La crisis que viene es la que no se fue

Crisis-1929-Wall-Street

Una convicción que tengo desde hace muchos años es que el desarrollo de una economía moderna y sustentable en Argentina, cuando/si lleguemos a ella, no será obra de los economistas. Quizás piense eso porque yo no lo soy, pero no es que no los considere importantes: También estoy convencido que si tienen diagnósticos erróneos, pueden demorar indefinidamente ese logro. Su misión fundamental, amigos, es tratar de no equivocarse.

Cuando tenga más tiempo -¿después de octubre?- fundamentaré mi opinión. Por ahora, ofrezco un ejemplo: el que nos da el gobierno de Macri. No creo que todos sus funcionarios del área económica sean imbéciles, pero se aferran a teorías y doctrinas hegemónicas en el Atlántico Norte -y aún ahí hoy cuestionadas- que, resulta evidente, no están funcionando. Y su entorno social, y sus intereses, no les permiten abandonarlas.

Eso sí, me parece que los economistas del lado nacional y popular tienen sus propios prejuicios y puntos ciegos. Que la heterodoxia tiene su propia ortodoxia. Entonces, creo que vale la pena, para estimular los debates, divulgar algunos fragmentos de un reportaje que hizo la revista Crisis al profesor Anwar Shaikh, uno de los economistas marxistas más prestigiosos del mundo. A los economistas de ese palo los creo todavía menos aptos para planear el desarrollo. Pero como críticos del capitalismo, de la ortodoxia y la heterodoxia, no hay quien los supere.

El próximo infarto del capitalismo

Usted es uno de los pocos economistas que predijo la crisis mundial de 2008 ¿Le preguntan mucho cuándo va a llegar la próxima crisis?

Sí, bastante. Pero me gustaría ponerlo en contexto histórico. Las crisis que hemos visto hasta ahora han ocurrido, en los países centrales, cada aproximadamente cuarenta años. Tiene que ver con las “ondas largas” de las que hablaba Kondrátiev. Podemos mencionar, como evidencia, diferentes crisis a lo largo de la historia: de 1873 a 1893, de 1929 a 1939, de 1967 a 1980 y la que estamos viviendo desde 2008. Estos patrones dependen de un mecanismo de recuperación. La pregunta central para mí sería: “¿qué es una recuperación?”. La Segunda Guerra Mundial fue un mecanismo de recuperación para muchos países, pero no ocurrió lo mismo en los años setenta, cuando la recuperación propuesta por Reagan aquí en Estados Unidos y por Thatcher en Inglaterra fue debilitar sindicatos y bajar salarios para aumentar la rentabilidad del empresariado. Algunos países no se recuperan porque no permiten el desmoronamiento y la debacle que una crisis puede causar, lo que también es un mecanismo de recuperación. Por ejemplo, la economía de Japón ha estado estancada durante mucho tiempo porque no permitió la destrucción del capital de la misma manera que otros lo hicieron en los setentas. En lugar de eso intentó reactivar la economía y no permitió un grado elevado de destrucción de los niveles de vida de los trabajadores. Si miramos a Grecia e Italia, las políticas de austeridad como mecanismo de recuperación han traído miseria y crecimiento del desempleo. Lo mismo en España que aún no se recuperó. Alemania no ha tenido ese problema y los Estados Unidos se han recuperado en términos de tasas de desempleo, pero no en términos de calidad de vida de sus trabajadores.

O sea que quizás no haya una nueva crisis que pronosticar, pero todavía sentimos las consecuencias de la anterior.

Hay dos cosas que a mí me preocupan. La primera es que todavía hay mucho capital ficticio en la economía, es decir, muchos activos que siguen teniendo valor porque el Estado siempre está ahí para mantenerlos y salvar al sistema del colapso. Esto no es necesariamente malo porque sabemos que un colapso podría tener consecuencias devastadoras en términos de empleo y bienestar. El otro elemento tiene que ver con el ejército de reserva mundial. Cuando pedimos la recuperación tenemos que preguntarnos, ¿la recuperación para quién? Porque creo que la recuperación para el capital ha ocurrido, al menos para la parte que sobrevivió. Los grandes bancos no terminaron de colapsar porque el Estado los apoyó. Pero los trabajadores han sido golpeados en todo el mundo. Para resumir, no sé cuándo va a suceder la próxima crisis, pero lo cierto es que el sistema financiero sigue siendo muy débil y que podría desmoronarse dando comienzo a algo que es imparable e inmanejable. Esto es lo que yo llamo un segundo ataque al corazón del capitalismo producto de la crisis de 2008.

El Trump inevitable

Anwar Shaikh no se sorprendió cuando ganó Donald Trump. Aunque este pronóstico no lo hizo público, en las aulas les decía a sus estudiantes que le parecía lógico que el magnate se consagrase presidente. Lo mismo decía de Bernie Sanders antes de las primarias. Cuando explica sus razones, Shaikh recurre a la historia y a un personaje olvidado. Ross Perot, un empresario multimillonario similar a Trump en varios puntos de su discurso, se convirtió en el candidato independiente más votado de la historia estadounidense en base a un discurso profundamente proteccionista. Perot fue votado por casi el veinte por ciento del electorado en 1992 y la mayoría de los analistas coindicen en que habría derrotado a Bill Clinton si por el partido republicano se hubiese postulado él en lugar de George Bush.

Su trabajo también tiene como eje el comercio internacional, ¿cuáles son las implicancias de las nuevas reglas que propone Trump en este tema?

Creo que Trump tiene razón, así como también creo que Sanders tenía razón al decir que el libre comercio lastimó a una porción significativa de la clase trabajadora de los Estados Unidos. Afirmar que el libre comercio beneficia a todo el mundo es una mentira y siempre lo ha sido. Para la teoría neoclásica, el comercio es una ganancia mutua y eso ha sido demostrado históricamente que es falso. Entonces hay que tener una teoría alternativa del comercio. La mía contempla que el comercio tiene un conjunto de ganancias para los ganadores y un conjunto de pérdidas para los perdedores. Es una guerra competitiva internacional. Hay que ser capaz de preguntarse quiénes son los ganadores y los perdedores. Así podemos explicar por qué países como Estados Unidos cuando crecían no tenían libre comercio. No lo aceptaban porque entendían que ellos eran los perdedores y lo decían explícita y públicamente, “no permitiremos que Inglaterra y Europa entren porque destruirán nuestras industrias domésticas”. Y cuando fueron lo suficientemente fuertes ellos mismos dijeron “ahora sí, tengamos libre comercio”.

La patada a la escalera de la que habla Ha-Joon Chang.

Exactamente, y su argumento es correcto. Entonces todas esas recomendaciones de la OMC y el Banco Mundial sobre abrir la economía al mundo son engañosas. Sin embargo, no pienso que las personas que lo proponen quieran engañarnos, sino que creen genuinamente lo que dice la teoría ortodoxa acerca de que el libre comercio beneficia a todos.

Teniendo en cuenta eso ¿cuáles son las consecuencias de las políticas económicas de Trump para Latinoamérica?

Esa es una pregunta imposible de responder porque creo que ni él mismo sabe cuáles son sus políticas. Se pronuncia a favor del proteccionismo, pero está haciendo acuerdos comerciales. Dice que son en mejores términos para Estados Unidos, pero ¿mejores términos para quién en Estados Unidos? Para mí no está clara su política económica. Si uno toma su palabra la idea es que EE.UU. va a evitar la entrada de productos que causan pérdida de empleo. Yo creo que ese es un argumento consistente, pero del otro lado pueden decir lo mismo y entonces la gama de beneficios se reduce sustancialmente. Lo que en verdad piensan es “queremos ir a sus países, pero no queremos que vengan al nuestro”. Bernie Sanders también sostiene argumentos similares y hace unos veinte años Ross Perot ya había argumentado en contra del NAFTA porque iba a costar puestos trabajo. Su frase famosa fue “habrá un enorme sonido de succión (a giant sucking sound) al otro lado de la frontera”, en referencia a los trabajos que les iba a sacar México a los Estados Unidos. Perot no pudo posicionarse como el candidato de ninguno de los dos partidos así que se postuló como independiente y perdió, aunque sacó muchísimos votos.

Miradas al sur

Acá en Estados Unidos el proteccionismo aparece en los discursos de los conservadores mientras que en Argentina y en otros países de Latinoamérica suele estar en la agenda de los partidos progresistas, ¿por qué cree que sucede eso?

Los Estados Unidos han hecho la transición del proteccionismo y el desarrollo de la industria infantil a la externalización de sus empresas por lo que su ideología tiene que ser que el libre comercio es bueno. Pero Argentina y la mayor parte de América Latina está en la fase opuesta de la trayectoria, por lo que es lógico que digan “necesitamos protegernos de estos gigantes de afuera y no podemos hacerlo si abrimos la puerta y los dejamos entrar”. Esto es perfectamente consistente con que hay dos lados del mismo proceso adonde siempre hay ganadores y perdedores.

Muchas veces los líderes y movimientos progresistas de Estados Unidos están en veredas opuestas con respecto a los de los países de América Latina en lo que tiene que ver con el comercio mundial.

Lamentablemente es así. Por ejemplo, la mayoría de los progresistas en los Estados Unidos dicen que quieren luchar por mejores condiciones de trabajo en China, pero no lo dicen porque quieren que los trabajadores chinos estén mejor sino porque quieren que sean más caros y así los negocios locales no se van hacia allí. Y aunque para mí esa no es una buena razón, es realista porque si allá los trabajadores son más costosos se van a perder menos trabajos acá.

¿Cuáles cree que son las causas por las que varios países en Latinoamérica atraviesan hoy crisis y cambios profundos en términos económicos y políticos?

Creo que para la derecha en América Latina la teoría preferida es la neoclásica y la izquierda es esencialmente keynesiana o post-keynesiana. Los primeros creen que cualquier intervención del Estado es negativa y ahora están diciendo “se los dijimos”. Los segundos creen que se puede, mediante el bombeo constante de la economía, a través del déficit fiscal y la emisión monetaria, hacer que todo el mundo esté contento. Lo que yo creo es que cuando se intenta mejorar la vida de algunos no se puede evitar que otros estén peor, y eso incluye la rentabilidad empresaria. La pregunta es cómo se puede mejorar un lado sin cruzar el umbral adonde el otro lado se daña de manera tal que se obtienen, por ejemplo, fugas de capital. Es un camino delicado. Si se decide mantener los salarios altos, la productividad debe subir más rápido porque de lo contrario empiezan los problemas en torno a la rentabilidad y la inflación. En mi libro analizo esto para la Argentina hasta 2015, lo que está pasando ahora lo estoy empezando a estudiar. Venezuela es un caso diferente porque fue destruida por corrupción y desperdicio de recursos. Cualquiera que depende de los ingresos del petróleo tiene que entender que su precio sube y baja. En Noruega entendieron eso. Es una historia muy triste de un gobierno de izquierda que termina destruyendo sus propios principios.

Justamente Noruega es uno de los modelos de desarrollo más mencionados por los economistas en Argentina y en la región: ¿piensa que hay una receta a seguir para obtener resultados similares?

Si se permanece dentro del capitalismo, que es generalmente una pregunta que nadie se hace, entonces están los límites propios de este sistema. Hay un camino, pero es estrecho y es fácil caerse. No tengo recomendaciones específicas para Argentina, pero creo que cualquier país que apunte al desarrollo necesita tener un espacio para que sus jóvenes aprendan diferentes teorías económicas. Las universidades argentinas necesitan tener más espacio para ideas heterodoxas y también otras ideas. Y eso es tan difícil en la Argentina como en cualquier otra parte del mundo, porque el carácter hegemónico de la economía neoclásica es tal que si un profesor quiere ir por otro lado debe sacrificar su lugar en las mejores universidades y los mejores lugares de trabajo.

Hasta el año 2015 Argentina tuvo una conducción económica que podría calificarse como heterodoxa, pero no hubo grandes resultados en términos de desarrollo.

Sí, lo sé. Conocí a Axel Kicillof y a personas de su equipo. Estoy de acuerdo, pero también hay que decir que fue bajo condiciones muy difíciles. Para mí el problema es que una política keynesiana nunca es suficiente en sí misma. La inflación es una consecuencia típica para la cual la izquierda nunca está preparada. Entonces hay que preguntarse de dónde viene la inflación y yo creo que es una pregunta muy difícil de responder, sobre todo desde el punto de vista keynesiano.

Anuncios

9 Responses to La crisis que viene es la que no se fue

  1. victorlustig dice:

    Aha, salvo el ultimo parrafo casi de cortesia, algo no dicho?

  2. Silenoz dice:

    ” La Segunda Guerra Mundial fue un mecanismo de recuperación para muchos países”
    El caballito de batalla de la izquierda para tirar a menos el keynesianismo pero ¿con tirar bombas alcanza? Parece que no…. por que guerras hubo pero develemos el secreto que la izquierda marxista NO entiende… (por eso lo tira a menos)

    Y nunca mejor que la claridad del cro. E. Crespo que casualmente pregunta lo sgte:

    (por las dudas tiro el cuadro en caso que no se vean bien el tuit)

    Después de alguna respuesta, don Crespo responde:

    Re traduciendo por las dudas: no fueron las bombas, las muertes y la destrucción sino que la guerra es PLENO EMPLEO y PLENO USO DE LOS FACTORES de producción dendeveras BOMBEADAS POR EL ESTADO, en donde las restricciones presupuestarias -las que dependen de dinero que el mismo estado emite sin lugar a dudas- aka déficits fiscales NO SE LE DAN BOLA

    Y para seguir con la perspectiva histórica algunas cositas:
    ” muchos activos que siguen teniendo valor porque el Estado siempre está ahí para mantenerlos y salvar al sistema del colapso (…) Los grandes bancos no terminaron de colapsar porque el Estado los apoyó (…)países como Estados Unidos cuando crecían no tenían libre comercio “

    O sea en palabras de un antropólogo (como hablamos de la realidad lo menos indicado son los economistas ja ja…)
    ”In other words, despite the dogged liberal assumption-again, coming from Smith’s legacy-that the existence of states and markets are somehow opposed, the historical record implies that exactly the opposite is the case. Stateless societies tend also to be without markets

    Debt – The First 5000 Years – D. Graeber (pag. 50)

    Los mercados son inventos de los Estados, necesitan de estos para existir y funcionar.

    En cuanto a las cíclicas crisis solo decir que tal como decía K. Polanyi en “La Gran Transformación”, el capitalismo es digamos casi destructivo o, al menos, con fortísima tendencia a generar desequilibrios graves. Y utópico bai de uei

    Y si, hoy sabemos los sgte:
    EL marxismo no funcionó
    La ortodoxia funciona pero para el 1%
    La heterodoxia o keynesianismo también funciona redistribuyendo el crecimiento y sin pauperizar al 1% ehhh… no e’ pa’ tanto cro. don Shaikh

    ” La inflación es una consecuencia típica para la cual la izquierda nunca está preparada”
    Puede ser, pero el P sí al menos alguna vez, si no ver el plan de Gómez Morales en el ’52 con el tema inflación y esto resultó por que se atacaron las variables relevantes, sólo agrego que ellas en nuestro país son, por antonomasia, tipo de cambio y puja distributiva….

    • Silenoz dice:

      Me veo en la necesidad de corregir lo sgte:
      Don dice Y utópico bai de uei debe decir “Y utópico al menos su versión liberal bai de uei”

  3. Capitán Yáñez dice:

    Mi siempre muy estimado blogger no más en jefe, el tema da para (muy) largo, pero digamos que la “teoría económica” en boga, la “neoclásica” -algún canalla la denominó así allá lejos y hace tiempo… aunque la tal teoría no tiene un cuerno que ver con la “clásica”, la de Smith, Ricardo, Marx y algunos otros que se dedicaron a estudiar espinosos asuntos como la producción y la distribución del ingreso-, no es más que una justificación, disfrazada de “ciencia dura”, de las tropelías capitalistas. Baste decir que la celebérrima Escuela de Chicago (la de Friedman y discípulos, los Chicago Boys, entre nos López Murphy y su alumno Sturzenegger) fue lo que fue gracias a la más que generosa financiación de la Fundación Rockefeller… a la que la “ciencia”, huelga aclararlo, le importa un catzo. ¡Claro, ergo, que el “desarrollo de una economía moderna y sustentable en Argentina” no será obra de los “economistas”! Los “economistas” actuales, acá, en Alemania, en Angola y en Holanda, son algo así como unos “are krishna” lanzados al mundo a difundir el Dogma. Dogma que es exactamente el opuesto a la doctrina peronista (“la economía al servicio del hombre…” para algún incauto que no lo tenga presente… y con “el hombre” entendido genéricamente -Homo… bah, que incluye a las féminas- y en totalidad, no de “algunos hombres”, como viene a ser la mentada “teoría” de las las delicias del “mercado”… según la cual algún Pérez Companc y yo… somos lo mismo).
    Bueno, en fin… en cuanto al tal Shaick podríamos decir que… “ni ortodoxos ni heterodoxos… ¡peronistas!”. Pero sería una huevada, pues más allá de que los “economistas marxistas” tienen sus propias interna son muchísimo más razonables que los neoclásicos, así que vale la pena atenderlos.
    La cuestión, acá, y yendo al último párrafo es que… ninguna “política” (económica, para el caso… sea marxista, keynesiana o neóclasica) es “suficiente en sí misma”. Por cierto que no. Hace unos días referíamos a un “ambiente” del que poco sabemos.Pues en materia económica no andamos muy lejos. acá andamos en lo mismo: vivimos tiempos “financieros”… y nadie teorizó mucho sobre el asunto. La última “crisis” reflotó a un tal Minsky… un Chicago boy al que se le atribuye -post mortem- “la explicación de las crisis financieras”. Pues vaya… “más vale prevenir que explicar” diría mi abuela.
    Hace unas horas, un grupo de cumpas discurrimos sobre el Modelo Argentino de Perón. Una de las innumerables e inevitables consecuencias fue la reunión -inocua, por cierto- del G20 (en la que Don Gato fue pasado al cuarto… ¿alguien esperaba otra cosa?), cuya “declaración final” fue una de esas lavadas palabrerías de las “cumbres” en las que no se dice nada. ¡Libre comercio! exclamaron. Faltaba más. Pero… andá a exportar crema a Francia, Don Gato, vos que bogás por libre comercio UE – Mercosur. Barreras arancelarias no hay ninguna, respondio Macron, pero… el packaging, y… la sanidad… y… en fin… metete la crema en el or… Macron y Macri -con perdón- suenan parecido pero no son lo mismo. Libre comercio las tarlipes, o sea. Francia subsidia -muy generosamente- a sus productores agrarios… para que sigan siendo “granjeros” y no “conurbanos”… y eso no lo negocia. “Ordenación demográfica” se le dice.
    En fin… hemos de elaborar una teoría económica peronista… o vamos al muere… Y en cuanto a los “diagnósticos erróneos” un viejo chiste de economistas dice que si los economistas fueran médicos serían médicos forenses.
    En mi modestísimo entender no hay “economía moderna y sustentable”. La “economía” sigue siendo la de Jenofonte: administración del patrimonio. Por ahí anda el litio, que, según se dice, es el petróleo del futuro… ¿de quién es el litio? Está en el subsuelo… ¿de quién es el “subsuelo”? ¿Patrimonio de quién?
    Parafraseando a Habano Erótico Bill… “es la Política, estúpido”.

  4. victorlustig dice:

    al pasar, celebro que Silenoz haya vuelto a Gomez Morales, despues de años ha ignorarlo, ningunearlo y no admitirlo cada vez que lo mencionaba

    beso

    No me hagas buscar comentarios de 2014/5 sobre eso, eso si, que diria tu admirado Kiciloff, et tu quoque!

    • Silenoz dice:

      Ja ja ja… lo que te faltaba.. que “cararrota” por dio’ bernardo… por dio’

      Ese comentario mio (https://abelfer.wordpress.com/2015/09/03/maria-eugenia-en-buenos-aires/#comment-65633) que es el enlace que puse arriba cuando lo de Gómez Morales, lo hice por que vos andabas diciendo que no servia y pavadas usuales muy tuyas en posteos anteriores a ese inclusive

      Es más, si te fijás en los comentarios arriba de ese y si seguís las respuestas mías te vas a ver vos diciendo que se es hetero u orto de acuerdo a cosas como si bajás o subís la tasa respectivamente cuando en realidad como dije siempre, esa diferencia sóo es perceptible cuando analizás los efectos de las medidas adoptadas…. es la diferencia entre los que consideran a las medidas económicas o ciertos estados como un fin en si mismas (vos , MAGAM entre otros) y los que considermos que ellas son sólo herramientas y que de acuerdo a su uso se obtienen resultados que son los que realmente importan

      Fijate sino en ese hilo…. aparte de memoria floja, ¿quién borra con el garrón lo que garabatea con las pezuñas? je je…

  5. Carlos Maris dice:

    Feinmann (¡José Pablo!, por Dios, ése al que siempre lo que más le gusta es lo mejor, por ejemplo, tal concierto para piano en tal versión, tal película, etc.) en Página 12 recordó una frase de una obra de Sartre, “la esperanza es dañina”. Pero es como la leche o el pan, es dañina ¡pero no para todos!, para la gran mayoría estos alimentos son muy necesarios… ¡Pero es cierto que para algunos es dañina! El mal está en la frase de Carrió en recorrida con Larreta por Constitución: “¡esto es Nueva York!”. Sigue la máxima liberal, la máxima sarmientina: “muérete (negro, indio, etc.) y se otro (anglosajón, alemán)”. No hay reflexión sobre economía política que supere la frase de Susana “en este año Macri hizo cosas fabulosas”. O de Mirtha, “yo pongo las manos en el fuego por Macri”. My God. En frase de Jesús: “el hijo del hombre no tiene donde reposar la cabeza”. Pero la filosofía es la construcción de almohadas. La esperanza es el relleno. (Este blog para mí es como un café al que entro para tomar algo, estoy cómodo, aunque no hable con nadie me siento bien acompañado y pienso a gusto, impertinentemente).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: