El sindicalismo que va con CFK

cfk cft

Este blog no pretende ser un portal de noticias, siempre aviso. No tengo el tiempo ni la voluntad. (Y no sé si mis suscriptores tendrían la paciencia). Pero esta noticia tenía que subirla: completa muy bien lo que les dije ayer, en El sindicalismo y su encrucijada.

Frente al fracaso político del experimento “Unidad de la CGT, conducida por un triunvirato“, distintos sectores del movimiento obrero hacen distintas apuestas. No que los vínculos de estos dirigentes en particular con el proyecto de Cristina Kirchner sean nuevos; lejos de eso. Pero es significativo que se muestren en la foto en este momento, cerca de las PASO, y a un mes justo de una movilización prevista (Y veo que aparece mi patriarcal amigo Horacio Ghilini, que las ha visto todas).

Por su lado, también Cristina apuesta fuerte: ha decidido pedir, públicamente, que se levante esa movilización prevista. Hay una sola muestra de poder equiparable al de lanzar una gran movilización: Mostrar la capacidad de detenerla.

Esto es lo que volcó en su medio favorito: las redes sociales:

Acabo de reunirme con los compañeros de la Corriente Federal de Trabajadores, Sergio Palazzo, Horacio Ghillini y Héctor Amichetti, que convocaron a una “Marcha por el trabajo y la justicia social” el 7 de agosto en la Iglesia de San Cayetano, día del patrono del trabajo.

Durante la reunión, les dije que hay rezar por el trabajo, por los que no lo tienen y por los que sufren. Pero también les pedí que no hagan la movilización. Sé que lxs trabajadorxs tienen más que sobradas razones para reclamar, pero también sé que en lugar llamar a una movilización el 7 de agosto, lo que debemos hacer es convocar a una gran votación el 13 de agosto.

Ha habido masivas manifestaciones de trabajadorxs en los últimos meses en rechazo a la política económica del Gobierno de Cambiemos. Sin embargo, el Gobierno no escucha las movilizaciones. Sólo las distorsiona y las desacredita.
El Gobierno de Cambiemos no escucha el dolor de quienes pierden sus trabajos, no llegan a fin de mes, no pueden pagar facturas astronómicas de servicios públicos o tienen que cerrar sus comercios o sus fábricas. Lxs ignora.

Por eso les pedí que el esfuerzo de la movilización se convierta en fuerza para una gran votación. Una gran votación que el 13 de agosto le diga al Gobierno de Cambiemos que así no se puede seguir. Que su política económica ha fracasado. Que tiene que parar y cambiar el rumbo, porque así no se puede vivir“.

Anuncios

7 Responses to El sindicalismo que va con CFK

  1. Silenoz dice:

  2. Anónimo dice:

    Este mix deja en evidencia la esquizofrenia kirchnerista. O el declarado voluntarismo de sus exégetas.

    “Hay una sola muestra de poder equiparable al de lanzar una gran movilización: Mostrar la capacidad de detenerla.”

    “Con astucia, Cristina desalienta la movilización del 7 de agosto que Clarín ya había definido como “marcha K”. Sabe que se hará igual.”

  3. Politico Aficionado dice:

    De acuerdo, Sile. Pero si no vamos Clarín va a decir que ” A la marcha K no fue ni el loro.”

    • Silenoz dice:

      Lo que haga la jefa y lo que se opine y especule, correrá por cuenta de cada quién

      Pero como Ud. dice cro., nosotros estaremos ahí como debe ser… firme con rulo de estatua (ja ja…)

      Saludos

  4. Abel B. dice:

    Estimados:

    Aunque no puedo aspirar al título de Exégeta (y menos del kirchnerismo), si quiero decir que Anónimo puede aspirar al de Troll Útil (y honorario, porque me sigo resistiendo a creer que Marcos gaste la guita de nuestros impuestos en algo tan inútil como comentar en blogs).

    El punto, amigos, que hace notar el Anón. es que la jugada de CFK tiene costos y beneficios. Como todo. Influir en la estrategia sindical en los hechos concretos, no en sus discursos es realmente difícil, y es lo que yo hice hincapié.

    Silenoz y Sergio Ranieri muestran la otra cara. Para la militancia entusiasta, las movilizaciones propias siempre son buenas. Y prefieren creer que Cristina pide públicamente algo que no le van a conceder. El FIT, por supuesto, aprovecha para cuestionar.

    Desde el “otro lado del mostrador” también hay dilemas. Una parte de la dirigencia sindical, la más renuente a enfrentar al gobierno, tendrá que evaluar en hacer una movilización opositora o aparecer coincidiendo con CFK. Lo que puede afectarles el hígado.

    Otro aspecto interesante es la centralidad de Clarín, no sólo en el dispositivo oficialista, sino también en el pensamiento de la militancia K. Pero de eso ya se habló mucho…

  5. Casiopea dice:

    Pantomimas. Lo que importa son los votos, y no creo que hacer o no hacer una movilización sindical le mueva la aguja al ciudadano de a pie que está decidiendo su voto. Y el que lo tiene decidido, lo tiene decidido. Palabras que se lleva el viento, como el sainete de los tratados de París en el G20.

  6. palquienque dice:

    Abel…se equivoca…lo de los trolls para Marcos no es un gasto. Es inversion.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: