector espacial mundial y permite implementar nuevos satélites sin fondos del Tesoro nacional.”

Por un lado, no me sorprende encontrar en La Nación una nota bien informada y equilibrada sobre un tema tecnológico. Nora Bär es, desde hace años, una garantía de eso. No es el caso de Clarín, que cuando publica noticias sobre ciencia -lo hace menudo- deja claro que su redactor no tiene la menor idea del tema. En Ámbito… nada. Y en Página 12, desde la muerte de Leonardo Moledo no hay continuidad del suplemento de ciencia. Pero, como se deduce de lo que comenté al principio, es muy raro que ese diario dé espacio a un tema conflictivo, y que no se las arregle para atribuirlo a la infinita maldad y corrupción de los K.

Creo que la expectativa que expresé hace menos de 24 horas, cuando empecé a postear sobre este asunto, se muestra válida. Hay temas, no tan importantes en el cortísimo plazo para los que sufren la pobreza extrema o el desempleo, pero que llegan a más sectores de esta heterogénea sociedad argentina, y ni siquiera La Nación (diario) puede pasarlos por alto.

No puedo terminar sin señalar algo, aunque sea obvio. El comunicado de la empresa nos toma por idiotas. Repite que “nuestras misiones satelitales no pueden seguir financiándose en un 100% con el impuestos de los argentinos”. Y en la carta de intención se compromete a poner los 230 millones de dólares que costará el satélite. Hughes compra con 50 millones, para la operación terrestre, el 51 % de la empresa.

En el discurso privatista, que preparan bien pagados consultores, la participación de los privados se justifica porque introducen “racionalidad empresaria”. En otros ámbitos, se dice que es porque permite que haya “retornos”. Pero los funcionarios de este gobierno ni siquiera han aprendido el discurso de sus mentores ideológicos.

Anuncios

8 Responses to “La Nación” informa sobre ARSAT-Hughes

  1. Capitán Yáñez dice:

    Mi siempre muy estimado blogger no más en jefe, “alguien” nos enseñó (a los peronistas) que hay cuestiones “tácticas” y cuestiones “estratégicas”.
    Arsat es una “cuestión estratégica” según ése “alguien” (Perón, bah).
    En cuanto a la “táctica”, afloran runrunes de extraños movimientos en el Correo Argentino, institución que, entre otras cosas, se encarga de la “guarda de las urnas electorales” .
    Estos HDMP que nos gobiernan han vuelto por todo y les importa un joraca las formas. Lo han demostrado en Brasil (son los mismos allá y acá) a cara descubierta.
    ¿Lo harán acá?
    ¿Volveremos al “fraude patriótico”?
    La chusma PROcesista aulla por el “voto calificado”, e Inmorales Solá, Majul, TNmbaum y toda la canalla está preparando el terreno.
    Los “fiscales de mesa” valen más que “los candidatos” diría el críptico e inefable Manolo.
    Cumpa de ley al cual adhiero, huelga aclararlo.
    ¡Ojo al piojo!

  2. elepou dice:

    Abel, por favor continuá con esto. Fuerza y mucho ruido. Abrazo militante por la PATRIA que quieren arrancarnos. Yo también me pregunté ayer qué pasa con página. Tendrían que estar en tapa y NADA.

  3. Palquienque dice:

    Sin animo de seguir explayandome sobre el tema. Porque no tengo dudas por donde viene esta movida. No me extraña. Pase lo que pase, que esta jugada pase por el Congreso, se exponga publicamente, se debata con los congresales y en tal caso se vote. Y ahi veremos definitivamente quien esta con la patria y quien con la extranjeria.

  4. Norberto dice:

    Hay varias falacias en el comunicado empresario, que debería ser del Estado porque aún en ese campo dependen por Ley de dos poderes del mismo.
    Una de ellas es la construcción del satélite, donde Hughes se convierte en proveedor de componentes, vedando el desarrollo de los mismos y de proveedores argentinos como estaba previsto en el plan original de este tipo, que en realidad y si no recuerdo mal es una nueva generación de mayor avance.
    Es decir convierte a una empresa orgullo nacional en una maquila, una planta de mano de obra barata para los desarrollos efectuados en otros países, y porqué no en conejillo de indias para los mismos, como lo fue el radar Thompson de tránsito aéreo que nos vendieron los franceses para Ezeiza y que nunca dejó de ser prototipo a pesar que operó desde los setentas hasta hace muy poco.
    Otra es que como digo en otro comentario, es colocar en una empresa estratégica de alta y sensible tecnología implicada en el desarrollo y construcción de satélites, pero también de radares y de la industria nuclear y sus componentes, a un competidor directo, que podría desarrollar actividades de espionaje industrial, por no decir militar y aún de sabotaje. Eso ya lo sufrimos con consentimiento en el Proyecto Cóndor, y disimuladamente con el Pampa y su fabricante FAdeA, a los que hubo que rescatar hace muy poco.
    Nunca menos y abrazos

  5. Esther dice:

    Gracias por estos posteos, Abel.

    Es grave. Muy grave. Muy mucho grave.

    Sí, están reculando en chancletas, pero esta gente recula sólo para tomar envión y avanzar por algún sendero más oculto o retorcido.

    Cuando Navarro adelantó que el domingo a la noche presentaría pruebas de una privatización secreta imaginé que se trataría de Aerolíneas. No se me pasó por la mente Arsat: sin embargo, es justo lo que Cambiemos haría. No sólo es un buen negocio (y vaya a saberse cuánto dinero le ingresan a sus bolsillos particulares en pago a los buenos servicios…), es justo lo que encaja en su ideología; para esta gente cualquier cosa que signifique “soberanía” o “patria” es algo a destruir. Es curioso, pero es bien posible definir a Cambiemos a través de la negación de las tres banderas peronistas: injusticia social, dependencia económica y colonialismo político.
    (¿Curioso? ¡Je!)

    Las “disculpas” oficiales son ridículas. Parece que la idea que tienen sobre qué es firmar cartas de intención es la de firmar un escrito donde se dice lo contrario de lo que después se hará. Como si las cartas de intención de acuerdos con empresas privadas extranjeras fueran promesas electorales, ¿vio?

    Abrazo,
    Esther

    PD: a todo esto, la UCR, ¿aún existe?

  6. mem dice:

    Quiero decir que el otro día leyendo que Guillermo Moreno había un 17 de octubre lanzado un satélite que no funcionaba al que bautizo Pueblo Peronista para que no perdieramos nuestra órbita sentí un raro orgullo -porque no soy peronista, pero creo que Nestor y Cristina mejoraron el peronismo, dejaron un país funcionando, cada argentino tenía un contrato implícito con el kirchnerismo que estipulaba que estaba incluido, que podía acceder a los servicios -las tarifas de ahora no son razonables-, que podía trabajar, que podía consumir, que podía proyectar, que podía crecer. Aunque el latiguillo del macrismo sea “Sí, se puede” la realidad es que la inmensa mayoría de los argentinos no está pudiendo, porque se quebro ese contrato, porque se gobierna para una minoría, porque se ajusta abajo para concentrar arriba, porque la soberanía se la desmantela para subordinarnos al imperialismo de Hugges, mañana será otro, eso no importa. Se está destruyendo todo y los argentinos parecen zombies.

  7. vale dice:

    Y más allá del hecho puntual del arsat, del hambre de poder, del desprecio por el “otro que no es como nosotros”, de la pos-verdad como “discurso de época”, etc., hay una ideología de base que la sustenta que traduce el darwinismo social que la alimenta y que a su vez fomenta en esta “neo-masa” una profunda ignorancia en términos de convivencia social e inhabilita y clasura toda posibilidad de construcción política y convivencia democrática.
    El estado hobbesiano , fuera de toda moral, se justifica por si mismo y el pacto constitucional es entendido desde una concepeción utiliritarista, porque la vaca sagrada aquí se reduce a si mismo; uno de sus pichones ha sido carl schmitt, otro adolf hitler y nos encontramos quizá frente al tercer hijo que combina y resume a todos: Mauricio Macri y su cofradía de hijos pródigos que resume un poco de todos los anteriores levatanes y procura la eliminación del otro lo más rápido posible, siguiendo a sus malthussianos mentores de la infancia, transcurrida en los círculos rojos del cardenal Newman y los bajos instintos del ego.
    Lo puntual emerge claramente de este leviatán que solo entiende la convivencia como espejo de si mismo, mientras todo lo demás, resulta descartable. El individualismo es perverso y criminal cuando se lleva a los extremos.
    En síntesis, creo, no podemos esperar ninguna otra cosa de estos energúmenos.
    saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: